Alakrana (IV): La caquita va saliendo a flote

Encontramos, a través de LD, una información de El Correo Digital. En ella se nos cuenta una versión muy creíble de los hechos. El dinero no habría sido transferido, como deducíamos de las informaciones acerca del rastreo de dinero.

En ésta versión, un avión español habría sido el encargado de lanzar el dinero a tierra. Una vez verificada la autenticidad del dinero, se va aligerando el alakrana. Los últimos en salir lo hacen cuando los jefes ya a están a salvo, en tierra.

MUERDE A CUATRO PERSONAS POR HACER DEMASIADO RUIDO

Poco más que añadir. Las víctimas de la agresión estaban cambiando una rueda pinchada cuando el agresor se lió a dentelladas con ellos. Ojo, el granadino mordedor, no se crean ustedes que mordía de broma, no. Lejos de eso, las heridas que causó requirieron puntos de sutura en varios casos.

Desconocemos la razón por la cual el colega se lió a bocaos, y no a voces, siquiera a golpes, como todo el mundo.

Ya sabe, intrépido lector. Si pincha una rueda en Granada, no sea demasiado ruidoso, o le pueden morder el culo. Vigile su espalda al agacharse a cambiar la rueda, no sea que des la espalda a un granadino mordedor…

¡...y te dé un bocao! ¡Ñaca!

Ahora bien, a mí me ataca un granadino a dentelladas, y lo mato. He visto suficientes películas de zombies como para saber qué hacer. Hay que darles en el colodrillo. Por cierto, ¿imaginan que éste tipo ataca a un autobús repleto de /freaks/ que vuelven de copas al hotel tras treinta y seis horas ininterrumpidas de convención comiquera, y les ataca éste tipo? Imaginen cuántos freaks borrachos saltarían a la carretera delante de un camión para así morir antes de convertirse en un zombi.

Lean la noticia en LD pinchando aquí.

Debacle en educación: profesor juzgado por castigar

mira ppa, l kareto dmi profe sale n sta kosa d ppel!!

Apoyamos desde aquí a ése profesor cuya alumna no trajo los deberes hechos. El profesor la castigó a escribir cien veces “debo hacer lo que me mandan”, de cara a la pared. La niña persistía en su negativa a hacer los deberes, y el profesor decidió tomar cartas.

Lo que consiguió fué una denuncia del padre de la niña. Menudo desgraciado, el colega. Dice que la niña se angustió por la hostilidad del profesor, y le dio una arcada. La niña, de hecho, sostiene que llegó a vomitar, y que el profesor la hizo recoger el vómito. Mientras escribimos la última frase, nuestro polígrafo ha saltado solo, a pesar de estar apagado y desenchufado. Y es que la historia del vómito es mentira. El padre le habrá dicho a la niña “Miente y exagéralo todo, que las autoridades están de nuestra parte. Así niña, podrás seguir pasando de hacer los deberes y tu profesor me dejará en paz. Y traeme una cerveza, que estoy viendo el partido.”.

A día de hoy, un profesor no puede castigar a los alumnos. No puede expulsarlos. Si a un alumno idiota le da por reventar la clase, no se calla, no aprende y distrae a los otros, el profesor no puede expulsarle de clase. Como mucho puede sacarlo y hablar con el fuera, en privado. ¡Tócate los huevos!

Y hete aquí que, claro, se da el caso de una alumna pasa olímpicamente de hacer los deberes, y el profesor acaba juzgado. En el banquillo, vaya. ¿No deberían juzgar la indolencia del padre? Y, por cierto, qué duda más tonta, lo del vómito. Si fuera verdad, ésa sería la noticia: alumna obligada a recoger el vómito.

¿No sería más bien que la niñata simuló una arcada y escupió un asquito de nada? ¿No sería que el profesor sabía perfectamente que la niña estaba intentando tomarle el pelo, y dijo hasta aquí hemos llegado? Pero, al final, siempre está el padre. O sea. Si su padre no castiga a su hija, lo que nos extraña es que la niña aún vaya al instituto. Pero claro, para el padre, lo mismo que para el gobierno, la escolarización es un paripé, un acuerdo tácito. Tú me das mi título, y yo aparezco por aquí. Tú aprueba a mi hijo, y no me des el coñazo. Tu trae a tu hijo, que ya me ocupo yo. Una estafa que se ha convertido en normativa, y cuyas víctimas son, a corto plazo, la devaluada figura del profesor, a medio plazo, los propios alumnos, semianalfabetos funcionales, y a largo plazo, la sociedad en pleno.

La milonga socialista es persistente en premiar la mediocridad, pues sabe que el mundo está formado por mediocres. Esa es su eterna cantera de votos. Pero premiar y fomentar la mediocridad devalúa a los pueblos, no los obliga a hacer sus tareas, y denuncia al que les quiera desmontar el chiringuito. Y eso sólo favorece a unos pocos políticos. Hay que premiar el trabajo bien hecho, hay que corregir la pereza y hay que castigar la mala conducta.

Y hay que juzgar a los padres indolentes. Ya hemos llegado a un punto en el que se juzga al que no es indolente. Así, un padre que le calienta el culo al coñazo de su hijo por no hacer caso de nadie, es juzgado. Y un profesor que castiga a una alumna imbécil con abogado, también es juzgado.

Menuda mierda de país, Zetapé. Cazurros criando a cazurros.

Noticia en LD: Noticia en LD: Juzgan a un profesor por castigar a una alumna

Playlist en llamas: Loquillo. Incluida la entrevista a La Razón donde critica al lobby de la ceja.

También los ha calao

Bueno, la entrevista lo dice todo. Paso sin más a colgarla.

LOQUILLO PARA LA RAZÓN: EN ESPAÑA SÓLO SE AYUDA A LOS QUE BAILAN AL SON DEL GOBIERNO

Ya son unos cuantos los que deciden hacer público su rechazo al lobby de la ceja obediente y del cine coñazo. Del Loco no nos extraña nada, pues aunque es de izquierdas, su música siempre ha tenido un componente nostálgico, y la nostalgia es la bestia negra de la España de los zetaperos. Ni la izquierda honrada traga ya a los tiparracos de la ceja. Ya vimos a Anguita en la imprescindible entrevista con Luis del Pino, declarando que “Si quieres ofenderme, llámame progre”.

No nos resistimos a incluir el último párrafo de la entrevista.

– Llegó un momento en España a mediados de los noventa en que se excluyó a los artistas nacionales y se importaron a todos los de Miami. ¿No tenemos a Marta Sánchez? ¿Qué pinta Shakira aquí?¿O Maná? Nosotros ya no sonamos en ninguna radio, ésta es la importancia que se le da a la cultura en España y resulta muy frustrante. Basta pensar que: Argentina exporta Calamaro a España. España exporta a David Bisbal.

Qué gusto da escuchar a un músico que no dice gilipolleces.

En mi juventud, una chica de mi barrio me grabó el A Por Ellos, Que Son Pocos y Cobardes, mítico doble LP en concierto. Éste disco hizo de eje vertebrador en las siguientes incursiones que hice en su discografía. A mi padre y a mí, nos gustaba mucho Morir en Primavera, un gran disco.

Recordamos un poco, gracias a youtube, y encontramos verdaderas joyas. Pasamos a preparar nuestra hoja de ruta para un sábado por la mañana. ¡Vecinos, preparáos!¡Mañana, zafarrancho del loco!:

Magnolia

La Mataré (Por motivos obvios, ya no la canta) Un temazo.

Cadillac Solitario. Que boniiiiita.

El Rompeolas. Mítica

Chanel, cocaína y Dom Perignon

Nunca olvida a Pepe Risi

Siempre Libre-palabras mayores

La Autopista

Todo el mundo ama a Isabel. Rock’n’roll en estado puro

Las Calles de Madrid (¡Gracias Loco!)

Besos Robados

Rock and Roll Star

Historia de una boya española flotando en el Estrecho de Gibraltar

Sólo lo habíamos rozado, pues el tema, en comparación con el Alakrana, quedaba un tanto ridículo. Pero como aún colea, pues le hincamos el diente. Que Moratinos no sale mucho en nuestro blog.

El Alakrana, recién liberado. La prensa y la oposición le pisa los talones a un gobierno que se ha plegado a las exigencias de unos piratas. La ministra de Defensa se oculta tras los uniformes, en una rueda de prensa semejante al show de Moreno y Marianico el Corto. La comunidad internacional, perpleja ante el espectáculo. En especial, el cuerpo diplomático británico había emitido un ruego de no-negociación, dirigido al gobierno español. Pero Zetapé hace caso omiso, como siempre.

La noticia saltaba esta mañana viernes 20 de Noviembre, pero la noticia se generó el miércoles día 18, en el Estrecho de Gibraltar, cuando una patrulla marítima de la Guardia Civil escucha disparos de artillería ligera. Cuando buscan el origen de los disparos, se encuentran con toda una escena: una fragata británica hace prácticas de tiro con una bandera española que ondea en lo alto de una boya en aguas internacionales, a 7 millas de Punta Europa. Hacía sólo unas horas que saltara a la noticia la liberación del Alakrana.

Cuando los británicos se ven sorprendidos por la Guardia Civil, recogen apresuradamente la artillería ligera, dispuesta en la proa de la embarcación, La Guardia Civil se acerca a la boya con la intención de recuperar la enseña, y entonces, los británicos se les adelantan y recuperan la enseña. Les habíamos pillado con todo el equipo, disparando a una enseña española. Después, los ingleses dijeron por megafonía que se quitaran de en medio, que estábamos cortando su popa. Triste argucia, para intentar justificar los disparos. Pero les habíamos pillao, con el carro del helao.

El acto, en sí, no debería tener mayores consecuencias: Moratinos pide explicaciones con cara de ofendido, público tirón de orejas al ministro inglés, privado tirón de orejas al capitán del barco, un abrazo entre todos y santas pascuas. Pero claro, una operación tan sencilla como ésta, en manos del PSOE, se convierte en otro show de pasacalles con corbata, malabares, narices de payaso y payasos de narices.

Cuando salta la noticia, la oposición se concentra en Moratinos, flamante e ictiomorfo ministro de Exteriores. Se le piden explicaciones acerca de cómo se ha gestionado éste asunto. La situación con Gibraltar es históricamente complicada, pero nos enteramos a través de esta noticia de que Gran Bretaña lleva un tiempo calentando mucho la situación en el estrecho, buscando la fricción con sus vecinos españoles. Últimamente han adoptado la práctica de apuntar a los Guardias Civiles, cuando pasan cerca. La mansedumbre del ejército de Zetapé nos va a dar un disgusto cualquier día de éstos.

El caso es que, al ser preguntado, negó tener datos sobre el incidente. Sólo al saber que existen fotografías de los hechos, llamó a consultas al embajador británico. El embajador, Giles Paxman, declara que no era una bandera, que era una boya con la bandera pintada. Y se excusó por el “error de juicio y la falta de sensibilidad” de la acción.

Moratinos se da por contento con las explicaciones. Y no lo entiendo, porque una boya con una bandera española ES una enseña española. A efectos simbólicos, que es lo que son las banderas, un bonito agravio. Pero olvidemos ése debate, porque no hace falta. A las horas, salen a la luz las fotografías del incidente. Como podemos comprobar, es una bandera, y no una boya pintada.

Bandera, moratinos. Bandera.

Y ahora, la oposición pide explicaciones a Moratinos, que ha aceptado una versión contradictoria con la de la Guardia Civil. El embajador inglés en su casita ya, con los pies calentitos, y el impresentable español de turno, con la patata caliente en las manos, desplantadas otra vez las fuerzas de seguridad. El perro inglés debía ya de saber que el gobierno español de Zetapé es experto en apagar patatas con las manos, a cara de perro. Y habrá dicho, éste brown se lo jinca Moratainus (pronúnciese con acento inglés). Y en ésas estamos.

Cuando escuchamos la noticia primera, supusimos que los ingleses estaban enfadados con los españoles por la gestión del Alakrana, y en ése marco encajamos el acto hostil de la fragata díscola.

Parece la manera de decirles a los piratas lo que piensan de la actuación del gobierno español con el Alakrana. Y la verdad es que se les ha entendido de cojones.

Lee en LD la secuencia de hechos en los links:

1 Pillada a los ingleses

2 Pillada a Moratinos

3 Explicaciones de los ingleses

4 Moratinos se cree la trola inglesa

5 Bronca a Moratinos (II)

Es patético que el gobierno siga ahí. Pero, por lo menos, es divertido verlos retorcerse. Ya pagaremos por el show.