TINTÍN EN TONTOLANDIA

Un cómic a juicio. No veíamos cosa semejante desde las dictaduras formales, cuando Hitler o Mao llevaban a la horca a los autores de arte desviado. Ahora resulta que nos llevamos las manos a la cabeza porque resulta que un genio belga de principios de siglo consideraba que la civilización occidental genera individuos mejor preparados intelectualmente que la cosa bantú. Cosa que, por otro lado, está clara, aunque esté prohibido decirlo.

No nos pilla de sorpresa la noticia, ojo. Después de que el ministerio de Incultura y Analfabetización Subvencionada declarara sexistas y poco igualitarios los cuentos de Andersen y de los hermanos Grimm, ya poco quedaba para que le metieran mano a Tintín, aquí o en algún otro lugar del mundo. Que ni siquiera en gilipolleces tenemos en España el monopolio, aunque cueste creerlo así de bote pronto.

Bueno, la cosa es así. Un ciudadano congoleño quiere que el cómic Tintín en el Congo desaparezca, por lo menos, de las librerías y secciones infantiles. La demanda del ciudadano aduce que el tebeo muestra una visión racista del pueblo congolés. ¿Cabe mayor desmotivación para el artista, puesto que, si su legado aún no está proscrito por los tontos y los bienpensantes, de seguro lo estará con el tiempo?

Dada la jurisprudencia que podría asentar el asunto, el asunto dista mucho de ser anecdótico. Si un negro se indigna con un tebeo escrito y dibujado en épocas coloniales, ¿qué colectivo coñazo se resistirá a clavar una lanza en el costado de algún pilar de nuestra civilización moribunda por indigencia identitaria? ¿Qué impedirá a una feminista dientes de sierra demandar a Marvel o a DC cada vez que un macho ose rescatar a una linda damisela inutilona de las que abundaban en la mayoría de las obras maestras del cómic anterior a 1990? ¿Quién podrá entonces justificar que Don Quijote llame moros a los moros, que Jack Ryan llame comunistas a los comunistas, o que un héroe aún no nacido llame perroflautas a los perroflautas?

Particularmente, encuentro muy racista el hecho de que los negros aún encuentren motivos para sentirse inferiores por culpa de un tebeo de 1931. Del mismo modo que los políticos cata(f)lanes creen de verdad que el idioma catalán moriría si no tratara de arrinconar al español, el hiperpaternalismo progreta aún cree necesario inculcar a hoz y martillo que los negros no son más tontos que los blancos, ni huelen peor, ni vienen aquí a violar a nuestras hijas, cosas, en fin, que ya se saben sin que ningún político cantamañanas, ni ningún cantamañanas a secas, nos tenga que cacarear cada vez que alguien menta socialmente la ausencia de color en la piel.

Ayer mismo, disfrutando hasta el jolgorio del reality de Telecinco “Acorralados”, me encuentro que el presentador se embarca en una loa detrás de otra por la valentía de la hija de Barbara Rey al proclamar a los cuatro vientos las guarrerías que le va a hacer a su novia Nagore no bien esta vuelva a casa. Y dije yo, ¿todavía andamos con estas? ¿No estaba ya superado esto, después de treinta años? ¿No será que hay aún demasiados colectivos que son adictos a las persecuciones de antaño, y que necesitan seguir viviendo en la fantasía de estar perseguidos, so pena de que la normalidad, la aceptación social y la sucia rutina que supone no ser ni más ni menos que nadie, los enfrente al hecho de que renta más decirse perseguidos en un mundo que glorifica el victimismo, cuanto más barato mejor, en lugar de aceptar su lugar social como vecino del quinto izquierda?

LA DEUDA (The debt, 2011)

Un thriller modélico se sustenta sobre cuatro pilares básicos: personajes sólidos, un buen argumento, un subtexto a prueba de bombas, y por supuesto, la marca del género: dosis abundantes de violencia psicológica. The Debt es ese thriller, punto por punto.

La característica más notoria de la cinta es, sin duda, el hecho de transcurrir en dos líneas temporales, lo que podría echar para atrás a buena parte del público. Sin embargo, The Debt no se ve como una película de flashbacks, pues si bien normalmente un flashback equivale a un punto y aparte, en este excelente thriller de tempo lento pero pulso ágil, el flashback equivale a un punto y seguido. Dos líneas temporales, pero sólo una línea de interés. Estamos ante un cine de construcción compleja pero de visionado sencillo.

La historia arranca en 1966. Escenario: Berlín Este. Tres agentes del Mossad israelí se infiltran en la Alemania comunista con el objetivo de dar caza a un científico nazi que logró escabullirse de los tribunales y vive de incógnito como médico. La estrella de la historia es el personaje Rachel Singer, una joven y brillante agente del servicio secreto, que extrae su fuerza del sentimiento de venganza, pues toda su familia murió en el genocidio. La Rachel joven está interpretada por una preciosa Jessica Chastain de mirada intensa, y que resulta más que convincente en la dualidad de su carácter vulnerable y su mortífera condición de agente de campo. La tal Chastain está magnífica, pero la bestia interpretativa que domina sobre todo lo demás en The Debt es, sin duda alguna, la majestuosa Helen Mirren en el papel de Rachel, tres décadas después, llevando en la cara las cicatrices físicas y morales producidas por la responsabilidad que supone haber tomado parte en la caza del hombre. Cuando el pecado es una decisión consciente, la deuda se contrae para uno mismo.

Y de ahí, de la caza del hombre, surge la violencia psicológica que todo thriller está obligado a aportar, llegando a niveles vibrantes cuando el guión enfrenta a nazis y judíos cara a cara. En ese sentido, la cinta es honesta, y por tanto, desagradable. La violencia física está muy dosificada, pero cuando llega es brutal, sin pizca de glamour y sin concesiones al espectáculo visual. Esta película va en serio. No encontrarás en ella punch-lines, ni gags humorísticos que alivien la tensión a cambio de arruinar el conjunto, lo que inevitablemente nos hará recordar, más en el tono que en la forma, la magnífica y terrible Munich de Spielberg. Y es que la cuestión del genocidio nacionalsocialista es un filón cuando el mineral a extraer es el dilema moral y el desgaste emocional. Además, las especialísimas características de ese capítulo de la historia hacen de The Debt una película difícilmente extrapolable a otros contextos, de manera que estamos hablando de una película genuinamente sobre nazis y judíos, que gustará a todo aquel a quien le interese especialmente el tema, además de satisfacer al espectador que simplemente esté buscando un thriller que meterse en vena.

Personalmente, siempre he sentido debilidad por ese cine de espías, silencioso y siniestro, feísta e intenso, que se hacía en los años setenta. Un cine que no necesita agasajar al público adolescente, que por seco y taquigráfico es de todo menos morboso o complaciente, un cine relevante que habla de cosas apenas mencionadas en los diálogos, que reside más en las entrañas del espectador que en el propio producto, y que no tiene miedo de ofrecer un mal trago para resultar constructivo. Propuesta incómoda que busca como epicentro las consecuencias de los actos que, aunque maquillados por los altos motivos, sólo cicatrizan por fuera, pero nunca dejan de sangrar por dentro. Da gusto encontrar una película mainstream que no recurre a dobles y triples raseros morales ni a sucesiones interminables de secuencias para ofrecer riqueza y complejidad. Esto es cine vieja escuela, como Dios manda. En el colmo de la anacronía, como corresponde a una cinta a medio camino entre el frío ático de Mamet y el lobrego sótano de Pakula (¡en plena década 2010!), encontramos en la concisión, la gravedad y la trascendencia de La Deuda, una sorpresa extrañamente refrescante.

ZAPATERO SE ESCAQUEA

Me resulta repelente que los que no estén a favor de la reforma constitucional hayan sido invitados por el PSOE a no aparecer por ahí. Quiero decir, el parlamento y el senado no son un facebook en el que sólo puedes decir “me gusta” o quedarte callado, en su defecto. Y al menos, si no cobraran la jornada, por lo menos se salvarían las formas. Pero no ir y cobrar, cuando tu deber es ir y votar en contra, me parece una nueva estafa al contribuyente. Pero bueno, esto es España, ¿qué se podía esperar?

Más me cabrea que el propio presidente del gobierno, el que propone la medida, se escaquee en el momento final. Zapatero busca un final digno, y como no está de acuerdo con la-reforma-que-trata-de-sugerir-una-ligera-mención-tangencial-a-que-tal-vez-no-sería-mala-idea-gastar-menos-de-lo-que-se-ingresa, necesita una forma rápida de hacer ver a su electorado que él está por el gasto sin control, que para eso están los alemanes, para pagar nuestros delirios ideológicos. Lo que pasa es que el electorado lo que va a ver es un presidente capón, a quien le dictan las reformas desde fuera, luego él las aclimata al carácter mediterráneo, y para más inri, antes de escaquearse de la votación final, de sopetón y a la francesa, como hace Zetapé las cosas, se viste (se disfraza) de responsabilidad social y pide el voto sí a la reforma en la que él no cree. El trilero sólo sabe dedicarse al trile. Pero, haya incautos o no los haya, todos, incautos y avisados, saben perfectamente quién es el trilero. Y también el gancho es fácil de detectar para los locales. Los turistas y visitantes suelen caer más en lo de la bolita por eso, porque para ellos es más difícil detectar al gancho, ya saben, el que finge ganar pero en realidad está conchabado con el otro. Por eso a Merkel se las mete dobladas Zapatero. Pero hace tiempo que está a eso, a timar al guiri que no se da cuenta. Al español medio ya no puede engañarle, así que ya sólo le queda tratar de quedar bien ante sus propias filas, las que no se atreven a toser al líder porque ya se sabe que contra la secta es mejor no ir. Pero incluso dentro de la secta, Zapatero ya no tiene dónde esconderse, y desde sus propias filas le caen zancadillas todos los días. Sin embargo, Zetapé sólo sabe hacer una cosa, y la hará hasta el infinito. Por eso es incapaz de recoger y largarse, porque no está programado para ello. Para sacarlo de Moncloa habrá que usar aguarrás. Y entretanto, seguirá tratando de decir por todos los medios que la culpa es de otro, que él es el mejor presidente que ha tenido nación alguna, y que nunca llegaremos a hacer justicia a su recuerdo, visto con la perspectiva de los años. Y estoy de acuerdo con eso último, porque para hacer justicia al recuerdo de Zapatero habría que borrarlo de los libros de historia, o ponerle en un pie de página que dijera: “ah, si, y Zapatero gobernó siete años”. Pero lo sano será recordarle por siempre, grabarnos a fuego su mandato cretino, el decálogo de cómo NO hay que hacer las cosas.

Y EL RAFITA POR FIN APRENDIÓ…A QUE NO LE PILLEN

El recuento final del septenio socialista no deja de sumar perlitas día tras día. No hay faceta social en la que Zapatero el rojo no haya dejado su huella. En cuanto a lo criminal, los menores asilvestrados han protagonizado los momentos más viles de la era Zetapé. Y no nos cabe duda de que los Rafitas potenciales, no ya los consumados, votarán socialista per sécula seculorum. Y es que, los socialistas serán todo lo anticlericales que quieran, pero bajo su ala no hay crimen sin perdón. Lo malo es que para que la farsa funcione, hay que silenciar a las víctimas, no sea que molesten, como dice María Antonia Iglesias, ya saben, el lagarto que tuvo la sangre fría de llamarle “padre espectáculo” al papá de Mari Luz, muerta a manos de un violador de menores reincidente que estaba en la calle por culpa de la negligencia de un juez.

Ahora tenemos al “Pupu”, hermano del Rafita. Del Rafita sobran las presentaciones. En su más tierna infancia, su grupo de amigos/primos/hermanos sumaron más de 200 denuncias por todo tipo de travesuras tales como pegarle fuego al edificio donde vivían (vivienda regalada, gitanos, integración, ya se sabe), disparar con escopeta de perdigones a los transeúntes, y otras lindezas. Pero la penúltima fue la peor, por supuesto. No es necesario que repitamos el triste fin que “Rafita” y sus primos y amigos le dieron a la indefensa Sandra Palo sólo por diversión, ni que recordemos los sangrantes silencios de Aído, Pajín, De la Vega y otras pájaras de la cosa de la igualdad, la milonga de género o como se le quiera llamar a la estafa social peor pergeñada de los últimos tiempos, milonga que tuvo por necesidad que olvidarse de dar su merecido al crimen más deleznable de la década para no perder el voto de la España delincuente y bajuna, la que mejor cuidó Zapatero.

Y fíjense, casualidad de las casualidades. ¿No recuerdan que hace bien poquito, el movimiento 15-M, también mimado por el socialismo, dedicó unos días a protestar por el derribo de viviendas insalubres (vulgo chabolas de ladrillo) en la Cañada Real Galiana? Pues precisamente, derribando unas pocas de estas viviendas, se han encontrado restos de coches robados que estaban siendo vendidos por piezas. Y ¿quién está detrás de estos robos? Pues nada menos que “El Pupu”, hermano de Rafita. El Pupu, como el propio Rafita, tiene más antecedentes que años, pero no deja de llamar la atención el hecho de que el asesinato (un eufemismo, lo sé) de Sandra Palo empezó con el robo de un coche. Coche que nunca apareció, por cierto. De hecho, a Rafita le pillaron porque no dejó de cacarear su hazaña. Tan acostumbrado a que le cazaran y no le hicieran nada, pensaba que en esa ocasión no sería distinto. Y no se equivocó. El encierro fue un poquito más largo, pero suave, suave. Los informes avisaban sin margen de error que Rafita no estaba preparado para vivir en sociedad, pero qué más da, total por una violación con tortura y resultado de muerte de nada…

Desde entonces, ha traficado con drogas, ha asaltado, ha robado vehículos una y otra vez, y en la actualidad se encuentra en paradero desconocido, aunque su radio de acción tiene su epicentro, precisamente, en la Cañada Real. Y ahora han pillado al “Pupu”. ¿Alguien duda que Rafita no esté detrás de estos últimos robos de vehículos? Muchachos del 15-M, apuntáos otro tanto como buenos aprendices de chabolistas. De verdad, contáis con mi bendición. Ahora bien, procurad no llevar a vuestras hijas a la protesta: Rafita ha aprendido a que no le pillen.

HUELGA DE PROFESORES

La anunciada huelga de profesores, de la que se ha adueñado la hedionda UGT, es un insulto. En primer lugar, en época de recortes me parece de lo más normal que los primeros que se aprieten el cinturón sean los funcionarios, que tienen el puesto asegurado, lo cual, en una España en la que casi una cuarta parte de la población está en el puto paro, es todo un lujo. Pero es que, agárrense, la protesta no viene por ningún recorte de personal, sino por un incremento de dos horas semanales PAGADAS. En una España en la que la mayoría de los que cobran cuarenta horas semanales hacen de media cinco horas de más semanales (y gratis, claro), lo de los profesores no es que me parezca una insolidaridad, sino que me parece una pasada.

No estuvieron ahí cuando el PSOE devaluó el trabajo del profesor, que ha quedado reducido al de mero cuidador de cabras. Cabras, sí. Una cabra podría llegar a sacarse el graduado escolar si no comete la torpeza de comerse los exámenes en lugar de dejarlos en blanco. No estuvieron ahí cuando el superguay ministerio de chuchieducación decidió quitar las tarimas, no sea que alguien se crea que el profesor sabe más que los alumnos. No estuvieron ahí cuando el chuchiministerio amigo de los alumnos decidió que para combatir el fracaso de la educación lo que había que hacer era aprobar a todo bicho viviente. Ni se pusieron en huelga cuando empezaron a llegar papeles de Educación para la Ciudadanía (vomitivo nombre, vive Dios) con instrucciones para que los nenes aprendan a hacerse pajas en el colegio. No. Resulta que les ponen dos horas más, pagadas, en medio de una situación nacional crítica, y van los bufones (antaño profesores, hoy cicerones del fracaso escolar) y se ponen a las órdenes de la infección sindical más notoria de occidente, cuyo sustrato más infecto no es otro que UGT división Madrid.

Por supuesto, la huelga será secundada por la flor y nata de la mediocridad educativa que está dispuesta a que se devalúe el papel del profesorado hasta niveles abisales sin que se les mueva una ceja, y sin que se les remueva la conciencia. Pero claro, ¿qué conciencia? Si la tuvieran, ya hace años que habrían plantado cara al gobierno que más ignorancia ha generado en toda la historia. Los que protestarán serán los que se metieron a profesores no por vocación, sino por vacación (en concreto, cuatro meses más puentes y fiestas de guardar). Y en mi experiencia personal, los que más protestan suelen ser los que menos tendrían que hablar, los que viven del cuento, los mediocres que juegan a camuflarse en el grupo y cuyo principio es la ley del mínimo esfuerzo. Los jetas y los ñetas votan socialista.

Ojo, me parece bien que vayan a la huelga como monos amaestrados al silbido de UGT, pues lo que van a lograr es ponerse a toda España en contra. Demostrado queda lo poco que les importa la calidad educativa, si pretenden arruinar el principio de curso por tan liviana razón. Por mí que los renueven a todos. Total, tenemos las mejor proporción del mundo (11 alumnos por profesor) y aún así, los peores resultados de la zona euro. Algunos dirán que es que el alumnado es flojo, pero a mí me da que lo que falla es el profesorado. que no tiene nivel para enseñar, pero sí para plañir como buen lamebotas del poder.

Sólo les queda reconocer el fracaso, o bien poner el grito en el cielo como no lo hicieron cuando les iba la dignidad profesional en ello. Y digo yo, ¿qué clase de profesor puede tolerar que le obliguen a aprobar a analfabetos, pero no tolera dos horas más de trabajo, insisto, pagadas? ¿En una España con casi una cuarta parte de la población, repito, una cuarta parte de la población, en el más puto de los putos paros? Estoy manejando varios calificativos que se me vienen a la cabeza, pero los resumiré en el de PANIAGUADOS DEL PODER, que es el que suele ajustarse más a cualquier causa a la que asome las narices la nauseabunda UGT, la organización que demuestra que cuanto más se mima a un becerro, más becerro te sale. Tengo más calificativos: gentuza, caraduras y suspendidos. Y pensar que en España precisamente está prohibido escolarizar en casa a los niños…Y pensar la cantidad de profesores de verdad, vocacionales, que están en el banquillo mientras estos chupópteros inútiles al servicio de UGT y sus sucios y parasitarios fines salen a la calle por dos horas más de trabajo…¡qué asco! No me extraña que los alumnos salgan analfabetos perdidos, con esta mierda de profesorado.

LA CENA DE LOS IDIOTAS

Cada año me causa sonrojo ver puño en alto a la cuadrilla de Rodiezmo, pero en esta ocasión, al sonrojo se le ha sumado cierta desazón vía lástima (Monolocus tiene su corazoncito), al ver tan pocas caras conocidas. Los primeros espadas del socialismo se han quedado en casa, y salvo cuatro perennes de la cosa del trinque (criatura MendezToxo, Guerra y poco más), la fiesta estaba en otro lado. Han sido desmentidos los rumores que apuntaban a que los sociatas flor y nata no pudieron ir por encontrarse podando el estramonio de los jardines de Moncloa, y a juzgar por la cara de Zapatero, me da que en sus campos aún quedan algunas matas de esa especie. Por tanto, la razón de tanta ausencia sólo puede ser una: la espantá.

O sea, imaginen un hatajo de trileros contando billetes en un sótano, en el momento de oirse por la ventana el aviso, “¡agua!¡agua!”, que indica que la policía va a hacer una redada. Eso, en versión partido socialista, es lo que ha hecho que lo de Rodiezmo haya sido un fracaso. Eso, y por supuesto, la sospecha de que se ha acabado el dinero, que siempre aligera de chupópteros cualquier reunión sindical que se precie. Lo cual deja a Rubalcaba sin efectivos. Nadie quiere acompañarle, saltan del Gitanic pisándose la cabeza unos a otros. De lo más bragado de entre sus huestes encontraremos nombres del jaez de Tomy Gómez, aunque por supuesto, Alfonso Guerra no faltará para amenizar las veladas, entre indignados y ratas amaestradas. Y eso delante de las cámaras. En petit comité, tendrán que conformarse recordando los tiempos en que robaban a manos llenas, los tiempos de la bodeguilla de Felipe, los tiempos de matar terroristas (o intentarlo por lo menos), que eso sí que eran tiempos, y no los que ahora tocan a su fin, en los que tuvieron que sustituir el robo descarado por el despilfarro de progre hortera que deja mil duros de propina en el bar de los churros, y el GAL por los cutres chivatazos en un snack-bar de Irún, y el encubrimiento del 11-M, que aunque renta políticamente, siempre deja un no sé qué que qué se yo. Y en fin, si todo falla, siempre nos quedará Pajín. Esa se queda hasta la próxima glaciación.

Algo huele a podrido en Rodiezmo...

CANDIDATO RUBALCABA

Definitivamente, lleva razón Pedro J. El candidato Rubalcaba puede estar innegablemente dotado para el mal, pero no es tan inteligente como parece. Sobre todo si por inteligencia entendemos amplitud de recursos, debo decir que el candidato Rub me está decepcionando. Más allá del tartamudeo para transmitir espontaneidad y sinceridad, sus recursos como candidato son decir sistemáticamente lo contrario a la verdad, comportarse como si fuera la oposición, y lanzar guiños a la izquierda willytoledina, de la que no vota porque hasta lo coreano del norte se le queda a la derecha. Por no mencionar eso de hacerse fotografiar manejando un parquímetro, foto que ha quedado en el top ten de los momentos más gilipollas de la política reciente, junto con las conjunciones planetarias del acorazado Potempajín, la foto de las góticas, los orgasmos de Zerolo, los modelitos de Mari Tere, las perlas de la negada Maleni y sus pixie y dixit, y las declaraciones de la infame Salgado, villanos la aspen, entre otros muchos momentos, tantos que no habría biblioteca de Alejandría ni terabytes suficientes como para contenerlos todos juntos. Dejamos fuera las opiniones científicas de la guarra de los abortos, eso queda para la papelera de reciclaje.

Definitivamente, Rubalcaba se mueve mejor como testaferro de cloaca que como personaje público. En los bandazos del mil veces rebautizado Prubalcaba Pepunto Alfredo cobra más relieve que nunca la vieja máxima que recomienda dosificarse para no ponerse en evidencia. Cuántas veces pareció un enemigo imbatible nuestro Profesor Bacterio cada vez que largaba una infamia sobre el 11-M, ¿verdad? ¿Qué queda de todo eso, ahora que Pepunto tiene que salir a la palestra todos los días para justificar lo injustificable? Nada. Viendo a Prubalcaba palmando ante los micros día tras día, se da uno cuenta de que sí, que Zapatero tiene talento en eso de ocultar al personal el grado de gilipollez propia. Ese talento, el más importante para un líder socialista de nuevo cuño, le está negado a nuestro señor Lobo versión cañí, cuyo currículum, junto a las magras aptitudes electorales mostradas, cualifican a Rub a eso, a ser el señor Lobo del crimen político español. Rubalcaba no se preocupa de hacer que no parezca evidente que da chivatazos a ETA,  que traiciona a su nación, que encubre atentados, que miente siempre y en todo lugar, y lo hace con esa cara tan suya y tan dura de no haber roto un plato. Como resultado, en el imaginario popular, los alrededores de Ferraz deben de albergar más fosas anónimas que el desierto de Nevada. Y eso le ha dado siempre a Rub un aura de intocable y de omnipresente (“veo y escucho todo lo que haces”). Sin embargo, ahora que nos toca verle todo el día haciendo el tonto en la tele, el efecto conseguido es el contrario al deseado, y equivale al momento en que Dorothy mira detrás de la cortina y descubre que el Mago de Oz no es más que un enano calvo y revenío.

Sin embargo, hasta el Mago de Oz tuvo redaños para reconocerse descubierto y dar por terminado el juego. Rubalcaba, sin embargo, irá hasta el final, conseguirá por el camino recavar unos pocos votos más para Rajoy, y hará que Mariano, tipo cabal aunque no brillante, no muy valiente pero sí muy prudente, parezca un candidato mucho mejor de lo que es, aunque sólo sea por aquello de la comparación. Brindo por eso. Aunque sólo sea por salud, conviene verle el lado bueno a todo, y del mismo modo que Zapatero por fin ha hecho una cosa bien, largarse de una prostituta vez, Rubalcaba, por mucho que nos repugne, tiene esa cosa buena, también: ser el candidato perfecto para rubricar el fracaso del socialismo español, la peor opción de las posibles, el mejor aliado de la libertad, al fin y al cabo, pues por fin los votantes socialistas serán libres de votar a su candidato sin tener la más mínima duda de si estarán votando a un tipo honrado o a un perfecto cabronazo. Pásalo.

100.000 VISITAS-UNA BALSA PARA LOS INDIGNADOS-LA PRUEBA DEL ALGODÓN

Lo primero, agradecer a los intrépidos lectores la atención dedicada en estos tres años. Espero que se hayan divertido visitando este blog tanto como yo me indigno escribiendo en él, y viceversa. Lo cierto es que ni yo me lo creía cuando llegamos a 5 visitas al día, sobre todo si tenemos en cuenta que La Ciudad en Llamas es un blog centrado en asuntos de baja política, o sea, de política nacional, en un país en el que la política sólo indigna cuando gobierna la derecha, tal y como testimonian las pulgas deshauciadas en la puerta del Sol, o cómo el 11-M fue tan importante como para tirar abajo un gobierno próspero, pero luego dejó de interesar automáticamente, no sea que. ¿Verdad? Sin embargo, las visitas, más que sumarse, se han multiplicado, y por eso mismo, sé que el intrépido lector de La Ciudad en Llamas está exento de esas miserias de progrecito con sordera selectiva, y se ha acercado a nuestras líneas porque la realidad le indigna con mucha más fuerza que la indignación de fin de semana de los mugrientos manteaviejas de la puerta del Sol. Vuestro humilde Monolocus nunca buscó la cantidad, sino la calidad, pero al final encontró lectores en ambas categorías. De tal modo, La Ciudad en Llamas ha sido un éxito rotundo. Y lo seguirá siendo siempre que el poder nos trate como a idiotas, porque si algo he aprendido en estos tres años de blogueo furibundo es que aún queda ahí fuera mucha, mucha gente cuya inteligencia se ve insultada por gobiernos que nos tratan como a borricos. Ayer mismo, un “indignado” proclamaba en el facebook de “Democracia Real Ya”, cuyo wall demuestra que el olor a chancleta revenida puede propagarse online, que tendrían que ir a por Zapatero, aunque sólo fuera para callar la boca de más de uno. No se le ocurría ningún otro motivo, lo cual demuestra lo que quería ocultar: que ese “apoliticismo” de chancleta huele a zurdo que echa para atrás. No, en este blog no encontraréis argumentos tan peregrinos para algo tan sencillo como sacarle ls colores al gobierno. Al poder hay que darle caña por principio, por salud democrática. La indignación selectiva es de perroflautas y gente así, de gente que presume de que tiene un amigo que ha leído mucho y se entera mazo bien de tó, tronco. Así que aquí estaremos, porque con indignasunos de estos, habríamos tenido Zetapé para décadas, pero la realidad ha terminado por demostrar que internet no es un espacio mudo, y que lo que no se puede decir en la calle por temor a que le llamen a uno fucha, o focha, o como se diga eso, puede decirse en internet, no más alto pero sí más claro, y con carácter permanente, y la red se puede convertir en un clamor insoportable para aquellos que quieren doblegar nuestra identidad. En ese sentido, la labor colectiva de los medios disidentes, de los blogs y las redes sociales, ha sido fundamental para echar a la calle a este gobierno de sinvergüenzas iletrados, corriendo la voz de sus desmanes y diciendo a los cuatro vientos lo que tantos y tantos medios paniaguados tenían prohibido siquiera pensar.

Y ya que estamos de celebración, me gustaría comentar la noticia que más alborozo me ha provocado en todo el verano, y que se ha producido en las últimas horas. El intrépido lector sabrá a estas alturas lo que gustamos aquí de recomendar a freedomfighters de rasta y pañuelo palestino, perroflutes, Willys Toledo y demás botarates, que en vez de pedir tanto comunismo, se echen la manta a la cabeza y se vayan a vivir a alguna república comunista, bananera o coreana, a elegir. Por esa razón, cuando he abierto libertad digital y me he encontrado con esto, he hecho palmitas con los pies.

O sea, que tres tipos dispuestos a matar por el marxismo que defiende la mafia ETA en su versión (re)tardonacionalsocialista, y que estaban viviendo el sueño comunista en la isla del ron, la asamblea vecinal, las huríes caribeñas y la dictadura del proletariado, terminaron de balseros, renegando del régimen, y aceptando tácitamente que en España se vive de puta madre. ¡JOJOJOJO! ¡Qué lástima que hayan encallado en Venezuela! ¿Se imaginan qué leyenda para kaleborrikos, si la barca se hubiera perdido para siempre en el Atlántico? Lo mejor es que tendrán que reconocer, siquiera para sus adentros, que con Aznar se vivía mejor que con Fidel. Y, perdónenme la malicia, no he podido evitar visualizar a un puñado de indignados flotando en una balsa tan cutre y mal montada como sus barracas rateriles, después de ahogarse unos a otros para disputarse unos centímetros de balsa, decidiendo manitas arriba en asamblea qué dirección tomar, metiendo mano por las noches a la sección feminazi sin excusas de “han sido tocamientos reaccionarios”, imprecando a tiburones y medusas “que no, que no nos representas, que no” mientras las alimañas varias de los mares se los comen por los tobillos. Por supuesto, las ratas amaestradas habrían sido las primeras en ser devoradas, pero no por los tiburones, sino por los indignados, sección vegetariana incluída.

Y para terminar, cómo olvidar la inestimable lección que nos ha dado la mierda de reforma constitucional con tirita que nos brinda el fatuo y ectoplásmico Zetapé. La mierda de reforma, o reformierda, nos ha brindado momentos dignos de ser recordados, como por ejemplo la somnífera serie de artículos del señor X Felipe González en los que afirma que el déficit cero es un delirio neoliberal. Sí, sí, el millonario que arruinó a España pero que no se arruinó él, dejándonos la incógnita X de qué medidas tomó para sus dineros que no tomó para los nuestros. Ya se sabe, socialista con nuestro dinero, capitalista con el suyo. También nos ha dejado la reformierda otras imágenes memorables, como la de una PZOE hecha guano, presumiendo de diálogo cuando la cosa viene impuesta, a la chita callando y a todo correr, sin dar tiempo a debatir nada, y además recomendando a los disidentes que no se pasen por la votación. Bonito diálogo, sí señor. Aunque, de verdad, después de las primarias monocandidáticas, ¿de qué nos sorprendemos? Más imágenes memorables: ver a nacionalistas, indignados y sindicatos alineados contra el techo de gasto. Hermanitos del parasitismo, quieren sangrarnos hasta la última gota para después enviarnos al doctor Montes tamaño régimen. El mejor, como siempre, Toxo, que siempre emplea sus vacaciones de lujo planeando algaradas a golpe de talonario que luego no secunda ni el tato. Méndez no se ha hecho notar tanto, debe de estar quemando los últimos resquicios de su visa oro UGT acabando con las existencias de viandas en el Villamagna, y ya se sabe que quien mastica no habla, y menos en esos sitios tan poco proletarios. Aunque de Méndez se podría esperar, con esas maneras de oso trajeado, pero en honor a la verdad, ha dejado que sea el tonto los cruceros el que hable. Más imágenes memorables, la cara de susto que se le ha quedado a Rubalcaba, al nacionalismo chupón y a los indignados, cuando han visto lo poco que les apoya la gente de la calle, que está de ellos hasta las narices. Todos juntos por el despilfarro. El algodón no engaña.

—————————————

ACTUALIZACIÓN DE ÚLTIMA HORA: Los balseros etarras navegaban en una embarcación con bandera española. O sea, como ya he dicho en Facebook, JOJOJOOOOOOOOOOOOOOOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOOOOOOOOOOOOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOOOOOOOOOOOOOOOOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOOOOOOO!!!!!