ATRAPADOS EN HOLDEN

GENTE  PORTADA DE LA REVISTA  TIEMPO  LEONOR  DE BORBON

Sólo hay una cosa más fácil que escandalizar a un cura, y es escandalizar a un progresista. De hecho es tanto más fácil lograr lo segundo que lo primero, toda vez que el de la sotana cuenta con multitud de herramientas para lidiar con la contrariedad, como la resignación, la comprensión de los males del mundo o la asunción del libre albedrío para otros como para sí, mientras que el progresista viene tan cargado de razón que sólo cuenta con dos herramientas: si algo no le gusta, o debería estar prohibido, o es mentira. Haga la prueba: nunca falla. El último susto que ha aquejado al progresismo ha venido por hacerse públicos ciertos hábitos de la Princesa Leonor. “Lee a Stevenson y Carroll, le gustan las películas de Kurosawa, domina el inglés y tiene una perrita llamada Sara”. Esto último es el equivalente regio al “y una vez vi un zepelín” del hermano falso de Homer Simpson, (referencia apta para progresistas) y suponemos que ha sido incluido en portada para humanizar al personaje tras semejantes boutades elitistas y así curarse en salud ante posibles reacciones alérgicas del receptor de progreso. Poco ha servido, me temo.

Una de las consecuencias deseables de las redes sociales es la naturalidad con la que retrata el proceso del pensamiento colectivo. Especialmente, del colectivista. Así, tras el estupor inicial el consenso progresista se inclinó automáticamente por un “no me gusta”. Concretamente, no ha sentado bien que la futura Reina de España lea La isla del tesoro. ¿Cómo podría? Una historia de aprendizaje, de ambición, de traiciones, de piratas, empalizadas, escaramuzas, náufragos olvidados, figuras paternas altamente cuestionables y sobre todo, de tesoros enterrados. O sea, de sueños, pues todo tesoro enterrado es un sueño al fin. Incluso cuando está enterrado a plena vista, como el Halcón Maltés. Pero bueno, me estoy adornando en vano: nadie que se moleste porque una niña de once años lea La Isla del Tesoro HA LEÍDO la Isla del Tesoro. Y si lo ha leído, “olvidaron hace mucho que una vez fueron niños”, parafraseando otro imprescindible que no suele faltar, por cierto, en las baldas de adorno de más progreso.

En total, que la cosa no gustó. Y como no gustó, ofendió. El tuit germinal, el que ascendió primero al olimpo de la indignación, calificaba de “repelente” (una reacción irracional) el asunto. No se paró su autor a pensar en si hacía daño a una niña de once años, pero no detenerse en pequeñeces es otra de las virtudes-privilegio del progresista. El mensaje subió como la espuma y en minutos, Leonor de once años, era la mofa de la intelligentsia.

Pero claro, hay que mojarse. Y ante la consabida disyuntiva progre (prohibir o no creer, esa es la pregunta), se optó por lo segundo. Pedir que se prohíba a un niño leer cosas o ver películas no goza de buena prensa. Faltaría más, si ahora se les pide que elijan “género”. Sólo el community manager de CNT esboza un breve escarceo con la prohibición.

custodia

Siendo de agradecer la ironía, que ha sido sustituida mayoritariamente entre la progresía en favor de la pataleta, el insulto, la amenaza y el cabreo, -como corresponde toda opción totalitaria cuando se ve en mayoría- el tuit sindical ensaya una justificación de la prohibición por maltrato infantil centrándose en la crueldad de ponerle a un niño Los Siete Samuráis, una historia de amistad y sacrificio, de la soledad del soldado, de maneras de gobernar, de reacción ante la tiranía, de duelos de katana, de escaramuzas, empalizadas, flechazos en el ojo, y sobre todo de códigos de honor, que no son sino maneras de gobernarse a uno mismo y a otros. Impensable, ¿verdad?

O Dersu Uzala, una historia de un cazador solitario, de amistad entre contrarios, del contacto directo y la comunicación con la naturaleza, de la ignorancia última del ser humano que, en su noble lucha por prosperar, sufre el vicio de olvidar que sigue siendo parte de la cadena trófica en un mundo cruel y hermoso que, si se apagaran los semáforos, los routers y los hospitales, te mataría sin piedad por muchas leyes que quisieras escribir para eliminar tamaña injusticia. Del ser humano, al fin, pues todo ser humano es un cazador solitario que nunca está solo. De juzgado de guardia, ¿no?

O tantas otras, Kurosawa es un mundo como Stevenson es otro. Sobre Carroll no hubo protesta, pero me detendré en él un instante. Carroll es más limitado. Decir Carroll es una manera pelín esnob de decir Alicia, fetiche incomprensible del progresista en su lectura más básica, la huida del aburrido mundo de los adultos que, habiendo olvidado hace mucho que una vez fueron niños, no soportan que una niña rica lea La Isla del Tesoro o vea Kurosawas, tanto como en análisis más detenidos que retratan las virtudes mejores y más notorias del pensamiento de progreso en pasajes como el de Humpty Dumpty, para quien las palabras significan lo que yo quiera -“por impenetrabilidad quiero decir que basta ya de hablar de este tema”- o el del refinado sentido de la justicia la Reina de Corazones, que parece copiado del gobierno de Lenin -“Primero la sentencia y luego el juicio”-. En fin, misterios de la progresía, que finalmente optó por el escepticismo como mecanismo de defensa ante la intolerable salida de tono de la Princesa Leonor. “Es mentira, una niña de once años no…”. El tuitero progresista fue plegándose al consenso y al final de la jornada -primero el escarnio y luego el veredicto- no quedaba un colectivista que no desconfiara de la veracidad del titular. No es creíble que la Princesa Leonor haya leído La Isla del Tesoro con once años. Como consecuencia inevitable, también lo hizo parte del tuitero conservador, tan permeable al consenso progresista como el de izquierdas pero a ritmo más pausado, merced a una ley tan universal como poco estudiada.

Desgracias endémicas de la derecha aparte, suelo llamar elogio encubierto al menosprecio que haces de alguien por superar tus capacidades. Al fin y al cabo, disfrutar La Isla del Tesoro es fácil para un niño que maneja lecturas con naturalidad. Vaya, que no estamos hablando del Leviatán de Hobbes. Eso sí, para un niño zoquete disfrutar de cualquiera de los dos títulos es imposible, lisa y llanamente. Y desde ese punto de vista, flaco retrato de sí mismo y de sus hijos hace quien se encontró incómodo con el titular y se pavoneó de ello.

Al día siguiente, y por supuesto sin la menor relación con los hábitos lectores de la Princesa Leonor, amanecemos con un artículo de Babelia, el suplemento de El País para lectores lectores, que defiende la lectura poco académica en detrimento del lector que elige bien sus lecturas. Bajo el título La vida sin criterio, arranca: “A los 16 años eres lo bastante joven y pretencioso como para saber cualquier cosa. De pronto, empiezas a tener ideas propias y a ir en busca de lo que te produce placer. Llega un día que desertas de los planes educativos y te aventuras en tus lecturas. Desconfías de la gente que te dice todo el tiempo qué tienes que hacer. Eso te pone negro, como a Holden Caulfield en El guardián entre el centeno, ante el que tal vez pronto caerás rendido. Es tiempo de aborrecer la autoridad, aunque sea en forma de libros obligatorios”. Ensalza así su autor la rebeldía “aunque sea en forma de libros obligatorios” citando El guardián entre el centeno, que entra en todo programa académico básico desde hace no menos de veinticinco años, cuando me lo mandaron leer en el instituto. Cosa que hice con gran placer, por cierto. Las desventuras de Holden Caufield encajan como una tuerca en el característico estupor adolescente, halagando sin pudor al lector correcto, que identificándose con los problemas de Holden también lo hace con su brillantez. La rebeldía administrada desde el poder se caracteriza por eso, porque halaga siempre al lector.

Al fin te haces dinosaurio, y en la distancia resplandecen inevitablemente los aportes de Stevenson y Kurosawa. Un tomo de La Isla del Tesoro habría equilibrado la balanza del rey Muley donde no lo habría hecho jamás su equivalente en papel del relatito de Salinger. De su universo de putas, uñas de pie y fobia al prójimo sólo conservo la sensación de alivio al superar esa etapa. Otros se quedaron allí eternamente, brillantes e incomprendidos, lamiéndose heridas imaginarias, adictos a ver solo lo feo del mundo, incapaces para siempre de recordar que una vez fueron niños, de aceptar que una niña pueda disfrutar con piratas y samuráis voluntariamente, y llamando maltrato (siquiera en broma) a recomendarle su lectura. Incapaces al fin de entender qué puede tener de bueno que una niña experimente el asombro de leer por primera vez La Isla del Tesoro. Atrapados en Holden, se burlan tristemente de Leonor traduciendo a un Jim Hawking que, agazapado en el tonel de las manzanas, susurra humildemente y con miedo a ser descubierto: “Pues qué niña más lista y más guapa”.

ignaro

 

 

 

¿Y TÚ QUÉ ERES, NIÑO O NIÑA?¿ESTÁS SEGURO?

bill-moyers-george-lucas

 

 

 

 

La maduración es un proceso largo y tortuoso. Ser niño es un laberinto de preguntas e inseguridades. Son curiosos, los niños. Siempre hacen preguntas. Y no son tontos. Detectan cuándo te estás inventando la respuesta. Especialmente cuando a la misma pregunta le das respuestas distintas. Si el asunto es poco importante, tal vez se olvidará, pero si toca asuntos vitales, (¿Papá, tú y mamá estaréis casados siempre?) una respuesta múltiple o vaga le causará inseguridades, y puede que trastornos. Pero hoy no hablamos de niños que interrogan a los mayores, sino de lo contrario, de adultos que interrogan a los niños.

Hazle una pregunta al niño y buscará la respuesta inmediatamente. En su inexperiencia, a menudo no dará con ella, pero si la pregunta es especialmente interesante, no parará hasta dar con la respuesta. Probablemente la buscará en un mayor en quien confíe, porque las preguntas producen inseguridad, y las respuestas la conjuran. Por supuesto, esto también nos pasa a los adultos, pero una mente sin formar necesita una respuesta firme y autorizada. Sólo la inseguridad, y por tanto, la curiosidad, es poderosa en ellos. Dale a un niño un problema (da igual una pregunta que un abusón) e intentará resolverlo con sus herramientas. Primero tal vez el ingenio, pero si no puede, tarde o temprano recurrirá a la fuerza. Y si con la fuerza tampoco lo logra, tenemos un conflicto. De ahí que a los niños les atraiga Darth Vader. Porque tiene poder. ¿Qué haría un niño con su abusón, si tuviera el poder de Vader? ¿Razonaría con él buscando soluciones, visibilizando los puntos en común de ambos para lograr una confluencia sinérgica, proactiva e incluso holística?¿O lo estrangularía con un simple gesto de la mano?

38499ec1d7b99b7014c630f6a2de6b3bc48e28e2
-¿Quién soy yo, Capitán Antilles?¿Vader o Leia? -¡Vader! -¿Seguro?¡Busca en tu interior! -¡Leia! -¿Me estás llamando mariquita? *crack!

 

Y por eso es tan astuto (de los motivos hablamos ya otro día) preguntar a un niño qué quieres ser, niño o niña, añadiendo que sólo él tiene el derecho de responder, más allá de la biología. Porque le habrás otorgado un poder que ni siquiera tienen sus mayores. Repregunta, tras la primera reacción. Que busque bien, pues la respuesta correcta no tiene por qué ser la obvia, y le habrás desarmado, sembrando en el niño una inseguridad que sólo se resolverá con grandes dosis de azar: la respuesta y/o el sexo real de sus amigos, la reacción del profesor, y una lista de etcéteras tan arbitrarias y casuales como una ruleta rusa cargada con balas de mil colores.
Por otro lado, y dejando de lado la certeza de que la respuesta sea inducida por el interesado en formular la pregunta, ¿dónde está la diversión de poseer el poder de Darth Vader si no vamos a usarlo? En la mente de un niño, la fuerza sólo merecerá la pena si lo usamos para cambiar la realidad, no para dejarla como está. Por eso sé que la inducción está en la propia pregunta. Astuto plan, ¿eh?

sexochicoschicas

 

 

Dar a elegir (animar a elegir) a un infante entre ser niño o niña es otorgarle un poder que no merece tener, no por castigo, sino para protegerle de tamaña responsabilidad. Ni siquiera el adulto elige su -mal llamada- opción sexual. Esa condición les será revelada naturalmente con los años a través de la biología, la experiencia y Telecinco en porcentajes que podríamos discutir durante siglos, mas nunca será una opción. Pero una vez sembrada la pregunta como opción, (¿Qué soy yo?¿Me gustan los niños o las niñas?) el niño no descansará hasta dar con la respuesta. Clara, rotunda, infalible. Una respuesta segura. ¿Y qué criterio tiene un niño?¿Cuántas estupideces comete por imitar a sus ídolos, a sus amigos o al primer idiota que pasa por la calle?¿Por qué exponerle a semejante riesgo?¿Qué posibilidades hay de que elija la opción correcta?

Ninguna. Siempre se preguntará si eligió bien tras una infancia insegura de preguntas sin respuesta, de certezas interiores estranguladas por producir unas grietas en la opción elegida que ni el adulto más bienintencionado pudo recomponer. Y esas grietas no se pueden estrangular, porque el poder que le otorgaron a ese niño no era real sino inducido. Jamás tuvo la más mínima opción. Quien le diga al niño que su respuesta siempre estará bien es un falso amigo, un abusón sutil, una amenaza fantasma, porque sabe que esa respuesta no es opcional. Quien formula esas preguntas sólo busca esclavos para su ejército.

431598-620-282
“A los niños hay que decirles la verdad”. Eva Hache.

DEL POR QUÉ DE MI ABSTENCIÓN

fuck-you-im-chuck-norris-thumb

La abstención tiene mala prensa. Cuando anuncio que no voy a votar en 2016 (lo mismo que hice en 2015) suelo encontrar reacciones negativas. La más habitual es el hilarante “entonces no tienes derecho a quejarte luego”. A lo que respondo con el silencio, que es como se responde a las tonterías. Pero si me insisten, declaro que por supuesto que tengo el mismo derecho a quejarme, cuando no más, toda vez que este caos no se logró con mi participación y sí con la de los que fueron a votar.

Podemos es el protagonista de las dos últimas elecciones. Se vota a favor o en contra de los morados de una u otra manera. Su irrupción ha convertido la política en un circo que no podíamos sospechar quienes pensábamos que lo de Zetapé era insuperable. Pero es que resulta que la presencia de Podemos es obra de Mariano, su maquiavélica operación para restar votos al PSOE. Bravo, Mariano. Bravo.

De modo que mis opciones de voto son:

1.El pepé de Mariano.

Le voté en 2012. No derogó ninguna de las leyes basura de Zetapé. La que más duele es la de “memoria” histórica. No deja de ser graciosa una ley de memoria que está dedicada a borrar recuerdos. Orwell en estado puro. También dejó hacer y deshacer a los separatistas del prusés, y todo lo que supo hacer contra ellos fue dirigir a cuatro jueces a crujirse a los Pujolone. No sólo es poco y pusilánime, sino que implica el punto más importante de mi no-voto al pepé de Mariano: no tiene (ni él ni nadie en España) la menor intención de separar de una maldita vez el poder judicial del ejecutivo. Y finalmente salvó de la quema a La Sexta, que estaba en quiebra y a punto de desaparecer, y promocionó a los chavistas de Podemos con la esperanza de que minaran a la PSOE. Bravo, Mariano. Bravo.

No, votar a Mariano es darle la razón en su chantaje (votadme a mí o conoceréis Venezuela sin pagar pasaje).

2. Ciudadano Rivera.

Me cae bien este chico. Pero es socialdemócrata. Y yo soy liberal. Si nos sentáramos a charlar, estaríamos de acuerdo en tres puntos fundamentales, igual que con Mariano. Pero en desacuerdo en todo lo demás. Por otro lado, su libro de estilo de no decir nunca apenas nada no me inspira apenas nada. Tal vez sean estos tiempos tan audiovisuales, que penalizan el análisis profundo en favor del tuit. Pero es que he leído tuits (como los de @CarlosEstebanRD) que tienen más enjundia que los grises y bostezables eslóganes de Rivera. Por no hablar de su manía de legitimar a Podemos Évole tras Évole con la esperanza de legitimarse a sí mismo, lo que no deja de ser una edición en tapa blanda del chantaje de Mariano.

No, no votaré a Rivera. Viva España, sí. Pero no le votaré.

3. El PSOE de ese señor de los tuits cortos.

Con Sánchez no me extenderé mucho. Votarle es como dar un Kalashnikov a un chimpancé. Sánchez no quiere ser presidente. No tiene ambición, no tiene pericia, no tiene conocimientos y no tiene ganas. No se le puede hacer mayor favor que no votarle y dejar que vuelva a casa. No seamos sádicos.

4. Hugo Chávez.

No voto a partidos comunistas. Y menos aún financiados por gobiernos chavistas y promocionados por conservadores que en lugar de pronunciarse y mojarse prefieren dar voz a una panda de descerebrados peligrosos para que me entre el miedo y entregue mi voto ciego al Mariano que les dio alas en primer lugar. Pero bueno, con ser comunistas me vale para no votarles. Últimamente los podemitas andan obsesionados con que los viejos bloquean con su voto las nuevas y refrescantes opciones electorales sin azúcares ni grasas animales. Yo lo que no soporto es que voten los vagos.

Hubo un tiempo no muy lejano en que voté a VOX. No porque coincida mucho con ellos, sólo en lo fundamental, como con Rivera. Fue para hacer daño a Mariano, que está bloqueando una opción conservadora decente. No salieron representados y lo último que he sabido de ellos es que han puesto una bandera en la cima de Gibraltar. En fin.

Resumiendo, que mi abstención activa, que no sociológica, es un dedo en alto, mi manera de declarar mi absoluto desacuerdo no sólo con los políticos sino con mis compatriotas, mi manera de expresar en no-votos mi desesperanza en el futuro. Trabajo en la calle con una cámara al hombro y no oigo más que memeces. Nadie es nunca responsable de sus decisiones. La culpa de todo la tienen los políticos, que no nos dan casa y trabajo. Como si esa fuera su obligación, y no la nuestra ganarnos la casa tras buscarnos un trabajo. Esto no lo salva ni Chuck.

Y sí, queridos. Pienso seguir quejándome.

 

 

LA VIEJA RENCOROSA

monolito-calvo-sotelo-2

Izquierda es no saber perder. Noventa años después de ser aniquilada en una guerra que alentó como el que más, aún sigue llorando por las esquinas satanizando a quien recogió el guante en inferioridad de condiciones y les ganó la partida a la cara. No debería extrañarnos, ya sabemos que no hay peor derrota que aquella que das por ganada de antemano. ¿Cuántas vidas se habrán visto irremediablemente lastradas por una derrota de la que nunca pudieron recuperarse?

Lo que llama la atención es que la izquierda, siendo una pésima perdedora, es aún peor cuando gana. Nadie como la izquierda para comportarse como oposición, especialmente cuando gobierna. Cuarenta y un años después de muerto Franco, y gozando de todas las libertades que este le negó, sigue la vieja rencorosa despertando empapada de sudor frío en mitad de la noche, odiando y temiendo aún, entre temblores, a aquel general que no le permitió cometer su propio genocidio, el genocidio bueno.

La memoria es el alma. El rencor te susurra al oído haciéndose pasar por un amigo que alienta la memoria, pero en realidad la deforma a su gusto, aniquila la autocrítica, amplifica el odio hasta niveles insoportables y acaba pudriéndote el alma hasta convertirte en la peor de tus versiones. La vieja rencorosa nunca vencerá a su enemigo porque el enemigo sólo vive en ella y en nadie más. Intenta matarlo una y otra vez, pero es imposible porque murió hace décadas. Quiere borrarlo del pasado, pero lo único que consigue es revivir a su viejo enemigo. Y nunca es suficiente, porque ella sabe que esa victoria es una parodia, una caricatura que sólo deja en evidencia lo patético del intento. Cuando vives así, todo son derrotas. Lo intentará de nuevo.

Manuela Carmena, en su lucha contra la derecha, ha mandado retirar las placas que conmemoran a José Calvo Sotelo, líder de la oposición conservadora secuestrado en su casa y asesinado por el PSOE días antes de que estallara la contienda. Es lo más parecido a levantar un cadáver para volver a ejecutarlo. La vieja rencorosa nunca se detiene porque nunca tiene suficiente.

Carmena-apuesta-Dia-Yoga-Madrid_EDIIMA20150621_0168_17

 

LAS REINAS MAGAS DE CARMENA

Reyes-Magos-Oriente_MDSIMA20111224_0081_4.jpg

Recuerdo cuando era pequeño la ilusión que me hacían los Reyes Magos. De eso se trataba, de mantener las tradiciones utilizando la ilusión de los niños. Era un buen truco, pues luego seríamos nosotros los que querríamos generar esa ilusión en nuestros hijos, manteniendo de paso las tradiciones. Y así sucesivamente.

Un buen truco, sí. Pero hasta aquí hemos llegado.

Occidente quiere acabar con todo eso. Con la ilusión y con las tradiciones. Hemos inventado unos datos de pobreza que no existe y los hemos utilizado como coartada para meter en gobiernos y ayuntamientos a una gente que aborrece nuestra cultura, nuestra tradición y nuestra civilización.

Usando unos datos de violencia doméstica falseados hasta la náusea, ahora queremos que los reyes magos sean “reinas magas”. Resulta que era un insulto a las mujeres que no hubiera una fémina entre los tres sabios de Oriente que cita nuestra tradición.

Retorno a cuando era pequeño y veía que el rey negro no era negro de verdad sino que estaba pintado. O que las barbas eran más falsas que Judas. Y de alguna manera me convencía a mí mismo de que todo era real, más que nada porque DESEABA que lo fuera. Y de hecho, los juguetes eran reales, que era entonces lo más importante del asunto.

Ahora veo que lo importante no son los juguetes. Lo importante era (es) mantener la ilusión para transmitir la tradición. Y es ahí donde estas parodias partidistas que nos ha traído la “nueva política” atacan sin piedad. Si los Reyes Magos son mujeres, los niños no se lo tragan. No way, sir. Detectan las “cosas de los mayores” metidas en el asunto. Si un DJ encabeza la cabalgata laica, los niños no reconocen la estrella de Oriente. O eso o para mantener la correlación en el belén habrá que colgar un DJ encima del portal. De los camellos olvídate: sería opresión animal. De modo que también habrá que vender reinas magas en triciclo en los puestos de la Plaza Mayor, para que las familias progres puedan celebrar la cristiana Navidad a su propia medida. Y al final, cada uno hará una cosa distinta, como cualquier otro mes del año. Que es lo que quieren en realidad tanto Carmena como el islamismo.

Hace poco el hijo de unos amigos me vino con una confidencia: “El papá de un amigo dice que los Reyes no existen, que son los padres”. Le respondí muy en serio, sin perder el tono de secretismo, y con todo el aplomo que los niños demandan de sus adultos:

-Eso es porque el papá de ese niño no quiere que te traigan nada los Reyes.

-¿Y eso por qué?

-Porque no le gustan.

El papá de ese niño es la cabalgata de Carmena. Y así se derrumban las civilizaciones: con una amplia sonrisa.

14519302797856

PABLO IGLESIAS Y EL ARTÍCULO 277

Pau Iglesias

Me cuentan que tardó Iglesias en volver a las andadas de su discurso guerracivilista lo que se tardó en recontar el último voto. O eso, o tal vez Pasionaria y Largo Caballero, mencionados solemnemente en el discurso post-electoral del televisivo candidato, eran socialdemócratas de la escuela nórdica de Olof Palme y yo no me he enterado, que también puede ser.

Total, que Iglesias no esperó ni un minuto para mostrar sus cartas a una afición que adquiría una tonalidad morada, cansada tal vez de aguantar la respiración para ocultar sus verdaderas intenciones. Y así, con las papeletas aún calientes, desveló Iglesias su condición indispensable a Pedro Sánchez para permitirle investir a un presidente chavista: el butifarréndum.

Que me parece perfecto, ojo. Total, en su papel nacionalsocialista recién desechado por el PSOE, hace muy bien Iglesias en dar gusto a todo separatista que se precie de serlo. ¿Qué sería de la izquierda española si no fuera así? Queda por explicarme cómo encaja el “abajo las banderas, abajo las fronteras” con el separatismo, que no es otra cosa que la exaltación de las fronteras y de las banderas, pero no pidamos la luna.

Ni nos salgamos del tema. Que resulta que el referéndum separatista, (que Iglesias y otros poetas de gulag llaman “derecho a decidir”), ocupaba el artículo 277 del programa de Podemos. Y no me digan que no es llamativo que, cuando llega la hora de los pactos, el asunto 277 del programa sea al final la condición indispensable para que Podemos permita gobernar con ellos. Que no es el artículo 1, ni el 15, ni siquiera el 50. Es el 277. O sea, por debajo del artículo que se ocupa de la gestión de las papeleras urbanas. Y resulta que era el importante.

Cuentan que su querida Pasionaria (que gestionó la muerte de tantos católicos por el hecho de serlo) pidió confesión cuando se encontraba en su lecho de muerte. Sin atrevernos a aventurar en qué punto del programa de la comunista que tanto admira Iglesias figuraba la reconversión al catolicismo, cabe maravillarnos de cómo se ponen de relieve las prioridades de cada uno a la hora de la verdad.

CHUSMA (LA INVERSIÓN DE CONFUCIO)

CIa2YARWgAEKr-L
Águeda Bañón, Directora de Comunicación de la alcaldía de Barcelona.

Me gusta utilizar el calificativo “chusma” cuando me refiero a la gente ruidosa y vulgar que uno generalmente encuentra en su forma gregaria, la manada. Y no pocas veces mi compañía me afea vocablo tan bello -todo aquel que apuntala la condición de lo definido lo es- aduciendo que suena clasista. Grave error, sólo una sociedad encanallada puede convertir el clasismo en algo intrínsecamente malo. Por lo demás, ya decía Confucio que es la educación lo que acaba con las clases sociales. Y tenía razón.

La novedad es que ya no sólo uso mi amado “chusma” para hablar de la manada humana que invade todo espacio urbano con sus emisiones acústicas, visuales y orgánicas, sino para referirme a los adelantados sociales: candidatos, catedráticos, concejales, alcaldes. Pronto presidentes, jueces, embajadores. Toda vez que ya se democratizó la escuela, es imposible invertir el proceso: la democracia  ha llegado a las esferas, y pronto en las reuniones de la Real Academia será habitual ver a la k minúscula meando en el pasillo mientras sujeta con la otra mano un mini de calimocho. Si no están ya en ello, me da miedo mirar.

El día que compramos la infecta palabreja “democratizar” nos pareció tan chupi que no vimos la estafa, la trampa mortal que contenía. Toda palabra mentirosa es un caballo de Troya, y si democratizar un lugar implica dejar que cualquiera pueda acceder a él sin importar su indumentaria, higiene, maneras u objetivos, entonces la democracia es el reino de la chusma. Porque de todos es sabido que cuando la canalla se hace con un espacio, la gente de clase y educación lo abandona tarde o temprano. Ese es el éxito de la democratización, llenarlo todo de chusma. Primero el transporte público, los museos, los cines, las bibliotecas, -sí, hasta las bibliotecas se llenan de chusma-, luego las redacciones, los platós, las aulas magnas. Y por tanto los carteles electorales, momento en el cual se llenaron también de chusma (y aquí llega la marimorena) los colegios electorales, que antaño (hace dos años) eran para la canalla antisistema como iglesia para los vampiros y que últimamente se han llenado de hiperdemocratizantes chanclas aún salpicadas por la última meada callejera de la jornada de reflexión para votar a una concejala que invadió semidesnuda una capilla al grito de “arderéis como en el 36”.

A algunos  preocupa más que a la salida de varios plenos de investidura los votantes democratizantes se arremolinaran a la entrada de ayuntamientos para insultar y amenazar a la oposición, pero en realidad es la expresión del mismo problema: dentro del Ayuntamiento no hay nada mejor que fuera de él. En una inversión de Confucio, la falta de educación ha acabado con las clases sociales.

LOS SEMEJANTES SE TOCAN

14296543076637

Me hace gracia el nuevo escándalo de la discoteque. Que resulta que hay locales que dan copas gratis a las jamelgas que se desnuden para jolgorio del personal. Movidote.

Uno pensaría que semejante práctica es un triunfo de eso que llamamos “la mujer”, toda vez que la Guardia Vigil no tiene opción a presentarse pegando tiros al techo. O sea, que hemos vencido al patriarcado aquel de la falda por las rodillas, a la Iglesia y a Franco. ¡A Franco, vive Dios!¡Brindemos pues, que corra el champán, lloremos de alegría, ha caído la Bastilla!

Pero no. Resulta que no. Que el hecho de que una mujer adulta se desnude en un ambiente festivo y a cambio de copas sin mediar coacción alguna, resulta que es una inmoralidad. ¿Y quién lo dice?¿Rouco Varela?¿Federico Trillo? No. Lo dicen los feministas. Que es indigno de una mujer, dicen. E insisto, no lo dice la institutriz de Heidi -¡Adelaida, compostura!-, lo dicen los (las) feministas.

Tan fácil me lo ponen que resulta un poco tramitario dejarlo por escrito. No ha mucho dije que para qué tanta lucha obrera si al final la UGT iba a terminar exigiendo a las empresas que cerraran en domingo por asuntos de conciliación familiar y calidad laboral. Que para qué acabar con el franquismo si al final íbamos a seguir cerrando en domingo, no por fiesta de guardar y respeto al Santísimo, sino por calidad laboral. (Vaya usted a explicarle a los tres churumbeles de un trabajador de fin de semana que su papá se va al paro o le reducen el sueldo por razones de “calidad laboral”. Vaya a explicar al estudiante que trabaja en fin de semana que se va al paro por muy sindicales razones. Vaya, por favor. Con banderita de UGT. Verá qué risa).

Que no me he ido del tema, que el asunto es el mismo. Que no es casual que coincidan ahora los feministas con los franquistas de entonces al decir que “una señorita no hace esas cosas” (sólo les falta añadir el muy socorrido “¡sorras!”). Que el feminismo, igual que el franquismo, celebra la libertad de las mujeres siempre y cuando las mujeres hagan lo que es debido, y no lo demás. Que al final resulta que el franquismo llegaba a las mismas conclusiones que el feminismo y el sindicalismo, pero por las razones equivocadas. Que la cosa no va de adultos haciendo lo que les sale del bolo siempre y cuando no perjudiquen a nadie. Que la cosa no va del tópico aquel de que los extremos se tocan. No señor. ¿Cómo se van a tocar los extremos, si están a tomar por culo el uno del otro? Los que se tocan no son los extremos, sino los semejantes. Los semejantes se tocan. Los semejantes se tocan. Y lo repito una vez más: los semejantes se tocan.

PARA CONSTRUIR ESCUELAS

448641_heroa

Se desayuna uno con un exministro de economía que tenía cerros de dineros escondidos de Hacienda. Sí, sí, Hacienda con mayúscula. Hay que escribir con mayúscula el nombre de la única entidad que te manda a casa un croquis del dinero que te va a afanar por la fuerza, y si te niegas el que va preso eres tú. ¿Qué menos que una mayúscula para semejante guante blanco?

¿Que nos celebramos mucho con Rato detenido? Por supuesto. Espectáculo para la plebe que no falte. Palmaditas en la espalda y descorchemos el champán. Un exministro del pepé en comisaría, ha llegado la libertá. Niños, sacad las republicanas. Y recomiendo, para que no decaiga la fiesta, no reparar en que Rato ha caído en el exacto momento en que ha dejado de ser político; no reparar en todos los demás padrinos y padrones que sí han robado de lo robado -o que maltratan a la jai, sin ir más lejos- y a los que tratamos con guante de seda porque son aforados. Porque aforado no se está, se es. Es una condición, como la de cuñao. Pero nada, ahí sigue el pueblo indignado azotando corruptos a la vez que exige más dinero para los corruptos. Keynesianismo penal. Para construir escuelas, lo llaman. Queda más bonito, no lo voy a negar.

Así que este señor Rato tenía muchos millones que eran míos -Hacienda semos todos- y no me los quería dar, el tío ladino. Porque al final, de eso va la cosa, de que el que más tiene se lo debe al que menos y viceversa. Para que luego digan que el dinero no fluye. Pues qué quieren que les diga, a falta de conocer la procedencia de los minolles, no tendría nada contra Rato si no fuera porque fue ministro de economía. Que ahí está la cuestión. La mía, al menos.

Que resulta que precisamente aquellos que deciden cuánto les pago y en concepto de qué, tienen que andar luego huyendo de las leyes que dispusieron para mí. Y digo: si tan injustas eran, ¿por qué no las cambiaste? Y donde digo digo, quiero decir Rodrigo.

Y ya no digo más.

ANGUITA

FiestasPCE_cartel1995

Una vez vi a Anguita. Eran las fiestas del PCE que clausuraban el tórrido verano de 1995. Llegamos pronto para coger buen sitio, pero a pesar de nuestra previsión, encontramos ya una multitud haciendo la siesta al sol. Poniendo buen cuidado de no pisar la cabeza de alguno de los durmientes que alguien había dejado tirados por ahí entre corrillo y corrillo, y haciendo como que buscábamos a algún amigo imaginario, nos abrimos paso hasta llegar frente al centro del escenario, donde nos hicimos fuertes. Algún colectivista de ojos rojos y perfume natural nos recriminó con la mirada nuestras evoluciones subrepticias, pero la cosa no pasó a mayores. Compartir es la clave, camaradas.

LOS MONEGROS

Para amenizar las horas de siesta, la organización nos obsequió con una actuación de José Antonio Labordeta. Muchos de los presentes no eran comunistas ni parecido, claro, simplemente venían para ver a Sabina. Sólo los más añejos colectivistas allí reunidos conocían sus canciones, y los demás hacíamos como en misa, que mueves los labios aunque no te sepas el credo entero. En justicia fue una gran actuación, muy entretenida salvo cuando el aragonés más universal se puso intensito con los Monegros y la gente intentaba fingir lágrimas de pura conciencia social, cosa nada fácil: para sacar lágrimas fingidas pero genuinas hay que forzar un bostezo sin que se note, y bostezar durante un himno de Labordeta no está bien visto en ciertos ambientes. Yo al menos no lo intenté. Por si acaso.

LIBERTAD Y PIS

Se despedía Labordeta con su “Canto a la Libertad”, que ayudó bastante a que prendiera la llama de la conciencia de clase en aquel gentío heterogéneo, y al abandonar el escenario, Labordeta dejaba atrás una multitud de clase obrera y puño en alto, incluidos los hijos de concejales socialistas que bajaban de la sierra disfrazados de andrajosos y cuya presencia misma protestaba contra un sistema gobernado por el partido al que pertenecían sus papás.

Habíamos hecho acopio de minis de cerveza y calimocho, que en las fiestas del PC se llaman “katxis de kalimotxo y birra”. Y claro, así como todo lo que sube tiene que bajar, todo lo que entra tiene que salir, de modo que nos turnábamos para a) abandonar el grupo;  b) llegar a las lindes del recinto; c) mingitar en hileras de humanos venenosos que contaminaban con amoniaco y ácido úrico la madrileña Casa de Campo a razón de varios litros por minuto procedentes de las vejigas de toda suerte de heavies, hippies, punkis, y sobre todo ecologistas, que eran la variante progresista del momento; y d) regresar al grupo lo antes posible buscando el camino de vuelta en la cada vez más nutrida y sabinera muchedumbre.

ORGANIZACIÓN

Aún era pronto. El siguiente acto era un discurso de Amado Avendaño, un dirigente del Chiapas zapatista que pasaba por allí. Era pequeñito, vestido todo de blanco, y como tenía pinta de buena persona nos cayó muy majo. Ya lo habíamos visto un rato antes porque en mitad del concierto de Labordeta la organización le había hecho acceder al backstage atravesando la muchedumbre, e incluso mi hermano pequeño le ayudó a saltar la valla que mantenía el escenario a salvo de la canalla allí reunida. Todo lo cual nos puede dar pistas concluyentes sobre la capacidad organizativa de un grupo ideológico entrenado en la subversión del sistema a través de la gestión de células operativas. Una contradicción sólo equiparable a los liberales, que veneramos el mercado de la oferta y la demanda pero no sabemos publicitarnos siquiera para lograr media entrada en nuestras inhóspitas reuniones de partido.

VIVA ESPAÑA

Aquel zapatista menudo, del que apenas sabíamos nada aparte de que era un orador incansable, nos regaló generosamente con una hora de discurso. Arrancó fuerte, con un “Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos” que aplaudieron hasta los cipreses. Pero en estas cosas siempre pasa igual, la progresión de ovaciones evoluciona en “U”. Muy fuertes al principio, recién estrenada la exaltación zapatista; más flojos cuando el personal empieza a cansarse de tanto fervor non-stop; y de nuevo fuertes al final, cuando el dolor de manos no arredra, reconozcámoslo, la posibilidad de conjurar la conclusión del discurso, cuyo colofón fue uno de los momentos izquierdosos más ridículos que he vivido cuando Amado, ya consumidos todos sus recursos, cerraba su intervención con tres “vivas”.

-¡Viva México!

-¡¡¡¡¡¡VIVA!!!!!

-¡Viva el Partido Comunista!

-¡¡¡¡¡¡VIVA!!!!!

-¡Viva España!

-¿Ein?

Esas dos palabras, exclamadas a todo volumen por la potente megafonía del Partido Comunista, cayeron sobre la muchedumbre enardecida como un jarro de agua fría. Se obró un tenso silencio en aquella masa de colectivistas que a esas alturas de la tarde y del siglo sentía más cercanos a Durruti y la Pasionaria que a sus propios padres. Nos pilló tan desprevenidos que incluso pudieron oírse dos o tres tímidos “viva”, inseguros, vacilantes, desacompasados, abortados, y de seguro acompañados con miradas de reproche procedentes de las cabezas vecinas. Mi hermano y yo no podíamos parar de reír, ¡¡viva, viva!!, mientras aplaudíamos entusiastas semejante momentazo. Tan sincero era nuestro apoyo que logramos contagiar a la desconcertada turbamulta y poco a poco se rompió la gélida escarcha que por unos segundos había caído sobre la tarde-noche madrileña, mientras Amado se retiraba cabizbajo preguntándose qué había hecho mal.

ALMIRANTE

Mientras llegaba la noche, y para calentar los ánimos tras el susto, las almas que ya abarrotaban el tendido se daban sin reservas al alcohol y la marihuana. El concierto estaba programado para esa hora, y aún quedaba por salir Anguita. Por supuesto que nadie estaba allí para ver al Califa Rojo, pero alguna lumbrera del aparato había puesto en práctica una maniobra que habría despertado la admiración del mismísimo Beria: programar un discurso del líder a la hora en que debía empezar Sabina. Una pregunta recorría la Casa de Campo: ¿sería capaz el bueno de Julio de castigarnos con otro discurso, o en cambio abriría la mano y dejaría que disfrutáramos de la fiesta del PC a un público que ya tenía más cuerpo de fiesta que de PC? Confiados y rendidos al posibilismo, acordamos como pueblo y unilateralmente que Anguita no podía ser tan cabrón como para salir al escenario. Expectantes, impacientes, hacíamos apuestas sobre qué repertorio ofrecería Sabina, y los más valientes calentábamos ya la voz repasando algunos éxitos del madrileño adoptivo por excelencia, cuando empezaron a sonar aplausos, silbidos, loas y vítores a voz en cuello. Nos pusimos en pie automáticamente pensando que empezaba el espectáculo, pero no. La organización había decidido amenizar la espera ofreciendo fragmentos del documental Operación Ogro, y aquella masa pacifista había estallado en aplausos al ver volar el coche de Carrero Blanco. Lo que no logró un inocente “viva España” lo consiguió con natural espontaneidad un atentado de ETA. Todo en orden, pues.

ABANDONAD TODA ESPERANZA

En un vicioso bucle, el vuelo del almirante volvía a las pantallas cada cinco minutos, pero a cada nueva reproducción perdía efectividad, y los aplausos fueron decayendo hasta desaparecer por completo a la cuarta o quinta vez que el coche de Carrero Blanco atravesó Claudio Coello en sentido vertical. Mientras los técnicos de luces y sonido hacían sus últimos preparativos, el público coreaba “¡Queremos a Sabina, queremos a Sabina!”, y “¡Que empiece ya, que el público se va, la gente se marea y el público se me-a!”. Tal vez por esa razón la concurrencia improvisó una cerrada pitada, aderezada con algunos abucheos y no pocas maldiciones, cuando dos voluntarios del partido plantificaron en medio del escenario un atril que presagiaba lo peor.

En efecto, al poco salió Anguita. Pero no inmediatamente. Zorruno, el adalid del rojerío patrio dejó un tiempo prudencial para que las hordas lúmpen, que a esas horas habíamos perdido toda conciencia de clase, asimiláramos sin represalias que de Sabina, nanay, al menos por el momento. Juro que Anguita empezó diciendo “Seré breve”, y algunos ilusos le creímos echando mano de nuestros últimos remanentes de optimismo. Pero el hecho de que el prólogo del discurso durara no menos de veinte minutos hizo que abandonáramos toda esperanza.

 

DICTADURA

Aún así, ver a Anguita no era poca cosa para un comunista de instituto como yo, que aunque sabinero pendenciero, tenía un corazoncito, así que me adscribí sin reservas a la consabida progresión de aplausos en “U”. Y es que al principio la cosa tenía su gracia y los presentes vitoreábamos como majaderos lo que amenazaba claramente con ser un panegírico de la juventud rojuna, pero al poco de descubrir in situ que no entendíamos nada de la correosa gramática bolchevique del carismático califa, y lo que es peor, QUE NO TENÍA INTENCIÓN DE PARAR, no tardó en hacerse sentir cierta frustración entre el populacho. La frustración llevó al hastío, el hastío al hartazgo y el hartazgo a la mala educación. Así, donde antes hubo un público entregado, proliferaban ahora los “¡que te calles yaaaa, pesao!”, “¡que sí, que vale, que muy bien!”, y sobre todo, un creciente “Sa-bi-na, Sa-bi-na, ¡Sa-bi-na, Sa-bi-na, SA-BI-NA, SA,-BI,-NA!” que, por supuesto, no lograba silenciar aquella perorata incognoscible envuelta en las jergas herméticas de un califato improvisado. Nada puede la voz del pueblo ante un buen grupo megafónico.

En propiedad no podíamos quejarnos, habíamos ido allí buscando saborear un poco de socialismo real y obtuvimos la experiencia completa, puesto que la organización había logrado sacarnos hasta la última peseta, teníamos hambre, sed, estábamos cansados y sólo nos quedaba la música y la esperanza de que aquel malhadado vendedor de crecepelo, su tiránico decibelio y aquel sonsonete estridente que penetraba los tímpanos como un taladro de carburo de wolframio, terminaran por desvanecerse alguna vez.

TRANSICIÓN

La feliz frase “Voy concluyendo” anunció el final del califato y arrancó a la chusma momentáneamente aburguesada por la espera y por la barrila una cerrada ovación y no pocas chanzas. “¡Bravo!”, “¡A ver si es verdad!”, “¡Alabado sea el Santísimo!”. Ya no le fantaseábamos abrochado a una guillotina, y a algunos incluso nos pareció hasta guapo. Y aunque el colofón del discurso aún se hizo esperar sus buenos veinticinco minutos, los aplausos volvieron a recrudecerse al final de cada ignota aseveración y cada frase inextinguible. Cuando le prometes lo que largamente le has arrebatado, el pueblo, desmemoriado y voluble, vuelve a quererte sin más.

LIBERTAD SIN IRA

Al cabo, Anguita marchó en buena hora. La Casa de Campo dejó de ser Cuba, habíamos vuelto a Madrid. Sabina tuvo el detalle de no hacerse esperar más, salió casi de inmediato e hizo un concierto realmente maravilloso. Y sólo años después de disfrutar con mi hermano Pablo, mi novia Laura y mi amigo Javi de una jornada inolvidable llena de anécdotas que no tienen precio, me di cuenta de que en todos mis años comunistas nunca fui menos comunista que durante un discurso de Julio Anguita.