RUB-AL-KAABA, EL FINAL DE TODOS LOS CAMINOS

Antes...
...y después

Acogemos con verdadera lástima el recule de Chacón, porque habría sido un gran espectáculo verles despedazarse vivos a ella y a Rub-al-kaaba en un proceso de primarias. Aún nos queda la esperanza de que se presente Invictus, rebautizado ya en Victus, el genial humorista Tomy Gómez, también conocido como Infectus.  Desde La Ciudad en Llamas animamos a Invictus a que se presente a esas primarias ya, apelando a su afán de dar al pueblo bonitos espectáculos como el de su gran costalada electoral para jolgorio de grandes y pequeños. Ojalá lo intente, salga adelante o no  su candidatura, sólo para verle otra vez con ese rictus con el que salió a la palestra el día en que el radio de su ojete dilató varios puntos porcentuales. ¿Qué cartel le habría dedicado a Chacón, si a Esperanza le brindó aquel risible “Adiós a la Emperatriz”? Nos permitimos una sugerencia.

En cualquier caso, es una lástima que no quede registro SITEL de la llamada que terminó de convencer a Chacón para que no se presentara a primarias, y que, a juzgar por la cara de susto de la tipa, debió de empezar así: Dime, Carmencita, ¿cuál es tu peli de terror favorita?

Asimismo, acogemos con entusiasmo la iniciativa de Denaes, HazteOir, Voces contra el Terrorismo, AVT Murcia y Manos Limpias de demandar a los 6 magistrados sin piedad por dictar sentencias precocinadas. La verdad es que los magistrados en venta legitimaron BilduETA como el que pone una pizza en el microondas y la saca medio fría porque ya empieza el partido. Habría que encausar al Constitucional completo por dictar sentencias donde no deben, porque el Constitucional no está ahí para desdecir a los jueces, sino para revisar leyes. Pero bien está la demanda. Tiempo de avanzar más vamos a tener de sobra, puesto que el infame de la Moncloa nos ha hecho retroceder varias décadas en la lucha contra la mafia vasca. Se suman a esta las demandas del Faisán, tictac-tictac, y la reapertura del 11-M cuando a Manzano no le quede otra que cantar la traviata a capella, atentado cuyo pago ha sido cerrado con lo de Bildu. Un verdadero collage de infamias que llevan todas al mismo punto: Rub-al-Caaba, sucesor natural de Ben Laden, de Harry el Sucio (no tanto por lo de Harry como por lo otro) y de Sabino Arana, alias Charlie Rivel, y con perdón para Charlie Rivel, por supuesto.

Volviendo al principio, esperamos con ávido interés el resultado de las monoprimarias del PSOE. Hay que ver, después de tantos años despreciando los dedazos del PP, y ahora que les toca demostrar a ellos, resulta que se preparan unas primarias de una sola candidatura. ¿Pero esto qué es, señores? En cualquier caso, Rubalcaba será el auriga, pero me da a mí que no va a llegar muy lejos. ¿Qué cuádriga le dará alcance antes, la del Faisán, la del TC o la del 11-M? ¿O se dará el hostión él sólo? Expectantes nos tienes, Freddy. Sólo esperamos que antes de desaparecer fagocitado por las masas, nos regales los ojitos con un bonito volatín de despedida. Yo ya he comprado las palomitas.

Anuncios

CÓMODO

Mariano recibe la decisión de los votantes como si le hubiéramos regalado un boleto de lotería premiado. ¡Gracias!, decía el papelote en Génova 13. Tampoco se comportó de otro modo, y reiteró su agradecimiento desde la balconada. “¡Gracias, amigos, me habéis hecho un regalazo!”, decían sus ojos, como si ya fuera presidente. Por lo menos, así parecía. Y en política, lo que parece tiene mucho peso, tal vez todo el peso. Por eso desconfío. Por suerte salió Esperanza y salvó a Mariano del ridículo, haciendo un discurso responsable y congruente, que denunciaba la tragedia de Euskadi y que ponía la pelota en el tejado de Moncloa esquina con Ferraz. La pena es que el infame inquilino no estaba en Moncloa, ni en Ferraz, sino en Sol, bajo las jaimas. Como de costumbre, tuvo que ser Esperanza quien salvara la papeleta al jefe.

Muchas voces muy razonables nos dicen que aquí no hay democracia, sino partitocracia, de modo que los partidos reciben el permiso del pueblo para que ellos desplieguen su poder, y luego estos hacen y deshacen a expensas del pueblo. Estoy de acuerdo. Y por bien que me siente que el PSOE haya sufrido un descalabro, he de decir que, con Mariano presidiendo el PP, el candidato que mejor arrastra lass essess explota esa partitocracia con verdadero empeño. De ahí su ¡Gracias!, y de ahí mi mosqueo creciente. Porque una partitocracia sólo necesitaría que sus líderes se comportaran como servidores del pueblo, en vez de hacerlo como privilegiados, para que esto pareciera una democracia. Y ya se sabe que en política, lo que parece tiene mucho peso, tal vez todo el peso.

Aznar se equivocó al nombrar a Mariano. Probablemente lo hizo basándose en la proverbial discreción y aparente falta de ambición del designado, que asegurarían un continuismo manso, y no para una labor de reconquista, que es lo que se encontró Mariano. Para una reconquista, se necesita un discurso recio. Es de su discurso machacón de donde Aznar sacó el carisma que le convirtió en un morlaco político. Doble problema, pues, el de Mariano, porque su insospechada avidez de poder le impide pronunciarse por miedo a sacrificarlo. ¿Cabe mayor desprecio a los votantes?

A falta de un verdadero líder, creo que el mejor gobernante es el que no quiere serlo, el que no quiere poderes ni privilegios, o el que, una vez obtenidos, no se le han subido a la cabeza. ¿Recordáis Gladiator? Marco Aurelio sabe que no es a su hijo Cómodo, paranoico, endogámico y acomplejado, sino a Máximo, un hombre humilde cuyas virtudes le separaron de la vida sencilla y familiar que él ambiciona, a quien le gustaría otorgar el poder. De tal manera, creo que el gobernante perfecto, a falta de verdadera vocación o talento político, debería verse a sí mismo como el siervo del pueblo, y no como el jefe del país, y que su discurso, al alcanzar el poder, tendría que parecerse más a un “Menudo embolao, cacho cabrones, el que me habéis organizado” que al “Gracias por el Falcon, capullos” que nos pareció soltar Mariano. Y ya se sabe que en política, lo que parece tiene mucho peso. Tal vez todo el peso.

VIVA EL VINO

PERROFLAUTAS, 1.500-DEMÓCRATAS, 25.000.000

Habló la democracia, y convirtió la antepenúltima pataleta de la izquierda perroflauta en una anécdota rica en mugre, pobre en propuestas democráticas, y cuya indigencia moral quedó perfectamente retratada en la indigencia física de los “indignados”: una indigencia estética, buscada y no encontrada, y por lo tanto, impostada. Una indigencia con cuenta en el Santander.

Habló nuestra muy mejorable democracia, que, por muy mejorable que sea, que lo es, siempre será mejor que el régimen comunista de bolsillo que proponen nuestras mascotas de la chinche, allá en Sol. Una muy mejorable democracia a la que propongo un reto inaplazable: mejorar nuestro proceso de selección para que no vuelva a colarse un traidor en la Moncloa. Eso es lo que falló en un principio. Nuestro sistema es mejorable, pero lo que falla de verdad es el personaje. El mejor barco del mundo puede irse a pique si lo comanda un demente o un idiota, no ya un espía enemigo. Y no digamos, si el barco lo comanda un interfecto que aúna las tres características. Eso es lo que ha fallado.

De no haber gobernado un idiota aficionado y espía enemigo, nadie habría ignorado al TC cuando le convenía después de bloquearlo a placer durante tres años porque tenían el encargo de hacer tragable el intragable estatuto de los separatistas; nadie habría convertido la educación en una triste broma de pésimo gusto; nadie habría encomendado nuestro tejido energético a los postulados de cuatro mentecatos de color verde; nadie habría gastado millones y millones de euritos de usted y míos en la más absoluta de las nadas, impersonadas en el lesbianaje senegalés y otros tantos colectivos de los cuales apenas nadie ha llegado a ver un solo euro de esas ayudas, que se quedaron perdidas entre municipios y administraciones de la izquierda, o la tómbola de la memoria histórica, una tómbola trucada a ojos vista para que siempre le toque al que tiene boleto rojo; nadie habría sobreestimado el dictamen fraudulento del TC a contrarreloj cuando le convenía para cubrir el doble objetivo de encumbrar a la mafia vasca y conservar los apoyos necesarios para apurar legislatura, capítulo que encuentra su caricatura más amable, auspicio de Rubalcaba incluido, en la improvisada República Popular Mugrienta de Sol; nadie habría sobornado a los sindicatos y puenteado el sistema para pervertir las funciones de estos hasta el punto de hacer que se enriquecieran más cuantos más parados hay; nadie habría pervertido la función de los sindicatos hasta el punto de convertirlos en agentes paniaguados del gobierno, cuya principal función ha dejado de ser impedir el paro, y en cambio, procurarlo, protegerlo y justificarlo; y sobre todo, nadie habría encubierto el peor atentado de la democracia de España, el atentado en cuya onda expansiva Zapatero surfeó hasta okupar la Moncloa, aupado por los mismos pazis indignados de entonces que luego se callaron cuando fue su mentor Zapatero quien se lanzó en primero de la foto en una guerra extraña y de fundamentos misteriosos; y no lo habría hecho porque ningún traidor habría manejado a la prensa para que difundiera las mentira exactas en los momentos exactos en la siniestra jornada del 11-M por el que aún nadie ha respondido.

Y por no irnos a dormir con una nota negativa en un buen día para los que ejercimos hoy nuestro derecho y deber de votar como demócratas, he de señalar que, si algo positivo nos ha traído el haber sido gobernados durante ocho largos años por el traidor Zapatero, es, precisamente, que han quedado evidenciadas todas, todas las fallas de nuestra democracia en construcción. Y esto es así porque el traidor Zapatero las ha utilizado TODAS para gobernar sin un gramo de filantropía, con varios puñados de talante autoritario y una innegable vocación de sabotaje. Y por fortuna, parece que la España votante, trabajadora cuando la dejan, se ha dado al fin por enterada del sabotaje, a excepción de unos pocos millones de miopes y de adictos al régimen, y a excepción también de un puñado de botarates que no se representan ni siquiera a sí mismos, y que escenifican en Sol, con involuntaria perfección, su soñada democracia popular de Corea. Y les hemos ganado por goleada: Demócratas, 25.000.000-Perroflautas, 1.500 (perros y piojos incluídos).

NORIT

Indignada por la previsible debacle del sistema de la tontería y el pijolandio de diseño, la progresía de chancleta aprovecha el advenimiento de la derecha para alquilarse una revolución. Pero es una revolución a la medida de sus componentes, una revolución de zapping. Una revolución de la ESO. Una revolución de brocha gorda, sin letra pequeña, una revolución de eslogan aprendido a última hora. La revolución nini.

El borreguito de Norit no resulta más enternecedor que estos pobres diablos que no sabrían distinguir un texto de Marx de uno de Hitler. “Todos los políticos son iguales”, dirían para sacudirse la papeleta. Lo cual no resulta extraño, porque para distinguirlos hace falta descifrar esos bichitos negros que dan tanto dolor de cabeza y que se llaman letras, según dicen los más viejos. ¿Y qué más da? Viven en una sociedad que no les exige el más mínimo conocimiento, solamente repetir cuatro chuminadas mal enunciadas, para ser lo más. Les dicen que se manifiesten, y ellos se manifiestan. ¿Cómo se van a negar, si se lo han dicho por el twitter? Por lo menos son obedientes, eso no se puede negar. Más triste resulta que no sepan distinguir las cifras del paro de Aznar de las de Zapatero, pero qué se le va a hacer. Todas las cifras del paro son iguales, se obcecan en decir, las pobres acémilas. O que no sepan distinguir las cifras del paro de la Junta de Andalucía que las de Esperanza Aguirre. Todas son iguales, repiten como borreguitos parlantes. Norit lava lana y seda.

Del mismo modo, critican encarnizadamente el Sálvame, pero se muestran incapaces de cambiar de canal, no digamos de apagar la tele. Critican la manipulación mediática, pero están penetrados ideológicamente por el izquierdismo barato que vende la Sexta. Exigen la redistribución de la riqueza, pero ellos no redistribuyen ni un euro de su propia riqueza. Se dicen apolíticos, pero insultan a Esperanza Aguirre, y no a Zapatero, que es su peor enemigo y el artífice de nuestra ruina. Rechazan la política, pero piden una sociedad superprotegida por el Estado, o sea, que piden más Estado y menos Estado al mismo tiempo. Abominan del capitalismo, pero exigen un trabajo, tratando de convencerme de que aceptarían cobrar en romero y mejorana, en lugar de hacerlo en jugosos numeritos de cajero automático. ¡Ah, no, me olvidaba de que también piden la creación de BANCOS PÚBLICOS! Bonita manera de cortarle las manos largas a los políticos, la creación de bancos públicos. ¿Os imagináis los titulares, si la Junta de Andalucía contara con un bonito banco público? Criaturitas. No reconocerían una guillotina de una epilady.

Pobrecitos míos, necesitan una revolución de finde porque lo de ir a votar se les queda corto. Déjenles llorar a gusto. ¿Qué pueden hacer si no, ahora que han comprendido que sus fantasías zapat(er)istas han vuelto a fracasar otra vez más, y que sus grisáceas ilusiones depauperadas de emasculados mentales, ensoñadas una y mil veces ante la banderita del Che colgada en el chalet de papi, se empeñan obstinadamente en naufragar en medio del cruel océano del orden natural? Personalmente, hasta les mandaría un ejército de carteros para que votaran al PSOE sin tener que levantar del kilómetro cero sus funcionalmente analfabetas posaderas, no vayan a arrepentirse mañana, como ha sugerido Rubalcaba pidiendo el voto más conservador, como corresponde al portavoz de la ideología más rancia y mortífera del planeta, y tengan que soportar nuevamente que sea la derecha la que trae prosperidad y cordura al país de los tontos.

Ideal para las rastas.

DEMOCRACIA REAL YA: LA BANDA DE LA PORRA

Abro este post como extensión del anterior, para colgar el editorial con el que César Vidal abrió anoche su programa, y que le ha valido por no pocos insultos de estos “tolerantes”. Son ocho minutos sin una coma de desperdicio, en los que hace una analogía directa entre la banda de la porra del PSOE de antaño y el llamado “movimiento” por una democracia real ya, que a mí me da en la nariz y el las orejeras, pero sobre todo en la nariz, que la democracia de la que estos perroflautys están hablando es la democracia que tanto cacarean los dictadores socialistas como Hitler, Stalin o Castro.

Por disipar dudas, anoche se me ocurrió discrepar con varios de ellos en FaceBook, y en lugar de argumentar, como de costumbre, les salió automáticamente la vena faltona A TODOS sin excepción. La prueba del algodón está hecha, literal y figuradamente, por si quedaran dudas aún después de publicarse ya que dos de los impulsores del movimiento son militantes de izquierda, uno del P$OE, y de una escisión andaluza de IU (no comment) el otro.

Bueno, aquí va el editorial que le ha valido a César Vidal los consabidos insultos de estos inconformistas (léase, que no se conforman con los previsibles resultados electorales).

EDITORIAL DE CÉSAR VIDAL EN AUDIO (CLIC AQUÍ)

Ea.

INDIGNADOS: SOBRE PERROS Y FLAUTAS

No se indignaron con la flagrante mentira del 11-M.

No se indignaron con las mentiras de Zapatero.

No se indignaron ante el paro galopante.

No se indignaron ante las repetidas trapisondas del gobierno socialista.

No se indignaron con la bajada de sueldos públicos.

No se indignaron con la bufonada de reforma laboral.

No se indignaron con los bufones de UGT y CCOO.

No se indignaron con el Faisán, ni con los ERES robados a los trabajadores.

No se indignaron con los recortes sociales.

No se han indignado ante la traición de Zapatero, el amigo de ETA.

A una semana del batacazo electoral del socialismo, entonces ahora sí se indignan. Y no se han indignado ante la Moncloa, ni ante el ministerio de la vivienda, ni ante cultura, ni ante interior, ni ante el Parlamento, no. Se indignan frente al Palacio de la Comunidad. Frente al despacho de la mujer que menos paro ha generado desde su puesto de Presidente de Madrid. Ya me sé yo esta “indignación”. Me la sé de memoria.

Francamente, lo encuentro vomitivo. Y me recuerda como un calco a la última coletilla que se han comprado los progres para salirse por la tangente, toda vez que defender a Zapatero se ha convertido en defender lo indefendible: “Es que todos son iguales”. Ah, amigo. Pues si todos son iguales, ¿por qué os indignáis ahora, y no cuando correspondía? Ahora que estamos a las puertas de la posible alternativa al pleno paro, que va a entrar a gobernar la alternativa, ahora se indignan, ¿no?

Perroflautas. Rojillos de chancleta y cachiporra. Iletrados del mundo, uníos.

Se dicen apolíticos, pero estos tienen de apolíticos lo que yo de bicicleta. Tuvo un pobre diablo el desatino de presentarse allí con su pancarta, en la que se leía “SOCIALISMO=POBREZA”, y claro, averiguó lo que tienen estos “indignados” de apolíticos. No ahorraron ni en insultos ni en agresiones. Por supuesto, la pancarta terminó hecha trizas, y al tipo le llamaron “fascista”.

Los que desconfían de esta lamentable maniobra la llaman antisistema, pero yo creo que estos “indignados” son adictos al sistema, ávidos de una sobredosis de sistema. De sistema socialista, claro. A todos estos “indignados” lo que les pasa es que el PSOE se les queda a la derecha. Y eso, contando con que no sean la antepenúltima maniobra de la izquierda ante la previsible derrota en las urnas. Ya en otras ocasiones las derrotas socialistas en las urnas se han traducido en algaradas, amenazas y baños de sangre. Esto es el preparativo. Al tiempo.

El olfato de nuestro bienamado y nunca bien ponderado Willy Toledo no le engañó. Lo que pasa es que ha asomado los hocicos demasiado pronto, y todavía no toca significarse. Por eso ha sido rechazado por la organización. Porque aún no toca. Ya veremos a los de la ceja “indignarse” en cuanto le demos la monumental patada en el culo a Zapatero. Ya veremos quiénes se suman a la “indignación”. Ya Cayo Lara, tribuno de la plebe progre, ha dicho que se suman a la propuesta.

Esta es la verdad. Esto es el pataleo porque va a ganar la derecha, y eso es algo que la izquierda no va a aceptar así como así. Dicen que son un foro de discusión, pero yo sé que si me acerco por allí diciendo mis opiniones, a este pobre bloguero lo iban a correr a gorrazos. Como han hecho con la prensa, a la que han agredido como buenos aprendices de ugeteros, que es lo que son estos “indignados”. Unos malos perdedores que ya han descubierto que no les va a salir ninguna carta que no sea una mierda, y que ven impotentes que la derecha lleva cartas buenas para la próxima jugada.Piden libertad de expresión y pegan a la prensa, a las pancartas que denuncian el socialismo, y a los que defienden a unos y a otros.

“Indignados”, se dicen. ¡Fascistas!, dicen a los discrepantes. Malos perdedores, digo yo. Que se indignen, que se indignen. Mejor están ahí que delinquiendo. Como Bush hizo en Irak, de este modo tenemos concentrados en un mismo punto a todos los indeseables de la ciudad. Ahora sólo falta un camión lanzando euros al aire en medio de todos estos anticapitalistas del dinero ajeno, y se habrá solucionado esa “indignación”. Y si hacen lo previsible, pisotearse unos a otros a la caza del eurito, también se solucionará el problema.

Ah, y de “espontánea”, un cojón de pato gutiérrez. ¿A una semana de la debacle socialista? Ahora, no solo los políticos nos toman por tontos. Ahora, los perroflautas, también.

———————————–

José García Domínguez, gran columnista de LD, lo dice mejor. Pinche en el titular para leer el artículo completo. Y aprovecho para recomendar los artículos de este catalán poco plegable a los postulados de la progresía.

———————————–

Y ahora, no se pierdan el vídeo. Una obra maestra.

MANIFESTACIÓN CONTRA EL TERRORISMO: LA TARDE PERFECTA

Hoy amaneció bonito, pero a eso de las tres empezó a concentrarse sobre la Plaza de la República Dominicana un rebufo de viento furioso y nubes negras. Al poco, estaba oscuro, y llegaba a la intersección de Alberto Alcocer con Príncipe de Vergara una lluvia que se ha mantenido constante a lo largo de la tarde en forma de gruesos y gélidos goterones. Y ha sido mejor así. Un día tan bonito como el que había amanecido, habría sido un engañoso maquillaje, un sinsentido estético para lo que estaba ocurriendo en Madrid a pie de calle, tan lejos del cielo y tan cerca del canalla de la Moncloa, cuya traición no ha podido evitar la marea de banderas de España que iba impregnando el asfalto, primero de a poquito, y al final a borbotones.

José Francisco Alcaraz, en un guiño a los que allí estábamos a pesar del mal tiempo, ha achacado a Zapatero haber contratado la lluvia de 5 a 8. Pero era sólo eso, una broma, un guiño a los presentes. Pero yo creo que ha sido mejor así. En perfecta ilustración con lo que se estaba cociendo a ras de suelo, que es donde transitan los ciudadanos, el día se ha enlutado por la decisión injusta e impostada del traidor tribunal constitucional, que no escribiré en mayúsculas para no devaluarlas. Era el clima perfecto, a la hora perfecta. De este modo, las banderas pudieron ondear con más rabia, y los lagrimones de las víctimas traicionadas convertían el acto en otro día de los paraguas, como el 12-M. Mejor así. Si no fuera por las palabras de Alcaraz, alguno habría pensado que el clima era también parte de la organización. O, al menos, que había sido invocado por el estado de ánimo de los que allí nos concentrábamos: oscuro, lluvioso, corto de esperanza, y largo, muy largo, de mala leche. Y para confirmar tal sensación, a los pocos minutos de cerrarse el acto y disolverse la multitud, canalizado ya el cabreo que se respiraba en el ambiente, ha sido cuando ha caído el verdadero chaparrón. De tal modo, soy de los que piensan que el tiempo acompañó. Y además, perdieron la tarde los que podían haber asistido y no lo hicieron solo por darse un garbeo, así que no faltó nadie, y estuvimos los que tuvimos que estar. Los que estaremos en el futuro, acompañados de más gente cada vez, a medida que se vaya publicando lo que hace un acosador cuando el poder le da la razón. Allí estuvimos el número justo de personas que no pudimos quedarnos en casa porque nuestro sitio estaba allí, en la Plaza de la República Dominicana. Y no fuimos pocos, si tenemos en cuenta el grado de papanatismo gilipollas al que está llegando esta sociedad baturra que exige la luna sin dar nada a cambio, que recibe mierda de los políticos y en lugar de enseñar los dientes prefiere cambiar de canal. Esta tarde, España eramos nosotros, amenazados por gruesos chaparrones y negros nubarrones. Hemos fijado así la cantidad mínima de personas que asistirán a las próximas concentraciones. Un número que irá creciendo progresivamente por causa de fuerza mayor. Y además, fuimos los únicos a los que el tiempo no estropeó el sábado. La única actividad al aire libre que no quedó arruinada fue la nuestra, la de los que estuvimos. La de los que, cuando el acoso y la amenaza al demócrata se desaten, podremos decir que estuvimos, que lo vimos venir. Que sabíamos lo que estaba pasando y dijimos NO. Que no nos estafaron con la paz bastarda de los matones, una “paz” que no es tal sino sólo terror. Y que no perdimos la tarde porque necesitábamos proclamar a los cuatro vientos que Zapatero y sus “magistrados” quieren que confundamos la paz con el silencio de los corderos, cuando no es lo mismo, ni parecido, pues antes y después de las batallas más cruentas, se respira el silencio, pero no la paz. Y ahí estuvimos para decirle al socialismo que con nosotros, sus trapazas no cuelan, y que, para que la izquierda impusiera su proyecto totalitario, tendría que acabar con nosotros, y no podrá jamás, porque somos legión.

Por eso no hubo silencios en la concentración de esta tarde, aparte del minuto sobrecogedor en memoria de las víctimas. Por eso gritamos al unísono que, en nuestro nombre, NO. Para demostrarles a los matones y a sus amigos socialistas que aquí sólo callamos un minuto por las víctimas. Dejemos que la izquierda haga su minuto de silencio por Bin Laden. Que hagan su silencio por el cadáver político de Zapatero, el amigo de los terroristas. Ya veréis que ese silencio queda roto por los gritos de los asesinos que no respetan nada porque nos odian tanto como odian a su patria y a sí mismos.

Queda, pues, otra tarde para el recuerdo, la que más se recordará cuando los asesinos vuelvan a hacer lo único que saben hacer, pero ya no tengan a un presidente amigo. La que más se recordará cuando los españoles que sí se han creído la estafa de ETA, como se creyeron la estafa del 11-M, se queden con cara de gilipollas al ver lo que se ha hecho con su voto, con su apatía y con su egoismo estructural, cuando se miren las manos y tengan que ocultarlas para esconder las manchas de sangre. Cuando se miren las togas, tengan que remangárselas para ocultar el lodo del camino, y se les quede el culo al aire. Porque el lodo traerá sangre, una sangre espesa y negra que sólo podrá limpiar una lluvia como la de hoy. La lluvia de los indignados. La lluvia de los que no se dejan aplastar. La lluvia de los que aguantan.

Retroceder, nunca. Rendirse, jamás. Y viva España.

———

Echa, echa un ojo, y mira un asomo de lo que te perdiste. Hay que estar. Ya me lo dirás cuando la próxima vez no te quedes en casa y experimentes la paz y el ánimo de saber que perteneces a algo por lo que merece la pena luchar.

CONTRA LA TRAICIÓN, EL SÁBADO A LAS 5 EN REPÚBLICA DOMINICANA

Este sábado 14 de Mayo sale a la calle el único tribunal constitucional que consideramos legítimo. El único tribunal constitucional que no está infestado de ratas del poder. El tribunal constitucional de la calle, de la gente humilde que se rebela contra la injusticia.

Hace 24 años, ETA asesinó a 12 Guardias Civiles con una bomba en la plaza de la República Dominicana. Dos de sus perpetradores, Iñaki de Juana, y Troitiño, han salido libres por orden del goberno socialista. Este ha sido el escenario que las víctimas han elegido para manifestarse este sábado contra la decisión gubernamental de legalizar los partidos de la mafia vasca.

La gente de bien no mata, ni amenaza. La gente de bien aguanta, se manifiesta y apoya a las víctimas. Los sicarios gritan, acosan y descorchan champán cuando un asesino de policías sale a la calle. Que nos vean. Que nos vean bien, y a cara descubierta, con todas las de la ley. No como ellos, que tienen que esconderse y no responden de sus actos.

Desde luego, qué poco dignos deben de ser los “progresistas” de este país, si permiten que en su nombre se dé libertad al asesinato y al chantaje. Y es que aún no queremos darnos cuenta de que el discurso del socialismo está plagado de guiños al criminal. De la izquierda es el voto del criminal común, especialmente si se esconde tras unas siglas. Pero sin siglas, también, pues es de la izquierda el discurso de reblandecer penas, sean cuales sean los delitos. De Juana comparte voto con el Rafita. Y ambos, con el votante “progresista”. Claro que, considerando la ruina moral y material que termina siendo España cada vez que estos “progresistas” se imponen en las urnas, no nos pueden caber muchas dudas acerca de qué tipo de “progresistas” abundad en nuestro territorio: los que hacen progresar al terrorismo. Lo peor es que, cuando los etarras vuelvan por sus fueros y le maten la prole a un “progresista” que pasaba por allí, todavía nos echarán la culpa a los que no pasamos por el aro. Traidores son traidores siempre y en todo lugar. Que les cunda. Pero no en mi nombre, porque yo soy progresista y no soy como ellos. Yo estoy por el progreso, y para progresar hay que prosperar. Estos progresistas nos hacen retroceder, nos empobrecen sistemáticamente y nos hacen ser peores. Y encima, después culpan a otros, como si ellos no estuvieran en el poder.

Te necesitamos. Si eres de los que quieren una sociedad más justa, una sociedad intolerante con la intolerancia, una sociedad de hombres libres y terroristas presos, te necesitamos. Si no puedes ir, cuelga tu bandera en el balcón, con las palabras: EN MI NOMBRE, NO. Y si puedes venir, ven. Te esperamos. Nos haces falta. Están en juego tus derechos, los derechos de tus hijos y los derechos de tus nietos. Está en juego la libertad. No nos mires: únete. Y trae esta pancarta, la que mejor se entiende:

No te olvides. Sábado 14 en la Plaza de la República Dominicana. A las 5.

Ah, y si tienes dudas, no te pierdas este reportaje.

INFORME SEMANAL: EL ATENTADO DE REPÚBLICA DOMINICANA

CERTEZAS POSITIVAS CONTRA EL ACOSO DE LA MAFIA VASCA

El acoso es un mal que aqueja a todas las sociedades por igual. No hay que llevarse las manos a la cabeza. El mal existe, y tiene cara de vecino del quinto izquierda, no hace falta irse más lejos. A veces, el acoso tiene cara de marido. A veces, de esposa. A veces, de hijo. A veces, de jefe o de compañero de trabajo. Y a veces, de padre o de hermano. Así es la vida.

El acosador vive de la inacción de la autoridad. Cuando la autoridad se hace a un lado, el acosador respira victoria, o se ahoga en su propio veneno. Su victoria es perecedera siempre, amarga, podrida y fétida por definición, porque el acosador es incapaz de disfrutar. El acosador sólo siente que está vivo cuando ejerce una autoridad injusta sobre el acosado. Pero no disfruta, os lo aseguro. Si fuera así, le bastaría con acosar una vez, dos, y luego lo dejaría. Pero no es así. El acosador siente que abusar es sólo un derecho, no un lujo. Por eso siempre quiere más, y no existe acosador que pida perdón o se quede de brazos cruzados cuando gana una batalla injusta. Y es así porque todo el tiempo que no está ejerciendo el terror, está siendo derrotado. El no-acoso es una insatisfacción para ellos. El acosador vive acosado por la sonrisa de su víctima potencial. El acosador vive acosado por la felicidad de su víctima potencial. De ahí la tragedia: cuando uno es feliz e inofensivo, cuando uno va a lo suyo sin hacer daño a nadie, su acosador está sufriendo y maquinando.

A veces da rabia, ¿verdad? No poder responder al acoso con sus mismas armas. Pero si lo aceptamos como un hecho, si aceptamos la condición maligna de nuestros enemigos, entonces la rabia se convierte en tranquilidad, esa tranquilidad que proporciona la superioridad moral. Y es que es así, no hay más que ver la serenidad de las víctimas de la mafia vasca. La gente de bien no necesita acosar a nadie, les basta con saber que no están solos, les basta con intentar que se haga justicia. Es más: para ser felices, o al menos poder intentarlo, la gente de bien necesita no acosar a nadie. Es de ahí, de la paz verdadera, y no del simulacro bastardo que cacarean los voceros de la hoz y el martillo, de donde se saca la fortaleza. Y la paz verdadera surge del corazón, no de la ley, ni de la justicia, ni siquiera de la Constitución. Por eso es importante la paz interior, porque es de ahí donde encontraremos la fortaleza necesaria para aguantar los embates del acoso. Y por eso el acosador siempre pierde, aunque “gane” a veces: porque en el pecado lleva la penitencia. Bajo su sonrisa arrogante se esconde un impotente emocional que, para sentir algo, necesita hacer daño. Necesita abusar. Pero para ello necesita debilidad. Si no hay debilidad, no hay acoso. Por eso, si no nos rebajamos a su nivel, habremos ganado por siempre, aunque “perdamos” a veces. Y esa es la gran batalla: no rebajarnos a su nivel.

Además, se da una circunstancia que juega claramente en contra del acosador. El acosador, de lo que más respira, es del espacio que le proporciona su anonimato. Por lo general, el acosador suele ser un tipo que, camuflado en la sociedad, pasa por buena persona, cuando en realidad es un manipulador retorcido que envía a otros a librar sus batallas. No olvidemos eso tampoco: el acosador es un cobarde que no soporta el más mínimo desafío, y por lo general necesita arroparse en el grupo para no verse en inferioridad de condiciones, y eso es lo que al final queda más claro. Los acosadores viven en un conflicto perverso entre sus ínfulas de superioridad, que necesitan alimentar constantemente, y un complejo crónico de inferioridad, que les zumba en los oídos durante cada uno de los segundos de sus siniestras vidas. Y cuando se ven delatados, señalados, o su autoridad puesta en duda, toda esa calmada arrogancia se convierte en ira. Yo he visto con mis propios ojos a un psicópata frío y arrogante echar espumarajos por la boca, literalmente, cuando se vio contrariado por un niño. Por un niño. Así que no lo olvides: el acosador vive del silencio. Si no hay silencio, no hay acoso. Por eso, cuando le das poder a un acosador, se convierte en un tirano. Si nos fijamos, los tiranos responden a la misma descripción que los acosadores. Y es que eso es un acosador. Un tirano en ciernes.

Hoy, gracias a Rubalcaba y Zapatero, la mafia vasca ha llegado alto. El acoso sobre la gente de bien ha fructificado, merced de un gobierno envilecido por la cobardía. Porque la cobardía envilece, no sólo la arrogancia. Pero estos acosadores tienen las manos atadas para hacer lo único para lo que han nacido. Ya estuvieron ahí arriba otras veces, y terminaron entre rejas, incapaces de seguir las reglas del juego. Zapatero y Rubalcaba, al darles poder, al convertirlos de acosadores en tiranos, y aliarse con ellos, se han quitado un problema de encima, y nos lo han pasado a nosotros. Y en fin, si tenía que ser así, si estaba en nuestro destino, venga, pues. Al menos es un problema que está ahora en nuestras manos, y no en las suyas. Tanto mejor. Al fin una solución liberal, en medio de tanta chapuza. Ahora ya no son sus hijos de puta. Ahora son nuestros hijos de puta.

Y ¿sabéis qué? Que después del varapalo del bochornoso y criminal fallo del “tribunal constitucional” (a falta de un nombre más exacto), me he dado cuenta de que hay varios factores que juegan en contra de la mafia vasca y de sus voceros socialistas.

1. FACTOR FAMA: No hay cosa que dé menos miedo que un acosador, cuando se sabe que es un acosador. Cuando todo el mundo sabe de su condición, el acosador ya no asusta. El acosador vive de acomplejar al acosado, y su propósito es que el acosado se rebaje a su nivel. Y aquí ya no tenemos complejos, no somos torturadores, ni fusiladores. Nos lo hemos demostrado, y no tenemos que demostrárselo a nadie más. Hemos sudado nuestros complejos. Aunque los cobardes se aparten del camino, se manchen las togas con el lodo del ídem, se laven las manos, o incluso cuando la autoridad les apoye, como ha hecho, hace y hará el PSOE, no les vamos a tener miedo. Cuando el acosador lo es fehacientemente, y sobre su cabeza flota un cartel que delata su condición, es él quien está bajo vigilancia. Y si los acosados hablamos bien alto y sin exabruptos, si no nos arrugamos ni nos dejamos acosar, dejaremos automáticamente de ser acosados. Entonces quedará en evidencia lo que es la mafia vasca, lo que siempre ha sido, y lo que será hasta el mismo día de su triste final: unos asesinos cobardes.  Sólo son otra mafia. Por eso sé que esta autoridad que les han dado, al hacerse “justa” por los “tribunales”, va a ser insuficiente para saciar su sed de mal, y se van a delatar cada día en su insatisfacción crónica.

2. FACTOR TIEMPO: Zapatero y Rubalcaba, los amigos de la mafia vasca, no van a estar ahí para siempre. Su idilio etarra, y el eterno fracaso del socialismo, los hace perecederos como producto y como fórmula. Y cuando caigan unos, lo harán los otros.Y si no caen, entonces recurriremos a instancias más altas que ellos. ¿Por qué creéis que Zapatero nos quiere sacar de la zona Euro? Para que nadie ejerza autoridad sobre él, y hacer de nosotros una sociedad sin alma, una sociedad doblegada. Por eso, si nos mantenemos fuertes, trabajadores y emprendedores, si mantenemos nuestras almas y conservamos la verticalidad, el acoso perderá la batalla, sí o sí. Y lo vamos a ser: fuertes, trabajadores y emprendedores. Sin complejos. Así les haremos débiles. No necesitamos acosar a nadie. El acosado no acosa. El acosado soporta y aguanta, y termina por ver a su acosador devorarse a sí mismo y diluirse en el aire como un mal sueño. Y el revital que el gobierno ha dado a la mafia vasca le va a pasar factura, ya lo creo que sí.

3. FACTOR ESCORPIÓN: Es un hecho: mucho antes de caer, se van a hacer trizas entre ellos, porque cuando el acosador no puede acosar a uno, acosa a otro. Hoy la mafia vasca ha brindado con champán, pero mañana se cansará de brindar, y comenzará de nuevo a ejercer su acoso en cada una de sus acciones, en cada una de sus palabras. Es así, no lo puede evitar. Aunque quisiera evitarlo, cosa que no se da, porque los acosadores no pueden entender la vida de otra manera, pero aunque así fuera, no podrían dejar de hacerlo. Está en su naturaleza. Y del mismo modo que tienen las manos atadas porque tienen que hacerse pasar por “hombres de paz”, no os quepa duda que se van a hacer trizas entre ellos. Es la naturaleza del malvado. La naturaleza de la serpiente. La naturaleza del escorpión.

Y por último: Recordad que lo único que pueden sentir los acosadores, el único sentimiento real que pueden generar sus opacas meninges, más allá del odio banal que les aqueja, es el miedo. Ellos sólo nos odian en tanto que nos temen. Y cuando, cansados de amenazar, se descontrolen y vuelvan a morder, que es lo que hacen los perros rabiosos cuando se les pasa el calmante, no habrá pueblo, ni bosque frondoso, ni desierto lejano, ni montaña remota, por recóndita que sea, donde puedan esconderse. Ya lo veréis. Acordaos del factor Osama.