ATENTADO EN FRANCIA: PROBLEMAS PARA ETA, PROBLEMAS PARA ZAPATERO

Reacciones al atentado de ETA en Francia. Parece que por fin un presidente suena firme contra ETA. Parece que Sarkozy tardó un poco en reaccionar, pero cuando lo ha hecho, lo ha hecho bien. Zapatero sólo sonó verdaderamente irritado con ETA cuando los terroristas le dejaron en ridículo tirándole a la cara su negociación. Creo que Zapatero y Rubalcaba quedaron como un par de mentirosos y malos actores en sus declaraciones cuando la extrañísima campaña de ETA éste verano en Mallorca. Ahora, el chorlito culirrojo de Moncloa vuelve por donde solía y propicia una nueva negociación. Parece que Zapatiesta es incapaz de rectificar. Quiere que tengamos de él la imagen de un político infalible. De sabios es rectificar (ante un error manifiesto, se sobreentiende), dice el refranero.

Y puesto que el refranero al que me refiero es, por supuesto, el español, para Zapatero es el refranero facha. Así que hace justo lo contrario. En el nuevo refranero sostenible, rectificar es de ignorantes. Zetapé está empeñado en demostrarnos que él tenía razón. Aún no hemos comprobado hasta qué punto está dispuesto a convencernos, caiga quien caiga, de que él tenía razón. Quiere creerse infalible, o que así le veamos los mortales y pequeños votantes.

Sin embargo, ETA ha cometido un grave error. Ha despertado a la bestia francesa. Los franceses inventaron la democracia. Francia no tiene complejos. Y los franceses están orgullosos de su patria y de su historia. Me quedo con su manera de referirse a los etistas como “terroristas españoles”.

A ver si se va enterando el tiparraco infalible de cómo hay que hablar contra la puta ETA. Dice Sarkozy que quiere que los terroristas pasen treinta años efectivos en prisión. Aprende, Zetaparo, tuercebotas.

ETA, además de colocarse en un serio aprieto mucho mayor que enfrentarse a la justicia española, ha puesto en serios apuros a Zapatero, su principal valedor.

Las palabras de Zapatero contra el atentado han sido tibias y poco convincentes. No ha dicho nada irrevocable de cara a la futura negociación. Y sonaba a puro fingimiento. En realidad, yo creo que Zetaparo está cabreadísimo con los autores del atentado. No por matar a nadie, eso le trae al pairo. Sino por dejarle mal. Por demostrar a los franceses lo que los españoles nos hemos empeñado en ignorar.

LA COMEDIA ETA-PSOE SE COBRA OTRA VÍCTIMA

Ahora también en Francia saben cómo las gastan los amiguetes de Zetapé. Me pregunto si entre nuestros vecinos se sabe que Zapatero y Rubalcaba son muy sospechosos, por decirlo suavemente, de dar chivatazos a la mafia vasca. O que según Zapatero, Otegui es un hombre de paz. O en qué condiciones políticas se adquirió la pistola que ha asesinado al gendarme asesinado.

La baza de Zapatero para ganar las próximas elecciones es un nuevo proceso negociador. Se repetirá el chantaje que tan buenos resultados electorales le proporcionó el 11-M. O me votas, o habrá más atentados. Se pondrá a prueba una vez más la inteligencia o la integridad del electorado.

Está claro que Zapatero jamás acabará con ETA. Lo de Zapatero es rehabilitar, integrar. Si pudiera dar el puntillazo final a la ETA policialmente, no lo haría. El caso Faisán así lo demuestra.

La condena pública de la violencia por parte de la izquierda radical será una condena de pura boquilla. La misma chusma que celebró anteayer un atentado, pasado mañana llevarán sus poses y actitudes a los parlamentos, de vuelta en los ayuntamientos, y con el gobierno de su parte.

Reitero que me parece ya muy tarde para dar a ETA un final pactado. El debate lleva zanjado mucho tiempo. Conocemos ya la ruta, ratificada además por el tribunal de Estrasburgo. Sabemos qué medidas tomar. El problema es que Zapatero no está dispuesto. Si lo estuviera, habría condonado el presupuesto a los municipios de ANV. Habría hecho ondear la bandera española en los ayuntamientos. Una bandera en un ayuntamiento dice más que una condena dicha un día, una vez. Una condena a la violencia sólo debería ser el principio de una batería de comportamientos, muchos de los cuales  la ley de partidos describe con suma claridad, y que debieron haberse llevado a cabo hace ya muchos años. Progresivamente, tal vez. Ahora tendría que hacerse de manera tajante. Si no se hace así, una vez que Otegui y los suyos condenen verbalmente la violencia, será cuestión de tiempo la coalición PSE, PNV y PCTV. Y se desandará todo el camino.

En cualquier caso, el asesinato del gendarme ha sido un varapalo para Zapatero. Ojalá que Francia sepa comportarse como España no se atreve. Tal vez ahora sí caiga sobre ETA todo el peso de la democracia. Qué vergüenza de país y qué vergüenza de presidente.

ETA DEBE CAER

Todo apunta a una nueva tregua de ETA. ¿Para reagruparse? ¿Para abandonar las armas? Me es indiferente.

Creo que sería un grave error dar a la mafia vasca un final pactado. Han tenido treinta años de democracia para entrar en razón. El veneno está vivo en la población vasca, y los asesinos gozan de no poco encanto entre los progres más progres. No por casualidad se tuvo que improvisar una autoría ficticia para los atentados del 11-M. Ni el progre más progre podría seguir siendo ambíguo con la mafia vasca ni con su perrera borroka si se probara la implicación de ETA en el 11-M.

Si se da un final pactado a las actividades terroristas abertzales, se estará dando el visto bueno a las posturas radicales de los independentistas. Con toda su chulería intacta, y con la pistola guardada en casa, continuarán siendo los números uno de la soberbia, de la amenaza y de la traición. Sólo repitiendo la letanía “condeno la violencia de ETA”, tendrán permiso para hacer y decir en TVE lo que ahora sólo pueden decir desde sus alcantarillas. Creo que se ha llegado a un punto sin retorno.

Por lo que a mí respecta, haría lo siguiente. Para empezar, impondría unas cuantas cadenas perpetuas a unos cuantos asesinos servidores del chaos. Acompañadas de severas condenas a sus colaboradores que tan limpitas tienen las manos. Para continuar, retiraría la financiación a todos los ayuntamientos que se negaran o protestaran por alzar la bandera española en sus edificios oficiales, además, por supuesto, a los controlados por la mafia vasca. Después, esperaría a la próxima tregua y haría como que me fío. Entonces, detendría a unos cuantos en la primera reunión importante. Para que sepan con quién se juegan los cuartos.

España recuperaría, por lo menos, la dignidad perdida por culpa del nefasto Zapatero y su envanecida necesidad de llevar a cabo el ideario completo del debate de botellón. Sí que va a salir caro el pseudogótico y su “democracia bonita”. Maldito necio, oí en la tele de boca de un periodista de verdad.

SHUTTER ISLAND-CINE EN ESTADO PURO

Si el lector no ha visto la película, le sugiero que corra a la sala más cercana, y luego lea, si tiene a bien, éste comentario. El texto puede revelar datos de la trama.

Martin Scorsese es un creador. Como tal, para cada una de sus películas genera su propio universo, con sus dioses, sus demonios, sus ángeles y sus monstruos, sus señores y sus súbditos. Incluso cuando aborda temas urbanos y actuales, el ojo del narrador empapa hasta el último resquicio de la pantalla, y también de la mente del espectador. Además, el nivel de elaboración visual y narrativa de Scorsese, la minuciosidad con la que cuenta sus historias, está llegando a niveles maníaco compulsivos, recordando inevitablemente al Howard Hughes que dibujó en El Aviador.

En Shutter Island, ésta característica se multiplica hasta el delirio. No por casualidad nos lleva a un escenario aislado, un entorno controlado en el que todas las reglas las pone el creador. En un manicomio de 1954, en una isla inaccesible y en mitad de una feroz tempestad, la libertad de movimientos de los personajes es casi nula. El efecto es asfixiante. Nos enfrentamos desde el minuto cero ante una de las cintas más intensas que recuerdo, el paradigma del cine de tinta cargada. La entrada a la isla es una amenaza en sí misma. Y Scorsese controla hasta el último fotón.

También Di Caprio, en una interpretación no menos minuciosa, parece controlar cada fibra de su cuerpo. Como protagonista absoluto, es también un espectáculo en sí mismo. Todo el elenco produce personajes degustables en sucesivos visionados, prestando especial atención a Mark Rufallo, Ben Kingsley y Max Von Sydow. La totalidad del desfile de personajes es excepcional, y tendría que enumerarlos a todos para no olvidar cada personaje memorable. Sí mencionaré como curiosidad que al menos tres de los personajes secundarios son interpretados por actores que han hecho de asesino en serie al menos en una ocasión. Dos de esos actores interpretan en Shutter Island a guardias de seguridad. Todo en Shutter Island es amenaza.

Scorsese invoca una verdadera legión de tópicos de diferentes géneros para hacerlos confluir en una cinta que es en sí misma toda una cosmogonía, más metalingüística que nunca. El protagonista, la mente humana. El punto de vista, el color a través del cristal a través del cual vemos la historia es el del agente federal Teddy Daniels, complejo y soberbio Di Caprio. El agente Daniels busca la verdad en un espacio ominoso, opaco, oscuro, y para ello sólo cuenta con sus sueños y una caja de cerillas cuyas llamas sólo iluminan apenas unos palmos de todo el universo, sólo los retazos que Daniels quiere descubrir.

El resultado final es una sinfonía onírica, deliberadamente desafinada de mil tonos tocando la misma nota. Como la propia banda sonora, que resucita al Hermann de Vértigo, Hitchcock está muy presente en toda la cinta en muy diversas formas, empezando por la máxima de que es más emocionante si dejas que el público sepa que hay una bomba debajo de la mesa, y pasando por el escenario final de Rebeca, por ejemplo.

El medio que ésta historia ha elegido para encontrar su forma perfecta es el cine, inevitablemente. Nadie más que Scorsese podía solidarizarse con la aventura del agente Daniels. Nadie como Scorsese podría contar de un modo tan preciso y perfecto una historia en que cuyo creador necesita que veamos sólo lo que él quiere que veamos, y que todo lo que veamos o imaginemos, además, sea en forma de tópico del cine de género. Sólo Scorsese podía contarnos éste cuento como debía ser contado. El nivel de detalle con el que nos es contada la historia, y la libertad de movimientos de Scorsese a la hora de hacer uso de los recursos del cine, convierten el visionado de Shutter Island en un privilegio. Es una de esas películas dispara-mentes. Un collage hecho con revistas de cine. Verdaderamente estimulante, agotadora, cercana a la perfección.

Shutter Island, además de una de las más finas piezas que he visto, es la más audaz y certera metáfora sobre el hecho del cine que pueda uno imaginar. Daniels, sus sueños, sus cerillas, y su búsqueda que le lleva casualmente al faro de Shutter Island (Isla Obturador, diríase), son Scorsese tratando de que veamos la realidad a través de una pantalla. El Agente Daniels y Scorsese saben lo difícil que es expulsar de cada plano el caos, la verdad desnuda, lo que no quieres que se vea, las bambalinas. Para ello, necesita rodearnos de oscuridad y mostrarnos la realidad diseccionada a cerebro descubierto (el nuestro) a través de elementos reconocibles, unidimensionales y comunes: los tópicos. En una película realista, un tópico puede estropear el conjunto. En Shutter Island, todo, absolutamente todo, es tópico. Manicomio siniestro, psiquiatra nazi, campos de concentración, lobotomía, experimentos, isla de las tormentas, genocidio que provoca traumas mostrados a través de sueños, celadores, gritos en el pasillo, notas en clave, pabellones de seguridad, apagón, cerillas, tempestad, la cueva, el cementerio, el faro. Todos ellos, casi en dosis de a uno por secuencia, logran, por yuxtaposición masiva de tópicos y recursos narrativos, dibujar la realidad fascinante y ominosa que vive el agente Daniels. Realidad a la que nos aferraremos más allá de toda razón una vez terminada la película, incluso cuando Scorsese elimina todo artificio y deja entrar la luz del día unos segundos antes del final. Sabe bien qué buscamos en el cine. Porque, como al pobre Daniels, esas llamitas en la oscuridad que son las películas nos permiten huir, aunque sea por un rato, de la triste, caótica, gris, dolorosa realidad. Era a Scorsese, a Daniels, y no a la realidad, a quienes habíamos venido a escuchar. Y eso es lo que obtenemos a cambio, ciento treinta minutos de puro Scorsese, de puro cine.

———————————–

La prueba física de que no necesito gafas en 3d para que la pantalla me rodee, me impregne, me incluya en la película a niveles infinitamente más efectivos que haciéndome bizquear durante dos horas. Lo pasamos como enanos. 24 horas después volvimos a por más. Actualmente busco cualquier excusa para volver a verla.

——————

11-M EL ARTÍCULO DE LUIS DEL PINO

Adjunto, y además, reproduzco, el artículo de Luis del Pino Seis años después, ¿qué sabemos del 11-m?. Un artículo fundamental, antológico.

Incluye el link enlaces a los buscadores del 11-M que LD ha puesto a disposición de los lectores. Todas las noticias de LD hasta 2005 y todos los testimonios del juicio en vídeo. Una herramienta de referencia. Adiós al confuso Youtube.

SEIS AÑOS DESPUÉS, ¿QUÉ SABEMOS DEL 11-M? por LUIS DEL PINO

1. ¿En qué estado se encuentran, oficialmente, las investigaciones del 11-M?

Se ha celebrado un primer juicio en la Audiencia Nacional, cuya sentencia fue posteriormente revisada por el Supremo. En teoría, las investigaciones siguen abiertas en la Audiencia Nacional, pero en la práctica no se está haciendo nada. De hecho, las solicitudes de investigación que las víctimas del atentado han presentado en la Audiencia Nacional han sido sistemáticamente ignoradas.

2. ¿Hay algún otro tipo de investigación abierta?

Sí. La Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, que agrupa a más de 600 víctimas de la masacre, presentó una querella contra el que fuera jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, y su jefa de laboratorio, acusándoles de manipulación de pruebas y falso testimonio. La querella fue aceptada por un juzgado ordinario y ambos mandos policiales se encuentran procesados por ese motivo. A través de esa vía, las víctimas del 11-M han podido conseguir que les entreguen, por ejemplo, los vídeos de la pericial de explosivos y solicitar otras diligencias.

3. ¿Cuántas personas han sido condenadas por el 11-M?

A lo largo de la instrucción del sumario, fueron detenidas 116 personas, pero sólo 29 fueron finalmente acusadas. En el juicio de la Audiencia Nacional, finalmente, sólo se condenó a 3 personas por su relación con el 11-M. Es decir, sólo tres personas tendrán que indemnizar a las víctimas del atentado. Esos tres condenados son los marroquíes Jamal Zougham y Otman El Gnaoui y el español Emilio Suárez Trashorras. A Jamal Zougham se lo condenó como autor material (es decir, por poner una de las bombas), mientras que a los otros dos se los condenó por participar en el suministro de la dinamita Goma2-ECO que, según la versión oficial, se utilizó para confeccionar las bombas.

4. ¿Tenemos pruebas sólidas de la participación de esos tres condenados en el 11-M?

No. A Jamal Zougham lo identificaron en los trenes hasta ocho testigos distintos. Si todos ellos hubieran dicho la verdad, ese marroquí tendría que haber estado a la vez en los cuatro trenes que explotaron el 11-M, cosa que es imposible. En consecuencia, el tribunal desestimó varios testimonios y se quedó con sólo tres, que presentan, de todos modos, contradicciones insalvables. Además, hemos sabido posteriormente que la Policía ocultó datos que demostraban que la noche anterior al atentado Jamal Zougham no estaba montando ninguna bomba, sino haciendo deporte en un gimnasio de la Plaza Elíptica.

En cuanto a los otros dos condenados, aumentan día a día las evidencias de que en la masacre no se utilizó Goma2-ECO, con lo cual las acusaciones contra ambos (basadas en que traficaban con Goma2-ECO) quedarían sin contenido.

5. ¿Entonces no sabemos quién puso las bombas?

No. Como estallaron doce artefactos explosivos, tuvo que haber al menos doce colocadores de bombas. La Audiencia Nacional dictaminó que los que colocaron las bombas fueron Jamal Zougham y los siete muertos de Leganés, lo que nos dejaría a falta de cuatro colocadores. Pero el Tribunal Supremo le enmendó la plana a la Audiencia Nacional, dictaminando que no se podía afirmar que los muertos de Leganés hubieran puesto ninguna bomba, con lo que la versión oficial se quedó con un único “autor material”. Para colmo, y como ya hemos visto, las pruebas existentes contra ese único autor material no tienen ninguna solidez.

6. ¿Se sabe qué explosivo estalló en los trenes?

No. La instrucción del sumario acabó sin que se hubieran aportado a la causa los informes originales de análisis de los explosivos. El juez Gómez Bermúdez ordenó realizar una nueva prueba pericial durante el juicio, pero esa prueba acabó en un auténtico fiasco. Recientemente, el periódico El Mundo y Veo7 han desvelado las pruebas videográficas de que los peritos designados por el Ministerio del Interior para la realización de esas pruebas mintieron durante el juicio.

7. ¿Cómo es posible que no se realizaran análisis adecuados del explosivo inmediatamente después del atentado?

Pues porque el 11-M, contraviniendo todos los protocolos (como ha quedado acreditado durante el propio juicio), las muestras recogidas por los Tedax no se enviaron al laboratorio de la Policía Científica. En lugar de ello, las muestras fueron analizadas por los propios Tedax en un laboratorio carente de medios técnicos adecuados. Para colmo, ni siquiera se aportaron al sumario esos análisis originales realizados por los Tedax.

8. ¿Y no se podrían realizar nuevos análisis con las muestras que en su día se recogieran?

Es que ni siquiera se han conservado (al menos oficialmente) las muestras recogidas. No se adjuntaron al sumario las actas de las muestras que se recogieron en cada foco de explosión y no se sabe qué sucedió con esas muestras. Y los propios trenes atacados fueron comenzados a desguazar 48 horas después de la masacre, en lugar de conservarlos como manda la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Desaparecieron toneladas de restos de los trenes. De alguno de los focos de explosión, los centenares de kilos de muestras recogidas quedaron reducidos a un único clavo, que fue lo que se aportó para la prueba pericial del juicio. De otros focos de explosión, ni siquiera quedó un clavo.

9. ¿Cómo es posible que se destruyeran los trenes?

No se sabe. Aunque no hace falta ser muy mal pensado para deducir que aquella destrucción fue deliberada.

10. ¿Quién dio la orden de destruir los trenes?

Tampoco se sabe. Nadie se atrevió a dejar constancia escrita de la orden de destrucción. Pero lo que sí existe es una orden del juez Del Olmo autorizando que se destruyeran todos los efectos no reclamados por las víctimas, efectos que hubieran permitido hacer ulteriores análisis. Aquellos efectos de las víctimas del 11-M fueron quemados en el vertedero de Valdemingómez.

11. ¿Los trenes se conservan en otros casos?

Se conservan siempre, porque así lo marca la Ley. En el accidente del metro de Valencia, por ejemplo, el tren se conservó durante años bajo una lona, para que las compañías de seguros pudieran realizar cuantas peritaciones desearan.

12. Si se destruyeron los escenarios del crimen, ¿cómo se pudo realizar ninguna investigación?

Pues porque, al mismo tiempo que se destruían los trenes, comenzaron a aparecer pruebas fuera de los trenes (concretamente en dependencias policiales), lo que invita a sospechar que se produjo no sólo una destrucción deliberada de pruebas, sino una sustitución de las pruebas originales por otras.

13. ¿Con qué pruebas se construyó entonces la versión oficial?

Con los objetos encontrados en una furgoneta que apareció en Alcalá de Henares y con una mochila-bomba que apareció sin estallar 18 horas después de la masacre. La furgoneta de Alcalá fue inspeccionada en la mañana del 11-M por dos perros distintos, sin que detectaran ningún rastro de explosivo. Sin embargo, al ser llevada a dependencias policiales, apareció en la furgoneta un resto de dinamita Goma2-ECO. La mochila-bomba apareció también en dependencias policiales, concretamente en la comisaría de Puente de Vallecas. Es decir, las dos pruebas fundamentales del caso no aparecieron en los escenarios del crimen, sino en sendas comisarías, sin que exista ninguna evidencia de que procedían de los trenes o estaban relacionadas con lo que estalló en los trenes.

14. ¿Por qué sabemos que la furgoneta de Alcalá es una prueba falsa?

Pues porque el resto de dinamita que apareció dentro de ella al llevarla a comisaría no había sido detectado por los perros entrenados en detección de explosivos cuando la inspeccionaron horas antes. Y porque las investigaciones periodísticas han demostrado que se falsificó la hora oficial de entrada de esa furgoneta en el complejo policial de Canillas, de modo que la furgoneta estuvo una hora “desaparecida” a efectos oficiales, tiempo suficiente para colocar en su interior cualquier cosa.

15. ¿Por qué sabemos que la mochila-bomba de Vallecas es falsa?

Por múltiples motivos. Entre otros:  (1) Porque no apareció en ningún tren, sino en una comisaría, sin que nadie la haya visto durante el trayecto desde las estaciones.(2) Porque se trata de una bomba que estaba preparada para no explotar, ya que tenía dos cables sueltos y utilizaba como iniciador un modelo de teléfono móvil que no daba ni la mitad de la corriente que necesita para estallar el modelo concreto de detonador utilizado. (3) Porque en esa mochila había clavos y tornillos como metralla, y en ninguna de las autopsias de las 193 víctimas mortales del 11-M aparecieron clavos ni tornillos, así que es imposible que los artefactos de los trenes fueran como la mochila de Vallecas.

16. ¿Entonces qué pruebas nos quedan de que la versión oficial es cierta?

Ninguna.

17. Si el 11-M no fue un atentado islamista, ¿cómo se explica que siete magrebíes se suicidaran en Leganés?

Es que no está demostrado que en Leganés se suicidara nadie. Para empezar, nadie hizo la autopsia a los cadáveres recogidos en Leganés, a pesar de que la Ley obliga a hacer esas autopsias. En segundo lugar, ni siquiera está clara la identidad de los cadáveres que aparecieron en ese piso. En tercer lugar, las investigaciones periodísticas han demostrado que alguien (no se sabe quién) se tomó muchas molestias en tratar de “demostrar” que en Leganés hubo un suicidio. Así, por ejemplo, alguien hizo una serie de supuestas “llamadas de despedida” de esos suicidas, pero uno de los teléfonos utilizados para hacer esas llamadas seguía operativo un mes después de estallar aquel piso. Asimismo, alguien elaboró un supuesto “testamento” de uno de esos “suicidas”, pero la firma de ese documento está burdamente falsificada.

18. ¿Pero no nos dijeron que los habitantes de ese piso entablaron un tiroteo con la Policía?

Sí, eso dijeron. La versión oficial afirma que los ocupantes de aquel piso dispararon con subfusiles a los policías que rodeaban el piso durante muchos minutos. Sin embargo, en el piso sólo se encontraron cinco casquillos de bala, ninguno de ellos de subfusil.

19. ¿Existe algún tipo de corroboración judicial a todas estas dudas sobre la masacre?

Sí. La propia Audiencia Nacional tuvo que eliminar otra de las pruebas fundamentales del caso (un coche de la marca Skoda Fabia que apareció en Alcalá de Henares tres meses después del atentado, cargado con más pruebas que apuntaban a los “islamistas”) después de que las investigaciones periodísticas de El Mundo y Libertad Digital pusieran de manifiesto que se trataba de una prueba falsificada.

Asimismo, después de que el comisario de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, interpusiera una demanda contra varios periodistas del periódico El Mundo, un juzgado de Madrid dictaminó que las informaciones de este diario habían sido rigurosas y veraces. Finalmente, el propio hecho de que sólo 3 de los 116 detenidos por la masacre hayan sido condenados demuestra que la mayor parte de la instrucción del sumario (por no decir su totalidad) es un auténtico bluf.

20. Entonces, si no fue Al Qaeda, ¿fue ETA la que atentó el 11-M?

No existe tampoco ninguna prueba de que fuera ETA. Y, de hecho, existen otras alternativas mucho más verosímiles, como la de que el 11-M fuera una operación de servicios de inteligencia nacionales o extranjeros. Ni ETA ni Al Qaeda pudieron llevar a cabo las falsificaciones de pruebas que las investigaciones periodísticas han demostrado. Por ejemplo, ni ETA ni Al Qaeda depositaron en Alcalá de Henares el coche Skoda Fabia que apareció tres meses después del atentado. Tampoco ETA o Al Qaeda pudieron hacer aparecer pruebas falsas en dependencias policiales ni simular las falsas llamadas de despedida de los falsos suicidas de Leganés.

21. ¿Por qué ningún partido político hace nada porque se investigue la masacre?

Ése es, precisamente, el indicio más sólido de que el 11-M no lo cometieron ni ETA, ni Al Qaeda. Si hubiera sido realmente un atentado de Al Qaeda, el PSOE no habría perdido ninguna oportunidad de restregarle el atentado al PP de manera continua a lo largo de estos seis años. Y si hubiera sido ETA, es el PP el que habría hecho lo posible por abanderar las investigaciones.

Sin embargo, ambos partidos han hecho todo lo posible por evitar que se hable del 11-M o se remueva el 11-M. Lo que apunta a que lo que se está intentando encubrir con la insostenible versión oficial es algo de mucho más calado que un simple atentado terrorista.

11-M ¿DÓNDE ESTABAS TÚ?

Yo lo ví desde casa. Por un día, me había levantado pronto y me estaba tomando un café. Tenía en aquella época la costumbre de ver los desayunos informativos de la tele. Apunté con el mando y encendí el televisor.

La imagen apareció en la pantalla directamente. Los inconfundibles trenes de cercanías de Madrid, convertidos en amasijos humeantes. Miré en absoluto silencio las sucesivas oleadas de informaciones y contrainformaciones por un espacio de tiempo indeterminado. En cuanto oí ruido arriba, solté la noticia por la casa: “La ETA ha volado varios trenes de Atocha. Ha muerto un montón de gente”.

La jornada del 13-M la recuerdo como “La noche de los paraguas”. Fué un día plomizo, sin luz, y no paró de lloviznar. Un ejército de paraguas vagaban sin rumbo por las inmediaciones de la estación de Atocha. Altares improvisados, velas, paraguas, silencio. Me asomé, junto a una miríada de morbosos, sobre una tapia de la calle Téllez. Apenas se veía nada. Unos hierros entre la lluvia y la oscuridad. Pero ahí estaban. Una última mirada antes de que fueran desgüazados pocas horas después. ¡Qué poco sabíamos aún! ¡Y qué poco, menos aún, sabemos hoy!

En aquel momento, el pueblo español ya sabía que se estaba jugando algo muy gordo, pero tan de improviso, y en medio de semejante atentado, la sensación era de puro desconcierto. Lo único real parecía ser la cifra. Una, primero. Luego tres. Seis, quince, treintaicinco muertos. Cuarenta. Cincuenta. Ciento noventaidos muertos.

En casa de mi madre, recuerdo ver en la tele a Rubalcaba rompiendo la jornada de reflexión. También pude ver en las noticias las otras acciones del partido socialista, rodeando las sedes del PP. Ya me había llegado algo de lo que Gabilondo esparció durante días. Horas después, un exultante Zetapé era vitoreado presidente desde el balcón de Ferraz, radiante de alegría, en medio de cánticos, coreos políticos, una lluvia espesa de papelitos rojos, pancartas de PAZ y un alegre festejo, en mitad del desconcierto general. La ignominia, la traición y la mentira se habían apoderado de España. Y aún no está cerrada la herida.

11-M SEIS AÑOS DE FRAUDE OFICIAL

Seis años hace ya de todo aquello. El día de los trenes. La noche de los paraguas. La mañana de Gabilondo. La jornada de reflexión. Las elecciones. Zapatero.

Todavía no hemos terminado de cuantificar lo que perdimos aquel día. Para ello hay que sacar a Zapatero de la Moncloa y dar un buen desatascador a un juez decente.

No sabemos qué explotó. No sabemos quién lo hizo, y tampoco quién lo planeó, ni por supuesto quién lo ordenó. Se destruyeron pruebas y se tapó la verdad. Se construyó una versión oficial cortada a la medida del partido socialista.

SEIS AÑOS DESPUÉS, SEGUIMOS QUERIENDO SABER

LA IMAGEN DE LA DECADENCIA

Cargo público del PP gallego festejando el día de la Mujer.

No salía de un after a las tres de la tarde. Era parte de los festejos celebrando el día mundial de la mujer. Es consejero en Galicia. Y es del PP. Éstos señores son los que rentabilizan el voto que pierde Zetapé con cada nuevo desmán. Éstos señores son la última línea política de defensa contra los amigos de Chávez, de los hermanos Castro y del mismo Zetapé. Así nos va.

Todo un retrato, la foto. Un editorial en sí mismo. No sé si retrato del PP, de la casta política en general o sólo de éste señor en particular. Pero es el síntoma de algo que marcha terriblemente mal en España. Es la imagen de la decadencia.

POTITOS IDEOLÓGICOS

Miguel Bosé da la razón a Willy Toledo en su equiparación de la democracia y la dictadura cubana. El silogismo de Bosé es el siguiente: si en Valencia se han retirado seis fotos del caso Gürtel en una exposición, entonces somos tan antidemocráticos como Cuba.

El pajín mental de Bosé es notorio. En ese sentido, el farol de Willy Toledo, aunque falso e infundado, por lo menos era un farol más en condiciones. Y si bien las desafortunadas palabras de Willy fueron celebradas por no pocos ignorantes selectivos, de esos que ven con claridad oscuras torturas secretas en España, pero que a la vez no logran discernir las evidentes miserias del régimen castrista en Cuba, lo cierto es que la absoluta mayoría de los ciudadanos se pronunció al respecto de Willy y sus palabras.

Miguel Bosé no tiene ningún problema en afirmar con naturalidad toda suerte de disparates. Así, llegó a afirmar que el festival que organizó en Cuba “era para criticar al régimen”, lo cual agrede a la inteligencia. Ahora nos viene con que en todos los países se violan los derechos humanos. Según Bosé, es igual de inmoral el asesinato de estado que la retirada de seis fotos tontas. Su razonamiento es ninguno. Dice que a Willy se le quiere “machacar”, cuando en realidad solamente se le ha criticado, dejando bien intactos todos sus derechos. Al final, entre uno y otro tiran de consigna y poco más. Alimento exclusivamente para cerebros de mosquito. Ideología en potitos.

Más declaraciones de Papito.

Éstos son los pilares bajo los que se sustenta la izquierda en la calle. Durante décadas, la izquierda se ha venido presentando como paradigma de la democracia, la pluralidad y la tolerancia. Si apartamos la lona que cubre el andamiaje de semejante disfraz, lo que encontramos es una escombrera intelectual. El objetivo es legitimar las dictaduras socialistas. Venezuela nos muestra el camino.

LA POLICÍA CREE QUE WILLY TOLEDO “HA PERDIDO EL JUICIO”

Por esparcir a los cuatro vientos el bulo de que existen en España cárceles secretas en las que se torturan inmigrantes ilegales.

Pongo el link de El Mundo, que habla por sí mismo.

También se ha desmarcado ya Pilar Bardem y su asociación. Hasta se rumorea que incluso Fidel Castro se desmarca de las palabras de Willy Toledo.

Ahora puede el señor Toledo tomar de su medicina visitando

http://search.twitter.com/search?q=%23willytoledofacts

donde se asegura que el señor Toledo disparó sobre la mamá de Bambi, presentó a John y a Yoko, e inventó las tarjetitas facebook. Imperdonable, señor Toledo. Si todo esto es verdad, me parece una tortura inaceptable.