ETA y ZP, Bratwurst por un día, con España en los talones.

Hola. Soy Monolocus. Arranco el blog celebrando la noticia que me llega a través de los medios digitales.

Celebro, con reparos, el fallo del tribunal de Estrasburgo, que ha ratificado la Ley Orgánica de Partidos.

Y los reparos me vienen por el recuerdo de “Uno de los Nuestros”. En concreto, me hace acordar ésos momentos delirantes, memorables, de la perfecta “Uno de los Nuestros”, con Pesci y Liotta cachondeándose el uno del otro en torno a una mesa rodeada de mafiosos. Ambos juegan a alternar risa y falsa indignación, y hay un momento en el que parece que vayan a brillar las pistolas. Pero no, al final todo era una broma, sólo se estaban poniendo a prueba el uno al otro. Con gente equívoca y pistolas en los bolsillos, lo que es en broma y lo que es en serio viene separado por una línea sinuosa, irregular y arbitraria. Si te mato, es que iba en serio. Si me río es que era en broma. ¿Por qué me acuerdo de ésto, a cuento de Estrasburgo? Me explico.

Ésta ley venía a sustituir a otra del año 1978. La ambigüedad de su redacción ha permitido operar durante treinta años  a la mafia vasca. La nueva fue aprobada en el Parlamento en 2002, con los votos de PP, PSOE, CiU, CC y PA. ¡Y con el de Llamazares, que votó a favor por equivocación!

Aunque la nueva ley ya se venía aplicando, la mafia vasca había recurrido la sentencia en los tribunales españoles, donde les dieron morcillita ibérica, y después en instancias europeas, donde hoy les han dado Brätwurst.  Incluso han caído últimamente en manos de la policía dos etarras que por suerte tuvieron un accidente. Aunque simbólica, pues ZP y Otegui han demostrado lo que pueden hacer con las leyes, y también tardía, porque ya iba siendo hora, la sentencia es bienvenida. Suspendido en apariencia el trato de Zapatero con ETA, el propio ministro Rubalcaba ha celebrado la sentencia, como le corresponde. En un contexto en que se suceden las detenciones de terroristas y ETA mata otra vez más. Parece que ETA está nuevamente contra las cuerdas. No acorralada. Desde las cuerdas nos pueden lanzar un trallazo de aquí te espero, como ya demostraron en el pasado, y prefiero no publicar vídeos a éste respecto. Y en el futuro, si Rubalcaba y ZP cumplen su nueva palabra, todo hace esperar que ETA volverá a estar acorralada, como antes de acceder al poder en unas jornadas oscuras.

La fachada autodenominada “política”  parece agotada, crudo lo policial y ya incluso el mediático, a pesar de haber contado todos éstos años con la simpatía más o menos oculta de buena parte de las televisiones y radios. Hasta Iñaki Gabilondo ha claudicado en la generalizada práctica de comulgar con ruedas de molino. “Aznar tenía razón y yo estaba equivocado”, dice.

Cabe destacar la pobre capacidad dialéctica de éste pájaro Gabilondo para escurrir el bulto. Ya nos había dado una muestra con sus insuficientes explicaciones acerca de su papel en el vuelco electoral del nefasto 14 de Marzo del 2004.

Utilizando con relativa fortuna la táctica del “me lo dijo Fulano”, o Fulana en éste caso, y que rentabilizó soltando un galimatías, gabilondías, incluso, enmarronando a un subordinado, ocultando en definitiva el hecho evidente de que propagó un rumor en una fecha clave. Un rumor de parte del PSOE. Y ahora vuelve a hacerlo. ¿Se arroga papeles de estadista como si él fuera la oposición a Aznar? Aparentemente sí, pero en realidad sólo se está comiendo el marrón. Ahora le toca a él. Aplaudiendo el trato ETA-ZP, mal llamado “proceso de paz”, declaraba su confianza en ZP. Ahora, ratificada en Europa la ley, a toro pasado y con el PNV desempolvando sacristías, concede a su bestia negra, Aznar, la idoneidad de la aplicación de la ley como medio necesario para la consecución de la paz. No dice nada de Zetapé. Como Fulana, la subordinada que se comió el marrón cuando el siniestro 12-m, no dijo nada de su superior Gabilondo. Ahora le toca a él ser el subordinado al que se le atornilla a la espalda una arandela para colgar mochuelos. Y Zetapé el que se va de rositas. Pero, y he aquí la trampa, en realidad, Gabilondo lo que está haciendo es distanciarse de su amo. Como una rata que abandona el barco, se pone a salvo aplicando otra vez la táctica del “me lo dijo Fulano”, pero ahora el fulano es Zetapé, cuyas tesis antiterroristas se limitaban a la negociación bajo cuerda, yo haré mi parte y vosotros no me jodáis, y que ahora se hace el ofendido echándoles encima a Rubalcaba mientras se le llena la boca de constitución, legalidad y demás. Probablemente sólo espera un buen momento para volver a sentarse con ETA. Mientras, lejos ya los tiempos de complicidad, Gabilondo y Zetapé se acusan mútuamente de mentir, y lo harán cuando llegue el momento de reabrir el 11-M. Mientras, se tiran la pelota en éste y otros temas, escenificando un desencuentro que va ganando en decibelios a medida que pierde credibilidad.

Siempre llama la atención la torpeza verbal de nuestro presidente. Su farfullar es igual de simplón en español que en inglés, pero en inglés carece de recursos para adornar sus simplezas.

Venía diciendo que mediáticamente, a Batasuna-ETA se les está acabando la cuerda, también. El PNV está fuera de la tele vasca en la práctica. Gabilondo mismo asume las tesis antiterroristas de Aznar. Y como ejemplo perfecto, véase al individuo éste “follonero”, de codeos y risitas con Otegui, al que le deja caer, así de coleguitas, entre confidencias, que condene la violencia, pero sólo si eso, como aquel que dice.

Vamos, que el tal “follonero” tiene mucho en común con Otegui, más allá de la coincidencia generacional, y que básicamente, lo que les diferencia es sólo el hecho de esgrimir en voz alta una condena del terrorismo. ¿O alguien se cree que el tipo éste “follonero” sería así de coleguita con un Hammerskin? Vamos, que hasta la izquierda cazurra y recalcitrante del “respétame que soy de izquierdas” les pide entre susurros, solo si eso, oye, no te hernies, sólo si te sale de dentro, que condene la violencia. Es de notar lo encorsetado y pobre de la charla entre ambos. Lamentable el tal follonero, saluda con veneración al portavoz de ETA. Éste no se acuerda de Hipercor, o se la suda mucho. Más bien lo segundo. Aquél, mucho más en su sitio, colabora con los de las bombas, y fue uno de ellos. Es un fanático. Se muestra relajado pero se niega sin ofrecer argumentos plausibles (no los tiene). Pero aún así, hay un instante en que parece flaquear. Sólo falta un gesto. Una cantinela. Sólo falta que Otegui diga esas palabras. Por lo demás, me molas mogollón, Otegui, colegui.

En medio de todo ésto llega la sentencia de Estrasburgo, haciendo bueno una vez más el dicho de que “más vale tarde que nunca”. Y se recibe con cautela, en espera de una sentencia firme, que aún no se ha hecho pública.

Zapatero aún no se ha pronunciado. Lo hará mal y sin convicción. Lo mismo que sonrie con la boca, no con los ojos, también farfulla con la boca, no con los ojos.

Se le pasa el arroz político a marchas forzadas, agotada su agenda y liquidadas o mareadas en los tribunales sus insólitas política, la lista de damnificados de Zetapé no para de crecer. No le quedaba otra que disfrazarse de legalidad, porque le conviene. Pero Zetapé carece ya de crédito, y con su política hortera, de talonario, no engaña ya ni a sus más fieles tertulianos de botellón. La verdad es que ETA tiene orden de atacar objetivos del PP, preferiblemente, según uno de los últimos detenidos de la banda mafiosa ETA. Si ésto fuera verdad, ETA estaría dejando en evidencia esa justa indignación que desempolva Zapatero y que personalmente me cuesta tragar, aunque se agradece que abandone su sonrisa.

 

Me cuesta tragarlo, y no se me acuse de malicioso. Para argumentarlo, veamos a Zetapé graznando su peor canallada, en medio de un baño de arrogancia. Lejos queda el talante, lejos la moderación, lejos la democracia bonita de zapatero. Vean al presidente retratándose.

Todo está preparado, pues. Los astros se alinean de nuevo para Otegui, como después del siniestro 14-m todo pareció alineado para él, incluyendo la cerviz del gobierno vía satanización del discrepante y ninguneo de víctimas del terrorismo. Y ahora, con rimbombante y fingida indignación, hace de poli malo, porque se va quedando sin marionetas. El PSOE se va quedando sin cabezas que ofrecer al público, fracaso tras fracaso, y con las encuestas cada vez más hostiles, a Zapatero le empieza a salir en el cuello un eccema en forma de línea discontínua, córtese por la línea de puntos. Tres años de legislatura se antojan demasiado tiempo para un Zapatero que tiene a España en los talones.

Por ésto los reparos a la hora de celebrar lo de Estrasburgo. Por ésto me acuerdo de Pesci y Liotta. Porque con gente declaradamente equívoca al frente de ETA y PSOE, y habiendo pistolas de por medio, uno nunca sabe cuándo están hablando en broma y cuándo en serio. Y en realidad no importa. El hecho de decirlo ya les retrata, ya sea en broma o en serio.

¡Ay, Wyoming! Éste elemento es el más patético de todos, pues cuando Zapatero se haya largado en Falcon, perseguido por los muertos del armario y los vivos de extramuros, éste Wyoming seguirá erre que erre en eterna murga hasta que alguien salga herido y tal vez más allá.

También me viene a la memoria, tristemente, otra escena en la que las bromas de Liotta y Pesci llegan tan lejos que Pesci, para rematarla, le mete un tiro en el pie al Araña. Liotta le pica en broma, sabiendo que Pesci reaccionará mal. Y luego le regaña,Posteriormente, la coña llega más lejos, y en la siguiente ocasión, Pesci mata al Araña, que sólo sirve las copas en el garito de la mafia, para culminar la gracia salvando la cara.

Al final de la película, la Familia se cansa de la broma y se deshace de Pesci. Ése que mataba para que siguiera la risa, muere, sacrificado para la galería. Liotta tiene más suerte. Hace un trato con los buenos y se esconde tras una identidad vulgar para salvar el cuello. Pero, ya sin privilegios, y según sus propias palabras, sólo es un gilipollas.

De ahí mis reparos a celebrar el fallo del tribunal europeo. Es un avance, una vía menos por la que escurrir el bulto si eres un terrorista o lo apoyas desde los micrófonos. Estamos más cerca de acorralarles. A los de ETA. Pero quien va a sacar rédito político va a ser Zetapé y sus 600 asesores. Pero ya se escabullen sus adláteres, con España en los talones.

Lo mejor del día, por supuesto, ha sido cómo les han dado Bratwurst por un día. Ni la historia ni los muertos ni los vivos les sacan a éstos de pobres, léase progres. Pero hoy, a todos ellos, los en serio, los en broma, los de donde quise decir digo, a todos ellos, les ha tocado poner el chucrut y el puré el día en que Europa les ha dado Bratwurst. Sin mantequilla.

Y como ya llevaban un buen tramo de morcilla ibérica puesta, no pueden llorar. Como decía, genial, faemino: “Y no digas que te ha dolido, porque tienes los agujeros hechos!.

Ya llorarán los más imprudentes de ellos, cuando se recrudezca la broma en las calles.  Pero entonces, me viene a la mente otra vez el genial Faemino, que añade, clarividente:

“Es que los malos son muy malos para lo que quieren, pero luego se les da un espadazo en toda la espalda, y ya la cosa cambia”.

Que eso. Sin mantequilla.

Anuncios