ELECCIONES EL 20-N

La elección de la fecha más esperada de la última legislatura no puede ser más tramposa. Toda vez que Franco murió un 20-N, se prevé una campaña socialista en clave frentepopulista, con indignados llenando Madrid de banderas tricolores preconstitucionales, y candidatos socialistas identificando al PP con el franquismo. Si el rey tuviera un mínimo de dignidad, le habría dicho a Rubalcaba que de eso nada, monada, que fechas limpias las hay a porrillo durante el año, como para tener que elegir una fecha marcada. Pero claro, no sería Juan Carlos, y no serían los socialistas. Habrá que vapulearles en 20-N.

La gracia estará en que ETA anunciará convenientemente un “alto el fuego” condicionado a los resultados electorales. Más Franco malo, más ETA güena. Dios los cría y ellos se juntan. PSOE y ETA, digo. Y después, nos tocará ver el espectáculo de ver a los sindicatos haciéndole una huelga a España por las inaceptables cifras del paro. Y nos tocará esquivar insultos y botellazos de los indignados, que abandonarán su respeto incondicional al gobierno y tratarán de cercar las sedes del PP. Y nos tocará ver el agit prop de la izquierda, que intentará hacer ingobernable este país de tontos.

Lo dicho, que no se puede elegir una fecha más tramposa y cicateramente, ni se puede contar con aliados más oscuros como los que cuenta el PSOE entre sus huestes. Ah, y ya veréis cómo los perroflautas olvidan en casa su mierdoso lema “no les votes”. Al final, tomarán partido por su opción natural, el Frente Popular.

TORQUEMADO CABALGA DE NUEVO

Insiste Tomy Gómez, alias Torquemado, en denunciar que los canales TDT de Madrid son “de derecha, de extrema derecha”. O sea, que ser de derecha es malo, algo vergonzante y extremo. Según el cadáver político Tomy Gómez, desde este blog se alienta al genocidio. Don Tomasino, sin embargo, no tiene redaños para mojarse y nombrar a sus acusados, y prefiere dejarlo colgando. Difama, que algo queda, dijo un experto en estas lides. No es más que un guiño a su electorado más borrego. Y no debería sorprendernos, pues es Torquemado un político sin dignidad, que prometió dimitir si Esperanza le vapuleara en las urnas, cosa esta que ocurrió, no así el cumplimiento de su promesa, que ha decidido olvidar, total, a quién le importa, si el electorado son un hatajo de zombies sin cerebro, ¿eh, Torquemado? Es Torquemado, además, un genio político: ha debido llegar él solito a la conclusión agudísima de que si todos los medios televisivos fueran afines al PSOE, los inútiles de la izquierda lo tendrían más fácil para engañar al electorado. Lo dicho, un genio. Pero, con todo, lo más patético de Tomy Gómez Torquemado es esa manera que tiene de plagiar al infame Zapatero, que encuentra en Tomy Invictus su último lamebotas. Así, el eterno pelele de Esperanza Aguirre se ha instalado en el razonamiento dictado por su líder natural, “no es la locura la que conduce al fanatismo, sino bla bla bla…”. Anda, Tomy, por favor, puedes intentar engañarnos, timarnos con tus modos de trilero de Getafe, pero por favor, no nos aburras. Y si lo haces, que sea por lo menos con tus propias palabras, como el tonto de la semana, Morrisey a la sazón, (ni siquiera ese título se lo lleva Tomy Invictus), que ha dicho que McDonalds y KFC son peores que lo de Oslo. Por lo menos, son palabras suyas. Nuestro Gómez, el bufón que montaba a caballo, no llega ni a eso. Qué nivel, Maribel.

Torquemado

TOMÁS GÓMEZ, CAUSA DE RUINA

Tomás Gómez, Invictus Fostiatus, señala a Intereconomía y Libertad Digital como cómplices morales del atentado de Noruega. ¿Se puede ser más patético? A estos socialistas, incapaces de vivir de otra cosa que no sea la política, ya sólo les queda destruir, señalar con el dedo a ver si les cierran los blogs, las emisoras y los canales, a los pocos que se atreven a denunciar la tomadura de pelo que es el socialismo. ¿De qué nos extrañamos? Si Tomy Gómez tuviera que establecer un diagnóstico de su ruina electoral, no le quedaría otra que irse a su casa y llorar. Al final, tendrá que hacerlo, pero mientras tanto, miente, destruye, difama, como buen fanático paniaguado de socialismo y de ruina, porque la alternativa sería vivir de…¿de qué? Si Tomy Gómez y sus cuatro compinches han vivido toda la vida del erario público. Si no puede decir la verdad ni siquiera para decir dónde estudió, que tuvo que presumir de colegio público cuando siempre fue de colegio de curas, a pesar de que la oferta pública era inabarcable. Ahora quiere, Tomy Gómez Invictus, que la gente relacione el atentado de Oslo con aquellos que criticamos la estafa socialista. Va de culo, el amigo Invictus, pues esa baza ya la quemó con el 11-M, y la gente lo que quiere es trabajar y que la dejen fumar en los bares, y no hay sonsonete que pueda tapar eso. Ni siquiera Stalin, con todo su comunismo, toda su manipulación y todos sus crímenes, pudo terminar con el sonsonete que aquejaba a su pueblo, y que no era más que la necesidad de vivir vidas normales, sin políticos de mierda tratando de dictar cómo tenemos que pensar, cuándo y contra quién. Ah, Tomy Gómez, a tu lado toda memez es posible. Próximamente en el gobierno de Madrid, ¿eh? Sigue así, Tomy, sigue así, aferrado a Zapatero y estafando a tus pobres bases. Por favor, no dimitas. Más dura será la caída.

¿Quién estafó a Tomy Gómez?

MASACRE EN NORUEGA

Un grillado islamófobo, masón y ecologista, que se autodenomina templario en sus perfiles de twitter y facebook de una semana de antigüedad (creíble background, vive Dios), ha matado a casi un centenar de personas en un doble atentado con bombas y disparos dirigidos contra el partido gobernante, socialdemócrata a la sazón.

No veo a la prensa noruega echando la culpa del atentado a las políticas socialdemócratas que han enviado a la ruina moral y económica a una civilización entera, lo que me produce envidia, porque aquí en España, cuando el 11-M (¿alguien se acuerda?) las masas y los socialistas se hartaron de llamar asesinos al PP por el atentado, que se suponía que era una reacción a la guerra de Irak, aunque en realidad nunca se pudo demostrar, pues estaba basado en pruebas falsas.

Qué fácil habría sido para Rubalcaba callarse y esperar a que el mensaje calara solo: un cristiano islamófobo matando hijos de socialdemócratas. Pero no, tuvo que meter la pata y soltar su infame “Al ser socialistas, los muertos duelen más”. Rubalcaba, el artífice de la manipulación política y judicial del 11-M, no podía por menos que meter sus zarpas y tratar de instrumentalizar la masacre, poner cara de güeno y victimizarse. Falla Ruby, pues los socialdemócratas de Noruega nada tienen que ver con los nacionalsocialistas de Rubalcaba. Por lo demás, no le dolieron tanto las muertes de sus socialistas españoles a manos de ETA al legalizar a los terroristas, soltarlos a la calle con las más diversas excusas: tengo que cuidar a mi madre, me deprimo en la cárcel, etc… Aunque sí, tengo que darle un poquito de razón, porque los muertos del 11-M no le importaron tanto como para no aprovecharlos para ganar unas elecciones. Además, si los muertos del 11-M hubieran sido socialistas, la manipulación habría sido mayor.

¿Saben qué? Me parece muy conveniente para la izquierda europea, que está en bancarrota de votos y nos ha dejado en bancarrota económica y moral, poder victimizarse porque los templarios quieren matarlos a todos. Menos mal que ni por esas van a ganar las elecciones. A ver si cala la cosa, y el método de hacer política aprovechando atentados deja de surtir efecto. Viviremos todos más seguros, socialdemócratas o no. Porque, no lo olvidemos, el cerebro del 11-M anda suelto, y el PSOE se va a la mierda.

EL LARGO Y RIDÍCULO ADIÓS

¿Qué van a hacer los socialistas ahora que ha dimitido el devorador de niños Camps, el diabólico curita, y su torpe conexión PP/Gurtel vía tres tristes trajes comen trigo en un trigal se ha ido a freir espárragos trigueros con un toquecito de aceite y un buen pellizco de sal? ¿Dimitirá Camacho el correveidile de ETA? No. ¿Dimitirá en pleno la Junta de Andalucía, también conocida como la Cueva de loh Ladroneh? No. ¿Dimitirá Salgado, la peor inútil del planeta Tierra? No. ¿Dimitirá Zapatero, el peor canalla del universo mundo, con la excepción honrosísima de JR, el de Dallas? No. ¿Dimitirá 11-M.Rubalcaba, ahora que su plana mayor está en el banquillo? No. ¿Se suicidará Pascual Sala ahora que ETA se está rearmando para cuando gane Mariano? No. Siempre no. Como el senador putero, racista, homófobo, machista, esclavista, déspota, dipsómano y vaya usted a saber qué más, lo achacan todo a “una conspiración de los fachas del PP”.

Pero la suerte está echada. Van a perder hoy igual que mañana. Poco importa a tal efecto que 11-M.Rubalcaba renuncie a la socialdemocracia (esa pantomima) y tenga intención de reeditar el frentepopulismo asesino en su versión 15-M en una “labor que continuará, lógicamente, las políticas de Zapatero”, y por tanto, las de Carrillo, el serial de Paracuellos que dejó de un plumazo a Richard Kuklinski a la altura de un aficionado. Aún andan buscando algo que les redima a ojos del pueblo, como si les fuera posible salvar la cara, que no lo es. Si adelantan las elecciones, se irán con la sensación de haber sido avasallados. Sensación certera, por cierto. Pero si se quedan hasta el final, se irán con la sensación de haber hecho el ridículo por no haberse ido hace un año ya. Y esa sensación también estará bien fundada, con el agravante de que el pueblo tardará más en perdonar la táctica de tierra quemada que ha practicado el PSOEen España, como si el PP fuera el enemigo, destruyendo las instituciones antes de soltarlas, como el niño que rompe el castillo de arena antes de ir a comerse la paella de mamá, como si no les importara perjudicar al pueblo con tal de dificultar la gestión al gobierno entrante. Y actitud para la que yo, particularmente, no encuentro calificativo suficientemente contundente, pues traidores, saboteadores, o el mismísimo hijos de rana, se me quedan muy, muy cortos.

De tal modo, el PSOE muere, no matando (eso queda en manos de sus socios de ETA), sino tocando la trompeta ad infinitum, como resumió genial Luis del Pino en aquel editorial “Balada triste de Corneta” en que se comparaba a Zapatero con Peter Sellers en el delirante arranque de El Guateque, y que, tras el devenir de los acontecimientos, se hace extensiva al PSOE en pleno, toda vez que el zombie Zapatero ya no es presidente ni de su cara de pasmado, y que el gobierno, y el partido al completo, reciben cada mañana una nueva remesa de fogueos procedentes de propios y extraños, al que se ha unido el mismísimo diario El País, plagiando un artículo de Jaime González por el cual González fue tachado por el propio Cebrián de cavernícola hace tan solo un año.

Clic aquí para leer el editorial de Luis del Pino \”Balada triste de Corneta\”, del 3 de abril de 2011

GAL, FAISÁN, Y NO LE ADMITO ESA PREGUNTA

Barrionuevo, que fue a la cárcel por organizar un grupo terrorista, usa el caso GAL para exculpar al gobierno en el caso Faisán. No queremos dar pistas al enemigo, pero con afirmaciones semejantes, al final se van a sentar en el banquillo hasta las góticas. Ánimo, Barrionuevo, tú puedes.

Las declaraciones de Pepiño acerca del chivatazo del gobierno a la ETA en el bar Faisán superan cualquier galimatías. Dice:

“Es verdad que, desde el punto de vista del Gobierno, desde el punto de vista del Gobierno, (repite) hay un debate en torno a este auto que tiene mucho que ver, a juicio del Gobierno, con la gestión del ministerio del Interior en la lucha contra el terrorismo, como pone de manifiesto las más de 730 detenciones que se han producido”. O sea que hay debate, replica el periodista, y Pepiño responde: “No he utilizado la expresión debate en relación con el auto porque el auto no ha sido comentado en el Consejo de Ministros, ni para debate, ni para no debate. No he podido expresar eso y si lo hubiera expresado lo quiero aclarar, pero yo que ya tengo 47 años y la memoria empieza a ser selectiva creo que no he expresado eso honestamente”. Y para terminar, dice Pepiño que las imputaciones del juez a altos cargos de Interior responden a una maniobra de ocultación de la labor del gobierno en materia antiterrorista. Yo creía que era al contrario, que era el gobierno el que se revuelve como gato panza arriba para ocultar sus caricias bajo la mesa con la ETA. Y no solo es que yo lo crea, es que lo sabe toda España, menos los cuatro lectores y medio que le quedan a PRISA. Volvemos a lo mismo: si la continuidad del PSOE depende de la buena gestión de Pepiño Blanco, más vale que vayan haciendo un sitio en el mausoleo de Stalin, porque va a hacer falta, porque España se va a llenar de cadáveres políticos del PSOE. Sugiero también convertir Ferraz en el nuevo pasaje del terror, entre zombies, cadáveres políticos, fantasmas de atentados cometidos o encubiertos por el PSOE, y De la Vega, su sólo recorrido turístico hará las delicias de los amantes de lo oculto, del misterio y de la crónica negra.

Y mientras, Rubalcaba ha revelado cuál es su plan para crear empleo: cobrar más a “los ricos”, impersonados en los bancos, como si el dinero de los bancos no fuera el de la gente normal. Como ya sabemos, cuando el socialismo planea subirnos los impuestos, empieza por amagar con subir impuestos a los ricos, y luego nos los sube a todos. Puesto que cuando se le pregunta por su plan de acción para el empleo, termina derivando en lola patraña de los ricos, puede imaginarse el intrépido lector lo que vendrá a continuación: el plan P de Pepunto para la Promoción de Pluriempleos a cascoPorro. O sea, más de lo mismo. Mientras, sigue sin responder preguntas. Empieza a ser irritante, el indivíduo. Me lo imagino en su casa.

-Papá, ¿cuándo nos vamos de vacaciones?

-Evidentemente, hijo, esa pregunta ya fue contestada en su momento, y no tiene sentido volver a formularla.

-¿Y qué respondiste entonces?

-Lo mismo que ahora. Esa pregunta, evidentemente, se contesta sola.

-Cariño, ¿qué quieres de cenar?

-Ya le he dicho, señora esposa, que por mucho que me pregunte usted siempre lo mismo, obviamente eso no es óbice ni me obliga a mí a pronunciarme acerca de cosas que no tienen ninguna relevancia.

-¿Unos huevos con chorizo está bien?

-Como veo que ya se responde usted sola, no veo la necesidad de hacerlo yo, pero me voy a permitir responder con una canción que define nuestra relación. Sin tí no soy nada.

-¡Papá, teléfono!

Rubalcaba, usando un pañuelo para no dejar huellas en el teléfono, toma el auricular.

-¿Diga?

-¿Es usted cliente de orange?

-Evidentemente, señorita, entenderá que no tengo por qué responder otra vez a esa pregunta, formulada tan torticeramente.

-¿Piensa cambiar de móvil en los próximos meses?

-El gobierno no hará más declaraciones al respecto, gracias.

Cuelga.

-¿Quién era, cariño?

-Evidentemente, esa es una pregunta que está totalmente fuera de lugar. Cada vez noto en usted un tono más insidioso. ¿Siguiente?

FAISÁN-COLABORACIÓN CON BANDA ARMADA

TVE y El País siguen ocultando el caso Faisán mientras magnifican los tres trajes de Camps. Público, en su guerra contra Aznar, me recuerda a esos aviadores japoneses que se quedaron aislados en la segunda guerra mundial y no se enteraron de que la guerra había terminado. ¿Qué se podía esperar? La prostituta TVE es una portavocía del gobierno. El País encubrió el 11-M. Público no es nada, nadie lo lee.

Cándido emitió casualmente hace un mes una circular en la que se afirma que para imputar por colaboración con banda armada ha de haber cierta adhesión ideológica con la banda armada. Un error y una mentira. La mentira es la propia afirmación. Lo primero, porque no se puede medir “cierto grado de adhesión ideológica”, y en esa inconcreción pueden esconderse muchas mentiras. Y segundo, porque sí se puede imputar por colaboración con banda armada a cualquiera que, sin pertenecer a la banda, colabore con ella. Sólo faltaría que un colaborador de ETA no pudiese ser imputado toda vez que no declarara su filiación ideológica con la banda. Clásica basura socialista. Y un error, por otras dos razones: la primera, porque el Faisán, que es lo que impulsó a Cándido a emitir la circular, juzga actos concretos (facilitar información estratégica a ETA), de modo que en ese acto queda implícita la colaboración con ETA, más allá de la etiqueta que se le ponga. Y la segunda, porque de nuevo, la filiación ideológica socialista de los capitostes pringados establece un nexo ideológico con la socialista ETA, aunque sea como primos lejanos en plena negociación. Por tanto, nos da igual lo que diga Cándido, o lo que no diga El País o TVE. El caso Faisán no es ninguna quimera, sino la prueba fehaciente de que el gobierno y ETA son estrechos colaboradores. Y se demostrará.

Por lo demás, la ley es muy clara al respecto, y no dice nada de adhesiones. Y Cándido es fiscal, no legislador. Así que su circular carece de valor legal, más allá de alentar al incumplimiento de la ley.

COLABORACIÓN CON RUBALCABA

Presumiblemente, Rubalcaba es el autor del chivatazo a ETA en el caso Faisán. Presumiblemente puenteó al entonces ministro de Interior, Jose Antonio Alonso. Presumiblemente, Rubalcaba ha sido ministro de Interior de facto desde el principio mismo del Zapaterismo.  Y sabemos que lo del Faisán fue una prueba de buena voluntad a sus socios de ETA. Para proteger la negociación, dijo Elosúa a su cuñado en el micro que Rubalcaba olvidó sustraer. Sabemos también que Rubalcaba ha estado encubriendo extorsiones de ETA durante años. Y sabemos que Rubalcaba ha permitido que ETA vuelva a las instituciones. Tal es así que los terroristas han proclamado su victoria gracias a Pascual Sala, lacayo de Rubalcaba en el tribunal constitucional. Siempre ETA, siempre Rubalcaba.

Presumiblemente, Rubalcaba es el encubridor del 11-M, atentado que impulsó a Zapatero al poder, gracias a los reflejos de Prisa y del propio Rubalcaba. Sabemos que ni siquiera la sentencia inducida del 11-M logró relacionar el atentado con ningún grupo terrorista islámico. Y también sabemos que la fiscalía del 11-M se ponía muy nerviosa cada vez que se nombraba a ETA en el sumario, siquiera de manera tangencia, del mismo modo que sabemos que cuando Zapatero entró a gobernar, venía con un pacto con ETA que no anunció hasta bien entrada la legislatura, a pesar de que ya se fraguaba antes de las elecciones.

Por lo tanto, tenemos aquí un gobierno que pactó secretamente con ETA legalizar a ETA si llegaba al poder. Un gobierno que saboteó a jueces y usó la policía para salvar el aparato de financiación de ETA. Un gobierno que, en contra del criterio de los abogados del Estado, del dictamen del Tribunal Supremo, y de las investigaciones de la Guardia Civil, ha legalizado a ETA versión Bildu. Y resulta que quien de verdad propició todo eso, mediante un atentado, no fue ETA, sino que, según el gobierno, fue un grupo terrorista islámico. Atentado que el gobierno encubrió falseando pruebas, destruyendo pruebas y fabricando pruebas. El mismo gobierno que encubrió la extorsión de ETA y saboteó a la policía en favor de ETA. ¿No hay algo aquí que huele a chamusquina cosa mala?

Efectivamente, hay una pieza que no encaja, y es la autoría del 11-M. La sentencia está basada en pruebas falsas e inventadas, fabricadas para desviar la atención de sus verdaderos autores, de modo que para encontrar a los autores, hay que mirar en la dirección que intentaba disimular la sentencia. Puesto que los inductores de la versión oficial se ponían de los nervios (llegando a procesar a policías) cada vez que se nombraba a ETA, siquiera como sospechoso habitual, entonces la chamusquina huele a mierda. Y si no fue la ETA, entonces el siguiente de mi lista de sospechosos me lleva al principal partido beneficiado por el atentado que buscaba distorsionar las elecciones y que contó con los prodigiosos reflejos de PRISA y de Rubalcaba. Un partido que nació terrorista, y que montó un grupo terrorista en su pasado reciente, y que RuGALcaba encubrió en su momento. Y entonces ya la chamusquina huele a otra cosa.

Tendría bemoles que, del mismo modo que al asesino Capone se le logró encarcelar por evasión de impuestos, a la asesina ETA se la lograra desmantelar por colaboración con Rubalcaba, que a día de hoy ya debería ser un delito tipificado en el código penal.

PSOETA

Hoy se cumplen catorce años del vil asesinato de Miguel Ángel Blanco, y me apetece contar una anécdota. Una vez, volviendo de trabajar de Bilbao, ciudad que nos había recibido con una pintada escrita a todo lo largo de un bloque de pisos que rezaba “DE JUANA ASKATU”, un simpático compañero me pidió que nos desviáramos a Ermua para entregar un recado a un amigo suyo. Cuando llegamos, paseamos un poco con el tipo y con su novia. El tiparraco, aparte de la cara de berzotas que tenía, y de la mirada aviesa con que me recibió, a pesar de que fue mi amabilidad la que le permitió recibir el recado, pues era viaje de trabajo y nada me obligaba a desviarme, no sólo me miraba mal, sino que se negó a dirigirme la palabra. Y a mi simpático compañero le pareció lo más normal del mundo. La educación según Euskal Herría, esa mentira asesina. Luego, mi simpático compañero amenizó la vuelta a la civilización contándome que Miguel Ángel Blanco era un hijoputa. Le pregunté ¿por qué? y me dijo que porque llevaba corbata. No me invento ni una coma. Miguel Ángel Blanco era un hijoputa porque llevaba corbata. Por supuesto, el simpático compañero me tuvo que aguantar el resto del viaje, en que le dije lo que pensaba yo de los paletos minipatria, y sobre todo, no ya de los terroristas, que al fin y al cabo se juegan el pellejo, sino de sus simpatizantes quiero y no puedo. Pero hablar no basta, y hoy estarán de enhorabuena, aquel paleto comunista de Ermua y la española que lo parió.

LOS SUICIDIDADOS DEL PSOE

El PSOE nos va a suicidar. No sólo se está suicidando, sino que nos quiere arrastrar con ellos. El partido que ganó las elecciones gracias a los suicidados de Leganés (noten el matiz, no se suicidaron, LOS suicidaron) tiene no poca práctica en eso de suicidar a la gente. A los muertos del comunismo los mataron sus ideologías, no sus fusiladores. A los muertos del 11-M los mató la política de Aznar, no los terroristas que el PSOE encubrió, encubre y encubrirá. Cada vez estoy más convencido de que hubo un grueso de población que hizo palmitas con las orejas cuando saltó la liebre de los suicidas que no se suicidaron, pero que después fueron suicidados en Leganés. ¿Recuerdan ese magnífico diálogo de la no menos magnífica “Una Terapia Peligrosa?”

-¡Habéis matado a un hombre!

-No, ha sido un suicidio.

-¿Qué suicidio?¿Dónde está la nota?

-Ahora mismo se la escribimos.

Rubalcaba hace todo lo que está en su mano (que no es poco) por desmarcarse de Zapatero, de sí mismo e incluso de su primer apellido, a la sazón Pérez. Hace unos días nos decía que él sabe cómo salir de la crisis. ¿Cómo? Hoy mismo nos ha dado la respuesta. Continuando la labor de Zapatero.  Lo que no deja de ser una afirmación suicida, sobre todo porque probablemente sea la única verdad que ha dicho en su vida, y aún así, encierra una mentira, como demuestra la afirmación de “gravar los impuestos sobre el patrimonio para ricos”, y es que cada vez que la PSOE tiene problemas de identidad ideológica, salta con la milonga de subir los impuestos a los ricos, que no sólo siempre es mentira, sino que, además, es el paso previo a subir los impuestos a todo quisque, por lo demás. Que es lo único que va a hacer la PSOE de aquí a que suelte el poder, a regañadientes y de malos modos. ¿Por qué? Porque lo único que sabe hacer la PSOE es mentir, subir impuestos, robar y matar para conservar el poder.

No sorprende que la prima de riesgo se haya disparado tras el anuncio de Rubalcaba. Los mercados amenazan: ¿más de lo mismo? Pues entonces te crujo, y no te levanto el castigo hasta que te vayas. Los mercados han hablado, pues: Zapatero, dimisión, adelantadas ya. Suscribo enérgicamente ese sentimiento, que ya es más una certeza que otra cosa. Socialismo, siempre el mismo.

España necesita un partido de izquierda civilizado, progresista, españolista, patriota, responsable, honrado y útil. Hasta que no abandonen la milonga antifranquista, feminazi, abortista, separatista, republicana, socialista (esa ideología huele a muerto), proetarra, corrupta e inútil, ningún gobierno que no sean ellos podrá gobernar en paz, y los españoles estaremos condenados a elegir entre ruina o agitación. En definitiva, hasta que la PSOE no quiebre, seremos una nación condenada a suicidarse.

Lo dicho, poco pan para tanto chorizo y tanto indignado de pacotilla, que sólo tiene críticas para la derecha y el dinero, pero ¡oh, sorpresa!, no se van a Cuba a vivir la utopía roja y anticapitalista. A paseo, perroflautas.