¿Y TÚ QUÉ ERES, NIÑO O NIÑA?¿ESTÁS SEGURO?

bill-moyers-george-lucas

 

 

 

 

La maduración es un proceso largo y tortuoso. Ser niño es un laberinto de preguntas e inseguridades. Son curiosos, los niños. Siempre hacen preguntas. Y no son tontos. Detectan cuándo te estás inventando la respuesta. Especialmente cuando a la misma pregunta le das respuestas distintas. Si el asunto es poco importante, tal vez se olvidará, pero si toca asuntos vitales, (¿Papá, tú y mamá estaréis casados siempre?) una respuesta múltiple o vaga le causará inseguridades, y puede que trastornos. Pero hoy no hablamos de niños que interrogan a los mayores, sino de lo contrario, de adultos que interrogan a los niños.

Hazle una pregunta al niño y buscará la respuesta inmediatamente. En su inexperiencia, a menudo no dará con ella, pero si la pregunta es especialmente interesante, no parará hasta dar con la respuesta. Probablemente la buscará en un mayor en quien confíe, porque las preguntas producen inseguridad, y las respuestas la conjuran. Por supuesto, esto también nos pasa a los adultos, pero una mente sin formar necesita una respuesta firme y autorizada. Sólo la inseguridad, y por tanto, la curiosidad, es poderosa en ellos. Dale a un niño un problema (da igual una pregunta que un abusón) e intentará resolverlo con sus herramientas. Primero tal vez el ingenio, pero si no puede, tarde o temprano recurrirá a la fuerza. Y si con la fuerza tampoco lo logra, tenemos un conflicto. De ahí que a los niños les atraiga Darth Vader. Porque tiene poder. ¿Qué haría un niño con su abusón, si tuviera el poder de Vader? ¿Razonaría con él buscando soluciones, visibilizando los puntos en común de ambos para lograr una confluencia sinérgica, proactiva e incluso holística?¿O lo estrangularía con un simple gesto de la mano?

38499ec1d7b99b7014c630f6a2de6b3bc48e28e2
-¿Quién soy yo, Capitán Antilles?¿Vader o Leia? -¡Vader! -¿Seguro?¡Busca en tu interior! -¡Leia! -¿Me estás llamando mariquita? *crack!

 

Y por eso es tan astuto (de los motivos hablamos ya otro día) preguntar a un niño qué quieres ser, niño o niña, añadiendo que sólo él tiene el derecho de responder, más allá de la biología. Porque le habrás otorgado un poder que ni siquiera tienen sus mayores. Repregunta, tras la primera reacción. Que busque bien, pues la respuesta correcta no tiene por qué ser la obvia, y le habrás desarmado, sembrando en el niño una inseguridad que sólo se resolverá con grandes dosis de azar: la respuesta y/o el sexo real de sus amigos, la reacción del profesor, y una lista de etcéteras tan arbitrarias y casuales como una ruleta rusa cargada con balas de mil colores.
Por otro lado, y dejando de lado la certeza de que la respuesta sea inducida por el interesado en formular la pregunta, ¿dónde está la diversión de poseer el poder de Darth Vader si no vamos a usarlo? En la mente de un niño, la fuerza sólo merecerá la pena si lo usamos para cambiar la realidad, no para dejarla como está. Por eso sé que la inducción está en la propia pregunta. Astuto plan, ¿eh?

sexochicoschicas

 

 

Dar a elegir (animar a elegir) a un infante entre ser niño o niña es otorgarle un poder que no merece tener, no por castigo, sino para protegerle de tamaña responsabilidad. Ni siquiera el adulto elige su -mal llamada- opción sexual. Esa condición les será revelada naturalmente con los años a través de la biología, la experiencia y Telecinco en porcentajes que podríamos discutir durante siglos, mas nunca será una opción. Pero una vez sembrada la pregunta como opción, (¿Qué soy yo?¿Me gustan los niños o las niñas?) el niño no descansará hasta dar con la respuesta. Clara, rotunda, infalible. Una respuesta segura. ¿Y qué criterio tiene un niño?¿Cuántas estupideces comete por imitar a sus ídolos, a sus amigos o al primer idiota que pasa por la calle?¿Por qué exponerle a semejante riesgo?¿Qué posibilidades hay de que elija la opción correcta?

Ninguna. Siempre se preguntará si eligió bien tras una infancia insegura de preguntas sin respuesta, de certezas interiores estranguladas por producir unas grietas en la opción elegida que ni el adulto más bienintencionado pudo recomponer. Y esas grietas no se pueden estrangular, porque el poder que le otorgaron a ese niño no era real sino inducido. Jamás tuvo la más mínima opción. Quien le diga al niño que su respuesta siempre estará bien es un falso amigo, un abusón sutil, una amenaza fantasma, porque sabe que esa respuesta no es opcional. Quien formula esas preguntas sólo busca esclavos para su ejército.

431598-620-282
“A los niños hay que decirles la verdad”. Eva Hache.

LECCIONES DE VIDA

Nunca he sido amigo de dejar ganar a los niños para evitarles el disgusto. Soy así de malo, y oculto una sonrisa socarrona cuando veo a un padre ejerciendo de ángel de la guarda 24/7 de su pequeño, no se vaya a dar un golpe, no se vaya a tropezar, no vaya a hacerse daño. Porque cuando llega el inevitable golpe y la consiguiente llantina con chichón, hay que consolar al nene dando azotitos al suelo, al juguete, al pico de la mesa. Ah, ah, ah, malo, suelo. Mala, mesa. Mala.

Eso ha pasado hoy en Grecia, y terminará pasando aquí. El nene anduvo décadas estafando y gastando lo que no tenía, y cuando se acabó la pasta, la culpa es de quien proveyó el disparate. Ah, ah, ah, mala, Troika. Mala, Merkel. Mala. Y es que a un niño no se le puede explicar que el golpe te lo has llevado porque eres pequeño y torpe, chaval, porque te falta experiencia y no llevaste cuidado. Si le explicas eso a un niño pequeño, se pierde, se aburre, se agobia. No entiende. Como tampoco se lo puedes explicar a una masa educada en la eterna protección de papá Estado, que cada viernes te suelta tu paguita independientemente de tus notas, de tus comportamientos o de tus actitudes.

Cuando veo al progenitor dando golpecitos a la mesa, -mala, mesa, mala-, entiendo que te está enseñando que la culpa de tus errores, de tu impericia, de tu imprevisión, no la tienes tú, sino la realidad encarnada en mesa, en suelo, en esquina, en esa parte dura del sofá que tiende a hacer acto de presencia cuando el niño ha pasado de tropezar con un bordillo a dar saltos de cabra de mueble en mueble, mientras su progenitor, en lugar de gastar tiempo y energía tratando de evitar lo inevitable, o de quedar como un mal padre dando una voz al nene para que deje de hacer el bruto, ha entendido que es mucho más fácil echar la culpa al sofá. Pero llegará un día en que golpear al sofá no será suficiente, y habrá que buscar culpables más satisfactorios a los que dar azotitos un poquito más fuertes. De ahí mi sonrisa socarrona. Malo, papá, malo. Ah, ah, ah. Malo.

TSIPRAS PIDE MAYORÍA ABSOLUTA PARA LAS ELECCIONES DEL DOMINGO EN GRECIA

RECORDANDO A NEEDLEMAN, OLVIDANDO A CARRILLO

Extraído de “RECORDANDO A NEEDLEMAN”

“(Needleman) Era tan distraído que una vez se asomó al palco de la Ópera de Milán y cayó al foso de la orquesta. Y tan orgulloso que, incapaz de admitir que había sido un accidente, volvió varias noches y repitió la caída”.

Woody Allen, PERFILES


Reconocer los propios errores es fundamental. Sin autocrítica, sin examen de conciencia, es imposible progresar en la vida. Negándonos a reconocer nuestros defectos, y empeñándonos en presentarlos como aciertos, lo único que hacemos es sabotearnos a nosotros mismos, porque nos obligamos a perseverar en el error y nos negamos a nosotros mismos la posibilidad de evolucionar.

La izquierda española vive aquejada de ese mal, pero en versión amplificada. Al fin y al cabo, el obstinado Needleman sólo es un pobre idiota muy torpe, y su estúpida incapacidad para reconocer su error apenas tiene consecuencias, que se resumen en dos: a) Needleman se hace fosfatina a sí mismo, y b) deja en evidencia su incapacidad para reconocer su propia naturaleza falible. Extrapolando los defectos de Needleman a todo un gobierno, y toda su ideología, desde la perspectiva que nos proporciona la historia, cabe afirmar que la obstinación de la izquierda de perseverar en sus errores, donde en Needleman provoca hilaridad, el PSOE provoca escalofrío.

Cuando Allen dice “orgullo”, suaviza humorísticamente el defecto de Needleman, que llega al extremo de precipitarse sucesivas veces al foso para ocultar que la primera caída fué accidental. El problema es que el PSOE no es Needleman. ¿Cómo calificar ese “orgullo” de Needleman extrapolado al PSOE? Vamos a intentarlo.

El PSOE parte con un defecto de base: se cree perfecto. Cree que ser de izquierdas es el único requisito necesario para ser justo, infalible, solidario, pacifista, tolerante, bienintencionado y progresista, tolerante y plural. Por tanto, si uno NO es de izquierdas, necesariamente ha de ser injusto, falible, insolidario, beligerante, intolerante, malintencionado, castrante, retrógrado e intolerante. Claro, este defecto de base en la autopercepción y en la percepción de las demás opciones implica muchos otros defectos, y para enumerarlos todos habría que desgranar cuál es el concepto que tiene un socialista de “justicia”, “solidaridad”, “pacifismo”, “buenas intenciones” y “progreso”, “pluralidad” y “tolerancia”. Hagámoslo.

1. BUENAS INTENCIONES

Para un socialista, la intencionalidad de un acto es proporcional a la filiación ideológica del sujeto. Enunciado en fórmula, las buenas intenciones son directamente proporcionales al izquierdismo del sujeto, e inversamente proporcionales a su falta de izquierdismo.

2. JUSTICIA

A diferencia que para los demócratas, para un socialista, la justicia es un órgano dependiente del poder. No valora los hechos tanto como la ideología de las partes. Y por tanto, en la justicia socialista, los hechos están supeditados a su intencionalidad, (véase párrafo 1: BUENAS INTENCIONES) dejando sus consecuencias en un segundo plano.

3. SOLIDARIDAD

Para un socialista, solidaridad es ayudar a los desfavorecidos regalándoles dinero público. Para todo ser humano, el dinero que obra en su poder es “suyo”. Mi dinero es mío, y sólo mío. Tu dinero es tuyo, y sólo tuyo. Esto no es diferente para un socialista. Su dinero es suyo, y sólo suyo. Otra cosa es el dinero público. Para un socialista, el dinero público es “de todos” en teoría, pero “de nadie” en la práctica. Como lo considera “de todos” en la teoría, pues también es “un poco suyo”. Y como el socialista es generoso por definición, quiere regalar una parte de su dinero a los desfavorecidos. Pero no regala su verdadero dinero, el que el socialista posee, sino que, para ser solidario, regala dinero público, que, en la práctica, y siempre según la mente socialista, “no es de nadie”. Así, un socialista es siempre muy celoso de su dinero, como todo el mundo, pero muy generoso con el dinero de los demás. La consecuencia directa es que un socialista exige a los demás sacrificios que no está dispuesto a hacer él mismo.

4. PACIFISMO

Todos sabemos que las guerras son igual que las peleas. A casi nadie le gustan, pero haberlas, hailas. A veces por vicio, a veces por avaricia, a veces por falta de autocontrol, a veces por egoísmo, a veces por conveniencia, a veces por legítima defensa, a veces por venganza, a veces por prevención, a veces por necesidad, a veces por puro ejercicio del poder y a veces, simplemente por hábito. Para un socialista, sólo hay dos tipos de guerras: las justas y las injustas. Si el lector tiene dudas acerca de qué guerras consideran justas los socialistas, véase el epígrafe 2.

Aclaración: A la guerra justa (la que declara un socialista) se la llama acción humanitaria. Así, si un cohete demócrata, capitalista, paramilitar, o lo que sea, destruye un objetivo, eso es asesinato. Pero si un cohete socialista destruye un objetivo, eso es acción humanitaria. Esto se hace extensivo a los aliados de los socialistas. Así, si un grupo terrorista socialista comete un atentado, se le llama acción humanitaria, o disuasoria en todo caso, pero si un policía detiene a un socialista, a eso se le llama “tortura”. Para un socialista, un terrorista socialista que ha matado a veinte personas es “un hombre de paz”, pero un periodista liberal que denuncia el matrimonio socialista/terrorista es un derechista peligroso.

5. PROGRESISMO

Para un socialista, progreso es cualquier consecuencia derivada de las políticas de los socialistas. Si los socialistas bajan impuestos, bajar impuestos es progresista. Si luego los suben, entonces subir impuestos es progresista. Si un gobierno socialista arruina un país, eso es progresismo. Pero si después un gobierno diferente a ellos recupera y moderniza el país, haciéndolo progresar a base de propiciar el empleo, eso es retrógrado, avaricioso, especulador. Y si los socialistas recogen después ese gobierno y llevan al país de nuevo a la ruina, si sus políticas de educación priman la expresión oral sobre la escrita y crean una sociedad semianalfabeta, como la de hace un siglo, entonces eso vuelve a ser progreso.

6.PLURALISMO

El pluralismo es la cualidad de una sociedad que reconoce las diferencias ideológicas, religiosas, culturales y preferenciales de sus indivíduos. Para los socialistas, sin embargo, lo plural es lo socialista, y sólo lo socialista. Así, para ellos, un gobierno socialista, que ejerce el monopolio de la información y procura encarcelar a los periodistas que no se pliegan a los dictados del socialismo, es un gobierno plural. Un gobierno socialista que inculca a sus estudiantes que todos somos “iguales”, es un gobierno plural. Un gobierno socialista que quiere que todos seamos laicos, es un gobierno plural.

7.TOLERANCIA

La tolerancia es la virtud de aquel que respeta las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias. Para un socialista, tolerancia es socialismo, y socialismo, tolerancia. Para un socialista, pedir la prohibición de las corridas de toros es tolerancia, porque la piden los ecologistas, aliados de los socialistas. Para un socialista, no tolerar que en Cataluña se pueda estudiar en español, es tolerancia, porque esa no-tolerancia viene de los nacionalistas, que son aliados de los socialistas. Por supuesto, cuando alguien pone el dedo en todas estas contradicciones entre lo que dicen los socialistas y lo que hacen en realidad, ese alguien es un intolerante.

Recapitulando:

Si alguien cuestiona las intenciones de los socialistas, ese alguien es un malintencionado intolerante.

Si alguien cuestiona el  manejo socialista de la justicia, ese alguien es un totalitario intolerante.

Si alguien sugiere a un socialista que done su propio dinero a los pobres, ese alguien es un insolidario intolerante.

Si alguien que no es socialista exige la paz incondicional en una nación azotada por el terrorismo, si se defiende del terrorismo con la ley en la mano, ese alguien es un revanchista intolerante.

Si alguien exige al gobierno que haga progresar las políticas laborales para que podamos progresar y prosperar como sociedad, ese alguien es un retrógrado intolerante.

Si alguien se define no-anticlerical, ese alguien es un opresor intolerante.

Y por supuesto, quien tolera posiciones no-socialistas, o tolera posiciones contrarias a las de los aliados de los socialistas, ese alguien es, cómo no, un intolerante intolerante.

—————

Este gobierno, en nombre de la tolerancia, el pluralismo, la justicia, y bla, bla, bla, está llevando a España a situaciones de hace un siglo: alcoholismo generalizado, anticlericalismo feroz, desempleo masivo, analfabetismo crónico, sectarismo, conflictividad social, ruina económica, atraso, pobreza, hambre. Este gobierno nos quiere llevar de nuevo a la España previa a la Guerra Civil, cuando se estaba preparando una revolución socialista en la que, como repetían los diputados del PSOE una y otra vez, “si hay que fusilar a media España, pues fusilaremos a media España”. Negándose a hacer la más mínima autocrítica, de los últimos años de la República agonizante, de la República que los socialistas estrangularon quemando iglesias, volviendo al pueblo contra el pueblo, y asesinando al líder de la oposición, como hizo el PSOE, el diagnóstico socialista es que todo iba bien hasta que llegó Franco y lo estropeó todo. Igual que Needleman, ese torpe, ególatra, intolerante, caduco, soberbio y acrítico montaraz con ínfulas de superioridad, incapaz de reconocer lo falible de su humana naturaleza, incapaz de reconocer que, como cualquier otro, era proclive a cometer un error estúpido, y que para ello se instaló en el error tirándose una y otra vez al foso de la orquesta de la Ópera de Milán en la esperanza de que nadie se diera cuenta de que se había caído la primera vez, en la incapacidad de reconocer sus defectos y tratar de presentarlos como virtudes, el socialismo español está empeñado en repetir sus errores una y otra vez, empeñado en mantener intactos sus defectos, y hacerlos pasar por virtudes, condenado, en suma, a no progresar. La diferencia entre Needleman y el PSOE es que Needleman se lanzaba al foso él mismo, y por lo tanto sólo era un peligro para sí mismo, a diferencia del PSOE, que, para no reconocer su error, nos lanza al abismo a nosotros, con la esperanza de que esta vez no surja ningún Franco que le agüe la fiesta de fusilarse a media España.

UN AÑITO EN LLAMAS

Un año de blog. Ninguno de los problemas denunciados en La Ciudad en Llamas se ha solucionado, y todos han ido a peor. Todo va según el plan de Zapatero, que ha jugado en todo momento en favor de su partido y de su agenda personal, dejando de lado los intereses de los españoles, incluso combatiendo contra esos intereses. Faltando a su promesa al rey, la bandera y la Constitución. Tenemos un infiltrado en Moncloa. Su nombre: Zetapé.

Cerrando Garoña, Zapatero ha hipotecado el futuro de España en producción energética. En vez de ser de los estados que venden energía a otros, somos de los que la compran, resíduos incluídos. Gracias a ello, los ciudadanos pagamos cada vez más cara la luz. Pronto habrá nuevas subidas.

El 11-M está bloqueado de nuevo en los tribunales, a expensas de la opinión pública. Me da que van a tratar de disfrazar en negligencia de los TEDAX los pecados de su jefe, Sánchez Manzano. Otros asuntos rubalcábidos siguen en manos de la justicia, a buen recaudo.

Zapatero negocia con ETA. Renuncia a su propia autoridad para machacar institucionalmente a los asesinos. La primera entrada de La Ciudad en Llamas hablaba de cómo el triunal europeo se ratificaba en su alabanza a la española ley de partidos, en la que Zapatero no cree porque deja fuera a batasuna. Está convencido de ganar en 2012.

¿Qué decir del paro, del gasto público, de los impuestos, del plan E, del plan E2, del cheque bebé, de la ley del aborto, de la falta de convicción.

Todo éste Zapaterismo trae al final falta de convicción al defenderse contra las agresiones, internas o externas. ¿Cómo puede una nación plantarse ante la creciente conflictividad social que provoca el islamismo activista en nuestras ciudades? ¿Quién me va a defender en el ministerio, piensa el capitán de una fragata española en el estrecho, si cumplo con mi obligación de hacer respetar la enseña nacional, aunque eso signifique bufar un poco a los guardacostas gibraltareños, que, por el contrario, cada vez están más crecidos, humillando constantemente a nuestros mansos guardacostas. En el estrecho se hace efectiva la filosofía de Bono, “prefiero morir a matar”, dijo.

Desde luego, si yo soy soldado en Afganistán y el ministro sale diciendo algo parecido, mi primer impulso sería santiguarme, como mínimo.

¿Cómo va uno a defenderse de una agresión, si todo lo que uno hace para defenderse está mal? ¿Cómo va uno a defender su bandera, si la violencia está mal, si echarle huevos a la cosa es cosa facha y carca, si nuestra nación aún está por ser purgada de resíduos fascistas, como el cristianismo, el himno nacional o el idioma español. Si la violencia es siempre mala, y hay que acurrucarse en un rincón si te dan un picotazo. Si el presidente mismo es fruto del “no a la guerra”, ¿con qué autoridad planta uno sus huevos un día  encima de la mesa porque le están acosando? El propio término plantar los huevos sería machista, por tanto violento, por tanto no igualitario. Por tanto antidemocrático, antiprogresista, residual, purgable.

En la vida de pareja, todo hombre es un sospechoso de malos tratos. Cae sobre muchos inocentes todo el peso de la ley. La violencia de género está, en cambio, creciendo de manera alarmante. Como se persigue al macho mismo, el maltratador sigue yéndose de rositas. Demasiados sospechosos, demasiadas denuncias falsas para obtener ventajas legales en divorcios u otros litigios. Sin embargo, la mitad de los brazaletes en uso no están operativos por razones de mantenimiento. Sólo cubren una parte del problema, la reincidencia, pero el sólo hecho de que la mitad de los brazaletes localizadores no localizan al agresor, ya me dice cuánto se está esforzando el gobierno en ésta materia.

Así, según las tesis del gobierno, y que asume la población con actitud bovina, levantar la voz contra la injusticia, el abuso y la tomadura de pelo es un acto de reacción. Hace poco, un juez puso una multa a un tío por rechazar a su atracador con demasiada fuerza. Hace aún menos, se ha multado a un tipo por llamar nazi a una mujer que lo insultó por la calle, diciendo ser del PSOE, y añadiendo que los judíos son tal y pascual. La tipa le paró por las vestimentas típicas del judío, y le llamó de todo. Él la llamó nazi, y el juez les impuso a ambos una multa de similar cuantía. El pasado viernes, mientras el blog cumplía un año, Rafita, en paradero desconocido, asesino y violador de Sandra Palo, ha obtenido, al cumplir la mayoría de edad, el borrón y cuenta nueva de la ley del menor. El expediente de Rafita está limpio. Es un ciudadano modelo. Podría pedir trabajo como animador de campamentos de colegialas vírgenes, y no sonaría ningún avisador en la justicia.

¿En qué se basa uno para defenderse? Como hombres, como españoles, como ciudadanos cabreados, se nos impide pensar, expresarnos y defendernos. Tenemos que reprimirlo todo. El Zapaterismo es básicamente represor, castrante, obsceno e iconoclasta. Es todo un radicalismo islámico. Por eso coincide y empatiza más el zapaterismo con los imanes radicales, con los piratas y terroristas (lo importante es que Iñaki no se muera, Patxi López dixit), con violadores y asesinos, que con los españoles de a pie, que parece que seamos mediocres reflejos del franquismo.

Por eso quiere Zapatero terminar con la clase media. Necesita dos clases, la alta y la baja, para tener un país cabreado, ignorante, controlable.Su problema es la clase media. Su problema es nuestro poder adquisitivo. Su problema somos nosotros.

La Ciudad en Llamas cumple un año. ¿Cuántos más nos dejarán cumplir?

¡ZOOFILIA EN LAS AULAS!

Parece que voy a tener que hacer una sección para EpC, porque siempre genera nuevo material. Ésta asignatura es incansable.

La última lo supera casi todo. Ha ocurrido en un instituto de Córdoba. Informa Libertad Digital que se ha dicho a los chavales, para explicarles la libertad sexual, que “se nos da el sexo para practicarlo con otros niños, otras niñas, o incluso animales”.

La propia afirmación es dudosa. No dudo que se puede practicar el sexo con animales, eso es un hecho. En tal sentido, se le olvidaron al profesor, como compañeros sexuales, los vegetales, los minerales, el agua y los objetos, manufacturados para tal uso o improvisados.

Más dudoso es que nos haya sido dado el sexo para que lo practiquemos con una culebra, con un estornino, con un chiuaua o con un somormujo. No entraré en disquisiciones acerca de la finalidad reproductiva o lúdica del sexo. Pero no creo que se nos haya dado el sexo para practicarlo con un somormujo. Dejando aparte el hecho de que me es difícil imaginar que una persona y un somormujo puedan mantener relaciones sexuales seguras, adultas y, sobre todo, consentidas.

Con lo que a éstos niños se les está inculcando la violación de animales como opción sexual aceptable y saludable. Ole.

Por lo demás, no me hace falta meterme en mucho jardín para rechazar esa asignatura. ¿Por qué cojones tiene un profesor que estar contando semejantes porquerías a los niños? Qué cosa más grimosa, qué asco, un progre hablando de sexo a sus alumnos.

¿Por qué tienen que trastocar de tal manera las pautas de conducta que la historia demuestra eficaces y deseables? ¿Es que era también carca y pasado de moda limitarnos a practicar el sexo entre humanos? ¿Esa norma también es culpa de la iglesia castradora?¿Tanto limita la felicidad el hecho de no ver como posibles compañeros sexuales a los animales? Y sobre todo, ¿no eran ya suficientemente complicadas las relaciones afectivas humanas, como para incluir la mascota del vecino como posible objeto de deseo?

¿Pero qué está pasando aquí? ¿Se está intentando reprogramar a la manera socialista la evolución, o sólo me lo parece a mí?

Bueno, pues siendo así, le deseamos a Zapatero, a Mariano, al ministro Gabilondo y al profesor, que, yendo por la campiña, los embista por detrás un toro bravo progre, sin complejos, abierto a otras posibilidades.

Por otro lado, el ministro ya ha soltado otro de sus Gabilondías. Ha llegado a la conclusión que, ante el abandono estudiantil se necesitan ¡clases más amenas! ¡Tócate los huevos!

Éstos socialistas probarán de todo antes de recuperar las viejas fórmulas, las únicas que funcionan. A las clases se va a aprender, no a divertirse. Un buen profesor ya hace la clase amena. Éste ministro es capaz de instaurar secciones en la clase, como en La Noria.

-Pepito, ¿cuál es la capital de España?

-Camerún.

-Muy bien. ¡Y ahora, a publicidad!¡Pero no os vayáis, que luego toca el debate con María Antonia!

Bravo, Gabilondo. Ole, ole y ole. Qué necesario eres.

LEGISLANDO LA CHULETA

No nos sorprende nada la nueva iniciativa de la Universidad de Sevilla: proponen despenalizar la chuleta. Es decir, se propone que al alumno que sea pillado copiando le sea permitido terminar el examen, y que pueda luego recurrir la calificación, si no es del gusto del copiota.

Cuando yo estudiaba, la norma, no sé si escrita o no escrita, era que si te pillaban copiando, te era confiscada la chuleta y eras obligado a entregar el examen ipso-facto. En según qué caso, el profesor permitía al alumno continuar el examen sin chuleta, u otras variantes. Pero lo normal era un cero automático.

Últimamente vengo observando que a los estudiantes de secundaria les dejan copiar en los examenes. Cuento con varios testimonios de primera mano: en los institutos, cada vez más desinstitucionalizados, es la chuleta lo que se está institucionalizando. Se regalan los aprobados, vaya. Y aún así, muchos alumnos tienen problemas para aprobar. Normal, pues para hacer una buena chuleta, y para copiar, es necesaria la comprensión lectora, que tampoco se exige para aprobar.

O dicho de otro modo: incluso con chuletas, o el libro encima de la mesa, los alumnos siguen suspendiendo. Siniestra perogrullada en espiral: cuanto menos se les exige, menos aprenden. Cuanto menos aprenden, menos se les puede exigir.

Claro, luego pasa que los que sí han aprobado gracias a la conjunción de un libro encima de la mesa y un profesor dormitando en su butaca, llegan a la universidad, y se encuentran con que son incapaces de memorizar dato útil, más allá del precio del calimocho, o la hora feliz. Y entonces no les queda más remedio que copiar o suspender.

Tal será la cantidad de alumnos-chuleta en la universidad de Sevilla, que el rectorado ha claudicado en su afán por que los alumnos no copien. Y proponen que el alumno pueda continuar el exámen, aunque sea pillado copiando.

La medida dará alas a vaguetes y semianalfabetos. Aunque les pillen, podrán seguir haciendo el exámen. Y cortará las alas de los honestos, si es que alguno queda. Imaginen la frustración del que ha sacado un seis estudiando, cuando vea que un compañero al que han pillado copiando se lleva un ocho, y que además recurre la nota.

Visto desde cierto punto de vista, el alumno honrado que quiera competir en calificaciones con sus compañeros copiones, se verá tentado, cuando menos, a copiar, y será una minoría muy minoritaria entre las minorías el que decida competir honradamente con sus compañeros listos.

Y como guiño a la Universidad de Sevilla, Gabilondo habló ayer de un modelo de examen menos memorístico. Como los alumnos no son capaces de memorizar los textos (para memorizar hay que entender),  se rebaja el nivel memorístico del examen y santas pascuas. Exámenes a medida del alumnado.

Empezó la cosa rebajando el nivel de exigencia, sintetizando libros de texto. Después, con la ESO, los contenidos llegaron a ser simplificados hasta quedarse en un chiste. Ahora, ni con esquemitas. Ni con el libro encima de la mesa aprueban ya. Es el resultado inevitable de rebajar el nivel de exigencia. Que rebajas el nivel del alumnado.

No veo la bondad de semejante capitulación. La norma viene a legitimar el derecho a intentar la picaresca en primer lugar, y si te pillan, pues respondes a pelo.

No se me ocurre mejor manera de desgraciar una sociedad que condenarla a un analfabetismo funcional creciente, a la incompetencia, a la ductilidad y al servilismo. Dinamitando las reglas del juego, se termina con la competitividad. Despenalizando la chuleta, la elevan al rango de derecho. Y si la chuleta es un derecho, un triunfo contra el profesorado, pronto se convertirá en un deber para todo alumno que luche por un puesto en la promoción.

Éstos socialistas, en su afán de legislarlo todo, han terminado legislando hasta la chuleta.

Joder, si han hecho lo mismo con los fetos, ¿se iban a cortar con las chuletas?

Debacle en educación: profesor juzgado por castigar

mira ppa, l kareto dmi profe sale n sta kosa d ppel!!

Apoyamos desde aquí a ése profesor cuya alumna no trajo los deberes hechos. El profesor la castigó a escribir cien veces “debo hacer lo que me mandan”, de cara a la pared. La niña persistía en su negativa a hacer los deberes, y el profesor decidió tomar cartas.

Lo que consiguió fué una denuncia del padre de la niña. Menudo desgraciado, el colega. Dice que la niña se angustió por la hostilidad del profesor, y le dio una arcada. La niña, de hecho, sostiene que llegó a vomitar, y que el profesor la hizo recoger el vómito. Mientras escribimos la última frase, nuestro polígrafo ha saltado solo, a pesar de estar apagado y desenchufado. Y es que la historia del vómito es mentira. El padre le habrá dicho a la niña “Miente y exagéralo todo, que las autoridades están de nuestra parte. Así niña, podrás seguir pasando de hacer los deberes y tu profesor me dejará en paz. Y traeme una cerveza, que estoy viendo el partido.”.

A día de hoy, un profesor no puede castigar a los alumnos. No puede expulsarlos. Si a un alumno idiota le da por reventar la clase, no se calla, no aprende y distrae a los otros, el profesor no puede expulsarle de clase. Como mucho puede sacarlo y hablar con el fuera, en privado. ¡Tócate los huevos!

Y hete aquí que, claro, se da el caso de una alumna pasa olímpicamente de hacer los deberes, y el profesor acaba juzgado. En el banquillo, vaya. ¿No deberían juzgar la indolencia del padre? Y, por cierto, qué duda más tonta, lo del vómito. Si fuera verdad, ésa sería la noticia: alumna obligada a recoger el vómito.

¿No sería más bien que la niñata simuló una arcada y escupió un asquito de nada? ¿No sería que el profesor sabía perfectamente que la niña estaba intentando tomarle el pelo, y dijo hasta aquí hemos llegado? Pero, al final, siempre está el padre. O sea. Si su padre no castiga a su hija, lo que nos extraña es que la niña aún vaya al instituto. Pero claro, para el padre, lo mismo que para el gobierno, la escolarización es un paripé, un acuerdo tácito. Tú me das mi título, y yo aparezco por aquí. Tú aprueba a mi hijo, y no me des el coñazo. Tu trae a tu hijo, que ya me ocupo yo. Una estafa que se ha convertido en normativa, y cuyas víctimas son, a corto plazo, la devaluada figura del profesor, a medio plazo, los propios alumnos, semianalfabetos funcionales, y a largo plazo, la sociedad en pleno.

La milonga socialista es persistente en premiar la mediocridad, pues sabe que el mundo está formado por mediocres. Esa es su eterna cantera de votos. Pero premiar y fomentar la mediocridad devalúa a los pueblos, no los obliga a hacer sus tareas, y denuncia al que les quiera desmontar el chiringuito. Y eso sólo favorece a unos pocos políticos. Hay que premiar el trabajo bien hecho, hay que corregir la pereza y hay que castigar la mala conducta.

Y hay que juzgar a los padres indolentes. Ya hemos llegado a un punto en el que se juzga al que no es indolente. Así, un padre que le calienta el culo al coñazo de su hijo por no hacer caso de nadie, es juzgado. Y un profesor que castiga a una alumna imbécil con abogado, también es juzgado.

Menuda mierda de país, Zetapé. Cazurros criando a cazurros.

Noticia en LD: Noticia en LD: Juzgan a un profesor por castigar a una alumna

Artículo de Pérez-Reverte: Los Niños de Casterlsardo

Jor, jor, jor. No se pierdan el artículo semanal de Pérez-Reverte. Éste viene calentito, de hoy domingo.

Los Niños de Casterlsardo (pinche aquí para leer)

Y, aparte, fuera del tema propuesto, pero absolutamente indispensable, no nos resistimos a recuperar un artículo de otra temática. El artículo, narrativo (ahora los gilipedagogos lo llaman microficción, o microrrelato, o micropene, no sé) que se llama El Picoleto, una joya. Mucho dice don Arturo en bien poquitas palabras.

 

EL PICOLETO

Pérez-Reverte suele escribir artículos motivados por la falta de formas, el caos de la enseñanza, y la crisis de autoridad, para disfrute del lector. LaCiudadenLlamas ha recopilado una serie. Están elegidos con mimo, y hemos disfrutado horrores (nunca mejor dicho). Son testimonio de la desintegración a que está siendo sometida la cultura española. Algunos, nótese, son anteriores a la era Zetapé. Aunque cuando la cosa se pone dramática es más tarde. Recomendamos dosificarlos, aunque hayamos preferido agruparlos en una sola entrada. Avisamos, leerlos todos seguidos puede provocar espumarajos licántropos. Ahí van.

De las buenas maneras:

Las piernas de mi vecino (para carcajearse vivo, avisamos)

Por tres cochinos minutos

Permitidme tutearos, imbéciles

Educación y memoria histórica:

Un facha de siete años

Destrozando la memoria

La lengua del Imperio

Ahora se atreven con Manolete

Reyes Magos y Magas

Ecoturismo y pluricultura quijotil

Subvenciones, maestros y psicopedagilipollas

Aceite, cultura y memoria (Una verdadera joya)

En qué manos estamos:

Derechos, libertades y guardia de la porra

La osadía de la ignorancia

Miembras y carne de miembrillo

Inocentes, pero menos

Tontos (y tontas) de pata negra

Aún puede ser peor

Somos el pasmo de Europa (insustituible)

Por qué van a ganar los malos

España cañí

Nadie dijo que fuera fácil


UGT, BOLAS CHINAS, MASTURBACIÓN, DIOS y el DIABLO

Continúa el derroche. En éstos tiempos de escasez, austeridad y crisis, cuando los policías y guardias civiles, que nos protegen de etarras y otros maleantes, se tienen que pagar de su bolsillo los chalecos antibalas y la munición para las prácticas de tiro, etc, etc, etc… y la izquierda continúa tirando el dinero. Ellos que pueden.

Ahora, UGT ha regalado, en uno de sus cónclaves, maletines con bolas chinas a sus asistentes. Por un motivo “de género”, dicen, pues las bolas chinas, continúan, “ayudan a prevenir las pérdidas de orina. Y es verdad. A mí se me ha cortado el pis cuando he escuchado la noticia en la radio. Más de cien maletines con bolas chinas. Como lo oyen. Mientras denuncian la desprotección del trabajador por parte de la empresa privada, en lugar de ponerse manos a la obra con ese problema, por el cual justifican y aplauden la histórica subida de impuestos que entrará en vigor el año que viene, dedican el dinero en juguetes sexuales terapéuticos. Muy bien. Muy bonito y ejemplificante. Sobre todo, muy ilustrativo acerca de qué hacen con nuestro dinero. Más de una vez, ante la seguridad de que éstos ladrones se van a llevar nuestro dinero, hemos pensado “pues que se lo metan por el OGT”. Dicho y hecho. Y les cabe. Les caben doscientos y pico millones de euros pasados bajo cuerda. ¿No les van a caber unas inofensivas bolitas? Lo raro es que no se les perdieran dentro.

Pinche aquí para leer la noticia en La Voz Digital

Por otro lado, recibimos la noticia, vía radio también, de que la Junta de Extremadura lanza una nueva campaña para fomentar la masturbación en los adolescentes. Follet(e)os, cómics ilustrativos, juegos de cartas, pósters y demás. Como ya nos conocemos el percal, por adolescentes entenderemos que se refieren a niños y niñas de once años en adelante. 15.000€. Aunque en éste caso, el dinero es lo de menos. Lo que vemos son dos cosas:

¿Qué necesidad hay de fomentar y enseñar lo que todo niño aprende por su cuenta cuando se lo pide el cuerpo? Ninguna para la gente honrada. Para los del adoctrinamiento para la ciudadanía es una prioridad eliminar la infancia lo antes posible. Así se obtienen votantes tempranos, fresquitos, obedientes. Además, me parece sórdida la imagen de un funcionario enseñando a masturbarse a un niño. Es un poco como pederastia de estado, ¿no?

Como siempre, en la excusa está la trampa: dicen que quieren eliminar complejos. Pues complejos van a lograr, pues cada niño aprende esas cosas cuando el cuerpo se lo pide, no cuando lo dice el gobierno. De modo que los niños de once, doce o los años que sean, cuyo cuerpo aún no esté preparado, van a desarrollar un complejo, o van a forzar a su cuerpo a hacer cosas que aún no quiere hacer, o cuyo impulso aún no puede controlar. Fomentando complejos, traumas y autorrechazos, amén de todo tipo de disfunciones sexuales. Si yo fuera padre, juro que demandaría a la junta por semejante salvajada.

Pinche aquí para leer la noticia en LD

Por cierto, y como reflexión final. ¿Han visto el logo de la tienda, que de seguro, aparecerá en la campaña? Sí señora, un diablito. Mientras a éstos pequeños analfabetos se les enseña a rechazar la cruz, se les compra con pajillas tutelados por el demonio. No nos pondremos moralistas, ni creemos que la imagen del demonio extienda el mal por el mundo. LaCiudadenLlamas es un blog fundamentalmente agnóstico, aunque respetuoso con las creencias legítimas. Sin embargo, ejercer esa ligerísima presión simbólica sobre pobres seres sin educación ni sentido crítico, eso sí es pernicioso.

La cruz es un símbolo de sacrificio, de solidaridad y de libertad, pues Cristo, incluso para el más ateo, fue libre de elegir su destino, un destino que concluía con su sacrificio voluntario, y dicho sacrificio lo hizo por todos los hombres para el perdón de sus pecados. Y el gobierno está enseñando a los niños sistemáticamente que esa cruz es despreciable.

El socialismo, sin embargo, prefiere al diablo. En este caso, un simpático diablillo. La púa, la triquiñuela, el atajo, el timo, el placer inmediato, la diversión vana, la mentirijilla conveniente. Y, como digo, ningún problema. Esa tienda es para adultos, y su logotipo también. El gobierno, no obstante, lo brinda a los niños a la salud de sus pajillas de la mano de una tienda para los adultos. No para los niños. NO PARA LOS NIÑOS.

Pinche aquí para acceder al blog del Sex-Shop que desarrolla la campaña Animamos a los lectores a expresar libremente sus opiniones en el blog de la tienda. Nosotros ya lo hemos hecho.

ARTÍCULO IMPRESCINDIBLE PARA EDUCADORES Y ALUMNOS DE LA ESO, y algunos artículos de Pérez-Reverte

Si tiene tiempo el lector, y quiere quedar patedefuá, por parafrasear al vinagre del Reverte, le recomendamos un artículo demoledor. Es de hace tres años,pero la situación ha empeorado desde entonces, así que el artículo es más vigente ahora que en el momento de escribirse. Escrito por Carlos Manuel Sánchez.

EL SECRETO DE LOS FINLANDESES 24 horas con uno de los jóvenes de 15 años que triunfa en Pisa

Y para continuar, unos artículos de el vinagre del Reverte

El niño del tren

Lobos, corderos y semáforos

Esa gentuza

Entrámpate tío

Permitidme tutearos, imbéciles

Ni saben, ni quieren saber

y el último, fresquito del domingo, Esos chicos

Que los disfruten.