¿FELIZ 2010?

2009 ha sido un año nefasto para España. Hemos sido testigos del sabotaje televisado al que Zapatero nos está sometiendo.

De la mano de los sindicatos, Zapatero ha saboteado el tejido empresarial privado, y mintiendo descaradamente en las cifras, ha logrado un siniestro éxito suscribiendo un millón y medio de nuevos parados.

De la mano de los nacionalistas, ha legalizado el asesinato indiscriminado de fetos. Para él, el aborto es un derecho. Los defensores del aborto, además, empiezan ya a negar ayudas a las mujeres que quieran tener a su hijo. Parece tener sed de sangre. Maldito sea, el fanático comunista.

2009 ha sido también el año de las amenazas e injurias a periodistas. Empezaron las demandas injustificadas a los periodistas que informaron del 11-M. Pedro J, Federico, Antonio Rubio fueron los casos más notorios. La citación personal de Garzón a Luis del Pino para preguntarle poco más que la hora fué el más sangrante, porque garzoneta no tuvo más intención que intentar acojonar a Don Luis. Todo quedaría en nada si no fuera por la reciente agresión a Hermann Tertsch. 2009 ha sido el año de las amenazas izquierdosas a los periodistas independientes.

En 2009 hemos visto a Zapatero anunciar con cinismo de patio de colegio hasta siete veces el final de la crisis. Y la peor noticia, la última. Zapatero ha dicho en alto lo que todos sabíamos ya: que hace política económica desde la ideología. Sólo así podía hacer más daño del que ya ha hecho. Para una verdad que se podía haber callado, va y la suelta. Enfriará más aún la inversión extranjera. Gracias, Zetapé. O eres un pájaro, o un incompetente. Probablemente ambas.

2009 ha sido el año de la deuda pública y el déficit sostenible. Gastamos un 70 por ciento más de lo que ingresamos. La deuda es jodida, porque uno la contrae en un chasqueo de dedos, pero tardamos décadas en saldarlas. Contra toda lógica y contra todo criterio, Zapatero se ha lanzado a despilfarrar nuestro dinero, regalándolo caprichosamente: a terroristas, a comunistas indígenas cuyos países tienen superávit, a piratas, al Islam…

2009 ha sido el año del advenimiento del nuevo monopolio mediático. Más fuerte. Más ideológico. Más independentista, más marrullero. PRISA era demasiado moderada para Zapatero. MediaPro le pone más. Los efectos de el anterior monopolio son trágicos, pues han llevado el centro político a la pura izquierda. Así se logró echar del poder a un presidente que trajo prosperidad. Con chapapote. Con basura mediática. Con ideología inyectada por lo bajini. Ahora es el turno de MediaPro, de carácter vocinglero, mensaje simple y ademanes marrulleros, más acordes con los tiempos.

2009 ha sido el año en que la justicia ha vuelto a ser un pudridero de politiqueo y de manejos de la izquierda. Como en los años GAL. En las altas instancias, el TC aún no ha declarado inconstitucional el estatuto catalán. Ha perdido su credibilidad y su fuerza. Solo traerá polémica, ningún acatamiento. Esto es pura dinamita para el tejido social español. Como lo es el chivatazo del Faisán y la mierda que está saliendo a flote, como lo es el trato dispensado a asesinos, violadores e infractores. En la España de Zetapé se persigue a la víctima, no al agresor. Ése es el estilo socialista.

2009 ha sido el año del ridículo internacional, planetario, globalizado, atómico, galáctico. Piratas, Al Qaeda, ETA, Gibraltar, las amistades de Zapatero (Ahmadineyad, Chávez, Castro, Evo, Mohamed VI), las hijas de Zetapé, la visita a Israel, Moratinos. La prensa internacional nos observa perpleja. La prensa económica internacional nos observa con asombro. Éste gobierno nos avergüenza y nos pone en ridículo.

2009 fue el año en que descubrimos que no sabemos dónde está enterrado Lorca. Una noticia siniestra, que sólo puede traer desgracias a un país cuyo presidente está empeñado en sembrar la desmemoria y finalmente, ganar la guerra esgrimiendo cadáveres exhumados y destruyendo historia. ¿Qué hará Zapatero, que Contaba con el cadáver de Lorca como piedra angular de su Ley de Desmemoria Histórica?

2009 ha sido el año en que dos grandes directores de cine han dado su peor obra, por estar a la altura de las propuestas progres: Amenábar y su demagógica Ágora, y Cameron y su demagógica Avatar. Parecemos asistir al triste espectáculo de cómo los directores más inteligentes subestiman a su público. Cameron y Amenábar nos han tomado por idiotas, y sus dos estrenos hicieron las delicias de Zapatero, su ministerio de la desigualdad y la Pachamama de su amiguito, plumífero Evo, el portavoz de la Pachamama. Malos tiempos, los poetas hacen política, y los políticos, poesía. Y de la mala.

Suma y sigue, suma y sigue. Éste ha sido el año, según La Ciudad en Llamas.

Para el año 2010, auguramos más de lo mismo, pero mucho más caliente. Muchos más insultos. Zapatero, como aquel memorable Perfectus Detritus de Astérix, siembra la cizaña a su alrededor.

Sin embargo, hay esperanza. Zapatero ya ha tenido que frenar la voracidad sindical, ganándose un mohín. Será el principio de muchas dentelladas que le van a caer a Zapatero. Ése es nuestro consuelo, y también nuestra esperanza. Éste va a ser un año de desgaste socialista. Pero ¿qué se llevará por delante éste desgaste?

Feliz año nuevo, querido lector.

Aquí seguimos, dispuestos a no callar.

Poco más podemos hacer.

Feliz 2010 deseo a todos, menos a Zapatero. Cuanto menos feliz sea 2010 para él, más lo será para los españoles.

Avatar, por Bodisamba

Colaboración de Bodisamba para La Ciudad en Llamas. Me encanta tener en el blog una crítica tan certera y constructiva del último y desigual Cameron. Primera colaboración de mi hermano Gonza desde la Bodisamba del Submundo. Os dejo con sus palabras.


Avatar, Avatar, por fín Avatar. Son muchos años ya desde “Titanic” y es que James Cameron se gusta, es de estos que se lo piensan muy mucho antes de ponerse manos a la obra con algo, y si lo hace, LO HACE, quizá más que nadie en el mundo del cine de hoy en día.

Digo todo esto porque antes de meternos en faena con su nueva película es importante destacar que James Cameron sólo ha dado obras maestras indiscutibles, desde su primer trabajo en firme “Terminator”, pasando por la mejor secuela de la historia “Aliens” y sin olvidarnos de “Abyss”, de esa joya inabarcable llamada “Mentiras Arriesgadas” ni de la impepinable “Titanic” (a la que tan injustamente vilipendian esos que pagaron muchas veces por ver en el cine en su día). Por esta carrera tan singular y tan brillante se establece que para juzgar un trabajo de James Cameron no valen las mismas escalas que se utilizan para otros. Si un director nos acostumbra a la excelencia ese será el listón por el que se le acabe juzgando a cada intento.

Por eso hablar de Ávatar me resulta complicado.

¿Es un buen espectáculo? sin duda alguna.

¿Merece la pena? por supuesto.

¿Es una buena pelicula? sí.

¿Es una gran película? no, ni remotamente.

Lo peor de Ávatar es precisamente haber sido hecha por el director de “Terminator”, si esta película hubiera venido firmada por cualquier otro director y con mucho menos bombo, la película habría escalado más alto, o se le habrían perdonado más cosas. Viniendo de quien viene…no.

Bueno, resumen: Avatar cuenta la historia de un marine al que se le recluta para viajar al planeta Pandora y formar parte de un experimento científico que consiste en transportar su ser en la mente de un extraterrestre genéticamente creado a imagen y semejanza de la especie autóctona del planeta en cuestión. ¿Con qué objeto? llegar a una solución diplomática que permita a los humanos la explotación del planeta y que frene el conflicto con los indígenas (los Navii).

Es un tipo de película muy en la línea marcada por “Bailando con Lobos” o “El Último Samurai”, en donde un personaje se “enamora” de una cultura radicalmente diferente a la suya.

Primer aspecto a comentar, la supuesta “revolución en la forma de hacer cine”: No, no hay absolutamente nada novedoso en cuanto a las estructuras básicas de la creación cinematográfica. Ya hemos visto criaturas hechas por CGI fotorealistas cohexistiendo con actores de carne y hueso. Ya hemos visto Tiranosaurios, hemos visto al T-1000, hemos visto a Gollum, y en esta película, a ese nivel, el avance es meramente cuantitativo, los efectos y criaturas son las mejores y más creíbles vistas hasta la fecha, pero sólo suponen el avance natural de estas técnicas, nada más.

En cuanto al 3-D, yo ya he visto “Up” en cines y no hay diferencias encuanto a la aplicación de este novedoso sistema en “Avatar”, puedo decir que es básicamente lo mismo.

Con ello quiero decir que no, se pongan como se pongan, el espectáculo visual es un avance natural y cuantotativo con respecto  a “El retorno del Rey” por nombrar a su más digna antecesora.

Y ahora es cuando entro en lo importante, en el corazón de cualquier hecho cinemátográfico y que es dónde a mi juicio una película hace o no hace historia: el guión.

“Ávatar” parece escrita deprisa, ni los personajes están bien resueltos (absolutamente unidimensionales) ni la trama está especialmente inspirada. La sucesión de acontecimientos deja en evidencia un guión pobre y lleno de agujeros donde falla la lógica y el rigor exigibles al tipo de película que se está contando. Como resultad:o se pierde la fuerza emocional que da una historia bien trabajada y sólida (de la que Cameron suele ser maestro) y que finalmente sólo cuenta con el mero espectáculo visual y banda sonora como únicos aliados.

Empezando por el protagonista, del que no llegamos a entender sus motivaciones ni realmente somos testigos de su “enamoramiento” por la cultura Navii, y que da más la sensación de ser un personaje atrapado entre decisiones que tiene que tomar de golpe, a salto de mata, y con el que usan el más manido recurso disponible: enamorarse de una Navii. Seguimos con el personaje de Sigourney Weaver, absolutamente accesorio y que abre la pregunta que más daño le hace a la lógica del universo que se presenta en esta película: si llevan tres años de conflictos con los Navii y ella es la encargada de buscar una solución diplomática, ¿se puede saber en qué ha utilizado los tres años que lleva en el planeta aparte de para hacerle aprender inglés a una civilización que no lo necesita, o que si lo necesita nadie nos ha explicado por qué?

Un exceso de explicaciones verbales (muchas de ellas accesorias) y una escasez de explicaciones en cuestiones instrumentales que lo necesitaban (¿por qué usan cuerpos prestados de los Navii para sus relaciones diplomáticas si ellos (los Navii) son muy conscientes de la naturaleza extraterrestre de estos?).

Pudiera ser que la película haya recibido un exceso de recorte y que eso justifique la poquísima profundidad de los personajes, pero yo me baso en lo que he visto en el cine el día del estreno.

En cuanto a la bidimensionalidad de los personajes aclararé que si bien es perfectamente lícito en otro tipo de películas, no en una que pretende hablar de conflictos ideológicos, ecológicos y humanos. Resulta maniqueo y realmente molesto ver como en una película donde se muestra un conflicto en el que se invita a una reflexión, el director y guionista encauza inequívocamente la dirección en la que el público debe opinar al respecto. Resumiendo: los malos son muy malos y los buenos son muy buenos. Punto y final.

Por otro lado me he encontrado a un James Cameron inseguro, un James Cameron que ha usado sin pudor, elementos muy reconocibles de las películas más taquilleras e influyentes de los últimos diez años. Así pues, para el ojo del buen observador, resulta muy obvio encontrar elementos de películas como “Mátrix” o “El Señor de los Anillos” casi caldados sin sonrojo alguno.

Finalmente volver a hacer hincapié que es una película con la cual es dificil de encontrar el punto justo desde la cual opinar. Es una película entretenida, es un espectáculo más que digno, pero no es una gran película en cuanto los elementos propios y comunes a cualquier película si se descuenta el espectáculo visual.

El trabajo menos especial e incontestable de James Cameron sin duda alguna, una película con carencias, una película entretenida que merece de sobra el precio de la entrada. Eso es Ávatar.

Por: Bodisamba

AVATAR (II)

Avatar es un proyecto largamente acariciado por James Cameron. La película está inscrita en la línea intencional de Abyss, su otra gran oda ecológica. Para ello, ha creado un planeta verde, Pandora, de exuberante y selvática flora, y peligrosa fauna. Hay una raza inteligente, los navi, que vive en simbiosis con su ecosistema.

El conflicto: una gran empresa minera viene a por un valioso mineral que crece bajo el gran árbol en el que habitan los navi. La compañía infiltra a un espía, que terminará pasándose al otro bando. No revelo nada del argumento: es tan previsible que se sabe desde el principio. El protagonista de la historia es el espía, que, disfrazado en su avatar, se infiltra entre los navi. Llega, con el conflicto, toda la abundante y barata demagogia con la que Cameron carga la cinta para justificar el cambio de bando. Y como sus razones son pobres, es Avatar la historia de una nauseabunda traición, malamente autojustificada por el traidor.

Aún con todo, Avatar funciona bien a nivel emocional, gracias en parte a su reconocible estructura (bailando con el último pequeño gran samurai) y en parte también a que Cameron procura mantenerse lejos de la subtrama política y se centra en el funcionamiento simbiótico del ecosistema, ésto es, en la belleza de las imágenes.

Una lástima, que el guión no aguante el análisis más superficial, pues ensombrece el conjunto de una película de gran belleza. Porque Avatar, más allá de sus fallidas propuestas ideológicas, es una película de valor estético inabarcable. Visualmente, es la película más espectacular que recuerdo. Paisajística, colorista hasta el delirio, repleta de criaturas y naves espaciales y con una batalla final impresionante, Avatar cumple muchos sueños cinematográficos de todo amante de la ciencia-ficción.

¡¡¡UAUUUU!!!

AVATAR (I)

No me gusta el cine en 3D. No estoy de acuerdo con la afirmación de Cameron de que el 3D “cambiará el lenguaje cinematográfico”. Es más, no creo que la cosa se vaya a extender en demasía, por lo menos a nivel general. A partir de ahora, ciertos títulos se estrenarán en 3D, pero no la mayoría de los estrenos, ni muchísimo menos.

Me permito hacer una apuesta: el cine 3D no va a cambiar nada en el cine. Será durante un tiempo un reclamo para atraer al público peer to peer a las salas, y después, el cinematográficamente innecesario pero vistoso invento será transferido a los videojuegos.

De hecho, me sorprende que el 3D no se haya ensayado en los videojuegos antes de lanzarse a la incierta piscina de las salas cinematográficas con carísimos proyectos cinematográficos de resultados inciertos a corto plazo, y con una ámplia mayoría de salas que no están habilitadas para el 3D. Ésta tecnología está llamada a ser acogida a corto plazo por el mercado del videojuego, en el cual podrá ofrecer nuevas experiencias sensoriales que añadan veracidad sensorial a la experiencia. En el cine, el 3D es un coñazo, porque requiere de nuevos e inéditos esfuerzos para el espectador, además de una postura concreta y una actitud activa para el ojo del espectador.

En el caso del 3D, la complica. Si ésta tecnología supone que me voy a sentar tieso delante de la tele para poder ver una película, entonces ésta tecnología está avocada a su desaparición, o a una explotación más o menos hábil en salas de cine habilitadas. Imaginen el cuadro. Me pongo Avatar en dvd para echar una siestecilla en casa, pero no puedo. Tengo que estar tieso delante de la tele, y llevando unas gafas que pesan un quintal, y que sólo funcionan si estás recto delante de la pantalla. Nada de tumbarse, recostarse o reclinarse. Eso ya se ha terminado.

Más problemas con el 3D: es un coñazo andar enfocando. No creo ni siquiera que sea saludable. Pero es que, para colmo, me paso muchas horas al día haciendo foco en el plató como para tener que hacer foco también desde la butaca. La viavilidad comercial queda seriamente limitada por éste motivo.

Por lo tanto, un público que busca comodidad y precios asequibles, dará la espalda a una proyección que encarece el producto, 10€, no me jodas, para encima tener que enfocar uno desde la butaca. De toda la vida se ha pagado al operador, o al foquista, para que se tome la molestia. Y ahora tengo que hacerlo yo desde la butaca, con unas gafas incómodas, que pesan como si fueran de plomo, y que son presumiblemente insalubres.

No creo que le roben demasiado público al peer to peer subiendo los precios y aumentando el nivel de esfuerzo en el espectador. Puede ser que saquen un buen dinero, alargando la vida de las salas hasta el fin de la crisis. Pero esto del 3D no deja de ser un reclamo para atraer al público a las salas.

Ver películas en 3D no cambia el lenguaje cinematográfico, sólo lo encarece. Es necesaria cierta distancia psicológica entre el espectador y la pantalla. En Avatar, el público pierde su calidad de mirón para pasar a ser…foquista.

Gran parte del éxito dependerá de la correcta utilización de esta, por otra parte interesante, tecnología en las películas que se plieguen a ella. Así, por ejemplo, Cuento de Navidad es una película que mejora su visionado si se ve en 3D. El trabajo de Zemeckis es impactante. Sin embargo, Avatar es un claro ejemplo de una película que es mejor ver en salas que la proyecten en las dos dimensiones de toda la vida, que en el cochambroso 3D que acompaña. Sale uno medio mareado de la proyección. Con la sensación de haber estado grabando un partido de balonmano, foco para acá, foco para allá, ahora vete a infinito…Después de tres horas, acaba uno hasta el ojete. Dicho finamente.

Cuando he llegado a casa he visto las imágenes de la película en el telediario, y eran tan nítidas, tan naturales, tan espectaculares, que me he dado cuenta con total naturalidad de que el 3D que propone Cameron es un churro macabeo que impide el correcto visionado de su película. Lo que tiene especial pecado si tenemos en cuenta que es el espectáculo visual la baza principal de Avatar.

La Ciudad en Llamas recomienda Avatar en cines donde se exhiba la versión en 2D.

11-M RESUMEN DE SITUACIÓN

El 11-M vuelve a estar caliente.

Resumiendo anteriores entradas, Sánchez Manzano, jefe de TEDAX durante los días del 11-M, no sólo se fue de rositas de aquella corrala tristemente berlanguiana que supuso el juicio de Bermúdez, sino que pretendía que nadie dijera nada. Así que demandó a medios de comunicación y plataformas ciudadanas por informaciones rigurosas. Fue en verano, cuando mueven ficha los  políticosque actúan en la sombra. Pero los juicios se le deshinchaban uno tras otro. No eran admitidos a trámite siquiera. Pero uno sí lo fue, contra Pedro J. y Federico.

Y la juez dictaminó no sólo que la querella de Manzano no tenía sentido, sino que añadió además, sin que nadie la preguntara, que las informaciones vertidas en El Mundo, Libertad Digital y Cope eran no sólo rigurosas sino plausibles. Días antes, era admitida a trámite la querella contra él, por parte de la AAVT11-M, con José María de Pablo representando a los demandantes.

El juicio se ha llevado a cabo, parón veraniego incluído, con total discreción. El Mundo y EsRadio han informado, pero sin estridencias. Las demás televisiones, paniagua y mamandurria, han decidido censurar la noticia. Símplemente no informan de ello. Y eso también es un editorial conjunto. Tácito, ni siquiera manifiesto. Lamentable es poco. Indigno, más bien. El espectáculo mediático es indigno. Pero el nauseabundo anonimato le ha venido muy bien a éste juicio. En la seguridad de que nadie está escuchando, cosa que no es cierta, ni muchísimo menos, las presiones son menores sobre el juez. Otra cosa sería que Wyoming se pusiera a hacer chistecitos sobre el magistrado. Pero como nadie habla del 11-M, ¿para qué chotearse de ello?

Y así, hemos llegado casi al final del juicio de la Asociación de Víctimas del Terrorismo por el 11-M contra el TEDAX Manzano por falso testimonio, ocultación de pruebas y negación del deber de perseguir delitos.Y aunque aún no se ha dictado sentencia, todas las declaraciones apuntan a Manzano. Las de los testigos de la acusación, y las de los testigos propuestos por la defensa del propio Manzano, que también han supuesto verdaderos mazazos para el falso TEDAX.

Pero, que nadie se lleve a engaño. Manzano es el cabeza de turco, un tonto útil. Ni cerebro, ni ejecutor de nada. Puro encubrimiento.

Durante el juicio se ha confirmado que las pruebas de los trenes siguen sin aparecer, siendo responsabilidad de Manzano. No se ha demostrado que las evidencias fueran destruídas. Se ha confirmado la nulidad de la cadena de custodia de las mochilas. Y se pone de manifiesto que la pericia de explosivos está completamente sesgada, aparte de manipulada y vuelta a manipular por alguien, no se sabe quién. Llegó un momento en el que la fiscalía nombraba un compuesto químico y ¡ale hop!, aparecía el compuesto en las pruebas, como ya quedó sobradamente acreditado en el sumario del 11-M y en el capítulo de los poltergheist que tan bien contaba José María de Pablo en su libro La Cuarta Trama.

Así, mientras en la pericial independiente iba dibujándose el retrato robot del Titadyn, la fiscalía iba pidiendo ingredientes de goma-2 que, milagrosamente iban apareciendo después en cada prueba. ¿Cómo aparecían? Pues de la siguiente manera:

Recordamos la Kangoo con versos coránicos.

Policías inspeccionan desde el exterior. No ven nada.

Perros policía peinan interior y exterior de la furgoneta. No encuentran nada.

La furgoneta es llevada, contra el protocolo habitual y por contraorden, al garaje de los TEDAX en Canillejas. Una hora después, la furgoneta, puerta con puerta con el laboratorio de los TEDAX, está repleta de pruebas, incluyendo explosivos que dos perros no detectaron. Durante una hora, el vehículo había estado bajo la custodia de Manzano.Una hora, hasta que llamó a la policía científica, a la que debía remitir la furgoneta ipso facto según el protocolo.

El explosivo que aparece, restos en detonadores, se envía a la científica con una muestra patrón de goma-2 eco propiedad TEDAX para establecer comparación con la muestra hallada. El resultado es sorprendente: tan semejantes resultan, que presentan ámbas la misma presencia de metenamina (ajena a la goma 2), y la misma textura de microgránulos (algo rarísimo, y que apunta a que ámbas muestras habían pasado por idénticas condiciones de almacenamiento. Parecen muestras del mismo cartucho.

Como la contaminación resultaba sospechosa, se culpó al propio procedimiento científico de la misma, se culpó al almacén de la empresa que suministra a la policía, se culpó al almacén de Mina Conchita. En ninguno de ellos se encuentran rastros de ninguna de éstas sustancias.

Recordemos ahora la Mochila de Vallecas, ésa mochila que ningún TEDAX llegó a ver en cuatro inspecciones minuciosas vagón por vagón ni en posteriores recuentos para cargar y llevar a IFEMA.

Los bultos del Pozo se llevan a IFEMA, pero después pasan, contra el protocolo y mediante contraorden, por la comisaría de Vallecas, donde son descargados y revisados sin ningún motivo plausible, antes de ser llevados de nuevo a IFEMA, donde habían sido revisados. Aparece en ésta inspección irregular a puerta cerrada una mochila bomba con teléfono móvil y goma 2 eco que nadie vio en cuatro inspecciones minuciosas.

Un fotógrafo de la policía es desplazado al parque Azorín, en Vallecas, para fotografiar la bomba antes de detonarla. No se le permitió acercarse a la bomba, y otro policía hizo las fotos. El carrete fue confiscado en el acto, y nunca apareció en el sumario ni en ningún otro lado. Sí hay testigos que afirman que la bomba tenía metralla (ninguna bomba de los trenes tenía metralla) y además, la mochila estaba preparada para no explotar, pues los cables introducidos en el explosivo estaban encintados visiblemente, de modo que era imposible la detonación. De modo que se procedió a la desactivación manual, consistente en agarrar con la mano el explosivo y desmenuzarlo, deseando que no haya un artefacto oculto, y que no se dió. Unos terroristas muy considerados con la policía. ¿Quién puso ahí la falsa bomba? No se sabe. Aún. Nadie sabe cómo apareció la mochila. Desde IFEMA nadie la vio partir, ni siquiera la reconocieron los que cargaron el furgón.

Sí se sabe que en un primer análisis no apareció contaminación de metenamina. Lo que indica orígenes distintos entre los explosivos de la Kangoo y los de la mochila. Pero aún así, en el informe TEDAX se indica verbalmente (sin resultados adjuntos) al juez de instrucción que en el explosivo de Vallecas había metenamina.

Cuando los peritos piden a Manzano los restos de los trenes (toneladas), Manzano aparece con una caja semivacía, una veintena de objetos pequeños, trozos de metal, clavos. Todos lavados ya, y sin resultados adjuntos ni aguas conservadas para posteriores análisis. Pruebas estropeadas. Y eso fue todo lo que llegó al juicio. De toneladas de vestigios, una caja semivacía.

Salvo un sobre con tres gramos de polvo de extintor, (tres gramos de providencia) que dibujó el retrato robot del Titadyn. ¿Cómo? Pues dando resultados positivos en la cromatografía de gases, para dos componentes habituales del Titadyn: DNT y nitroglicerina.

Cuando la pericia detectó el DNT en el polvo de extintor, hubo un apagón en las dependencias policiales, que, a pesar de ser nuevas y modernas, no gozaron de alimentación de emergencia, siquiera para cámaras de seguridad como la que grababa en todo momento la pericia. Cuando volvió la luz, se retomó la pericia y, milagrosamente, empezó a aparecer DNT en todas las muestras.

Poco después, llegaba la semana santa, y se paraba la pericia unos días. Los peritos independientes, escamados tras el apagón, remitieron al juez resultados previos, sin cocinar, sin el conocimiento de los peritos oficiales. Y cuando se volvió al trabajo, Manzano ordenó volver a empezar con todas las muestras, desde el principio, a pesar de que había prisa.

En éste momento, cabe desplazarnos atrás en el tiempo, cuando Manzano comparecía ante la comisión del 11-M y afirmó que en el primer análisis de explosivos apareció nitroglicerina, “que es componente genérico de la dinamita”. En aquel momento le dábamos por experto en explosivos, y dábamos por buena su aclaración.

Voviendo a la pericia del juicio, tras las vacaciones, apareció, milagro, nitroglicerina en todas las muestras. En todas. Hasta en la cocaína que apareció en Leganés tenía nitroglicerina. Estaba claro que alguien quería invalidar la nitroglicerina como componente del explosivo de los trenes. Menos mal que el juez ya había recibido informes que acreditaban la ausencia de nitroglicerina en todas las pruebas analizadas con anterioridad. Sólo en el polvo de extintor había originalmente nitro y DNT. El Titadyn es el único explosivo que contiene ambos elementos. Aunque luego Bermúdez decidió pasar por alto semejante despropósito y hacer caso a la fiscal Olga Sánchez y su versión oficial, pero la secuencia de hechos consta en acta. No es de extrañar que al principio, la Sánchez sostuviera que “fue goma dos y vale ya”, y después, con todo el género hasta arriba de DNT (propio del Titadyn), pasara la fiscal a “no importa lo que explotó en los trenes”. Y claro que importa. Lo que es gracioso es que Manzano, en su desconocimiento de los explosivos, llenó de nitroglicerina, otro componente típico del Titadyn, cada muestra.

Todo esto va a tener que salir a flote tarde o temprano. Esperamos la sentencia del juicio. Mientras, la Audiencia Nacional sigue rechazando reabrir la pericial, que es una chapuza de proporciones rubalcábicas y que huele a mierda a cuarenta kilómetros.

Gracias, Gabriel Moris, muchas gracias. Un día todo saldrá a la luz.

HERMANN TERTSCH, EDITORIAL EN EL HOSPITAL: “Los avatares que me han traído aquí…”

Hermann Tertsch no se amilana.

Tres costillas rotas. Encharcamiento pulmonar. Edema en toda la espalda. Cerca de la muerte. De baja tres semanas. Y además, calumniado. Por informar. Por discrepar en alto.

Wyoming se hace la víctima.

Ninguna costilla rota. Ningún pulmón perforado. Ningún edema. Adorado por la masa cazurra. Ni siquiera se ha retractado de su mierda de vídeo. Por supuesto, sigue haciendo su programa, e incluso le ha sacado ya dinero al asunto al hacer de presentador de circo en la última payasada sindical.

El crepuscular Wyoming ha tenido la desvergüenza de decir que quien se siente víctima es él. ¡ÉL! La clásica perversión socialista, sacar pecho ante los propios desmanes, y llorar cuando sus actos se vuelven contra ellos. Monzón Guallomi, (babosa subvencionada, traducido del chino mandarín), se retrata a sí mismo con su torcedura y su demagogia barata de charlatán del Mississipi, y la basura sindical también se retrata contratándole para su manifestación, manifestación que tuvo una paupérrima participación, a pesar de que los sindicatos pagaron a 25 euritos míos y de usted, a cada asistente. Como lo oyen. De rigurosa vergüenza. La misma gentuza que arropa la agresión a Tertsch ni siquiera se molesta en ir a sus manifestaciones pagadas. Para vomitar y no detenerse hasta echar la bilis.

Pero eso no me importa tanto como ver que la gente de a pie se retrata también justificando actos de inconcebible vileza, equidistancia incompatible con la decencia, celebrando en mayor o menor grado la repugnante cadena de sucesos y declaraciones relacionadas con el vídeo difamatorio del borriquero de wayomin y la subsiguiente agresión profesional a órdenes de la izquierda. Quien lo defiende se pone a la altura moral, no ya de Guayomi, sino de quien diera la orden al matón.

Hermann nos dio una gran alegría anoche a todos los demócratas. No creo que a Zetapé I El-Nostálgico-De-La-Cheka le alegrara en absoluto, y tenemos constancia de que a wayomin, el cómico más reverente de la tele, se le ha soltado el esfínter cuando Hermann Tertsch ha reaccionado con valentía ante las calumnias, las agresiones y las amenazas.

Peor que le sentará cuando todo ésto afecte al centro neurálgico del socialista millonario: el bolsillo. Entonces será capaz de demandar a Tertsch. Los más miserables son tristemente previsibles.

Celebrando la recuperación de Hermann, paso a colgar el editorial de la noche del martes al miércoles.

Eso es tenerlos bien puestos. Mientras el monzón instigador lloriquea por los rincones a pesar de estar protegido por el poder, el señor Hermann Tertsch le echa un par. Como cada noche.

Monzón, Gran Wyoming, Stalinisty, o como coño te llames, estás lleno de mierda. Te faltan muchas espaldas que reventar a coces para acabar con todas las voces discrepantes, cómico de pesebre.

Antes te rompes las rodillas, Monzón, por flexibles que las tengas de tanto postrarte ante el poder, con las alforjas llenas de euros, bien enganchado el ronzal.

Pío Moa sobre Wyoming (no el estado americano, sino el quemado chistoso)

Ya escribió Pío Moa unas palabras para el pútrido chekista de la tele. Con motivo de la agresión comunista que ha sufrido Hermann Tertsch, las recuperamos para el blog. Fue publicada hace ahora un año, a tenor de unas declaraciones del podrido Wyoming minimizando los crímenes de ETA. Contra él no tienen nada.

Pío Moa: Chistes Macabros

AGRESIÓN A TERTSCH (II): ¿UNA PATADA DE PARTE DE ZAPATERO?

El inspirador último de la agresión a Tertsch es Zetapé I el Chekista, como líder de la izquierda más marrana de los últimos setenta años. Esa izquierda que ya se ha quitado el disfraz de tolerancia para dejar caer la máscara de Pepe Sonrisas, revelando la pútrida cara del totalitarismo, que es lo que trae la izquierda cuando acaba con sus enemigos.

Ya verán cómo desde la “alta” izquierda nadie se digna a pronunciarse al respecto, ni siquiera por verse falsamente representados en la salvaje agresión comunista. Ya vimos que Aído no se pronunció ante la amenaza brutal de un grupo de abortistas a una asociación pro-vida, a pesar de que quienes la perpetraron son claramente simpatizantes de la filosofía Aído. En un caso y en otro, se desvinculan de los hechos y a otra cosa. La política del canalla que tira la piedra y esconde la mano.

Así empezaron las agresiones en la Alemania nacionalista-socialista, en los años treinta. Y así empezaron también las agresiones izquierdistas antes de la guerra civil. Así empezaron en la vergonzante Euskadi que tenemos (setenta años de hijos de puta protegidos por la masa apolítica), y quien no quiera verlo, que mire a otro lado. Como con el 11-M.

Quien sí quiera verlo, que lo diga bien en alto ya, porque si mostramos miedo ante los comunistas, nos pasarán a cuchillo como planeaban hacer hasta que se toparon con Franco, para luego tener la desvergüenza de llorar como plañideras durante setenta años porque les dieron para el pelo en una guerra que habían organizado para ganar. Ahora han dejado de llorar, y dan patadas a los periodistas disidentes.

Si esa agresión ha sido espontánea, que no creo, el agresor, cobarde rojo hijo de golfa, en mala hora nacido él y su putísima madre, que es una zorra de aquí te espero, el agresor, digo, se sabe respaldado por los jueces de Zapatero. ¿Qué será lo próximo?

Quiero incluir aquí uno de los mejores editoriales de Tertsch, para que todo lector vea por qué a Hermann Tertsch le han agredido los tolerantes de la izquierda. Es broma, claro. De tolerantes no tienen ya ni la caperuza. Y de valientes nunca tuvieron nada.

Les dejo con Tertsch, a quien deseo una pronta mejoría.


AGRESIÓN A HERMANN TERTSCH: Gran Wyoming que tiras de cheka…

Hermann Tertsch fue agredido anoche. Una violentísima patada por la espalda le ha dejado varias costillas rotas y un pulmón encharcado. La agresión se produce a escasas horas de que el periodista anunciara una demanda contra Wyoming.

Como laciudadenllamas no es un blog de malpensados, no atribuiré directamente a una orden de Wyoming la agresión a Hermann, a pesar de que éste Wyoming me parece perfectamente capaz, dados su querencia a relacionarse con otros delincuentes de medio pelo, la torcedura de su gesto, y su discurso chekista y radical, calcado de la propaganda salvaje que nos llevó a la guerra civil, muy capaz, digo, de encargar discretamente a un camello de cocaína que al señor Tertsch le pase “algo”. De lo que sí estoy seguro es de que al tal Wyoming le ha alegrado íntimamente la agresión. Y ésta noche hará un chistecito, el en mala hora nacido.

Si no queremos atribuir a Wyoming el atentado por la espalda, nos quedan sus simpatizantes, para establecer sospechosos de la cobarde agresión. Muchos reirán la gracia cuando se enteren. Malditos ellos.

Tiene Tertsch otros enemigos declarados entre los sindicatos, que controlan las huelgas arbitrarias en Telemadrid. Y entre el gobierno, al que hostiga cada noche en sus magníficos editoriales e informaciones. Y entre los nacionalistas, a quienes tiene calados hasta el tuétano. Y entre el PSOE, que ya se quejó de él oficialmente con una desvergonzada calumnia. Basura todos ellos.

En cualquier caso, han empezado las agresiones de la izquierda. Ha comenzado la tercera fase de la agenda oculta de Zapatero, que necesita terminar con las voces disidentes para ejecutar su soñado comunismo. La verdad, no veo a un espontáneo pateando a Tertsch por política, pero si ha sido eso, un espontáneo, es un espontáneo de izquierda.

En todo caso, la agresión cobarde a Hermann Tertsch es un acto de terrorismo político del que tomarán nota otros periodistas menos valientes. Deseamos la pronta recuperación de éste periodista valiente y nítido.

Wyoming, estás lleno de mierda.

Low Batt, Wyoming-A por ellos, Hermann

Huelga decir que en éstos días la noticia que más ha celebrado laciudadenllamas ha sido la demanda de Hermann Tertsch al oscuro Wyoming, el conejito de Duracell de Stalin. Bueno, es un decir. Wyoming es uno de esos conejitos del anuncio que se quedaban atrás, renqueantes.

No ha tenido mejor idea, el graciosillo, que coger un editorial de Tertsch en el que afirma que mataría a quince terroristas para salvar a tres españoles, y cocinarlo para que Tertsch parezca decir que mataría a quince pacifistas. Fíjense la gracia. Fíjense el ingenio. Menudo cantamañanas, el colega. Hombre, Wyoming, yo entiendo que nunca has sido vanguardia del humor, ni de la canallada, tampoco. Pero ésto es patético. Ésto es cutre incluso para tí.

Ya la tontería aquella, gritando a una becaria, me pareció violenta y gratuita, y puta la gracia, por lo demás. Me llamó la ateción que con lo mal actor que eres, te saliera clavado el papel de déspota cocainómano. Low battery, Gran. Estás para jubilar, colega. Hazte un favor, y házselo a la humanidad: vete a tu casita a tirarte el pisto del pasota arrogante y onanista, que estaba ya pasado de moda mucho antes de que los Guns’nRoses dejaran de hacer discos. Dale la barrila a tus bisnietas góticas, si quieres, pero dejanos en paz. Y, de paso, deja de parasitar. Deja de calumniar. Deja de esnifarte la genuina caspa televisiva que emana tu presencia. Y deja de hacer el ridículo. Wyoming. Por cierto, que menuda mierda de nombre artístico tienes.

Bravo por Tertsch. Según sus propias palabras, Wyoming ha cruzado la línea. Según las mías, el vampiro rojo ha cruzado la línea que separa la libertad de expresión y la calumnia, la injuria y la bajeza. Hermann sabe ya, incluso, a qué destinará el dinero de la demanda: a la restauración de una iglesia. ¡JUAS! Wyoming, como Gollum, hace buena la reflexión de Gandalf acerca de los vivos y los muertos, “ni el más sabio conoce el final de todos los caminos“.

Hasta las pilas duracell terminan por agotarse. En serio, Wyoming. Viendo tu programa, parece que te vaya a dar el ictus de un momento a otro. Vete a casa, Gran. Y cierra por dentro.

Elijo esta de entre todas las caricaturas de Wyoming disponibles en la red. No sé cómo les caerá a los caricaturistas, pero en todas sale con cara de gilipollas integral, o de enfermo peligroso. Éste tipo es más nocivo que una lechuga de Chernobyl.

———————————————-