Historia de una boya española flotando en el Estrecho de Gibraltar

Sólo lo habíamos rozado, pues el tema, en comparación con el Alakrana, quedaba un tanto ridículo. Pero como aún colea, pues le hincamos el diente. Que Moratinos no sale mucho en nuestro blog.

El Alakrana, recién liberado. La prensa y la oposición le pisa los talones a un gobierno que se ha plegado a las exigencias de unos piratas. La ministra de Defensa se oculta tras los uniformes, en una rueda de prensa semejante al show de Moreno y Marianico el Corto. La comunidad internacional, perpleja ante el espectáculo. En especial, el cuerpo diplomático británico había emitido un ruego de no-negociación, dirigido al gobierno español. Pero Zetapé hace caso omiso, como siempre.

La noticia saltaba esta mañana viernes 20 de Noviembre, pero la noticia se generó el miércoles día 18, en el Estrecho de Gibraltar, cuando una patrulla marítima de la Guardia Civil escucha disparos de artillería ligera. Cuando buscan el origen de los disparos, se encuentran con toda una escena: una fragata británica hace prácticas de tiro con una bandera española que ondea en lo alto de una boya en aguas internacionales, a 7 millas de Punta Europa. Hacía sólo unas horas que saltara a la noticia la liberación del Alakrana.

Cuando los británicos se ven sorprendidos por la Guardia Civil, recogen apresuradamente la artillería ligera, dispuesta en la proa de la embarcación, La Guardia Civil se acerca a la boya con la intención de recuperar la enseña, y entonces, los británicos se les adelantan y recuperan la enseña. Les habíamos pillado con todo el equipo, disparando a una enseña española. Después, los ingleses dijeron por megafonía que se quitaran de en medio, que estábamos cortando su popa. Triste argucia, para intentar justificar los disparos. Pero les habíamos pillao, con el carro del helao.

El acto, en sí, no debería tener mayores consecuencias: Moratinos pide explicaciones con cara de ofendido, público tirón de orejas al ministro inglés, privado tirón de orejas al capitán del barco, un abrazo entre todos y santas pascuas. Pero claro, una operación tan sencilla como ésta, en manos del PSOE, se convierte en otro show de pasacalles con corbata, malabares, narices de payaso y payasos de narices.

Cuando salta la noticia, la oposición se concentra en Moratinos, flamante e ictiomorfo ministro de Exteriores. Se le piden explicaciones acerca de cómo se ha gestionado éste asunto. La situación con Gibraltar es históricamente complicada, pero nos enteramos a través de esta noticia de que Gran Bretaña lleva un tiempo calentando mucho la situación en el estrecho, buscando la fricción con sus vecinos españoles. Últimamente han adoptado la práctica de apuntar a los Guardias Civiles, cuando pasan cerca. La mansedumbre del ejército de Zetapé nos va a dar un disgusto cualquier día de éstos.

El caso es que, al ser preguntado, negó tener datos sobre el incidente. Sólo al saber que existen fotografías de los hechos, llamó a consultas al embajador británico. El embajador, Giles Paxman, declara que no era una bandera, que era una boya con la bandera pintada. Y se excusó por el “error de juicio y la falta de sensibilidad” de la acción.

Moratinos se da por contento con las explicaciones. Y no lo entiendo, porque una boya con una bandera española ES una enseña española. A efectos simbólicos, que es lo que son las banderas, un bonito agravio. Pero olvidemos ése debate, porque no hace falta. A las horas, salen a la luz las fotografías del incidente. Como podemos comprobar, es una bandera, y no una boya pintada.

Bandera, moratinos. Bandera.

Y ahora, la oposición pide explicaciones a Moratinos, que ha aceptado una versión contradictoria con la de la Guardia Civil. El embajador inglés en su casita ya, con los pies calentitos, y el impresentable español de turno, con la patata caliente en las manos, desplantadas otra vez las fuerzas de seguridad. El perro inglés debía ya de saber que el gobierno español de Zetapé es experto en apagar patatas con las manos, a cara de perro. Y habrá dicho, éste brown se lo jinca Moratainus (pronúnciese con acento inglés). Y en ésas estamos.

Cuando escuchamos la noticia primera, supusimos que los ingleses estaban enfadados con los españoles por la gestión del Alakrana, y en ése marco encajamos el acto hostil de la fragata díscola.

Parece la manera de decirles a los piratas lo que piensan de la actuación del gobierno español con el Alakrana. Y la verdad es que se les ha entendido de cojones.

Lee en LD la secuencia de hechos en los links:

1 Pillada a los ingleses

2 Pillada a Moratinos

3 Explicaciones de los ingleses

4 Moratinos se cree la trola inglesa

5 Bronca a Moratinos (II)

Es patético que el gobierno siga ahí. Pero, por lo menos, es divertido verlos retorcerse. Ya pagaremos por el show.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s