INDIGNACIÓN COÑAZO

Los indignados (ya saben, cuatro gatos mal contados, mal lavados y mal encarados) han vuelto a hacer acto de presencia. Cada vez son menos, y cada vez están peor educados. Se ve que se va depurando la cosa, los impuros quedan fuera, están todos los que son y son todos los que están. Han convocado una nueva charlotada ramplona. Para sentirse importantes, necesitan romper las normas. Si no lo hicieran, se sentirían ciudadanos respetuosos, que es lo que no son. Es más, desprecian al ciudadano de a pie, ese que no quiere cambiar el mundo sino que las cosas le vayan mejor, ese que cree en sí mismo y no quiere obligar a nadie a nada que no quiera hacer, ese que no sataniza al que no piensa como él. Esa es la marca del totalitario: el odio o el desprecio a quien no piensa como él.

Pues han cortado Alcalá. Han intentado una avalancha sobre los policías para cortar el tráfico, han herido a dos policías y han provocado un atasco monumental. Cuatro gatos mal contados (cada día son menos) se han ido a casa contentos de haber hecho el día un poquito peor a su prójimo, y de haber mandado al hospital a un par de maderos, qué ilusión, tronco, somos la pera limonera.

Perroflautas, sois lo peor. Podéis robarme, podéis atascarme en la Gran Vía, podéis agredirme, podéis insultarme, pero por favor, no me aburráis. Que estáis más vistos que el tebeo. Al final lo habéis conseguido. No sois un movimiento, sólo sois contaminación. Sois paisaje. Feliz Navidad atea, gañanes.

ZETAPÉ EL ANTIPATRIOTA / ANA BOTTLE / URDANGARÍN EL APANDADOR / TORRES DULCE FISCAL GENERAL / LA TRAICIÓN DE J.J. VÁZQUEZ

ZETAPÉ ANTIPATRIOTA

¿Quién lo iba a decir? El mismo Zetapé que iba repartiendo acusaciones de “antipatriota” a cualquiera que se atreviera a vaticinar un futuro difícil, o a diagnosticar un presente negro, ahora que ya no es presidente, se permite vaticinar él mismo un año jodido. Hace dos meses, su gobierno auguraba un crecimiento del 2,3%. Ahora ya no. Y sin acusarse a sí mismo de “antipatriota”. Antes al contrario, afirma que siete años en el gobierno le han enseñado a “amar profundamente a España”. Diría yo que “¡valiente cretino!”, pero sólo estaría de acuerdo con lo segundo, no con lo primero.

HABEMUS ALCALDESA

Anna Bottle se hace con la alcaldía. Lo cual me parece bien, pero sé que acabará mal. Gallardón siempre ha jugado con una baza a su favor, y es que a progres y prisáicos se les hace el miembro gaseosa sólo de ver a un pepero que se agarra cogorzas en público. ¡Es tan natural…! Sin embargo, a Ana Botella no le van a pasar ni una, y no creo que la señá Aznar encaje las críticas con la flema con la que Gallardón encaja los mimitos de la izquierda. Aún así, otra que se chupan los igualitarios totalitarios: en Madrid son dos mujeres quienes parten el bacalao. ¡Y sin pedorra de cuota! Veremos qué tal sienta. Por lo pronto, la Rahola ya lo ha visto. Pilar Rahola, ya sabéis, esa señora que habla rápido con bonita y áspera voz en el programa más vergonzoso de la parrilla, arremete contra la paridad (ya sabéis, la ley que permite decir paridas a hombres y mujeres por igual) diciendo que “si la paridad es tener a Leire Pajín de ministra de sanidad, entonces sobran explicaciones”. Chapó Rahola, su declaración es certera y refrescante. A veces coincidimos esta señora y yo, como cuando hace encendidas defensas del pueblo judío, ya sabéis, la bestia negra de nazis y socialistas.

URDANGARÍN

Me da a mí que lo de Urdangarín estaba cronometrado para que la monarquía se convirtiera en el tema de esta legislatura. Y es que soy de los que piensan que el PSOE no tenía ninguna intención de perder estas elecciones. Al PSOE la crisis le ha venido a distorsionar la agenda oculta. Si llega a ganar Rubalcaba, tendríamos cambio de régimen, y ya sabemos cómo las gasta el PSOE cuando no hay un rey y sí un cantamañanas. A Urdangarín quiero verle pasarlas muy putas. No sólo por su chulesca impresión de impunidad, que da ganas de vomitar (indignado, dijo cuando las primeras noticias) sino porque su estúpida codicia estaba poniendo en juego mucho más que un escándalo, sino un cambio de régimen a capricho de lo peor de la política: PSOE y ETA. Caiga sobre él todo el peso de la ley, y que sus majestades salgan reforzadas, sí, pero sólo después de haberle visto las orejas al rabioso lobo republicano. Me dicen algunos que tirará de la manta, pero no lo hará: la naturaleza extremadamente corruptible de Urdangarín el malandrín siempre pesará más que su vergüenza, de la cual carece. Y es que un Bourbon siempre es un Bourbon, como demuestra da desclasada Blanca de Acorralados. Gracias a ella y a Urdanga, hemos visto a dos Borbones con el culo al aire en sólo un mes. Qué nivel, Maribel.

¡TORRES DULCE, FISCAL GENERAL!

Me llena de honda satisfacción (por seguir la terminología regio-navidil) la propuesta de Rajoy. Torres Dulce es un gran Cowboy de Medianoche y tertuliano habitual de las noches de Garci, y como tal, mi primera impresión es de confianza, porque siempre me ha parecido un tipo analítico, muy inteligente, simpático, y buena persona. Y comparte conmigo el gusto por el western y el negro, los dos grandes géneros del cine clásico. Bien por él. Sobre todo, comparándole con el oscuro y doblado Cobo, el chihuahua de Gallardón. Mejor Torres Dulce, dónde va a parar. Sería comparar a Dios con un gitano. Ojalá cuaje la propuesta.

JORGE JAVIER Y BELÉN ESTEBAN

Y ahora, hablemos de lo importante. El asunto mollar por excelencia es la llamada que ha recibido la Esteban, en la cual un anónimo deepthroat le sopla que su jefe, amigo y mentor Jorge Javier Vázquez, dice de ella que está más acabada que la Falange Española de las JONS. Él lo desmintió a medias en Sálvame, pero no le creo. Convirtió el momento en un disgusto lacrimal de la pobre Esteban a la cual le va a dar un jamacuco cualquier día, porque para trabajar de ese palo hay que tener un callo así de gordo, del cual ella carece. Y para colmo, J.J. Vázquez se excusó diciendo que “aunque lo hubiera dicho, la mala es la persona que se ha chivado a la Esteban”. La pobre Belén no se da cuenta, pero con esa frase falaz y felona, J.J. se autoinculpa veladamente, probablemente porque no está seguro de que no existan pruebas de su traición.

 

DIGNIDAD

La dignidad es uno de los valores más importantes con los que contamos para poder alcanzar algo parecido a la felicidad. Esto es así para las personas lo mismo que para los pueblos. Y es que, sin dignidad, no se puede vivir.

Sin embargo, la dignidad no es un derecho inalienable. La dignidad hay que ganársela. Si delegas tu dignidad en otros, ya la has perdido. Y al fin y al cabo, los derechos inalienables no significan nada en sí mismos. Como decía Heinlein en la novela magistral Starship Troopers: “¿Qué significa el derecho a la vida de un gato que se ahoga en medio del océano?”. No, los derechos sólo significan algo cuando nos los hemos ganado. Y aún cuando nos los hemos ganado, siguen sin significar nada, pues para no perderlos hay que seguir defendiéndolos, incluso con mayor fuerza.

Hoy España ha demostrado que, a pesar de Zapatero y del PSOE, no hemos perdido la dignidad ante los asesinos. Tras siete largos años de un gobierno cobarde, indigno, obcecado en aplicarnos su propia amoralidad, y que accedió al poder con trucos de feria y quién sabe qué más, hoy nuestra dignidad, que nunca se fue, pero que sí estaba siendo silenciada, ha vuelto a dejarse oir en el Parlamento. Hoy no ha hablado Rajoy, ni sus votantes por boca de Rajoy. Hoy ha hablado España entera (salvo cuatro gatos sin dignidad) por boca de Rajoy. La ausencia de aplausos de ayer tras la alocución de Amaiur, y la unánime respuesta del pueblo español (repito, salvo cuatro gatos sin dignidad) ante las palabras de Rajoy así me lo demuestran.

Cuando uno es agredido, la mejor respuesta es firme, templada y rotunda, mirando a los ojos. No hay que dejarse amilanar por las agresiones, ya sean físicas o verbales, de aquellos que nos quieren someter a sus dictados. Porque es así como se somete a las personas y a los pueblos: con agresiones continuadas, con acusaciones falsas y sistemáticas que no son más que autorretratos que se hacen ellos mismos, pero proyectándolos en el sometido. Con desprecio, con arrogancia, negándonos, ¡oh!, nuestra dignidad.

Si nos dejamos comer por aquellos que quieren someternos, si les dejamos hacer por miedo a que un sucio psicópata nos llame insolidarios, intolerantes, vampiros, fachas, cuando lo único que hacemos es vivir y dejar vivir, estaremos perdidos, y cuando nos hartemos de esa situación, será demasiado tarde, o peor aún, terminaremos por aceptar que así son las cosas: unos ponen las pistolas, y nosotros ponemos la nuca.

 No depositemos nunca nuestra dignidad en nadie: en ningún político, en ningún amigo, en ningún familiar. Nuestra dignidad es nuestra. Ni de nuestros padres, ni de nuestros hermanos, ni de nuestras madres, ni de nuestros amigos, vecinos, compañeros, tíos, primos, sobrinos, ahijados, conocidos ni demás. Mariano no nos ha devuelto nuestra dignidad, sólo ha sido su portavoz. Si depositamos en los políticos nuestra dignidad, habremos perdido otra batalla. Y al final, terminaremos como los pobres coreanos del norte, el pueblo más humillado, aplastado, patético, ignorante, deshumanizado, servil y necesitado, de la historia de la humanidad.

Nunca te diré “Gracias, Mariano”, porque no te debo nada. Pero hoy mereces que te diga: ¡MARIANO, BUEN TRABAJO!

COLABORACIÓN CON BANDA ARMADA

¿Para qué podían estar reuniéndose en Moncloa Zapatero, De la Vega, Garzón, Rubalcaba y Antonio Camacho, a altas horas de la madrugada, sólo nueve horas antes del chivatazo al Faisán, con las cámaras de seguridad apagadas y con Garzón acreditándose como VIP para que no quedara registrado su nombre en los archivos?

Esto de apagar las cámaras justo antes de las fechorías de Rubalcaba parece marca de la casa. Faisán, el dispositivo policial que vigilaba la red de financiación-extorsión de ETA deja de grabar justo en los minutos en los que un policía a las órdenes de Camacho se chiva al dueño, Joseba Elosúa, de que aborte operaciones porque están siendo vigilados. Y ahora sabemos que durante la reunión con Zapatero en que se dio luz verde al chivatazo a ETA, también dejaron de grabar las cámaras. Recordamos que durante el 11-M, las cámaras de la estación de El Pozo, donde accedieron a la red de cercanías los supuestos “terroristas”, no funcionaron aquel día. ¿Casualidad?

En las propias actas de ETA queda constancia de que el chivatazo a ETA por parte del gobierno no es más que “una prueba de buena voluntad” en el contexto de la negociación con ETA. No cabe mayor ignominia. Zapatero el inmundo, Rubalcaba el malvado, Camacho el testaferro y delavega la mona vestida de seda que mona se queda cometieron TRAICIÓN aquella noche.Y si no fuera así, ¿por qué se iban a ocultar? Discreción y secretismo no es la misma cosa. Si no había nada ilícito en esa reunión, ¿por qué apagar las cámaras?

AMAIUR: LA PRUEBA DEL ALGODÓN DA POSITIVO

En varias ocasiones me he pronunciado en contra de dar a la “condena de los atentados” carta de naturaleza para hacer política. No basta con “condenar” de palabra los atentados, si no es dentro de un pliego de condiciones mucho más largo, que incluye, entre otras cosas, la ausencia de atentados en, al menos, un buen puñado de años, abarcando varias legislaturas. Más condiciones: pedir perdón públicamente a las víctimas, mostrar arrepentimiento por los actos viles, colaborar para resolver los asesinatos aún no esclarecidos, etc, etc, etc…

El manido símil de la prueba del algodón sirve para ilustrar mi postura. La prueba del algodón (se acuerdan, la del mayordomo del anuncio) es insuficiente para evaluar en profundidad la higiene de un azulejo, porque por muy brillante que esté dicho azulejo, en él pueden estar campando a sus anchas todo tipo de bichardos infecciosos no detectados. El algodón sólo revela la cacafuti, no los protozoos. Por lo tanto, el algodón sí puede engañar, y del mismo modo, la “condena” verbal de los atentados tampoco es suficiente, toda vez que uno puede “condenar” verbalmente un atentado mientras guarda en el bolsillo un detonador y un pasamontañas.

Sin embargo, la burda prueba del algodón sirve para gérmenes burdos, y en este caso, ha dado positivo. Porque si bien es verdad que podría dar un falso negativo con gérmenes sutiles, en este caso, el positivo es evidente: habemus cacafuti. Si “Amaiur” se niega a un acto tan simple como “condenar” verbalmente los atentados, ¿cómo esperar de ellos ni siquiera un “arrepentimiento” escenificado, y por tanto, un respeto verdadero por la ley y la libertad de expresión? Los terroristas matan porque no reconocen el derecho a la discrepancia, y en ese sentido, “Amaiur”, “Bildu”, “Sortu”, o sea, ETA (llamemos a las cosas por su nombre), se niega, incluso en su vertiente “amable”, a un acto simple como es la condena del terrorismo y de los atentados. O sea, que hay mierda en el azulejo y ni siquiera merece la pena desperdiciar un algodón para constatarlo. Y sólo un tonto, o el PSOE, podría atreverse a afirmar lo contrario sin que se le caiga la cara de vergüenza. El tonto, porque es tonto, y el PSOE, porque no tiene vergüenza.

Aplaudo, pues, la inteligente postura de Mariano. La propuesta de grupo parlamentario de Amaiur tenía un defecto de forma, y Mariano se ha ceñido a los motivos jurídicos para denegar el grupo parlamentario. Así se ahorra la tabarra política, y lleva la batalla a un terreno que está ganado de antemano, pues un defecto de forma es un defecto de forma. Como dice LD, puro Rajoy. Y sin algodón. Bien por él. Ya hemos visto lo majos que pueden parecer los etarras cuando un gobierno les lame el culo. Ahora veremos lo que les dura la cara amable a estos “demócratas” de lupara y banana contra un gobierno hostil. Recordemos que el problema con los terroristas es que no reconocen nuestro derecho a llevarles la contraria.

11-M EL ZOMBI QUE MENTÍA Y TENÍA MIEDO

Cuanto más se empapa uno de 11-M, más claras me quedan varias cuestiones:

a) No hay un sólo culpable. Es un trabajo coordinado de varias casas. Por tanto, es casi imposible que se lleguen a saber todas las ramificaciones de una trama compleja. A principios de este milenio oscuro había una legión de facciones interesadas en derrocar a Aznar. Zapatero, Mohamed, ETA, son los tres nombres con más papeletas, pero hay muchos más participaciones posibles, dentro y fuera de nuestras fronteras.

b) El encubrimiento se hizo desde dentro. La policía afín al PSOE (GAL, filorubalcabas, garzonitas, Sánchez Manzano) trabajó desde el minuto cero para destruir pruebas verdaderas y colocar pruebas falsas. En ese sentido, me es muy difícil pensar en una improvisación completa. Algo sabían algunos. Y es evidente el trabajo que Rubalcaba se ha tomado para que no se juzgue al destructor de pruebas del 11-M, Sánchez Manzano. La última maniobra in extremis ha sido la de efectuar a la juez Coro Cillán una inspección sin previo aviso, de esas que no se le hicieron a Gómez Bermúdez durante la farsa de juicio del 11-M.

c) Me es imposible pensar que el PSOE podría tener interés alguno en tapar una masacre sin saber quién la cometió, de modo que entre los culpables directos tendríamos que colocar en la principal línea de investigación a aquellos que el PSOE no querría delatar como enemigos bajo ningún concepto.

d) Cuanto más nos acercamos a la verdad, más se acercan a la histeria los principales interesados en que no se sepa nada. Recordamos las volteretas que daba la fiscalía cada vez que se les caía alguna prueba. Recordamos la patochada de prueba del Skoda Fabia, colocada por la policía o el CNI. Recordamos cómo se les caían las pruebas, los testigos y la cara de vergüenza a los que decían que el 11-M era cosa de AlQaeda. Recordamos lo mucho que Rubalcaba ha intentado ralentizar el juicio a Sánchez Manzano denegando documentos que pedía la juez en varias ocasiones, y negándolo al mismo tiempo, insultando la más que cuestionable inteligencia del público español, más interesado en Belén Estéban que en quién mató a 192 e hirió a miles de personas en los trenes de la muerte con un interés meramente electoral. Recordamos, finalmente, la fiabilidad de los testigos que metieron a Zougham 40.000 años en la cárcel, testigos comprados, infiables, cuya mierda de testimonios le valieron (no llego tan lejos como para afirmar que se los creyó,  porque eso sería como asumir que un juez es imbécil) al juez Bermúdez, el hombre que veía amanecer y poco más, a pesar de ser testigos más falsos que un leuro de madera.

Por tanto, qué poco sorprende, y qué de gallina se me pone la piel, al observar al Zapatero más endeble de su historial perder los papeles con tan poquita cosa. Ese Zapatero que ha soportado con estoicismo de caradura todo tipo de acusaciones, y resulta que se pone malito por escuchar lo que en la calle empieza a ser vox populi, que mintió a los españoles con la paz sucia de ETA. Aunque, con todo y con eso, es durante el tiempo en que habla del 11-M donde se me hiela el pescuezo: para mí está claro que Zapatero miente. Su modo de mirar hacia otro lado, rehuyendo la mirada de su interlocutor, con sus ojos mirando insistentemente hacia un lugar indeterminado de su lado izquierdo (signo inequívoco de que el sujeto no está buscando las palabras en su memoria, sino en su imaginación), y sus ojos inyectados en sangre, cansados, agotados, casi aterrados, me llevan mucho más allá del estado de ciudadano escamado. Este tipo, o mucho me equivoco, o sabe PERFECTAMENTE que lo que está diciendo no se sostiene por ningún lado, ni siquiera traído de los pelos. Y, prisionero de su mentira, tiene miedo. Lo cual me lleva a la siguiente conclusión:

Zapatero MIENTE, luego sabe que el 11-M aún no ha sido juzgado. Y TIENE MIEDO, luego es posible aún saber la verdad.

Pinche aquí para ver a un mentiroso cansado de mentir, un mentiroso que sabe que nadie le cree ya, un mentiroso que no se cree ya sus propias mentiras.

11-M CON EL AGUA AL CUELLO

Los esfuerzos ímprobos de Rubalcaba por asfixiar y matar de agotamiento la querella contra Sánchez Manzano caen en saco roto. A la PSOE le ha faltado una última legislatura para casi todo: para dar su golpe de régimen, para terminar de desactivar por completo a la clase media española, para silenciar el 11-M. Todos los indicios demuestran que en el planning de la PSOE no se contemplaba una derrota electoral, y Rubalcaba comenzó la campaña pensando que esto se remonta.

Todo parecía cronometrado: el ahogamiento de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M no es más que la fase final de un plan que tenía en su hoja de ruta las demoras de hasta un año a la hora de facilitar documentación exigida por la juez Coro-Cillán. Rubalcaba buscaba prescripciones de delitos gravísimos cometidos por él y por otros a sus órdenes.

Pero, ¡ay, Rubalcaba!, hay una cosita que nunca prescribe, y esa cosita es LA VERDAD. Amigo, la verdad no prescribe nunca, sigue vigente siempre, y no se puede tapar sobornando con fajos y permisos de trabajo a falsos testigos, toda vez que los malnacidos a quienes corrompiste para que mintieran y encubrieran al verdadero autor de una masacre que te conviene que nadie recuerde, pueden de pronto recuperar la sinceridad y el buen juicio en cuanto detecten que a)ya no es rentable seguir mintiendo y b)ya no supones una seria amenaza personal para nadie. A esa verdad, tú la desprecias, Rubalcaba, por parecerte una cuestión relativa. Pero la verdad no es relativa. La verdad es o no es. Y en tu caso, es, amigo, es.

A Jamal Zougham lo elegísteis vosotros como cabeza de turco mucho antes de producirse el 11-M, lo cual es sospechoso. A Jamal Zougham se le intentó mezclar con otros cabezas de turco, a petición de la policía. La misma policía que, bajo la supervisión de Garzón, suprimió los seguimientos a los pelanas de Lavapiés días antes de la masacre. Todo sospechoso. La misma policía que requisó los datos informáticos que sustentaban la coartada de Zougham para hacerlos desaparecer. La misma policía que llenó de pruebas, cintas coránicas, mochilas bomba y calzoncillos morunos toda suerte de escenarios a cual más sospechoso de estar creados para la ocasión.

El 11-M va a ser reabierto. Nunca se juzgó como tal, sólo se creó una pantomima de distracción. Pero la verdad es obstinada y sale a la luz, porque la verdad es un flotador que se empeña en subir a la superficie en cuanto aflojas tu presa sobre ella, mientras que con la mentira ocurre al contrario, que sólo permanece en la superficie mientras queda alguien para sostenerla a ras de agua, pero si la sueltas un momento, cae a plomo por su propio peso.

Dentro de tres meses, en Marzo, prescribe el delito de falso testimonio que llevó a Zougham a la cárcel por boca de unos rumanos altamente corruptibles. Pero el hecho de que el falso testimonio prescriba no quiere decir que lo haga también la verdad. El 11-M va a ser reabierto, y finalmente podremos ver quién es quién en la masacre en cuya onda expansiva entró Zapatero surfeando a la Moncloa.

Últimos links de interés:

LD LA TESTIGO FRAUDULENTA

LD LA TESTIGO FRAUDULENTA 2

LD LA TESTIGO FRAUDULENTA 3

LD LA QUERELLA DE ZOUGHAM

 

11-M CLOACA SOCIALISTA

¿ETA? No hay indicios concluyentes. ¿Marruecos? Podría ser, ¿no? Con la mierda de investigación que se hizo, podrian estar implicados los jemeres rojos, que no nos enteraríamos. ¿Al Qaeda? Ni de coña. Sólo los tontos se creen la tesis Al Qaeda.

Sólo hay una cosa segura, segurísima de toda seguridad: al PSOE le conviene ocultar la autoría del 11-M. De tal modo que toda su ristra de palmeros dedicaron años a desinformar al público acerca de qué pasa con el 11-M, culpabilizaron a Aznar y a la derecha, y acusaron de traidores a quienes sostenían la tesis que se está demostrando en un juzgado en el que ni Prisa ni Zetapé ni Rubalcaba ni Caamaño ni Bermejo parecen tener la misma influencia que sí tenían en el putiferio de Gómez Bermúdez y Sánchez Manzano.

Tal y como yo lo veo, sólo el encubrimiento de la autoría de la masacre (pruebas amañadas, campañas mediáticas cronometradas al milímetro con los tedax, linchamientos mediáticos sistemáticos a cualquier atisbo de disidencia con la versión oficial) supone en sí una suerte de golpe de estado. Me gustaría mucho saber qué razones tiene el PSOE para encubrir aún a día de hoy al autor de la masacre, y espero que el nuevo gobierno esté decidido a averiguar la verdad que el socialismo nos ha negado.

Está claro que hay novedades suficientes como para reabrir el caso, y así se va a hacer en cuanto que Coro-Cillán dicte sentencia. Sabemos ya que los testigos que situaron al único moro encarcelado por la masacre NO ESTABAN EN LOS TRENES. Rumanos que intentaron timar al Estado y a las víctimas inventándose su presencia en los peores vagones del 11-M cuando NO ESTABAN ALLÍ, y que una vez que testificaron contra Zougham fueron premiados por la asociación de Pilar Manjón con una buena tajada, además de conseguir trabajo en la empresa privada del POLICÍA FAVORITO DE RUBALCABA.

A este Zougham, el confidente Cartagena asegura que la policía le pidió que tratara de implicar a Zougham, un año antes de la masacre, en las actividades de los pelanas de Lavapiés que terminaron por comerse el muerto, y que de hecho terminaron muertos, hecho por el cual son conocidos como los “suicidados de Leganés”. Y si bien el testimonio de Cartagena era dudoso porque el tipo es sospechoso de ser agente doble, ya no me queda duda de que lo que decía, por lo menos en relación a Zougham, es cierto. De hecho, fue profético, pues cuando dijo aquello es imposible que supiera que la policía de Rubalcaba haría desaparecer los registros informáticos que servían de coartada a Zougham, y por supuesto, desconocía que los rumanos que situaron a Zougham en los vagones de la muerte mentían por dinero, ni que los testimonios de esos rumanos sobre sus experiencias en los vagones de la muerte eran mentira también.

Los rumanos cuyo testimonio sitúa a Zougham en los vagones de la muerte cambiaron de versión en repetidas ocasiones. Cuando el primero de los testigos fue desestimado por falso (cambió su versión), pasaron a buscar una segunda testigo, también rumana y hermana del primero, que mintió descaradamente y también cambió su versión. Esta testigo falsa fue seleccionada de la asociación de víctimas de Pilar Manjón, la asociación preferida de Rubalcaba y viceversa. Se le dio un pastón de 100.000 euritos, y le fué proporcionada la nacionalidad española en pago a su mentira. Gómez Bermúdez ni es juez ni es nada más que un arribista sin escrúpulos, sin cojones, o sin ninguna de las dos cosas.

¿Recuerdan el caso Faisán? ¿Recuerdan que decíamos aquí que el encubrimiento del 11-M y el del Faisán olían parecido? Pues el policía encargado del encubrimiento del Faisán también tomó parte en el pago a los rumanos por los “servicios prestados”, en forma de mediar para dar empleo empleo al marido de la rumana, que por cierto vivía alquilada en casa de otro policía. Casualidad. El empresario que dio trabajo al marido de la rumana es el que pagó parte de la cacería fraudulenta en la que fueron cazados Bermejo y Garzón mientras preparaban el Gurtel. Testigos manipulados, inducidos y pagados por lo peor de España.

La versión oficial del 11-M está muerta, huele a podrido. Las pruebas se han caído, fueron destruídas y sustituídas por otras falsas cocinadas por la policía de Rubalcaba. Los testigos fueron cocinados también. El juez hizo como que no se enteraba. Pero sí que se enteraba.

Rubalcaba, ríndete, te tenemos rodeado. ¿Qué oculta el PSOE?

OKUPAS

Lunes 5 de diciembre de 2011. 11:00h. Un servidor pasa por la Corredera Baja esquina con Pez, y repara en un inmueble de tres pisos abanderado hasta la azotea con mantas desgarradas que amenizan el paisaje urbano, a la vez que lo afean, con rotulaciones de trazo grueso en las que se pueden ver símbolos de anarquía, puños cerrados, flores y toda la pesca. Un individuo vestido de punki hasta las cejas se fuma un porro del tamaño de su cabeza acodado en la barandilla del segundo piso y luciendo porte de héroe. Me detengo un momento a admirar la escena mientras saco un cigarrillo y lo enciendo. El tipo me mira, y cambia su actitud heróica de Che Guevara mirando arder Bahía Cochinos por una actitud visiblemente arrogante. En mi hieratismo, no sabe si le desapruebo o si en mi fuero interno me gustaría vivir en una piojera, como hace él. Pero ante la duda, pone cara de skinhead. Me quedo por allí, esperando a alguien. Cuando vuelvo a mirar arriba, más que nada para comprobar que no me cae accidentalmente un tiesto de marihuana en la cabeza, el tipo no está, pero de su ventana salen periódicamente cirros azules. Entonces llega un inconfundible contador de la luz, con su maquinita de contar la luz y su carpetita de apuntar direcciones. Mira un momento la vestimenta de la fachada, pero su dedo se dirige indefectible a un botón cualquiera del portero automático. Después de unos momentos de desconcierto, asoma por la ventana del primer piso una mujer con un peinado abertzale que echaría para atrás al mismísimo Arnaldo Otegui, y pregunta levantando el mentón, agriado el rictus y quebrada la aguda y hostil voz: “¡¿Qué?!”

El tipo responde desde abajo: “¡El contador!”. La tipa vuelve a preguntar: “¿!Qué!?” Y el tipo vuelve a responder: “¡El contador!”

La tipa se mete de nuevo. Una vez que nuestro héroe del canuto se ha cerciorado de que quien llama no es Marion Cobretti sino un inofensivo currante sudamericano, vuelve a acodarse en su balcón, porro en boca y mirando al tipo de abajo con la sonrisa y la gestualidad de quien estuviera disfrutando de las divertidas piruetas del bombero torero. Le da con el codo a otro que se asoma junto a él vestido de leñador canadiense. Ambos musitan algo entre dientes y se ríen mirando al currante, que se empieza a pensar, probablemente, que en ese “espacio de libertad” no le van a tomar muy en serio.

Irrumpe distorsionada por el altavoz del portero automático la voz de la tipa, con muchos más decibelios que antes y arrogancia redoblada, revestida de una poco sutil pátina de choteo que a un servidor le parece muy poco solidario: “¡Que aquí no hay contador!”. Lo dice, además, como si fuera una obviedad que no hiciera falta ni siquiera explicar. ¿Cómo va a haber contador en un “espacio de libertad”?¿Qué pasa, que no te enteras, quechua de los cojones?, vendría a completar el tonito de la okupa, rico en matices, como podéis comprobar.Acto seguido, la tipa cuelga sonoramente. ¡Crack!

El tipo espera unos segundos a ver si se apiadan de él. Sólo tiene un contador y un casillero. Aunque él parece buscarlo concienzudamente en su carpetilla, duda seriamente de que en su casillero haya crucecita para el supuesto “Los ocupantes del inmueble alegan que aquí no hay contador”. Ante el desconcierto del tipo, que vuelve a mirar arriba, empuja el portón y comprueba que está cerrado, a diferencia de todas las ventanas del “espacio de libertad”, a través de las cuales el aire corre libre, probablemente para ventilar el inconfundible aroma libertario de calcetín agusanado.

El tipo entiende al fin que allí no hay nada que hacer. La pareja humeante del segundo piso, a estas alturas se está descojonando de él abiertamente y en tecnicolor, que diría James Ellroy, pero el currante devuelve una sonrisa humilde y resignada. Probablemente ha comprendido ya que con estos tipos es mejor ser simpático. Mientras el contador se aleja, probablemente se pregunta qué encontrarán tan divertido esos señores tan raros al cachondearse de un inmigrante sudamericano que al verse sin trabajo allá en su tierra decidió atravesar el océano Atlántico para buscarse la vida en vez de robar un “espacio de libertad” y dedicarse a reirse de otros más valientes que él. Termino el cigarro mirando la fachada una última vez. El rebelde sin ducha me mira, claramente divertido, pero al ver que no devuelvo ni un milímetro de sonrisa, agria el gesto, rebusca sonoramente desde el mismísimo fondo de su garganta, regurgita un gapo del tamaño de Guetaria, y sin dejar de sostenerme la mirada, deja caer el pollo en vertical, que impacta sobre la acera que queda directamente ante el portón de el “espacio de libertad” emitiendo un sonoro “¡kik!” en el silencio de la mañana. Cuando vuelvo a mirar una última vez, el tipo ha desaparecido, y la fachada vuelve a parecer un paisaje apocalíptico digno de esas pelis italianas cutres de guerras de bandas en plan Los Guerreros del Bronx.

EL EFECTO ZAPATERO

Galicia estrena su propia versión low cost de ETA. ¿Cómo extrañarse? Lo que funciona para unos, funciona para todos. Si funcionó con ETA, ¿por qué no con cualquier otro? Ahora, todo hijo de puta capaz de poner una bomba, no tiene más que buscarse unas siglas, un discurso antiespañol y un detonador, y esperar a que el PSOE gane de nuevo unas elecciones. Cuando eso ocurra, no tendrán más que prometer que ya no van a matar más para que les pongamos un despacho. A esto se llama EL EFECTO ZAPATERO. Mal rayo parta a los malnacidos.