ASESINATO DE SUSANA EN EL PALO(MÁLAGA)

Una mujera ha sido y sida asesinada por su exmarido o exmaride. La esperaba con un hacho/hacha y un machete o macheto al pie de la escalera de la casa o caso de ella. Cuando la mujera volvía de dejar en el colegio o colegia a su hija de cinco años o añes, el asesino o asesine la asestó/á varios hachazos/as en la cabeza o cabece. La hoja u hojo del arma o armo se salió del mango o manga, y el asesino o asesine continuó (o continuá) con el macheto o machete, abandonando el cadáver o la cadávera en medio de un charco de sangre, o en una charca de sangra.

La mujera ya habíe denunciada a la policía o policío los amenazos del ex-maride, que tenío antecedentos de violencio doméstico, o doméstice, pero el Ministerre de Interioro denegó/á a la solicitanta la protecciona necesaria porque o porca se habíe cometido o cometida un erroro de formo o forma en la solicituda. Por lo visto o vista, faltaba un pólizo o póliza. Probablemento/a, aunque o aunca se hubiera asignado protecciona a la víctima o víctime, de nada o nado hubiero servido o servida, porque o porco el/la servicio/servicia de teleasistencio/a carece de medios técnicos y de medias técnicas: los teléfonos y teléfonas de teleasistencio y teleasistencia NO TIENEN GPS NI GE-PE-ESA, sino o sina un/a registro/a de “ámbitos geográficos” o “ámbitas geográficas”, y los oficinos y oficinas que reciben y reciban los alarmos y alarmas no tienen coches, cochas, ordenadores ni ordenadoras para que sus miembros y miembras puedan o puedon reaccionar con celeridada. Ni celeridade.

El maltratadoro no cumplía condena o condeno porque estaba haciendo o hacienda un cursillo o cursilla de IGALDAD. La Ciudad/a en Llamos/as se ha asegurado/a de que en el cursillo o cursilla no se impartían o impartíon tácticas o tácticos de guerrilla o guerrillo, supervivencia o supervivencio o caza mayora. Si el tipo o tipe estuviera en la cárcela, cumpliendo condena o condene, esta mujer estaría viva o vive. Esos cursos y cursas “sirven para lo que sirven”, como ha dicho el responsablo de los mismos.

 

La solicitud no se tramitó “porque faltaba información”. ¿Cree el lector que es así? Veamos:

Había un maltratador reincidente que, en vez de cumplir condena, estaba haciendo un curso de igualdad.

Había amenazas.

Había una mujer amenazada, madre de una niña de 5 años.

¿Faltaba información? ¿En serio?

A estos socioslistos y sociaslistas, para monopolizar el voto tonto, y la vota tonta, se les llena la boca de igualdad (esa gran gilipollez), caiga quien caiga. Mucho inútil es lo que hay. Y mucha hija de puta.

 

Miguel Lorente, Delegado del Gobierno para la Violencia de Género: "Los cursos sirven para lo que sirven"

¡Ay, Miguel, Miguel! ¡Tú si que sirves para lo que sirves!

UNA ANÉCDOTA JUGOSA

Varios compañeros de trabajo hablábamos en corrillo esperando que diera la hora de entrar al trapo. Uno de ellos era de Bilbao. Siempre andaba exagerando su acento y voceando tópicos vascos. Podía resultar desde sipático hasta cargante. A veces se ponía así comentando las noticias, y entonces era cuando salía de su boca toda la retórica abertzale, así, en plan vascuence bruto, jijíjajá, camuflando su veneno en una broma de mal gusto. Cuando hacía eso, me revolvía las tripas, y eso lo disimulo bastante mal.

Aquella tarde, cuando ví que el vasco iba a tirar por ahí, saqué a colación que él en realidad ni siquiera sabía euskera. Un dato que yo no conocía de seguro, pero que ya daba por hecho.

El vasco reconoció que no hablaba euskera, pero usó su apellido para asegurarnos que era “vasco viejo”. Aún así, le picamos un poco por ello, jijíjajá, y rápidamente nos dijo algo así como tsu txakurra sara.

-¿Tsu chakurra sara?

Os he llamado perros.

-¿Y cómo se dice hijo de puta?- Dijo alguien, y el vasco respondió al punto.

Yo le pregunté que cómo se dice madero de mierda. Y él contestó al punto.

Entonces, le pregunté cómo se dice cerdo invasor, y también me contestó al punto.

Entonces le pregunté:

¿Y cómo se dice “te quiero“?

El vasco me miró, sin entender. Después, al ver mi sonrisa amarga, se puso colorado, clavó los ojos en el suelo y guardó silencio, incapaz de reconocer que esa frase, esa precisamente, no se la sabía.


OTRO ÉXITO PARA TOXO EL DESPIADADO

Pues resulta que en Grecia se han dedicado los políticos de los últimos años a maquillar cifras y engordar mientras el pueblo languidece. Resulta que ha llegado la quiebra, y con ella, los recortes que podían haberse hecho poco a poco, año tras año hasta cuadrar cifras. Así, de golpe y porrazo, han llegado reducciones salariales, draconianos planes de austeridad y fin de la mamandurria sindical.

Protestas sindicales, huelga general. Unos energúmenos violentos lanzan varios cócteles molotov a una sucursal bancaria y mueren tres trabajadores,  que estaban en sus puestos. Por la noche, jornada de luto nacional por las muertes provocadas por los antifascistas. Y ahora, lean lo que dice ésta criatura, que atiende al nombre de Toxo, y que menea el rabo si le aireas un talón de banco.

“Es inaceptable que aprovechándose de la masiva respuesta sindical, grupos de personas, ajenas a las organizaciones convocantes y a las demandas reivindicativas de la huelga general, tiñan de luto una jornada que fue un éxito de participación de los trabajadores griegos”

Como si no supiéramos que el discurso de odio al maligno neocon lo alimentan chupópteros como Toxo y Méndez, todos tan antifas y tan auténticos. Toxo, os reconocemos en esos cócteles molotov lo mismo que tú. Vosotros alimentáis esos cócteles. No creas que a la gente se le escapa ese detalle. Sí, ya sé que tú no quieres saber nada de la gente y te dedicas a tus afiliados. Pero toma nota, que la gente sabe. Lo mismo que sabe que aquí no hacéis nada de eso porque os están dando euros por una cánula, como ranas que no croan, infladas por el culo.

O sea, que aquí, nada de huelga general, con 5.000.000 de parados. ¡Pero las algaradas de Grecia, incluso con muertos, sí que las apoya! Cada uno saque sus propias conclusiones, yo ya he sacado las mías. Sí añadiré que, si algo bueno va a traer la quiebra de España, es la monumental patada en el culo que van a dar los españoles a éstos sindicalistas de codera postiza y alma de talonario.

Qué gracia me hacen estos progres, que aún no se atreven a formular en alto que están asistiendo a una estafa de carácter histórico. Hace tiempo que observo que las defensas a Zapatero, a pie de calle, vienen acompañadas de balbuceos y palos de ciego, enemigos invisibles y patadas a la historia, amén de lo más importante, una absoluta falta de convicción. Las opiniones de los progres se limitan a cuatro consignas facilonas, y a la combinación de éstas. ¿Dónde están esas mentes ágiles, que no se dejan engañar porque usan la razón? En ningún lado. A día de hoy, la progresía guarda silencio sabedora de su nuevo fracaso. A día de hoy es imposible escribir dos líneas a favor de Zetapé si incurrir en trampas y eufemismos para no llamar ladrón al ladrón, zorra a la zorra, inútil al inútil e hijos de puta a los hijos de puta.

Si se lo encuentra, dele un euro y no le hará nada.

HISTORIA COMPLETA DE RICHARD KUKLINSKI: (V) El Hombre de Hielo

AÑOS SETENTA

Corren los años setenta. Richard, siempre elegante con sus trajes de colores chillones, continúa con su negocio del porno. Aún sin deber ya nada a la mafia, sigue ganando y perdiendo dinerales.

La vida familiar continúa como siempre. Richard puede ser un ángel del cielo, un hombre generoso y gentil, pero su humor puede girar en un segundo, convirtiéndose en un monstruo feroz. Tras sus arranques de ira, Richard goza de cierta calma, que le lleva a un estado de lucidez en el que habla sin cortapisas acerca de sí mismo. Y es con Merrick, su preferida, con quien se sincera Richard.

Si algún día me enfado tanto que tengo que acabar con todos vosotros, Merrick, a tí será a quien más me cueste matar. ¿Lo entiendes?

-Sí, papá.- Y claro que entendía, la pequeña Merrick.

Barbara sabía que Richard, celoso crónico y violento, guardaba resentimiento por el pequeño Dwayne. Pero tuvo éxito en su tarea de desviar las iras de Richard hacia sí misma.

Kuklinski detestaba a De Meo, deseaba matarlo con sus propias manos. De Meo era una imposición de la mafia, y Richard, en ése sentido, le respetó siempre porque De Meo era de la familia. Y Richard aún debía dinero a la mafia, de modo que no le quedaba más remedio que tragar por el momento.

De Meo le hizo un encargo importante. Rotherberg debía morir. Rotherberg era productor de películas porno. Su mercado se beneficiaba del hecho de que Rotherberg producía películas porno que entraban en lo delictivo: animales, menores, sexo extremo. Atrapado por la justicia, hizo un trato e informó a la policía. Y amenazaba con hablar más. De Meo y Rotherberg tenían relación pública, de modo que el trabajo tenía que hacerlo uno de fuera.

Richard acepta encantado, y lo planea en solitario. De Meo le ha facilitado todo tipo de informaciones sobre Rotherberg. Richard siempre busca la resolución más sencilla. Para ello, efectúa un seguimiento, buscando las pautas de la presa, y esperando una ocasión idónea. Acecha en su furgoneta de cristales tintados. Provisto de sandwiches de pavo y pan de centeno, gaseosa, una botella de plástico como orinal, música country y paciencia. Mucha paciencia. Y un 38 con silenciador.

Un día, se da la ocasión idónea. Rotherberg acompaña de compras a su mujer. Él espera fuera de la tienda, mientras ella hace sus compras. Richard acaricia su arma. Es el momento.

Pero entonces se presenta De Meo con su primo Dracula, y otro de sus hombres, frenando ruidosamente frente a la tienda. Encuentran a Richard, se plantan frente a su furgoneta. Richard , consternado, ve a Rothberg salir corriendo, asustado. La principal razón por la cual se encargó a Richard el trabajo era que Rotherberg conocía a De Meo. -Joder, habéis arruinado el trabajo.- Agarró su arma y siguió a Rothberg hasta un callejón. Sin testigos, le disparó dos veces, con silenciador. Indetectado, entró en la furgoneta y desapareció.

Estaba tan cabreado que hubiera matado a De Meo con sus propias manos. Para Richard, aquello había sido una chapuza. Entonces, de camino a casa, Richard tuvo un problema con otro conductor. Clásico rifirrafe entre conductores cabreados.

Aquel tipo cometió un error fatal. Levantó el dedo y dio por zanjada la disputa. Richard le siguió hasta un lugar discreto, y un semáforo les cerró el paso. Richard se bajó de la furgoneta, se acercó al coche del tipo, y le disparó un tiro en la cabeza. Richard condujo hasta su casa, se deshizo del revólver y cenó con su mujer y sus hijas, relajado.

Roy nunca pagó a Richard por la muerte de Rotherberg. Mucho mejor, le dijo a Richard que estaban en paz. Lo cual perdonó la deuda de 50.000 dólares que debía Richard a la mafia, ya todo intereses. Paradojas de la vida, lo que para Richard fue una chapuza, un borrón en su historial, para los Gambino había sido un gran golpe, salvó a muchos jefes de ir a la cárcel y de ahorrarse mucho dinero en el proceso. Richard, de paso, dejó de ser un primo, un idiota que les debe dinero, y pasó a ser un asociado. Como Rotherberg, antes de cagarla. Tipos que hacen tratos con la mafia, incluso entran en el organigrama, aunque nunca puedan pertenecer a los Gambino, por no ser italianos.

Richard ya era una leyenda entre los profesionales. Empezó tras el asunto Rotherberg, la leyenda entre los jefes. Richard era un fantasma. Si le veías la cara, ya no veías nada más. Nunca había testigos, y si actuaba en público, nadie parecía haber reparado en él. Y sobre todo, Kuklinski nunca fallaba.

Hubo muchos encargos después de aquel. Algunos encargos le gustaban más que otros, pero siempre sintió predilección por matar a violadores, especialmente, a violadores de niños.

A Richard le cayó otro trabajo importante. Un tipo de la Familia, en Los Ángeles. Estaba pasando información a los federales. Si lo mataba, Richard volvería a salvar a muchos de ir a la cárcel. Se desplazó a Los Ángeles y acechó al tipo. Encontró un lugar discreto donde esperarle, y allí aparcó su furgoneta, con la ventanilla entornada. El tipo pasó frente a Richard, que disparó sólo una vez. El tipo cayó muerto. Richard condujo de vuelta a casa.

Kuklinski estaba abierto a sugerencias, y el cliente podía pedir extras, por un precio. Que sufra, métele tal objeto por tal orificio, o bien que su familia no pudiera tener el ataud abierto en el funeral. También se reservaba el derecho de aceptar trabajos. Así, nunca aceptó matar a una mujer, o a niños. Culpables o inocentes, eso no le importaba. Y a veces lo hacía más divertido.

Como ejemplo, el caso del cubano. A Richard le fue encargada la muerte de un cubano. Había violado a la hija de catorce años de un amigo de la Familia. El encargo exigía que el tipo tenía que sufrir.

Dicho y hecho. Richard viajó a Miami y acechó a su víctima. Usó el procedimiento de la rueda pinchada para hacerse con el tipo. Lo llevó a las afueras y lo ató a un árbol. Lo desnudó y le arrancó los testículos con sus manos. Luego, le cortó el pene y se lo enseñó. Después, le fue cortando en filetes, y finalmente, lo abrió en canal y las tripas cayeron al suelo. Se deshizo de los restos tirándolos al canal, para que fueran pasto de los tiburones.

Volviendo a casa, tres tipos en un coche asaltaron a Richard Kuklinski. Richard los mandó a la porra y les dijo que se fueran a casa. Ellos persistieron, se pusieron desagradables. Richard se detuvo, desafiante, y los mató a los tres, a tiros. Siguió camino hasta casa, a tiempo de cenar con la familia.

En otra ocasión, un Hombre Hecho de la familia cortejó indebidamente a una chica muy joven, cuyo padre era un hombre muy importante en La Familia. Le fue encargado a Richard.

Richard le secuestró, y se lo llevó lejos, a una cueva infestada de enormes ratas, que Richard había encontrado por casualidad, de cacería.

Le ató en la completa oscuridad, y esperó a las ratas, que devoraron al tipo mientras Richard tomaba instantáneas con su polaroid. El cliente miró las fotos con una sonrisa de oreja a oreja, y pagó 10.000 más de lo acordado.

A otro, un oriental, lo tiró por un balcón. A otro lo torturó a tiros y cuchilladas. A otro lo mató a golpes. Debían mucho dinero.

Hubo un caso especial. Un sindicalista que amenazaba con tirar de la manta. El requisito indispensable era que el cadáver jamás aparecería. A Richard le fue asignado un equipo. Entre los cuatro redujeron al tipo, lo metieron en el coche y Richard le apuñaló en la nuca desde el asiento de atrás. Quemaron el cadáver en un bidón, y enterraron el bidón en un desguace. Tiempo después, desenterraron el bidón y lo metieron en una furgoneta que, a su vez, fue reducida, en un desguace, a un cubo de chatarra que terminó siendo vendido a Japón para hacer Toyotas. Así, según Richard Kuklinski, terminó el cadáver del mismísimo Jimmy Hoffa.

Richard también aplicaba su experiencia a sus propios intereses. Un tipo le debía mucho dinero, y se negaba a pagar. Richard viajó hasta el sex-shop del tipo, y provisto de dos granadas de mano ocultas, entró por la puerta, saludó y hablaron de dinero. El tipo no fue muy cortés. Richard lanzó las dos granadas de mano detrás del mostrador y salió del local ajustándose la chaqueta. El sex-shop y su dueño volaron en pedazos.

Richard nunca era relacionado por la policía. Se deshacía del arma, llevaba guantes, el cadáver desaparecía, o aparecía lejos de Richard, variaba contínuamente de modus operandi. Eso, su frialdad, su método, y la suerte, le mantuvieron indetectado para la policía por dos décadas.

ENLACE A ICEMAN VI: LA DOSIS EXACTA DE ASESINATO

HISTORIA COMPLETA DE RICHARD KUKLINSKI: (I) Un asesino nato

ATENCIÓN: CONTENIDOS DE VIOLENCIA EXTREMA

El 23 de Marzo de 2006, EL MUNDO publicó la muerte de Richard Kuklinski, más prolífico asesino a sueldo de la historia. Años después, cayó en mis manos “El Hombre de Hielo”, su biografía. Leí el prólogo y ya no pude soltar el libro hasta llegar al final. Paso aquí a relatar la historia real de éste hombre. No es una historia apta para corazones sensibles o para estómagos impresionables. Es una historia plagada de violencia, tortura y asesinato.

Richard Kuklinski fue asesino a sueldo para la mafia durante dos décadas. Se especializó en gran variedad de procedimientos para matar, y su especialidad era la disposición del cadáver para que la policía no le relacionara con el crimen. Richard Kuklinski es uno de los hombres más peligrosos que han pisado éste planeta, del que tengamos noticia.

Pasamos a relatar su vida en nueve entradas. No ahorramos en detalles: avisado queda el lector curioso.

Richard Kuklinski nació en Jersey en 1935, en el seno de una familia de muy humilde. Vivían en un barrio marginal de viviendas protegidas. El ambiente familiar era rígido, violento y religioso. El padre, Stanley Kuklinski era hijo de inmigrantes polacos. Aquel hombre era un rudo guardafrenos, un hombre alcohólico, putero  y pendenciero, que sometía a golpes a su mujer y a sus hijos por costumbre.

Stanley y Annah Kuklinski
Stanley y Annah Kuklinski

La madre, Annah, era una mujer muy católica. De padres dublineses, creció en un internado religioso. Del que la sacó Stanley, para casarse. Pero la felicidad duró poco, si algo. Pronto empezaron los gritos. Stanley se volvía venenoso cuando bebía, y pronto comenzaron los episodios de violencia doméstica. Cuando nació Florian, el primogénito de tres varones, las palizas ya debían de ser habituales. Los más tempranos recuerdos de Richard ya incluían las agresiones de sus padres. Hannah aprendió que tratar de protegerlos era contraproducente, pues agravaba la ira del marido y la atraía hacia ella. A menudo, mientras Stanley apalizaba a sus hijos, Annah rezaba en alto, de rodillas contra la pared. Otras, ella misma participaba en las palizas, desviando la atención de su marido hacia sus hijos. También a solas les pegaba ella, usando todo tipo de objetos, cuando su marido no estaba.

Un día, cuando Richard tenía cinco años, Stanley llegó borracho a casa, como de costumbre. Mal encarado, empezó a gritar a su mujer e hijos, y pronto llegaron los golpes. Richard corrió a esconderse, pero Florian no logró escabullirse. Y aquella noche, en medio de la escena habitual de violencia doméstica extrema, a Stanley se le fue la mano y desnucó, de un puñetazo, a su hijo mayor.  En ese instante, los gritos y golpes se detuvieron, y sus padres planearon juntos la coartada, con su hijo mayor ahí tirado. Iban a encubrir la muerte, disfrazándola de accidente. Sentirían pena más adelante. La primera sensación de aquel fallido matrimonio fue el miedo.

A Richard le contaron que Florian había sido atropellado. Hubo funeral y duelo. Luego, la progresiva vuelta a la rutina. Los golpes y gritos cesaron por un tiempo, pero los rezos contínuos ocuparon su lugar. El ambiente volvió a ser opresivo, y como consecuencia, la violencia regresó gradualmente a la casa de los Kuklinski.

Richard era un niño introvertido. Estudiante difícil y con problemas para relacionarse, era blanco de los chulos del colegio. Como había aprendido que era mejor no pasar demasiado tiempo en casa, y tampoco tenía amigos, empezó a hacer una vida callejera y solitaria. Lo que no estaba exento de problemas, pues en el vecindario también había chicos malos que le pegaban y humillaban cuando sus caminos se cruzaban.

Richard se aficionó, en esas tardes solitarias y callejeras, a torturar animales sin dueño. Los abundandes gatos eran un blanco fácil. Richard solía estrangularlos para ver cómo morían mirándolos a los ojos. También los quemaba vivos en un incinerador de basura. Otras veces, ataba dos gatos por la cola y los colgaba de un tendedero para verlos pelear hasta la muerte. Los animales vagabundos llegaron a escasear en su barrio.

Lo pasaba mejor solo que acompañado. No se fiaba de nadie. En casa, además, las cosas empeoraban. Annah tuvo dos hijos más, Roberta y Joseph. La presión doméstica sobre Stanley era mayor, y por tanto se agudizaba la violencia. Un día, Stanley empezó a verse con otra, y gradualmente fue abandonando el hogar, lo que implicó una mejoría inmediata. Pero Annah tuvo que ponerse a trabajar por las noches, y eso trajo consigo sus propios problemas.

Richard se aficionó a los pequeños hurtos, primero para llenarse la panza, y luego, para llevar comida a casa. Annah rezaba, se lamentaba y les pegaba durante todo el tiempo que no estaba trabajando o durmiendo. Se ensañaba especialmente con Richard, reprochándole sus robos. Pero tuvo que claudicar, gradualmente, y aceptar los alimentos. La verdad es que tenía desatendidos a sus hijos, y toda ayuda venía bien. La violencia no cesó sobre él, ni sobre sus hermanos, pero Richard crecía, y su pericia como ratero se extendió a la de ladrón de coches. Aprendió a conducir en las calles, sin más compañía que la de su sombra.

Parte del fracaso escolar de Richard se debía a una indetectada dislexia que hacía al chico parecer tonto o retardado. Pero Richard aprendió a leer con interés cuando cayó en sus manos una revista de crímenes. En aquella época la crónica negra era un género muy popular, mucho más que ahora, y existían decenas de publicaciones que describían con todo detalle y soporte fotográfico crímenes e investigaciones. Éstas revistas de crímenes cautivaron a Richard, que devoraba cuanto ejemplar caía en sus manos. Ayudado por aquellas publicaciones, empezó a fantasear con matar a Stanley, y planeó e imagimó decenas de modos de hacerlo. Y luego, pasó de planear la muerte de Stanley a planear la muerte de cualquiera que le estuviera jodiendo la vida.

Había en el barrio un chico mayor que le tenía especialmente  marcado. Él y sus compinches le hacían la vida imposible cuando sus caminos se cruzaban. Le hacían y decían de todo, con una crueldad que llama la atención sobre la dureza del ambiente, y Richard aprendió a esquivarles. Vivía escondido en las calles, escondido de sus padres, con quienes pasaba el menor tiempo posible, y escondido de los chicos malos, a quienes esquivaba siempre que podía.

Muerte 1: Charley Lane

Con trece años, y después de un episodio particularmente doloroso de vejaciones verbales y físicas por parte de éstos matones de barrio, se hartó. Acechó al jefe de los matones, Charley Lane, un chico de dieciséis años, y cuando conoció sus rutinas, trazó un plan. Charley tenía a raya a Richard, le hacía de todo, y dirigía a otros contra él. Richard había fantaseado muchas veces con matarle. Con una barra de hierro oculta en el antebrazo, le esperó en el callejón tras la casa del tipo, de madrugada, hasta que éste volvió de sus pendencias nocturnas. Allí, sin testigos, Richard se le encaró y le provocó. El matón atacó a Richard, y cayó al suelo con la sien abierta de un golpe certero y brutal en la cabeza. Richard Kuklinski se había cobrado su primera sangre. Solía asegurar, cuando recordaba el episodio, que su intención era solamente dar a aquel chico una lección, pero lo cierto es que una vez empezó a golpearlo, ya no pudo parar hasta que se dio cuenta de que lo había matado. Richard ocultó el cadáver en las sombras y fue a por un coche. Condujo de vuelta y transportó el cuerpo en el maletero hasta unas marismas. Allí le arrancó los dientes con un martillo y le cortó los dedos con un hacha. Tiró el cuerpo a un estanque helado. Condujo de vuelta tirando los dedos y dientes a la cuneta. También se deshizo de las herramientas. Abandonó el coche en un aparcamiento y caminó varias millas hasta casa. Se fue a acostar con la mejor sensación de su vida. De ser víctima, había pasado a ser verdugo, y le gustó.

ADOLESCENCIA

Pasaron muchos meses y la policía no se presentó. La vida de Richard dio un vuelco. Tras su primer crimen, se prometió que nadie le volvería a joder. Uno por uno, siguió a los chicos que le hacían la vida imposible, y los sometió a graves palizas, que pronto aprendieron a esquivarle a él. Con un grueso garrote, recorría metódicamente las calles buscando a todo aquel que le hubiera hecho algo en el pasado, para ajustar cuentas.

Richard pasó a frecuentar los billares de la zona. Le gustaba el billar y aprendió a jugar bien. Jugaba por dinero y solía ganar. Si alguien le faltaba al respeto, lo atacaba con el taco o con sus manazas. Se enzarzó en muchas peleas, que ganaba siempre. Un día se enzarzó con tres tipos que lo echaron del bar. Richard siguió al primero y lo apuñaló por la espalda. Luego, siguió al segundo y repitió la operación. No murieron. El tercero se fue de la ciudad y nunca volvió. Richard se creó una fama de tipo duro en la zona, y reunió a su propia pandilla, las Rosas Nacientes, con la que daba golpes a pequeña escala. Richard compró su primera pistola, un revólver del 38.

Richard se fue convirtiendo en un hombre ágil y corpulento. A Richard le gustaba ir elegante, y, aunque tímido, las mujeres solían abordarle. Una de ellas, Linda, se lo llevó a vivir con ella cuando Richard sólo tenía dieciséis años.

Muerte 2: Doyle

Doyle era un secreta del barrio. Un día, Doyle perdió al billar contra Richard y, queriendo provocarle, se burló de él delante de todo el mundo. Richard se fue del bar y esperó. Doyle salió después y fue a su coche. Se quedó allí, dormido con un cigarrillo. Todo un golpe de suerte. Richard compró gasolina en una estación cercana y la vertió al interior del vehículo. Lanzó una cerilla al interior y se quedó por allí para oír los gritos de Doyle. Volvió a casa con una gran sonrisa en los labios.

Por aquellos días, Stanley volvió a pegar a Annah durante una visita. Cuando Richard se enteró, fue directamente a por su padre. Lo agarró y le puso el 38 en la sien. “Si vuelves a acercarte a mi familia, te mato y te tiro al río”. Stanley nunca volvió a molestarles. Richard no lo había hecho por su madre, a quien despreciaba profundamente. Lo había hecho por sí mismo. Se arrepintió durante toda su vida por no haber apretado el gatillo aquel día.

No sentía mayor estima por su madre. Después de tanto rezo y tanta moralina y el sexo es malo y todo lo demás, un día fue a visitarla y se la encontró practicando el sexo con un vecino, un hombre casado. Quiso matarla allí mismo. Esa mujer le había pegado con saña y dedicación para inculcarle una férrea moralidad católica, y ahí estaba, abierta de piernas mientras el culo gordo y peludo del vecino embestía una y otra vez. Pero se dio la vuelta y se largó en silencio.

MAFIA

Gracias a la astucia de Richard, los golpes de las Rosas Nacientes tenían éxito, y se hicieron más ambiciosos. Robos en almacenes, atracos a droguerías y licorerías. No tardaron en llamar la atención de la mafia, que les encargó un asesinato. Había que matar a un tipo que no pagaba.

Muerte 3

Richard planeó el golpe. Siguieron al tipo en un coche. Llegado el momento, el encargado de realizar el disparo no tuvo valor para apretar el gatillo. Richard le arrebató el arma, se bajó del coche, se acercó al tipo, le disparó una vez en la sien y volvió al volante. Condujo hasta dejar a los otros chicos en su casa. Ellos mismos quedaron impresionados con la frialdad de Richard. “¡Mírale, fresco como una puta lechuga!” “Tío, estás hecho auténticamente de hielo”. Así le pusieron el sobrenombre de ICEMAN, el hombre de hielo.

Éste trabajo catapultó a los Rosas Nacientes, que , tutelados por la mafia italiana de Jersey, llegaron a dar un golpe de dos millones de dólares. Richard se aficionó al juego, y entró en una dinámica que ya no abandonaría nunca: ganar y perder enormes sumas de dinero en un abrir y cerrar de ojos. También inauguró otra dinámica: repartir violencia doméstica. Richard era, como lo fueron sus padres, una bomba de relojería. Podía estallar en cualquier momento. Linda se quedó embarazada y convenció a Richard, a regañadientes, para que se casara con ella.

Muertes 4, 5.

Dos miembros de las Rosas Nacientes dieron un paso en falso: asaltaron una partida de poker de la mafia. Un hombre de familia se puso en contacto con Richard. Le dijo que o mataba él a sus dos compañeros, o moriría toda la banda. Richard tuvo que aceptar. Tomó un revólver y visitó a sus dos compañeros por separado. Los mató por la espalda, de un tiro rápido en la cabeza. Desde ese momento, Richard pasó a ser un hitman de la mafia italiana de Jersey. La banda de las Rosas Nacientes quedó disuelta.

Muertes 6, 7, 8, 9, 10,…

Richard volvió a ir solo. Por esa época, solía dar largos paseos por Manhattan. En uno de esos paseos, un indigente lo abordó y se puso pesado. Richard Kuklinski lo apuñaló en la nuca y lo dejó allí mismo. Y se aficionó a esos paseos. Y a las presas anónimas que esos paseos le proporcionaban. Incluso él perdió la cuenta. Sabía, por sus revistas de crímenes, que la policía de Manhattan jamás se pondría en contacto con la de Jersey, en el supuesto de que intentaran resolver la ola de crímenes. Pensaron que eran reyertas entre indigentes, y Richard perfeccionó su arte. No le gustaba la sangre, prefería las muertes rápidas y silenciosas. Disparos sorpresivos con armas pequeñas, estrangulación, un puñal en la oreja, o en la nuca y hacia arriba, un pinchazo al corazón o en el ojo, provocaban la muerte instantáneamente.Un día ahorcó a un tipo con una cuerda. “Yo mismo hice de árbol”, contó. Richard ya se había convertido en un gigante de dos metros. Matar le hacía sentir bien.

Si me jodes, te mato...¡te mato!
Si me jodes, te mato...¡te mato!

ENLACE A ICEMAN II: PRIMEROS CONTRATOS