DERECHO A LA HUELGA

Antes de dejarlo por hoy, no puedo cerrar el blog sin hacer una mención especial a las últimas declaraciones de Cándido Méndez, famélica legión, aficionado a los restaurantes más caros de Madrid, y amigo de invitar siempre a sus amigos. Claro, como pagamos nosotros…

Ha dicho ahora Cándido Méndez entre degluciones, defendiendo los ridículos servicios mínimos de transporte, que “EL DERECHO A LA HUELGA PREVALECE SOBRE EL DERECHO A TRABAJAR”. Queda retratado aquí el sindicalista. Durante seis años han mirado para otro lado mientras se perdían millones de puestos de trabajo, y ahora quiere imponernos su derecho a la huelga por encima de nuestro derecho a trabajar.

¿Pero cómo va a prevalecer el derecho a la huelga al derecho a trabajar, hombre? El derecho a la huelga es VOLUNTARIO. La misma expresión lo dice: D-E-R-E-C-H-O a la huelga. Nada de OBLIGACIÓN DE HACER LA HUELGA. No hay derecho a que alguien que no quiera hacer la huelga, se vea obligado o coaccionado a no ir a trabajar. Gentuza autoritaria que va de libertaria palo en mano y se queda en eso, en un becerro con una doctrina entre los dientes y un palo en la mano. Izquierda intolerante de la de toda la vida.

Cándido Méndez es material caducado. Su excelente comer es señal de buena salud, y nos alegramos. Pero laboralmente está más pasado que el Pacto de Varsovia, y por la misma razón. Más le habría valido defender los derechos de los trabajadores estos seis años, y menos llenarse la panza en el Hotel Villamagna a 60 euritos la botella de vino. Y luego va vestido con coderas, el tío impostor.

Cuenta Cesar Vidal que cuenta la historia que al dictador Julio Cesar le informaron de que ciertos personajes influyentes conspiraban contra él, pero Cesar dijo: “No hay nada que temer de gente que come tan bien como lo hacen estos. Los que usan la política para satisfacer sus apetitos nunca se arriesgan ni acometen actos nobles. Mientras les mantenga los bolsillos llenos, no habrá nada que temer de ellos. Me preocupan más los que piensan en su libertad amenazada y padecen insomnio”.

Buenas noches y buena suerte. Les dejo el resto del editorial de César Vidal, que no tiene desperdicio. Que les aproveche.

EDITORIAL DE CESAR VIDAL: LOS LUJOS DE CÁNDIDO MÉNDEZ (Pinche aquí)

Con las manos en la masa

Anuncios