11-M EL VÍDEO DE LOS PERITOS

Vale, como apunta Naman, no había interpretado correctamente. Éste es el momento en que dijeron la verdad. El DNT no es específico de la Goma 2 ECO y sí del Titadyn.

Los peritos presentaron al juez, al final, el DNT como un componente de la goma-2, lo cual es falso.

El dibutilftalato, que no figura en los componentes específicos de la goma 2 ECO, podría aparecer tanto en la Goma 2 ECO como en el Titadyn a través de la nitrocelulosa, pero como prueba, no es concluyente de por sí, porque se encuentra en muchos otros materiales comunes, como el pvc. Cuando llega el mosqueo de verdad es cuando aparece la nitroglicerina. Ahí es cuando Vega se cierra en banda. Porque Nitrato de amonio, DNT, Nitrocelulosa y nitroglicerina, es el retrato robot del Titadyn.

11-M: POLTERGEIST

UNA INVESTIGACIÓN BASADA EN RUMORES

Juzgando el 11-M, el Juez Bermúdez se encontró con que no existían informes que verificaran por escrito que en los trenes había estallado goma-2 ECO. De modo que la investigación se había basado en un hecho que no estaba recogido por escrito en los archivos de los TEDAX. La investigación se basaba pues en el rumor de que en los trenes había explotado goma-2 eco.

Así, la perito químico de Sánchez Manzano, la cual siempre había emitido informes de los resultados de todas sus pericias, como dicta la norma, en éste caso no lo hizo. Dio informe verbal, y punto. De los explosivos hallados fuera de los trenes, por cierto, sí dio informes escritos. Pero de los trenes, no.

En aquellos días, además, la honorabilidad y el buen hacer de los TEDAX estaban fuera de toda duda. Tanto, que hasta se sentó en el banquillo a los que señalaban los indicios de trola en todo el asunto. A día de hoy van siendo absueltos todos los periodistas, pues, como señalan las sentencias, las informaciones son veraces y las opiniones, perfectamente fundadas, no ya justificadas. A día de hoy, Manzano está deseando terminar con los juicios y rezar por irse de rositas otra vez, y que todo quede en el rapapolvos de un juez. Su honorabilidad y su competencia están en entredicho.

IMPERICIA

Cuando Manzano pidió a la perito de Manzano los informes, ella alegó que sólo tomó nota por escrito en sus archivos personales. Cuando el juez Bermúdez le pidió esos archivos personales, la entrega se hizo a puerta cerrada, lejos de los abogados de las víctimas y de las partes. Sin embargo, un testigo casual asegura que la perito TEDAX aportó una hoja escrita a mano arrancada de un cuaderno nuevo y por lo demás en blanco.

EL TREN FANTASMA

Ante éste panorama, el juez mandó traer los restos de los trenes. Sin embargo, no llegaron camiones y camiones con muestras de todo tipo: ropas, escombros, teléfonos, enseres, fragmentos de trenes. Nada de eso. Veintitrés muestras que cabían en una caja. Todo lo demás continúa en paradero desconocido, o ha sido destruido. Probablemente ámbas cosas. Del foco nº 3 de la calle Téllez ni siquiera hay un sólo vestigio.

Además, las muestras habían sido lavadas ya con agua y acetona para analizar los restos de explosivo. Sin embargo, las muestras no incluían los resultados, ni se conservaban las aguas resultantes de las muestras.

MACROIMPERICIA

De modo que el juez Bermúdez ordenó una nueva pericia de explosivos.

Que los explosivos de las mochilas intactas y lo de leganés era Goma 2 ECO no estaba en tela de juicio ya, ni lo está a día de hoy. El explosivo que apareció fuera de los trenes era goma-2 eco. Esos sí habían dico debidamente procesados química y pericialmente. Y aunque lo que estaba en cuestión era solamente lo referente a lo que había explotado en los trenes, Bermúdez también incluyó en la macropericia los explosivos ajenos a los trenes (mochilas y Leganés). La macropericia fué grabada en vídeo. Una cámara registraba todo lo que se decía y hacía en el laboratorio.

DNT

El 6 de Febrero de 2007 se analiza la prueba M-6-12, una bobina elécrica y unas esquirlas de metal. Y aparece un compuesto que no había salido en los restos de goma 2 eco: el DNT, un alto explosivo, un componente típico del Titadyn, y que nunca está en la Goma 2 eco. La reacción en el laboratorio es demoledora. Manos a la cabeza, maldiciones. “Ahora sí que voy a poner en duda a los TEDAX y a la madre que los parió”, se oyó lamentar.

Éste fragmento específico del vídeo fué escamoteado del total del vídeo que se presentó en el juicio. Bermúdez ha tardado tres años en entregar el fragmento escamoteado a las víctimas. Hoy EL MUNDO analiza el vídeo, que por fin ha caído en sus manos. Ésta noche, será emitido por VEO7, y en él se hace evidente el mazazo que supone para la versión oficial. La aparición de DNT demostraba la presencia de un explosivo distinto de la goma-2 eco en los trenes.

EL APAGÓN

Unas horas después, hubo un apagón. La cámara dejó de grabar. Dejando aparte el curioso hecho de que una dependencia policial carezca de alimentación de emergencia, centrémonos en lo que ocurrió después del apagón:

Alfonso Vega, perito de la policía, y que está al cargo de la pericia, sin razón aparente, ordena empezar de nuevo con todas las muestras.

Sin embargo, el reanálisis de lo ya analizado empieza a dar positivo en DNT. Los restos de explosivos (goma 2 eco) ajenos a los trenes dan positivo ahora para DNT, cuando la propia presencia de DNT es suficiente para refutar la goma 2 eco de un análisis.

TEORÍA DE LA CONTAMINACIÓN: TELEKINESIS RUBALCABA

Las intenciones del Poltergheist eran, claro, convertir en ruido la presencia de DNT en los trenes. Si aparece DNT en todas las muestras de explosivo (incluso en la cocaína encontrada en los escombros de Leganés), el DNT de que aparece en los trenes no nos dice nada.

Se probaron distintas teorías de la contaminación.

1. Primero se dijo que la contaminación se produjo en la fábrica de explosivos. La fábrica se desmarcó de esa teoría, documentando que jamás, ni en esa ni en otras ocasiones, se encontró contaminación de DNT en sus partidas de Goma 2.

2. Después se dijo que la contaminación venía de Mina Conchita, en Asturias. Imposible, pues las partes de explosivo de la vía del AVE en Mocejón que custodió la Guardia Civil no contenían DNT, mientras que sólo las partes custodiadas por los TEDAX sí presentaban esa contaminación de DNT.

y 3. Por último, sin fuerza ya, se aventura una tercera vía: la contaminación se produjo en Morata, en la casa supuestamente se prepararon las mochilas. Sin embargo, esa contaminación (unas horas en un zulo de explosivos) sería muy residual, no aparecería con insistencia en todas las muestras. Además, si esa contaminación se produce en Morata, ¿cuál fué el agente contaminante? ¿Titadyn? Por último, si hubiera habido DNT en las muestras, ya habría salido a su tiempo, y no de repente, a troche y moche, después de un extraño apagón.

También se trató de echar la culpa al propio cromatógrafo de gases, el aparato utilizado. Se intentó argumentar que el cromatógrafo se había manchado de DNT. Pero se hicieron más pruebas con más cromatógrafos, comprobándose que el aparato funcionaba perfectamente.

La hipótesis más sencilla es la de que las muestras fueron adulteradas, por alguien a las órdenes de la versión oficial, durante el apagón, para anular los indicios de que en los trenes no estalló goma 2 eco. No querría que se me tildase de malicioso por recordar en éste punto que Rubalcaba es químico de profesión. Nada más lejos de mi intención. Es que me he acordado en éste momento. Nada más.

En cualquier caso, después del apagón apareció DNT en todas las muestras, incluso en aquellas ya analizadas y en las que, antes del apagón, no contenían DNT.

Siempre me ha parecido paradójico que para negar la existencia de dnt en los trenes, el poltergeist tuviera que empaparlo todo en DNT. Del mismo modo, si mañana encuentran titadyn puro en una muestra, ¿lo llenarán todo de titadyn para convencernos de que no había titadyn?

Como reza EL MUNDO en su frase de hoy, la verdad puede adelgazar hasta ser sólo una fina capa de aceite que el agua no puede tapar.

TITADYN

El bombazo se produce cuando se procede a analizar la muestra M-1, tres gramos de polvo de extintor recogidos de uno de los trenes de Atocha. El resultado obtenido es frío retrato robot del Titadyn: DNT, Nitroglicerina, y dibutilftalato. El perito de la policía, Alfonso Vega, dice: (está grabado en el vídeo) “ES IMPOSIBLE. NO PUEDE SER NITROGLICERINA. NO PUEDO DAR POR BUENO ESE RESULTADO. Y SI HAY DUDAS, IMPONGO MI CRITERIO”. O, dicho de otro modo: éstas pruebas están para confirmar lo que ya venían diciendo mis jefes. Si las pruebas concluyen otra cosa, se invalidan, y a otra cosa. Y digo yo: siendo así, ¿para qué hacer pruebas científicas? ¿No hubiera bastado con preguntar a Alfonso Vega, clarividente y telequinético señor de las moléculas, el que sabe lo que el cromatógrafo de gases debería decir.

En cualquier caso, la prueba dió Titadyn hasta en ocho ocasiones más. Sin lugar a dudas, Titadyn.

POLTERGEIST: EL SEÑOR DE LAS MOLÉCULAS

En Semana Santa, se interrumpiría la pericia. Como los peritos independientes lo sabían, y no querían que se repitiera el numerito del apagón, se cubrieron enviando al juez Bermúdez unos resultados parciales en los que se reflejaban todos los resultados obtenidos hasta el momento. Sólo aparecía nitroglicerina en el polvo de extintor.

Cuando se volvió de Semana Santa, el perito de la policía, Alfonso Vega arrancó la semana ordenando reiniciar los análisis desde el principio, empezando por las ya analizadas por ellos mismos, y provocando el malestar de sus compañeros. Sin embargo, volvió a quedar de manifiesto la asombrosa clarividencia (un poltergeist en sí mismo) de Alfonso Vega, el señor de las moléculas, cuando empezó a aparecer inexplicablemente nitroglicerina en todas las muestras, en las nuevas y en las ya analizadas. Las de los trenes y las de los andenes, mochilas y demás. Nitroglicerina por todos sitios.

Entonces, la versión oficial, la que se reía de Pedro J. por paranóico, se inventa una nueva y absurda teoría, llamada “de las moléculas voladoras”, que muy bien podría analizar Iker Jiménez en su magnífico programa.

Así, para poder creerse las tesis oficiales, hay que dar por bueno que las moléculas de nitroglicerina y DNT se evaporaron a temperatura ambiente (imposible) en los almacenes TEDAX, salieron de sus envoltorios, varias capas independientes de bolsas, sobres y más bolsas (imposible), salieron del armario, volaron por el almacén y entraron sólo al otro armario donde se guardaban las otras muestras (imposible) burlando otras varias capas de envoltorios independientes (imposible) y logrando contaminar sólo las muestras concernientes al 11-M, dejando intactas las de otros asuntos. JA, JA, JA.

Éstas teorías de la contaminación son un ejemplo modélico del mandado al que han dado órdenes tan específicas que para cumplirlas hay que negar la evidencia.

Por supuesto, la intención de éste segundo poltergeist es la de invalidar de nuevo la aparición de un elemento incómodo, la nitroglicerina, que tira por tierra la versión oficial, y así silenciar la verdad.

Como la manipulación no funcionó, del “fue Goma 2 y vale ya“, se pasó al “en definitiva no importa qué explotó” fue Olga Sánchez, de la fiscalía.

CONCLUSIONES

¿Y los de Pedro J. eran, según éstos señores, los que creían cosas raras? No señor. Hay que ser rarito, rarito, para creerse la mentira policial, a la que, al final, dio la razón el juez Bermúdez.

Razones por las cuales parece bastante evidente que Bermúdez y su juicio del 11-M son una farsa de dimensiones antológicas, además de una gran chapuza coral. Resultado, el retrato robot de la injusticia.

“Lo único necesario para que el mal se imponga, es que los hombres buenos no hagan nada”.

11-M RESUMEN DE SITUACIÓN

El 11-M vuelve a estar caliente.

Resumiendo anteriores entradas, Sánchez Manzano, jefe de TEDAX durante los días del 11-M, no sólo se fue de rositas de aquella corrala tristemente berlanguiana que supuso el juicio de Bermúdez, sino que pretendía que nadie dijera nada. Así que demandó a medios de comunicación y plataformas ciudadanas por informaciones rigurosas. Fue en verano, cuando mueven ficha los  políticosque actúan en la sombra. Pero los juicios se le deshinchaban uno tras otro. No eran admitidos a trámite siquiera. Pero uno sí lo fue, contra Pedro J. y Federico.

Y la juez dictaminó no sólo que la querella de Manzano no tenía sentido, sino que añadió además, sin que nadie la preguntara, que las informaciones vertidas en El Mundo, Libertad Digital y Cope eran no sólo rigurosas sino plausibles. Días antes, era admitida a trámite la querella contra él, por parte de la AAVT11-M, con José María de Pablo representando a los demandantes.

El juicio se ha llevado a cabo, parón veraniego incluído, con total discreción. El Mundo y EsRadio han informado, pero sin estridencias. Las demás televisiones, paniagua y mamandurria, han decidido censurar la noticia. Símplemente no informan de ello. Y eso también es un editorial conjunto. Tácito, ni siquiera manifiesto. Lamentable es poco. Indigno, más bien. El espectáculo mediático es indigno. Pero el nauseabundo anonimato le ha venido muy bien a éste juicio. En la seguridad de que nadie está escuchando, cosa que no es cierta, ni muchísimo menos, las presiones son menores sobre el juez. Otra cosa sería que Wyoming se pusiera a hacer chistecitos sobre el magistrado. Pero como nadie habla del 11-M, ¿para qué chotearse de ello?

Y así, hemos llegado casi al final del juicio de la Asociación de Víctimas del Terrorismo por el 11-M contra el TEDAX Manzano por falso testimonio, ocultación de pruebas y negación del deber de perseguir delitos.Y aunque aún no se ha dictado sentencia, todas las declaraciones apuntan a Manzano. Las de los testigos de la acusación, y las de los testigos propuestos por la defensa del propio Manzano, que también han supuesto verdaderos mazazos para el falso TEDAX.

Pero, que nadie se lleve a engaño. Manzano es el cabeza de turco, un tonto útil. Ni cerebro, ni ejecutor de nada. Puro encubrimiento.

Durante el juicio se ha confirmado que las pruebas de los trenes siguen sin aparecer, siendo responsabilidad de Manzano. No se ha demostrado que las evidencias fueran destruídas. Se ha confirmado la nulidad de la cadena de custodia de las mochilas. Y se pone de manifiesto que la pericia de explosivos está completamente sesgada, aparte de manipulada y vuelta a manipular por alguien, no se sabe quién. Llegó un momento en el que la fiscalía nombraba un compuesto químico y ¡ale hop!, aparecía el compuesto en las pruebas, como ya quedó sobradamente acreditado en el sumario del 11-M y en el capítulo de los poltergheist que tan bien contaba José María de Pablo en su libro La Cuarta Trama.

Así, mientras en la pericial independiente iba dibujándose el retrato robot del Titadyn, la fiscalía iba pidiendo ingredientes de goma-2 que, milagrosamente iban apareciendo después en cada prueba. ¿Cómo aparecían? Pues de la siguiente manera:

Recordamos la Kangoo con versos coránicos.

Policías inspeccionan desde el exterior. No ven nada.

Perros policía peinan interior y exterior de la furgoneta. No encuentran nada.

La furgoneta es llevada, contra el protocolo habitual y por contraorden, al garaje de los TEDAX en Canillejas. Una hora después, la furgoneta, puerta con puerta con el laboratorio de los TEDAX, está repleta de pruebas, incluyendo explosivos que dos perros no detectaron. Durante una hora, el vehículo había estado bajo la custodia de Manzano.Una hora, hasta que llamó a la policía científica, a la que debía remitir la furgoneta ipso facto según el protocolo.

El explosivo que aparece, restos en detonadores, se envía a la científica con una muestra patrón de goma-2 eco propiedad TEDAX para establecer comparación con la muestra hallada. El resultado es sorprendente: tan semejantes resultan, que presentan ámbas la misma presencia de metenamina (ajena a la goma 2), y la misma textura de microgránulos (algo rarísimo, y que apunta a que ámbas muestras habían pasado por idénticas condiciones de almacenamiento. Parecen muestras del mismo cartucho.

Como la contaminación resultaba sospechosa, se culpó al propio procedimiento científico de la misma, se culpó al almacén de la empresa que suministra a la policía, se culpó al almacén de Mina Conchita. En ninguno de ellos se encuentran rastros de ninguna de éstas sustancias.

Recordemos ahora la Mochila de Vallecas, ésa mochila que ningún TEDAX llegó a ver en cuatro inspecciones minuciosas vagón por vagón ni en posteriores recuentos para cargar y llevar a IFEMA.

Los bultos del Pozo se llevan a IFEMA, pero después pasan, contra el protocolo y mediante contraorden, por la comisaría de Vallecas, donde son descargados y revisados sin ningún motivo plausible, antes de ser llevados de nuevo a IFEMA, donde habían sido revisados. Aparece en ésta inspección irregular a puerta cerrada una mochila bomba con teléfono móvil y goma 2 eco que nadie vio en cuatro inspecciones minuciosas.

Un fotógrafo de la policía es desplazado al parque Azorín, en Vallecas, para fotografiar la bomba antes de detonarla. No se le permitió acercarse a la bomba, y otro policía hizo las fotos. El carrete fue confiscado en el acto, y nunca apareció en el sumario ni en ningún otro lado. Sí hay testigos que afirman que la bomba tenía metralla (ninguna bomba de los trenes tenía metralla) y además, la mochila estaba preparada para no explotar, pues los cables introducidos en el explosivo estaban encintados visiblemente, de modo que era imposible la detonación. De modo que se procedió a la desactivación manual, consistente en agarrar con la mano el explosivo y desmenuzarlo, deseando que no haya un artefacto oculto, y que no se dió. Unos terroristas muy considerados con la policía. ¿Quién puso ahí la falsa bomba? No se sabe. Aún. Nadie sabe cómo apareció la mochila. Desde IFEMA nadie la vio partir, ni siquiera la reconocieron los que cargaron el furgón.

Sí se sabe que en un primer análisis no apareció contaminación de metenamina. Lo que indica orígenes distintos entre los explosivos de la Kangoo y los de la mochila. Pero aún así, en el informe TEDAX se indica verbalmente (sin resultados adjuntos) al juez de instrucción que en el explosivo de Vallecas había metenamina.

Cuando los peritos piden a Manzano los restos de los trenes (toneladas), Manzano aparece con una caja semivacía, una veintena de objetos pequeños, trozos de metal, clavos. Todos lavados ya, y sin resultados adjuntos ni aguas conservadas para posteriores análisis. Pruebas estropeadas. Y eso fue todo lo que llegó al juicio. De toneladas de vestigios, una caja semivacía.

Salvo un sobre con tres gramos de polvo de extintor, (tres gramos de providencia) que dibujó el retrato robot del Titadyn. ¿Cómo? Pues dando resultados positivos en la cromatografía de gases, para dos componentes habituales del Titadyn: DNT y nitroglicerina.

Cuando la pericia detectó el DNT en el polvo de extintor, hubo un apagón en las dependencias policiales, que, a pesar de ser nuevas y modernas, no gozaron de alimentación de emergencia, siquiera para cámaras de seguridad como la que grababa en todo momento la pericia. Cuando volvió la luz, se retomó la pericia y, milagrosamente, empezó a aparecer DNT en todas las muestras.

Poco después, llegaba la semana santa, y se paraba la pericia unos días. Los peritos independientes, escamados tras el apagón, remitieron al juez resultados previos, sin cocinar, sin el conocimiento de los peritos oficiales. Y cuando se volvió al trabajo, Manzano ordenó volver a empezar con todas las muestras, desde el principio, a pesar de que había prisa.

En éste momento, cabe desplazarnos atrás en el tiempo, cuando Manzano comparecía ante la comisión del 11-M y afirmó que en el primer análisis de explosivos apareció nitroglicerina, “que es componente genérico de la dinamita”. En aquel momento le dábamos por experto en explosivos, y dábamos por buena su aclaración.

Voviendo a la pericia del juicio, tras las vacaciones, apareció, milagro, nitroglicerina en todas las muestras. En todas. Hasta en la cocaína que apareció en Leganés tenía nitroglicerina. Estaba claro que alguien quería invalidar la nitroglicerina como componente del explosivo de los trenes. Menos mal que el juez ya había recibido informes que acreditaban la ausencia de nitroglicerina en todas las pruebas analizadas con anterioridad. Sólo en el polvo de extintor había originalmente nitro y DNT. El Titadyn es el único explosivo que contiene ambos elementos. Aunque luego Bermúdez decidió pasar por alto semejante despropósito y hacer caso a la fiscal Olga Sánchez y su versión oficial, pero la secuencia de hechos consta en acta. No es de extrañar que al principio, la Sánchez sostuviera que “fue goma dos y vale ya”, y después, con todo el género hasta arriba de DNT (propio del Titadyn), pasara la fiscal a “no importa lo que explotó en los trenes”. Y claro que importa. Lo que es gracioso es que Manzano, en su desconocimiento de los explosivos, llenó de nitroglicerina, otro componente típico del Titadyn, cada muestra.

Todo esto va a tener que salir a flote tarde o temprano. Esperamos la sentencia del juicio. Mientras, la Audiencia Nacional sigue rechazando reabrir la pericial, que es una chapuza de proporciones rubalcábicas y que huele a mierda a cuarenta kilómetros.

Gracias, Gabriel Moris, muchas gracias. Un día todo saldrá a la luz.