PODEMOS: EL DIABLO ESTÁ EN LOS DETALLES

Podemos es una exitosa fórmula de fracaso. El fracaso de Podemos viene implícito en su agenda oculta, su secreto peor guardado: su ADN comunista. Extrema izquierda, compadreo con ETA, socialismo duro, recorte masivo de libertades, que se traduce siempre en miseria, escasez y persecución del individuo. Véase cualquier ejemplo histórico sin excepción, prestando especial atención al régimen venezolano, cuyo gobierno, asesorado por las élites de Podemos, ha llevado a su nación la escasez de productos de primera necesidad. Especialmente sangrante es la escasez de papel, siendo Venezuela el principal productor de papel del mundo. El éxito electoral de Podemos reside en ocultar su socialismo duro, disfrazándolo de justa indignación ciudadana (esa palabra). Sólo así podrá superar el techo de votos natural de cualquier partido de extrema izquierda: atrayendo al votante despistado que jamás votaría a amigos de ETA; o directamente atrayendo al tonto del culo, que compra discursos fáciles sin entrar en detalles. Y el diablo está en los detalles.

Tomemos el programa de Podemos para la campaña Europea. En él hay dos ejemplos que, contrapuestos, nos dan la medida exacta de qué es Podemos, más allá de las coletas y las poses informales de El Tuerka, su Querido Líder.

Ejemplo 1: Políticas de protección a homosexuales.

Captura del programa PODEMOS para el parlamento europeo

Dejando aparte la obvia discriminación al varón heterosexual, que como todos sabemos, es el origen de todo mal, y dejando aparte también el hecho de que nuestra legislación ya garantiza el derecho a “la seguridad y la vida libre de violencia” a todo ser humano sin distinción, centrémonos en que son sólo una excusa para el verdadero centro del epígrafe: “Un sistema jurídico de garantías que intervenga tanto en el ámbito público como en el privado”. Se traduce en un sistema jurídico que penalice cualquier actitud, contraria a la norma, que uno tenga en el ámbito de su privacidad. Cualquier gesto o comentario que hagas, intrépido lector, delante de la televisión, o tomando algo con los amigos, o en familia, será punible, constitutivo de delito, si se sale de la normativa impuesta. Nótese además que ese sistema jurídico del que habla Podemos no estaría circunscrito al ámbito de la opción sexual, sino a cualquier otro ámbito (“a través de un sistema jurídico que…”). Y es ahí, camuflado entre las palabras “libertades”, “garantías”, o “derechos”, donde se encuentra el objeto más peligroso de todo el programa implícito de Podemos: su intención de ideologizar por ley nuestra vida privada. Detalles.

Ejemplo 2: Políticas antiterroristas.

Captura del programa de Podemos para el parlamento europeo
Obviamente, Podemos no está contento con la política antiterrorista que tenemos en España. La encuentra demasiado dura con los terroristas. ¿Por qué? Porque Podemos comparte ideario con ETA, algo que ha quedado sobradamente demostrado por testimonios de los propios alumnos y compañeros de Iglesias y Monedero, por los múltiples vídeos que corren por la red con Pablo Iglesias dando charlas codo con codo con conocidos abertzales, o en sus propios programas de televisión minoritaria, La Tuerka y después Fort Apache, hablando con simpatía de ETA y de su causa. Sin embargo, con todo lo que habla, cuando llega el momento de poner su mensaje al alcance de un público masivo, Pablo Iglesias se cuida mucho de decir en las tertulias esa parte de su discurso. Y si se fija el espectador que se somete voluntariamente a semejante tormento (yo lo hago a veces), verá que toda la flema y serenidad del coleta se torna agresividad e insulto cuando le sacan el tema de su simpatía por ETA, lo mismo que cuando le vinculan con el régimen chavista. No desmiente, no explica: niega e insulta. Lo más llamativo es que suele ser el moderador quien le rescata del embrollo cambiando de tema, interrumpiendo al tertuliano que saque el asunto, o incluso cortándolo directamente. ¿Por qué? Porque no quiere que el votante despistado se entere de que Pablo Iglesias simpatiza con ETA y con el chavismo. Detalles.

Finalmente, establezcamos una comparación entre los dos textos reseñados. Para “proteger” al homosexual y a “la mujer”, Pablo Iglesias no duda en intervenir la privacidad del individuo. Sin embargo, en materia antiterrorista, Pablo Iglesias se muestra mucho más comprensivo, y propone “no vulnerar el derecho a la libertad de expresión”. Juntando ambas propuestas, quedaría el derecho a la protesta circunscrito solamente a aquellas ideas que el gobierno marcase como correctas. Considera Iglesias que hay que invadir la privacidad de un señor que diga en su casa que “telecinco es un nido de maricones”, pero no la libertad de un señor que diga públicamente que matar está bien si es por la causa correcta.

QUÉ DULCE MÁS AMARGO

Pensé que la debacle del zapaterismo sería un espectáculo más provechoso. Sin embargo, he de reconocer que me está resultando un dulce muy, muy amargo, comprobar que no había ni un gramo de grandeza en el partido que nos ha gobernado los últimos siete años. Dejando atrás las tropelías discrecionales de un gobierno instalado en la mediocridad normativa, la mendacidad oficiosa y la podredumbre estructural, nada indicaba que la cosa fuera a cambiar durante la transición rubalcabiana, que está a medio camino entre la chapuza tejeril y el trilerismo getafeño. Pero de algún modo, yo esperaba en un fuero íntimo tiznado de wishful thinking necesitado de altruismo, que el PSOE de Rubalcaba y Blanco se batiera en retirada echando mano de algún remanente de dignidad, de humildad o por lo menos, de legalidad. Amarga lección nunca aprendida del todo, debo reconocer.

Empezando por las primarias monoteístas de Rubalcaba. No soy de los que piensan que Rugalcaba se ha sacrificado por el bien del PSOE. Pepunto se ha comido a Zetapé por las pezuñas, y se aferrará al puesto hasta la ilegalidad. Para ello ha mimado a los indignados, y para ello le pone una vela a San Bildu cada noche. Es imposible que nadie haga el ridículo con el skoda y el parquímetro, cambie de nombre cada quince minutos y se tome tan en serio como lo hace el profesor Bacterio del PSOE, sólo para presentarse al sepuku electoral del 20-N. No. Rubalcaba quiere ser el jefe de los billares, y para lograrlo es capaz de cualquier cosa, repito, de cualquier cosa.

No se queda aquí la cosa. Después de desinflarse el Gürtel (cuatro años de informativos públicos tirados a la basura), resulta que Pepiño Gasolineras es el nuevo inocente oficial del PSOE. Y yo me carcajearía si no fuera porque resulta catastrófico que este señor sea uno de los pilares del gobierno. Un señor ministro de Fomento (forrento, que diría aquel) que se entrevista en gasolineras con industriales, niega después los hechos, pero curiosamente no se querella con el industrial, no sea que aporte pruebas de lo que dice.

No queda ahí la cosa. Por allá resopla la criatura MendezToxo (aquí no dimite ni uno), y ya preparan, ahora sí, duras manifestaciones contra Rajoy. Sindicatos paniaguados exigen su mordida. Sin comentarios.

No queda ahí la cosa. Esto no acaba nunca. El gobierno que se dedica a mangar pruebas del 11-M para ocultar la autoría y proteger así a los verdaderos autores es el mismo gobierno que se chivó a ETA para que la policía no cortara su financiación, el mismo gobierno que intentó inventar pruebas falsas contra Marta Domínguez, la deportista cuyo delito era ser del PP, el mismo gobierno que ignoró la crisis para ganar unas elecciones, el mismo gobierno que ha practicado la táctica de la tierra quemada con las arcas en las comunidades en las que ha perdido (en todas) sumiendo en el marasmo a gobiernos entrantes, y sobre todo al pueblo. ¿Cómo iba uno a esperar grandeza, humildad o entereza, de semejante engendro?

O sea, que el gobierno del 11-M nos ha negado siquiera una traca fin de fiesta, y para despedirse, nos hiela la sangre como castigo por no quererles ni en pintura. Finalmente, tendremos que conformarnos con que el final de este gobierno podrido no se parezca al modo en que entraron a gobernar. Personalmente, no me extrañaría un pelo que…

Pero no. ¿Cómo vamos a ser tan mal pensados, hombre? No, no pueden ser tan malos.

¿Verdad?

LOS SUICIDIDADOS DEL PSOE

El PSOE nos va a suicidar. No sólo se está suicidando, sino que nos quiere arrastrar con ellos. El partido que ganó las elecciones gracias a los suicidados de Leganés (noten el matiz, no se suicidaron, LOS suicidaron) tiene no poca práctica en eso de suicidar a la gente. A los muertos del comunismo los mataron sus ideologías, no sus fusiladores. A los muertos del 11-M los mató la política de Aznar, no los terroristas que el PSOE encubrió, encubre y encubrirá. Cada vez estoy más convencido de que hubo un grueso de población que hizo palmitas con las orejas cuando saltó la liebre de los suicidas que no se suicidaron, pero que después fueron suicidados en Leganés. ¿Recuerdan ese magnífico diálogo de la no menos magnífica “Una Terapia Peligrosa?”

-¡Habéis matado a un hombre!

-No, ha sido un suicidio.

-¿Qué suicidio?¿Dónde está la nota?

-Ahora mismo se la escribimos.

Rubalcaba hace todo lo que está en su mano (que no es poco) por desmarcarse de Zapatero, de sí mismo e incluso de su primer apellido, a la sazón Pérez. Hace unos días nos decía que él sabe cómo salir de la crisis. ¿Cómo? Hoy mismo nos ha dado la respuesta. Continuando la labor de Zapatero.  Lo que no deja de ser una afirmación suicida, sobre todo porque probablemente sea la única verdad que ha dicho en su vida, y aún así, encierra una mentira, como demuestra la afirmación de “gravar los impuestos sobre el patrimonio para ricos”, y es que cada vez que la PSOE tiene problemas de identidad ideológica, salta con la milonga de subir los impuestos a los ricos, que no sólo siempre es mentira, sino que, además, es el paso previo a subir los impuestos a todo quisque, por lo demás. Que es lo único que va a hacer la PSOE de aquí a que suelte el poder, a regañadientes y de malos modos. ¿Por qué? Porque lo único que sabe hacer la PSOE es mentir, subir impuestos, robar y matar para conservar el poder.

No sorprende que la prima de riesgo se haya disparado tras el anuncio de Rubalcaba. Los mercados amenazan: ¿más de lo mismo? Pues entonces te crujo, y no te levanto el castigo hasta que te vayas. Los mercados han hablado, pues: Zapatero, dimisión, adelantadas ya. Suscribo enérgicamente ese sentimiento, que ya es más una certeza que otra cosa. Socialismo, siempre el mismo.

España necesita un partido de izquierda civilizado, progresista, españolista, patriota, responsable, honrado y útil. Hasta que no abandonen la milonga antifranquista, feminazi, abortista, separatista, republicana, socialista (esa ideología huele a muerto), proetarra, corrupta e inútil, ningún gobierno que no sean ellos podrá gobernar en paz, y los españoles estaremos condenados a elegir entre ruina o agitación. En definitiva, hasta que la PSOE no quiebre, seremos una nación condenada a suicidarse.

Lo dicho, poco pan para tanto chorizo y tanto indignado de pacotilla, que sólo tiene críticas para la derecha y el dinero, pero ¡oh, sorpresa!, no se van a Cuba a vivir la utopía roja y anticapitalista. A paseo, perroflautas.

EL SOCIALISMO ES LA DICTADURA DEL INCOMPETENTE

Hace poco he recibido un excelente correo que explica en muy pocas palabras la tesis que sosteníamos en el post Bachillerato de Excelencia: Aguirre al Rescate, de tal modo que hemos decidido adjuntarlo también al post, además de reproducirlo aquí:


Un reconocido profesor de economía de la Universidad norteamericana de Texas Tech alegó que él nunca había suspendido a ninguno de sus estudiantes pero que, en una ocasión, tuvo que suspender a la clase entera.

Cuenta que esa clase le insistió que el socialismo SÍ funcionaba, que en éste sistema no existían ni pobres ni ricos, sino una total igualdad.
El profesor les propuso a sus alumnos hacer un experimento en clase sobre el socialismo: Todas las notas iban a ser promediadas y a todos los estudiantes se les asignaría la misma nota de forma que nadie sería suspendido y nadie sacaría un sobresaliente.
Después del primer examen, las notas fueron promediadas y todos los estudiantes sacaron Notable. Los estudiantes que se habían preparado muy bien estaban molestos y los estudiantes que estudiaron poco estaban contentos.
Pero, cuando presentaron el segundo examen, los estudiantes que estudiaron poco estudiaron aún menos, y los estudiantes que habían estudiado duro decidieron no trabajar tan duro ya que no iban a lograr obtener un sobresaliente; y, así, también estudiaron menos. ¡El promedio del segundo examen fue Suficiente! Nadie estuvo contento.
Pero cuando se llevó a cabo el tercer examen, toda la clase sacó insuficiente: ¡suspensos a todos!

Las notas nunca mejoraron. Los estudiantes empezaron a pelear entre si, culpándose los unos a los otros por las malas notas hasta llegar a insultos y resentimientos, ya que ninguno estaba dispuesto a estudiar para que se beneficiara otro que no lo hacía.
Para el asombro de toda la clase, ¡Todos perdieron el año! Y el profesor les preguntó si ahora entendían la razón del gran fracaso del socialismo.

Es sencillo; simplemente se debe a que el ser humano está dispuesto a sacrificarse trabajando duro cuando la recompensa es atractiva y justifica el esfuerzo; pero cuando el gobierno quita ese incentivo, nadie va a hacer el sacrificio necesario para lograr la excelencia.
Finalmente, el fracaso será general.

—————————

“El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de los ignorantes, la predica de la envidia, su misión es distribuir la miseria de forma igualitaria para el pueblo. ”

Winston Churchill


“El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero…. de los demas”.

“Curar la enfermedad de Gran Bretaña con el socialismo es como intentar curar la leucemia con sanguijuelas.”

Margaret Thatcher


“En sus manifiestos y libros los terroristas describen sus ataques contra la democracias como la ‘estrategia de la tensión’. La idea es que es más fácil pasar del fascismo al comunismo que de la democracia al
comunismo. Por lo tanto, los ‘revolucionarios’ deben primero inducir a los gobiernos democráticos hacia un comportamiento fascista a fin de edificar una segunda fase, un socialismo a partir de las cenizas del fascismo”.

Jean-Françoise Revel


“El socialismo es meramente una monarquía absoluta democrática, es decir, un sistema absolutista que carece de una cabeza fija, abierto a cualquier pandilla, a cualquier oportunista, aventurero, demagogo o delincuente que logre adueñarse del poder”.

Ayn Rand


“Los socialistas desean establecer el bien sobre el mayor número posible. Si algún día se llega a este estado perfecto, no habrá terreno para la inteligencia, para la individualidad poderosa: la humanidad será un rebaño inerte”.

Nietzsche


Está enteramente de acuerdo con el espíritu del totalitarismo la condenación de toda actividad humana realizada por puro placer y sin ulterior propósito. La ciencia por el placer de la ciencia, el gusto del arte por el arte, son igualmente aborrecibles para los nazis, nuestros intelectuales socialistas y los comunistas.

Friedrich von Hayek, “Camino de Servidumbre”


“Cada vez que alguien me aburre defendiendo el socialismo, le pregunto por sus actos de caridad. Automáticamente, me aburre con otro tema”.

La Ciudad en Llamas
———————

Y bueno, no sólo íbamos a tener frases contra el socialismo, ¿no? Vamos con unas pocas favorables, que no se diga que no somos plurales. Ahí van:

“Socialismo significa la elevación y purificación de la conciencia individual, y su implantanción será el resultado de una larga serie de esfuerzos. Todos, en realidad, desde el profesional al obrero, pueden poner una piedra en este edificio, realizando un acto socialista todos los días y preparando así el derrocamiento de la sociedad existente”.

Benito Mussolini


“El movimiento nacional-socialista tiene un solo maestro: el marxismo”
Joseph Goebbels

“Los judíos alemanes pretenden su emancipación. ¿Qué emancipación? […] Los judíos sois unos egoístas, exigiendo una emancipación especial en vuestra calidad de judíos. Como alemanes, tendríais que trabajar por la emancipación política de Alemania[…] ¿O es que los judíos reclaman la igualdad de derechos con los súbditos cristianos?”
Karl Marx

“¿Cuál es el fundamento secular del judaísmo? La necesidad práctica, el interés egoísta.
¿Cuál es el culto secular practicado por el judío? La usura. ¿Cuál su dios secular? El dinero.”
Karl Marx

“Las razas que sobrevivieron a la supresión del sistema feudal luego del triunfo de la revolución proletaria deben ser exterminadas porque no estaran a la altura de superar su retraso acumulado por la inmundicia de su historia”
Friedrich Engels


EPISODIOS NACIONALES (por DENIS ROUSSOS): FADO PERMANENTE

(Respuesta de Denis a la entrada LA GUERRA DE ZAPATERO: Las Garras de Astracán)

No es casual que la sorprendente caída en las primas de los CDS españoles (un CDS es un seguro de impago de deuda soberana y una caída en la prima indica un menor riesgo de impago) haya sucedido simultáneamente a la entrada de España en la guerra de Libia. Francia, Reino Unido (qué envidia decir el nombre de este país), y EEUU están haciendo pagar a Bambi su adolescencia.
Allí donde había ayer Alianza de Civilizaciones hay hoy 2.000 libras de talante en forma de bomba guiada. Nos dicen a todos que es por mandato de la ONU, pero el mensaje está destinado a sus huestes y así descargarlas del peso de la mala conciencia que deben tener por estar hoy tranquilos sentados en sus casas, en vez de protestar por la guerra.
Y es que la Alianza de Civilizaciones venía con manual de usuario. Si uno lo lee cuidadosamente, observará que en algún lugar se dice que buscaremos la Alianza de las Civilizaciones siempre que la ONU no diga lo contrario, en cuyo caso lanzaremos toneladas de talante en forma de bombas. Es decir, la Alianza de Civilizaciones no estaba basada en principios inquebrantables sino en condiciones circunstanciales. Sé que asociar principios con ZP es patético, pero lo interesante del caso es que uno a uno, todos los fundamentos de lo que se nos presentó como marca ZP, se han ido desmoronando con toda nitidez ante sus narices y nos quedamos con lo que de verdad es nuestro presidente, un producto de marca falsa creado por un aparato de poder: el PSOE.

Me despido con un fado en vez del tradicional triquitriqui, para decir adiós al gobierno socialista portugués que después de hacer quebrar al país, echa la culpa al resto de partidos. Cómo se parecen los socialistas de todas partes.

DENIS

 

 

SE RETIRA UN TERRORISTA

Fuentes fidedignas nos dicen que se retira del periodismo un terrorista suicida con el cuerpo afeitado y varias capas de ropa interior. España no se merece un periodismo que nos mienta. ¿Cómo, perdón, que no es un terro…¡Ah, que no, que el que se retira es IÑAKI GABILONDO! Me había confundido con su falsa información del 11-M. Que le vayan dando. Acabará de ministro de Zapatero.

La voz de la infamia

ZAPATERO CONTINÚA

——————————————————–

Zapatero se aferra al poder. No piensa irse por voluntad propia. El PSOE, impersonado en Rubalcaba, quiere sacarle del poder, pero Zapatero no quiere irse. Su señora también se lo ha pedido. Que no. La pantomima con la ETA se ha destapado demasiado pronto. Ya, incluso les han pillado preparando nuevos atentados, así que esa vía se acabó. Ayer, la economía sostenible se le atragantó por la cláusula Sinde, por la cual podrían cerrar webs a dedo sin jueces de por medio, y ampliaría los horizontes recaudatorios de Teddy Bautista y sus apandadores, total para blindar el peor producto nacional, el cinematográfico, que es de lo que va todo esto, empezando por su propio nombramiento, de Sinde, digo: de seguir dando teta al cine. Teta política. Mamandurria. Y hasta para chupar del contribuyente se ha quedado solo, Zapatero. No ha podido sacar a flote su ley estrella.

Tal vez eligió el día de la lotería para dar las malas noticias para así amortiguar el precio político camuflando la noticia lejos de las primeras páginas. Tal vez ha sido la agónica muerte de su último truco para sacar dinero negro directo de los bolsillos (el timo Sinde), la que ha marcado el momento del negro anuncio.

Y es entonces cuando nos sale con esto. Que hasta dentro de cinco años, lo llevamos crudo, con PP o con PSOE. Remarcando que sin importar el color político, como si fuera tarea suya valorar cuánto de la marea internacional, y cuánto de tanta gilipollez ideológica, nos ha llevado hasta aquí.

Sospechoso. Y clarificador. Por lo pronto, Zapatero se queda. Y lo hace planteando la siguiente opción: Ya que vamos a palmar, y ya que no importa quién gobierne, porque vamos a palmar de todos modos, pues quién mejor que él, que tanto ha aprendido de éste su paricular “laboratorio del paro”, para presidir la nación hasta que amaine el temporal? ¿Quién mejor que él?

Zapatero se está ofreciendo como un favor a nosotros, comprometiéndose a gobernar cuatro años más para dejar en bandeja al próximo candidato la parte divertida de ser presidente, que la gente te adore. Está diciendo: “Yo ya me iría porque veo que no me queréis, pero me ofrezco a sacaros de ésta.” Eso está diciendo.

Unas horas después, en pleno día de la lotería, con los telediarios arrancando con gente feliz en portada, gente millonaria, la jornada termina con una agresión sindical al alcalde del PP de Cuevas de Almanzora. Una agresión que los agresores justificaban motivados por “los recortes inhumanos del ayuntamiento”, recortes que no son sino reflejo de las medidas de Zapatero. ¿Qué responsabilidad real puede tener en la economía de recorte mundial que se avecina, el alcalde de Cuevas de Almanzora? Aparte, habría que ir cansándose ya de las agresiones de UGT. Diríase que ese sindicato tiende a arreglar las cosas a base de palos y amenazas, como la mafia. Pero qué digo, si los UGTCCOO son la versión política de las mafias portuarias.

Todo parece indicar, pues, cuál va a ser la línea de acción del PSOE de Zapatero. Frentepopulismo de “te pillo fuera”, de “me he quedado con tu cara” y de “tú no sabes con quién te estás metiendo”.

Zapatero acaba de allanar el camino para pegarnos un tijeretazo de órdago, que es lo que se va a producir en los próximos días. Después, desviará la culpa de las consecuencias del recorte al PP. Zapatero va a subir la temperatura todo lo que pueda. Nos espera un año de aúpa. Y por supuesto, lo peor de todo es que éste señor, que demostró ya sus pocos escrúpulos entrando a la Moncloa haciendo surf sobre la onda expansiva de los atentados irresolutos del 11-M, parece que es capaz de cualquier cosa con tal de no parar el carro, bajarse y dejar que conduzca otro.

Obstinado, se ha perdido, y corremos peligro de quedarnos sin gasolina antes de llegar a la estación de servicio más cercana. Se había perdido hace mucho tiempo, si es que alguna vez supo a dónde iba. Pero no lo reconoció. Cuando al fin lo hizo, mintió repetidas veces diciendo que sí, se había perdido, pero que ya sabía dónde estaba. Llamadas de otros conductores más avezados, aconsejándole seguir siempre la misma ruta, no consiguen que Zapatero, desconcertado, deje de seguir dando bandazos y haciendo extraños virajes arbitrarios. “Ahora pasamos por mi pueblo, ahora alargamos por la montaña porque es más ecologista, en vez de tomar la autovía neocon, ahora hacemos esta pirula porque a mí me da la gana”.

Total que nos hemos perdido. Ahora reconoce que no sólo nos habíamos perdido. Ahora dice que la gasolina se va a terminar eventualmente, y que tocará empujar. Pero claro, eso implica que Zapatero dice saber ya, por fin, ésta vez sí, dónde estamos. Que sabe salir de aquí. Mentira otra vez.

Claro, ya no le creen ni los suyos. Rubalcaba ya le ha intentado poner las manos en el volante un par de veces, pero Zapatero le ha apartado con manotazos y patadas. Quita, quita, le dice, y sigue conduciendo como un niño de tres años. Por su lado, Pepiño no se mueve, pero mira el volante con ojitos. Y a mí me da que entre unos y otros, barones a la espera de heredar, separatistas, nacionalistas más o menos civilizados, terroristas, sindicatos, socialistas sin escrúpulos y populistas sin agallas, entre todos, van a ir calentando el ambiente en una sola dirección: el PP.

¿ESTADO DE ALARMA, O GOLPECITO DE ESTADO?

Confieso que hasta hace unas horas, la percepción que venía arrastrando desde tiempos remotos acerca de los controladores aéreos era que eran una especie de lampreas avariciosas que ganaban más que un ministro, pero que aún no les llegaba para el yate de repuesto.

Hasta estos días, nunca había escuchado con atención las exigencias de los controladores aéreos. De hecho, éstas exigencias, que las hubo en el pasado, eran debidas a los abusivos turnos de trabajo que tienen que cubrir. Pero eso quedó arreglado con la flamante gestión de Pepiño el Fomentador este verano. Se arregló un acuerdo que satisfizo a las partes.

Sin embargo, el gobierno nos engañó. El fondo de la cuestión no es el sueldo, sino los relevos. Los controladores hacen tantas horas seguidas durante tantos días seguidos porque son muy pocos. Por motivos que analizaremos pronto, las iniciativas para formar nuevos controladores no han fructificado tan bien como se hubiera podido esperar. Y como no hay más controladores, la situación no se puede revocar. Así fué como empezó la cosa: puesto que no hay más relevos, se les sube el sueldo, a la espera de ver si el año que viene hay más controladores. Como el año que vino no hubo más controladores, pues se les volvió a subir el sueldo, y así sucesivamente.  Puesto que el volumen de vuelos no ha parado de subir en treinta años, podemos hacernos una idea del esfuerzo que están realizando los controladores, solamente viendo hasta dónde han llegado a subirles los sueldos. Los controladores exigen turnos racionales. Pocos son los que eligen hacer horas extras, porque horas, lo que son horas, los controladores le echan más que casi nadie en España. Lo que estos funcionarios no consiguen es irse a casa. De ahí las bajas por estrés y los ataques de ansiedad de los que se mofaba el ministro autodidacta. Lo que piden es tiempo libre. Criar unos hijos. Hacer la compra. Tal vez ir al cine, o ver Teledeporte, como hace Rajoy. Y por eso, cuando nos induce a pensar que los controladores lo que quieren es más dinero, el gobierno nos miente. La última negociación con Pepiño se produjo por el anuncio del gobierno de subirles las horas aún más. No piden más dinero, lo que piden son relevos.

No se está hablando aquí de exigencias caprichosas o irrelevantes, ni de huelgas paripé para disimular un descarado compadreo con el poder, como se ha visto recientemente en las huelgas vergonzosas de la izquierda paniaguada.

Así con todo, altos o bajos, hasta el miércoles esos sueldos estaban ya resueltos por lo pactado con el gobierno este verano. No se habían hecho efectivos aún, y los controladores, conformes, estaban a la espera de que se hicieran efectivos los ajustes pactados. La demora en el ajuste había reavivado las amenazas de más bajas psicológicas por parte de los controladores, pero la situación estaba en stand-by.

Y de repente, la semana pasada, Zapatero se saca de su presidencial axila un sorpresivo decreto ley que recorta drásticamente los sueldos de los controladores, además de subirles las horas, y obligarles a hacer MÁS horas para mantener sus sueldos. O sea, que les ponen más horas y además les bajan el sueldo un treinta por ciento. Por lo tanto, Zapatero puede prever con exactitud cuál va a ser la reacción de un sector que ya estaba al borde del colapso nervioso por falta de sueño. En ese sentido, encaja como un guante que hayan elegido la baja psicológica como forma encubierta de huelga. En realidad, es muy posible que todos ellos sean, caso por caso, merecedores de baja inmediata. Pero claro,  si todos lo hicieran, colapsarían el país. De modo que cada uno de ellos, aunque lejos de ver una solución a su problema laboral, sabe que está en su mano terminar con su problema particular pidiendo una baja por ansiedad. Pero como a la vez se hacen cargo de su responsabilidad, ellos mismos son los primeros en controlarse ellos mismos la tentación, lo que añade un plus de estrés más que considerable a su situación. Por lo que sospecho que ésta reacción, aunque intencional, ha sido bastante espontánea. La baja masiva ha sido la respuesta previsible, y es Zapatero quien ha iniciado el conflicto al anunciar un decreto hostil, eligiendo nada menos que un día antes del puente de la Constitución como fecha para su anuncio.

¿No podía esperar Zapatero, maestro en optimizar agendas, a después de navidades? Perfectamente que sí. Nadie se explica semejante recorte justo antes de una fecha de máximo tráfico aéreo, cuando nadie lo esperaba.

En total, que los controladores se han sincronizado para pedir la baja psicológica, todos a la vez. O por lo menos, los suficientes de ellos como para colapsar el tráfico aéreo español. Y la reacción del gobierno ha sido enviar al ejército a los aeropuertos.

Horas después, en consejo extraordinario, se aprueba el ESTADO DE ALARMA, el primero de nuestra historia.

A la vez, Pepiño Blanco, el ministro autodidacta, anuncia prisión militar para los que incurran en un delito de sedición.

A la vez, un coche oficial recoge al representante de los controladores para “negociar” en dependencias ministeriales aún por determinar, donde permanece varias horas sin que se haya determinado aún el contenido de la “reunión”. Con el ejército en todas las torres de control, y su representante desaparecido en manos de Rubalcaba, los controladores han llegado a temer por la integridad física de su compañero. Al final, el mismo coche que se lo llevó lo ha traído de vuelta. Los que le han visto llegar han dicho que el hombre estaba visiblemente descompuesto. Aún no ha hablado con nadie, y sólo acertó a decir que “nos quieren quitar a nuestros hijos”. A mí me da que a este señor lo han cogido, se lo han llevado a una mazmorra socialista, vulgo cheka, y le han amenazado con toda la artillería de la que han podido echar mano. Eso de “quitarles a los hijos” me suena a amenazas de inhabilitaciones psicológicas y retiradas de custodia de hijos por incapacidad. Vuelvo a acordarme de Pepiño, socarrón: “Si tanto estrés tienen, a lo mejor es que no son aptos para trabajar”. Y se reía de su ocurrencia, el muy. ¡Y parecía tonto!

Finalmente, los controladores, comprensiblemente acojonados por la reacción del gobierno, que yo encuentro francamente desmedida, han accedido a incorporarse de nuevo a sus puestos. De un día para otro ganan 140.000 euros menos, teniendo que trabajar las mismas horas que antes. Item más, se enfrentan a acciones penales (alguno se llevará un palo ejemplarizante), y por lo demás, no creo que haber dado pie a un estado de alarma nacional, tener a la plantilla amenazada a puerta cerrada por el ministerio o el hecho de que no se esté tomando más medida que el decreto-ley para solucionar problemas, vaya a contribuir necesariamente a aliviar la presión en esa casa.

Dicho lo cual, creo que la huelga encubierta de los controladores ha sido irracional, precipitada y desafortunada. Y dadas sus condiciones de trabajo, lo puedo entender y predecir. Lo que no entiendo tanto es cómo un gobierno puede ser tan chulo con unos funcionarios cualificados y con exceso de trabajo, y tan complaciente con la ETA (hasta la fertilidad les paga), con los piratas somalíes (5 millones, dicen) y con Marruecos (independientes, de derecho). Cómo un gobierno puede ser tan comprensivo con la huelga general de UGT/CCOO (al lamebotas Corbacho sólo le faltó unirse a la protesta), y a la vez tan draconiano con unos funcionarios leales. ¿Socialistas enviando al ejército contra huelguistas?¿Amenazando con la cárcel a huelguistas? Cosas veredes que non crederes. Curiosa huelga, por cierto, en la que los huelguistas salvajes son pacíficos y predecibles, y el gobierno, arrogante e imprevisible. Como canta el maestro Bunbury, o todo el mundo está loco, o yo soy sordo.

Y sí. Leales, digo. Leales como para llegar a aguantar hasta cinco turnos seguidos en meses en los que se ha llegado a librar tres, cuatro días, durante décadas. ¿Eso no es una justa demanda sindical? El cabreo de los controladores está plenamente justificado. El error fue no plantarse con las horas, y ceder al chantaje del incremento salarial.  Esa dinámica implica el acuerdo bilateral de que el dinero cura el estrés.

Y hablando de curas, las escuelas de controladores parecen seminarios, coño, que dan dos o tres florecillas al año. A pesar de que la solución al problema sólo pasará por formar nuevos controladores en calidad y abundancia, no parece que se estén haciendo esfuerzos, no por agilizar el proceso, que imagino largo, sino por aumentar el volumen de producción. No me creo que no haya suficiente gente capaz en España, por exigentes que sean los mecanismos de selección, que lo son y mucho, para responder con profesionales formados a la creación de tantas nuevas plazas como sean necesarias. Claro, con los sueldos que se pagan, lo mismo no es viable. Pero en ausencia del problema inicial (falta de relevos), el ajuste salarial ya no sería un problema laboral, sino un problema de administración doméstica de cada controlador. Porque uno dirá que cómo se puede cobrar semejante pastizal y quedarte en bolas por un recorte del 30%, cuando otros viven más que dignamente con sueldos cincuenta veces menores. Pero por experiencia sabe todo el mundo que el ser humano es así. No diría que es una tara, más bien una condición que en estos casos revela sus contras. Pero también tiene sus pros, que no discutiré en este post. Me apunto la tarea de enterarme de por qué los controladores son tan escasos. Me da que ahí está la clave del asunto.

Mención aparte merece un hecho sorprendente. Y no se alarmen si huelen a quemado: es que soy autónomo. Pero antes de serlo, me he encontrado muchas veces en la obligación de realizar un trabajo, y firmar el contrato días después. Ya sé que no se debe hacer, pero claro, yo hago la vista gorda, tú me das más curro, total qué más da. Lo que no sabía yo es que se puede decretar un estado de alarma una noche y firmarlo a la mañana siguiente en consejo extraordinario. Eso no lo sabía.

Se me queda en el tintero una idea fundamental, pero así quedará bien remarcada: la amenaza de usar al ejército para sustituirles era un farol. Los controladores saben que el ejército no ofrece tal servicio. El de controlador de vuelos comerciales es un trabajo muy especializado y complejo, y un controlador militar sólo comparte con ellos los rudimentos básicos, requiriendo aún mucha formación extra para poder desempeñar el control con el tráfico aéreo a pleno rendimiento. Ergo Pepiño Blanco no contempla sustituir a los controladores por soldados a menos que sea en un cuadro de estado de alarma, en que el tráfico aéreo se limita al tráfico militar, de un volumen infinitamente menor que el comercial.

Bueno, por fin, como prueba de agradecimiento al amable lector que haya llegado hasta aquí, voy a abrir mi alma, y decir lo que me huelo.

Vaya por delante que he oido a lo largo del día varias versiones de la tesis de la maniobra de distracción, según la cual, el decretazo que provoca la huelga es una maniobra para suscitar la reacción de los controladores. En vísperas del puente, el pollo que se monta en los aeropuertos es monumental, y el público, lógicamente, se enfada con los controladores, puesto que el gobierno ya se ha asegurado de repetirnos durante un año que los controladores sólo son unos ricos que quieren ganar más. El gobierno salva la situación enviando al ejército y se apunta un tanto, a la vez que camufla (y aquí viene la distracción) las subidas de impuestos, retirada de ayudas, cifras del paro, tormenta europea, etc…

Tal vez sea así, pero Zapatero nunca ha hecho así las cosas. Zapatero siempre ha minimizado su presencia en los conflictos. El parón no deja de ser un descrédito para el gobierno. Lo que Pepiño se apuntó como un tanto, se le ha descontrolado hasta mucho más allá de lo que la palabra descontrol puede llegar a expresar, y se ha convertido en un nuevo descrédito que añadir a la lista de los sainetes. Se ha perdido un pastón, y se ha aumentado el descontento social fastidiando el puente. Además, usando al ejército de manera irregular, sorpresiva y con fines intimidatorios, se ha asustado al público. Y todo lo cual, repásese punto por punto, es lo contrario de lo que se espera de un ministro de Fomento, y por supuesto, de un gobierno competente. De Zapatero, lo que uno esperaría es que se llevara el conflicto hasta después de navidades. Uno no escurre el bulto sacando al ejército para asustar a un puñado de funcionarios. Pero bueno, como sabemos, Zapatero es bastante retorcido.

Sin embargo, y conociendo precisamente al ínclito presidente del 14-M, no está de más incluir marcos alternativos que nos ayuden a comprender las medidas del gobierno. En ese sentido, la semana pasada el Congreso expresó su repulsa a los actos violentos cometidos por Marruecos en Sahara Occidental. La reacción de Mohamed fue inmediata, y se ha convocado consejo extraordinario para “reexaminar su relación con España”. Por lo visto, en el texto (bastante tibio) que se leyó en el parlamento había “frases claramente antimarroquíes”. Por cierto, no sé quién les habrá traducido, pero yo no he leido nada de eso, por lo menos en la que yo he leido. Qué delicadito el Mohamed, no parece el mismo que ordena matar, violar y sembrar el terror entre la población civil más desprovista de derechos civiles. En cualquier caso, hasta el lunes no se sabe qué va a decidir Marruecos con respecto a nosotros.

¿Que por qué digo esto? Porque veo más práctico provocar un caos circulatorio si con ello te aseguras el control del tráfico aéreo ante cualquier posible acto hostil de Marruecos, que para tapar otro paquete de recortes. No olvidemos que la movilización militar marroquí, con excusa de conflictos en El Aaiun provocados por ellos mismos, no ha sido desdeñable, y que Marruecos acaba de interpretar como actos hostiles las palabras de repulsa emitidas por el parlamento. Fíjate tú, para una vez que los políticos dicen algo que representa a la mayoría del electorado. Nunca llueve a gusto de todos, dicen. En todo caso, teniendo en cuenta la negativa de Zapatero a mirar siquiera los ojos de Mohamed, porque la verdad es que no se atreve con él, no me encaja mal una lectura distinta, en virtud de la cual, y con la huelga de controladores como excusa, pero motivado realmente por las hostiles declaraciones del gobierno marroquí, Zapatero habría conseguido cubrirse las espaldas con el moro, sin tener que reconocer que podría haber un problema con los vecinos del sur.

De modo que, reordenando los acontecimientos que rodean la huelga encubierta de controladores, la cosa habría empezado con el conflicto marroquí en Sahara Occidental.

Zapatero y su gobierno, que tanto se llenaron la boca antaño con el Sahara Occidental, guardan un silencio vergonzoso al respecto. Vergonzoso y casi inexplicable.

Sin embargo, Zapatero no logra apaciguar a los suyos, y se vota a favor. Una abstención y un voto en contra  (Rubalcaba y Zapatero respectivamente), todos los demás votos a favor. A Zapatero se le va de las manos la situación.

Al expresar nuestra repulsa, Marruecos se enfada.

Zapatero se acojona ante las posibles reacciones de Mohamed. Pero no puede mover un dedo sin delatar lo preocupante de la situación de cara a su gente (nosotros, creo), y por supuesto sin provocar una nueva reacción hostil de Marruecos, a quienes Zapatero tiene terror, y más aún con los ministros marroquíes en plena reunión. Que los moros son listos y prudentes a su manera, pero en caliente es mejor no darles la espalda.

Y aquí viene la jugada maestra, la que intuyo digna de los 666 asesores presidenciales al servicio de la mentira: el gobierno incluye en el paquete de recortes una clara provocación a los controladores, cuya reacción previsible será ir a la huelga, como habían avisado ya. Ya tiene el gobierno su excusa espuria para decretar un estado de alarma por Marruecos sin mencionar a Marruecos.

¿Por qué si no, en pleno puente, los ministros en pleno se habían quedado en Madrid, incluso los que viven fuera, cuando ya sólo se les iba a reclamar para un consejo de ministros “sorpresa” la mañana siguiente? ¿Acaso no lo sabían? Claro que lo sabían.

Y otra pieza más. Se ha anunciado un estado de alarma prorrogable. Prorrogable quiere decir que para prorrogarse, ha de ser ratificada por el parlamento. Zapatero, con su nueva mayoría PSOE/PNV, puede hacerlo cuanto quiera. Y EN ESTADO DE ALARMA NO SE PUEDEN CONVOCAR ELECCIONES ANTICIPADAS. Zapatero se habría cubierto así del fantasma de su finiquito. De modo que, como vemos, el principio de esta historia parece que se remonta cada vez más lejos.

Y es que, ¡ay!, tengo un pálpito. Que soy muy malpensado. Y es que no puedo dejar de observar el entusiasmo con el que Rubalcaba, y sobre todo Pepiño (Zapatero es ya un ansiolítico zombi) han encarnado su rol de doberman, que achaco más que nada al autoritarismo chulo y provinciano de dos socialistas de sótano. Lo cual hace mala combinación con el mucho tiempo que me da a mí que se ha invertido en lograr una huelga de controladores tan oportuna. Mucho más del que se habría invertido sólo para tapar una subida de impuestos. Por no hablar del malestar que provoca sacar al ejército, siempre peliagudo y siempre sospechoso, gracias al imaginario que los propios socialistas han creado en torno a las fuerzas armadas. ¿Hay en la agenda del gobierno un cuadro en el que es básico el cierre de los aeropuertos, y se ha ensayado de alguna manera un primer movimiento?

¿Qué interés podría tener el gobierno en que los controladores escasearan?¿Por qué un gobierno querría tanto, tanto, tanto, a unos pocos controladores, tanto como para no tener más controladores que ellos, siendo insuficientes, y por tanto, difíciles de contentar? La clave de todo, intuyo, está precisamente ahí. ¿Quién ha impedido la formación de nuevos controladores?

Si es AENA, pues ya lo sé: el monopolio de los técnicos te da el dominio del sector. Dinerito pa los jefes. Simple.

Pero, ¿y si no ha sido AENA? ¿Qué interés podría tener el PSOE en impedir la proliferación de controladores aéreos? Pues muy sencillo. El PSOE estaría disponiendo del monopolio del tráfico aéreo en contextos como estados de emergencia, golpes de estado, triunfos de la derecha…

Zapatero sufre el síndrome de Los Otros, en virtud del cual, está muerto ya, pero aún no lo sabe, y para seguir ignorando la verdad, huye de la luz. Y perdóneseme el tono paranoico-fatalista, pero es que no sé si a ustedes les está pasando, pero yo, desde hace unas semanas, estoy reconociendo el inconfundible estilo de la banda que tocó la pieza del 11-M, sólo que en esta ocasión tocan una pieza distinta. Pero reconozco el sonsonete. Y estos días empiezan a parecerse a los meses previos al 11-M.

O sea, que en el mejor de los casos, el estado de alarma es una nueva trapisonda socialista. Pero en el peor de los casos, esto es un golpe de estado. Porque decretar un estado de alarma por motivos electorales es un acto de golpismo.

Y ya juro que termino. Solo decir que la cobertura y el análisis de los medios de izquierda, esquivando el decreto de Rubalcaba y la violencia de Blanco, y maximizando la presencia en pantalla del PP ha sido de verdadero pasmo. La prensa de izquierdas me acaba de demostrar para los restos, que está perfectamente preparada para mentir descaradamente. La guinda de la mierda la ha puesto Gaspar Zarrías acusando al PP de promover la huelga. Cualquier persona medio inteligente observa al instante que el PP quedó aislado, cada idiota en su aeropuerto, mientras que el gobierno en pleno permanecía en Madrid contra toda lógica, así que no creo que el monopolio de la izquierda vaya a movilizar a nadie a nada más que a pegarle a Zapatero una monumental, nacional, indiscutida e indiscutible patada en esa grimosa combinación de culo burgués, tufo socialista-baturro, vocación de dictador, carencia de redaños y actos de malnacido.

 

 

LOCAS TEORÍAS SOCIOLISTO/MARROQUÍES

ESTO ES UNA HIPÓTESIS, BASADA EN INDICIOS. A QUIEN ESCUEZA, RECORDÉMOSLE QUE LA MUJER DEL CESAR NO SÓLO DEBE SER HONRADA, SINO TAMBIÉN PARECERLO. ANTE LA DESINFORMACIÓN QUE ESTE GOBIERNO TIENE POR HERRAMIENTA BÁSICA DE TRABAJO, QUE ALCANZÓ SU CÉNIT EN LA OCULTACIÓN DE LAS PRUEBAS DEL 11-M Y LA FALSIFICACIÓN DE INFORMES POLICIALES Y FUENTES PERIODÍSTICAS SINCRONIZADAS, ME APETECE EXPRESAR PÚBLICAMENTE MIS SUPOSICIONES. NO SÉ SI ESTO ES LO QUE OCURRIÓ. ES SÓLO LO QUE YO ME HUELO QUE OCURRIÓ.

Año 2002. El mundo aún se está sacudiendo la conmoción por el 11-M.

Tras años de clamorosos silencios de gobiernos de todo color sobre El Aaiún, Aznar ultima un plan de normalización del Sáhara Occidental, dentro de cuyo marco se incluye, como paso inicial, el primer censo oficial de saharauis. Eso irrita a Marruecos, que no está dispuesta a ceder un territorio ocupado ilegalmente. Tal vez la esperanza de Aznar es que el próximo rey marroquí sería más razonable que su padre. Pero no fue así.

Muere Hassan II, surge Mohamed VI el Honrado, que ve con malos ojos cómo el gobierno español pretende revocar los efectos de la marcha verde. Y no está por la labor. La tensión con España se acentúa con la retirada del embajador marroquí en Madrid.

Se promueven manifestaciones fronterizas y clásico agit-prop magrebí que tan cercano le debió parecer a Zapatero como para incluir a Marruecos entre sus socios de campaña por la presidencia. Así, Zapatero, en visita al nuevo Rey de Marruecos, se llega a hacer con él una foto en la que se incluye un curioso mapa de Marruecos, incluyendo parte del territorio español, no ya El Aaiun.

EL ORO Y EL MORO

Zapatero prometió a Mohamed un impulso en la “devolución” de Ceuta, Melilla y las Canarias, si le ayudaba a acceder al poder.

-Majestad, me encantaría devolveros Ceuta y Melilla, pero como sabéis, sus habitantes no están interesados. Y en mi país, además, hay demasiados fachas, como también sabéis, por supuesto.

-Amigo Zapatero: Si en 2003 yo te ayudara a acceder al poder, ¿tú me prometes que tus políticas irán en esa dirección? Sé que no puedes prometerme Ceuta y Melilla, porque un simple presidente no tiene tanto poder. Pero si yo te ayudara a serlo, ¿me prometes que irán tus políticas en esa dirección?

-Si me ayudáis a ganar las elecciones, Majestad, yo le prometo que mis políticas irán en esa dirección.

-No se hable más. Vamos a hacernos la foto.

-Pero, Majestad, ¿cómo me váis a ayudar?

-Cuanto menos sepas, mejor. Tú estate atento, ten reflejos y recuerda tu promesa.

Inmediatamente, Mohamed se pone a trabajar. La idea es preparar un atentado visiblemente islamista, pero que no se relacione con Marruecos, sino con AlQaeda. Si hay suficientes muertos, y Zapatero maneja la situación con reflejos, será presidente y tendrá poder suficiente para ocultar la verdad. Madrid bien vale una misa.

Un puñado de gendarmes marroquíes, coordinados por el Ministerio de Interior de ese país, ocupa el islote Perejil, un pedrusco sin más valor territorial o estratégico que el puramente simbólico. El objetivo es provocar una reacción violenta del ejército español, para presentarse como víctimas ante la comunidad internacional, aparte de tantear al gobierno español.

España consulta a sus aliados. Francia nos ignora, y Blair supedita su apoyo a la adhesión a Bush.

Aznar actúa con premura. La isla es desalojada sin disparar un solo tiro, los efectivos marroquíes son detenidos, España sale airosa. O eso creíamos. Las reacciones del régimen marroquí van escalando en histeria, buscando que España cometa un acto de agresión que pueda interpretarse como una ofensa al Islam, sin que Aznar encuentre apoyos entre sus vecinos europeos.

Probablemente, nuestros vecinos tenían miedo de invocar el terrorismo islámico, porque el gobierno marroquí no hacía más que señalar a Aznar. A Bush, en su cruzada personal contra Saddam, le ocurría parecido. Necesitaba caras europeas para no ser el único warlord de la foto. Aznar picó, pues el apoyo británico se supeditaba a la foto, que aseguraba el compromiso de Bush, por si Marruecos se salía de tiesto. Just in case.

Zapatero, por su lado, no ahorra esfuerzos en proclamar a los cuatro vientos que si él es presidente, se retirará de Irak.

Esa fue la ofensa que Marruecos estaba buscando para hacer efectiva la foto con Zapatero. La lucha contra Aznar era una ya una guerra santa, y ya era más fácil culpar a Al Qaeda de un atentado que este grupo, al que estaban sacudiendo en su misma cuna, no estaba en condiciones de cometer. La operación ya estaba en marcha. Tenían hasta la fecha idónea, pues Aznar, en un alarde de honradez motivado por querer distinguirse de su adversario natural, Felipe González, había proclamado que no se presentaría a una tercera reelección. 2004, la sucesión del líder, era el momento idóneo.

Zapatero, nunca lejos de Rubalcaba, va organizando sucesivas campañas mediáticas contra el gobierno de Aznar, coronadas con aquella lamentable ceremonia de los Goya del “No a la guerra”, pasando por el chapapote, el Yakolev, y casi cualquier cosa. Preparando a las masas.

Todos ponen de su parte. ETA inicia una campaña para volar trenes en el corredor del Henares, o eso quiere hacer parecer. Las fuerzas de seguridad se concentran en ETA. Pero el peligro es otro. ETA solo es un señuelo. ¿Coordinado? Tal vez. Tal vez la mafia comunista vasca, ante la promesa de “liberar” las provincias vascongadas, se ofreciera como señuelo táctico. Una labor que requiere poco esfuerzo y podría haber ofrecido muchas rentas.

Y, a dos días de las elecciones, suceden los atentados.

En pocas horas, los datos son contaminados desde la policía, las pruebas, destruidas, y los registros, manipulados a expensas del gobierno. El ministro Acebes queda como un mentiroso, inducido a pensar en ETA, mientras la misma policía informa a losmedios de que el atentado es de corte islamista. Desde la cadena SER se responsabiliza indirectamente a Aznar de los atentados. La SER, además, ofrece informaciones falsas acerca de suicidas en los trenes. La furgoneta Kangoo con la cinta de versos coránicos es la guinda del pastel.

El veredicto de la ciudadanía es inequívoco. Responsabilizó a Aznar de los atentados. Con Zapatero, no habría pasado.

Durante seis años de legislatura, Zapatero se muestra complaciente en extremo con cada nuevo avance marroquí en territorio español. Pero no hace nada por vender a los españoles la idea de que Ceuta y Melilla debieran ser Marroquíes, como le prometió al moro. Intentando apaciguar al rey estafado, Zapatero otorga la medalla al mérito al ministro de Interior marroquí que organizó lo de Perejil. Pero no ha bastado. Diríase que tan vacíos gestos han logrado irritar al rey Mohamed.

Pasan los años. Zapatero ha perdido la sonrisa. Nadie le cree. Ha quedado como un mentiroso incompetente ante la comunidad internacional. Su sonrisa se ha desvanecido, y su propio partido le pide que se largue. Su presidencia tiene las horas contadas. Suena el teléfono. Es Mohamed VI.

-Amigo Zapatero, ¿qué hay de lo mío?

-Ay, Majestad. Los fascistas me atan las manos.

-Ya, pero has de recordar tu promesa. Yo cumplí mi parte.

-Majestad, impulsé la Alianza de Civilizaciones, me fui de Irak y aprobé el papeles para todos.

-Amigo Zapatero. La Alianza de Civilizaciones es una mierda muy cara y muy poco útil. Lo de irte de Irak no fue una promesa que me hicieras a mí. Y los papeles para todos no sirve si no hay ventanillas para todos, o trabajo para todos. Y, amigo Zapatero, de trabajo, de lo que es trabajo, tú no eres nadie para hablar, porque estás matando de hambre a tu propia gente. Eres un embaucador. ¿Me habías tomado por cualquier morito al que puedes liar con tus embustes? Maaalo, maaaalo. Me prometiste Ceuta y Melilla sin intención de dármelas. ¿Qué he sacado yo de tí? Nada de nada.

Zapatero calla en este punto.

-Ay, Zapatero. ¿Cómo se sentiría tu pueblo si supieran cómo llegaste al poder?

-¡No, Majestad! ¡Eso no! ¡Lo que sea, pero eso no!

-Amigo Zapatero, tú no estás en posición de ofrecer nada. Nunca lo estuviste, pero sólo ahora lo sé. Te van a echar. ¡Sin embargo…!

-Sí! ¡Lo que sea, Majestad!

-…sí hay una cosa que puedes hacer.

-Decidme, Majestad.

-Puedes hacer la vista gorda. En eso te has revelado como todo un maestro.

-¿La vista gorda?

-Sí. El paripé. Tu especialidad.

-¿Con qué?

-Tú estate atento, y ten esos reflejos que demostraste hace seis años.

-Como ordenéis, Majestad.

Clic. Tut-tut, tut-tut…

Horas después, Marruecos ataca campamentos Saharauis de protesta ante el limbo legal al que Marruecos y España han condenado a El Aaiun, y militares marroquíes siempran el terror, con sangre, torturas y violaciones entre la población civil. El gobierno de Zapatero, que también se llenó la boca en su momento con el pueblo saharaui, recibe por orden expresa del presidente NO MANIFESTARSE EN CONTRA DE MARRUECOS. Tampoco dice nada Zapatero ante la negativa marroquí a que la prensa internacional informe libremente, y se expulsa sucesivamente a los periodistas, en especial a los españoles. El gobierno de Zapatero, en un comunicado, se refiere al reino de Marruecos como un estado de derecho, cuyas fuentes son consideradas independientes por España para informar de los hechos acaecidos en El Aaiun. La indignación crece en la calle y en los escaños también. El poder y la influencia de Zapatero son nulos ya, y el maltrecho infame no logra impedir una repulsa formal y casi unánime, del parlamento. Sólo logra colar un par de enmiendas (o enmierdas, viniendo de Zapatero, el rey Mierdas) en el texto de condena para excluir la palabra Marruecos, y limitar la condena a “los actos concretos de violencia injustificada cometidos en Sahara Occidental”. Una condena matizada, pero que en Rabat sienta a cuerno quemado.

Minutos después, Rabat convoca consejo extraordinario de ministros para “Reexaminar sus relaciones con España”. Mohamed, perdidas ya las posibilidades de hacerse con Ceuta y Melilla a corto o medio plazo, está decidido a asegurarse El Aaiun. Territorio que, de haber sido consecuentes, debíamos haber convertido en el casi único reducto de libertades en el Islam, y que ahora, al antojo de un afortunado petimetre en mala hora nacido, hemos condenado a ser de por vida marroquíes de segunda.

El resultado previsible es que Mohamed guardará silencio de por vida, y manejará a Zapatero a su antojo hasta su último aliento. Mariano no parece que esté por la labor de hacer nada por esclarecer el 11-M, así que sólo nos queda la prensa libre y las asociaciones de víctimas, si queremos tener alguna esperanza de que se sepa a ciencia cierta lo que cada día parece más evidente. Y es que, desde el 11-M, todo es 11-M.

HABRÁ PLAN DE RESCATE

Zapatero y Salgado son rotundos: no habrá plan de rescate. Damos por hecho, pues, que Zapatero no descansará hasta recibir el plan de rescate. Para despilfarrarlo, hundir al euro, sacarnos de Europa y poder legislarnos a gusto, sin depender de nadie, y así hacer de nosotros lo que a él le parezca conveniente.

Nada más. Sencillo y conciso es mejor.