MANIFIESTO DEL 1 DE MAYO, DÍA DEL TRABAJADOR 2014 (TEXTO ÍNTEGRO)

Imagen

 

COMPAÑEROS, COMPAÑERAS, ESTAMOS AQUÍ REUNIDOS OTRO AÑO EN LA CELEBRACIÓN DEL DÍA DEL TRABAJADOR. LO TENEMOS POR AQUÍ PERO AHORA NO LO VEO.

NO IMPORTA. PROBABLEMENTE ESTÁ RESERVANDO EN ALGÚN GALLEGO.

(Risas)

SEGUIMOS.

ESTE 1 DE MAYO SE CELEBRA EN UN MARCO CARACTERIZADO POR LOS EFECTOS DE LAS POLÍTICAS DE AUSTERIDAD DE LA TROIKA: MERKEL, MI SEÑORA, Y ALAYA.

LO QUE CONFIGURA UN MODELO DE SALIDA DE LA CRISIS QUE PROVOCA PARO, DESIGUALDAD, POBREZA Y RECORTE DE MARISCO.

RECORTE DE DERECHOS PARA LOS MARISCADORES, JUNTO CON EL DETERIORO DEL SISTEMA DE PROTECCIÓN SOCIAL QUE TENEMOS EN ANDALUCÍA.

POLÍTICAS DE AUSTERIDAD A LAS QUE NOS SOMETE CON ESPECIAL VIRULENCIA LA JUEZ ALAYA Y SU RECORTE DE LIBERTADES SINDICALES.

LA SITUACIÓN ECONÓMICA EUROPEA ES ALARMANTE Y PUEDE SERVIR DE EXCUSA PARA QUE DEJEN DE LLEGAR LOS FONDOS DE FORMACIÓN QUE TANTO NECESITAMOS.

EN ESE CONTEXTO, AUMENTAN LAS DIVERGENCIAS DE CRITERIO ENTRE NÉCORAS Y LANGOSTINOS, CON LA IMPOSIBILIDAD CONSIGUIENTE DE DISFRUTAR AMBOS.

LA PRIVATIZACIÓN Y EL DETERIORO DE LOS SERVICIOS MARISCADORES PUEDEN LLEVAR AL TRASTE NUESTRO SISTEMA DE TIQUETS RESTAURANTE TAN NECESARIOS.

TODO ELLO ACOMPAÑADO DEL DEBILITAMIENTO DE LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA DE LAS NAVAJAS Y LOS BERBERECHOS, EL PESCAÍTO FRITO Y LOS CAMARONES.

Imagen

TODO ESTO PROVOCA EL DESPRESTIGIO DE LAS INSTITUCIONES POLÍTICAS NACIONALES Y EUROPEAS, DEJÁNDONOS SOLOS EN LA TRANSPARENCIA.

LA CRECIENTE INJUSTICIA EN EL REPARTO DEL CRUSTÁCEO Y EL MOLUSCO ENTRE NUESTRAS SEDES ES UN ATAQUE DIRECTO AL PRINCIPIO DE IGUALDAD.

COMO DECLARA LA CONFEDERACIÓN SINDICAL INTERNACIONAL (CSI) ¡¡EL JEFE GRINSON SE ESTÁ LLEVANDO LAH GAMBAH A PUÑAOH!! ¡¡A PUÑAOH!!

HAY QUE RECONSTRUIR LAS MARISQUERÍAS EN BASE A NUEVOS MODELOS ECONÓMICOS QUE ESTÉN AL SERVICIO DE LOS SINDICALISTAS Y DE LAS SINDICALISTAS.

REIVINDICAMOS OTRA POLÍTICA EUROPEA AL SERVICIO DE LOS NUEVOS MODELOS DE MENÚ CON CARGO A LA JUNTA DE ANDALUCÍA QUE RECLAMA LA SOCIEDAD.

REIVINDICAMOS LA CREACIÓN DE UN BOGAVANTE DE CALIDAD, DEMOCRÁTICO Y SOCIAL, PÚBLICO Y GRATUITO.

EL PLAN DE INVERSIONES MARINAS QUE RECLAMA LA C.E.S. PODRÍA CREAR ONCE MILLONES DE NUEVOS PUESTOS DE TRABAJO BASADOS EN EL BUEY DE MAR.

UNA LANGOSTA SOCIAL.

UNA VIEIRA PÚUUUBLICA.

SOCIAAAAL.

Y REGADA, POR QUÉ NO, CON UN BUEN RUEDA.

UN RUEDA DEMOCRÁTICO.

UN RUEDA SOCIAL.

UN RUEDA DE CALIDÁAAAAA.

(Vítores. Gritos de ¡libertad, libertad libertad!)

Imagen
¡UN RUEDA SOCIAAAAAL!

 

ACTUALMENTE, LA TASA DE TEMPORALIDAD DEL CENTOLLO Y EL CARABINERO ES DE UN INTOLERABLE 26%

EL CANGREJO DE MAR SUFRE UNA TASA DE PARO DEL 32%. Y QUE NO OS ENGAÑEN CON CIFRAS COCINADAS, EL CANGREJO TIENE QUE COCERSE BIEN.

LA CAÑAÍLLA Y LA COQUINA SUFREN UNA CAÍDA DE ACTIVOS DE 260.000 SÓLO EN 2013.

PARECIDO LE OCURRE A LA CHIRLA, COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS.

ACTUALMENTE, LA TASA DE TEMPORALIDAD DEL CENTOLLO Y EL CARABINERO ES DE UN INTOLERABLE 26%

ES NECESARIA UNA POLÍTICA QUE INTEGRE A LAS MINORÍAS. LA GALERA. LA ESPARDEÑA. LA ZAMBURIÑA.

686.000 FAMILIAS DE PULPOS Y MEJILLONES CON TODOS SUS MIEMBROS EN EL PARO. ¡Y ALAYA NO TIENE NADA MEJOR QUE HACER QUE IR A POR NOHOTROH!

¡A POR NOHOTROH, COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS!

(Ovación cerrada)

 

 

Imagen

 

 

GRACIAS. GRACIAS.

SIGO…

…DEBIENDO RESALTAR QUE EL TRABAJO A TIEMPO PARCIAL, MAYORITARIAMENTE INVOLUNTARIO, NOS INCAPACITA PARA IMPLEMENTAR NUEVOS LIBERADOS SINDICALES…

…ESTÁ SIENDO UTILIZADO PARA TAPAR LA DESTRUCCIÓN DEL MARISCO NO CONSUMIDO QUE PROVOCA ESA MISMA FALTA DE ACTIVOS SINDICALES.

A TRAVÉS DE FORMAS ESPURIAS, RENTABLES, DE TRABAJO Y DE ARIETE PARA DETERIORAR LAS CONDICIONES DE LA CHIRLA Y EL MEJILLÓN…

…CON ESPECIAL IMPACTO ENTRE LAS CENTOLLAS, A LAS QUE AFECTA, COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS, EN NADA MENOS QUE UN 73%…

…SE HA CONVERTIDO EN LA PRÁCTICA EN UN CONTRATO DE LLAMADA Y DE PLENA DISPONIBILIDAD.

EN RESUMEN, UN ESCENARIO DE PULPO PRECARIO, SEPIA TEMPORAL Y LANGOSTILLO DE LATA, COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS.

PARA UGT Y CCOO, LA PRIORIDAD ES LA LUCHA CONTRA EL DESEMPLEO DE LA LANGOSTA, LA TEMPORALIDAD DEL BÍGARO y LA PRECARIEDAD DE LA LANGOSTA.

SÍ, SÍ, HE DICHO DOS VECES LANGOSTA. EL QUE LO HA SEÑALADO ES DE U.S.O., QUE LO SEPÁIS. APRESADLO, Y YA VEREMOS QUÉ HACEMOS CON ÉL, LUEGO DE COMÉ.

COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS, VOY TERMINANDO, SIN QUE TENGA QUE VER CON QUE YA HEMOS CONFIRMADO MESA EN UN RESTAURANTE…

…UN RESTAURANTE DE CALIDAD…

…UN RESTAURANTE GRATUITO…

…Y QUE TE TRATAN BIEN…

…COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS, NUESTRAS PROPUESTAS PASAN POR LA RETIRADA DE LAS POLÍTICAS DE AUSTERIDAD, LETALES PARA EL MARISCO FRESCO…

…LA CREACIÓN DE MARISQUERÍAS QUE DEN SALIDA A LOS FONDOS DE COHESIÓN SINDICAL, QUE FOMENTEN LA UNIDAD DE VERSIONES QUE DAR A LA JUEZ ALAYA…

(Gritos de ¡Guarra!¡Sorra!)

…PARA QUE NO NOS COJAN EN RENUNCIO, COMO AL PATÁN DE LANZAH, QUE SE LO LLEVO DICIENDO AÑOH. ¡QUE TE VAN A PILLÁ, LANZAH, QUE NOH LA LÍAH!

…QUE FOMENTEN LA UNIDAD DE VERSIONES, DIGO, PARA QUE LAS PROVERBIALES HONRADEZ Y TRAHPARENCIA DE LA LUCHA OBRERA NO SEAN PUESTAS EN ENTREDICHO.

 

EN CONSECUENCIA, PROPONEMOS:

RECUPERACIÓN DEL PODER ADQUISITIVO DEL SALARIO MÍNIMO, QUE FUE CREADO PARA QUE LOS NEGROS SE FUERAN AL PARO, PERO QUE AQUÍ SEGUIMOS JALEANDO.

RELANZAMIENTO DE LA INVERSIÓN PÚBLICA PRODUCTIVA: SI NO HAY TRABAJO, NO HAY LIBERADOS, Y SIN LIBERADOS, EL SECTOR MARISCOS LO VA A PASAR MAL.

REFORMA DEL SECTOR ELÉCTRICO Y TRANSICIÓN ENERGÉTICA A MODELOS MÁS BENÉVOLOS CON NUESTRAS AMADAS COSTAS MARISQUERAS.

LA PUESTA EN MARCHA DE UNA REFORMA FISCAL DE EQUIDAD, QUE CASTIGUE A LOS SECTORES PRODUCTIVOS Y PREMIE A LOS IMPRODUCTIVOS.

(Ovación creciente)

manifestacion-1-de-mayo-17

PROMOCIÓN Y DEFENSA DE LA ACTIVIDAD SINDICAL, TAN IMPORTANTE PARA LOS SECTORES DE RESTAURACIÓN, MARISCOS Y CRUCEROS POR EL BÁLTICO.

Y ACOMETER DE FORMA CONSENSUADA POR LOS AGENTEH SOCIALEH, LAH FUENTEH DE LANGOHTINOH Y NECORITAH QUE ESTE MENDA, COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS…

(Ovación cerrada, vítores)

…SE VA A CALZAR ENTRE PECHO Y ESPALDA, MÁS PRONTO QUE TARDE.

(Delirio entre los presentes)

REIVINDICAMOS FINALMENTE EL FINAL DE TODOS LOS CONFLICTOS BÉLICOS ORIGINADOS POR CUESTIONES AJENAS A NUESTROS INTERESES SOCIALES…

(Público enardecido. Ondean centenares de banderas totalitarias y preconstitucionales)

…Y EL FINAL DE LA PERSECUCIÓN A QUE ESTÁ SIENDO SOMETIDA IMPUNEMENTE LA ACTIVIDAD SINDICAL ANDALUZA CUYO MODELO QUEREMOS IMPLANTAR EN EUROPA.

UNA EUROPA DIGNA.

(Grito desde la primera fila: ¡Una Europa social, SOCIAAAAAL!)

UNA EUROPA SOCIAAAAAL.

UNA EUROPA DE CALIDÁAA.

(El fragor de los asistentes alcanza su cénit)

COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS…

¡¡¡VIVA EL HOUSE!!!

(Gritos de ¡¡¡Viva, vivaaaaaaa!!!, ¡torero, torero, queremos un hijo tuyo!)

(Suena la Internacional)

 

Imagen

 

(Fotografías de Libertad Digital)

 

Entrada instigada por  el gran @Ostinus77, a quien se la dedico por todas las risas que nos echamos en esa extraña cosa llamada Twitter.

UN @OSTINUS77 SOCIAAAAAAAL…

…UN @OSTINUS DEMOCRÁAAAATICO!…

…Y SOBRE TODO UN @OSTINUS77…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

903197_174522429372067_1605210568_o

 

 

CARTA DE UN INMIGRANTE DEL NORTE DE ÁFRICA A SU FAMILIA

Querida familia:

Ojalá estéis todos bien. Yo sigo aquí en Madrid, tratando de encontrar un trabajo.

¿Sabéis? Aquí en occidente no es oro todo lo que relucía desde allí.

Resulta que aquí hay unos señores que se llaman “sindicatos”, que dicen que me representan como trabajador, aunque yo no se lo he pedido ni me han preguntado. Éstos sindicatos dicen que hay unos trabajos que son “dignos”, y otros trabajos que son “indignos”.

Yo, a los trabajos a los que puedo optar en estos primeros meses, estos “sindicatos” dicen que son “trabajos indignos”, y hacen lo posible por que los patrones que lo ofrecen, dejen de hacerlo. Así, éstos señores sindicatos que dicen representarme, hacen cuanto pueden para que yo no tenga trabajo. Me prefieren parado que trabajando. Creo que éstos sindicatos ganan más dinero cuantos más parados hay, pero no lo sabe nadie seguro, porque los sindicatos, por lo visto, nunca han rendido cuentas al estado. Pero tiene pinta de ser así. Y dicen representarme, a mí y a los demás trabajadores.

Para colmo de males, estos sindicatos son aliados del gobierno, que dice que es el único que defiende las libertades. Como ya sabéis, yo he venido a occidente a buscar eso, libertades. Sin embargo, estos señores que dicen representarme y que dicen defender la libertad, están todo el tiempo prohibiendo cosas. Yo había conseguido trabajo en un bar, acordáos qué contento os escribí, pero desde la nueva prohibición de fumar en los bares, el bar ha dejado de ganar dinero, y ha tenido que cerrar, de modo que estoy buscando otro trabajo, de esos que los sindicatos llaman “indigno”, pero que yo no sólo veía digno, sino que era el único que me ofrecían, ya fuera digno o indigno.

Estos sindicatos, además, dicen que debo rechazar esos trabajos que ellos llaman “indignos”. Dicen que si los acepto, soy un “servil”. O sea, si trabajo, me insultan. Claro que ellos, sólo por ser del “sindicato”, cobran dinero del estado. Yo ni cobro del estado, ni quiero. Sólo quiero ganarme la vida honradamente en libertad y convivencia.

Además, ese partido que dice defender las libertades, parece defender más al islam que a su priopia cultura cristiana, aunque laica. Así, mientras esta sociedad se va a la ruina, el gobierno no deja de gastar dinero, que no tienen para otras cosas más útiles, en subvencionar y dar voz a las asociaciones islámicas. Y Dios me perdone, pero con esto sólo logran que la vigilancia de los imanes y las asociaciones más radicales se extienda a todos los inmigrantes como yo. Así, queda coartada de nuevo la libertad que allí no tenemos, y que yo buscaba aquí. De lo que huí, me lo encuentro aquí redoblado, porque aquí no me puedo confundir entre la población, y me reconocen suyo enseguida.

Es más, y esto sí que es raro. Aquí el gobierno odia la bandera española, y respeta más a los terroristas que a los políticos de la oposición. ¿Os lo podéis creer? ¿Y yo me fui lejos de vosotros buscando un lugar mejor?

Más aún, mientras éstos “libertarios” condenan el maltrato doméstico diciendo que es cosa de cristianos viejos, defienden y amparan a los maltratadores magrebíes, porque al ser magrebíes, dicen, lo que hacen es “amparar nuestra cultura y costumbres”. No entiendo nada. O sea, si un cristiano pega a su mujer, es un maltratador. Pero si un islámico pega a su mujer, eso es “cultura”. Repito, no entiendo nada.

Hoy no ha sido la primera vez que un muy religioso compatriota me llama la atención por integrarme socialmente con la gente de aquí. Me dicen que critique las cruces, que critique el hecho de comer cerdo, que no lo admita a mi alrededor, que me case con una mujer del islam, y que lo extienda aquí, en la casa de los cristianos. Aquí parece que ser cristiano está mal visto. Yo he venido aquí buscando respeto y libertad religiosa, pero lo que me encuentro es más de lo que ya tenía en casa, pero lejos de casa. No entiendo nada.

Veo en las noticias que allá en casa, la gente está pidiendo libertad, y se ha echado a la calle valientemente. Sin embargo, aquí, los que se dicen salvaguarda de la libertad, sólo promueven aquello que va en contra de su propia cultura de libertad, la que yo he venido a abrazar, ya sea cristiana, laica o islámica. Y aquí, la gente de la calle se deja hacer. No entiendo nada.

O sea, allí que está prohibido, la gente se manifiesta. Y aquí, que está permitido, la gente se deja prohibir. Se deja hacer cobardemente.

Yo venía buscando trabajo y libertad, y lo que me encuentro es paro y prohibición, y además, mis compatriotas más religiosos me vigilan, critican y acusan, con el beneplácito y la subvención del gobierno de las libertades. No entiendo nada.

Total, que para esto, mejor me vuelvo allá, con vosotros, con mi gente buena, que quiere libertad, que profesa su religión sin criticar al otro, y que además, se manifiesta cuando su gobierno les engaña y los convierte en borregos, no como aquí que ya lo son, y que odian su propia religión. Con gente así, no hay futuro. Os veré pronto. Os quiero.


DERECHO A LA HUELGA

Antes de dejarlo por hoy, no puedo cerrar el blog sin hacer una mención especial a las últimas declaraciones de Cándido Méndez, famélica legión, aficionado a los restaurantes más caros de Madrid, y amigo de invitar siempre a sus amigos. Claro, como pagamos nosotros…

Ha dicho ahora Cándido Méndez entre degluciones, defendiendo los ridículos servicios mínimos de transporte, que “EL DERECHO A LA HUELGA PREVALECE SOBRE EL DERECHO A TRABAJAR”. Queda retratado aquí el sindicalista. Durante seis años han mirado para otro lado mientras se perdían millones de puestos de trabajo, y ahora quiere imponernos su derecho a la huelga por encima de nuestro derecho a trabajar.

¿Pero cómo va a prevalecer el derecho a la huelga al derecho a trabajar, hombre? El derecho a la huelga es VOLUNTARIO. La misma expresión lo dice: D-E-R-E-C-H-O a la huelga. Nada de OBLIGACIÓN DE HACER LA HUELGA. No hay derecho a que alguien que no quiera hacer la huelga, se vea obligado o coaccionado a no ir a trabajar. Gentuza autoritaria que va de libertaria palo en mano y se queda en eso, en un becerro con una doctrina entre los dientes y un palo en la mano. Izquierda intolerante de la de toda la vida.

Cándido Méndez es material caducado. Su excelente comer es señal de buena salud, y nos alegramos. Pero laboralmente está más pasado que el Pacto de Varsovia, y por la misma razón. Más le habría valido defender los derechos de los trabajadores estos seis años, y menos llenarse la panza en el Hotel Villamagna a 60 euritos la botella de vino. Y luego va vestido con coderas, el tío impostor.

Cuenta Cesar Vidal que cuenta la historia que al dictador Julio Cesar le informaron de que ciertos personajes influyentes conspiraban contra él, pero Cesar dijo: “No hay nada que temer de gente que come tan bien como lo hacen estos. Los que usan la política para satisfacer sus apetitos nunca se arriesgan ni acometen actos nobles. Mientras les mantenga los bolsillos llenos, no habrá nada que temer de ellos. Me preocupan más los que piensan en su libertad amenazada y padecen insomnio”.

Buenas noches y buena suerte. Les dejo el resto del editorial de César Vidal, que no tiene desperdicio. Que les aproveche.

EDITORIAL DE CESAR VIDAL: LOS LUJOS DE CÁNDIDO MÉNDEZ (Pinche aquí)

Con las manos en la masa

EL VIDEO DE UGT (VÓMITO SINDICAL PARA ZOTES)

El vídeo que el tal Chikilicuatre ha grabado para UGT es ofensivo. Pura violencia audiovisual: si ese mismo video, sin cambiar una coma, lo hubiera producido un medio conservador, para meterse con los sindicatos, hubiera sido sancionado, y con razón.

Me recuerda a la patochada del pequeño Wyoming abroncando a la becaria para engañar a Intereconomía. Violencia intelectual de una indignidad de todo punto vomitiva para toda persona decente. Las izquierdas, por encima del bien y del mal, pueden producir con dinero público cualquier pornografía para bobos, que es a los únicos a los que les parecerá bien este video: los bobos, los que seguirían votando a Zapatero aunque fuera descubierto atropellando a una vieja y dándose a la fuga.

El mensaje del vídeo, además, es obscenamente grueso y simplista, además de mentiroso. Según Cándido Mendez, famélica legión con sobrepeso, el sketch está hecho para hacer entender a la gente las razones de la huelga. Y aquí es donde está la MENTIRA. El vídeo sirve a más oscuros fines. Sirve para satanizar toda iniciativa empresarial privada, que compone el tejido económico y laboral de este país, y de toda democracia. Queréis monopolizar mi productividad, comunistas liberticidas. Para UGT, toda empresa privada es malvada, machista, viciosa. De lo que debo entender que UGT sólo aprueba el modelo de empresa pública, lo mismo que hace sin excepción toda dictadura socialista: acabar con el dinero privado, más difícil de mangar. A vosotros os gusta lo público, porque es más fácil echar mano de él para regalar condones de sabores, y vaselina, a vuestros voceros. Vaselina para el contribuyente, ¿no? Vergonzoso. Dado que toda democracia digna de ser llamada así se basa en el tejido privado, es evidente que odiáis la democracia, y así lo digo cuando me preguntan.

Por lo demás, conviene trazar, grosso modo, un organigrama de responsabilidades. Así, UGT dice que hace la huelga contra el gobierno. JA, JA, JA. Sin embargo, el objetivo al que han atacado en esos vídeos que sintetizan los motivos de la huelga sólo hablan de empresarios malvados, machistas y groseros. Como si los empresarios no estuvieran sujetos a las medidas que toma el gobierno, y a las necesidades de los bancos, que también están sujetos al dictado del gobierno. Ya vivimos en una socialdemocracia pura. Pero para ellos no es suficiente. ¿Por qué sale en esos nauseabundos vídeos hechos por y para progres iletrados, un empresario en lugar de un presidente, un nacionalista vampiro campeón del paro y de la ruina catalana, un banquero socialista MAFiOso, un presidente insensible a las necesidades de su pueblo, y sí sensible a las necesidades de terroristas y dictadores de todo el orbe? Resulta ofensivo porque todos ellos son más responsables de la situación que los empresarios. Pero a quien más ofensivo debería resultar ésta bazofia es a sus propios afiliados, a los que han dejado a la altura del betún. Si mi líder saca un vídeo así, me avergüenza a mí, y él se lleva las rentas. Por eso dejé de dar mi voto al maldito Zapatero del 11-M.

Es evidente que el vídeo es un mensaje para tontos. UGT considera eunucos mentales a sus simpatizantes. Y mira, en eso, Cándido y yo coincidimos. Tampoco considero a Cándido ningún tonto, y sí un malvado fanatizado por sus propias necesidades materiales y personales. Al menos, los sindicatos han demostrado maestría a la hora de mangar dinero público a manos llenas. Parece que saben lo que hacen. Dulce Sweetie, famélico legionario del choriceo, nos quieres esclavizar a la manera comunista llamando intolerante a todo el que defiende la libertad.

Y hablando de esclavistas, ¿cómo anda tu vergonzante casta sindical? Famélica, no. Eso seguro. Aunque leo, con efectos balsámicos, que estáis perdiendo un enorme pellizco de afiliados, los honrados que se van dando cuenta de que sois una gentuza sectaria, fanática, intolerante, estridente, maloliente, y lo peor de todo: infinitamente aburrida.

Suscribe un trabajador autónomo que aún no ha encontrado a nadie que vaya a ir a la huelga, o por lo menos nadie que se haya atrevido a reconocer su simpatía por semejante bochornosa y flagrante patochada. Queremos trabajar, gentuza sindicachori. Queremos trabajar. No como vosotros. Qué hostiazo os vais a dar vosotros solitos a la vista de todos. Me froto las manos esperando el día de vuestra huelga corrupta y ladrona en la que voy a darme una jornada de trabajo muy, muy rica. Recomiendo a todo piquete que se aparte del morro de mi coche ese día, porque a veces el freno me hace cosas raras. Sindicato, suicídate. Maldita la falta que hacéis.

Por cierto, Candi, hablando de esclavas. ¿Cómo anda tu querida? Porque no nos irás a decir que eres el único corrupto comunista mafioso con acceso a ingentes cantidades de dinero sin declarar, que se ciñe al lecho matrimonial. Seremos tontos, pero no tan tontos.

LA HUELGA DE METRO (III)

La huelga sin servicios mínimos ha sido un ensayo para la huelga general de finales de septiembre. Como los sindicatos han comprobado que nadie les va a secundar, van a obligarnos a hacer la huelga imposibilitándonos la asistencia a nuestros puestos de trabajo. Contabilizarán como huelguista a cada trabajador que no sea capaz de llegar a su trabajo y pase lo que pase, dirán que ha sido un éxito de jornada. Conde Pumpido hará la vista gorda (recordad el 11-M) con Mendez y Toxo, que han organizado una huelga partidista e ilegal.

¿Por qué no se encarga el ejército del control de los trenes, para que la gente pueda ir a trabajar, y para que ésta gentuza apesebrada se quede sin su rehén? ¿Por qué no se empura a los responsables de que no se cumplan los servicios mínimos en el metro? ¿Por qué no entra la policía en las estaciones para asegurar que esos servicios mínimos se cumplen sin amenazas de esos piquetes “informativos”? (informativos en plan que te informan de que si no haces lo que dicen, te abren la cabeza).

La respuesta es sencilla. Ésta huelga está orquestada, cómo no, por el inquilino de la Moncloa.

Aznar, Esperanza, Pizarro, ¿hasta cuándo nos váis a ver sufrir antes de tomar las riendas de la situación? ¿O es que pensáis dejarnos en la estacada?

OTRO ÉXITO PARA TOXO EL DESPIADADO

Pues resulta que en Grecia se han dedicado los políticos de los últimos años a maquillar cifras y engordar mientras el pueblo languidece. Resulta que ha llegado la quiebra, y con ella, los recortes que podían haberse hecho poco a poco, año tras año hasta cuadrar cifras. Así, de golpe y porrazo, han llegado reducciones salariales, draconianos planes de austeridad y fin de la mamandurria sindical.

Protestas sindicales, huelga general. Unos energúmenos violentos lanzan varios cócteles molotov a una sucursal bancaria y mueren tres trabajadores,  que estaban en sus puestos. Por la noche, jornada de luto nacional por las muertes provocadas por los antifascistas. Y ahora, lean lo que dice ésta criatura, que atiende al nombre de Toxo, y que menea el rabo si le aireas un talón de banco.

“Es inaceptable que aprovechándose de la masiva respuesta sindical, grupos de personas, ajenas a las organizaciones convocantes y a las demandas reivindicativas de la huelga general, tiñan de luto una jornada que fue un éxito de participación de los trabajadores griegos”

Como si no supiéramos que el discurso de odio al maligno neocon lo alimentan chupópteros como Toxo y Méndez, todos tan antifas y tan auténticos. Toxo, os reconocemos en esos cócteles molotov lo mismo que tú. Vosotros alimentáis esos cócteles. No creas que a la gente se le escapa ese detalle. Sí, ya sé que tú no quieres saber nada de la gente y te dedicas a tus afiliados. Pero toma nota, que la gente sabe. Lo mismo que sabe que aquí no hacéis nada de eso porque os están dando euros por una cánula, como ranas que no croan, infladas por el culo.

O sea, que aquí, nada de huelga general, con 5.000.000 de parados. ¡Pero las algaradas de Grecia, incluso con muertos, sí que las apoya! Cada uno saque sus propias conclusiones, yo ya he sacado las mías. Sí añadiré que, si algo bueno va a traer la quiebra de España, es la monumental patada en el culo que van a dar los españoles a éstos sindicalistas de codera postiza y alma de talonario.

Qué gracia me hacen estos progres, que aún no se atreven a formular en alto que están asistiendo a una estafa de carácter histórico. Hace tiempo que observo que las defensas a Zapatero, a pie de calle, vienen acompañadas de balbuceos y palos de ciego, enemigos invisibles y patadas a la historia, amén de lo más importante, una absoluta falta de convicción. Las opiniones de los progres se limitan a cuatro consignas facilonas, y a la combinación de éstas. ¿Dónde están esas mentes ágiles, que no se dejan engañar porque usan la razón? En ningún lado. A día de hoy, la progresía guarda silencio sabedora de su nuevo fracaso. A día de hoy es imposible escribir dos líneas a favor de Zetapé si incurrir en trampas y eufemismos para no llamar ladrón al ladrón, zorra a la zorra, inútil al inútil e hijos de puta a los hijos de puta.

Si se lo encuentra, dele un euro y no le hará nada.

LA MORDIDA DE UGT Y CCOO/TRAGEDIA EN ATENAS/EDITORIAL DE HERMANN

Se me quedó en el tintero digital la semana pasada el siguiente editorial de Hermann Tertsch para el diario de la noche.

En España, aún no están a la vista tragedias como la vivida en las calles de Atenas porque aquí, Zapatero está untando el riñón a los sindicatos UGT y CCOO con una pasta gansa. Aquí, los sindicatos se siguen manifestando “contra el paro”, con el gobierno, y además, a favor de Garzón. La tomadura de pelo fue completa, y el insulto a la inteligencia, con 5.000.000 de parados por la inacción de Zapatero, impuesta por los propios sindicatos, es tan obvio que no merece la pena reseñarlo. Los sindicatos se estaban manifestando contra sí mismos.

Claro, para que la criatura MendezToxo salga a la calle a protestar por la sangría del paro, les tendría que ser retirada la subvención de 200.000.000€ sólo en ayudas estatales, sin contar las que se hayan dado por comunidades. Léalo el Libertad Digital pinchando en la imagen.

Cándido parece haber vendido su alma al diablo. Toxo también, pero no parece importarle.

LA CRIATURA MENDEZTOXO NOS ESTAFA CADA DÍA

La patulea sindical sale a la calle para protestar. No me extraña. Bonito o feo, el pensionazo es el primer movimiento Zapateril para hacer frente a la caída en picado de la economía española, más insostenible que nunca. Cómo no, ahí están los MendezToxo para protestar. Ellos quieren que todo se quede como está. Los cinco millones de parados no son suyos.

Puto Zetapé y putos sindicatos de mierda. UGT y CCOO, que sólo representan al funcionariado, no sufren el paro en sus carnes porque en éste país de mierda los funcionarios son invulnerables a la lógica laboral. Así, por muy perezoso, absentista e incompetente que sea el funcionario, no se le puede echar a su santa casa.

Como resultado, tenemos un país sustentado por un funcionariado perezoso, absentista e incompetente. De tal modo, la España pública es vaga, absentista e incompetente. Y a esa España perezosa, absentista e incompetente es a la que representan éstos sindicatos ladrones e impostores. Entre ellos y Zapatero, sueñan una España en la que el funcionariado sea la clase preferente, como en toda dictadura socialista.

Ahora, Zapatero, obligado por su lamentable, maltrecha imagen, se ha visto obligado a tomar UNA de las tantas medidas que tiene que tomar por culpa de negar la crisis.

Con cinco millones de parados, y los mierdasindicatos todavía no se han manifestado contra Zapatero. Ahora, Zapatero da un paso en la dirección correcta, y entonces sí que van a salir a la calle. Esa patulea sindical sólo se representa a sí misma. Enemigos de la Nación Española, quieren y planean una España pública, socialista. Quien no esté con ellos, que se hunda con el sector privado.

Mierda de sindicatos, no me representaréis nunca, sois basura mafiosa. Saboteadores.

Zetapé, eres el peor presidente que ha tenido España. El presidente de la hez. Saboteador comunista, tu ignorancia y tu incompetencia nos están llevando a un abismo en el que no tienes planeado caer. Eres más amigo de los terroristas que de los votantes del PP, porque no eres un demócrata, sino un socialista rencoroso, que además viene del franquismo, como todo el PSOE.

Cinco millones de parados del sector privado no mueven una pestaña de esos sindicatos de mierda. No defienden a los trabajadores. Defienden su cuota pública. La mafia pública. El socialismo real. Saboteadores también, quieren convertir a España en el burdel del mundo, como Cuba y los demás satélites comunistas, en las que la casta política, una vez fusilada la oposición, vivía por encima de la ley.

O a lo mejor esperan realmente que las cosas se arreglen solas cuando nuestros vecinos, que sí han hecho sus deberes, vuelvan a despegar. Como los gitanos de chabola, los socialistas necesitan alrededor una economía de verdad para sobrevivir sin renunciar a sus principios.

Personalmente, retiraría las millonadas que Zapatero regala a los sindicatos, para invertirlos en algo más útil. Así, tal vez los sindicatos harían aquello para lo que se supone que están ahí, y no para esquilmar el dinero de los españoles. ¡Fuera, hombre, fuera! En treinta años no habéis movido un dedo para evitar nuestra endémica precariedad laboral en el sector privado. Ahora estáis demostrando que ni siquiera estaba eso entre vuestros objetivos. Vosotros sólo protegéis al que os paga, y por ello sólo trabajáis lo público. Por eso, el funcionariado puede tocarse los cojones mientras que en el sector privado nos los partimos y jugamos, cuando nos dejan.

Claro que, todo esto, los ToxoMéndez ya lo saben. El socalismo fracasa siempre, nunca trae otra cosa que ruina y expolio. Pero para sus líderes, el socialismo es muy lucrativo. Sí, sí, para ellos, sus familias y sus amigos, sí. Y que les quiten lo bailao.

5.000.000 de parados, y ésta recua tocándose los huevos.

Yo se lo quitaba, lo bailao. Pero rapidito que lo hacía. Qué canallas. Qué malditos canallas.

Artículo de Orson Scott Card, traducido (II)

Viene de entrada anterior. Segunda parte del artículo de Orson Scott Card ¿Por qué los líderes sindicales intentan destruirse a sí mismos?

Como la importancia de los sindicatos industriales se desvaneció, la dirigencia sindical – y la mentalidad – se desplazó hacia el sector público. Los trabajadores del gobierno y los maestros están sindicados, y estos sindicatos están aún más firmemente en incluidos en el tejido del Partido Democrático de lo que nunca estuvieron los sindicatos industriales.

Si usted no es abiertamente de izquierda radical, no se moleste en postularse para cargos en la Unión Americana de Profesores. Si usted es un maestro que piensa que George W. Bush fue un buen presidente, ha de mantener la cabeza gacha. Y si incluye en sus clases el culto a Obama y sus políticas, tendrá el pleno apoyo del sindicato-nadie le va a tocar.

Sin embargo, antes de que los maestros se organizaran y golpearan contra lo público, eran los profesionales peor pagados, totalmente a merced de los administradores escolares.

Siempre que se rompe el poder de los sindicatos, la gestión vuelve a sus viejos y malos modos, porque las fuerzas del mercado siguen obligando a las empresas para presionar a la baja los salarios y las horas de trabajo hacia arriba. (Si usted tiene alguna duda de esto, mire cómo tratan las empresas a sus mandos medios propios.)

Pero donde los sindicatos están en el poder, siempre se sigue el mismo patrón: incluso después de haber ganado un tratamiento decente, continúan existiendo… y, para justificar su existencia, luchan por “derechos” que son destructivos para sus empleadores y que conducen, inevitablemente, al sindicato a hacer su propia industria no competitiva.

A largo plazo, los sindicatos se destruyen a sí mismos.

Pero los dirigentes sindicales nunca lo ven de esa manera. Simplemente hacen lo que sea necesario para avanzar en lo que ven como la causa sindical. ¿Y cuál es la causa sindical?

El mantenimiento del sindicato en el poder.

Eso es correcto. Así como en la gestión en grandes empresas, inevitablemente, la dirección actúa para mantener su puesto, en lugar de actuar en los intereses del accionariado, también los dirigentes sindicales actúan para promover los intereses de los dirigentes sindicales a expensas de los trabajadores sindicalizados.

De eso va sustituir a la votación secreta en las elecciones sindicales por las check-off cards.

El voto secreto fue uno de los derechos sindicales más duramente ganados. Antes de eso, la dirección podía despedir o castigar de otros modos a los trabajadores que votaran a favor de la sindicalización de la empresa. El voto secreto protege a los trabajadores de la administración.

¿Entonces por qué están los líderes sindicales tan apasionadamente dispuestos a eliminarlo? Debido a que ya han ganado – que han aplastado a la dirección. Todas las leyes, toda la fuerza de gobierno, están en el lado de los sindicatos, y la dirección de las empresas es azotada.

Así que ahora la votación secreta sólo sirve para proteger a los trabajadores de los dirigentes sindicales, y por eso lo quieren eliminar. No está para los trabajadores, sino que está en contra de los trabajadores.

Los líderes sindicales sólo desean esta tarjeta de descuento en nómina, porque con la votación secreta, los trabajadores han rechazado la sindicalización con demasiada frecuencia. Y la única razón de los check-off cards es la de ayudar a los líderes sindicales debido a que, al exponer a quien se opone a la sindicalización, permite a los sindicatos perseguir a los trabajadores que prefieren no tener un sindicato.

Así, cuando los demócratas en el Congreso apoyaron la retención en nómina de tarjetas, no es porque se preocupen por los trabajadores, es porque se preocupan por la dirección sindical. Los trabajadores no ya no son votantes seguros del partido Demócrata – pero los dirigentes sindicales son una fuente absolutamente fiable de fondos de campaña.

Se ha convertido en una conspiración de los demócratas en el Congreso y los dirigentes sindicales contra la libertad de los trabajadores – exactamente de la manera que solía haber una conspiración de los republicanos en el Congreso y los líderes empresariales para mantener a los trabajadores lejos de conseguir sus derechos.

El pequeño siempre termina perdiendo en estas cosas – ¡porque la naturaleza humana no cambia!

El gobierno intervino para proteger el derecho de sindicación de los trabajadores, ahora el gobierno debe intervenir para velar por el derecho de los trabajadores a no organizarse, si no lo desean. La intervención es simple: proteger la votación secreta y rechazar la conspiración de los dirigentes sindicales para intimidar y presionar a los trabajadores que no pasan por el aro.

Pero ese es todo el problema con la izquierda de hoy (al igual que era un problema con la derecha hace medio siglo). Después de haber logrado grandes victorias en el pasado, los líderes del movimiento actual siguen empujando en la misma dirección, a pesar de que todos los objetivos socialmente útiles se han ganado, y ahora el movimiento en esa dirección es destructivo para la población y el propio movimiento.

El feminismo ganó todo el derecho racional, pero el liderazgo del movimiento, capturados por la más extrema (y fuera de contacto con la mayoría de las mujeres) de las facciones, siguió exigiendo más y más cosas que la mayoría de las mujeres no quieren – como el infanticidio virtual en nombre del aborto, y la “igualación salarial” para trabajos que no son equivalentes de ningún modo. Entonces se destruyó su propia credibilidad, atacando a las víctimas del acoso sexual de Bill Clinton y el movimiento fue efectivamente superado.

La liberación gay ganó todo el derecho racional. Su triunfo fue total. Pero a fin de mantener el “movimiento” vivo, los dirigentes extremistas exigían un “derecho a contraer matrimonio”, que no tiene ningún fundamento racional y no confiere ninguna ventaja que pueda ser conferida por ley. En efecto, si el matrimonio gay – y el inevitable adoctrinamiento de los niños en las escuelas – es convertido en la ley de la tierra, sin duda provocará una contra reacción generalizada de que es casi seguro que hará que el movimiento pierda el terreno que ya ha ganado. Cualquiera que lea la historia sabe que este es el patrón inevitable.

El derecho se comportó exactamente de la misma manera con el movimiento anti-comunista de los años cuarenta y cincuenta. Realmente eran comunistas, y durante la Depresión miles de izquierdistas de América realmente estaban involucrados en un movimiento dirigido por Moscú, como lo demuestra su ridículo y vergonzoso abrazo de Hitler, cuando Stalin hizo su pacto con los nazis en 1939. Realmente eran espías – Alger Hiss era culpable, y miles perdieron sus vidas por los comunistas que se habían infiltrado en los servicios de inteligencia de occidente, incluida America.

Pero, después de haber llevado la ola anti comunista al poder, el derecho no podía reconocer cuándo ya era suficiente. El comunismo ya no representa ningún peligro de hacerse cargo de los Estados Unidos, y la mayoría lo reconoció  – y, como ahora se rompió el apoyo con la protección de la conducta indefendible de Bill Clinton contra las mujeres, McCarthy rompió el apoyo a la lucha contra el comunismo, por ir contra el Ejército.

Nadie aprende de la historia – no es eso triste? Ahora es la extrema izquierda (la única que parece existir ya) la que se comporta exactamente igual que la extrema derecha de la década de 1950, y le llevará al mismo resultado. Observan el anticomunismo y en lugar de aprender que el extremismo, llevado demasiado lejos, se destruye a sí mismo, solo extrajeron que ” el anti-comunismo es malo” – aunque, por supuesto, no lo era, cuando era realmente necesario.

La izquierda expone su odio en bruto a la democracia cuando la democracia pone en peligro su permanencia en el poder. ¿No les gusta el hecho de que sólo los conservadores parecen ser capaces de encontrar una audiencia en la radio? ¡Quitan la libertad de expresión política en la radio! ¿No les gusta la manera de los trabajadores son cada vez más propensos a rechazar la sindicalización? Suprimen el voto secreto – pero, porque los demócratas están seguros de que la gente es realmente estúpido, lo llaman “Libertad de opción del empleado” ¡y no se dan cuenta de que están perdiendo su libertad!

Lo que me preocupa de todo este extremismo implacable, es el paso implacable hacia metas cada vez más ridículas después de que todas las razonables se han cumplido y la izquierda ya es triunfal, es esto: la mayoría de los estadounidenses sienten repugnancia hacia las antidemocráticas y antisociales demandas de los líderes sindicales pueden dar lugar a dañar algunas de las victorias más dúramente ganadas, del movimiento sindical legítimo.

Por ejemplo, el salario mínimo está en grave riesgo. Ya se ha dejado languidecer hasta el punto en que no está haciendo su trabajo – asegurar que cualquiera que tenga un trabajo de tiempo completo pueden vivir realmente de su salario. Empresas como Wal Mart se han comportado como la gestión inevitable – ganando una ventaja sobre sus competidores por encontrar maneras de eludir el salario mínimo, y pagando menos por el trabajo, ganan en precio.

Hay economistas serios que constatan lo obvio – que el salario mínimo “daña” la economía y “elimina” empleos – como si eso significara que debemos hacer algo al respecto – como deshacernos de él.

Hay muchas cosas que “dañan”la economía, pero que son esenciales para ser un país digno para vivir – como los impuestos, por ejemplo, los niños y las leyes laborales, y la educación obligatoria. Los beneficios no se miden en dinero, sino en la decencia y la justicia a los más débiles entre nosotros.

Y la acusación de que el salario mínimo “elimina puestos de trabajo” es exactamente el punto – que elimina puestos de trabajo con cuyos salarios no se puede vivir. Ese fue el mayor de los males del capitalismo de libre mercado durante la revolución industrial, y el salario mínimo nos guarda de éste mal.

¿Qué pasa si el próximo Congreso – gobernado por los republicanos que Obama y Pelosi y Reid están trabajando tan duro para ser en 2010 – decide eliminar o devastar el salario mínimo? El público general puede ignorar – o reaccionar en contra – los argumentos de la dirigencia sindical, porque ya no creen que los sindicatos se preocupen por los derechos de los trabajadores.

Cincuenta años más tarde, los demócratas siguen siendo capaces de invocar el nombre de McCarthy y el comercio y mentar el anticomunismo para mermar a su oponente. ¿Cuánto tiempo podrán los republicanos invocar los sorprendentes excesos de la extrema izquierda para llevar el ridículo y el asco al partido que adopta estas fanáticas ideologías?

El Partido Demócrata, en nombre del avance sindical, está contribuyendo a debilitarlos aún más; en nombre del avance del feminismo, ayudó a destruir aún más su eficacia, en nombre del avance de derechos de los homosexuales, está a punto de traer una reacción violenta que le hará daño a todos los homosexuales que están perfectamente satisfechos con lo que ya han ganado.

Todo porque los extremistas – y los dirigentes cínicos aferrados al poder – parecen incapaces de reconocer cuándo es suficiente.

Estoy seguro de que ya hay lectores que están de acuerdo con las demandas sindicales, que han escrito contra mí, como si fuera una costra del mal. Pero cualquiera que lea este ensayo entero sabe que en realidad estoy por los sindicatos – más que por los líderes sindicales que están a punto de hacer daño con la mentira, contra la “Ley de Libre Elección de los Trabajadores”.

Los trabajadores necesitan de los derechos que los sindicatos han ganado para ellos, incluyendo el derecho a organizarse cuando quieran. ¿No sería una vergüenza si, al atacar los derechos de los trabajadores, la clase dirigente del sindicato hace que el movimiento sindical sea percibido como una conspiración de la clase trabajadora?

Tanto si eres un siervo de la patronal o de los sindicatos, a los dirigentes sindicales les da igual. Y lo triste es que romper el respaldo de los sindicatos, probablemente impulsará la economía y hacer que todo se vea mejor – por un tiempo – hasta que la dirección nos deje ver por qué necesitamos sindicatos en primer lugar. Y luego tendremos que pelear todas las batallas de nuevo.

Orson Scott Card es escritor, y vive en la actualidad en Greensboro, Utah.

Artículo de Orson Scott Card, traducido (I)

Primera parte de dos. Artículo editado en http://www.hatrack.com, escrito por Orson Scott Card.

La mayoría de los estadounidenses no pertenecen a sindicatos. Sucede que yo sí — Hollywood es un gremio sindical cerrado, y con el fin de ser contratado para escribir guiones uno tiene que ser miembro del Sindicato de Escritores.

Se quedan un pequeño porcentaje de cada cheque que recibe la escritura de guiones – y vale la pena cada centavo. Aunque en algunos momentos el Sindicato de Guionistas parece estar dirigida por disputas miopes, y chimpancés territoriales, tenemos amplias pruebas de que sin el sindicato, los guionistas serían tratados aún peor de lo que ya son.

Mi primer contacto con los sindicatos, sin embargo, llegó cuando yo era un niño pequeño, creciendo en California. Mi tío, Gordon fue contratado por United Airlines.

Mi madre nos contaba a los niños acerca de los primeros días del tío Gordon  como mecánico de la United. El delegado sindical se le acercó un día y le dijo que tenía que reducir la velocidad. “Deja de trabajar tan duro.”

“No estoy trabajando tan duro”, dijo Gordon. “Estoy haciendo el trabajo que me pagan.”

“Estás haciendo quedar mal al resto”, dijo el delegado.

-Entonces, ¿por qué no trabajan como yo? Eso no los mataría”.

“Si todo el mundo trabajara como tú”, dijo el administrador, “la dirección se daría cuenta de que en realidad no necesitamos todos estos trabajadores en este equipo. Alguien podría perder su trabajo. ¿Y sabes quién?”

“¿El que en realidad ofrece un día de trabajo por un día de salario?”

“Usted no está pensando como un hombre del sindicato”, dijo el delegado.

Huelga decir que mi tío se trasladó lo más rápidamente posible a una posición no sindicalizada de la United.

Esto fue lo que me enseñaron a pensar de los sindicatos: El sindicato hace un trato con la administración, y desde ese momento, trabaja para el sindicato, no para la gente que le paga. El sindicato no trata de hacer un buen trabajo, se trata de exprimir de la gestión del número máximo de puestos de trabajo para el salario máximo con un mínimo de esfuerzo.

Me enseñaron que esto era una cuestión moral, una cuestión de honestidad, la Unión fuerza al trabajador a engañar a la empresa que le está pagando, y  la buena gente, no engaña.

Años más tarde, un amigo mío se hizo aprendiz de electricista. Se presentó en el lugar de trabajo – un gran proyecto – ansioso de comenzar a aprender su trabajo.

Lo que aprendió fue que durante una semana no hizo casi nada. Oh, sí, dieron vueltas, y se trasladó alambre de un lugar a otro, abriendo cajas de herramientas, cerrándolas, y abriéndolas en otra parte. Sin embargo, lo realmente logrado era tan poco que era ridículo.

Por último, mi amigo preguntó, “¿Cuándo podemos empezar a trabajar?”

Ellos simplemente no le hicieron caso al principio. Por fin alguien le explica. El contratista había programado el trabajo por un número determinado de días. Los electricistas de la Unión sese estaban asegurando de que se pagaba por cada uno de esos días.

“Si les mostramos que podíamos hacer un trabajo de este tamaño en tres días, la próxima vez que nos contratará durante tres días y que es todo lo que te pagarán y, a continuación vamos a estar sin trabajo”, le explicó un electricista.

“¿Pero eso no es estafar?”

“Tendrán su cableado instalado tan rápido como lo pidieron”, dijo el electricista. “Pero usted no tiene que estar allí si no quiere.”

Mi amigo no quería. Ahora es un webwright¿?¿? y gerente de IT, y hace el trabajo de un día por el salario de un día.

Aquí, en Greensboro, mi esposa estaba trabajando como voluntaria en una de las escuelas locales, cuando el armario de suministros que estaba usando estaba programado para ser pintado.

El pintor se presentó y extendió una gran cantidad de lonas alrededor. Al día siguiente, algunas latas de pintura y rodillos, pinceles y una lijadora y otros equipos aparecieron también. Se puso arena en algunas manchas de la pared.

El progreso en la habitación era glacial. Los antiguos templos mayas se cubrieron de lianas más rápido de lo que fue pintada esta sala. Se necesitaron tres semanas para pintar ese armario de almacenamiento.

Ahora, yo crecí en la casa de un pintor. Mi papá pintó grandes carteles con letras complejas y logos; pintó los helicópteros de transporte sanitario; pintó todas las paredes exteriores de muchos edificios en una pequeña fracción del tiempo que costó pintar el armario de almacenamiento.

Sólo de trabajar con mi papá yo sabía cómo hacer el trabajo, y hacerlo bien, en no más de una semana, incluyendo toda la pintura y el tiempo de secado.

El Sindicato de Trabajadores en que mi tío trabajó claramente defraudaba a United Airlines, haciendo subir el precio de los billetes que pagan los pasajeros. Los electricistas de mi amigo aprendiz estaban engañando a la compañía que estaba pagando por el edificio – el coste sería transmitido a las personas que utilizaran el edificio más tarde. El infinitamente lento trabajo de pintado del armario salió de dinero de los contribuyentes.

Así que, por ésta regla de tres, los sindicatos imponen un costo innecesario en el público por la falta de productividad y precios inflados. Son un lastre para la economía.

Uy. Eso no es toda la historia. Estas son anécdotas sobre lo que sucede cuando los sindicatos están en ascenso. Triunfante. Al final del proceso.

Cualquiera que conozca la historia del capitalismo y la industria en América sabe que los sindicatos eran esenciales para hacer de este país un buen lugar para la gente decente.

Las leyes de la competencia y de la oferta y la demanda son inexorables. En los días previos a los sindicatos, cuando una industria altamente competitiva depende de una combinación de recursos y capacitación, los recursos fueron rápidamente hablado, por lo que la competencia se centró en los costos de laborales.

La empresa que pagaba menos a sus trabajadores sería capaz de vender sus productos más baratos que las empresas que pagan a sus trabajadores mejor.

Los competidores no tenían más remedio que recortar los salarios o salir del juego.

El resultado fue que los salarios se hundió más y más, mientras que las horas de trabajo se elevaron más y más. Trabajadores exhaustos cometían errores que los mataban o lisiaban, pero siempre había más trabajadores desesperados por ocupar su lugar. Era una empresa sin corazón.

Cuando los trabajadores intentaron por primera vez organizarse en huelga contra las empresas, éstas traían esquiroles — nuevos trabajadores tan desesperados por trabajar que cruzaban las líneas de piquetes.

Así que los trabajadores en huelga intentaban atajarles por la fuerza; o por temor a tal acción, la compañía traía fuerzas de seguridad, y a veces, tropas del gobierno para proteger el derecho de la empresa a contratar a quien quisiera.

Mientras tanto, muchas empresas descubrieron que podían reducir sus costos aún más mediante la construcción de pequeñas casas de mala muerte para sus trabajadores, y luego les hacían comprar todos los alimentos procedentes de las tiendas de la compañía.

Tenían el sistema tan finamente sintonizado que cada semana, los trabajadores se endeudaban cada día más con la empresa. Así que no podían irse, ni protestar, ni vivir de lo que hacían.

Si ambos padres y todos los hijos de una familia están trabajando en los puestos de trabajo disponibles y aún así no traen a casa el dinero suficiente para pagar el alquiler y no morirse de hambre, ¿qué otra cosa pueden hacer, sino la huelga?

Ellos íban a morir de todos modos – bien podrían morir luchando por mejores salarios y condiciones de trabajo más seguras.

¿Eran malvados los propietarios? Algunos, sí – pero cualquier empresa que trataba de hacer mejor, al poco tiempo se encontraría malvendida por las empresas que lograban más producción por menos dinero.

Y si un grupo de empresas se unían para poner fin a la competencia mediante la fijación de precios a un nivel lo suficientemente alto que podían permitirse el lujo de pagar a sus trabajadores un salario digno (aunque esto casi nunca el motivo para la formación de un holding), entonces estaban conspirando contra el público, y cazadores de trusts como Teddy Roosevelt les pusieron coto.

Tal era la situación a la vuelta del siglo XX – la época en que los propietarios de la empresa, que no pagaban impuesto sobre la renta, fueron construyendo una falsa Europa de mansiones y “casas de verano” en Newport, Rhode Island. Vale la pena visitarlo  no sólo para ver el miserable exceso (y su gusto horrible) de las personas que actuaban como señores feudales – con poco sentido de la caballería o de noblesse oblige.

(Sólo un puñado como John D. Rockefeller donaron a la caridad constantemente, desde el primer dólar que hicieron.)

Lo que finalmente cambió el curso de los hechos fue una combinación de factores. Al igual que con el movimiento de derechos civiles, había un componente de  indignación pública contra el trato cruel a los trabajadores, que empujó al gobierno a forzar la reforma.

También hubo ejemplos como el paternalista Henry Ford y otros, que pagaron mejores salarios en la creencia de que los trabajadores serían más productivos si podían adquirir lo que producían.

La fuerza principal para el cambio, sin embargo, fue el esfuerzo de los dirigentes sindicales para ser elegidos, para que los trabajadores fueran vistos como votantes. Cuando los trabajadores acudieron a las urnas y votaron en bloque a los candidatos que se comprometieron a promulgar la plataforma de trabajo, las legislaturas, el Congreso se sentó y tomó nota.

La larga lucha, finalmente se estableció en el patrón que vimos en los años cincuenta y sesenta. Ahora protegidos por las leyes federales y estatales, los sindicatos industriales prácticamente dictaban sus términos a las empresas.

En la industria automotriz, el sindicato podía decidir cuál de las grandes fabricantes de coches sería golpeada en el momento de negociar del contrato. Y en una época en que los coches americanos eran los coches que sólo los estadounidenses podían comprar, las empresas cedieron, aumentaron los salarios y beneficios, y subieron los precios de los coches.

Pero la naturaleza humana no cambia. El mismo deseo de  monopolio sobre el poder de liderazgo infectó a los sindicatos, la delincuencia organizada se involucró y se implicó en algunos de los fondos de pensión sindicales, llegando a controlar los resultados de las elecciones sindicales y, una vez que los dirigentes sindicales supieron que estaban en el asiento del conductor, surgió el modelo de baja productividad y trabajo inflado con que que mi tío, mi amigo y mi esposa se encontraron.

En mi sindicato, esto no es realmente un problema. Todavía hay demasiados escritores sindicados buscando puesto de trabajo – si usted no produce un trabajo aceptable, le pagan, pero no se le contrata para el trabajo siguiente. La gestión todavía tiene opciones.

Pero en un estado como, por ejemplo, California, donde los maestros están sindicalizados, no hay nada que los contribuyentes puedan hacer para controlar las prácticas que forman parte de la ruina del sistema educativo.

He conocido a los maestros en las escuelas de California que han perdido toda esperanza al ver la imposibilidad de despedir a los maestros incompetentes o incluso peligrosos antes de que hagan algo lo suficientemente gordo para salir en las noticias.

Lo que indigna a muchos miembros del sindicato es ver cómo los líderes sindicales se meten en política. ¿Cuántos miembros del sindicato han visto enojados cómo sus cuotas son utilizadas para mantener a líderes que desprecian?

Se consideró casi una revolución, cuando Ronald Reagan obtuvo un porcentaje significativo de votos sindicales en los estados industriales.

En una economía global, sin embargo, el poder del monopolio de los sindicatos industriales se rompió finalmente. Ya sea externalizado la gestión de puestos de trabajo en el extranjero, o mediante empresas de automóviles extranjeras que no tenían contratos sindicales onerosos (y, con demasiada frecuencia, con trabajadores de bajo rendimiento) captaron gran parte de la cuota de las empresas del mercado interno de automóviles de América.
Fin de la Primera Parte