SAN COBARDÍN

España está de luto. Ya no hay chequebebé. La derecha malvada nos lo ha quitado para que se lo queden los ricos. Esa es la consigna. El dinero sale de las impresoras instaladas detrás de los cajeros automáticos, y esos cabrones con corbata se lo quieren quedar todo.

Ese es el mensaje que quiere dar Rubalcaba con esa cara de no haber roto un plato en su vida. Los mineros somos todos, y si el carbón no es rentable es porque los fascciosos encienden puros con Binladens. El País dice que los mineros llegaron a Sol aclamados por la multitud. Mis ojos no deben de ser muy sensibles a las multitudes porque ayer casualmente pasaba por allí y ninguna multitud aclamaba a nadie. La indolente sociedad solo cierra el puño para sujetar sus últimos euros, y ayer, salvo cuatro que pasaban por allí y que decidieron aplaudir la marcha negra más por inercia de revolución que no fue que por tener cara de estar muy enterados de la situación, nada. Miente El País, pero por nuestro bien. Para hacernos quedar bien. Para hacerme quedar bien. Pero que nadie se lleve a engaño, soy un facha insolidario que se mea de la risa cuando ve a los niños de Somalia con la boca llena de moscas. Por eso no aplaudí. Ni ví que casi nadie de los pocos que por allí pasaban lo hiciera tampoco. Éramos pues muchos malvados incapaces de solidarizarnos con un colectivo que tira de lanzagranadas cuando se acaba el trabajo. Es que no tenemos corazón.

Hoy ha llegado el tijerón. Ahora sí que sí. La torpe derecha socialdemócrata ha hecho a regañadientes lo que Zapalcaba prometió a regañadientes y luego no quiso cumplir. Hábil estuvo Zapalcaba, ahora las culpas para la derecha. Merecida se lo tiene por mentirosa. Un gobierno que sube al poder denunciando la claudicación contra ETA y luego deja que un matón hijo de mala madre viaje a su pueblo a hacerse una prueba de fertilidad, no me ofrece garantías. Un gobierno que sube al poder prometiendo recortes a los políticos y empieza recortando a los ciudadanos no me ofrece garantías. Más de lo mismo, nada nuevo bajo el sol. Prefieren los gobernantes meterle mano al manso electorado que al feroz funcionariado. Y se anuncia como un triunfo de la democracia reducir al mínimo legal el número de liberados sindicales, cuando lo que es de vergüenza es que Aznar no lo hiciera ya. Ahora va a empezar el baile del pañuelo. Pañuelo empapado en gasolina. Y encendido con el Dupont de Cándido Méndez.

Sólo ahora se decide Mariano a “eliminar duplicidades”. O por lo menos a decirlo siquiera. Mala señal no es, pero permítanme que dude de su palabra, que vale menos que un mechero de los chinos. Y es que Rosa Díez tiene razón, Mariano ha adoptado en cuatro días las peores formas del Zapatero moribundo, y superando con órdago a la grande. Ya ni debate, oiga. ¿Para qué? O sea, Mariano se niega a usar su mayoría absoluta en cuestiones importantes, pero para no dar la cara sí se pone farruquito. Atropella y se da a la fuga.

No hará bien las cosas. Estos son cambios pasajeros, y en cuanto cambie el gobierno o el viento de proa, volverán los oscuros golondrinos en los gallumbos del Estado. Si es que se fueron alguna vez. Porque nosotros ya hemos puesto de nuestra parte. Ahora exigimos reformas que nos aseguren que tanto esfuerzo no sea en vano, pero me da en la nariz que el escaso PP que quiere ser consecuente con lo que decía en la oposición se van a quedar en el sector más outsider del sector outsider del PP. Y aunque sigo creyendo que ahora estamos en mejores manos que ayer, cada día que pasa me dan una razón más para pensar que no tanto. San Cobardín. Hoy te creo menos que ayer, pero más que mañana. Que no falte la Esperanza.

GOODBYE, LENIN

El mapa de un castañazo

Estaba cantado, pero una atávica veneración por la capacidad de prestidigitación de los ilusionistas del 11-M impedía celebrar nada por anticipado. Sin embargo, el crepúsculo de los dioses ateos terminó por desembocar en la negra y fría noche roja que media españa celebró sin champán, pero con altas dosis de alivio. Siete años de sustos ideológicos, de pulmones respirando a un tercio de su capacidad, de retruécanos mendaces, de vacío argumental y de agresivo sectarismo, culminaron anoche con el discurso del mejor Rajoy, que operó de un modo balsámico sobre el grueso de los españoles. Acostumbrados hasta el hartazgo de la ópera bufa de Zapatero, habíamos olvidado lo bien que sienta escuchar a un presidente que no dice estupideces.

Se dio un eclipse de rostros en la esperada noche del 20-N. Se cruzaron en la serena y enrarecida atmósfera dominical el mejor Rajoy con el peor Zetapé. El Zetapé que se autotituló “presidente rojo”, el mismo que no se levantó ante la bandera de los EEUU, flotó como el recuerdo de un molesto poltergheist que se desvaneció solo y al que nadie echó de menos. Pero aún así, era su deber comparecer, dar la cara, recibir tomatazos y soportar la coña de un pueblo necesitado de retribuir tanta burla y tanto desdén de cacique patán con ínfulas de finolis. Por ello, la noche se quedó sin clímax, y a cambio de ello, nos quedamos con la sensación de haber devuelto el sentido común a la Moncloa. El discurso de Rajoy fue medido, adecuado, amplio de miras, honrado, y grande. Un presidente para todos, dijo. Bien por él, dio una muestra de lo que dará: previsibilidad, tranquilidad al volante, rutas razonables, rutas seguras, nacionales, de largo recorrido, en detrimento de los páramos comarcales improvisados en busca de fronteras sintéticas y de actitudes irreconciliables. Zapatero y Rajoy, la noche y el día. No creo en eso de que todos los políticos son iguales: esa frase es de malos perdedores.

Muchos son los que achacan a Mariano su falta de aptitudes para con las masas, pero yo creo que ya hemos tenido suficiente carisma fatuo, suficiente gracia para sortear la realidad, suficiente swing, suficiente sonrisa de pollo capón, suficiente nación dirigida a golpe de asesoría de imagen, para los próximos lustros. Hizo mal Zapatero en no asomar los hocicos, pero su cobardía sin matiz aportó clase y elegancia a una noche que acabó bien, por una vez y sin que sirva de precedente.

Acabó bien, pero no del todo, claro. No todo quedó en su sitio en las elecciones que supusieron una llamada al orden después de siete años de botellón político sin límite. Merced a un tal d´Hont (mal rayo le confunda) cuyo cumpleaños coincidía con la caprichosa fecha del 20-N, y sobre todo, por culpa de esa extraña norma de aventajar a los partidos con mayor concentración de votos en detrimento de los partidos con mayor número de votos, se dio la curiosa y sangrante paradoja: UPyD, la bestia negra de la izquierda cazurra, obtuvo sólo cinco escaños a través de un millón de votos, al mismo tiempo que Amaiur, los encapuchados niños bonitos de la izquierda cazurra, obtenía 7 escaños con el voto de 300.000 abonados a lo de celebrar con gambitas los asesinatos de ETA. De tal modo, el señor d´Hont, y quienes blindaron como paradigma electoral español aquel que prima la concentración sobre la acumulación, se aseguran de que el voto separatista equivalga a tres, cuatro o cinco votos en cualquier otro punto de España. O sea, que en lo que un tipo guarda la pistola y va a votar a Amaiur una vez, su voto cuenta tanto como si usted, intrépido lector que vota a formaciones no terroristas, se hubiera pasado la mañana de ayer yendo a votar, volviendo a casa a por otra papeleta, votando de nuevo, volviendo a casa a por otra papeleta, y así toda la mañana. ¿Justo? Ni por el forro.

Toda democracia es susceptible de ser mejorada, y la España de Zapatero deja un amplísimo campo en el que operar en tal sentido, pero ha sido un clamor casi unánime (salvo para los nacionalistas, que no pasan de ser cuatro gatos sobrerrepresentados) que lo primero que debería hacerse bien podría ser la reforma de la ley electoral, pero no para aumentar la representatividad, como exigía la revolución piojosa de sandalia ecolojeta, sino para ajustarla. Un hombre, un voto. Tantos votos, tantos escaños. Las mismas reglas para todos. Sin favoritismos por cuestión de ideología provinciana, sin chantajes terroristas. Damos por hecho que si se da esta reforma, ETA volverá a matar. La más negra herencia socialista cobra forma de serpiente encaramada a un hacha. Pero del mismo modo que no todos somos socialistas en España, no a todos nos vale cualquier paz a cualquier precio. ETA no terminará hasta que su final sea a manos de la justicia, y torciendo la justicia a merced de las necesidades electorales del PSOE no solo no solucionamos el problema, sino que salen otros nuevos. Otra paradoja: la serpiente que Zetapé y Rubalcaba han alimentado para poder marcarse la medalla del fin de ETA y para poder gobernar en el País Vasco y construir en Vascongadas un piso piloto para la futura unión de repúblicas socialistas ibéricas, ha crecido tanto que ya no necesita pactar con nadie para mandar en su pueblo. La tragedia está servida. Pero todo se curaría con una reforma de la d´Hony. ¿No resulta tentador?

Finalmente, vaticinemos el futuro del PSOE. Ayer, sólo Ketty Garat, de Libertad Digital, informó del enfrentamiento tempranero entre facciones socialistas allí mismo, a las puertas de Ferraz, después de que Rub, que impartió ayer un involuntario máster de la costalada electoral, no dijera si dejaba el puesto. Llegaron inmediatamente los que enarbolaban la pancarta por “Regenerar el Partido” exigiendo la dimisión de Rubalcaba a golpe de consigna coreada a voz en grito, enfrentados a los corifeos del actual querido líder, que jaleaban a Rubalcaba. Ni un minuto se hizo esperar el enfrentamiento interno. Ni siquiera esperaron a tener las puertas cerradas. Allí mismo, delante de todo el mundo, iniciaron el intercambio de verduras pochas. El espectáculo hizo las delicias de este bloguero malicioso, claro. No esperaba tan dulce espectáculo, pero eso se debe a que soy un bienpensado empedernido: ¿cómo iban a hacer las cosas esos mismos que llevan siete años haciendo política a golpe de pancarta, de  verdulería bajuna y de comerse al contrario? No sabrían. ¿Qué le espera al PSOE a corto plazo? Pues probablemente una gran reyerta a navajazos. Demasiados tenían la ambición de ser emperadores del PSOE, y aunque podemos afirmar que Pepiño Gasolineras se ha caído del caballo campeón, nos atrevemos a vaticinar que Chacón ignorará su propio batacazo de provincias que ha protagonizado en su pueblo. La señá Chacóóó afirmaba entre mimitos con su enemigo Rubalcaba (más falsedad imposible) que España está preparada para una presidente catalana. No lo sé, la verdad. Puede que sí, visto el aguante de nuestra nación. Pero para lo que no estamos preparados, seguro, es para una presidenta catalana nacionalsocialista incompetenta. Y todavía más seguro, que ella no está preparada para ser presidente de una nación. Aún así, lo intentará. No apuesto por ella, la verdad, después del castañazo catalán. A Patxi López le vaticino futuros parecidos, porque la ETA le va a desalojar de Ajuria Enea. Imagino que a Madina le parecerá un resultado “agradable”. A mí también, por la parte que os toca, euskosociatas. Además, lo más importante de la merienda de negros que se vaticina en Ferraz (Tomi Gomez, por favor, no faltes al espectáculo) es que todo el tiempo que estén arrancándose las mantecas los unos a los otros, como buenos guerracivilistas que son y siempre fueron y siempre serán, no dedicarán sus esfuerzos a joder más a los españoles.

Yo aventuro que Rubalcaba seguirá en el puesto, como dejaba caer una y otra vez en el debate. Rubalcaba seguirá aferrado como un canguro neonato encajada la boca en la teta del Estado, aunque para ello se rompa el partido. Rubalcaba, el nuevo campeón del paro, se asegura, postrero y rastrero, su propio puesto de trabajo. Un parado menos. Ojalá que no quemaran los plazos (al minirey ni está ni se le espera para llamar al orden a estos desgarramantas), pero qué esperar de los que se han dedicado a la tierra quemada en sus gobiernos de taifas salientes, ¿no?

Enhorabuena, señores. ¡MendezToxo, ríndete, te tenemos rodeado!

DON MARIANO Y ALFREDITO: EL DEBATE DEL SIGLO

Toda pareja cómica necesita un tipo serio, y un chorra. Faemino y Cansado, Cruz y Raya, Tip y Coll, y desde anoche, Alfredito y Don Mariano.

No me gustan los formatos pactados por las partes. No es que tenga nada contra los pactos, pero cuando las reglas del juego exigen no hablar de temas sensibles de cara a la galería, entonces el resultado será teatral, ortopédico, un tanto estrambótico, como le gusta a Campo Vidal, quien no se da más ceremonia no se sabe bien por qué, y es que, después de dos debates igual de encorsetados y estirados, lo único que me queda claro es que al señor del bigote que se sienta entre los dos monos parlantes, estas cosas le gustan mogollón, como si ser director de la academia no valiera un pimiento si no le dan a uno la oportunidad de lucirse. Qué ampulosa gestualidad, qué recibimientos. Como en Amanece que no es poco, ¡qué irse, qué morirse! ¿No se le ocurrió a mister Campo Vidal presentarse de chistera y chaqué largo hasta los pies? Habría quedado más acorde con su comportamiento engolado hasta lo absurdo. O sea, habría quedado bien. O vestido de Calígula, montado en Incitatus. Y ya para acompañar, a Don Mariano lo habríamos ataviado con bata de terciopelo rojo, pantuflas y copita coñac, y a Alfredito como a un escolar de los cincuenta, pantalón corto, pelota de trapo, tirachinas en el bolsillo y gorrita de lado. Si le ponemos una hélice a la coronilla de la gorrita, mejor que mejor. Y si en lugar de aparecer en sendos coches oficiales, aparecen dando la vuelta a la esquina del IFEMA montados en monociclos y haciendo malabares cada uno con el programa del otro, entonces ya, la repanocha.

También me llamaron la atención los temas a tratar. ¿Por qué se habló de sanidad y pensiones, si ni unas ni otras estaban en juego? Probablemente fueron a propuesta del PSOE, y el PP aceptó para que no se diga que no quisieron hablar de ello. Sirvió para que Rubalcaba jugara al periodista prisáico, sectario e impertinente, y de paso, sembrar el miedo en el electorado viejuno. Poco más. Lo que me llama la atención es precisamente de lo que no se habló, gracias a lo pactado por la parejita. De ETA, de corrupción, de territorialidad, de libertades fundamentales, de justicia, de policías conchabados con ETA, de impunidad, de niñatos asesinos choteándose de las familias, y por ende, de casi todos los españoles. De eso no hablaron.

Pero vamos a lo que vamos. Aunque Freddy se apuntó un par de tantos, el debate lo ganó Don Mariano, el serio de la parejita, por varios motivos:

1) Alfredito dio por ganador a Don Mariano desde el minuto cero. Eso es una derrota de primer orden.

2) Todo el discurso de Alfredito era destructivo: sembró miedo, desconfianza, calumnia. Por eso quería Alfredito un debate, para decirle a Mariano cuatro frescas y quedar como un machazo ante sus más fieles votantes. De paso, va haciendo al público a la idea de que Alfredito no es un candidato de coyuntura, born to lose, que diría el tatu espaldero de un latin king al uso, sino que está aquí para quedarse. Cosa harto curiosa, dado que Fredy es un líder digital, sin refrendo de sus bases. Es verdad que Don Mariano también, pero es que la PSOE lleva décadas mofándose del dedazo de Aznar, por antidemocrático. Paradojas of the life, lo de Alfredo no llega ni a dedazo, sino que se hizo con el poder en el partido trepando bajo el traje de Zetapé cual rata de cloaca del estado. En total, que el ademán marrullero de Ruby, intentando instalar el escalofrío en la espalda del electorado, no le va a servir, porque en un debate gana quien siembra confianza, y en eso, el Rubalcaba del GAL, el Rubalcaba de la congelación de pensiones, el Rubalcaba de…Rubalcaba, vaya, el Rodríguez Rubalcaba de la bajada de pantalones ante ETA, el mano derecha de mister X el arruinaespañas, es un como un malabarista manco de las dos manos.

3) Rubalcaba, de tanto poner el dedo en el programa de Rajoy, se olvidó de hablar del suyo propio. Como si no importara. Y lo poco que explicó, fué más de lo mismo. Un plan Marshal para crear empleo. Como el Plan E, pero en fetén esta vez. Eso, y poner acento caló para pedirle a Europa que venga, vaaa, dame dos años más para devolver el parné, ¡aaah, la merke malafollá, que te pille una fregoneta, mal rayo te paaarta! En total, que a pocos espectadores se les pudo escapar que la salida de tono sistemática de un Rubalcaba marrullero, lanzado a la conquista del turno ajeno cuando luego en el turno propio rara vez tenía nada constructivo que decir, era más propia de un opositor, y no de alguien que lleva años en el gobierno. Su táctica de presentarse como el salvador in extremis quedó diluída por su mala baba y por su torpeza habitual. Ni una cosa ni la otra valen en estos debates que operan en la mente del espectador más como spot publicitario, o como sketch, en el caso de anoche.

4) Dos circunstancias muy difíciles de maquillar obraron a favor del gallego. Rajoy es a) más alto, y b) no es calvo.Dado que hasta la altura de las sillas estaba pactado, no ya la temperatura ambiente, la humedad y la presión atmosférica, digo yo que la altura y la alopecia serán asuntos mollares en la cosa del cara a cara. Y ahí, Rubi tenía las de perder. Pero sólo porque quiso. Es que me desconfío yo, que me da que Alfredito quería perder sin decepcionar, tanto pacto, tanto pacto, ¿por qué no pactar unos resultados buenos pa tí y buenos pa mí? A Freddy le basta con ser jefe, que no le echen. Total, ¿para qué quiere apoyos de oposición quien puede levantar la calle a toque de detona… de titular, que me diga yo. Y es que me sospecho yo que, si querían controlar hasta el último detalle, y piensan que todo detalle puede dar ganador o perdedor a uno de los dos elementos, y sobre todo si esto era un debate de verdad y no una pantomima, bien habría hecho Alfredo en presentarse con la boina calada al estilo del Ché, que cantaba Sabina. O bien, aprovechando que la Guardia Civil se pasó por el reality de Telecinco para tomar declaración al Dioni, los agentes bien podían haberle sustraído “la rata”, que es como el del furgón llama a su peluquín, si la cosa era ahorrar en presupuesto. A lo mejor es así, y el famoso jamón de estraperlo que ha revolucionado el reality, sólo era una prebenda para que el Dioni, que ya está de vuelta de todo, no se fuera de la lengua, pero al final Antonio David, que aún mantendrá contactos en la benemérita, recibió un chivatazo faisanesco que dio al traste con la operación. No en vano, fue el propio Antonio David quien encontró el jamón de marras, que por cierto, tenía una pintuqui que no veas. Por otro lado, Mariano, sabiendo que Ruby iba a tirar de miedo viejuno, podía haberse cortado con el tinte, que unas buenas canas tampoco vienen mal y dan lustre que no veas a la gobernación, no olvidemos a Clinton, cuyo aire sport de ganador no se reñía con su blanca cabellera. Y demostrado quedó, gracias a un traje que nunca fue al tinte, que Clinton, a pesar de las canas, aún “funcionaba”, ¿no? Y aún se me ocurre una sugerencia final: ya que todo parecía pactado hasta la coma, y hasta vestían igual, ya podían haber animado la velada presentándose vestidos de toreros, como el Pulga y el Linterna, o incluso en plan boda en Las Vegas de Matute (Segovia), con uno vestido de Elvis, y la otra de Marilyn. O viceversa.

5) Por lo demás, don Mariano fue el que lanzó las mejores punch-lines. Para ser el serio del dúo, no se le podía pedir más. Por lo demás, procuró no ganar por goleada a Alfredillo, que ya se sabe que eso de arrasar con el contrario sólo está bien visto si lo hace la izquierda, y tampoco conviene movilizar al electorado porreta, ese que no vota nunca porque no hay colegios electorales ambulantes que se pasen por el botellón o por los garitos de chuchimoda. Y es que el domingo da modorra la cosa de votar, y más aún si sabes que los tuyos van a darse un catacroquer, porque en España, ojito al dato, se vota como el que hace la quiniela, y para qué vas a votar a los güenos, aunque sean los güenos, si no van a ganar. Como todo el mundo sabe, si salen victoriosos los que tú has votado, te regalan una moto, ¿no? Pero claro, hasta que no sea eléctrica la moto que regalan por acertar el pleno al 15 de la quiniela electoral, tampoco los indignados querrán animarse a hacer algo cívico, y los pocos que se pasen por allí, votarán a los ecologistas, los chancletas, los bilduínos o cosa así.

6) Por último, la cuestión homo. Bien hubiera hecho Mariano ante el envite de Rubalcaba (mal le debe de ir para agarrarse a semejante pito ardiendo) apretándose los machos en el momento, respirar hondo y declarar ante toda España: “Señores, yo mismo soy homosexual”. Aunque fuera mentira, vaya. Soy de los que piensan que el poder ha de implicar ciertos sacrificios. Éste quiebro habría sido perfecto, aunque sólo fuera por ver el contraplano del perplejo Rubalcaba en el momento en el que se le cae al suelo su dedo acusador, después de dar dos botecitos en la mesa, tap, tap, y con Campo-Vidal haciendo como que no lo ha visto, no sea que se arruine la solemnidad del momento.

Total, que para lo que fué, ya podían haber permitido asistencia de público, o risas enlatadas, como en Aída, y esas exclamaciones tan yanquis para las borderías (uuu-UUU-uuuh!), y esos Ooooh para los momentos tiernos, como el que protagonizaron para hablar de ETA (¿por qué cuando estaban tirándose besitos, ambos sudaban como pollos?). ¡Que no está bien darse tanto bombo para tan poca cosa, leche! Que total, para desalojar a los sociatas tampoco hay que escenificar nada, hombre, que llevan más tiempo gobernando que la Bernarda haciendo la calle, y más aún dirigiendo las cloacas, desde unos meses antes del 11-M, por lo menos, y mira cómo nos ha ido. ¿Necesitamos excusas o pasillitos para justificarnos ante nosotros mismos por echar a estos chapuzas? Hombre, lo bien que me lo hubiera pasado yo viendo cosas útiles, como Teoría del Big Bang, o incluso viendo a Nacho Abad en su cameo de “Homicidio” (baratito te lo pongo, ¿eh?), en vez de ver una versión mala de Trancas y Barrancas.

Por último, decir que me parece muy poco seria esa manera de defender lo indefendible que tienen los periodistas, especialmente los prisáicos. Y es que en los comentarios de los programas posteriores, los Sálvames de lo útil, pero en cambio aburridos, era imposible mayor sectarismo. Mientras la derecha veía con risión el evento, la izquierda se veía obligada a obviar lo triste de ver a Rubalcaba perdiendo los papeles delante de tanta gente y de ese señor tan serio que se sentaba entre los dos.

Lo peor, sin duda, fue la llegada de los candidatos a sus cubiles. El de Mariano fue triste, con unos pocos espaldas mojadas del PP en mangas de camisa coreando lánguidos, como a punta de pistola, “Oa, oa, oa, Mariano a la Moncloa” (ole el ingenio español). Y el de Freddy fue más triste todavía si cabe, con sus huestes, cuatro mataos aplaudiendo con el abrigo a medio poner para cumplir la papeleta y salir de najas a casa, a ver si cazamos en el Siete una puntillica del asunto Romina Power, que todavía colea. Por cierto, que lo que coreaban en Ferraz, aparte de ¡presidente, presidente! (yo me parto) era “este partido lo vamos a arreglar“, ¿no?

Bueno, y el Madrid qué, ¿otra vez campeón de liga? ¿No?

Manuel Campo Vidal y dos mindundis que pasaban por allí.

UNA PAZ A PUNTA DE PISTOLA

¿Me quiere hacer creer el CNI que esta vez sí, que ETA ha decidido dejar de matar, y que el dato sensible es que ETA está asfixiada, y que no puede seguir su proyecto de destrucción de España mediante la destrucción de vidas inocentes y mediante el terror, que han sido siempre sus cauces habituales? Porque, que yo sepa, todas las anteriores “treguas”, “altos el fuego”, “finales del conflicto armado”, y todos los demás eufemismos con que la torcedura moral de los palmeros del pasamontañas han venido obsequiando a nuestras maltrechas vesículas biliares desde 1982, vinieron enmarcadas en el mismo contexto, sin que eso haya sido garantía de nada.

Es más, si antes ETA podía fortalecerse durante las treguas, ¡qué no podrá hacer ahora que tiene acceso a cientos de millones del presupuesto, además de acceso a los datos de miles de funcionarios sensibles de ser amenazados si no se pliegan a los postulados de la mafia vasca!

Todo huele a basura en esta mierda de fin de la ETA. Empezando por la felicitación a Zapatero “por su tesón” para poner fin al “conflicto” (sic). En lo único en que Zapatero ha demostrado tesón es en igualar a víctimas y verdugos, camuflar su amnistía progresiva a medida que iba comprobando lo poco que le importa al pueblo español su propia dignidad como españoles libres. Continuando por el comunicado sin gas de la banda, un comunicado a la carta de las necesidades electorales de Rubalcaba. Y terminando por la euforia enlatada de la clase política, que huele a miedo de quedarse fuera de la foto, ¿eh, Mariano?

Por supuesto, este despropósito es el producto de una década de aleccionar al pueblo con ese concepto esquivo y casi distintivo de todo discurso demagógico, vacío de contenido y destinado a vender liebre y colar gato a las demostradamente infinitas tragaderas del dopado pueblo español. Ese concepto es, por supuesto, “la paz”. “LA PAZ”.

Según lo que se nos ha vendido como PAZ, la ausencia de persecución a asesinos que muy bien merecen estar en la cárcel, a condición de que no maten más, se ajusta como un guante al concepto. De tal modo, ¿no deberíamos dar un premio a los etarras, que nos han traído LA PAZ? Pues tal y como vienen funcionando los premios Nobel, bien le podrían otorgar el Nobel de LA PAZ a ETA, gracias a la cual, España puede disfrutar finalmente de PAZ, ¿no? Según el concepto que nos han vendido como PAZ, la ausencia de violencia explícita es PAZ, sea como fuere. Según esto, si un atracador te pone una pistola en la nuca y te dice “chitón, a callar”, ese silencio congelado es también LA PAZ. No nos extraña que los PAZIS del “No a la Guerra” (Bardem y compañía), se hayan apresurado a celebrar los primeros esta “paz” que viene condicionada a que vayamos aprendiendo a igualar a víctimas y verdugos, bajo la amenaza implícita de volver a las andadas, por supuesto. Me cago en la PAZ, en tal caso.

La única “paz” que me creería, y conste que entrecomillo porque eso de LA PAZ no sé lo que es, y menos en el contexto de la mafia vasca, sería la entrega incondicional de armas y fugitivos, la colaboración continuada para resolver los atentados aún no resueltos, una petición pública de perdón a las víctimas y a los españoles, y el cumplimiento íntegro de las penas. Porque del modo en que se está planteando, parece que los únicos delitos injustificados sean los crímenes que los terroristas NO van a cometer, y que los ya cometidos eran fruto de algún tipo de malentendido, y que con darnos un abrazo y darnos un beso, las cuentas quedan saldadas. ¿Un abrazo, pelillos a la mar, nos va a devolver a los muertos, las humillaciones, el miedo? No. Me cago en la paz de ETA.

Mi percepción es la siguiente. ETA, que pactó con Zapatero mucho antes del 14-M de 2004, sabe que sólo con Zetapé conseguirá tanto como ha conseguido, esto es, un gobierno español que está más con ellos que con la oposición. Sólo hay que ver la operación del Constitucional con Bildu, o el sabotaje policial a las operaciones contra la financiación de ETA. Sólo hay que ver las reacciones de la clase política, encabezada por los aspavientos de Pachi López (qué lejos queda su cara de pánico cuando supo que gobernaría el País Vasco con el PP).

Por eso, ETA se lanza al rescate de Rubalcaba en un compadreo imposible de ignorar. ETA monta un akelarre con Cofi Annan y Gerry Adams, al que “se suma in extremis” (en realidad, lo organiza) el PSOE. Y en el que queda claro que ETA no renuncia a ninguna de sus reivindicaciones de legitimidad moral con respecto a las víctimas del terrorismo. Y todo esto, por supuesto, en el contexto de una fecha “casualmente” elegida por Zetapé para las elecciones anticipadas, y que dice Rubalcaba que “habría elegido otra”: el 20-N.

Por supuesto que creo que todo está orquestado. Desde su obertura del 11-M hasta la tocata y fuga del 20-N. ¡Ay, Mariano, qué difícil lo tienes para no quedar mal! Inteligente jugada le ha planteado la PSOETA. A ver quién es el guapo que pone peros o condiciones a LA PAZ en período electoral, ¿verdad, Mariano?, y no quedar como un amante de la violencia ante el electorado peor preparado intelectualmente de la historia de la democracia, un electorado al que se le hace el xxxxx gaseosa con LA PAZ, ese concepto que suele cacarear más alto quien menos debería. Y si no te puedes quedar fuera de la foto, Mariano, a ver quién gobierna una España en la que hay que hacer la vista gorda con los independentistas de Vascongadas, bajo la atenta mirada lápiz en mano y molotov bajo el palestino del resto del zoo de independentistas catalanes, vascos, gallegos, indignados, quince emes, los moros por el sur, y UGT y CCOO siempre dispuestos a apuntarse a un bombardeo si el enemigo es la prosperidad, la clase media, España. Ese es el jardín en que se ha metido Mariano él solito, merced de una PAZ sacrosanta que no se cree ninguno de los mencionados, acaso ni siquiera sabemos qué coño es la coña esa de “la PAZ”, ni falta que nos hace, sabiendo lo que es el respeto a la ley, el respeto a la libertad de opinión, o el respeto a la vida.

QUÉ DULCE MÁS AMARGO

Pensé que la debacle del zapaterismo sería un espectáculo más provechoso. Sin embargo, he de reconocer que me está resultando un dulce muy, muy amargo, comprobar que no había ni un gramo de grandeza en el partido que nos ha gobernado los últimos siete años. Dejando atrás las tropelías discrecionales de un gobierno instalado en la mediocridad normativa, la mendacidad oficiosa y la podredumbre estructural, nada indicaba que la cosa fuera a cambiar durante la transición rubalcabiana, que está a medio camino entre la chapuza tejeril y el trilerismo getafeño. Pero de algún modo, yo esperaba en un fuero íntimo tiznado de wishful thinking necesitado de altruismo, que el PSOE de Rubalcaba y Blanco se batiera en retirada echando mano de algún remanente de dignidad, de humildad o por lo menos, de legalidad. Amarga lección nunca aprendida del todo, debo reconocer.

Empezando por las primarias monoteístas de Rubalcaba. No soy de los que piensan que Rugalcaba se ha sacrificado por el bien del PSOE. Pepunto se ha comido a Zetapé por las pezuñas, y se aferrará al puesto hasta la ilegalidad. Para ello ha mimado a los indignados, y para ello le pone una vela a San Bildu cada noche. Es imposible que nadie haga el ridículo con el skoda y el parquímetro, cambie de nombre cada quince minutos y se tome tan en serio como lo hace el profesor Bacterio del PSOE, sólo para presentarse al sepuku electoral del 20-N. No. Rubalcaba quiere ser el jefe de los billares, y para lograrlo es capaz de cualquier cosa, repito, de cualquier cosa.

No se queda aquí la cosa. Después de desinflarse el Gürtel (cuatro años de informativos públicos tirados a la basura), resulta que Pepiño Gasolineras es el nuevo inocente oficial del PSOE. Y yo me carcajearía si no fuera porque resulta catastrófico que este señor sea uno de los pilares del gobierno. Un señor ministro de Fomento (forrento, que diría aquel) que se entrevista en gasolineras con industriales, niega después los hechos, pero curiosamente no se querella con el industrial, no sea que aporte pruebas de lo que dice.

No queda ahí la cosa. Por allá resopla la criatura MendezToxo (aquí no dimite ni uno), y ya preparan, ahora sí, duras manifestaciones contra Rajoy. Sindicatos paniaguados exigen su mordida. Sin comentarios.

No queda ahí la cosa. Esto no acaba nunca. El gobierno que se dedica a mangar pruebas del 11-M para ocultar la autoría y proteger así a los verdaderos autores es el mismo gobierno que se chivó a ETA para que la policía no cortara su financiación, el mismo gobierno que intentó inventar pruebas falsas contra Marta Domínguez, la deportista cuyo delito era ser del PP, el mismo gobierno que ignoró la crisis para ganar unas elecciones, el mismo gobierno que ha practicado la táctica de la tierra quemada con las arcas en las comunidades en las que ha perdido (en todas) sumiendo en el marasmo a gobiernos entrantes, y sobre todo al pueblo. ¿Cómo iba uno a esperar grandeza, humildad o entereza, de semejante engendro?

O sea, que el gobierno del 11-M nos ha negado siquiera una traca fin de fiesta, y para despedirse, nos hiela la sangre como castigo por no quererles ni en pintura. Finalmente, tendremos que conformarnos con que el final de este gobierno podrido no se parezca al modo en que entraron a gobernar. Personalmente, no me extrañaría un pelo que…

Pero no. ¿Cómo vamos a ser tan mal pensados, hombre? No, no pueden ser tan malos.

¿Verdad?

FAISÁN-COLABORACIÓN CON BANDA ARMADA

TVE y El País siguen ocultando el caso Faisán mientras magnifican los tres trajes de Camps. Público, en su guerra contra Aznar, me recuerda a esos aviadores japoneses que se quedaron aislados en la segunda guerra mundial y no se enteraron de que la guerra había terminado. ¿Qué se podía esperar? La prostituta TVE es una portavocía del gobierno. El País encubrió el 11-M. Público no es nada, nadie lo lee.

Cándido emitió casualmente hace un mes una circular en la que se afirma que para imputar por colaboración con banda armada ha de haber cierta adhesión ideológica con la banda armada. Un error y una mentira. La mentira es la propia afirmación. Lo primero, porque no se puede medir “cierto grado de adhesión ideológica”, y en esa inconcreción pueden esconderse muchas mentiras. Y segundo, porque sí se puede imputar por colaboración con banda armada a cualquiera que, sin pertenecer a la banda, colabore con ella. Sólo faltaría que un colaborador de ETA no pudiese ser imputado toda vez que no declarara su filiación ideológica con la banda. Clásica basura socialista. Y un error, por otras dos razones: la primera, porque el Faisán, que es lo que impulsó a Cándido a emitir la circular, juzga actos concretos (facilitar información estratégica a ETA), de modo que en ese acto queda implícita la colaboración con ETA, más allá de la etiqueta que se le ponga. Y la segunda, porque de nuevo, la filiación ideológica socialista de los capitostes pringados establece un nexo ideológico con la socialista ETA, aunque sea como primos lejanos en plena negociación. Por tanto, nos da igual lo que diga Cándido, o lo que no diga El País o TVE. El caso Faisán no es ninguna quimera, sino la prueba fehaciente de que el gobierno y ETA son estrechos colaboradores. Y se demostrará.

Por lo demás, la ley es muy clara al respecto, y no dice nada de adhesiones. Y Cándido es fiscal, no legislador. Así que su circular carece de valor legal, más allá de alentar al incumplimiento de la ley.

COLABORACIÓN CON RUBALCABA

Presumiblemente, Rubalcaba es el autor del chivatazo a ETA en el caso Faisán. Presumiblemente puenteó al entonces ministro de Interior, Jose Antonio Alonso. Presumiblemente, Rubalcaba ha sido ministro de Interior de facto desde el principio mismo del Zapaterismo.  Y sabemos que lo del Faisán fue una prueba de buena voluntad a sus socios de ETA. Para proteger la negociación, dijo Elosúa a su cuñado en el micro que Rubalcaba olvidó sustraer. Sabemos también que Rubalcaba ha estado encubriendo extorsiones de ETA durante años. Y sabemos que Rubalcaba ha permitido que ETA vuelva a las instituciones. Tal es así que los terroristas han proclamado su victoria gracias a Pascual Sala, lacayo de Rubalcaba en el tribunal constitucional. Siempre ETA, siempre Rubalcaba.

Presumiblemente, Rubalcaba es el encubridor del 11-M, atentado que impulsó a Zapatero al poder, gracias a los reflejos de Prisa y del propio Rubalcaba. Sabemos que ni siquiera la sentencia inducida del 11-M logró relacionar el atentado con ningún grupo terrorista islámico. Y también sabemos que la fiscalía del 11-M se ponía muy nerviosa cada vez que se nombraba a ETA en el sumario, siquiera de manera tangencia, del mismo modo que sabemos que cuando Zapatero entró a gobernar, venía con un pacto con ETA que no anunció hasta bien entrada la legislatura, a pesar de que ya se fraguaba antes de las elecciones.

Por lo tanto, tenemos aquí un gobierno que pactó secretamente con ETA legalizar a ETA si llegaba al poder. Un gobierno que saboteó a jueces y usó la policía para salvar el aparato de financiación de ETA. Un gobierno que, en contra del criterio de los abogados del Estado, del dictamen del Tribunal Supremo, y de las investigaciones de la Guardia Civil, ha legalizado a ETA versión Bildu. Y resulta que quien de verdad propició todo eso, mediante un atentado, no fue ETA, sino que, según el gobierno, fue un grupo terrorista islámico. Atentado que el gobierno encubrió falseando pruebas, destruyendo pruebas y fabricando pruebas. El mismo gobierno que encubrió la extorsión de ETA y saboteó a la policía en favor de ETA. ¿No hay algo aquí que huele a chamusquina cosa mala?

Efectivamente, hay una pieza que no encaja, y es la autoría del 11-M. La sentencia está basada en pruebas falsas e inventadas, fabricadas para desviar la atención de sus verdaderos autores, de modo que para encontrar a los autores, hay que mirar en la dirección que intentaba disimular la sentencia. Puesto que los inductores de la versión oficial se ponían de los nervios (llegando a procesar a policías) cada vez que se nombraba a ETA, siquiera como sospechoso habitual, entonces la chamusquina huele a mierda. Y si no fue la ETA, entonces el siguiente de mi lista de sospechosos me lleva al principal partido beneficiado por el atentado que buscaba distorsionar las elecciones y que contó con los prodigiosos reflejos de PRISA y de Rubalcaba. Un partido que nació terrorista, y que montó un grupo terrorista en su pasado reciente, y que RuGALcaba encubrió en su momento. Y entonces ya la chamusquina huele a otra cosa.

Tendría bemoles que, del mismo modo que al asesino Capone se le logró encarcelar por evasión de impuestos, a la asesina ETA se la lograra desmantelar por colaboración con Rubalcaba, que a día de hoy ya debería ser un delito tipificado en el código penal.

LOS SUICIDIDADOS DEL PSOE

El PSOE nos va a suicidar. No sólo se está suicidando, sino que nos quiere arrastrar con ellos. El partido que ganó las elecciones gracias a los suicidados de Leganés (noten el matiz, no se suicidaron, LOS suicidaron) tiene no poca práctica en eso de suicidar a la gente. A los muertos del comunismo los mataron sus ideologías, no sus fusiladores. A los muertos del 11-M los mató la política de Aznar, no los terroristas que el PSOE encubrió, encubre y encubrirá. Cada vez estoy más convencido de que hubo un grueso de población que hizo palmitas con las orejas cuando saltó la liebre de los suicidas que no se suicidaron, pero que después fueron suicidados en Leganés. ¿Recuerdan ese magnífico diálogo de la no menos magnífica “Una Terapia Peligrosa?”

-¡Habéis matado a un hombre!

-No, ha sido un suicidio.

-¿Qué suicidio?¿Dónde está la nota?

-Ahora mismo se la escribimos.

Rubalcaba hace todo lo que está en su mano (que no es poco) por desmarcarse de Zapatero, de sí mismo e incluso de su primer apellido, a la sazón Pérez. Hace unos días nos decía que él sabe cómo salir de la crisis. ¿Cómo? Hoy mismo nos ha dado la respuesta. Continuando la labor de Zapatero.  Lo que no deja de ser una afirmación suicida, sobre todo porque probablemente sea la única verdad que ha dicho en su vida, y aún así, encierra una mentira, como demuestra la afirmación de “gravar los impuestos sobre el patrimonio para ricos”, y es que cada vez que la PSOE tiene problemas de identidad ideológica, salta con la milonga de subir los impuestos a los ricos, que no sólo siempre es mentira, sino que, además, es el paso previo a subir los impuestos a todo quisque, por lo demás. Que es lo único que va a hacer la PSOE de aquí a que suelte el poder, a regañadientes y de malos modos. ¿Por qué? Porque lo único que sabe hacer la PSOE es mentir, subir impuestos, robar y matar para conservar el poder.

No sorprende que la prima de riesgo se haya disparado tras el anuncio de Rubalcaba. Los mercados amenazan: ¿más de lo mismo? Pues entonces te crujo, y no te levanto el castigo hasta que te vayas. Los mercados han hablado, pues: Zapatero, dimisión, adelantadas ya. Suscribo enérgicamente ese sentimiento, que ya es más una certeza que otra cosa. Socialismo, siempre el mismo.

España necesita un partido de izquierda civilizado, progresista, españolista, patriota, responsable, honrado y útil. Hasta que no abandonen la milonga antifranquista, feminazi, abortista, separatista, republicana, socialista (esa ideología huele a muerto), proetarra, corrupta e inútil, ningún gobierno que no sean ellos podrá gobernar en paz, y los españoles estaremos condenados a elegir entre ruina o agitación. En definitiva, hasta que la PSOE no quiebre, seremos una nación condenada a suicidarse.

Lo dicho, poco pan para tanto chorizo y tanto indignado de pacotilla, que sólo tiene críticas para la derecha y el dinero, pero ¡oh, sorpresa!, no se van a Cuba a vivir la utopía roja y anticapitalista. A paseo, perroflautas.

MANIFESTACIÓN EN MADRID CONTRA EL TERRORISMO: CON LAS VÍCTIMAS, CONTRA LOS TRAIDORES

El gobierno ha sido fotografiado sirviéndose doble ración de faisán-al-cava. Miles de españoles nos manifestamos hoy en contra de la negociación con los terroristas. Un gobierno colaborador con el terrorismo (ETA, Faisán, Sortu, 11-M…) no puede ser tolerado.Un gobierno que usa a su antojo a la fiscalía para tapar delitos no puede ser tolerado. Un gobierno que usa a su antojo la información no puede ser tolerado. Un gobierno que hace causa común con los etarras es un gobierno etarra. A la cárcel con todos ellos.

Bravo por las víctimas, por su resistencia serena, que contrasta con la histeria etarra y socialista. Ellos se han quedado sin argumentos. Nosotros los tenemos todos, estamos con las víctimas, somos más y somos mejores. Que se vayan enterando esos traidores de que colaborar con terroristas no sale gratis. No hay balas para todos nosotros, ni mordazas tampoco. Y ahora nos van a oir.

 

 

 

Mariano Rajoy fue el gran ausente, con permiso de Esperanza Aguirre y de su majestad el mindundi de la Casa Real

 

 

Para no castigar demasiado mi clavícula en reconstrucción, nos hicimos fuertes en Génova esquina Colón, frente al Barclays

 

 

El único colectivo de gays y lesbianas fue, por supuesto, COLEGAS, con su bandera de apoyo a Israel, la única nación de oriente medio que no condena la homosexualidad

 

 

Los Peones Negros no faltaron a la cita con profusión de elocuentes pancartas

 

 

Génova era un río de banderas de España.

 

 

Nuestro buen vecino y mejor amigo Antonio. No nos lee mucho, pero tiene bula monoloquil, porque nos sopla muchos detalles. Forma parte de La Ciudad en Llamas en el equipo brainstorming, y pasamos horas y horas conspirando cigarro tras cigarro. Un fotógrafo le confundió con alguna celebridad, y nos quedamos con las ganas de saber cual. Siempre le he encontrado cierto parecido a George Clooney.

 

El ave que protagonizó la concentración no fue la gaviota del PP, sino el faisán de Rubalcaba. Una pancarta llevaba unejemplar enjaulado vivito y coleando. El pobre tenía pinta de no enterarse muy bien de qué iba la cosa.

 

 

La bandera de Colón está descolorida y hecha de retales. Toda una metáfora. Cualquier día nos la quitan.
Las víctimas son el referente. Firme y sereno, su ejemplo cunde entre la masa. Sin gritos ni sobresaltos, la manifestación ha sido un éxito. Te espero en la próxima.

¿QUÉ DICE LA LEY ACERCA DE LAS ACTAS DE ETA?

CÓDIGO PENAL

TÍTULO XXIII.

DE LOS DELITOS DE TRAICIÓN Y CONTRA LA PAZ O LA INDEPENDENCIA DEL ESTADO Y RELATIVOS A LA DEFENSA

NACIONAL.

CAPÍTULO I. DELITOS DE TRAICIÓN.

Artículo 584.

El español que, con el propósito de favorecer a una potencia extranjera, asociación u organización internacional, se procure, falsee, inutilice o revele información clasificada como reservada o secreta, susceptible de perjudicar la seguridad nacional o la defensa nacional, será castigado, como traidor, con la pena de prisión de seis a doce años.

Artículo 585.

La provocación, la conspiración y la proposición para cualquiera de los delitos previstos en los artículos anteriores de este Capítulo, serán castigadas con la pena de prisión inferior en uno o dos grados a la del delito correspondiente.

CAPÍTULO III.

DEL DESCUBRIMIENTO Y REVELACIÓN DE SECRETOS E INFORMACIONES RELATIVAS A LA DEFENSA NACIONAL.

Artículo 601.

El que, por razón de su cargo, comisión o servicio, tenga en su poder o conozca oficialmente objetos o información legalmente calificada como reservada o secreta o de interés militar, relativos a la seguridad nacional o la defensa nacional, y por imprudencia grave dé lugar a que sean conocidos por persona no autorizada o divulgados, publicados o inutilizados, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año.

Artículo 603.

El que destruyere, inutilizare, falseare o abriere sin autorización la correspondencia o documentación legalmente calificada como reservada o secreta, relacionadas con la defensa nacional y que tenga en su poder por razones de su cargo o destino, será castigado con la pena de prisión de dos a cinco años e inhabilitación especial de empleo o cargo público por tiempo de tres a seis años.

EL GOBIERNO NO GUARDA COPIA DE LAS ACTAS DE LA NEGOCIACIÓN.

———————

CAPÍTULO SEGUNDO DE LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA

Derechos y libertades

SECCIÓN 2ª

De los derechos y deberes de los ciudadanos

Artículo 30.

1. Los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España.

——————————–

El inepto Mariano, aquejado de parálisis verbal y afasia conceptual, se niega a mover ficha contra Zapatero. Se concentra en la economía, dice. Aunque si fuera así, por esa razón debería estar vapuleando al gobierno por las actas de la negociación PSOE-ETA. Nada de eso. Mantiene su perfil bajo. Mariano no rompe el pacto antiterrorista. Mariano se convierte así en cómplice honorífico de la negociación sucia con ETA. Sólo Mariano sale en los telediarios generalistas. Ni Pujalte, ni ningún otro. Si Mariano hubiera hablado hoy en el Parlamento, las actas de ETA habrían dejado de ser un secreto a voces, ignorado tácitamente por el ciudadano común, y se habrían convertido en el epitafio de un gobierno corrompido desde antes de llegar al poder, corrompido de base, dispuesto a bajarnos los pantalones ante ETA, los nacionalistas y cualquier enemigo de España. Mariano podría sentar a Rubalcaba y al señor Z en el banquillo. Pero no. Mariano se calla, y deja que otros que no salen en el telediario vapuleen a un gobierno manchado por el fracaso, por la mentira y por la vileza. Mariano es un cobarde. No representa a los españoles. Sólo representa la única alternativa, por ahora. O eso se cree él. Lo único que es hoy día es otra cadena de transmisión del gobierno. Una comedia de presidencia por turnos, en la que no importa la ley, ni la decencia, ni la dignidad, sólo importa el turno. Mariano respeta el turno. ¿Por qué?

Una de dos. O bien a) es tan idiota como parece, y se cree que respetando el turno le van a respetar a él cuando le toque, cosa que no va a ocurrir, porque la izquierda se lo va a merendar vivo si gana las elecciones, que, repito, cada día dudo más que las gane, o bien b) Mariano está condicionado por algún tipo de chantaje que no se atreve a hacer frente, y que le obliga a permanecer mudo ante la flagrante traición de Zupalcabero. No me explico, sin éstas dos posibilidades, cómo puede ser que el principal designado por los españoles para vigilar los actos del gobierno más podrido de los últimos ochenta años, se quede de brazos cruzados con su estúpido tic nervioso y su estúpido hablar gangoso, hablando de cosas de las que puede hablar cualquier otro día, mientras un gobierno proetarra y antiespañol enseña la yugular como no lo había hecho en todos sus años de apestoso gobierno.

Tal vez hayamos extraído conclusiones erróneas del comportamiento de Rajoy. Pero si quiere que disipemos esas dudas, tiene la obligación de moverse, dar la imagen que sus votantes le exigen. Y si no, al banquillo también, por cómplice.

Agradecemos a Denis la inestimable colaboración enviando los artículos pertinentes del código penal. Saludos, amigo.