DON MARIANO Y ALFREDITO: EL DEBATE DEL SIGLO

Toda pareja cómica necesita un tipo serio, y un chorra. Faemino y Cansado, Cruz y Raya, Tip y Coll, y desde anoche, Alfredito y Don Mariano.

No me gustan los formatos pactados por las partes. No es que tenga nada contra los pactos, pero cuando las reglas del juego exigen no hablar de temas sensibles de cara a la galería, entonces el resultado será teatral, ortopédico, un tanto estrambótico, como le gusta a Campo Vidal, quien no se da más ceremonia no se sabe bien por qué, y es que, después de dos debates igual de encorsetados y estirados, lo único que me queda claro es que al señor del bigote que se sienta entre los dos monos parlantes, estas cosas le gustan mogollón, como si ser director de la academia no valiera un pimiento si no le dan a uno la oportunidad de lucirse. Qué ampulosa gestualidad, qué recibimientos. Como en Amanece que no es poco, ¡qué irse, qué morirse! ¿No se le ocurrió a mister Campo Vidal presentarse de chistera y chaqué largo hasta los pies? Habría quedado más acorde con su comportamiento engolado hasta lo absurdo. O sea, habría quedado bien. O vestido de Calígula, montado en Incitatus. Y ya para acompañar, a Don Mariano lo habríamos ataviado con bata de terciopelo rojo, pantuflas y copita coñac, y a Alfredito como a un escolar de los cincuenta, pantalón corto, pelota de trapo, tirachinas en el bolsillo y gorrita de lado. Si le ponemos una hélice a la coronilla de la gorrita, mejor que mejor. Y si en lugar de aparecer en sendos coches oficiales, aparecen dando la vuelta a la esquina del IFEMA montados en monociclos y haciendo malabares cada uno con el programa del otro, entonces ya, la repanocha.

También me llamaron la atención los temas a tratar. ¿Por qué se habló de sanidad y pensiones, si ni unas ni otras estaban en juego? Probablemente fueron a propuesta del PSOE, y el PP aceptó para que no se diga que no quisieron hablar de ello. Sirvió para que Rubalcaba jugara al periodista prisáico, sectario e impertinente, y de paso, sembrar el miedo en el electorado viejuno. Poco más. Lo que me llama la atención es precisamente de lo que no se habló, gracias a lo pactado por la parejita. De ETA, de corrupción, de territorialidad, de libertades fundamentales, de justicia, de policías conchabados con ETA, de impunidad, de niñatos asesinos choteándose de las familias, y por ende, de casi todos los españoles. De eso no hablaron.

Pero vamos a lo que vamos. Aunque Freddy se apuntó un par de tantos, el debate lo ganó Don Mariano, el serio de la parejita, por varios motivos:

1) Alfredito dio por ganador a Don Mariano desde el minuto cero. Eso es una derrota de primer orden.

2) Todo el discurso de Alfredito era destructivo: sembró miedo, desconfianza, calumnia. Por eso quería Alfredito un debate, para decirle a Mariano cuatro frescas y quedar como un machazo ante sus más fieles votantes. De paso, va haciendo al público a la idea de que Alfredito no es un candidato de coyuntura, born to lose, que diría el tatu espaldero de un latin king al uso, sino que está aquí para quedarse. Cosa harto curiosa, dado que Fredy es un líder digital, sin refrendo de sus bases. Es verdad que Don Mariano también, pero es que la PSOE lleva décadas mofándose del dedazo de Aznar, por antidemocrático. Paradojas of the life, lo de Alfredo no llega ni a dedazo, sino que se hizo con el poder en el partido trepando bajo el traje de Zetapé cual rata de cloaca del estado. En total, que el ademán marrullero de Ruby, intentando instalar el escalofrío en la espalda del electorado, no le va a servir, porque en un debate gana quien siembra confianza, y en eso, el Rubalcaba del GAL, el Rubalcaba de la congelación de pensiones, el Rubalcaba de…Rubalcaba, vaya, el Rodríguez Rubalcaba de la bajada de pantalones ante ETA, el mano derecha de mister X el arruinaespañas, es un como un malabarista manco de las dos manos.

3) Rubalcaba, de tanto poner el dedo en el programa de Rajoy, se olvidó de hablar del suyo propio. Como si no importara. Y lo poco que explicó, fué más de lo mismo. Un plan Marshal para crear empleo. Como el Plan E, pero en fetén esta vez. Eso, y poner acento caló para pedirle a Europa que venga, vaaa, dame dos años más para devolver el parné, ¡aaah, la merke malafollá, que te pille una fregoneta, mal rayo te paaarta! En total, que a pocos espectadores se les pudo escapar que la salida de tono sistemática de un Rubalcaba marrullero, lanzado a la conquista del turno ajeno cuando luego en el turno propio rara vez tenía nada constructivo que decir, era más propia de un opositor, y no de alguien que lleva años en el gobierno. Su táctica de presentarse como el salvador in extremis quedó diluída por su mala baba y por su torpeza habitual. Ni una cosa ni la otra valen en estos debates que operan en la mente del espectador más como spot publicitario, o como sketch, en el caso de anoche.

4) Dos circunstancias muy difíciles de maquillar obraron a favor del gallego. Rajoy es a) más alto, y b) no es calvo.Dado que hasta la altura de las sillas estaba pactado, no ya la temperatura ambiente, la humedad y la presión atmosférica, digo yo que la altura y la alopecia serán asuntos mollares en la cosa del cara a cara. Y ahí, Rubi tenía las de perder. Pero sólo porque quiso. Es que me desconfío yo, que me da que Alfredito quería perder sin decepcionar, tanto pacto, tanto pacto, ¿por qué no pactar unos resultados buenos pa tí y buenos pa mí? A Freddy le basta con ser jefe, que no le echen. Total, ¿para qué quiere apoyos de oposición quien puede levantar la calle a toque de detona… de titular, que me diga yo. Y es que me sospecho yo que, si querían controlar hasta el último detalle, y piensan que todo detalle puede dar ganador o perdedor a uno de los dos elementos, y sobre todo si esto era un debate de verdad y no una pantomima, bien habría hecho Alfredo en presentarse con la boina calada al estilo del Ché, que cantaba Sabina. O bien, aprovechando que la Guardia Civil se pasó por el reality de Telecinco para tomar declaración al Dioni, los agentes bien podían haberle sustraído “la rata”, que es como el del furgón llama a su peluquín, si la cosa era ahorrar en presupuesto. A lo mejor es así, y el famoso jamón de estraperlo que ha revolucionado el reality, sólo era una prebenda para que el Dioni, que ya está de vuelta de todo, no se fuera de la lengua, pero al final Antonio David, que aún mantendrá contactos en la benemérita, recibió un chivatazo faisanesco que dio al traste con la operación. No en vano, fue el propio Antonio David quien encontró el jamón de marras, que por cierto, tenía una pintuqui que no veas. Por otro lado, Mariano, sabiendo que Ruby iba a tirar de miedo viejuno, podía haberse cortado con el tinte, que unas buenas canas tampoco vienen mal y dan lustre que no veas a la gobernación, no olvidemos a Clinton, cuyo aire sport de ganador no se reñía con su blanca cabellera. Y demostrado quedó, gracias a un traje que nunca fue al tinte, que Clinton, a pesar de las canas, aún “funcionaba”, ¿no? Y aún se me ocurre una sugerencia final: ya que todo parecía pactado hasta la coma, y hasta vestían igual, ya podían haber animado la velada presentándose vestidos de toreros, como el Pulga y el Linterna, o incluso en plan boda en Las Vegas de Matute (Segovia), con uno vestido de Elvis, y la otra de Marilyn. O viceversa.

5) Por lo demás, don Mariano fue el que lanzó las mejores punch-lines. Para ser el serio del dúo, no se le podía pedir más. Por lo demás, procuró no ganar por goleada a Alfredillo, que ya se sabe que eso de arrasar con el contrario sólo está bien visto si lo hace la izquierda, y tampoco conviene movilizar al electorado porreta, ese que no vota nunca porque no hay colegios electorales ambulantes que se pasen por el botellón o por los garitos de chuchimoda. Y es que el domingo da modorra la cosa de votar, y más aún si sabes que los tuyos van a darse un catacroquer, porque en España, ojito al dato, se vota como el que hace la quiniela, y para qué vas a votar a los güenos, aunque sean los güenos, si no van a ganar. Como todo el mundo sabe, si salen victoriosos los que tú has votado, te regalan una moto, ¿no? Pero claro, hasta que no sea eléctrica la moto que regalan por acertar el pleno al 15 de la quiniela electoral, tampoco los indignados querrán animarse a hacer algo cívico, y los pocos que se pasen por allí, votarán a los ecologistas, los chancletas, los bilduínos o cosa así.

6) Por último, la cuestión homo. Bien hubiera hecho Mariano ante el envite de Rubalcaba (mal le debe de ir para agarrarse a semejante pito ardiendo) apretándose los machos en el momento, respirar hondo y declarar ante toda España: “Señores, yo mismo soy homosexual”. Aunque fuera mentira, vaya. Soy de los que piensan que el poder ha de implicar ciertos sacrificios. Éste quiebro habría sido perfecto, aunque sólo fuera por ver el contraplano del perplejo Rubalcaba en el momento en el que se le cae al suelo su dedo acusador, después de dar dos botecitos en la mesa, tap, tap, y con Campo-Vidal haciendo como que no lo ha visto, no sea que se arruine la solemnidad del momento.

Total, que para lo que fué, ya podían haber permitido asistencia de público, o risas enlatadas, como en Aída, y esas exclamaciones tan yanquis para las borderías (uuu-UUU-uuuh!), y esos Ooooh para los momentos tiernos, como el que protagonizaron para hablar de ETA (¿por qué cuando estaban tirándose besitos, ambos sudaban como pollos?). ¡Que no está bien darse tanto bombo para tan poca cosa, leche! Que total, para desalojar a los sociatas tampoco hay que escenificar nada, hombre, que llevan más tiempo gobernando que la Bernarda haciendo la calle, y más aún dirigiendo las cloacas, desde unos meses antes del 11-M, por lo menos, y mira cómo nos ha ido. ¿Necesitamos excusas o pasillitos para justificarnos ante nosotros mismos por echar a estos chapuzas? Hombre, lo bien que me lo hubiera pasado yo viendo cosas útiles, como Teoría del Big Bang, o incluso viendo a Nacho Abad en su cameo de “Homicidio” (baratito te lo pongo, ¿eh?), en vez de ver una versión mala de Trancas y Barrancas.

Por último, decir que me parece muy poco seria esa manera de defender lo indefendible que tienen los periodistas, especialmente los prisáicos. Y es que en los comentarios de los programas posteriores, los Sálvames de lo útil, pero en cambio aburridos, era imposible mayor sectarismo. Mientras la derecha veía con risión el evento, la izquierda se veía obligada a obviar lo triste de ver a Rubalcaba perdiendo los papeles delante de tanta gente y de ese señor tan serio que se sentaba entre los dos.

Lo peor, sin duda, fue la llegada de los candidatos a sus cubiles. El de Mariano fue triste, con unos pocos espaldas mojadas del PP en mangas de camisa coreando lánguidos, como a punta de pistola, “Oa, oa, oa, Mariano a la Moncloa” (ole el ingenio español). Y el de Freddy fue más triste todavía si cabe, con sus huestes, cuatro mataos aplaudiendo con el abrigo a medio poner para cumplir la papeleta y salir de najas a casa, a ver si cazamos en el Siete una puntillica del asunto Romina Power, que todavía colea. Por cierto, que lo que coreaban en Ferraz, aparte de ¡presidente, presidente! (yo me parto) era “este partido lo vamos a arreglar“, ¿no?

Bueno, y el Madrid qué, ¿otra vez campeón de liga? ¿No?

Manuel Campo Vidal y dos mindundis que pasaban por allí.

UNA PAZ A PUNTA DE PISTOLA

¿Me quiere hacer creer el CNI que esta vez sí, que ETA ha decidido dejar de matar, y que el dato sensible es que ETA está asfixiada, y que no puede seguir su proyecto de destrucción de España mediante la destrucción de vidas inocentes y mediante el terror, que han sido siempre sus cauces habituales? Porque, que yo sepa, todas las anteriores “treguas”, “altos el fuego”, “finales del conflicto armado”, y todos los demás eufemismos con que la torcedura moral de los palmeros del pasamontañas han venido obsequiando a nuestras maltrechas vesículas biliares desde 1982, vinieron enmarcadas en el mismo contexto, sin que eso haya sido garantía de nada.

Es más, si antes ETA podía fortalecerse durante las treguas, ¡qué no podrá hacer ahora que tiene acceso a cientos de millones del presupuesto, además de acceso a los datos de miles de funcionarios sensibles de ser amenazados si no se pliegan a los postulados de la mafia vasca!

Todo huele a basura en esta mierda de fin de la ETA. Empezando por la felicitación a Zapatero “por su tesón” para poner fin al “conflicto” (sic). En lo único en que Zapatero ha demostrado tesón es en igualar a víctimas y verdugos, camuflar su amnistía progresiva a medida que iba comprobando lo poco que le importa al pueblo español su propia dignidad como españoles libres. Continuando por el comunicado sin gas de la banda, un comunicado a la carta de las necesidades electorales de Rubalcaba. Y terminando por la euforia enlatada de la clase política, que huele a miedo de quedarse fuera de la foto, ¿eh, Mariano?

Por supuesto, este despropósito es el producto de una década de aleccionar al pueblo con ese concepto esquivo y casi distintivo de todo discurso demagógico, vacío de contenido y destinado a vender liebre y colar gato a las demostradamente infinitas tragaderas del dopado pueblo español. Ese concepto es, por supuesto, “la paz”. “LA PAZ”.

Según lo que se nos ha vendido como PAZ, la ausencia de persecución a asesinos que muy bien merecen estar en la cárcel, a condición de que no maten más, se ajusta como un guante al concepto. De tal modo, ¿no deberíamos dar un premio a los etarras, que nos han traído LA PAZ? Pues tal y como vienen funcionando los premios Nobel, bien le podrían otorgar el Nobel de LA PAZ a ETA, gracias a la cual, España puede disfrutar finalmente de PAZ, ¿no? Según el concepto que nos han vendido como PAZ, la ausencia de violencia explícita es PAZ, sea como fuere. Según esto, si un atracador te pone una pistola en la nuca y te dice “chitón, a callar”, ese silencio congelado es también LA PAZ. No nos extraña que los PAZIS del “No a la Guerra” (Bardem y compañía), se hayan apresurado a celebrar los primeros esta “paz” que viene condicionada a que vayamos aprendiendo a igualar a víctimas y verdugos, bajo la amenaza implícita de volver a las andadas, por supuesto. Me cago en la PAZ, en tal caso.

La única “paz” que me creería, y conste que entrecomillo porque eso de LA PAZ no sé lo que es, y menos en el contexto de la mafia vasca, sería la entrega incondicional de armas y fugitivos, la colaboración continuada para resolver los atentados aún no resueltos, una petición pública de perdón a las víctimas y a los españoles, y el cumplimiento íntegro de las penas. Porque del modo en que se está planteando, parece que los únicos delitos injustificados sean los crímenes que los terroristas NO van a cometer, y que los ya cometidos eran fruto de algún tipo de malentendido, y que con darnos un abrazo y darnos un beso, las cuentas quedan saldadas. ¿Un abrazo, pelillos a la mar, nos va a devolver a los muertos, las humillaciones, el miedo? No. Me cago en la paz de ETA.

Mi percepción es la siguiente. ETA, que pactó con Zapatero mucho antes del 14-M de 2004, sabe que sólo con Zetapé conseguirá tanto como ha conseguido, esto es, un gobierno español que está más con ellos que con la oposición. Sólo hay que ver la operación del Constitucional con Bildu, o el sabotaje policial a las operaciones contra la financiación de ETA. Sólo hay que ver las reacciones de la clase política, encabezada por los aspavientos de Pachi López (qué lejos queda su cara de pánico cuando supo que gobernaría el País Vasco con el PP).

Por eso, ETA se lanza al rescate de Rubalcaba en un compadreo imposible de ignorar. ETA monta un akelarre con Cofi Annan y Gerry Adams, al que “se suma in extremis” (en realidad, lo organiza) el PSOE. Y en el que queda claro que ETA no renuncia a ninguna de sus reivindicaciones de legitimidad moral con respecto a las víctimas del terrorismo. Y todo esto, por supuesto, en el contexto de una fecha “casualmente” elegida por Zetapé para las elecciones anticipadas, y que dice Rubalcaba que “habría elegido otra”: el 20-N.

Por supuesto que creo que todo está orquestado. Desde su obertura del 11-M hasta la tocata y fuga del 20-N. ¡Ay, Mariano, qué difícil lo tienes para no quedar mal! Inteligente jugada le ha planteado la PSOETA. A ver quién es el guapo que pone peros o condiciones a LA PAZ en período electoral, ¿verdad, Mariano?, y no quedar como un amante de la violencia ante el electorado peor preparado intelectualmente de la historia de la democracia, un electorado al que se le hace el xxxxx gaseosa con LA PAZ, ese concepto que suele cacarear más alto quien menos debería. Y si no te puedes quedar fuera de la foto, Mariano, a ver quién gobierna una España en la que hay que hacer la vista gorda con los independentistas de Vascongadas, bajo la atenta mirada lápiz en mano y molotov bajo el palestino del resto del zoo de independentistas catalanes, vascos, gallegos, indignados, quince emes, los moros por el sur, y UGT y CCOO siempre dispuestos a apuntarse a un bombardeo si el enemigo es la prosperidad, la clase media, España. Ese es el jardín en que se ha metido Mariano él solito, merced de una PAZ sacrosanta que no se cree ninguno de los mencionados, acaso ni siquiera sabemos qué coño es la coña esa de “la PAZ”, ni falta que nos hace, sabiendo lo que es el respeto a la ley, el respeto a la libertad de opinión, o el respeto a la vida.

DUELO A MUERTE EN OK CORRALITO

Desde luego, esta mañana mismo me he tenido que comer las poco amables palabras que escribí ayer sobre Rajoy, pero qué dulce es equivocarse cuando la realidad nos ofrece un respiro inesperado, vive Dios. El debate sobre el estado de la Nación ha sido protagonizado por un Mariano en plena forma que ha puesto a un previsible y aburrido Zetapé contra las cuerdas. Los golpes han llovido desde todos los ángulos. Crisis, imprevisión, inacción, engaño, falsas reformas, Bildu, mala política social, lenta agonía, calvario estéril, prisa por terminar la espantosa etapa Zetapé.

Zapatero se ha regateado a sí mismo en un soporífero desglose de subterfugios baratos y chisteras desfondadas de tanto usarlas. Chisteras sin conejo, además, porque el conejo está en el paro y se ha vuelto a su pueblo. España va magníficamente bien, dice. En unos meses saldremos de la crisis. El muy descerebrado cree de verdad que la crisis se arregla sola. Pero lo más triste es que el muy iluso cree que alguien le cree aún, acaso, que alguien le escucha aún. Por eso, Zapatero, también llamado “la miseria amortizada”, no sólo no se ha ido a llorar a su pueblo, Valladolid, ante las palabras de un Mariano enorme, sino que ha reaccionado al varapalo con insultos y falsas acusaciones. Miente usted en este punto, decía, el torcido miserable, dando por buenas todas las demás aseveraciones que no ha replicado, y dando por buenas, además, aquellas que sí ha replicado, pues, como ha dicho Rajoy en una intervención histórica, a nadie le importan ya las excusas de Zapatero, y el debate se centra ya en cuándo, no en qué, ni en cuánto, ni en cómo, ni en donde, ni siquiera en quién, no digamos en por qué. Sino en cuándo. ¿Cuándo va a convocar Zapatoff elecciones para permitirnos votar y darle la soberana patada en el culo que la soberanía popular le va a propinar en cuanto tenga oportunidad?

Poco importan las rabietas de cuatro indignasunos que no votan porque no hay opciones que estén suficientemente a la izquierda para ellos en el espectro político español, salvo Bildu. A Zapatero le va a caer la del pulpo. Ya Mariano le ha propinado una buena manita de argumentos sólidos a la cara. Tarde es mejor que nunca, diríase en relación a la vuelta al ruedo de Rajoy. Habría sido mejor más pronto que tarde, porque está visto que Zapatero no sufre por nadie más que por sí mismo, de modo que hoy, después del dolor, Zapatero empieza a ver las elecciones como la única manera de terminar con su agonía, máxime cuando, ahora que Mariano se ha unido al baile, esa agonía es dolorosa, humillante y pública, como merece el peor dirigente que ha tenido España en toda su historia, exceptuando al imbécil de Pi y Margall.

CÓMODO

Mariano recibe la decisión de los votantes como si le hubiéramos regalado un boleto de lotería premiado. ¡Gracias!, decía el papelote en Génova 13. Tampoco se comportó de otro modo, y reiteró su agradecimiento desde la balconada. “¡Gracias, amigos, me habéis hecho un regalazo!”, decían sus ojos, como si ya fuera presidente. Por lo menos, así parecía. Y en política, lo que parece tiene mucho peso, tal vez todo el peso. Por eso desconfío. Por suerte salió Esperanza y salvó a Mariano del ridículo, haciendo un discurso responsable y congruente, que denunciaba la tragedia de Euskadi y que ponía la pelota en el tejado de Moncloa esquina con Ferraz. La pena es que el infame inquilino no estaba en Moncloa, ni en Ferraz, sino en Sol, bajo las jaimas. Como de costumbre, tuvo que ser Esperanza quien salvara la papeleta al jefe.

Muchas voces muy razonables nos dicen que aquí no hay democracia, sino partitocracia, de modo que los partidos reciben el permiso del pueblo para que ellos desplieguen su poder, y luego estos hacen y deshacen a expensas del pueblo. Estoy de acuerdo. Y por bien que me siente que el PSOE haya sufrido un descalabro, he de decir que, con Mariano presidiendo el PP, el candidato que mejor arrastra lass essess explota esa partitocracia con verdadero empeño. De ahí su ¡Gracias!, y de ahí mi mosqueo creciente. Porque una partitocracia sólo necesitaría que sus líderes se comportaran como servidores del pueblo, en vez de hacerlo como privilegiados, para que esto pareciera una democracia. Y ya se sabe que en política, lo que parece tiene mucho peso, tal vez todo el peso.

Aznar se equivocó al nombrar a Mariano. Probablemente lo hizo basándose en la proverbial discreción y aparente falta de ambición del designado, que asegurarían un continuismo manso, y no para una labor de reconquista, que es lo que se encontró Mariano. Para una reconquista, se necesita un discurso recio. Es de su discurso machacón de donde Aznar sacó el carisma que le convirtió en un morlaco político. Doble problema, pues, el de Mariano, porque su insospechada avidez de poder le impide pronunciarse por miedo a sacrificarlo. ¿Cabe mayor desprecio a los votantes?

A falta de un verdadero líder, creo que el mejor gobernante es el que no quiere serlo, el que no quiere poderes ni privilegios, o el que, una vez obtenidos, no se le han subido a la cabeza. ¿Recordáis Gladiator? Marco Aurelio sabe que no es a su hijo Cómodo, paranoico, endogámico y acomplejado, sino a Máximo, un hombre humilde cuyas virtudes le separaron de la vida sencilla y familiar que él ambiciona, a quien le gustaría otorgar el poder. De tal manera, creo que el gobernante perfecto, a falta de verdadera vocación o talento político, debería verse a sí mismo como el siervo del pueblo, y no como el jefe del país, y que su discurso, al alcanzar el poder, tendría que parecerse más a un “Menudo embolao, cacho cabrones, el que me habéis organizado” que al “Gracias por el Falcon, capullos” que nos pareció soltar Mariano. Y ya se sabe que en política, lo que parece tiene mucho peso. Tal vez todo el peso.

VIVA EL VINO

MARIANO SE APUNTA A LA CEJA

¿Se puede saber qué hace Mariano?

¿Pues no había lanzado sus diatribas contra la Ley Sinde, y ahora va y la apoya en el Senado?

Como Zapatero y todos los que no tienen opinión, Mariano es Mariano y su contrario. Su credibilidad, como reflejarán las próximas encuestas, ha caído hasta límites abisales, pues es capaz de afirmar una cosa y la contraria en cuestión de semanas.

Y todo por ponerse de su lado, cara a las elecciones, a los cejas, un colectivo cada vez más antipático para el electorado, y que, además, le puede traicionar en cualquier momento. Los artistas sólo se representan a sí mismos, han sido los últimos en desmarcarse de su adorado Zetapé, y son la nueva aristocacia, decadente, demagoga e inculta. En busca de un sueldo fijo, los artistas (léase los cuatro que más venden) quieren ser una especie de funcionariado con melena y tatuaje. Pretenden ser necesarios, cuando no hay nada más accesorio que un artista concreto.

No me entiendan mal. El público necesita el cine y la música, pero no necesita ninguna obra ni artista concretos. Ni siquiera la venerable El Padrino (perdóname, Coppola mío) es imprescindible, al menos hasta el momento de estrenarse. Antes de su estreno, nadie la echa en falta, y el mundo puede seguir girando sin ella. Por eso resulta vomitiva la diatriba del tuitero semianalfabeto Alejandro Sanz, que ha tenido el cuajo de escribir, con su habitual chabacanería y carencia de mínimos, que las patentes culturales son más importantes que las patentes farmacéuticas. Dejando claro, por cierto, que a ese tipo alguien le corrige los textos para que no parezcan escritos por un párvulo poco aplicado y muy mal educado.

¿Alguien se cree a estas alturas que la piratería perjudica seriamente a los del cine? Pues esta tarde, un oyente de Luis Herrero ha compartido con la audiencia un dato enormemente ilustrativo: Avatar, la película más taquillera del año pasado, es también la película más descargada gratuitamente. Por lo tanto, la película menos taquillera del año habrá sido también la menos descargada. De tal modo, el cine español es el menos descargado de la red, de modo que cuanto menos vale el producto para el público, menos sufre su autor. Esto es un axioma, y por eso resulta tanto más patético ver cómo lloran los del cine. ¿Se imaginan a Cameron plañendo como un perfecto mierda porque no vende suficientes entradas o deuvedés? ¿Qué pretenden, meternos en sus salas a punta de pistola?

Caso aparte es la música española de primera línea. Si yo fuera un músico que espera vivir de los royalties, o sea, de las ventas de discos, me preocuparía seriamente que mi producto no se lo descargara ni perry. Y estoy seguro de que los artistas famosos menos descargados sufren en su orgullo, del mismo modo que el artista más descargado presumirá de ello ante sus compañeros menos “desafortunados”. A diferencia del cine español, la música española sí vende, y por tanto, también se descarga mucho. Sanz y compañía sólo quieren ganar más, en detrimento de los músicos que empiezan, no venden discos, y por tanto, aún quieren hacer conciertos. Los Sanz y compañía quieren ganar cada vez más trabajando cada vez menos.

Si se les ofreciera una buena cantidad, bajo promesa de desaparecer para siempre de la faz de la vida pública, estoy seguro de que más de uno y más de dos aceptarían. Y valdría la pena.

Acéptenlo, mamoncines, es el público quien elige, y no la promoción. Los Sabisanz de turno, lo que piden, es asegurarse una cuota de éxito para dedicarse a otras cosas en vez de dar conciertos, que es de lo que vive un artista. ¿Eh Sabina, ten cuidado con el paternina? Así les luce el pelo, física e intelectualmente. El mainstream musical español está muerto. Creativamente, se les ha pasado el arroz, como puede comprobarse fácilmente descargándose sus últimos discos. O comprándolos, allá cada uno. Cojan, cojan el último disco de Sabina, que cada día me recuerda más a Umbral, la nada muy bien escrita, con un añadido de pose que huele a pies que echa para atrás. Infumable.

Y ahora va Mariano y se pone del lado de estos apestados (con todo merecimiento) públicos. No sé, tal vez me equivoco, pero por lograr el apoyo de un colectivo mínimo, carente de credibilidad y más voluble y menos de fiar que él mismo, me da a mí que Rajoy va a ahuyentar otro buen pedazo de la tarta electoral. Rajoy lame las botas de Sabina y Sanz mientras hace mobbing a Esperanza y Cascos.

Yo ya estoy convencido. No le voy a votar, porque no pienso pasar otra vez por la vergüenza de haber dado mi papeleta a un felón. Si Cascos, Esperanza y Aznar editaran unas nuevas siglas y dejaran en la estacada al tándem socialdemócrata sin vocación ni credibilidad Rajoy/Cospedal/Gallardón, España entera se volcaría en la regeneración de una España que se merece un gobierno que no nos mienta, y una oposición que no nos tome por imbéciles.

Mientras rezo porque esto ocurra, daré a Esperanza  mi voto en la comunidad, y a UPyD en la alcaldía. Y en las generales, o algo cambia en el PP, o nanay brey de la china. Vaya, que no les votaré en las generales. Y conmigo, muchos. Con PP o PSOE, a día de hoy, estamos bien jodidos.

¡Ay, Mariano, qué tonto pareces!

 

———————————————————

Para ilustrar las alusiones al inefable Alejandro Sanz, estas fueron las palabras que tuiteó hace unos días, dirigidas a los laboratorios farmacéuticos, y a los que le criticamos.

“A los que me atacan con tanta pasion.. Usenla para ayudar donde hay injusticias de verdad. No sean cagones. A mi me resbala. Demuestren que estan a favor de los derechos.. De los derechos de los niÑos con sida en africa a tener medicacion a su alcnce. No me jodan con estupideces… Saben que los derechos de los creadores son legitimos… Y si despues de todo esto todavia son capaces de poner en duda que una idea tiene que ser protegida entonces vangan conmigo a los pueblos de africa y vean el talento y si no tienen huevos callense cagones.”

Alejandro Sanz

No hay cosa que más asco me dé que los que van por ahí cacareando sus propios actos benéficos, pero si encima lo hacen para ganar más dinero, mejor me guardo el calificativo, que viene Rajoy y me cierra el blog. Dejo el link en audio del potente editorial que Luis del Pino le dedicó a Sanz ayer domingo, sin complejos y sin desperdicio.

LA SOLIDARIDAD CON EL DINERO AJENO, POR LUIS DEL PINO (CLICK AQUÍ)

Y aquí dejo también el enlace a la transcripción del editorial en el blog de don Luis.

BLOG DE LUIS DEL PINO: LA SOLIDARIDAD CON EL DINERO AJENO (CLICK AQUÍ)

La verdad es que lo deja con el culito partío.


 

AMENAZAS DEL MORO

El gobierno debe ser contundente en esto. Va mucho en juego aquí. No podemos permitir que la dictadura marroquí nos marque la agenda. Rajoy puede visitar Melilla, ciudad española, cuando quiera. Marruecos no tiene nada que decir, no es asunto suyo. Zapatero ha de defender a Mariano Rajoy y ser firme ante el chantaje marroquí. Esto no es ningún juego.

Anteayer redacté un post en el que me hacía eco de un editorial en El País, y que también señaló Libertad Digital. Dicho artículo recuerda directamente al comunicado que ha emitido el primer ministro marroquí, en el que se dice que considerará una provocación la visita de Rajoy a Melilla. Cuando lo he leído, no me he dado cuenta, pero Tertsch no lo ha pasado por alto.

Marruecos, como apunta Tertsch en su editorial de hoy, le ha tomado la medida a Zapatero. Sabe que es un pusilánime con el Islam, y que se está tambaleando en el poder. Sabe que el Rey está malo, y sabe que España está patas arriba, controlada por separatistas y presidida por mentes blandas. Sabe que el electorado español respondió positivamente al “estímulo electoral” del 11-M.

Hablando de 11-M, y teniendo en cuenta que la autoría Al Qaeda es una tomadura de pelo, una chapuza, absolutamente infumable.

Sólo como hipótesis, supongamos que detrás del 11-M estaban los servicios secretos marroquíes, ayudados desde dentro por sus contactos con nuestro Ministerio de Interior.

En ese caso, la elección de Al Qaeda como “cabeza de turco” recurrente por la Versión Oficial de Zapatero parece bastante lógica. Encaja.

El interés de Mohamed VI en la victoria del pusilánime Zapatero es evidente. A Zapatero le veo con ganas de entregar Ceuta y Melilla. No habría movido un dedo por Perejil. Declaró que se retiraría de Irak si ganaba, pero el 11-M se fraguó antes de la guerra de Irak, si creemos algo del sumario, y además, me da que a Irak le queda un poco lejos la política española. Para Marruecos no queda lejos España, y les conviene un gobierno blando y filoislámico antes que uno firme y democrático. Encaja.

Explicaría eso la actitud gubernamental de continua claudicación ante todo desafío islámico, especialmente sus continuadas referencias “inconscientes” a Ceuta y Melilla como si fueran ciudades marroquíes. Encaja.

Las sospechosas llamadas a familiares desde el piso de Leganés, y las no menos sospechosas confirmaciones marroquíes de la existencia de las mismas, encajan. Por cierto, sólo se grabó la primera llamada. Las demás no, por ninguna razón que se haya aportado.

Cada sucesión marroquí se salda con una guerra contra España. Mohamed VI aún no ha tenido esa guerra. ¿Siente que no será tomado en serio hasta tener su guerra con España? Si así fuera, después del ensayo de Perejil, y del 11-M, ¿qué vendría a continuación?

Doy por hecho que Al Qaeda no tuvo que ver con el 11-M por la nula credibilidad de las pruebas aportadas. Doy por hecho la colaboración desde dentro por la aparición de pruebas colocadas fuera de los trenes (mochilas) y por la destrucción de las pruebas de los trenes (toneladas). La manipulación pretendía engañar acerca de la naturaleza del explosivo utilizado en los trenes. Y demuestra que el cerebro contaba con la colaboración de los Tedax y de la prensa para inducir las elecciones. Y demuestra también los conocimientos de química del cerebro del atentado.

Teniendo en cuenta incluso que es posible que los servicios secretos encargaran a otro la logística,buscamos a alguien que:

-Tenga lealtades ocultas en las fuerzas de seguridad españolas, que llevarán a cabo labores de manipulación de pruebas.

-Tenga contacto con Marruecos.

-Tenga interés en sacar a Aznar del poder, y que gobierne Zapatero.

-Tenga conocimientos de química.

-Tenga bien tomado el pulso a la opinión pública española, y tenga también capacidad de manipulación mediática.

Tomando por cierto todo lo anterior, conviene recordar que hemos entregado el mes pasado cuatro millones de euros a unos tipos que dicen ser Al Qaeda, a cambio de la liberación de unos cooperantes que se hicieron la pera de amigos de los secuestradores. Que fueron secuestrados la víspera del pasado 11 de Marzo, ocupando las portadas de los periódicos el sexto aniversario del fatídico día, y que mientras les era entregado el dinero en Mauritania a los captores, en ese mismo momento, cierto ministro de Interior, socialista, manipulador mediático de excepción, bien conectado con Marruecos, con gente leal en las fuerzas de seguridad y además, químico de profesión, ese mismo tipo andaba en Rabat de colegueo con el mismo primer ministro marroquí que ahora quiere vetar a Rajoy en Melilla. Tantas coincidencias…encajan.

Aún así, quiero pensar que España sólo tuvo que ver en la ocultación de la autoría, cambiando unos moros por otros. ¿Y no sería posible que Rabat estuviera chantajeando a Zapatero con la amenaza de tirar de la manta del 11-M? ¿Supondría, además, una declaración de guerra?

Aún no sabemos qué pasó. Sólo podemos plantear hipótesis y ver cómo encajan las piezas. Y las piezas no encajan en la sentencia. Así que a quien le moleste este post, que ofrezca mejores explicaciones, pero lo de Al Qaeda es una tapadera muy, muy cutre, la Ser mintió o fue engañada por fuerzas de seguridad con el bulo de los suicidas inventados, de los que se desdijo el infame Gabilondo echándole la culpa a su reportera Ana Terradillos, y los comunicados en internet, vídeo y fax enviados a diversos medios son tan, tan sospechosos…

Por ejemplo, la telefonista de Telemadrid que recogió el comunicado primero es la misma que, de entre todas sus compañeras, casualidad, recogió días después el segundo comunicado telefónico. Más casualidad, esa mujer es de origen magrebí y conoce los diferentes acentos. Pudo confirmar, gracias a su característica idiomática, que el supuesto terrorista hablaba con acento árabe. Pero de Al Qaeda, nanay. Una chapuza. Y por cierto, en la grabación de la llamada sólo está registrada la voz de la telefonista, no la del supuesto terrorista. Misterios, misterios de la técnica que nadie poderoso quiere resolver.

La España de a pie no quiere saber aún la autoría del 11-M. Apenas estamos empezando a aceptar que elegir a Zapatero fue un error, como para meternos a ver quién nos marcó la agenda política que nos está llevando a la quiebra nacional y que elegimos solitos.

¡EL PP DESPEGA EN LAS ENCUESTAS! (y van treinta)

Vaya por delante que para mí, Gürtel es a la historia del mamoneo lo que Granujas de Medio Pelo es al cine de ladrones. Es más producto de la estupidez del líder que del hecho en sí. Cuatro perras, si lo comparamos con la sangría legal de Zapatero, sin ir más lejos. Sin ir al cebollón de euros que se han pegado la criatura MendezToxo. Sin ir a Filesa.

Digresión moderadamente malvada: Alfonso Guerra ambicionaba el puesto de presidente del Congreso cuando Zapatero se lo dio a Bono en su primera crisis de gobierno. ¿Qué pasa con el Zetapé? ¿Se cree que la presidencia del Congreso es como el Proyecto Hombre para la rehabilitación mediática de manoslargas, o qué? Recordamos con ternura al pobre Marín, que las tuvo que pasar canutas, y de cuya honradez (éste sí) nunca dudé.

Pues vaya un despegue pepil de las encuestas. Ya he perdido la cuenta de las veces que he leído la misma información, con las mismas cifras.

Vale, lo del CIS del mes pasado fué un espejismo con truco. Un trile. Empezaron la encuesta con el PP el mismo día que arrancaba el Gürtel. Nadie se las creyó demasiado. Este mes, Zapatero lo tiene más jodido si quiere acomodar para el CIS una fecha concreta en la que arrancar el sondeo. Como no la hayan empezado coincidiendo con que Zapatero anuncie la chufla marinera de que paguen los ricos y los curas, no sé. Y tampoco creo que le fuera muy favorable el anuncio.

A mí me da vergüenza ver mentir a los políticos con ese descaro y con tan claras intenciones. Éste Zapatero es incorregible. Va a hacer lo que esté al alcance de su teléfono móvil para ser presidente cuatro años más. No sé, igual después ya no tiene que renovar, y se queda para siempre. (Ups, ¿he pensado eso en alto?). Pero bueno, ya hablé de ello en anteriores posts.

Lo que quería decir es que éste nuevo despegue, y van treinta, sólo significa que Gürtel ha desaparecido de los titulares, que se centran ahora en el recorte de Zapatero, doloroso, arrogante, pero errado y de chichinabo para resolver el problema.O sea, que Rajoy no está recibiendo un incremento en su capacidad de convertirse en depositario de la confianza del electorado, probablemente de “su” electorado. No sé si se puede decir más claro. Bueno, sí:

QUE EL PP NO DESPEGA. Está a tiro de escupitajo de Zapatero. A tiro de móvil. A tiro de titular. A tiro de sus socios. A tiro, vaya. Si Rajoy no depura su discurso, no va ni a la vuelta de la esquina. Y aunque lo depure y gana en 2012, llegará desgastado. Y entonces se lo merendarán vivo con cualquier excusa. Si en Afganistán o en Irán la cosa se pone fea, reeditarán el No a la Guerra con total desvergüenza. Después de lo de Garzón en la Complutense, me temo cualquier cosa.

Por cierto, ¿qué fué de la mamarrachada esa de encierro o no sé qué que iban a protagonizar Almotroma, La Pasionaria de Barquillo y el Tonto Ilustrado? ¿Se les sumó algún figurante? ¿Llegó a consumarse el encierro simbólico?

Coño, ¿no se les habrá olvidado sacarles, y a estas horas aún siguen ahí? Jur, jur, jur. Luego, el despistadillo que tenía que abrir la puerta de la mazmorra, abre, y se encuentra con que Almotroma se ha comiso a los otros dos. Jur, jur, jur. Y conste que no he querido ser muy malpensado. Jur, jur, jur.

Por cierto, leo en Libertad Digital que a Bono le han encontrado una nueva propiedad, como a la aspirina o al aloe vera, o a Berlusconi, incluso. UN PORSCHE, nada menos. ¿Y regalo de quién? Pues nada menos que…¡¡DEL POCERO!!

¡JUÁ, JUÁ, JUÁ! ¡Menudo elemento!Menudo manoslargas, parece que nos ha salido Pepe Bonus!¡Salud, camarada!

Sigo repasando la prensa y me encuentro con que…buf. Todo lo que veo merece entradas separadas. Menudo panorama, amigos. Y los votantes de izquierda siguen sin darse por enterados. ¿Dónde está esa izquierda que exigía transparencia?

Joder, el propio Rubalcaba violó la jornada de reflexión con sus exigencias de transparencia el 13-M, la Noche de los Paraguas. En aquellos días, el PSOE, todavía sacudiéndose la peste a corrupción, repetía incansable, ojitos soñadores, que todo gobierno, más allá de su ideología, debía tener la transparencia como máximo ideal. Cosa por otro lado absurda. Pero ellos la exigían, exaltaban, elevándola al carácter de religión. Valiente pandilla de cantamañanas. Si no fuera por Marianín, tendrían una huella en el trasero, de esas que dibujaba, genial, Ibáñez.

Y ahora resulta que Rubalcaba obstruye a la justicia otra vez aduciendo que los protocolos de actuación de los TEDAX son secreto oficial. Una tontería, por cierto, desmentida por el hecho de que Rubalcaba mismo aportó esa ese protocolo en 2006, cuando aún no era del dominio público que las pruebas habían sido destruídas o manipuladas. Vaya, que por entonces aquel documento no inculpaba claramente al jefe de los TEDAX poniendo en serio entredicho el juicio en su totalidad. Pero ahora sí. Por eso ahora lo oculta. Sin embargo, quedó publicado el documento, que demuestra que la cadena de custodia lleva directamente a él. O sea, que o bien destruyó las pruebas, o bien las entregó al que finalmente las destruyó. En ambos casos, es culpable. Y por tanto, Rubalcaba lo es de una flagrante, descarada, activa, contumaz, falta de transparencia. Y eso, siendo benévolos.

Y por no dejarlo con Rubalcaba, vaya otra más. El etarra Mikel Carrera en los asesinatos de Capbretón. De modo que de número uno de ETA, nada. Otro invento de Rubalcaba, el de “los españoles se merecen un gobierno que no mienta”.

Ni con todo ésto en los titulares. El PP vive siempre a la espera del despegue. Dice el FMI que “el sistema laboral español no funciona”. NO FUNCIONA. MALFUNCTION, Zapatero. Y Mariano, NO FUNCTION. A verlas venir, esperando la caída de la hoja. En cuanto Zapatero permita la reforma laboral, el trabajo entrará.

Lo que antes era el infierno neocón, abaratamiento del despido, flexibilización del empleo (estatutos que, por otra parte, no se cumplen nunca), Zapatero se colgará como una medalla lo que antes criticaba.

Menudo despegue de bajos vuelos. Empieza a sonar a cantinela. Como los propios Doctor Rajoy y Mister Brey.

MARIANO RAJOY, O NO (-1+1=0)

Mariano, wish you were here

Me acuerdo de aquella delirante declaración del translúcido pero esmerilado jefe de la oposición el pasado verano, cuando andaban a vueltas con que les estaban espiando: “Presentaremos pruebas al juez, O NO”.

Imagino que dejó aquel memorable final de frase en un estúpido afán de abarcarlo todo y no pillarse los dedos con sus palabras. Si esa era su intención, ¿por qué no callarse? Muy fácil, porque Mariano necesita dejar algún titular de vez en cuando. El problema es que ese terreno está abonado sólo para las personas con un discurso. Si tienes discurso, es fácil sintetizarlo en unas pocas palabras certeras. Así, lo que dice un político SÍ cuenta.

Lo de Mariano no es discurso, sino intereses personales. O sea, quiere ser presidente, sí, pero no sabemos (acaso él tampoco) para qué. Por eso, hoy puede decir una cosa y mañana la contraria sin que se le mueva un pelo de la barba. Y claro, el que va por ahí hablando sin que se le entienda nada acaba por aburrir a la gente a su alrededor. Llegado éste punto, el tipo puede decir lo que le venga en gana, que nadie va a hacerle caso. Y es ahí a donde va a llegar Mariano.

Así, la semana pasada dijo “Diga lo que diga la justicia, seguiré apoyando a Camps”. Fíjense con qué poquitas palabras puede uno destruir todo el discurso de un partido político, cómo arruinar todo el trabajo de sus compañeros, cómo igualarse moralmente a sus contrarios.

Pero no importa. Dado el malestar que generó entre sus propias filas semejante declaración (ése discurso arropa a Garzón, a Rubalcaba, al independentismo catalán y a la ETA), y probablemente collejeado por Fraga y demás, Mariano se ha sacado del sobaco una nueva declaración que pretende anular la primera. Así, ahora Mariano dice que sus declaraciones fueron “desafortunadas”, que “respeta los tribunales” y que en el futuro se privará de hacer declaraciones que puedan “malinterpretarse”.

Pero mire ustéz, Mariano. Nadie malinterpretó sus declaraciones. Para un día en que habló de forma inequívoca, dijo una estupidez, Mariano, mire ustéz. Pero de malinterpretar, nada. A ver si ahora resulta que fuí yo quien leí mal su declaración, y no fué ustéz, mire ustéz, quien la cagó diciendo semejante sanjuanada.

De modo que, total, nada. Mariano Rajoy, si dice algo inteligible, no se preocupe el lector, que pronto va a decir exactamente lo contrario. Mariano, en su afán de no estropear nada con su torpe voz, se dedica a igualar a cero sus declaraciones cuando llega a intuir que se le ha entendido todo. “Presentaremos pruebas” (+1) “o no” (-1). Y claro, +1-1=0. Del mismo modo, “diga lo que diga la justicia apoyaré a Camps” (+5) y “acataremos los tribunales (-5). +5-5=0. Claro, el problema es que la misma torpeza con la que habla al principio es la que aplica luego al arreglar el “malentendido”.

Tenemos, pues, ante nuestros atónitos ojos, a un jefe de la oposición que tiene miedo de decir algo que pueda contrariar a alguien, que se dedica a anular sus propias declaraciones. Primero, en la misma frase. Después, con una semana de retraso. Mañana, Dios dirá. En cualquier caso, no albergo grandes esperanzas en un tipo cuyas declaraciones a la prensa suponen un cero absoluto en el cómputo final.

Mariano en el momento de ver que ha vuelto a perder las elecciones de 2012

EDITORIAL del ESTATUT/MEMORIA HISTÓRICA con Pío Moa

La situación es grave. En Cataluña se ha abolido la constitución, la libertad de expresión y la de idioma. La izquierda separatista controla TODA la prensa. Han declarado ya, que no van a acatar el fallo del Tribunal Constitucional, y han dinamitado el principio de igualdad POR LEY. Y aunque el PSOE sigue basando sus campañas en la satanización de la derecha retrógrada y violentísima, la verdad es que esa derecha no asoma. Ni existe. Como dije en otro post, la derecha es todo lo que no es la izquierda.

Vean lo que dice la Federación de Asociaciones de Prensa acerca del editorial separatista conjunto.

Recomendamos el comentario de Losantos, para el que se quiera enterar de los entresijos de la cosa y para quien quiera disfrutar del afilado verbo de un periodista único. Aunque en ésta ocasión se le ve triste, apagado. Aburrido de repetir una profecía que lo ha convertido en un periodista proscrito. Por supuesto, no hay profecía, y sí memoria histórica.

Montilla, dando las gracias. El Zetapé y socios en plena erección. El Rey, mudo.  y Mariano, aprendiendo a caminar. Lo de Mariano Rajoy es para mandarlo a su casa, sólo por sus patéticos balbuceos. Quiere robarle votos al PSOE, embotado de necedad, equidistando con una noticia que él mismo provocó cuando sus dos mitades aún no sufrían hemiplejia. Agrimensor obtusángulo, midió en centímetros de titular el peso de la noticia. O tal vez se le arrugó el escroto. Parece también seguir el guión que está siguiendo la izquierda española, de la mano del carterista de Moncloa.

Mariano no puede ser más manso. Sin posibilidad de que alguien desengarce a Rajoy de Génova 13 y logre atajar ésta situación de extrema gravedad, con o sin ayuda del Rey, en la próxima legislatura, gane PP o gane PSOE, estaremos en manos de la izquierda. Un partido sin Esperanza no puede durar en el poder. Lo que quiera la izquierda con sus campañas mediáticas de acoso y derribo, pasará.

Por cierto, que yo era de los que simpatizaba con el Rey. Ya no. Desde la jornada siniestra del 11-M, el Rey ya no reina, es sólo otro hazmerreír. Se ha convertido en una figura desmitificada, de revista del corazón, viviendo de una industria audiovisual que le desprecia y que sólo es otra correa de transmisión de la izquierda que nos viene. A pie de calle, desde el 11-M. Un mindundi cualquiera.

Ya no nos preguntamos ¿En qué andas metido, Mariano? Ya no importa. Mariano ya no está entre mis votables. Por mi parte, Mariano, para mí, es paisaje. Zapatero es el problema. Pero Mariano es paisaje, con que me suda un güito lo que haga, o mejor, deje de hacer. Habrase visto, un político que se desgasta en la oposición, y no en el poder. No duras ni dos días, Mariano.

Y yo pregunto: ¿Dónde está su Teórica Majestad? ¿Acaso quiere figurar en los libros de historia como el último rey de España? ¿Está mirando desde la barrera, como todo hijo de vecino, o sólo me lo parece a mí?

Así que tengo que volver a expresar mi agradecimiento a los pocos medios de comunicación que no se han plegado a las exigencias de la progresía dirigente. Sin ellos nadie se estaría enterando de nada. Sin ellos, no podría ejercer mi derecho a ser informado. Sin ése derecho, la libertad de expresión se muere sola. Y con ella, todas las demás libertades. Qué importante es la prensa libre.

Los españoles tenemos que cerrar ya el período abierto por el 11-M y Zapatero. Urge. El problema es que, probablemente, con Mariano a-pol-tro-na-do, y Gallardón respirando en su colleja, no hay ruta de escape para los votantes, que huyen de ambos como han huido de la Cope.

Finalizo con un artículo de Pío Moa escrito hace seis años, en el que se cuenta cómo…

Bueno, mejor léanlo ustedes mismos. No se lo pierdan. Repetirán.

El contexto del artículo es una República muy resquebrajada. Nuestra Constitución, del mismo modo, está echa cisco, la pobre.

En un país descohesionado, dinamitado por un nacionalismo rampante, insaciable, y encima victimista. Lo mismo que hoy día.

Lo hechos narrados tienen lugar durante una legislatura tranquila de las derechas moderadas tras un período catastrófico de economía de izquierda insostenible. Podría parecerse al cuadro de dentro de tres años, si Mariano consigue la Moncloa. No lo tiene muy difícil. Dentro de dos años, la cosa va a estar muy fea.

Imagínense a Rajoy bregando con los esquerroides de la vida. Si Aznar quedó tocado con las campañas del chapapote, no a la guerra y demás, imaginen a Rajoy a merced de una izquierda sin pizca de autocrítica y con los medios paniaguados. Ni dos asaltos, dura el pájaro.

Otra cosita. La extraña alianza entre el PNV (ulraconservador) y la esquerra (ultraizquierda) se está dando en nuestros días de un modo no menos insólito: el PNV acaba de apoyar la ley del aborto, absolutamente contraria a sus principios, pero vital para la agenda de Zetapé I el Saboteador. Imagínense, ¡un partido católico!

Un detalle. Europa afrontaba una recesión en aquellos días, y la República, presidida por la CEDA, afrontaba dicha recesión reduciendo los presupuestos, al contrario que toda Europa, que en general aumentó el gasto público. La situación actual es inversa, y hemos disparado el gasto público mientras que en Europa se está reduciendo, por lo general. Sin embargo, si Mariano saliera vencedor en las próximas generales (y ya digo, cualquier otro lo tendría chupado), y no continuara con el gasto público (no podría), sí estaríamos en un cuadro muy semejante al que se narra en el artículo del señor Moa.

No es cuestión de extrapolar sin más, y las condiciones no son las mismas. Sin embargo, siendo honesto, me es difícil no ver las pautas comunes. A día de hoy, sólo falta ver hasta dónde es capaz de llegar el gótico faisán. Y resolveremos por fin la duda: ¿lo suyo es maldad, o pura incompetencia? Probablemente ambas.

Lo único tranquilizador es que sólo un dos por ciento de los españoles apoya con su voto el estatuto de marras. Pero, ante la pasividad de los inocentes, un dos por ciento puede hacer muchas cosas. Como leí en un cabecero de El Mundo, “Lo único necesario para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada.”