DEL POR QUÉ DE MI ABSTENCIÓN

fuck-you-im-chuck-norris-thumb

La abstención tiene mala prensa. Cuando anuncio que no voy a votar en 2016 (lo mismo que hice en 2015) suelo encontrar reacciones negativas. La más habitual es el hilarante “entonces no tienes derecho a quejarte luego”. A lo que respondo con el silencio, que es como se responde a las tonterías. Pero si me insisten, declaro que por supuesto que tengo el mismo derecho a quejarme, cuando no más, toda vez que este caos no se logró con mi participación y sí con la de los que fueron a votar.

Podemos es el protagonista de las dos últimas elecciones. Se vota a favor o en contra de los morados de una u otra manera. Su irrupción ha convertido la política en un circo que no podíamos sospechar quienes pensábamos que lo de Zetapé era insuperable. Pero es que resulta que la presencia de Podemos es obra de Mariano, su maquiavélica operación para restar votos al PSOE. Bravo, Mariano. Bravo.

De modo que mis opciones de voto son:

1.El pepé de Mariano.

Le voté en 2012. No derogó ninguna de las leyes basura de Zetapé. La que más duele es la de “memoria” histórica. No deja de ser graciosa una ley de memoria que está dedicada a borrar recuerdos. Orwell en estado puro. También dejó hacer y deshacer a los separatistas del prusés, y todo lo que supo hacer contra ellos fue dirigir a cuatro jueces a crujirse a los Pujolone. No sólo es poco y pusilánime, sino que implica el punto más importante de mi no-voto al pepé de Mariano: no tiene (ni él ni nadie en España) la menor intención de separar de una maldita vez el poder judicial del ejecutivo. Y finalmente salvó de la quema a La Sexta, que estaba en quiebra y a punto de desaparecer, y promocionó a los chavistas de Podemos con la esperanza de que minaran a la PSOE. Bravo, Mariano. Bravo.

No, votar a Mariano es darle la razón en su chantaje (votadme a mí o conoceréis Venezuela sin pagar pasaje).

2. Ciudadano Rivera.

Me cae bien este chico. Pero es socialdemócrata. Y yo soy liberal. Si nos sentáramos a charlar, estaríamos de acuerdo en tres puntos fundamentales, igual que con Mariano. Pero en desacuerdo en todo lo demás. Por otro lado, su libro de estilo de no decir nunca apenas nada no me inspira apenas nada. Tal vez sean estos tiempos tan audiovisuales, que penalizan el análisis profundo en favor del tuit. Pero es que he leído tuits (como los de @CarlosEstebanRD) que tienen más enjundia que los grises y bostezables eslóganes de Rivera. Por no hablar de su manía de legitimar a Podemos Évole tras Évole con la esperanza de legitimarse a sí mismo, lo que no deja de ser una edición en tapa blanda del chantaje de Mariano.

No, no votaré a Rivera. Viva España, sí. Pero no le votaré.

3. El PSOE de ese señor de los tuits cortos.

Con Sánchez no me extenderé mucho. Votarle es como dar un Kalashnikov a un chimpancé. Sánchez no quiere ser presidente. No tiene ambición, no tiene pericia, no tiene conocimientos y no tiene ganas. No se le puede hacer mayor favor que no votarle y dejar que vuelva a casa. No seamos sádicos.

4. Hugo Chávez.

No voto a partidos comunistas. Y menos aún financiados por gobiernos chavistas y promocionados por conservadores que en lugar de pronunciarse y mojarse prefieren dar voz a una panda de descerebrados peligrosos para que me entre el miedo y entregue mi voto ciego al Mariano que les dio alas en primer lugar. Pero bueno, con ser comunistas me vale para no votarles. Últimamente los podemitas andan obsesionados con que los viejos bloquean con su voto las nuevas y refrescantes opciones electorales sin azúcares ni grasas animales. Yo lo que no soporto es que voten los vagos.

Hubo un tiempo no muy lejano en que voté a VOX. No porque coincida mucho con ellos, sólo en lo fundamental, como con Rivera. Fue para hacer daño a Mariano, que está bloqueando una opción conservadora decente. No salieron representados y lo último que he sabido de ellos es que han puesto una bandera en la cima de Gibraltar. En fin.

Resumiendo, que mi abstención activa, que no sociológica, es un dedo en alto, mi manera de declarar mi absoluto desacuerdo no sólo con los políticos sino con mis compatriotas, mi manera de expresar en no-votos mi desesperanza en el futuro. Trabajo en la calle con una cámara al hombro y no oigo más que memeces. Nadie es nunca responsable de sus decisiones. La culpa de todo la tienen los políticos, que no nos dan casa y trabajo. Como si esa fuera su obligación, y no la nuestra ganarnos la casa tras buscarnos un trabajo. Esto no lo salva ni Chuck.

Y sí, queridos. Pienso seguir quejándome.

 

 

Anuncios

CARTA A MARIANO RAJOY

1321827291203

Caro Mariano:

Te escribo esta carta porque se me ha acabado la paciencia. Y porque me veo en la obligación de avisarte.  Verás, probablemente no soy tu votante medio, ni siquiera soy tu votante. Soy alguien que te votó porque no quedaba otra: había que desalojar a esa plaga que amenazaba con dejar arder España mirando desde Moncloa las columnas de humo con un enigmático brillo en los ojos.

Yo suponía, y como yo otros muchos, de los que te votaron y de los que no, que sin ser un gran presidente, harías un buen papel. No nos creímos tus promesas, claro, pero pensamos que tranquilizarías los ánimos, devolverías a la calle la normalidad que desde el misterioso atentado del 11M nos había sido vetada, apagarías la mecha separatista, recortarías el mastodóntico gasto público, y en definitiva, serías mejor que el anterior. Harías que nuestros problemas fueran los cotidianos, los que se merece un pueblo que salvo excepciones y sin mediar extraños atentados, apostó siempre por esa normalidad. ¿Pedimos demasiado? Tal vez, no lo sé. Pero normalidad es lo que prometiste cuando en tu discurso, la misma noche en que te hicimos presidente, prometiste que serías el presidente de todos. De los que te votaron y de los que no.

Y nos has fallado, Mariano. Has irritado a todos sin excepción, porque no has querido enfrentarte a nadie. Nos prometiste la luna y nos negaste la franqueza. Has rehuido la principal labor de un líder, la de explicar que para tener cosas hay que sacrificar cosas. Nos has tratado como a niños incapaces de entender nada. Sin intención de dar la cara, nos has tenido en vilo en mil desastres. Empeñado en que la economía es el indicador único, jugaste la partida a una única carta.

Pero la jugada ha salido regular, y mientras tanto, no sólo no has apagado ningún fuego, sino que han prendido nuevos focos. El último, el mejor de todos: tener a la cabeza de la intención de voto a un grupo bolivariano pagado por Venezuela y promocionado hasta la náusea por un canal de televisión que tú mismo rescataste de su quiebra natural. Tranquilo, ya se apagarán, te susurraban al oído. Y es verdad, los fuegos terminan por apagarse. Pero en el camino consumen. Y me da la impresión de que no te importa demasiado qué consuman mientras no te llegen las chispas. Por no quemarte tú, has dejado que ardamos los demás.

Y al final te están llegando las llamas. En Cataluña y el País Vasco habías claudicado, pero no contabas con que en Andalucía también ibas a conquistar la irrelevancia. Tú dices que sí, pero yo sé que no. Y como yo, todos. Muy pocos defensores te quedan en la calle, Mariano, porque no se puede defender lo indefendible. Tal vez pensabas que por alguna ley de la física, una mayoría absoluta te impide perder las siguientes elecciones. No sé quién te habrá metido eso en la cabeza, pero le pagas demasiado. ¿Qué será lo próximo? Muy feo lo tienes que ver en Madrid para recurrir a tu mayor terror, Esperanza Aguirre. ¿Qué te dolerá más, Mariano, perder Madrid o que Esperanza la gane para ti por goleada?¿Qué traición tienes preparada para ella una vez que te haya asegurado la Plaza Mayor para ti?¿Por qué eres tan férreo en Génova y tan liviano en Moncloa?

No hace falta que respondas, Mariano. Me sé todas tus respuestas.

VÍDEO DE UGT-EL DECÁLOGO DEL TOTALITARIO

De verdad que lo de los socialistas no tiene nombre. Bueno, sí lo tiene, pero no me atrevo a dejarlo aquí escrito. Es lo que tienen los blogueros ponderados 😉

Pero vamos a lo que vamos. Los estertores de la P$OE, el CCOOCCOO y OGT, a través de la psicología de sus vídeos. Y es que ha llegado a mi poder la última basura de OGT, y que paso a reproducir a continuación.

Jo, qué ingenio el de estos sindicalistas de mariscada. ¿Pues no han sugerido que la reforma laboral es una mierda? ¡Y sin decirlo explícitamente! ¡Qué tíos! ¡Qué capacidad de comunicar sin palabras! ¡Sólo han necesitado un papel manchado de marrón y unas moscas (con sonido, eso sí) para que el espectador ate cabos él solito! El mismísimo Hitchcock habría quedado maravillado.

 UGT ha escogido como blanco de sus risas al hijo de un votante del PP. Ni siquiera a un votante del PP, sino a su hijo. Noble causa, vive Dios, la que llama a los profesores a ridiculizar a sus alumnos discrepantes, a ridiculizar a quien opine distinto en las aulas. Menos mal que están estos aquí, que si no díganme ustedes qué sería de la tolerancia y la pluralidad que estos mangutas van por ahí cacareando palitroque en mano.

Pero vamos a ver a quién escogen estos sindicalistas de paz y amor y el plus pa’l salón como brazo ejecutor de su tolerancia. ¿A que usted, intrépido lector, lo han visto también? ¡Sí, sí! ¡A una maestra! Y es que en la psicología totalitaria marxista, la ideología ha de impartirse en las aulas, degradando el noble papel de maestro al de mero comisario político. Y según este vídeo, lo ejemplificante es que una profesora humille al alumno que ose discrepar de la ideología que imparte la profesora. ¿Se han fijado? En ese aula la profesora no está enseñando nada, sino que está impartiendo ideología a base de humillar a un alumno. Puro socialismo en vena.

Conclusión: Lo que ocurre todos los días y a todas horas en Corea del Norte les sirve a estos mangutas del puño en alto para expresar su postura. De modo que sí, que al fin y al cabo, sí que se está impartiendo una asignatura en ese aula: reeducación para la ciudadanía.

Pasemos a analizar la figura del alumno humillado. Su único rasgo distintivo es su peinado. ¿Escogido al azar? Por supuesto que no. El peinado clásico de raya es para UGT la primera seña del discrepante. Básicamente, aquí el que no lleva un peinado de gilipollas es porque es un gilipollas, un insolidario sin imaginación que desdeña las infinitas posibilidades estéticas que proporciona el pelaje. En este mundo libérrimo y plural en el que se pueden llevar rastas higiénicas (sólo se lavan una vez), crestas, peloceniceros varios, fregonas a lo Guti (que es a lo que me refiero cuando digo “peinado de gilipollas”), etc, etc etc…, resulta que llevar un peinado normal es distivo de discrepancia. Ridículo, sí, pero les voy a dar la razón, al menos un poco. Hace años, lo provocador era llevar melenas, para destacar de los demás, para ser más molón y ligar más, o simplemente para soliviantar a los papás, o a los papás de la respectiva, mejor aún. Pero a día de hoy, lo provocador es tener veinte años y llevar un pelo normal, sin ra(s)titas, sin crestitas, sin sobredosis de gomina. Y sí, he de reconocer que el truco ha funcionado, al menos para mí, porque en cuanto ha salido el niño, no me ha hecho falta comprobar su apoyo a la reforma para saber de qué iba. De modo que sí, que lo han conseguido. A día de hoy, para distinguirte de los otros, para molestar a mayores y pequeños, para ser contestatario en las aulas y en las calles, chavalote, ya sabes: camisita, pelo a raya, jersey al cuello y cero tatuajes, o como los llaman los supermodernos semianalfabetos y sus imitadores, cero tatus. Superchungo. Menos mal que ha ganado el PP. Diez años más de socialismo y si vas de esa facha por la calle te para la policía. Garantizado, che, la tatuada, y liberada sindical nueva novia del papá de tu chica, cuyo salón preside una foto enmarcada del clítoris perforado de su primera y bisexual esposa, va a poner el grito en el cielo, como está mandao.

Por supuesto, estoy exagerando un pelín, claro, porque en realidad, basta una somera ojeada a cualquier cuadrilla de estudiantes (o a cualquier vagón del metro) para ver que aún quedan muchos que llevan un pelo normal y que no imitan en sus andares, sus peinados y sus actitudes a los Ñetas o a los Latin Kings, y no por eso los identificamos con votantes del PP ni nada parecido. Eso queda para los vídeos de UGT. Lo que nos lleva a una lectura un tanto maligna de la psicología ugetera expresada en este vídeo: para estos sindicalistas de mariscada y crucero por el Báltico con camarero personal, el objetivo a batir es la persona normal, el ciudadano anónimo. Usted. Yo. Cualquiera. Sin ir más lejos, basta echar una ojeada a cualquier película o serie de dibujos animados en que el protagonista sea un chaval, para comprobar que el personaje principal es siempre el que menos rasgos distintivos externos posee. Inconscientemente, todos nos identificamos automáticamente con los personajes con menos características físicas poco comunes, y esto es así porque todos, absolutamente todos nosotros, nos vemos a nosotros mismos como la imagen misma de la normalidad. Así, incluso el espectador con rastas, tatuajes en la cara y piercings en el ojete, se identifica mejor con el chico normal de la peli que con el personaje que lleva tatuajes, piercings en la cara y rastas en el ojete. O_o

O sea, que el objetivo último de este vídeo no es ridiculizar al pepero, sino ridiculizar a todo aquel que no opina como ellos. Ridiculiza, pues, este vídeo, a la mayoría absoluta de la sociedad española, que ha hablado en las urnas. Y ha convertido la imagen de la normalidad en una caricatura del oponente político, para ridiculizarnos a todos con ese estilo agresivo que les caracteriza, sobre todo cuando se van a quedar sin ingresos, que es, por supuesto, lo que les congrega, a estos sindicalistas del Villamagna a 60 euros la botella. E inevitablemente, en un monumental pataleo, deja ver a la perfección el grado de intolerancia que acoge la ideología marxista en su fuero interno: quien no está conmigo, está contra mí. El decálogo del totalitario.

Feliz fin de semana. Especialmente a los andaluces.

PAZ A PUNTA DE PISTOLA (II): ¿VICTORIA DE QUIÉN?

El príncipe, fiel al estilo “inopia” de su casa, dice que esto es una gran victoria. ¿De quién? ¿De la democracia? ¿De las fuerzas de seguridad? ¿Suya?

Leo y releo el comunicado de ETA. Habla de dar una solución justa y democrática al conflicto. Pero lo hace porque el mundo civilizado ha cambiado su actitud hacia ellos, no porque ellos hayan entendido nada de un modo distinto de como lo han venido haciendo hasta ahora. O sea, que hemos sido nosotros los que hemos cambiado nuestra actitud. Nosotros somos los que hemos depuesto nuestra actitud. Eso es lo que interpreta ETA, y también yo lo entiendo de esa manera. No han caído en saco roto los esfuerzos de Zapatero y Rubalcaba de hacer guiños a ETA, de soltar a algunos de los peores asesinos de la historia, y de silenciar a todo bicho viviente vía Tribunal Constitucional. Y tanto es así, que ETA se viste de legitimidad para reconocer los gestos del gobierno utilizando precisamente la “conferencia de paz” de San Sebastián y la victoria de Bildu en las municipales, una victoria producida por una gravísima injerencia política en asuntos judiciales absolutamente descarada, una traición ejecutada a golpe de batuta de Rubalcaba en una nueva version del viejo Cascanueces: unos rompen los huevos, y otros recogen las nueces.

¿Dónde está la victoria? Lo que está viniendo a ser esto es una bajada de pantalones de tomo y lomo. Y por experiencia sé lo que hace un maldito psicópata hijo de puta cuando te bajas los pantalones y sacrificas tu dignidad para lograr un poquito de “paz”. Lo que logras es un mohín, más arrogancia y sobre todo, muchísimo más de lo mismo. Más y mejor. ¿Victoria, Don Felipe? ¿Victoria de quién?

¿Por qué tanta ilusión precisamente con este comunicado, si esto lo hemos vivido ya tantas veces? Carles Francino ha llorado en su programa. En la entrevista que ha emitido TVE-1 al hijo de Tomás y Valiente, un par de colaboradores se han lanzado en plancha a hablar de amnistías. Otro, el colaborador de El País, no ha sabido, querido, podido, evitar la bajeza de Mayor Oreja al proclamar con tal oportunismo la frase “Las víctimas siempre tienen razón”. Ya se va esbozando la fiesta socialista, la derrota de la derecha usando a ETA como trofeo, objeto arrojadizo y victimario oculto. Pero claro, cierto periodismo no deja de ser también casta política, que vive momentos de euforia. Ojo, el ciudadano de a pie no se fía, no se fía, pero los políticos están exultantes. Sólo falta Arias Navarro proclamando compungido “Españoles, ETA ha terminado”. Ja, ja y ja.

Todo esto obedece a un guión orquestado por los socialistas del PSOE y de ETA, que comparten ideología, comparten enemigos y comparten proyecto político. Así, mientras sigamos plegándononos a sus exigencias (la voluntad popular debe prevalecer a la imposición) sin pararles los pies y sin decirles que repitan el comunicado y traigan mañana un texto decente, acompañado de gestos, de rechazo a SU violencia criminal y a SU imposición totalitaria, todo irá bien. Pero si nos mostramos firmes, volverán a la violencia. ¿Y de quién será la culpa, si eso ocurre? Del PP. Como en el 11-M, que la culpa fue del PP hasta tal punto que nadie sabe quién hizo el 11-M pero todos “sabemos” por culpa de qué gobierno ocurrió el 11-M, la culpa del fin de la tregua será del PP. O sea, que o el PP concede la independencia a la izquierda etarra, o tendrá sangre en las manos. Esta es la sinfonía de la nueva PSOETA.

¿Victoria, Don Felipe? ¿Victoria de quién? Con monarcas como estos, dan ganas de hacerse republicano. No te digo ná, y te lo digo tó.

MARIANO RAJOY, UN RIVAL MUY ASEQUIBLE

Soy tan bueno que no puedo perder

El efecto COPE continúa, paralelo al efecto Rajoy, efectos ambos que comparten placenta y ahora, consecuencias conjuntas. O sea, una caída de oyentes/votantes. La de Cope fue automática. Desde el día en que echaron a Losantos y Cesar Vidal, perdieron un grueso importante de oyentes que se fueron a esRadio y no volvieron a sintonizar la cadena episcopal. El chorro ha sido contínuo desde entonces, en favor a esRadio y también Onda Cero.

El cambio de dirección, de la mano del infecto Nacho Villa (oírle haciendo chascarrillos picantes en la sección de corazón haría vomitar a una cabra) ha sido traumática para la cadena, y no solo en oyentes, sino que sus tertulianos empiezan a abandonar el barco. Hoy, Juan Manuel de Prada abandona la Cope y declara con dureza contra la actual dirección de Cope por la incapacidad de la cadena para transmitir convicción.

A Rajoy también le han abandonado por tibio María San Gil y Ortega Lara, dos casos sangrantes. Y los votantes, parece ser que le están abandonando. Habrá que esperar a otras encuestas más fiables que la cocinilla del CIS, para ver cuánto hay de cierto en esa caída de intención de voto en el PP de Rajoy. Que no me extrañaría, ojo. Sólo Mariano cree que su inconsecuencia le dará votos en vez de quitárselos. Lo que se me antoja una maldición, pues no me parece Mariano de esos que rectifican, o por lo menos, no de los que rectifican a tiempo.

Cope y Mariano, Mariano y Cope. Aquejados del mismo mal, quieren acaparar el voto de la derecha sin mostrar que son de derechas, pensando que adoptando una posición equidistante en los conflictos troncales de España van a engatusar a algún oyente/votante despistadillo.

Creo que es apuesta equivocada. Rajoy y la Cope están apostando por un votante/oyente activamente centrista. Yo creo que ese oyente/votante no existe. Todo, TODO el mundo cree tener la solución a un problema. Unos son más audaces, otros más pragmáticos, otros son más exaltados, otros más moderados, pero todos, todos, son de izquierdas o de derechas. Lo más parecido al centrista activo es el desapegado, el descreído y el indolente. Y esos tres modelos son precisamente los que nunca votan ni oyen las noticias. Cuando Rajoy dice que “los liberales, que se vayan”, cuando la Cope anunciaba en su primera tertulia sin Federico que quedaban vetadas las posiciones vehementes o las visiones negativas, están sacando de su espectro a una parte importante de su electorado/audiencia. Mala apuesta, situar el target en quien no está interesado.

Así que ésto es lo que hay, un Mariano que no convence. En ese sentido, no llega a los niveles del intragable Nacho Villa, pero aún así, no convence, ni despega. Y debería estar arrasando en la intención de voto.

De confirmarse el panorama que esboza el CIS, el que convoque anticipadas será el propio Zapatero. Nada más fácil para él que acomodar una fecha que le vaya a venir bien. Ha demostrado una y mil veces que sabe manejar los tiempos y acomodarse a la situación. Con Mariano al frente, Gürtel en los tribunales, consecuencias penales, titulares, dimes, diretes, y posibles salpicaduras, caben muchas posibilidades. Sí, Zapatero podría volver a romperle la cintura a Rajoy. Incluso en el peor de los cuadros económicos posibles, Zapatero tiene en Rajoy un rival muy asequible.

No se pué ser bueno

EL CIS EN LLAMAS

Echamos un ojo al barómetro del CIS. Totally amateur, que no soy sociólogo ni soy nada, en realidad.

Cabe destacar que el PP supera al PSOE por 3,8 puntos en estimación de voto. Bueno, es un principio, dirán algunos. Y sí, lo es. Quiero decir, menos es nada, claro. Sin embargo, teniendo en cuenta las circunstancias económicas, las cifras del paro, las cifras que no son el paro, y la catástrofe política actual, a mí me parece que una ventaja de 3,8 en intención de voto es muy poquita cosa. Máxime si tenemos en cuenta que el error es del +-2. Así, podría ser que el PP estuviera aventajando al PSOE en 5,8 puntos, lo cual sería otra caca. Debería estar a 10-12 puntos, como mínimo. Pero también podría ser que el PP estuviera aventajando al PP en sólo 1,8 puntos. Díganme ustedes si es o no una ventaja irrisoria, 3,8 míseros puntos.

En cualquier caso, una mierda.

Veamos que opinan los encuestados acerca de la situación política actual.

¿Se puede saber quién puede ser tan miope y cínico como para declarar que la situación política es muy buena? No pueden ser solamente los familiares,  asesores del gobierno y lectores de Público. En esos 2 puntos hay mucha saña.

Otro 6% opina que la situación política es buena. Un seis por ciento que conserva su trabajo. Funcionarios blindados. O boqueras de botellón, quién sabe.

Vemos que la vivienda ha desaparecido de los problemas vitales del ciudadano. Antes, cuando se tenía acceso al dinero, la vivienda era el gran problema. Ahora, el problema es acceder al dinero, así que los problemas más importantes son los económicos.

Tal vez el cambio de criterio sea muy lógico, pero a mí me da que la sociedad no está haciendo el diagnóstico correcto, porque los problemas económicos que tenemos actualmente son un problema político. De hecho, salvo el terrorismo, que es un problema policial, todos los problemas acuciantes los derivo a la casta política.

Por cierto, otra lectura maliciosa: ¿dónde está la guerra de Afganistán entre los problemas más importantes? ¿Dónde está esa legión de pacifistas que se echó a la calle por una fragatilla en Irak? ¿Y que castigó a Aznar por irritar al islam? Probablemente, ahora están perdiendo el culo buscando un puesto de trabajo, sin encontrarlo. ¿Mereció la pena el cambio? Evidentemente, no.

He de entonar aquí un mea culpa bien alto, pues yo fui uno de los manipulados voluntarios que votó a Zapatero la oscura jornada del 14-M. Pero nunca mais, cuidao.

Con todo, la casta política es el tercer gran problema. Tal vez debería serlo con un mayor porcentaje, pero es que el monopolio de la información y los grandes medios, pues es lo que tiene: que apenas nadie se entera de que la policía y la justicia están penetrados hasta el corvejón, de que el 11-M sigue en un cajón, de que nos gobierna un hatajo de merluzos y merluzas, una grulla enferma, un faisán gótico, y toda una cohorte de chorlitos culirrojos.

Llama la atención, además, la distancia con la que los españoles vemos a los políticos. Piensa el español medio que el trabajo de los políticos no le afecta personalmente. Que están ahí para ganar dinero y salir en los telediarios, pero que no nos afectan realmente, y que el resultado final de su trabajo está aislado de nuestro entorno. Craso error, achacable a la desinformación y a la falta de formación.

Aún así, después de navidades, que es cuando se efectuó ésta encuesta, la buena voluntad de los encuestados puede estar un poquito anestesiada. Después de la semana horribilis de Zapatero, rebasada la la barrera psicológica de los cuatro millones de parados (y pensar que llegaron a llamar antipatriota al que vaticinaba los 3 millones…) veremos qué nos traen las encuestas.

Dejo el documento completo para el que quiera trastear.

SONDEOS CIS ENERO 2010 (pinche aquí)

¡ELECCIONES ANTICIPADAS YA!

Nos vemos representados en la exigencia de nuevas elecciones. El Ejecutivo de Zapatero está entrando en barrena. Habiendo desintegrado todos los campos en política nacional, y varias cuentas pendientes con la justicia, Zapatero se proponía centrarse ahora en la política exterior. Pero aún no ha calentado el trono de la UE y no ha hecho más que liarla. Ya ha recibido varias pitadas de recibimiento, y recibirá más. Se creía Zapatero que le iba a tomar el pelo a Europa como se lo ha estado tomando a España. Pero parece que no. Niet, Zapatero.

Tampoco parece que vaya a acabar muy bien su idilio con Obama. Parece que el imprevisible Zapatero empieza ya a dejar de divertir al oscuro objeto de Zapateril deseo, y Obama ya ha sido informado detenidamente acerca de qué clase de político es Zetapé, y la que está organizando al otro lado del Atlántico.

Los sindicatos ya le han dado un toque. No les gusta el curso que está tomando el gobierno. Probablemente ya estén hablando cosas con el PP. Y todo porque el gobierno ha admitido ya ante Europa que los funcionarios españoles cobran por encima de la media europea. Ahora les toca el recorte a ellos. Sin los sindicatos, Zapatero no es nada. Con los sindicatos, Rajoy será un pelele. Va a tener peor aspecto que De la Vega.

Esperanza Aguirre y Aznar han removido el panorama usando sólo dos telediarios. Sus dotes de liderazgo son inapelables. Son el modelo natural del PP. Se queda corta Aguirre al proponer sólo pensiones, trabajo, nuclear y educación como cuatro urgencias de España. Hay mucho que reformar. Pero como idea inicial, está bien. Hace bien al adelantarse al nuevo Rajoy. Por si él mismo termina por no pronunciarse.

Las elecciones anticipadas deberían ser la primera medida a tomar para empezar a hacer frente ya de ésta situación, que Zapatero ha negado y sigue negando, si no de palabra, sí de obra. Quitar a Zapatero del poder es básico para la unidad de España. Su inepcia y su iluminismo nos han llevado al borde del precipicio.

Pero nada nos asegura que Rajoy, que parece tener miedo a granjearse grandes enemistades, vaya a tener la presencia necesaria para llamar de una vez al orden a los nacionalistas catalanes. Que esté dispuesto a efectuar el recorte del gasto público necesario para poder reactivar el mercado sin necesidad de gravarlas con el impuesto de sociedades. Que esté dispuesto a realizar la reforma administrativa que facilite y premie la creación de empresas, más allá de las arbitrarias subvenciones y del trabajo innecesario.

Pero es sólo el primer paso. Si Aznar y Esperanza no lideran al PP, el cambio será sólo nominal. Mariano no tardará en sucumbir despedazado por las hienas nacionalistas, sindicatos y Gallardón. Sin olvidar cómo las gasta el PSOE en la oposición, mucho más eficaz que Mariano. Se lo van a merendar vivo.

Pero eso será después. Ahora lo fundamental es sacar a ésta panda de tuercebotas del poder. O si no, van a irse ellos. Deberían haber presentado hace tiempo ya una dimisión. Sus políticas nacionales están agotadas, y la agenda internacional se les ha estrellado antes de despegar. Parece que la chispa Zetapé no termina de prender en Europa. Diríase que se le van a pasar factura, entre otras cosas, sus devaneos con Cuba, con Chávez, con Evo, y su pleitesía enfermiza con Obama. Zapatero no cae bien en Europa.

La conjunción planetaria se ha quedado en nada, pues. Las tácticas que en casa funcionaban, en el exterior no cuelan. Incluso los 600 asesores pueden dar por agotada la fórmula de tomar por gilipollas al electorado. No funciona ni con risas enlatadas. Zapatero ist kaput, y más después de la cagada de Salgado de hoy, que ha enviado un texto a Europa sin incluir el párrafo clave, el alargamiento de la edad laboral. Viejo truco de arpía de oficina: no se imprimió, no sé por qué.

Ya lo dijimos al iniciar LaCiudadenLlamas. Como el que lleva a la tienda un artículo defectuoso, tendría que haber un control de calidad para poder devolver un gobierno defectuoso y que nos lo cambien por uno bueno.

-Oiga, ésta batidora no funciona.

-A ver…(el dependiente chequea la batidora, comprueba que efectivamente, no furrula)

-Pues es verdad, señora, no funciona. Inmediatamente se la cambio por otra. Por el mismo precio, ¿cual quiere?

COPE y EGM, PP y ELECTORADO, LOSANTOS/VIDAL Y AZNAR/AGUIRRE

La Cope no ha podido continuar manteniendo el secreto. Ocultaron mientras malpudieron el hecho de que la marcha de Jiménez Losantos y César Vidal había movido al grueso de los oyentes a esRadio. Ya los sondeos apuntaban a un éxodo de 300.000 oyentes que hemos abandonado al gélido Nacho Villa de Cope en favor de las cálidas aguas de esRadio. Pero el EGM ha hablado por sí mismo: 500.000 oyentes ha perdido Cope de una tacada. Algunos para  Onda Cero, Herrera es mucho Herrera, y casi todos en favor de EsRadio. Herrero es que es mucho Herrero, también.

Existen, además, ciertos matices que aún apuntalan el éxito de esRadio. Así, serían aún más oyentes si esRadio fuera una emisora de alcance nacional. Siendo como es esRadio una antena local con emisoras asociadas en España, que no es como tener una cadena nacional (mayor campo de recepción, un único dial, anunciantes de ámbito nacional) la cifra es todavía más notoria.

Además, habría que sumar la actividad que genera en internet esRadio, sin comparación posible con sus competidoras. Es más, buena parte de sus nuevos oyentes han descubierto esRadio vía internet. La plataforma esRadio ofrece toda su programación, que además está implementada en el periódico Libertad Digital. El de Losantos es un proyecto sólido y fructífero.

Imagino que cada uno extraerá su propia lectura. La mía es que esRadio ofrece sólidos contenidos liberales, sin fallas ideológicas, sin guiños a la izquierda, y sin concesiones con los políticos. Además, en la tropa de Losantos sólo entra lo mejor de lo mejor. Y, sobre todo, esRadio trata a sus oyentes como si fueran inteligentes. ¿Están locos, éstos liberales? Las cifras dicen lo contrario.

Por otro lado, si recordamos que hace un año escaso Losantos y César Vidal eran la Cope, y la Cope eran ellos, parece imposible que ahora Losantos haya dejado en la estacada a la Cope desde internet y una radio local. La pregunta evidente es ¿qué no lograría Federico con una radio nacional?

Aznar y Aguirre deberían observar con mucho cuidado la historia de esRadio. En el PP, la línea liberal está siendo acogotada por la línea socialistoide de Rajoy. Lo mismo que la Cope se olvidó de un día para otro del 11-M y de los desmanes nacionalistas, le ha pasado al PP de Rajoy.

El PP de Rajoy por fin ha salido de su fase crisálida. Ha dejado el capullo atrás (fuentes aseguran que lo lleva consigo) y vuela por el campo con alas multicolores, relegando los tonos liberales en las zonas menos visibles. El votante natural del PP ha quedado igualmente relegado.

¿No sería posible un éxodo del PP como el de Cope? Rosa Díez era una semidesconocida para el público, y su proyecto sigue creciendo. Aznar y Esperanza despegarían con mayor rapidez, gracias a la inercia de su notoriedad y también a la perspectiva que proporcionan seis años de Zapatero, dejando aparte sus capacidades personales.

El votante conservador se ha quedado manco. Si un partido liberal pudiera plantarle cara al modelo socialista, el votante podría hablar de verdad. Votar a la contra, tal vez, pero sin la otra mano tapándose la nariz.

La situación del votante liberal, y del conservador clásico, actual, es la situación de un mudo que necesita la mímica para expresarse. Rajoy y su inescrutable proyecto no responde a las necesidades electorales de nadie, salvo la del que va a votar contra el PSOE. Es injusto que todo lo que no sea el PSOE y los nacionalistas sea el PP.

¿No sería ya momento de completar el espectro de partidos con el capital político que Rajoy no ha querido aprovechar para su partidocidio? De éste modo, Zapatero sí tendría los días contados, y España tendría una oportunidad.

11-M: ¡ZETAPÉ, ELVIS ESTÁ VIVO!

Mientras permanecemos a la espera de que se dicte sentencia a Sánchez Manzano por la querella presentada el pasado verano por la AAV11-M, surge ésta noticia:

Que el gobierno se dedique a acusar de traición a todo aquel que ose discutirles una coma, no es nada nuevo. Sin embargo, cuando he leído el titular, me he acordado del vergonzante episodio de Rubalcaba (veo todo lo que haces, oigo todo lo que dices), y me ha sido imposible desgajar la una de la otra. Se me han pegado.

Se viene diciendo que Rubalcaba, tras las afirmaciones de Floriano, perdió la paciencia, pero yo no estoy tan seguro. Rubalcaba va sobrado de paciencia. Lo que le ganó a Rubalcaba fue el miedo. Faisán, Gal o SITEL, no sé qué asunto de los tocados por el diputado Floriano asusta a Rubalcaba. Puesto que SITEL es el más novedoso de los tres asuntos, lo más lógico sería pensar que SITEL fue el detonante de la reacción iracunda del Ministro. Sin embargo, me da que SITEL, de relativa gravedad práctica, pues no es SITEL lo que se ha puesto en cuestión, sino quién y cómo lo usa, SITEL, digo, no preocupa a Rubalcaba. El GAL es una piedra arrojadiza eterna que el PSOE regaló a la oposición hace ya décadas, y, aunque no creo que a Rubalcaba le entusiasme hasta el infarto que le menten el asunto, pues en aquellos días demostró a España para siempre jamás de los jamases, que el ahora ministro de Interior es un diestro embustero, no deja de ser una vieja herida.

Tal vez fue el chivatazo del bar Faisán, vergonzoso borrón en la historia de cualquier estado, lo que tiene sin pegar ojo a Rubalcaba. Lo del Faisán va a hacer correr torrentes de tinta, paladas de embustes, patrañas y medias verdades. Aún seguimos en espera de que Garzón, por ejemplo, facilite las grabaciones íntegras que la policía realizó aquel día. Cuando presentó el vídeo, faltaban los fragmentos relevantes a la investigación. Un mes después, saca otros fragmentos irrelevantes, que se le habían quedado en el fondo de la caja fuerte. Lo que daría yo por echar un vistazo a la caja fuerte de Garzón, por cierto. Pero volviendo al tema, ésto me recuerda asímismo que Gómez-Bermúdez, el juez del caduco juicio del 11-M, sigue sin facilitar los fragmentos relevantes del vídeo de la pericial de explosivos. El vídeo más importante de la historia de España. Bermúdez, en cambio, ha proporcionado, después de resistirse durante meses, partes irrelevantes del vídeo. Exactamente igual, Garzón que Bermúdez. El mismo descaro.

El juicio del 11-M no resolvió nada, y vino a añadir ruido a la investigación, aún sin terminar, y apenas empezada. La sentencia, y las pruebas, huelen a mierda a 500 kilómetros a la redonda. Y punto. Como mínimo.

Garzón intentó dar carpetazo al Faisán sin concluir la investigación, casi sin empezarla, si tenemos en cuenta que los policías que realizaron la investigación sobre el chivatazo son sospechosos a priori del propio chivatazo. Igual que la investigación del 11-M, con Manzano prigado hasta las trancas, habiendo participado en ella.

Y ahora, el PP solicita por primera vez una reapertura del 11-M, y recibe como respuesta un bufido y un zarpazo. Como Rubalcaba ante el Faisán.

Las posibles conclusiones que me vienen a la cabeza son:

La semejanza en los comportamientos de ambos jueces es evidente. Pienso que, como el 11-M, la operación Faisán oculta una verdad lo suficientemente grave como para que Garzón se exponga de un modo tan evidente. Quedan en último plano las sospechas menos graves: la hipótesis del topo de ETA en la policía, y también la del agente externo desconocido. Aquí hay tomate chungo, chungo.

Sin embargo, conviene observar la reacción de PSOE y demás mantenedores-de-la-versión-oficial ante la mención del 11-M pasado el juicio. Del aplauso a la sentencia, pasaron al respeto de la sentencia. De ahí, a ignorar toda mención al 11-M, posición bajo la que se ampararon varios años, en espera de que a la gente se le olvidara todo. Una vez que comprobaron que, lejos de perderse en el olvido, el 11-M se mantuvo constante en unos pocos medios, pasaron a la ilegalización y el soborno de la Cope. Como nada de eso acalló a  los periodistas del verdadero 11-M, los ocultadores pasaron a la ridiculización, de la mano de todo el organigrama de la versión oficial, desde el jefe visible, Zetapé, hasta el último chimpancé, Wyoming, practicaron activamente el cachondeo del 11-M. El presidente equiparó en pleno Congreso las investigaciones del 11-M a la leyenda de Elvis

Pero el 11-M genera más y más material que pone en serio entredicho todas las pruebas en las que se basó la sentencia, invalidando algunas con absoluta transparencia, como por ejemplo (uno de tantos) el montaje de los libros coránicos aparecidos en los escombros del piso de Leganés, libros chiítas, de todo punto incompatible con el carácter sunnita de los cadáveres aparecidos en Leganés.

Evidencias que apuntan sin duda alguna al mismo Manzano que encubrió a los terroristas destruyendo las pruebas e induciendo a autorías erróneas.

Evidencias que invalidan la sentencia de Bermúdez, que buscó y logró desplegar un grueso nubarrón sobre las diferentes autorías, material, intelectual e incluso filosófica.

Pasan los oficialistas al ataque, demandando a los informadores, los únicos que han investigado en lugar de ocultar, y ante una opinión pública que ignora activamente toda información nueva acerca del hecho más importante de nuestra democracia. Ataques preventivos, intimidatorios, de vuelo corto. Indefendibles, por lo cual viajan en la actualidad de juzgado en juzgado, a la espera de que caigan en manos de un juez que carezca de escrúpulos y/o tenga ganas de comprarse un yate nuevo.

Y, siguiendo el hilo de reacciones, han pasado a la batasunización de todo aquel que les mencione el 11-M. Así, Camacho ha mantenido su sólo-batasuna-y-ustedes-recurren-sentencias-firmes hasta en dos ocasiones, cuando se les ha pedido retirar semejante afirmación, negándose a retirar del acta la acusación. ¿Que por qué asumo que la sola declaración de Camacho es una línea de actuación del PSOE? Porque nadie de su partido se ha pronunciado al respecto, ni siquiera para llamar al sosiego, o ésas cosas que dicen en sus jeroglíficas declaraciones. El que calla, otorga. Sería interesante observar la reacción del gobierno, si se diera alguna. No es el caso. A cambio, llaman etarras a los del PP, y a todos los que pedimos la reapertura.

Me acuerdo finalmente de algo, una cita bíblica, que me dijo hace unos meses mi hermano Javier, una tarde en que me mostré muy pesimista acerca de la investigación del 11-M. Cito de memoria: “Nada puede ocultarse para siempre. Al final, la verdad siempre resplandece.” Tal vez a priori me pareció que aquella frase venía más de la fe que de la razón. Cuando, pocos días después, César Vidal pronunció un editorial en ése mismo sentido. Compartiendo mi hermano y César la misma confesión, y aún siendo uno de los mejores editoriales que le he oido al brillante periodista, me volvió a asaltar la misma sospecha: más fe que razón.

Sin embargo, ahora comprendo que no es así. Y que ni siquiera hay que proyectar en el futuro el esclarecimiento de todo secreto. Careciendo de las evidencias legales necesarias, de las reacciones de los ocultadores se generan certezas. Así, ya, hoy, en el presente, la certeza de que se el 11-M se enterró sin más es evidente para todo aquel que se atreva a ponerse al día en cuanto al 11-M. Queda perfectamente claro quién miente. Quién oculta. Quién amenaza. Quién debe ser equiparado con Batasuna. Queda perfectamente claro por las reacciones de los actores principales quién no hizo el atentado (Al Qaeda no atentó, ni atentaron los condenados, y si alguno de los condenados atentó, está en clarísima minoría con los que fueron a la cárcel sin haber participado siquiera indirectamente en la masacre), y queda claro clarísimo quién necesita que el 11-M se olvide para siempre. Y todas esas evidencias por acumulación de indicios inequívocos abren nuevos claros entre la capa de opacos nubarrones oficiales, y revelan nuevas certezas aún incomprobables, pero evidentes ya.

¡Zapatero, ELVIS ESTÁ VIVO!

————————————————-

Recupero, como premio al esforzado e intrépido lector, el editorial de César Vidal arriba mencionado, correspondiente al 17 de septiembre de 2009. Recién nacida esRadio. No deje de escucharlo.

-Y en el momento mismo de rematar éstas líneas, después de meses sin nuevas informaciones, se producen nuevas alegaciones que señalan a Sánchez Manzano como ocultador y destructor de pruebas. En ésta ocasión, son los propios testigos de la defensa los que desmienten al ex-comisario jefe de los TEDAX. Ánimo, AAV11M, José María de Pablo, Pedro J, Federico, Luis del Pino, Antonio Rubio y los demás. Y gracias por informar.

EDITORIAL del ESTATUT/MEMORIA HISTÓRICA con Pío Moa

La situación es grave. En Cataluña se ha abolido la constitución, la libertad de expresión y la de idioma. La izquierda separatista controla TODA la prensa. Han declarado ya, que no van a acatar el fallo del Tribunal Constitucional, y han dinamitado el principio de igualdad POR LEY. Y aunque el PSOE sigue basando sus campañas en la satanización de la derecha retrógrada y violentísima, la verdad es que esa derecha no asoma. Ni existe. Como dije en otro post, la derecha es todo lo que no es la izquierda.

Vean lo que dice la Federación de Asociaciones de Prensa acerca del editorial separatista conjunto.

Recomendamos el comentario de Losantos, para el que se quiera enterar de los entresijos de la cosa y para quien quiera disfrutar del afilado verbo de un periodista único. Aunque en ésta ocasión se le ve triste, apagado. Aburrido de repetir una profecía que lo ha convertido en un periodista proscrito. Por supuesto, no hay profecía, y sí memoria histórica.

Montilla, dando las gracias. El Zetapé y socios en plena erección. El Rey, mudo.  y Mariano, aprendiendo a caminar. Lo de Mariano Rajoy es para mandarlo a su casa, sólo por sus patéticos balbuceos. Quiere robarle votos al PSOE, embotado de necedad, equidistando con una noticia que él mismo provocó cuando sus dos mitades aún no sufrían hemiplejia. Agrimensor obtusángulo, midió en centímetros de titular el peso de la noticia. O tal vez se le arrugó el escroto. Parece también seguir el guión que está siguiendo la izquierda española, de la mano del carterista de Moncloa.

Mariano no puede ser más manso. Sin posibilidad de que alguien desengarce a Rajoy de Génova 13 y logre atajar ésta situación de extrema gravedad, con o sin ayuda del Rey, en la próxima legislatura, gane PP o gane PSOE, estaremos en manos de la izquierda. Un partido sin Esperanza no puede durar en el poder. Lo que quiera la izquierda con sus campañas mediáticas de acoso y derribo, pasará.

Por cierto, que yo era de los que simpatizaba con el Rey. Ya no. Desde la jornada siniestra del 11-M, el Rey ya no reina, es sólo otro hazmerreír. Se ha convertido en una figura desmitificada, de revista del corazón, viviendo de una industria audiovisual que le desprecia y que sólo es otra correa de transmisión de la izquierda que nos viene. A pie de calle, desde el 11-M. Un mindundi cualquiera.

Ya no nos preguntamos ¿En qué andas metido, Mariano? Ya no importa. Mariano ya no está entre mis votables. Por mi parte, Mariano, para mí, es paisaje. Zapatero es el problema. Pero Mariano es paisaje, con que me suda un güito lo que haga, o mejor, deje de hacer. Habrase visto, un político que se desgasta en la oposición, y no en el poder. No duras ni dos días, Mariano.

Y yo pregunto: ¿Dónde está su Teórica Majestad? ¿Acaso quiere figurar en los libros de historia como el último rey de España? ¿Está mirando desde la barrera, como todo hijo de vecino, o sólo me lo parece a mí?

Así que tengo que volver a expresar mi agradecimiento a los pocos medios de comunicación que no se han plegado a las exigencias de la progresía dirigente. Sin ellos nadie se estaría enterando de nada. Sin ellos, no podría ejercer mi derecho a ser informado. Sin ése derecho, la libertad de expresión se muere sola. Y con ella, todas las demás libertades. Qué importante es la prensa libre.

Los españoles tenemos que cerrar ya el período abierto por el 11-M y Zapatero. Urge. El problema es que, probablemente, con Mariano a-pol-tro-na-do, y Gallardón respirando en su colleja, no hay ruta de escape para los votantes, que huyen de ambos como han huido de la Cope.

Finalizo con un artículo de Pío Moa escrito hace seis años, en el que se cuenta cómo…

Bueno, mejor léanlo ustedes mismos. No se lo pierdan. Repetirán.

El contexto del artículo es una República muy resquebrajada. Nuestra Constitución, del mismo modo, está echa cisco, la pobre.

En un país descohesionado, dinamitado por un nacionalismo rampante, insaciable, y encima victimista. Lo mismo que hoy día.

Lo hechos narrados tienen lugar durante una legislatura tranquila de las derechas moderadas tras un período catastrófico de economía de izquierda insostenible. Podría parecerse al cuadro de dentro de tres años, si Mariano consigue la Moncloa. No lo tiene muy difícil. Dentro de dos años, la cosa va a estar muy fea.

Imagínense a Rajoy bregando con los esquerroides de la vida. Si Aznar quedó tocado con las campañas del chapapote, no a la guerra y demás, imaginen a Rajoy a merced de una izquierda sin pizca de autocrítica y con los medios paniaguados. Ni dos asaltos, dura el pájaro.

Otra cosita. La extraña alianza entre el PNV (ulraconservador) y la esquerra (ultraizquierda) se está dando en nuestros días de un modo no menos insólito: el PNV acaba de apoyar la ley del aborto, absolutamente contraria a sus principios, pero vital para la agenda de Zetapé I el Saboteador. Imagínense, ¡un partido católico!

Un detalle. Europa afrontaba una recesión en aquellos días, y la República, presidida por la CEDA, afrontaba dicha recesión reduciendo los presupuestos, al contrario que toda Europa, que en general aumentó el gasto público. La situación actual es inversa, y hemos disparado el gasto público mientras que en Europa se está reduciendo, por lo general. Sin embargo, si Mariano saliera vencedor en las próximas generales (y ya digo, cualquier otro lo tendría chupado), y no continuara con el gasto público (no podría), sí estaríamos en un cuadro muy semejante al que se narra en el artículo del señor Moa.

No es cuestión de extrapolar sin más, y las condiciones no son las mismas. Sin embargo, siendo honesto, me es difícil no ver las pautas comunes. A día de hoy, sólo falta ver hasta dónde es capaz de llegar el gótico faisán. Y resolveremos por fin la duda: ¿lo suyo es maldad, o pura incompetencia? Probablemente ambas.

Lo único tranquilizador es que sólo un dos por ciento de los españoles apoya con su voto el estatuto de marras. Pero, ante la pasividad de los inocentes, un dos por ciento puede hacer muchas cosas. Como leí en un cabecero de El Mundo, “Lo único necesario para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada.”