REVERTES CALENTITOS

Hace no mucho, mientras España se preparaba para la final del Mundial, Don Arturo Pérez-Reverte publicaba un precioso artículo en XLSemanal, en la que contaba la Batalla de las Navas de Tolosa.

El domingo pasado, Pérez-Reverte escribió otro artículo comentando la correspondencia generada. El artículo se llama Las 17 Navas de Tolosa. No se los pierdan. Incluyo ambos.

LA CARGA DE LOS TRES REYES

LAS 17 NAVAS DE TOLOSA

Cómo me gusta colgar en mi blog los artículos de este señor.

PEREZ-REVERTE y SOMALO (RISA ENVENENADA)

Me ha hecho reir de pura indignación, Don Arturo, con el artículo del domingo. No se lo pierda, intrépido lector, y haga click en el título.

CAPERUCITA Y EL LOBO MACHISTA

——————–

También reí con el debate de Somalo del pasado sábado, que tituló Las Autonosuyas en referencia a la novela de Vizcaíno Casas. Utilizó algunos momentos memorables de la adaptación cinematográfica, como el debate a cinco idiomas, que fue escrito usando la imaginación más maliciosa, y que Montilla, Pajín y otras desgracias humanas están superando con creces en el Senado.

Dejo el link de Debates en Libertad, de esRadio.

http://fonoteca.esradio.fm/c.php?op=player&id=11545

LA PERRA COLOR CANELA, el mejor Pérez-Reverte

Arturo Pérez-Reverte es uno de los grandes escritores españoles. Como saben los asíduos a La Ciudad en Llamas, pocos pero muy fieles, en éste blog llevo un tiempo desarrollando mi particular antología de artículos del autor.

Pérez-Reverte ha escrito cientos de artículos, y de la mayoría de ellos podría decir muchas cosas buenas. Sin embargo, sólo hay uno del que pueda decir que es el mejor. La perra color canela.

JOSÉ LUIS PÉREZ DÍEZ “CAROD”, un catalán de chichinabo (2 vídeos imprescindibles)

JUAS!!

Por favor, no dejen de acceder a los dos vídeos que cuelgo abajo, excelente retrato de José Luis Perez Díez, “Carod”. De manera que Carod es su nombre artístico. Como Prince. Carod es más español que yo, que me apellido Medina. ¡Juas! Es gracioso ver que Pérez Díez “Carod” cojea de la misma pezuña que su hermano político, Adolfito Hitler, que ocultaba su condición judía, o como su otro hermano político, Josep Lluís Ahmadineyad, que oculta también su condición de judío.

Si bien Hitler y Ahmadineyad ocultaban su herencia genética falseando partidas de nacimiento y Carod, simplemente, gritando, como un cerdo al que le retuercen la oreja, que se llama Josep Lluís. Con eso les vale a sus votantes. ¡Cullons!

Paletos de pueblo, como turistas en Disneylandia

Y es que Pérez Díez “Carod” se alimenta de la figura del renegado. Carod es un renegado que se chufla en sus orígenes. Y con tan burda maniobra del nombre artístico, se chufla también en la inteligencia de su electorado, ¡con excelentes resultados electorales!

Éste Carod es un impostor, y es pernicioso. Utiliza el dinero español en detrimento del idioma español en Sudamérica. Perjudicando a sus protejidos indios, confinándolos a su idioma original, sin proyección. La excusa: el arraigo cultural. El motivo real y obvio, hacernos perder influencia idiomática. El sueño de Carod es hacer del español un idioma de minorías. No es casual, que ya zonas no tan limítrofes con cataluña se quieran acoger a la influencia idiomática catalana para gozar de unos presupuestos sensiblemente más abultados, como ya está ocurriendo en municipios aragoneses, que se ven tentados a plegarse al catalán para recibir nuevos presupuestos, ayudas para el catalán, más dinero para la escuela, un negocio de rótulos para el cuñado del alcalde, y la protección de una mafia institucional que trae negocio y se lleva tu alma. Pérez Díez “Carod” es un enemigo político real. Un catalán de chichinabo, pero un enemigo real. Lo mismo que Otegui, el día que decida escenificar el rechazo a la violencia. Ambos gustan, por cierto, de rodearse de terroristas.

El aragonés (ab)errante ya metió a político a varios terroristas de Terra Lliure. Hizo de mamporrero de la ETA, pero apuntando para acá. Y se caga en la teta que le ofrece Zapatero y su mamandurria barra libre, cada vez que tiene ocasión. Ni como compatriota ni como huésped tiene perdón. Como vecino, su mezquindad no tendrá, o tendría, límites.

No dejéis de ver éstos dos vídeos sobre José Luis, Pérez Díez “Carod”.

Un Político Carroñero I

Un Político Carroñero II

Artículo de Pérez-Reverte: Los Niños de Casterlsardo

Jor, jor, jor. No se pierdan el artículo semanal de Pérez-Reverte. Éste viene calentito, de hoy domingo.

Los Niños de Casterlsardo (pinche aquí para leer)

Y, aparte, fuera del tema propuesto, pero absolutamente indispensable, no nos resistimos a recuperar un artículo de otra temática. El artículo, narrativo (ahora los gilipedagogos lo llaman microficción, o microrrelato, o micropene, no sé) que se llama El Picoleto, una joya. Mucho dice don Arturo en bien poquitas palabras.

 

EL PICOLETO

Pérez-Reverte suele escribir artículos motivados por la falta de formas, el caos de la enseñanza, y la crisis de autoridad, para disfrute del lector. LaCiudadenLlamas ha recopilado una serie. Están elegidos con mimo, y hemos disfrutado horrores (nunca mejor dicho). Son testimonio de la desintegración a que está siendo sometida la cultura española. Algunos, nótese, son anteriores a la era Zetapé. Aunque cuando la cosa se pone dramática es más tarde. Recomendamos dosificarlos, aunque hayamos preferido agruparlos en una sola entrada. Avisamos, leerlos todos seguidos puede provocar espumarajos licántropos. Ahí van.

De las buenas maneras:

Las piernas de mi vecino (para carcajearse vivo, avisamos)

Por tres cochinos minutos

Permitidme tutearos, imbéciles

Educación y memoria histórica:

Un facha de siete años

Destrozando la memoria

La lengua del Imperio

Ahora se atreven con Manolete

Reyes Magos y Magas

Ecoturismo y pluricultura quijotil

Subvenciones, maestros y psicopedagilipollas

Aceite, cultura y memoria (Una verdadera joya)

En qué manos estamos:

Derechos, libertades y guardia de la porra

La osadía de la ignorancia

Miembras y carne de miembrillo

Inocentes, pero menos

Tontos (y tontas) de pata negra

Aún puede ser peor

Somos el pasmo de Europa (insustituible)

Por qué van a ganar los malos

España cañí

Nadie dijo que fuera fácil


Artículo de Pérez-Reverte: El cazapiratas sin complejos

0452

Es un honor enlazar aquí uno de esas joyas periodísticas que resultan imprescindibles para todo lector. Un artículo como éste merece figurar en todas las antologías del género. Y nos recuerda, una semana más, quién es el mejor columnista de la grande y vieja España.

El Cazapiratas sin Complejos

Nunca estaremos suficientemente agradecidos a la madre que le parió, por haber dado al mundo a un cronista insustiuible, además de ser un narrador único, maldito entre la pedantería progre por llegar con naturalidad al pueblo más llano. Arturo Pérez-Reverte no escribe para cuatro académicos podridos de consanguineidad cuturaloide. Don Arturo, nuestra más absoluta admiración.

Recuperamos para el lector inteligente otros artículos disponibles en XLSemanal, cuya temática puede enlazar con el primero.

La estupidez también fusiló a Torrijos

Ejercicio de Memoria Histórica

Ya no hay canallas así

Por qué me gustaría ser francés

Los presos de la Cárcel Real (otra verdadera joya, a la que homenajeamos ya en su momento con el vídeo que cierra ésta entrada)

Más de Don Arturo: Las tiendas desaparecidas y brotes verdes

Y si a algún lector le ocurre como a mí, que cuando pasea por las calles de Madrid siente pena por la cantidad de establecimientos de toda la vida que van cerrando sus puertas, le recomendamos que lea el artículo de Pérez-Reverte Las Tiendas Desaparecidas, publicado éste mismo mes en XLSemanal. No nos cabe duda de que el lector no quedará indiferente. Y es que hasta hace bien poquito, los escaparates iluminaban el paisaje, y ahora la noche madrileña está llena de locales en quiebra, sus escaparates cegados, el cierre echado y la mugre rezumando por las rendijas, y sí, también brotes verdes que crecen en la mierda, por la falta de paso. Como podemos observar en la imagen.

Qué verde era mi brote
Qué verde era mi brote

Artículo de Arturo Pérez-Reverte: Las tiendas desaparecidas