EL RETO DE PEPIÑO

Nuestro Pepiño

Peter Lorre

Pepiño dice invocar al inteleto de la oposición, las más seletas mentes y a los más dotos economistas para solucionar el proyeto de reforma laboral.

Podría contestar yo mismo a la pregunta de Pepiño a CiU y PP, “¿Qué reforma harían ustedes?”. Podría contestar yo mismo, no ya el PP y CiU, o los organismos internacionales, la prensa mundial, la opinión pública (incluso con la última farsa del CIS), Europa, Obama, Belén Esteban y la lechuguita. Todo Cristo tiene su propuesta. He oido muchas veces eso de que España está llena de seleccionadores nacionales. Aquí todo el mundo tiene una propuesta. Los únicos que no han tenido ninguna iniciativa al respecto han sido Solbes, Zapatero, Elena Sangrado y Corbacho. ¿Cómo se permite éste gobierno preguntar a la oposición o a los propios socios, si aún no ha hecho más que empezar a capear la crisis? Qué poquita vergüenza.

Y qué tonto Mariano si suelta prenda. Como en el póker, si quieres ver la jugada, paga por verla. Si las próximas cifras de la intención de voto son todavía mejores que las de Sigma, Mariano debería invocar unas elecciones generales. Pero la dimisión de Zapatero debería ser un hecho, y Mariano debería dar la matraca con eso ya, ahora.

Aznar lo hacía muy bien. Vayase, señor González. La dijo tantas veces que terminó transformándolo en una suerte de “Vayase, Sorzalez”, y todo el mundo la repetía por la calle. Mariano debería buscar ya una muletilla pegadiza que se convierta en clamor popular, en tópico o en chiste de taberna.

Las fórmulas son varias: Zapatero, márchese. Márchese, Zetapé,…

A mí la que me gusta es con la música del Sálvame.

Laaargaaaate (Zetapé, largaté)Láaaargaaaate…

O algo así.

Vaya, que no le contestaría. Sí, en cambio, le preguntaría yo a su vez a Pepiño: ¿Y a usted qué le importa? Haga su trabajo o lárguese, tiparraco. ¿Qué reforma han hecho ustedes? Ninguna. De hecho, hasta hace unos meses, ni siquiera reconocían que teníamos un problema. Y como no sabíamos qué problema teníamos, ustedes no tomaron medidas. ¿Qué medidas tomó su gobierno cuando el paro empezó a ser alarmante?

Ninguna. Nada. Cero.

De hecho, podían haber hecho algo, aún sin reconocer la verdad. Pero no lo hicieron. Miraron ustedes, señor Blanco, para otro lado. Mantuvieron el gasto y la sangría de paro. Se conformaron con maquillar las cifras reales del paro tirando de gasto. Y ahora que Merkel y Obama nos han estampado una sonora y coral colleja, hacen ustedes las cosas igual, de la única forma que sabe un socialista: esquilmando al pueblo y malgastando la riqueza en vanidad, negación de la realidad y mantenimiento del pesebre que hace posible que sigan ustedes en el poder.

Pesebre de €uros, no de pienso, por más que algunos de los más destacados miembros del gobierno hablen como lo haría un animal comedor de pienso, pero con traje. No digo que lo sean, ojo, sólo digo que lo parecen. De ahí que tengan tanto peligro. Se comportan como si fueran tontos buenazos. Pero no señor, de tontos, Blanco y Zetapé, no tienen un pelo. (Nótese que he omito aquí a Corbacho y Sangrado).

La pregunta de Blanco es sólo una burda treta de manipulador barato, desviar la responsabilidad para que otro parezca culpable. Irá seguida de victimismo, no menos barato. Ya lo vamos a ver, en un día o dos.

Y todo con tal de no apearse del poder. Miedo me da pensar qué tendréis preparado al final. Pero no me hace falta irme al futuro para ver que hay que ver a dónde están dispuestos algunos para mantenerse en su poltrona. Hasta Felipe tuvo una salida más digna. Casi nada, señor Z.

Vaya, que le diría al señor Blanco, muy respetuosamente, que buscara por ahí un reto por el que introducir su pregunta.

ZETAPÉ, JUZGADOS DE BADAJOZ, MALA PROSA, HIJOS DE PUTA

Ha aparecido en un tablón de la secretaría de un juzgado de Badajoz, un cartelito que reza:

“Menudo hijo de la grandísima puta…él, la Pajín, el Pepiño y toda esa panda de chupócteros desgraciados…hala!!! A votarlos en las próximas elecciones…su pu…madre!!! Para mis funcionarios. Primero repartí dinero a todo Cristo (menos a vosotros)”

Tenemos que decir que no hemos sido nosotros, por mucho que La Ciudad en Llamas comprenda el motivo del tono, comparta el motivo de tal cartel y suscriba su intención. Cierto, su prosa es lamentable, se ve que, fuera del lenguaje administrativo, al autor del escrito le es difícil explicarse con detalle, y además está demostrado que el insulto directo es contraproducente en política. Pero como dice el refrán, a buen entendedor…