ZAPATERO, MONTILLA Y PÚBLICO, URTICADOS POR LA VICTORIA DE ESPAÑA: VIVAN LOS BOTIJOS

1. Según el diario Público, el artífice de la victoria no es tanto Del Bosque, Iker o Iniesta, sino nada menos que ¡GUARDIOLA! Y además, dice Público que la victoria ha dado rienda suelta al “nacionalismo de botijo”. Hay que ser mentecato, cenizo y mal perdedor, formato plañidera. Pero me hace gracia eso del botijo, siendo éste un artículo útil e insuperado por la tecnología para tener cerca agua fresca cuando te estás partiendo el pecho a trabajar con toda la solanera. Un artículo de gente que curra al sol. Muy bonito, muy feliz, muy socialista se ha levantado hoy el diario Público.

Puteados los del diario progre sin poder siquiera ocultarlo, probablemente no hablaron del nacionalismo de cachiporra, éste sí, más agresivo. O del nacionalismo de aire acondicionado, del que no se presentó a la ridícula manifestación porque hacía demasiado calor para los independentistas. O eso, o es que no hay independentistas, sólo cuatro mataos que se dedican a estafar a tuti cristi. En cualquier caso, Público no los mencionó como tales. Le jodemos más nosotros, nuestra bandera y nuestro triunfo. Cosa de paletos, quisieron decir. Pues si esto es el nacionalismo del botijo, bienvenido sea el título. El botijo me parece un símbolo honroso y además, cierto. Con la bota vino y el jamón, el botijo es también parte de la iconografía española. Por mucha hoz y mucho martillo que nos intenten colar como el que no quiere la cosa.

Todavía dirá que el tripartito no alienta el separatismo

2. Ni un 1% de los catalanes se dejaron caer por la manifestación del sábado contra la sentencia del estatut de los collons, y los radicales terminaron persiguiendo al cabecilla de la reunión. Aún así, la Generalidad tuvo la poca vergüenza de sacar una lectura positiva del fracaso rotundo de una manifestación fantasma. Qué justicia poética, ver a Montilla correr perseguido por sus propias mascotas. Allá va Montilla. Charnego fué lo más bonito que le llamaron. Allá va, dije al enterarme, el único cordobés que no va a saltar de alegría con el gol de Iniesta. El cordobés que se va a sentir aplastado cada vez que vea todas esas banderas coreando a voz en grito “Yo soy español, español, español”. Allá va un idiota en camisa de once varas.

¡Mi tesoooro!

Lo que me lleva al punto 3. Zapatero ha alardeado de soltar alguna lagrimita con la victoria de España. No me lo trago. Éste ni siente ni padece. Lo único que ha sacado en claro es que por la calle hay demasiadas banderas españolas. Zapatero está cagado en las patas. Se está haciendo la foto con la selección. Todo el mundo ha visto a un mindundi poniendo sus pamplinas junto a once héroes españoles. A ver si se le pega algo, pensarán los más benévolos. Los no tan benévolos probablemente pensarán cosas peores. ¿No será de pánico? ¿O será de pura rabia por tanta bandera y tanto “Yo soy español, español, español”, la lagrimita? Yo creo que ni una cosa ni la otra. Nunca me he creído a los tíos que alardean de lágrimas en público. Y de este, menos aún. Y encima, se despide animando  “a trabajar”. Hay que ser impresentable.

Valencia, Barcelona, Bilbao, Coruña, Madrid...

Yo creo que se le ha ido de las manos lo de las banderas en las calles. Esa sensación me da también Público. Carajo, había banderas hasta en ciudades vascas “comprometidas”. Cataluña entera fue un estallido de júbilo español, lo mismo que el resto de nosotros. A la bandera española ya no hay quien la erradique. Ya Carod, otro charnego calvorota, había expresado su preocupación por la presencia masiva de banderas españolas en Cataluña. No nos extraña, ni una cosa ni la otra. Y desde aquí nos alegramos profundamente por ambas.

Zapatitos, ya no rentabiliza ni una victoria en el Mundial. Ha quedado en esa foto como lo que es, un advenedizo, un convidado de piedra, un impostor. La selección nos ha dado las fuerzas necesarias para equilibrar la balanza de un modo tan natural, con una victoria limpia, honorable y coral, como a ningún estratega, salvo a Nelson Mandela, se le hubiera ocurrido. Pienso ahora en Invictus, y en el hecho de que la selección ha ganado en Johanesburgo. Incluso estaban allí Mandela y ¡Morgan Freeman, con la bufanda de España! El final fue tan redondo que hasta el héroe besó a la chica delante de todos los españoles. Grande Iker.

Sólo los cenizos y los envidiosos se sienten mal con esto. De toda ésta fiesta y esta alegría, los únicos que no han participado han sido Zapatero y sus huestes. Por motivos obvios, Zetapé, socios y sus fans se han cagado en los pantalones. Como decíamos al empezar el año, nuestras alegrías serán sus amarguras. La selección lo ha demostrado con una lección de lo que es España: un conjunto de pueblos con muchas cosas en común, unas pocas diferentes, que aceptamos y celebramos en buena hermandad, unos pueblos que son más fuertes juntos de lo que jamás  serían por separado. Zetapé, esto es España, una nación ni discutida ni discutible. Qué gran fin de semana. Viva el botijo. ¡Y viva España!

LA RECETA DEL CÓCTEL MOLOTOV

Llamándose el blog La Ciudad en Llamas, me veo en la obligación de incluir las instrucciones en formato receta del cóctel molotov:

Empezamos haciendo la salsa:

En una suave y templada sopa de votantes en la inopia, cocinada a fuego lento en la creencia de que la izquierda es el centro, y que lo que queda a la derecha del centro es Franco.

Niéguesele a los votantes el derecho a una información veraz, el conocimiento y la capacidad de comprensión lectora.

Escurra la salsa hasta que los ciudadanos hayan perdido sus últimos euros, su capacidad de juicio, su trabajo, su coche y su sociedad del bienestar.

Cambie los Euros por Bolívares rápidamente, meta a los votantes en una botella, guarde el resto en archivos secretos.

Como endrinas cabreadas, los votantes en la botella empezarán a protestar. Es el momento de añadir el comburente.

La Ciudad en Llamas recomienda Frentepopulismo de garrafón en orujo, al que previamente hemos leido el conjuro en cinco idiomas. El discurso de Montilla en el Senado es un ejemplo perfecto. En éstos casos, cuanto más garrafón, más cachondo el resultado.

Tápese deprisa, bien cerrado con tapón de rosca.

Póngase el guerrillero freedom fighter bien a cubierto antes del lanzamiento y culpe en alto a la derecha de los males del mundo.

Los votantes, atrapados en la botella, empezarán a pelear entre sí.

No hace falta pañuelo. Basta lanzarlo contra el que el portador considere que no es de izquierdas. Así, sin mecha ni nada. Material altamente inestable. Ya verá qué risa.

———–

Tengo un nombre alternativo para a unión de repúblicas socialistas ibéricas, porque URSI queda un poco así.

Yo propongo uno más corto: República Cheka.

MONTILLA SE MARCA UN PAJÍN EN PLENO SENADO

Pues sí que está la cosa chunga. No bastaba con que la parda esa de Leire Pajín, Lady Planetaria, la llaman, no sabemos si por sus pajines idiomáticos o por las (estas sí) planetarias dimensiones de su dura jeta y la de su feudalista familia, se dedicara al parloteo en cinco idiomas en el senado.

Ahora, Montilla también. No sabemos si cargadito de Montilla-Moriles, o si jarto grifa, como dicen en mi barrio, se ha marcado una cama redonda idiomática. Un pajín. Lo mismo que hacer un Zapatero es, en los pasillos de la comunidad internacional, largarse a la francesa, esto es, sin avisar a amigos ni a enemigos, marcarse o hacerse un pajín es, en los pasillos del senado, decir un texto repartiendolo en cinco idiomas, cuatro de ellos, malamente chapurreados. ¿Me puede decir alguien qué interés tiene convertir un discurso en un desfile de enanos y cabezudos? Nadie habla en cinco idiomas para pedir el pan, ni para charlar en una terraza. Ni para nada. Joder, estamos haciendo el ridículo en Europa. De verdadera traca, de fácil comprobación mirando el vídeo:

Mientras, Merkel vigila. Y ¿qué hace Zapatero? Dar dieciséis millones más para Cultura, en concepto de todo tipo de subvenciones para actividades “de especial relevancia” y otros.

Y todo esto sin contar con que la sangría continúa. Seguimos gastando en tonterías. Ésta información de Pedro de Tena no puede dejar indiferente a nadie.

http://www.libertaddigital.com/sociedad/transportar-a-los-277-altos-cargos-de-la-junta-de-andalucia-cuesta-85-millones-de-euros-1276393496/

Y por terminar donde empezaba, la pijada venenosa del Senado esquina con Babel nos cuesta en traductores supérfluos de solemnidad 60.000€ la sesión. Hablando todos español.

Y como apunte final, se me viene a la cabeza la última carta de Denis y me pregunto: ¿Qué va a hacer occidente con Zapatero? Zapatero sigue con sus medidas electoralistas y se baja el sueldo 6.000€. Creo que nadie nunca se ha metido con el sueldo del presidente. Ni siquiera es el más alto de los sueldos públicos. Si cree que el sueldo de los altos cargos es excesivo, ¿por qué no los baja? Y si no cree que sean excesivos, ¿por qué se lo baja él? ¿Está asumiendo así su responsabilidad por el fracaso económico de España, mil veces augurado? ¿En vez de largarse o convocar elecciones, se baja el sueldo? Éste Zapatiesta se cree que todos somos gilipollas.

Electoralismo de charlatán de feria, con un toque de culpa por lo que ha hecho o por lo que va a hacer, y por supuesto, por lo que está haciendo. Y yo me pregunto, con Denis: una vez que a Merkel, a Obama y a Zarkosy les ha quedado claro que Zetapé, por todo recorte, va a intentar exprimir al ciudadano, ¿qué van a hacer al respecto?