WILLY TOLEDO, JUSTICIA POÉTICA Y MORDEDURAS DE SARDINA

Willy Toledo, el comunista errático, recobró hace meses la notoriedad que su profesión no le proporciona ya, llamando terrorista al difunto Orlando Zapata Tamayo, que fue aquella víctima inocente de torturas del régimen comunista cubano a quien le fue negada el agua durante una huelga de hambre que duró dieciocho días antes de causar su muerte. A ese hombre le llamó terrorista, repitiendo la versión de la prensa oficial cubana. También declaró que en España hay presos políticos. Tamaño momento de inspiración le valió convertirse en el pelele de la semana, el metepatas oficial de la liga española, el tipo del que cualquiera se querría desmarcar. Por desmarcarse de sus palabras, hasta los cooperantes que frecuenta Willy declararon inmediatamente que no estaban de acuerdo con él, y que no se hacían responsables de lo que dijera éste elemento Toledo. Después de lo cual el tipo, escaldadito, desapareció unos meses en los que fue a refugiarse entre los únicos que le podían dar cobijo, los sindicatos abertzales de perfil bajo.

Willy codeándose con minietarras. Dios los cría, y Castro los junta…

Una vez que el público se olvidó de él, Willy, escaldadito, pero no lo suficiente, volvió a sus aventuras saharauis. Encabezaba el Willy este, una “flotilla humanitaria” para denunciar a las autoridades marroquíes. Nadie les hizo mucho caso, y desembarcaron sin problemas. Fueron a recoger a otros al aeropuerto, y la policía les trató con desprecio y les requisó algunas cosas. Los policías del aeropuerto grababan sus caras con teléfonos móviles. Cuando ya se iban a ir, el tal Willy Toledo SE PUSO A GRABAR A LOS POLICÍAS, y entonces la policía le redujo. De resultas de la trifulca, a otra mujer de la oenegé la zarandearon, también. La que has organizado, Willy Toledo.

Dice que le han pegado decenas de policías. Es mentira. Le habrán agarrado entre cuatro, le habrán dado dos tollinas y le habrán quitado el teléfono móvil. Observamos que la única lesión concreta que denuncia este payaso sin límites ni fronteras es un dedo que “creo que me lo han roto”. Jua, jua, jua. ¿Decenas de policías marroquíes te apalizan y sólo te rompen un dedito? No te lo crees ni tú, llorica. Además, te lo has buscado tú solito, Willy Toledo. No veo mejor manera de alentar actitudes autoritarias de la policía que adoptar actitudes caprichosas, arbitrarias y arrogantes. Willy Toledo, nunca grabes a un policía, y no le faltes al respeto.

Nunca fui muy brillante

Volviendo al pasado, cuando Luis Herrero le entrevistó y le dio la posibilidad de redimirse, éste pájaro, en vez de desdecirse de aquella sandez sobre Orlando Zapata, se reafirmó, y al día siguiente equiparó nuestra democracia a las peores dictaduras del planeta, acusando a la policía de tener oscuras mazmorras, cárceles secretas creo que dijo el tonto a las tres. Nos acusa de antidemocráticos aduciendo cosas secretas e ilegales. En Cuba, lo mismo que en Marruecos, no hace falta inventarse nada, y lo que le han hecho a Willy es totalmente legal en Marruecos lo mismo que en Cuba. Y no enterarse a estas alturas ya no es ni estupidez, ni locura. Es vileza y fanatismo.

Ahora llorará, el comunista paniaguado este, pero a eso y no a otra cosa es a lo que ha ido a Marruecos. A hacerse la víctima. Pero no es sino un mercachifle de la llantina. Plañidera “mira qué me han hecho esos señores tan malos a los que he ido a provocar en su propio territorio”.

Ahora, haciendo “activismo” en El Aaiun, Willy Toledo ha aprendido lo que es sufrir una dictadura en sus propias carnes. Le está bien empleado. Además, no le han hecho nada. Es un cuentista. Y lo mejor de todo, Zapatero no va a arriesgar su amistad con Mohamed por culpa de un tiñalpa. Si ahora le secuestraran a este Willy, no creo que Zetapé pagara un duro por su rescate. Además, tampoco creo que el tal Willy Toledo, tan libertario él, pudiera aceptar que su rescate se pagara en dineros manchados de la sangre de los inmigrantes. ¡Abajo el euro, abajo el capital! ¡O se paga en Corticoles de Fidel o aquí me quedo! ¡Y que alguien me traiga una cañita, por Dios!

JUSTICIA POÉTICA

Lo más dulce de todo es que al comunista Willy le pegaron ayer por grabar un abuso con el movil, y en esos mismos instantes, en España, las hordas sindicales sembraban el miedo con sus amenazas piqueteras violentas. Y mira por donde, a los que más amenazaron esos fascistas fue precisamente a los que querían grabar con el teléfono móvil sus abusos. Justicia poética, Willy Toledo.

Un tipo que defiende a Ho Chi Min en la radio, y da conferencias procastristas en Bilbao, de la mano de gestoras marxistas vascas (vulgo proetarras), y luego denuncia que cree que le han roto un dedo, es un tipo con un verdadero problema mental y un evidente déficit de huevos. Willy Toledo, te está bien empleado.

Seguimos pendientes, Willy, sabedores de que has terminado observando nuestras recomendaciones de irte a una dictadura, a ver si te enteras de en qué se diferencian éstas de las democracias. Y como veo que tomas nota de nuestras recomendaciones, la próxima es que, ya que vas a luchar contra una dictadura, la próxima vez aceptes con algo más de estoicismo una agresión fascista. Acéptalo como la consecuencia inevitable del noble acto de defender al débil, por ejemplo. El premio a la nobleza suele venir acompañado de una mano de hostias. El mundo, lamentablemente, es así. Y seguirá siéndolo por mucho tiempo si seguimos calmando nuestras conciencias con estos mártires de tirita en el pulgar, en lugar de mejorar la democracia que ya tenemos.

Lo que pasa es que tu acto, Willy Toledo, no tiene nada de noble, y mucho de impostura, y a la mínima que te han puesto la mano encima lo primero que has hecho es lloriquear y enseñar tu dedo casi roto. Quieres enseñar cicatrices de tiburón,  pero amigo Willy Toledo, tú sólo luces mordeduras de sardina.

Anuncios

AMENAZAS DEL MORO

El gobierno debe ser contundente en esto. Va mucho en juego aquí. No podemos permitir que la dictadura marroquí nos marque la agenda. Rajoy puede visitar Melilla, ciudad española, cuando quiera. Marruecos no tiene nada que decir, no es asunto suyo. Zapatero ha de defender a Mariano Rajoy y ser firme ante el chantaje marroquí. Esto no es ningún juego.

Anteayer redacté un post en el que me hacía eco de un editorial en El País, y que también señaló Libertad Digital. Dicho artículo recuerda directamente al comunicado que ha emitido el primer ministro marroquí, en el que se dice que considerará una provocación la visita de Rajoy a Melilla. Cuando lo he leído, no me he dado cuenta, pero Tertsch no lo ha pasado por alto.

Marruecos, como apunta Tertsch en su editorial de hoy, le ha tomado la medida a Zapatero. Sabe que es un pusilánime con el Islam, y que se está tambaleando en el poder. Sabe que el Rey está malo, y sabe que España está patas arriba, controlada por separatistas y presidida por mentes blandas. Sabe que el electorado español respondió positivamente al “estímulo electoral” del 11-M.

Hablando de 11-M, y teniendo en cuenta que la autoría Al Qaeda es una tomadura de pelo, una chapuza, absolutamente infumable.

Sólo como hipótesis, supongamos que detrás del 11-M estaban los servicios secretos marroquíes, ayudados desde dentro por sus contactos con nuestro Ministerio de Interior.

En ese caso, la elección de Al Qaeda como “cabeza de turco” recurrente por la Versión Oficial de Zapatero parece bastante lógica. Encaja.

El interés de Mohamed VI en la victoria del pusilánime Zapatero es evidente. A Zapatero le veo con ganas de entregar Ceuta y Melilla. No habría movido un dedo por Perejil. Declaró que se retiraría de Irak si ganaba, pero el 11-M se fraguó antes de la guerra de Irak, si creemos algo del sumario, y además, me da que a Irak le queda un poco lejos la política española. Para Marruecos no queda lejos España, y les conviene un gobierno blando y filoislámico antes que uno firme y democrático. Encaja.

Explicaría eso la actitud gubernamental de continua claudicación ante todo desafío islámico, especialmente sus continuadas referencias “inconscientes” a Ceuta y Melilla como si fueran ciudades marroquíes. Encaja.

Las sospechosas llamadas a familiares desde el piso de Leganés, y las no menos sospechosas confirmaciones marroquíes de la existencia de las mismas, encajan. Por cierto, sólo se grabó la primera llamada. Las demás no, por ninguna razón que se haya aportado.

Cada sucesión marroquí se salda con una guerra contra España. Mohamed VI aún no ha tenido esa guerra. ¿Siente que no será tomado en serio hasta tener su guerra con España? Si así fuera, después del ensayo de Perejil, y del 11-M, ¿qué vendría a continuación?

Doy por hecho que Al Qaeda no tuvo que ver con el 11-M por la nula credibilidad de las pruebas aportadas. Doy por hecho la colaboración desde dentro por la aparición de pruebas colocadas fuera de los trenes (mochilas) y por la destrucción de las pruebas de los trenes (toneladas). La manipulación pretendía engañar acerca de la naturaleza del explosivo utilizado en los trenes. Y demuestra que el cerebro contaba con la colaboración de los Tedax y de la prensa para inducir las elecciones. Y demuestra también los conocimientos de química del cerebro del atentado.

Teniendo en cuenta incluso que es posible que los servicios secretos encargaran a otro la logística,buscamos a alguien que:

-Tenga lealtades ocultas en las fuerzas de seguridad españolas, que llevarán a cabo labores de manipulación de pruebas.

-Tenga contacto con Marruecos.

-Tenga interés en sacar a Aznar del poder, y que gobierne Zapatero.

-Tenga conocimientos de química.

-Tenga bien tomado el pulso a la opinión pública española, y tenga también capacidad de manipulación mediática.

Tomando por cierto todo lo anterior, conviene recordar que hemos entregado el mes pasado cuatro millones de euros a unos tipos que dicen ser Al Qaeda, a cambio de la liberación de unos cooperantes que se hicieron la pera de amigos de los secuestradores. Que fueron secuestrados la víspera del pasado 11 de Marzo, ocupando las portadas de los periódicos el sexto aniversario del fatídico día, y que mientras les era entregado el dinero en Mauritania a los captores, en ese mismo momento, cierto ministro de Interior, socialista, manipulador mediático de excepción, bien conectado con Marruecos, con gente leal en las fuerzas de seguridad y además, químico de profesión, ese mismo tipo andaba en Rabat de colegueo con el mismo primer ministro marroquí que ahora quiere vetar a Rajoy en Melilla. Tantas coincidencias…encajan.

Aún así, quiero pensar que España sólo tuvo que ver en la ocultación de la autoría, cambiando unos moros por otros. ¿Y no sería posible que Rabat estuviera chantajeando a Zapatero con la amenaza de tirar de la manta del 11-M? ¿Supondría, además, una declaración de guerra?

Aún no sabemos qué pasó. Sólo podemos plantear hipótesis y ver cómo encajan las piezas. Y las piezas no encajan en la sentencia. Así que a quien le moleste este post, que ofrezca mejores explicaciones, pero lo de Al Qaeda es una tapadera muy, muy cutre, la Ser mintió o fue engañada por fuerzas de seguridad con el bulo de los suicidas inventados, de los que se desdijo el infame Gabilondo echándole la culpa a su reportera Ana Terradillos, y los comunicados en internet, vídeo y fax enviados a diversos medios son tan, tan sospechosos…

Por ejemplo, la telefonista de Telemadrid que recogió el comunicado primero es la misma que, de entre todas sus compañeras, casualidad, recogió días después el segundo comunicado telefónico. Más casualidad, esa mujer es de origen magrebí y conoce los diferentes acentos. Pudo confirmar, gracias a su característica idiomática, que el supuesto terrorista hablaba con acento árabe. Pero de Al Qaeda, nanay. Una chapuza. Y por cierto, en la grabación de la llamada sólo está registrada la voz de la telefonista, no la del supuesto terrorista. Misterios, misterios de la técnica que nadie poderoso quiere resolver.

La España de a pie no quiere saber aún la autoría del 11-M. Apenas estamos empezando a aceptar que elegir a Zapatero fue un error, como para meternos a ver quién nos marcó la agenda política que nos está llevando a la quiebra nacional y que elegimos solitos.