PABLO IGLESIAS Y EL ARTÍCULO 277

Pau Iglesias

Me cuentan que tardó Iglesias en volver a las andadas de su discurso guerracivilista lo que se tardó en recontar el último voto. O eso, o tal vez Pasionaria y Largo Caballero, mencionados solemnemente en el discurso post-electoral del televisivo candidato, eran socialdemócratas de la escuela nórdica de Olof Palme y yo no me he enterado, que también puede ser.

Total, que Iglesias no esperó ni un minuto para mostrar sus cartas a una afición que adquiría una tonalidad morada, cansada tal vez de aguantar la respiración para ocultar sus verdaderas intenciones. Y así, con las papeletas aún calientes, desveló Iglesias su condición indispensable a Pedro Sánchez para permitirle investir a un presidente chavista: el butifarréndum.

Que me parece perfecto, ojo. Total, en su papel nacionalsocialista recién desechado por el PSOE, hace muy bien Iglesias en dar gusto a todo separatista que se precie de serlo. ¿Qué sería de la izquierda española si no fuera así? Queda por explicarme cómo encaja el “abajo las banderas, abajo las fronteras” con el separatismo, que no es otra cosa que la exaltación de las fronteras y de las banderas, pero no pidamos la luna.

Ni nos salgamos del tema. Que resulta que el referéndum separatista, (que Iglesias y otros poetas de gulag llaman “derecho a decidir”), ocupaba el artículo 277 del programa de Podemos. Y no me digan que no es llamativo que, cuando llega la hora de los pactos, el asunto 277 del programa sea al final la condición indispensable para que Podemos permita gobernar con ellos. Que no es el artículo 1, ni el 15, ni siquiera el 50. Es el 277. O sea, por debajo del artículo que se ocupa de la gestión de las papeleras urbanas. Y resulta que era el importante.

Cuentan que su querida Pasionaria (que gestionó la muerte de tantos católicos por el hecho de serlo) pidió confesión cuando se encontraba en su lecho de muerte. Sin atrevernos a aventurar en qué punto del programa de la comunista que tanto admira Iglesias figuraba la reconversión al catolicismo, cabe maravillarnos de cómo se ponen de relieve las prioridades de cada uno a la hora de la verdad.

NUEVA SECCIÓN: MEMORIA HISTÓRICA EN LLAMAS-Hoy, PÍO MOA

Llevo ya demasiado tiempo cortándome de enlazar artículos de Pío Moa, porque si empiezo, no acabo. Sin embargo, tras la siniestra jornada de hoy, con el editorial conjunto de la prensa catalana en pleno, no espero más y declaro inaugurada la sección de memoria histórica.

Empezamos a todo gas, con una batería de artículos de Pío Moa, que narran acontecimientos de hace ochenta años, pero que venimos reviviendo en clave contemporánea, especialmente desde la siniestra jornada del 14-M.

No se trata de una declaración de intenciones, ni de panfletos, como he escuchado miles de veces antes de acercarme a sus sorprendentes artículos. Pío Moa ha dedicado, con rotundo éxito historiográfico, importantes esfuerzos a la tarea de desmontar todos los mitos que la izquierda ha desplegado.

No ha logrado asímismo calar en la población, ni en la élite intelectual, controlada por la izquierda. Para la progresía, Moa es el mismo demonio. Auténtico vade retro de la izquierda. Y a día de hoy, sin el visto bueno de la izquierda mediática, nada puede calar en la sociedad. El de Pío Moa es un ejercicio de memoria histórica sin filtros ideológicos. Moa disecciona el fenómeno y a sus actores con distancia de entomólogo, y el resultado es asombroso.

Sin embargo, sus libros se leen con comodidad y asombro. Comodidad, porque su estilo directo y organizado hacen difícil que se pierda el hilo. Además, y tristemente, el paralelismo clarísimo entre los hechos previos a la guerra civil y nuestros días, sólo facilita más la lectura de los hechos. De lo cual viene el asombro al detectar tal paralelismo.


Éste artículo sirve de introducción al trabajo del autor, que lleva años enfrascado en una rigurosa revisión, una relectura en perspectiva, incluso, de la guerra civil española, y sobre todo, de los años previos al conflicto. Pinche sobre el encabezado para acceder al artículo completo.

A continuación ofrezco una serie de artículos del autor, que dibujan los años previos al conflicto definitivo. Faltaría, para redondear la colección, el marco social que incluye en la introducción de su obra “El Derrumbe de la Segunda República y la Guerra Civil”, pero no contamos con transcripción alguna. Éste segundo texto es un artículo perteneciente a la publicación La Ilustración Liberal.

——————————

Éste es el primero de una serie de cinco, cuyo índice y enlaces se encuentra abajo, al final. Muy recomendables.

————————–

————————-

—————————

A continuación, varios capítulos de Los Orígenes de la Guerra Civil, disponible online en forma de artículos.

—————————

—————————

—————————–

Todos los actores importantes (la izquierda catalana, los nacionalismos vasco y catalán, el PC/PSOE, la Monarquía, la derecha, la Iglesia) están representados hoy día por personajes más o menos análogos a los actuales, y que se comportan con maneras muy parecidas.

Por tanto, los hechos, en muchas ocasiones, parecen calcados a los actuales, casan perfectamente con la evolución histórica más reciente de España, especialmente desde la llegada de Zapatero a la Moncloa, hace ya un larguísimo lustro. Por supuesto, las diferencias son evidentes, pero resaltan con claridad los hechos coincidentes con la actualidad.