¿HUELGA? ¿QUÉ HUELGA?

La huelga ha sido un fracaso a pesar de las tácticas fascistas de los piquetes, que no han podido impedir el normal desarrollo de la jornada laboral. Sus maneras chulescas, bajuneras y cobardes han quedado en evidencia gracias a la participación de la gente, que ha grabado con sus móviles las acciones de las bandas de UGT y CCOO.

Por supuesto, las peores agresiones se han dado contra las cámaras, ojos testigos que registran los actos, pero a día de hoy, algunos años después de la publicación del manifiesto comunista, cada persona tiene un teléfono movil con cámara, y eso no se puede parar así como así. ¡No me grabes! es la frase más común de los vídeos. No me grabes. Qué bonito, impedir la libertad de información. Muy poco democrático, camaradas. Muy comunista, eso no te lo discuto. Pero muy poquito democrático. Camaradas.

No me extraña. Ya les faltan huevos para plantarle cara al gobierno del paro, es normal que cuando salen a la calle a apalizar ciudadanos no quieran que les graben. No quieren dar la cara para no dar cuenta de sus actos. ¿Qué delincuente querría? Es de cajón.

Los piquetes son organizaciones fantasma, y no responden por sus actos. Permitir que los piquetes campen a sus anchas equivale a darle un día de fiesta a todo becerro que quiera ajustar cuentas con la realidad a base de partirle la crisma a alguien. Por otro lado, observando los vídeos, veo que entre las amenazas-piquete abundan los carrozones de la transición garrota en mano, coreando eslóganes más caducados que los gorros con pluma de abubilla (¡policía militar, policía militar!…¡por favor!), y me doy perfecta cuenta de que en realidad son cuatro mataos, nostálgicos viejunos de los tiempos en los que perdieron la virginidad, sus buenos tiempos de pancartas y melenas. Es como una revolución de fin de semana. Después de arreglar el mundo, hacerse una la foto y romper unas lunas, dicen salud camaradas puño en alto y se vuelven a sus casas con la banderita bajo el brazo, desfogados, a sus cálidos hogares de los de toda la vida y sus fotos de boda católica. Y casi lo vería bien si la diversión de estos anacrónicos borrico-carmesí no pasara por pisotear los derechos de los trabajadores, amenazar y agredir a todo el que les mire raro o tenga la mala suerte de cruzarse con ellos de camino al tajo.

Reflexión: Si le dieran esas voces al que se las tenían que dar, y no a nosotros, otro gallo les cantaría. Lejos de eso, prefieren berrear, insultar y agredir a unos cuantos trabajadores indefensos ante una policía tibia y poco preventiva. Una policía pactada. Yo creía que la democracia era otra cosa.

Permitir los piquetes es inconstitucional. Con estas huelgas pactadas con el gobierno, permitir los piquetes equivale a suspender la legalidad. Pactar cierta permisividad con la policía proporciona carta de naturaleza a las agresiones totalitarias de estos bestias, y desprotege al ciudadano ante unos totalitarios palo en mano, como en las películas de nazis. Con la excusa de la huelga, el gobierno les da permiso a los sindicatos para que campen a sus anchas y se diviertan usándonos a nosotros para calmar sus atrabiliarios humores antidemocráticos.

¿Piquetes informativos, dicen? Ya hay suficiente información, tele, radio, internet… Los piquetes se inventaron cuando los obreros no sabían leer. Ahora, con el acceso a la información, nadie necesita que le informen de la huelga. Eso lo saben ellos mejor que nadie, porque se llenan la boca denunciando la globalización como el mal de todos los males, cuando la globalización no es otra cosa que la consecuencia inevitable del acceso libre, universal e instantáneo a la información.

De ahí la virulencia del piquete: la imposibilidad de manejar mediáticamente la situación. Eso ya, ni Zapatero lo consigue. Aún siendo el principal beneficiado de la huelga controlada, porque se ahorra una de verdad, y conservando su amistad con los sindicatos paniaguados, aún con todo eso, creo que a la larga, Zapatero saldrá dañado. Ha quemado a sus sindicatos, porque ya meten menos miedo que Tintín y han entrado en descrédito para cualquiera que tenga ojos y sobre todo, oídos. Y aún más importante, el pueblo se ha enemistado con Zapatero vía sindicatos, y cuando nos toque votar, será muy recordado éste día por todos aquellos que no pudieron ejercer su derecho a trabajar, o fueron testigos o víctimas de alguna agresión. Debería ser ilegal dejar al trabajador a merced de una banda de fascistas, y este día se recordará.

¿Piquetes convencitivos, dicen ahora? ¿Cómo que convencitivos? ¿No estamos en una democracia, caballeros? Déjame que sea yo el que me forme una opinión oyendo a vuestros líderes, que bastante espacio tienen en las noticias. No puede ser legal (o no debería serlo) dejar que unos grupos vayan por ahí intimidando a la gente. Convencitivos, dicen ahora. Cómo retuercen el idioma estos totalitarios. Coercitivos, persuasivos, amenazadores, impositivos. Y además de todo eso, son el testimonio vivo del fracaso de la huelga.

Si se estima un seguimiento mayoritario, ¿que necesidad hay de montar piquetes? Si ya les íbamos a seguir todos ¿qué necesidad habría de convencernos? Perdida la batalla de las ideas, amenaza, grito y agresión. Puro matonismo decimonónico. Frentepopulismo de garrafón.

Los piquetes son coartadas que pagamos nosotros por activa y por pasiva. Si se denunciara a UGT y CCOO por los desmanes de sus células fantasma, también pagaríamos la cuenta de sus actos, puesto que su dinero es el nuestro. Muerden la mano inofensiva que les da de comer. Coartadas para hacer el cafre por un día.

Además, ¿de qué va a informar el piquete? Si los objetivos de la huelga son en sí todo un objeto de debate. Debate estéril, porque los motivos dados son una milonga. La huelga tampoco va contra la derecha, contra el empresario ni contra el trabajador. No señor. Contra ellos han sido dirigidos los piquetes, pero no son el verdadero objetivo de la huelga.

¿Contra la reforma, dicen? Mentira. El PP votó en contra de esa reforma, y Zapatero a favor. Sin embargo, los piquetes han sido dirigidos contra empresas (bares y establecimientos), contra propiedades (coches, furgonetas de reparto en plena faena) y contra Esperanza Aguirre. Se han plantado, los impresentables, frente al palacio de la Comunidad, para insultar a Esperanza Aguirre. Iros a Moncloa, les decía la gente. Memorable.

Pero no. El verdadero objetivo de la huelga es fingir enemistad con Zapatero, salvar la cara y así poder seguir manteniendo el chorreo de miles de millones que ese mismo Zapatero les regala descaradamente con cualquier excusa a cambio de su estrecha colaboración. Mamoneo sostenible.

Propongo un parque temático de la huelga general. Un gulag de la diversión. Un recinto que, una vez al año, conmemorando alguna fecha importante, no sé, el día en que Pablo Iglesias logró terminar un párrafo, o algo así, pues que se abrieran unas jornadas sindicales inocuas, para que esos cenutrios calmen su sed de sangre sin perjuicio de los derechos fundamentales, dejen en paz a la gente que quiere trabajar, y no insulten la inteligencia de los que han perdido su trabajo ante la indiferencia comprada de los sindicatos. Y se vayan después a su santa casa.

Aunque tal vez no sea tan buena idea lo del parque temático, porque estos kaleborricos son capaces de quemar el recinto hasta la última astilla con todos ellos dentro. Qué horror.

Mientras lo deciden, propongo una nueva letra para ¡A las barricadas! A ver qué os parece.

¡A LAS MARISCADAS, A LAS MARISCADAS

AMENAZAS, VIOLENCIA Y COACCIÓN!

¡A LAS MARISCADAS, A LAS MARISCADAS,

POR EL TRIUNFO DEL  TAQUITO DE JAMÓN!

Oscura reflexión final: ¿Tenemos que esperar este tipo de actitudes cada vez que al pueblo le toque expresar una decisión voluntaria? ¿Todo este revolucionismo de llavero va a ser lo normal en las próximas jornadas de reflexión? ¿Se calmará el ambiente y estas izquierdas cercanas a la histeria aprenderán en próximos meses a respetar la decisión de los demás? ¿O por el contrario, animados ante la permisividad policial, volverán éstos pijoprogres el próximo día acompañados de sus amigos más montaraces a reventar jornadas de reflexión, campañas y elecciones? ¿Ha sido esto un ensayo general para futuras ocasiones? ¿Qué planeas, Zetapé? ¿Te imaginas, un presidente de izquierdas permitiendo a los sindicatos de izquierdas pegar y asustar a los ciudadanos de a pie durante las jornadas democráticas?

Anuncios

EL VIDEO DE UGT (VÓMITO SINDICAL PARA ZOTES)

El vídeo que el tal Chikilicuatre ha grabado para UGT es ofensivo. Pura violencia audiovisual: si ese mismo video, sin cambiar una coma, lo hubiera producido un medio conservador, para meterse con los sindicatos, hubiera sido sancionado, y con razón.

Me recuerda a la patochada del pequeño Wyoming abroncando a la becaria para engañar a Intereconomía. Violencia intelectual de una indignidad de todo punto vomitiva para toda persona decente. Las izquierdas, por encima del bien y del mal, pueden producir con dinero público cualquier pornografía para bobos, que es a los únicos a los que les parecerá bien este video: los bobos, los que seguirían votando a Zapatero aunque fuera descubierto atropellando a una vieja y dándose a la fuga.

El mensaje del vídeo, además, es obscenamente grueso y simplista, además de mentiroso. Según Cándido Mendez, famélica legión con sobrepeso, el sketch está hecho para hacer entender a la gente las razones de la huelga. Y aquí es donde está la MENTIRA. El vídeo sirve a más oscuros fines. Sirve para satanizar toda iniciativa empresarial privada, que compone el tejido económico y laboral de este país, y de toda democracia. Queréis monopolizar mi productividad, comunistas liberticidas. Para UGT, toda empresa privada es malvada, machista, viciosa. De lo que debo entender que UGT sólo aprueba el modelo de empresa pública, lo mismo que hace sin excepción toda dictadura socialista: acabar con el dinero privado, más difícil de mangar. A vosotros os gusta lo público, porque es más fácil echar mano de él para regalar condones de sabores, y vaselina, a vuestros voceros. Vaselina para el contribuyente, ¿no? Vergonzoso. Dado que toda democracia digna de ser llamada así se basa en el tejido privado, es evidente que odiáis la democracia, y así lo digo cuando me preguntan.

Por lo demás, conviene trazar, grosso modo, un organigrama de responsabilidades. Así, UGT dice que hace la huelga contra el gobierno. JA, JA, JA. Sin embargo, el objetivo al que han atacado en esos vídeos que sintetizan los motivos de la huelga sólo hablan de empresarios malvados, machistas y groseros. Como si los empresarios no estuvieran sujetos a las medidas que toma el gobierno, y a las necesidades de los bancos, que también están sujetos al dictado del gobierno. Ya vivimos en una socialdemocracia pura. Pero para ellos no es suficiente. ¿Por qué sale en esos nauseabundos vídeos hechos por y para progres iletrados, un empresario en lugar de un presidente, un nacionalista vampiro campeón del paro y de la ruina catalana, un banquero socialista MAFiOso, un presidente insensible a las necesidades de su pueblo, y sí sensible a las necesidades de terroristas y dictadores de todo el orbe? Resulta ofensivo porque todos ellos son más responsables de la situación que los empresarios. Pero a quien más ofensivo debería resultar ésta bazofia es a sus propios afiliados, a los que han dejado a la altura del betún. Si mi líder saca un vídeo así, me avergüenza a mí, y él se lleva las rentas. Por eso dejé de dar mi voto al maldito Zapatero del 11-M.

Es evidente que el vídeo es un mensaje para tontos. UGT considera eunucos mentales a sus simpatizantes. Y mira, en eso, Cándido y yo coincidimos. Tampoco considero a Cándido ningún tonto, y sí un malvado fanatizado por sus propias necesidades materiales y personales. Al menos, los sindicatos han demostrado maestría a la hora de mangar dinero público a manos llenas. Parece que saben lo que hacen. Dulce Sweetie, famélico legionario del choriceo, nos quieres esclavizar a la manera comunista llamando intolerante a todo el que defiende la libertad.

Y hablando de esclavistas, ¿cómo anda tu vergonzante casta sindical? Famélica, no. Eso seguro. Aunque leo, con efectos balsámicos, que estáis perdiendo un enorme pellizco de afiliados, los honrados que se van dando cuenta de que sois una gentuza sectaria, fanática, intolerante, estridente, maloliente, y lo peor de todo: infinitamente aburrida.

Suscribe un trabajador autónomo que aún no ha encontrado a nadie que vaya a ir a la huelga, o por lo menos nadie que se haya atrevido a reconocer su simpatía por semejante bochornosa y flagrante patochada. Queremos trabajar, gentuza sindicachori. Queremos trabajar. No como vosotros. Qué hostiazo os vais a dar vosotros solitos a la vista de todos. Me froto las manos esperando el día de vuestra huelga corrupta y ladrona en la que voy a darme una jornada de trabajo muy, muy rica. Recomiendo a todo piquete que se aparte del morro de mi coche ese día, porque a veces el freno me hace cosas raras. Sindicato, suicídate. Maldita la falta que hacéis.

Por cierto, Candi, hablando de esclavas. ¿Cómo anda tu querida? Porque no nos irás a decir que eres el único corrupto comunista mafioso con acceso a ingentes cantidades de dinero sin declarar, que se ciñe al lecho matrimonial. Seremos tontos, pero no tan tontos.

LA HUELGA DE METRO (III)

La huelga sin servicios mínimos ha sido un ensayo para la huelga general de finales de septiembre. Como los sindicatos han comprobado que nadie les va a secundar, van a obligarnos a hacer la huelga imposibilitándonos la asistencia a nuestros puestos de trabajo. Contabilizarán como huelguista a cada trabajador que no sea capaz de llegar a su trabajo y pase lo que pase, dirán que ha sido un éxito de jornada. Conde Pumpido hará la vista gorda (recordad el 11-M) con Mendez y Toxo, que han organizado una huelga partidista e ilegal.

¿Por qué no se encarga el ejército del control de los trenes, para que la gente pueda ir a trabajar, y para que ésta gentuza apesebrada se quede sin su rehén? ¿Por qué no se empura a los responsables de que no se cumplan los servicios mínimos en el metro? ¿Por qué no entra la policía en las estaciones para asegurar que esos servicios mínimos se cumplen sin amenazas de esos piquetes “informativos”? (informativos en plan que te informan de que si no haces lo que dicen, te abren la cabeza).

La respuesta es sencilla. Ésta huelga está orquestada, cómo no, por el inquilino de la Moncloa.

Aznar, Esperanza, Pizarro, ¿hasta cuándo nos váis a ver sufrir antes de tomar las riendas de la situación? ¿O es que pensáis dejarnos en la estacada?

NO HABRÁ HUELGA DE CLUBES

Maldita sea. Teníamos la esperanza de ver un parón en la liga. Yo hubiera propuesto una manifestación colectiva en los estadios, y llenarlos de aficionados sin partido, sincronizados durante unos minutos, para que Zapatero viera a qué se están enfrentando. Ya se sabe, espectáculo futbolístico, concursos para los niños, los futbolistas mexclándose con la afición, y una conexión simultánea conjunta entre todos los estadios que se quisieran unir. Pero no han sabido reaccionar, los clubes. Como todo negocio, está pasando por dificultades, y les ha dado miedo dar el paso que tenían que dar, que era llamar a filas a sus socios. Probablemente, por miedo a que el público no les respalde. Pero el público, bien expuesas las razones de la huelga, podía haberse puesto de parte de los clubes muy fácilmente. Ahora ya es tarde y el plan Zapatero sigue adelante.

Probablemente, ésto ha sido un globo sonda para iniciar políticas audaces, o para aprobarlas a capón. Bandazos vienen.

SUBIDA DE IMPUESTOS A LOS FUTBOLISTAS: ¿Qué oscuro propósito…

…esconde tan impopular medida?

Pongámonos en situación. El gobierno ha decidido subir los impuestos  a los futbolistas extranjeros en un 75%.

Futbolistas de élite extranjeros debe de haber en España, digamos al alza, cien. No más. ¿Cuánto dinero supone para las arcas del estado cebarse con las cuentas de cien futbolistas? Apenas nada. Un 0,00001 por ciento. Las arcas públicas no van a agradecer la medida, ni la vamos a notar los ciudadanos cero.

En cambio, el efecto de la medida sí lo va a notar el público futbolístico, cuando vean emigrar a las figuras extranjeras de la mejor liga del mundo. Y eso difícilmente lo van a perdonar las hordas futboleras, que son las que mueven el mundo, en realidad. Ésta del fútbol va a ser una medida altamente impopular, y si no acuérdense. Cuando el próximo Cristiano Ronaldo decline una oferta del Madrid porque en España los futbolistas extranjeros pagan demasiados impuestos, ahí os quedáis, oéoéoé. Ya los clubes de fútbol van a reunirse éste fin de semana para decidir si van a la huelga. LaCiudadenLlamas apoya y aplaude desde aquí la huelga de fútbol. Indefinida, si puede ser.

Y ahora, busquemos motivos. La excusa de tan extraña medida, al venir de la izquierda, ha sido anunciada como algo “simbólico, ejemplarizante”. Y ahí es donde percibo que un díptero verde realiza evoluciones aéreas en la zona posterior de mi pabellón auditivo. Vamos, que no me creo que el gabinete del gótico faisán, que trabaja a destajo ocultando las acciones impopulares su (nuestro) amo y publicitando sus medidas populistas, haya pasado por alto el negativo impacto que ésta subida va a tener en la imagen del gobierno. De manera que un motivo tan gratuito como el de dar ejemplo NO NOS LO CREEMOS. Si de verdad quisieran dar ejemplo, se gravarían ellos sus ingresos, que tienen sólo un 15% de gravamen. Aquí hay felino doméstico confinado en jaula o celda.

Se nos ocurren dos razones para éste movimiento:

a) No hace ni tres días que la Federación Catalana de Fútbol ha nombrado a Cruyff  “seleccionador nacional de Cataluña”. El Barcelona es uno de los equipos que mayor proporción de extranjeros tiene en su plantilla, siendo el noventa por ciento de su once titular. Y con esa proporción, asumimos que la selección catalana estaría, a día de hoy, compuesta por pobladores de banquillo, lo que sería de mal tono, una exaltación nacional de segunda. ¿Conviene o no conviene al plan federalista express de Zapatero, que los extranjeros huyan del deporte español? Conviene, conviene.

b) El segundo motivo es mucho más oscuro, si cabe, y anuncia la tercera fase de su plan desestabilizador: acelerar el descontento, agravar la crisis. Es sabido que la industria futbolística es una de las mayores fuentes de ingresos extranjeros en España, y por eso mismo, actuar por razones simbólicas contra una de nuestras pocas fuentes infalibles de ingresos nos parece un nuevo sabotaje encubierto. Más aún cuando el fútbol es el principal medio gubernamental para distraer a la masa. Tendría, de éste modo, la medida, el doble propósito de empobrecer a España y agitar a la masa. Pero, dirá algún lector, ¿no le conviene a Zapatero tenernos contentos para que le sigamos votando? Y es una pregunta bien lógica, vive Dios. Pero no perdamos de vista ni un instante que la oposición está noqueada, dividida, y si Gallardón llega a Génova 13, infiltrada, de modo que a día de hoy Zapatero le tiene más miedo al tifus que al PP.

Así que no nos parece que esa medida contra el fútbol tenga vocación de ejemplarizar a nadie, sino de empobrecer, separar, agitar y debilitar a España. Cada día un poquito, runrún-runrún como hormiguita saboteadora, nos está empobreciendo el gótico faisán delante de nuestras narices sin que sepamos qué hacer, pues con Rajoy, Cospedal y Gallardón fuera de un parque zoológico para roedores coloniales urbanos, y Esperanza Aguirre más perseguida dentro de su partido que fuera, ni siquiera podemos esperar  ya que el votante termine por entrar en razón pues, ¿a quién votar? ¿A Rosa Díez?

Agárrense, que vienen curvas. Yo me apuesto lo que quieran a que a la copa del Rey le quedan seis ediciones máximo, antes de suprimirse.

001aa0bcc1d709f7795c4d
Pinche aquí para ver la información en Libertad Digital