DERECHO A LA HUELGA

Antes de dejarlo por hoy, no puedo cerrar el blog sin hacer una mención especial a las últimas declaraciones de Cándido Méndez, famélica legión, aficionado a los restaurantes más caros de Madrid, y amigo de invitar siempre a sus amigos. Claro, como pagamos nosotros…

Ha dicho ahora Cándido Méndez entre degluciones, defendiendo los ridículos servicios mínimos de transporte, que “EL DERECHO A LA HUELGA PREVALECE SOBRE EL DERECHO A TRABAJAR”. Queda retratado aquí el sindicalista. Durante seis años han mirado para otro lado mientras se perdían millones de puestos de trabajo, y ahora quiere imponernos su derecho a la huelga por encima de nuestro derecho a trabajar.

¿Pero cómo va a prevalecer el derecho a la huelga al derecho a trabajar, hombre? El derecho a la huelga es VOLUNTARIO. La misma expresión lo dice: D-E-R-E-C-H-O a la huelga. Nada de OBLIGACIÓN DE HACER LA HUELGA. No hay derecho a que alguien que no quiera hacer la huelga, se vea obligado o coaccionado a no ir a trabajar. Gentuza autoritaria que va de libertaria palo en mano y se queda en eso, en un becerro con una doctrina entre los dientes y un palo en la mano. Izquierda intolerante de la de toda la vida.

Cándido Méndez es material caducado. Su excelente comer es señal de buena salud, y nos alegramos. Pero laboralmente está más pasado que el Pacto de Varsovia, y por la misma razón. Más le habría valido defender los derechos de los trabajadores estos seis años, y menos llenarse la panza en el Hotel Villamagna a 60 euritos la botella de vino. Y luego va vestido con coderas, el tío impostor.

Cuenta Cesar Vidal que cuenta la historia que al dictador Julio Cesar le informaron de que ciertos personajes influyentes conspiraban contra él, pero Cesar dijo: “No hay nada que temer de gente que come tan bien como lo hacen estos. Los que usan la política para satisfacer sus apetitos nunca se arriesgan ni acometen actos nobles. Mientras les mantenga los bolsillos llenos, no habrá nada que temer de ellos. Me preocupan más los que piensan en su libertad amenazada y padecen insomnio”.

Buenas noches y buena suerte. Les dejo el resto del editorial de César Vidal, que no tiene desperdicio. Que les aproveche.

EDITORIAL DE CESAR VIDAL: LOS LUJOS DE CÁNDIDO MÉNDEZ (Pinche aquí)

Con las manos en la masa

CABO DE GATA(II)-PLAYA DEL ALGARROBICO

(LEER ANTES LA ENTRADA ANTERIOR)

Un verano, Azucena y yo nos encontramos con que habían hecho un centro comercial y un paseo marítimo de esos con losetas y palmeras datileras. Una gigantesca rotonda en mitad de dos solares. Un parque con piedras ordenadas por colores, como un jardín zen para un alcalde gigantesco. Y un centro comercial con sólo dos o tres locales abiertos, pero cientos de locales vacíos. El pueblo seguía siendo apacible y semiabandonado, pero estaba claro: estaban haciendo una ratonera para turistas.

andalucia
De juzgado de guardia

Cuando nos fuimos, lo hicimos con la pesadumbre que te da saber que abandonas un lugar que ya nunca más existirá. ¿Qué le vas a hacer? Es el tiempo, que no se detiene. Todo el mundo quiere un Carrefour cerca de su hogar. Cuando pasamos por el siguiente pueblo, Hortichuelas, dejamos atrás una urbanización en obras junto a un cartel que reza “Urbanización Los 8 privilegiados”. Hay que ser gilipollas para poner un nombre así a nada. Los ocho imbéciles que se han comido todo el pico de la burbuja inmobiliaria.

Aún así, el paisaje te despide con su mirada siempre torva y astuta, puro Eastwood, ¿por qué huir de un tópico inevitable? Y uno supone que eso, el paisaje, el desierto salvaje permanecerá. Lo crees tan sencilla y realmente  como que abajo está el suelo, y arriba, el cielo.

Y entonces, un día, me encuentro en la prensa una historia que me hace recordar esos veranos en Las Negras.

Unos kilómetros al norte de allí, tras el acantilado de roca oscura que preside Las Negras, está el pueblo de Carboneras. Y un poco más al norte, una zona llamada El Algarrobico. Y El Algarrobico tiene una playa arenosa y larguísima, por la que uno puede dar apacibles y solitarios paseos disfrutando del agua en los tobillos. El Algarrobico posee la denominación de Espacio de Interés Natural. Es un bello y árido paisaje, una playa rodeada de escarpados y colinas de piedra roja  que muestra las estrías de siglos de erosión y lluvias escasas y torrenciales, las huellas del tiempo.

Pero nada de eso impidió que alguien construyera, hace tres años y pese a la manifiesta violación de las normativas vigentes, un hotel piramidal recostado sobre el lecho de la piedra. Un monstruo blanco, un atentado a la naturaleza, a la dignidad natural del árido país lunar. Esto.

algarrobico
Parece el final de Abierto hasta el Amanecer, pero en hortera

La población y diferentes oficinas regionales y nacionales se movilizaron para detener las obras, pero nunca llegaron a pararlas hasta que el horror estuvo casi completamente perpetrado. Y ahí ha seguido hasta nuestros días, como un monumento a la codicia más obtusa y trituradora. Imaginen el impacto ambiental en el fondo marino frente a ese complejo, a escasos treinta metros del agua. Por no hablar de la destrucción del paisaje, irreversible, pues la obra está abrazada a la roca, y no se puede restaurar. Un paisaje perdido, y todo por un tiparraco con un permiso.

¿Un permiso? ¿De quién?

De la Junta de Andalucía (PSOE). Dado al ayuntamiento(PSOE), que concedió al promotor la obra. Esa Junta que anduvo desalojando a gente de toda Andalucía, sobre todo gente humilde, que vivía a pie de playa desde hace hasta cincuenta años, al estrenar la ley de costas. Ese PSOE sostenible y ecológiquííísimo. Y a día de hoy, la fiscalía quiere archivar el caso por no ver ilegalidad, a pesar de violar todas las normativas. Ha legalizado la situación del hotel, y se sigue adelante con ello, con la impunidad que da saber que la oposición está de bruces en el suelo. Han arrancado muchas cosas a la vez ésta última semana.

Con éste gobierno, uno no puede confiar en que la próxima vez que uno vaya a Cabo de Gata haya un desierto allí. Ésta gentuza no respeta nada. Se nos rompe el corazón por ésta batalla perdida. Adiós, Cabo de Gata. Próximamente, Carrefour.

Lean, lean la desoladora noticia en Libertad Digital.

1247416226_994bee58e5
Amanecer en Las Negras. ¿Tal vez el último?