Europa se suicida frente al Islam (no se pierdan el vídeo)

Ya hemos expuesto éste problema en otras ocasiones. Europa debe hacer frente al crecimiento demográfico del Islam en nuestras fronteras, o seremos asimilados a medio plazo (50/100 años). Si la tendencia actual, en pleno crecimiento, no cambia, lo que acabamos de exponer sucederá indefectiblemente.

Claro, en una sociedad de libre mercado (o que se dice de libre mercado) y con garantías constitucionales, no se puede limitar la fertilidad de las familias islámicas. Se pueden intentar políticas en éste sentido, pero serían políticas injustas con el ciudadano y sobre todo, altamente impopulares, pues en Europa se ha instalado ya el papanatismo que la izquierda ha sembrado desde abajo, con destreza de entomólogo, en las sociedades modernas, más pendientes de su derecho a divertirse que en su derecho a no ser asimilados por el Islam, o por el soviet.

Hasta hace bien poco, Estrasburgo era la salida de todo agraviado por la contumaz injusticia del Ministerio de Justicia. Así, si las víctimas de ETA eran ninguneadas en los tribunales, siempre las quedaba Estrasburgo. Si un violador era absuelto sin que su víctima se hubiera recuperado de la agresión, siempre quedaba Estrasburgo. Si un político tenía tanto poder que abortaba las acciones legales contra él, siempre quedaba Estrasburgo.

Pero ya han llegado también a Estrasburgo. Ellos, digo. Los pedagogos de la ESO, los juristas indolentes, los sostenibles, los laicizantes, los libertarios. Han penetrado el tribunal de Estrasburgo. Y todo esto cuando todavía no se ha dado la conjunción planetaria de Pajín.

Pero que ni falta que hace, oiga.

Ahora resulta que Estrasburgo ha fallado en favor de una mujer que elevó a éste tribunal la petición de retirar los crucifijos de las aulas en Italia. Y el tribunal no le ha dicho: “Mire, señora, Italia es un país católico. Si un Egipcio decide emigrar a Italia, debe informarse antes. ¿Se imagina usted que mañana éste tribunal se va a vivir a Egipto y pide la eliminación de todo vestigio del Islam en el colegio de los niños?” ¿Absurdo, no?

Pues la excusa, que es siempre por donde pillas a los pillos, es la de no agredir a los niños de otras confesiones. Como si los niños tuvieran posicionamientos ideológicos, convicciones y pilares éticos y socioculturales. Pero claro que no. Los niños no libran las guerras de los padres. Bueno, sí, en Palestina los usan de chaleco antibalas. Pero aquí no.

Y si esto es así, es precisamente gracias a ese crucifijo. Señora lectora, si su niño llega a casa un día ofendido en sus principios (juas) porque hay un crucifijo en el aula, explíquele de nuestra parte que ese crucifijo es el símbolo más común en todas las democracias sólidas y reales, del mundo. Que, si en vez de crucifijo tuvieran en la clase un póster de Mao o de Stalin, o una media luna, aquí no habría ni plasma, ni videoconsolas, ni películas, ni libros, ni sanidad pública, ni novietes ni novietas, ni felices solterías, ni elecciones generales, ni internet, ni nada.

La persecución de la Iglesia Católica por parte de la izquierda es una estrategia envenenada, una trampa de acceso al poder. El enemigo del socialismo es cualquier cosa que tenga poder por encima de los gobiernos. ¿Por qué se persigue a la Iglesia Católica? Porque regula la ética de millones de personas que por motivos de conciencia y por pura convicción no se pliega a los postulados de la izquierda. Por eso se la persigue. Y es por eso que éste afán laicista en realidad no lo es, y a la vez que se persigue la religión católica, el socialismo lleva años embarcado en una promoción del Islam que nada tiene de laicista, y que, disfrazada de hospitalidad, sólo busca debilitar a la bestia negra de la progresía.

No es la primera vez, ni la segunda, ni la tercera, que algún tipo que quiere más poder en España tiene la genial idea de atraer moros aliados a nuestras fronteras para debilitar al enemigo. Y siempre acabó de la misma manera: los “aliados” islámicos aseguraron el terreno, pero no lo entregaron y se asentaron en él imponiendo sus normas, costumbres, y religión. Y degollando al que no pasara por el aro.

Demografía e Islam (en español)

Las invasiones musulmanas.

RAFAEL GARCÍA FERNÁNDEZ, “EL RAFITA”, REINCIDENTE

Recordar el asesinato de Sandra Palo siempre me produce gran desasosiego. En su momento, estuve bastante al tanto de las noticias que generó. Sin embargo, con el tiempo, el seguimiento del juicio degeneró en el ya habitual espectáculo de defensa de los derechos del culpable, causando el desespero y el cabreo del espectador. No obstante, y gracias al tesón de la mamá de Sandra Palo, el seguimiento mediático de las andanzas de el Rafita continuó. Vimos cómo, al cumplir los cuatro años de internamiento, los expertos asignados aseguraron que éste indivíduo no estaba reinsertado. Llegaba a jactarse de sus acciones. Vimos a Mari Mar Bermúdez, una mujer de fuerza extraordinaria, pidiendo por activa y por pasiva que no saliera éste indivíduo. Y aún así, salió a la calle.

El rostro de la desesperación

Rafita tenía catorce años en el momento del crimen. Salió en libertad vigilada hace ya dos, con diecisiete.

Los otros tres condenados fueron:

Juan Ramón Manzano Manzano, “Ramoncín” se acogió a la Ley del Menor: 8 años de internamiento en centro de menores. Acogiéndose a programas, debe de estar al salir.

Ramón Santiago Jiménez, misma situación. Ambos tenían diecisiete años cuando cometieron el crimen.

Francisco Javier Astorga Luque, “El Malaguita”, el único mayor de edad, sobre quien recayó el grueso de la condena, 64 años. Se casó en prisión hace dos.

Conviene recordar que sustituir nombres por siglas sirve para proteger a la persona. Sin embargo, en el caso de Sandra Palo, a los agresores se les protege detrás de sus iniciales, como puede fácilmente comprobar el lector. Sólo Libertad Digital, y más tarde ABC, incluyen el nombre y apellidos de los asesinos violadores, mientras que el de la niña Sandra Palo y el de Mari Mar Bermúdez, su madre, que tiene que asistir periódicamente para ser testigo de  cómo éstos criminales eluden sus responsabilidades y se ríen de ella, de la justicia, de usted y de mí.

Rafael García Fernández, alias Rafita, tenía catorce cuando cometió el crimen, en 2003. Acogido a la Ley del Menor, fue condenado a cuatro años de internamiento en un centro de menores, y a tres de libertad vigilada. Lleva ya dos años de esa libertad vigilada.

A Rafael García Fernández, alias el Rafita, le fue facilitado un piso y un trabajo. La prensa no tardó en encontrarle, y se pudo publicar un vídeo en el que la redactora charlaba con él en la calle. Todos pudimos ver el rostro de El Rafita. Casi llega a presumir ante la cámara, y se puede detectar sin dificultad que Rafael García Fernández, alias El Rafita, está deseando decirle a una chica que es un asesino convicto. Y no es de extrañar. Cuando aún no había sido detenido por el crimen de Sandra Palo, él mismo iba soltando aquí y allá lo que habían hecho, lo que puso en la pista a los policías que investigaban el caso, provocando una pronta detención, pues dio detalles muy precisos. Por supuesto, la fiscalía se puso en marcha y retiró el vídeo de la web del canal que lo emitió, y yo aún no lo he encontrado, aunque sé que anda por ahí. Sí lo vimos en su momento. Hemos querido recuperar una captura de la imagen más reciente de éste malnacido, por si un día lo reconocen entre las amistades de su hijo, o viviendo en el piso de enfrente.

el_rafita-wwwelmarginadocom
Rafael García Fernández, alias El Rafita

Fue visto hace pocos días en un centro comercial de Córdoba, y grabado por la televisión local realizando una recarga de móvil prepago. Después, el equipo que le localizó contactó telefónicamente con él. Se cree que está alojado en un centro de acogida en Córdoba. No es su primera vivienda, tuvo que abandonar la anterior cuando los vecinos supieron de quién se trataba. Nadie quiere ser vecino de un asesino violador a quien la ley protege y financia, que presume de lo que hizo y que no ha recibido castigo ninguno por aquello. Conviene recordar que, antes del crimen, él y sus compinches estaban perfectamente localizados y acumulaban más de cuatrocientas denuncias telefónicas por todo tipo de delitos.

Y ahora, Rafael García Fernández, alias El Rafita, ha vuelto a las andadas, y ha sido detenido por entrar en la casa de una mujer y robar varias pertenencias, como un ordenador portátil. Hasta que no le metan en la carcel y tiren la llave, éste tipo siempre va a ser noticia. Parece que la libertad vigilada no lo era tanto, como bien añade Mari Mar Bermúdez. Éste asesino ya campaba a sus anchas a falta de un año de cumplir su ínfima, inexistente, condena.

Por suerte, el crimen es menor. Pero, ¿y si no hubiera sido un portátil? ¿Y si éste Rafita hubiera violado y matado a esta mujer? ¿Se comería toda su condena, o una parte de esa condena iría a quien, contra el criterio de los expertos asignados, sacó a la calle a uno de los asesinos de Sandra Palo? Mucho nos tememos que, ni una cosa, ni la otra.

Por esa razón nadie quiere ser vecino de semejante escoria: porque no ha cumplido condena, y cualquier día repite, en versión mejorada, su crimen. Porque el criminal que persiste en su actitud se perfecciona para ahorrarse el trámite del juicio.

Mari Mar Bermúdez pidió por activa y por pasiva una reforma de la Ley del Menor, y fue instada a recoger medio millón de firmas. Recogió un millón de ellas y no se la hizo caso. Se reformó la ley sin apoyo del PP y sin tener en cuenta a Mari Mar Bermúdez.

Hoy, ésta mujer admirable y fuerte ha sido recibida en Estrasburgo por el presidente de la Unión Europea, Hans Gert Pettering, que ha prometido una homologación de la Ley del Menor. Ha sido un día de gran alivio para Mari Mar Bermúdez, y La Ciudad en Llamas comparte y celebra su alivio, pero recordando que el año que viene, Zetapé estará al frente del Parlamento Europeo, mucho nos tememos que su batalla no ha terminado.

También en LaCiudadenLlamas: Rafita (II) Paradero Desconocido, Rafita (III) Libre en Madrid y Rafita (0) Orígenes

Actualidad y Links

ABC Córdoba-El RAFITA: \”Fue un problemilla\”

El Periódico Mediterráneo: Mari Mar Bermúdez en Estrasburgo

Libertad Digital: Detienen a Rafael García Fernández, el Rafita

Libertad Digital: \”La libertad vigilada no existe\”

Libertad Digital: Mayor Oreja, con Mari Mar Bermúdez

Libertad Digital-Alegato de la fiscalía

Descripción de los hechos