YO TAMBIEN ESCUCHO ESRADIO

La izquierda vuelve a ladrar en este vídeo en el que se ve a un progre insultando al camarero por tener puesta esRadio en su bar. Consecuencia lógica de permitir la violencia izquierdista. Vean, vean.

Pues yo también escucho esRadio. Así que incluyo el link de lo que sonaba en la radio. Es el primer comentario de Federico después de la huelga, y habla tan clarito que el cliente energúmeno no puede evitar que le salga el piquetero matón que todo fascista lleva dentro. No tienen más argumento que la censura y el insulto. Retuércele la oreja a un cerdo y se pondrá a chillar.

El editorial de Federico que tanto enfadó al energúmeno tras la huelga (pinche aquí)

¡ENHORABUENA, FEDERICO y CÉSAR!

La fundación DENAES por la Defensa de la Nación Española premia a Federico y César con el premio al Español del Año. Nos unimos al aplauso y al premio. Coincidiendo, además, con los diez años de Libertad Digital, felicitamos a Federico y su tropa. ¡Enhorabuena!

“Volveríamos a fundar Libertad Digital para apoyar a las víctimas del 11-M”.

COPE y EGM, PP y ELECTORADO, LOSANTOS/VIDAL Y AZNAR/AGUIRRE

La Cope no ha podido continuar manteniendo el secreto. Ocultaron mientras malpudieron el hecho de que la marcha de Jiménez Losantos y César Vidal había movido al grueso de los oyentes a esRadio. Ya los sondeos apuntaban a un éxodo de 300.000 oyentes que hemos abandonado al gélido Nacho Villa de Cope en favor de las cálidas aguas de esRadio. Pero el EGM ha hablado por sí mismo: 500.000 oyentes ha perdido Cope de una tacada. Algunos para  Onda Cero, Herrera es mucho Herrera, y casi todos en favor de EsRadio. Herrero es que es mucho Herrero, también.

Existen, además, ciertos matices que aún apuntalan el éxito de esRadio. Así, serían aún más oyentes si esRadio fuera una emisora de alcance nacional. Siendo como es esRadio una antena local con emisoras asociadas en España, que no es como tener una cadena nacional (mayor campo de recepción, un único dial, anunciantes de ámbito nacional) la cifra es todavía más notoria.

Además, habría que sumar la actividad que genera en internet esRadio, sin comparación posible con sus competidoras. Es más, buena parte de sus nuevos oyentes han descubierto esRadio vía internet. La plataforma esRadio ofrece toda su programación, que además está implementada en el periódico Libertad Digital. El de Losantos es un proyecto sólido y fructífero.

Imagino que cada uno extraerá su propia lectura. La mía es que esRadio ofrece sólidos contenidos liberales, sin fallas ideológicas, sin guiños a la izquierda, y sin concesiones con los políticos. Además, en la tropa de Losantos sólo entra lo mejor de lo mejor. Y, sobre todo, esRadio trata a sus oyentes como si fueran inteligentes. ¿Están locos, éstos liberales? Las cifras dicen lo contrario.

Por otro lado, si recordamos que hace un año escaso Losantos y César Vidal eran la Cope, y la Cope eran ellos, parece imposible que ahora Losantos haya dejado en la estacada a la Cope desde internet y una radio local. La pregunta evidente es ¿qué no lograría Federico con una radio nacional?

Aznar y Aguirre deberían observar con mucho cuidado la historia de esRadio. En el PP, la línea liberal está siendo acogotada por la línea socialistoide de Rajoy. Lo mismo que la Cope se olvidó de un día para otro del 11-M y de los desmanes nacionalistas, le ha pasado al PP de Rajoy.

El PP de Rajoy por fin ha salido de su fase crisálida. Ha dejado el capullo atrás (fuentes aseguran que lo lleva consigo) y vuela por el campo con alas multicolores, relegando los tonos liberales en las zonas menos visibles. El votante natural del PP ha quedado igualmente relegado.

¿No sería posible un éxodo del PP como el de Cope? Rosa Díez era una semidesconocida para el público, y su proyecto sigue creciendo. Aznar y Esperanza despegarían con mayor rapidez, gracias a la inercia de su notoriedad y también a la perspectiva que proporcionan seis años de Zapatero, dejando aparte sus capacidades personales.

El votante conservador se ha quedado manco. Si un partido liberal pudiera plantarle cara al modelo socialista, el votante podría hablar de verdad. Votar a la contra, tal vez, pero sin la otra mano tapándose la nariz.

La situación del votante liberal, y del conservador clásico, actual, es la situación de un mudo que necesita la mímica para expresarse. Rajoy y su inescrutable proyecto no responde a las necesidades electorales de nadie, salvo la del que va a votar contra el PSOE. Es injusto que todo lo que no sea el PSOE y los nacionalistas sea el PP.

¿No sería ya momento de completar el espectro de partidos con el capital político que Rajoy no ha querido aprovechar para su partidocidio? De éste modo, Zapatero sí tendría los días contados, y España tendría una oportunidad.

Luis del Pino entrevista a Julio Anguita

Mientras preparamos una entrada, cae en nuestros conductos auditivos la entrevista que Luis del Pino realiza a Julio Anguita en el programa Sin Complejos, que debería llamarse Sin Desperdicio.

En ella, Anguita toca 23-F, GAL, Fondos Reservados-PSOE, política actual, caída del muro, 11-M y alianza de civilizaciones.

Don Julio nos gusta por la misma razón por la que la izquierda zapaterista no le soporta: posee sentido común. Eso le hace ser tachado de conservador entre los suyos. Porque tiene oídos para todos los votantes, no sólo para los suyos. A Anguita le pasa como a Esperanza Aguirre: escucharles produce el efecto balsámico de oir a un político que no dice gilipolleces y que no parece un maniquí de asesoría de imagen.

No se pierdan la entrevista. La ofrecemos aquí en dos partes, enlazando a la fonoteca de esRadio.

Entrevista a Julio Anguita (I)

Entrevista a Julio Anguita (II)

Da gusto, EsRadio cuelga todos sus contenidos. Posee la plataforma informativa más competitiva del mercado español, y todos sus contenidos son de interés. Ésta entrevista no tiene precio.

Y ya, de paso, cuelgo el debate de Somalo, que estuvo muy bien. Los Debates en Libertad empezaron siendo sólo para tv, pero a mí me gusta más escucharlo en la radio.

SITEL: Más vigilados, menos protegidos.

Ale, a gozarla.