QUIEN PAGA, MANDA

Venezuela se va a pique. El régimen chavista no tanto. De Chávez nunca sabremos, pero de Maduro nadie sospecha que vaya a ser de esos capitanes que se quedan en el barco para que se lo traguen los océanos, sellando su destino al de su gestión de la tempestad. La identificación patria/líder sólo vale para los logros y las medallas, pero todos sabemos que eso es sólo un chándal que uno se quita y se pone, y si el Nicolás maduro tuviera que huir a su Colombia natal cruzando a pata la frontera, os aseguro que no lo haría disfrazado con los vivos colores del pabellón venezolano.

Por supuesto que no estoy descubriendo el Pacífico. Es más, la inevitable situación de Venezuela se veía venir de lejos, y la única diferencia actual con los clamores pretéritos es que el futuro ya ha llegado. Hipotecados a China los recursos, y despilfarrados hace tiempo en políticas sociales (a falta de apelativo más certero), el dinero de los demás se ha acabado. Que es cuando los socialistas empiezan a decir que “esto no es socialismo”, y que es, precisamente, cuando los que no somos socialistas sabemos que empieza el socialismo. El socialismo real YA. Los últimos manotazos del régimen han sido, por supuesto, prohibir que se hagan fotografías a los anaqueles vacíos de los supermercados, y autorizar al ejército a sofocar las protestas con fuerza letal. Falta comida, faltan medicamentos, falta papel. Ya no queda nada por expropiar salvo las vidas de los que gritan.

Hay que distinguir entre Venezuela y el chavismo. No son la misma cosa, del mismo modo que Franco no era España ni Arturo es Cataluña. Por eso he de decir que Venezuela entra en barrena pero el chavismo no. Previsor, el ejército de asesores y técnicos del chavismo sabía que la fiesta tenía que terminar, como de hecho ha ocurrido. El chavismo ya no es triunfal, y Maduro no puede pasearse por Caracas expropiando a diestro y siniestro en riguroso directo sin peligro de que algún valiente le susurre “Mi comandante, eso ya se expropió”. De aquellos dislates sólo queda una mueca congelada, la sonrisa sin gato que decía Pedro Jota. La nación sin personas. Es el momento de actuar, de poner en práctica el plan P. Y es que el dinero de Venezuela se ha terminado, pero el de Europa no, y el chavismo depende de él.

De entre ese ejército de asesores ¿asesorados? destacó un grupo de universitarios españoles que llevan una década esperando el momento en que les dieran luz verde a un plan audaz como todo plan que sale bien. Una cuadrilla que, educada en la cheka complutense de Somosaguas, se sabe al dedillo la perorata comunista, su target habitual, sus fórmulas y por supuesto, sus resultados. Y como religión, (cada vez veo más clara la tesis de Escohotado del socialismo como herejía laica del cristianismo), se basa en la fe ciega más allá de los resultados, en el apego al mensaje y la liturgia más que a los supuestos beneficiados. De ahí el cinismo pasmoso de los nuevos profetas al decir que “en España las cosas ya no pueden ir peor”. Por supuesto que pueden ir peor, y ellos lo saben de primera mano: sólo tienen que ver el resultado de sus asesorías venezolanas, pagadas de golpe, casualidad de casualidades, semanas antes de fundar Podemos, ese partido que no es un partido, que es comunista pero no lo es, e inspirado por el chavismo para seguir el modelo…sueco.

¿A quién hacía más falta Podemos, a España o al chavismo?¿Qué economía se va a pique, la española o la venezolana?¿Quién paga esta cosa morada que viene a completar la bandera rojigualda?¿Quén esta cosa chulesca que amenaza e interroga a la prensa, en vez del obligado viceversa?¿Quién se ha eyectado del caza venezolano dejándolo caer, agotados sus recursos, expropiadas sus alas y malvendido su motor, en espera de que llegue el coleta a rescatarlo in extremis con otro avión al que, sin estar en sus mejores horas, le queda bastante más autonomía de vuelo y muchas piezas aún por expropiar?

En las novelas detectivescas, cuando el protagonista se queda sin pistas y no hay dinero ni móvil para el crimen, se recurre a la máxima de buscar a la mujer para encontrar al culpable. Cherchez la femme, se llama. En el caso podemita, no es necesario el cherchez la femme, a pesar de que se ha buscado y encontrado a la dama, y huele a podrido a quince kilómetros. Y no hacía falta porque tenemos la pasta, tenemos al sicario, tenemos al cliente y tenemos el móvil.

Quien paga manda. O como dice el refrán anglosajón, “who pays the piper calls the tune”. Quien paga al gaitero elige la canción.

maxresdefault (9)

BOYHOOD O LA TIERRA DE LOS FASCISTAS

boyhood

Tarde de lluvia. Mi padre me invita a comer en una bocacalle de Princesa, junto a la Plaza de los Cubos. Intercambiamos impresiones acerca de la desesperante actualidad política. Nos  refugiamos de la lluvia fina en el Renoir Plaza de España y vemos Boyhood. No os la perdáis, y si la veis con vuestros padres o vuestros hijos, la experiencia será completa.

Aunque los hechos narrados en Boyhood los sentirá muy propios cualquier espectador, al tratarse de una película americana de género costumbrista, su cultura está presente en todo momento. Por ejemplo:

En Boyhood, los niños rezan el Juramento a la Bandera antes de empezar la primera clase del día, con un pequeño recordatorio a la bandera del estado (Texas).

En Boyhood una abuela hace voluntariado en el colegio de sus nietos, leyéndoles cuentos.

En Boyhood, un padre practica el activismo picaresco quitando carteles de McCain y poniendo los de Obama en su lugar.

-Papá, ¿estás seguro de que está bien hacer eso?

¡Soy un patriota, y a veces hay que luchar!

En Boyhood, un abuelo enseña a disparar a su nieto, y una abuela enseña a disparar a su nieta.

En Boyhood un chaval tiene que conseguir su primer minijob sucio y mal pagado como un rito de paso, una lección que conviene aprender como prólogo y simulacro de aquello que después vendrá en serio, cuando seas tú quien tenga que pagar las tortitas y el sirope de los copiosos desayunos. ¡Y el jefe no se nos presenta como un mal tipo, sino casi como parte de la familia, un educador de prácticas para la vida!

En Boyhood vemos a un director obviamente progresista enseñar la bandera americana en los momentos buenos, en los mediocres y en los malos. Nunca protagonizando la escena, pero siempre ahí, de fondo, testigo de cómo un niño deja de serlo y empieza a buscar, acaso sin saberlo, el sueño americano.

No he podido evitar sentirme huérfano, no ya de un cine propio, sino de una cultura propia. ¿Dónde, en las salas o fuera de ellas, está la cultura española? Escondida, perseguida, estigmatizada.

En España no hay voluntariado en las escuelas, ya se ocupa el Estado, no podemos arriesgarnos a que se ocupe según quién, y que lea a los niños según qué cuentos y según qué tradiciones. No está en la cultura española colaborar desinteresadamente con las administraciones para que las administraciones no acaben administrándonos a su gusto.

En España, el activismo político queda para militantes de partido. Y si a alguno de esos activistas vecinales se le ocurriera gritar “¡Soy un patriota y a veces hay que luchar!”, ya sabríamos que es un facha. Porque ser patriota es de fachas a no ser que seas patriota de tu provincia.

En España no hay cultura de las armas, pero si en una película española un abuelo enseñara a torear a un niño y el director no pusiera su pullazo ecopacifista en la escena, probablemente no haría carrera en España.

En España, al minijob lo llamamos trabajo basura, al jefe/empresario le llamamos explotador, y el Estado dificulta por todos los medios la existencia de unos y otros. A cambio, regala la matrícula universitaria a todo el mundo (¡¡¡como si fuera un derecho!!!) como rito de paso para que aprendas quién tiene que llenarte la nevera y cuánto debes sacrificar para ello.

En España no hay Juramento a la bandera. Y si lo hubiera, sería al contrario que en Boyhood: sería un juramento a la bandera autonómica, y si acaso un escupitajo final a la bandera nacional, que lejos de ser omnipresente, de fondo, recordándote con su sola presencia de dónde vienes en el espacio y sobre todo en el tiempo, nos es activamente escamoteada, bautizada psicológicamente como la bandera de los fachas, y un director de cine español sólo muestra la bandera española en la enseña de un policía violento, tras el escritorio de un guardia civil malvado o en manos de un skin head.

Salgo de la sala con mi padre, nos hacemos un selfie con la portada de la película, que nos ha gustado mucho. Recorriendo Martín de los Heros dejamos atrás el cine Alphaville (ahora se llama Golem), caminamos por el subterráneo de Cubos, paseamos por la Gran Vía lluviosa. “Esto es Madrid, mi verdadero Madrid”, le digo a mi padre. Le acompaño al autobús, nos despedimos con un abrazo. Sigo caminando Gran Vía arriba, encharcada, moderna y decadente, eternamente a medio terminar. La riada humana, el tráfico, los cabarets, los estrenos, los luminosos, el asfalto reflejando luces distorsionadas de todos los colores. Mi patria personal, la patria de mi juventud perdida. Esto es Madrid, sin duda. Pero, ¿dónde está España?

 

 

 

tesoreria-general-de-la-seguridad-social-administracion-nº-1-177431_01_hd

 

LOS SUICIDIDADOS DEL PSOE

El PSOE nos va a suicidar. No sólo se está suicidando, sino que nos quiere arrastrar con ellos. El partido que ganó las elecciones gracias a los suicidados de Leganés (noten el matiz, no se suicidaron, LOS suicidaron) tiene no poca práctica en eso de suicidar a la gente. A los muertos del comunismo los mataron sus ideologías, no sus fusiladores. A los muertos del 11-M los mató la política de Aznar, no los terroristas que el PSOE encubrió, encubre y encubrirá. Cada vez estoy más convencido de que hubo un grueso de población que hizo palmitas con las orejas cuando saltó la liebre de los suicidas que no se suicidaron, pero que después fueron suicidados en Leganés. ¿Recuerdan ese magnífico diálogo de la no menos magnífica “Una Terapia Peligrosa?”

-¡Habéis matado a un hombre!

-No, ha sido un suicidio.

-¿Qué suicidio?¿Dónde está la nota?

-Ahora mismo se la escribimos.

Rubalcaba hace todo lo que está en su mano (que no es poco) por desmarcarse de Zapatero, de sí mismo e incluso de su primer apellido, a la sazón Pérez. Hace unos días nos decía que él sabe cómo salir de la crisis. ¿Cómo? Hoy mismo nos ha dado la respuesta. Continuando la labor de Zapatero.  Lo que no deja de ser una afirmación suicida, sobre todo porque probablemente sea la única verdad que ha dicho en su vida, y aún así, encierra una mentira, como demuestra la afirmación de “gravar los impuestos sobre el patrimonio para ricos”, y es que cada vez que la PSOE tiene problemas de identidad ideológica, salta con la milonga de subir los impuestos a los ricos, que no sólo siempre es mentira, sino que, además, es el paso previo a subir los impuestos a todo quisque, por lo demás. Que es lo único que va a hacer la PSOE de aquí a que suelte el poder, a regañadientes y de malos modos. ¿Por qué? Porque lo único que sabe hacer la PSOE es mentir, subir impuestos, robar y matar para conservar el poder.

No sorprende que la prima de riesgo se haya disparado tras el anuncio de Rubalcaba. Los mercados amenazan: ¿más de lo mismo? Pues entonces te crujo, y no te levanto el castigo hasta que te vayas. Los mercados han hablado, pues: Zapatero, dimisión, adelantadas ya. Suscribo enérgicamente ese sentimiento, que ya es más una certeza que otra cosa. Socialismo, siempre el mismo.

España necesita un partido de izquierda civilizado, progresista, españolista, patriota, responsable, honrado y útil. Hasta que no abandonen la milonga antifranquista, feminazi, abortista, separatista, republicana, socialista (esa ideología huele a muerto), proetarra, corrupta e inútil, ningún gobierno que no sean ellos podrá gobernar en paz, y los españoles estaremos condenados a elegir entre ruina o agitación. En definitiva, hasta que la PSOE no quiebre, seremos una nación condenada a suicidarse.

Lo dicho, poco pan para tanto chorizo y tanto indignado de pacotilla, que sólo tiene críticas para la derecha y el dinero, pero ¡oh, sorpresa!, no se van a Cuba a vivir la utopía roja y anticapitalista. A paseo, perroflautas.

SOBRE HÉROES Y DECIBELIOS

¿Decibelios? ¿Eso es todo lo que podemos ofrecer como contestación al desafío independentista? España ha hecho dejación de sus funciones como monarquía, como Constitucional, como identidad, como Nación, ¿y ahora, cuando el himno ni está ni se le espera, y en la Copa del Rey lo que sobra es el Rey, sólo podemos ofrecer decibelios? ¿Tan patética manera tiene España de declarar su fracaso ante la marea independentista? España dejó que Zapatero se hiciera con el poder utilizando un atentado descaradamente dirigido a tal efecto. España ha dejado que la Constitución sólo pueda ser manejada por magistrados paniaguados por la política. España ha permitido que sus defensores sean sistemáticamente vilipendiados, sus enemigos encumbrados, sus peores criminales liberados, su bandera hecha jirones, su historia guarreada, su cohesión destruida, su riqueza, sospechosa, y sus estudiantes, desalfabetizados y adoctrinados en la no-patria, en la no-religión y en la no-excelencia. Y ahora, cuando ya todo eso es un hecho, no una amenaza o un futurible, ahora que la mecha está a punto de llegar al cartucho, ¿vamos a meter decibelios?

¿Y cuando los pitos lleguen hasta las casas de los votantes del PP, qué hacemos, subir la radio? ¿Y cuando se nos lleven a los poquitos que nos atrevemos a discrepar del antiespañolismo normativo, qué hacemos, subir la música? ¿Y cuando no haya dinero para pagar la ruina autonomista, qué hacemos, subir la música? ¿Y cuando ardan las iglesias, qué hacemos, subir la música? ¿Y cuando se carguen a cualquiera que parezca capaz de ganarles las elecciones, qué hacemos, subir la música? ¿Y cuando se nieguen a dejar el poder, y amenacen con guerra si pierden las elecciones, qué hacemos, subir la música? ¿Es eso todo lo que podemos ofrecer? ¿Decibelios? ¿Esa constatación de la derrota en el terreno de las ideas?

¿Y por qué molestan los pitos en el fútbol, pero no la imposición de un idioma accesorio? ¿Y por qué combatimos los pitos en el fútbol, pero no en la calle? ¿Y por qué tapamos los pitos en el fútbol, pero no la ruina de una nación? Es una pregunta retórica, no se preocupen, que obviamente sabemos la respuesta: porque el partido es de puertas afuera. Los amos de España se comportan como unos marqueses decadentes que sólo disimulan sus vergüenzas ante las visitas, pero las dan por hechas ante la familia y el servicio, y ya ni siquiera procuran solucionarlas. Se han abandonado a la tentación de convertir la basura en paisaje, la traición en clima, la reyerta en idioma básico de intercambio y sólo les importa la imagen que proyectan al exterior, colocando alfombras y tapices para tapar las manchas y los charcos de sangre, o ya, ni eso, basta con cerrar a las visitas las estancias que testimonien los estragos que causa su renuncia a mantener la convivencia.

Decibelios es lo que se aplica cuando uno no tiene argumentos, o cuando los desprecia. ¿Cabía esperar otra cosa de nuestros líderes mentecatos? Si frente a ETA se están disculpando por nosotros, qué no harán cuando nadie está mirando.

Que piten, señores. Déjenles que piten. Y ya que pitan, ya que no quieren Himno Español, que se queden también sin Constitución Española, y sin presupuestos generales del estado. Que vivan de dar pan tumaca en los hoteles buenos. Y que intenten sobrevivir a sus políticos. Ya veríamos lo poco que tardaban en volver a casa por Navidad. Ya ocurrió antes, eligieron ser franceses y terminaron escaldados, y suplicando que les dejáramos volver. Y eso no hay pitada que lo tape.

Y por lo demás, no me extraña que no nos quieran. A día de hoy, yo también estaría tentado de quitarme de Español si tuviera posibilidad de ello, aunque solo fuera por que nadie me relacionara con mis líderes, que dan asco TODOS. Pero eso no arreglaría nada. Tenemos los políticos que hemos esculpido. Son unos hijos de puta, pero son nuestros hijos de puta. Y lo son en virtud de la hijoputez que supieron extraer de nosotros, para que les pusiéramos ahí. Así que si ellos son unos ramplones hijos de rana, es porque España entera lo es también. Sólo comprendiendo eso podremos labrarnos unos líderes mejores. Ya basta de quejarnos de los políticos de mierda que tenemos. Lo son, y está bien decirlo, pero no a modo de queja, como si los políticos nos cayeran en suerte y tuviéramos el derecho inalienable de tener los mejores representantes. Como si nos vinieran impuestos. No. Hay que decirlo, porque son unos mierdas. Pero conviene hacerlo a modo de autoanálisis, y sobre todo, aprendiendo de una maldita vez que no es sano ni razonable exigir a otros lo que uno no está dispuesto a dar.

No quisiera sonar moralista porque no lo soy. Pero cada día me encuentro mil detalles que me convencen una y otra vez de que todo gran cambio ha de empezar por uno mismo, y si de verdad quiero cambiar las cosas, he de demostrarlo con cada uno de mis actos pequeños. Para mejorar el mundo hay que dar ejemplo con nuestros actos, y eso no es responsabilidad de ningún polítiquillo de mierda, ni de ningún reyecillo absentista. Eso está en nuestras manos, y si no lo hacemos, la responsabilidad es solamente nuestra y de nadie más. Si no lo hacemos, somos cómplices de nuestra propia miseria. Y sí, conviene empaparse de la basura nacional, para saber por dónde nos la están clavando. Pero conviene también reservar un ratito cada día para observar a los hombres buenos, para aplaudir y admirar sus actos humildes y valientes. Hace unos días, Irene Villa. Anteayer, Regina Otaola. Ayer, Alcaraz. Y hoy, Nerea Alzola. Mañana, quién sabe. Pero sí, conviene empaparse también de los valientes, para recordarnos que hay alguien ahí fuera que pelea por nosotros, que nos recuerdan que importa más luchar que ganar, porque es en la resistencia contra la adversidad y la injusticia donde encontramos la dignidad, el derecho a mirarnos al espejo. Y los que dan la cara ante el peligro, el abuso y la amenaza, lo demuestran cada día, porque recibieron tinieblas y ofrecen luz.

Claro, mirar a los valientes sube el listón, pero es un listón que no desanima por muy alto que esté. Al contrario, nos anima a ser mejores, y además, nos enseña a vivir nuestras vidas pequeñas con menos miedo. Si ellos pueden ser como son bajo la amenaza de ETA, o después de la tragedia, suya o de los suyos, aún encuentran fuerzas para mantenerse enteros, serenos y fuertes, ¿qué derecho tenemos nosotros a desanimarnos por las estúpidas zancadillas pequeñas que nuestros mundos pequeños nos ponen cada día? Yo tengo la suerte de conocer a una persona cuya presencia, cuyos actos sencillos, hacen del mundo un lugar mejor, una heroína anónima que me inspira con sus actos de bella y sencilla generosidad, una persona que lleva la sonrisa y el color allá donde va. Recomiendo al lector que busque eso, que busque el ejemplo de la gente buena, que se empape de ella. Sólo entonces podrás encontrar en ti mismo la punta de hilo que necesitamos todos para empezar a tejer a nuestro alrededor el mundo que queremos tejer para nosotros y para los demás. Es difícil, pero a la vez es lo más fácil del mundo. Sólo se necesita fe, foraleza, perseverancia, inspiración y toneladas de buena suerte. Nada más que eso. Parece mucho, pero hazme caso: encuentra ese hilo, y empieza a tejer alrededor tuyo el mundo que desearías haberte encontrado. Comprobarás, y esto lo garantizo, que ese hilo te abrirá los ojos para ver las cosas buenas, las flores en el vertedero, la luz en las tinieblas. Entonces la fe surgirá, quebrando tus miedos y tu desconcierto, y entenderás entonces que la suerte es un fenómeno cerebral, que depende de cómo recibamos las cosas según vienen, si por el lado malo, o si por el bueno.

Y si te falta esa primera punta de hilo, por favor, no te pierdas el link que ofrezco a continuación, y comprenderás lo torpe, lo inútil y lo obtuso de usar decibelios para defender lo que merece ser defendido, cuando hay gente  ahí fuera como esta mujer, sacudiendo el desaliento a golpe de sonrisa, dispuesta a dedicar su vida a ayudar a superar el odio, el miedo y la desesperación de otros. Una mujer que recibió lo peor, y da lo mejor. Con ustedes, Irene Villa. Se lo aseguro, intrépido lector, haga clic y no se arrepentirá.

LINK A LA ENTREVISTA DE NURIA RICHART A IRENE VILLA

Así que ya sabe el lector, cuando se indigne por la falta de autoridad moral que nos quieren endilgar unos fantoches tragaldabas y futboleros, recurra a aquello por lo que merece la pena luchar cuando nuestros líderes intenten tapar sus miserias usando decibelios. Tenemos argumentos de sobra. Por ello, no me dan miedo los pitos de cuatro capullos. Ellos no cuentan entre sus filas a ninguna Irene Villa, ni a ninguna Nerea Alzola, ni a Regina Otaola, ni a ningún José Francisco Alcaraz, ni a ningún José Antonio Ortega Lara. Ellos tienen sus pitos nada más. Qué poquita cosa. Que suenen, por Dios, que suenen bien altos. Y que se enteren bien en el mundo de cómo tratamos a nuestro himno y a nuestra bandera. De otro modo, se llevarían una impresión equivocada, y conviene que se sepa en el extranjero lo que nos hemos labrado aquí, de cómo tratamos a los que nos honran, de cómo tratamos a los que nos defienden. Y de qué clase de tipos nos representan.

MANIFESTACIÓN EN MADRID CONTRA EL TERRORISMO: CON LAS VÍCTIMAS, CONTRA LOS TRAIDORES

El gobierno ha sido fotografiado sirviéndose doble ración de faisán-al-cava. Miles de españoles nos manifestamos hoy en contra de la negociación con los terroristas. Un gobierno colaborador con el terrorismo (ETA, Faisán, Sortu, 11-M…) no puede ser tolerado.Un gobierno que usa a su antojo a la fiscalía para tapar delitos no puede ser tolerado. Un gobierno que usa a su antojo la información no puede ser tolerado. Un gobierno que hace causa común con los etarras es un gobierno etarra. A la cárcel con todos ellos.

Bravo por las víctimas, por su resistencia serena, que contrasta con la histeria etarra y socialista. Ellos se han quedado sin argumentos. Nosotros los tenemos todos, estamos con las víctimas, somos más y somos mejores. Que se vayan enterando esos traidores de que colaborar con terroristas no sale gratis. No hay balas para todos nosotros, ni mordazas tampoco. Y ahora nos van a oir.

 

 

 

Mariano Rajoy fue el gran ausente, con permiso de Esperanza Aguirre y de su majestad el mindundi de la Casa Real

 

 

Para no castigar demasiado mi clavícula en reconstrucción, nos hicimos fuertes en Génova esquina Colón, frente al Barclays

 

 

El único colectivo de gays y lesbianas fue, por supuesto, COLEGAS, con su bandera de apoyo a Israel, la única nación de oriente medio que no condena la homosexualidad

 

 

Los Peones Negros no faltaron a la cita con profusión de elocuentes pancartas

 

 

Génova era un río de banderas de España.

 

 

Nuestro buen vecino y mejor amigo Antonio. No nos lee mucho, pero tiene bula monoloquil, porque nos sopla muchos detalles. Forma parte de La Ciudad en Llamas en el equipo brainstorming, y pasamos horas y horas conspirando cigarro tras cigarro. Un fotógrafo le confundió con alguna celebridad, y nos quedamos con las ganas de saber cual. Siempre le he encontrado cierto parecido a George Clooney.

 

El ave que protagonizó la concentración no fue la gaviota del PP, sino el faisán de Rubalcaba. Una pancarta llevaba unejemplar enjaulado vivito y coleando. El pobre tenía pinta de no enterarse muy bien de qué iba la cosa.

 

 

La bandera de Colón está descolorida y hecha de retales. Toda una metáfora. Cualquier día nos la quitan.
Las víctimas son el referente. Firme y sereno, su ejemplo cunde entre la masa. Sin gritos ni sobresaltos, la manifestación ha sido un éxito. Te espero en la próxima.

REVERTES CALENTITOS

Hace no mucho, mientras España se preparaba para la final del Mundial, Don Arturo Pérez-Reverte publicaba un precioso artículo en XLSemanal, en la que contaba la Batalla de las Navas de Tolosa.

El domingo pasado, Pérez-Reverte escribió otro artículo comentando la correspondencia generada. El artículo se llama Las 17 Navas de Tolosa. No se los pierdan. Incluyo ambos.

LA CARGA DE LOS TRES REYES

LAS 17 NAVAS DE TOLOSA

Cómo me gusta colgar en mi blog los artículos de este señor.

VICTORIA

El estadio, con mayoría sudafricana blanca, estaba con Holanda. El árbitro, su estúpida ceguera y su mal criterio, favorecieron a Holanda en su empeño de hacer del partido una reyerta. Como a fútbol no se veían capaces, jugaron al kárate a muerte en Johanesburgo. Pero ni así pudieron.

Lograron desbaratarnos, estuvieron fuertes y no nos dejaban jugar. Con la inestimable estupidez del árbitro, un cretino de espanto, por decirlo finamente, hicieron un partido abrupto, difícil y con sustos, y llegamos al descanso como Rocky en el primer asalto contra Clubber, casi casi salvados por la campana. Temíamos más por las espinillas y los esternones de los jugadores que por los ataques de Robben. Ese tipo tiene más peligro que Elton John en un Visionlab.

La segunda parte ya fue otra cosa. Repuestos del susto, Del Bosque no sé qué les dijo, que salieron al campo como una rosa. Esa actitud de indiferencia ante la hostilidad terminó por deshacer al contrario. Alrededor del minuto treinta, Holanda estaba embotellada, y el gol se mascaba en el aire. El partido se lo fué ganando España minuto a minuto de ganar cada metro del campo con sangre. La inclusión de Navas y Torres fueron cruciales para abrir el caño, porque estaba claro que Holanda buscaba los penaltis mientras esperaba la carrera de Robben. Cuando ésta se dió, ahí estuvo Iker, inmenso, su obra maestra. España entera contaba con Casillas cuando se hizo el silencio y el holandés se quedó solo ante los palos. San Iker Casillas. El mejor.

La prórroga ofreció el mejor juego de la selección española. Holanda obligaba a soltar el balón, o te volaban la pierna. Ellos mismos nos dieron la clave: para ganar a Holanda, había que torear.

Tomadas las medidas, con una Holanda sin plan B, frita a tarjetas y agotada (se conoce que patear al contrario desgasta mucho), España dio una lección de fútbol a la naranja mecánica. En los minutos previos al gol, España le dio un verdadero baño a Holanda. Tic, tac, toc, Torres, Xavi, Iniesta. ¡Alehop! Cuando Iniesta clavó esa pica en Flandes, España entera se vino abajo. Marcó con rabia, un tiro perfecto, imparable. El árbitro se mostraba reticente y tardó en dar el gol por bueno. Iniesta ya lo estaba celebrando, sin contar con él.

Me gustó cómo sacó España la picardía sólo al final, ganando tiempo a base de marear la perdiz aplicando el manual, Torres en el suelo, Iker tarda en sacar, un cambio por aquí…El entrenador de Holanda puso una cara que casi daba pena, el tiparraco. Parecía que se fuera a comer el banquillo de un momento a otro. Probe.

Luego, el árbitro pitó el final. No parecía real, ¿verdad?

Les ganamos a cara de perro, y con sangre. Pero lo hicimos en nuestros propios términos, sin rebajarnos, con elegancia y con honor. Muy ilustrativo fue el mal perder del entrenador holandés, que no saludó a Doña Sofía, y se quitó de malos modos la medalla. Del Bosque le había dado toda una lección. A ver si la digiere, aunque con la dieta holandesa, lo tiene bien jodido. Nos alegramos desde aquí.

Somos españoles, y por un día nos sentimos felices de serlo. Pero lo somos, eso ha quedado fuera de duda. España es una realidad mucho más fuerte que mil millones de mentiras. Qué bello ha sido ver a España entera celebrando una victoria majestuosa, con honor y con todo en contra. Qué dulce victoria. No se me hubiera ocurrido un mejor momento para que la selección española se llevara el mundial. Gracias, chicos. Os necesitábamos y ahí estuvísteis.

¡Yo soy español, español, español!

¡EL PP DESPEGA EN LAS ENCUESTAS! (y van treinta)

Vaya por delante que para mí, Gürtel es a la historia del mamoneo lo que Granujas de Medio Pelo es al cine de ladrones. Es más producto de la estupidez del líder que del hecho en sí. Cuatro perras, si lo comparamos con la sangría legal de Zapatero, sin ir más lejos. Sin ir al cebollón de euros que se han pegado la criatura MendezToxo. Sin ir a Filesa.

Digresión moderadamente malvada: Alfonso Guerra ambicionaba el puesto de presidente del Congreso cuando Zapatero se lo dio a Bono en su primera crisis de gobierno. ¿Qué pasa con el Zetapé? ¿Se cree que la presidencia del Congreso es como el Proyecto Hombre para la rehabilitación mediática de manoslargas, o qué? Recordamos con ternura al pobre Marín, que las tuvo que pasar canutas, y de cuya honradez (éste sí) nunca dudé.

Pues vaya un despegue pepil de las encuestas. Ya he perdido la cuenta de las veces que he leído la misma información, con las mismas cifras.

Vale, lo del CIS del mes pasado fué un espejismo con truco. Un trile. Empezaron la encuesta con el PP el mismo día que arrancaba el Gürtel. Nadie se las creyó demasiado. Este mes, Zapatero lo tiene más jodido si quiere acomodar para el CIS una fecha concreta en la que arrancar el sondeo. Como no la hayan empezado coincidiendo con que Zapatero anuncie la chufla marinera de que paguen los ricos y los curas, no sé. Y tampoco creo que le fuera muy favorable el anuncio.

A mí me da vergüenza ver mentir a los políticos con ese descaro y con tan claras intenciones. Éste Zapatero es incorregible. Va a hacer lo que esté al alcance de su teléfono móvil para ser presidente cuatro años más. No sé, igual después ya no tiene que renovar, y se queda para siempre. (Ups, ¿he pensado eso en alto?). Pero bueno, ya hablé de ello en anteriores posts.

Lo que quería decir es que éste nuevo despegue, y van treinta, sólo significa que Gürtel ha desaparecido de los titulares, que se centran ahora en el recorte de Zapatero, doloroso, arrogante, pero errado y de chichinabo para resolver el problema.O sea, que Rajoy no está recibiendo un incremento en su capacidad de convertirse en depositario de la confianza del electorado, probablemente de “su” electorado. No sé si se puede decir más claro. Bueno, sí:

QUE EL PP NO DESPEGA. Está a tiro de escupitajo de Zapatero. A tiro de móvil. A tiro de titular. A tiro de sus socios. A tiro, vaya. Si Rajoy no depura su discurso, no va ni a la vuelta de la esquina. Y aunque lo depure y gana en 2012, llegará desgastado. Y entonces se lo merendarán vivo con cualquier excusa. Si en Afganistán o en Irán la cosa se pone fea, reeditarán el No a la Guerra con total desvergüenza. Después de lo de Garzón en la Complutense, me temo cualquier cosa.

Por cierto, ¿qué fué de la mamarrachada esa de encierro o no sé qué que iban a protagonizar Almotroma, La Pasionaria de Barquillo y el Tonto Ilustrado? ¿Se les sumó algún figurante? ¿Llegó a consumarse el encierro simbólico?

Coño, ¿no se les habrá olvidado sacarles, y a estas horas aún siguen ahí? Jur, jur, jur. Luego, el despistadillo que tenía que abrir la puerta de la mazmorra, abre, y se encuentra con que Almotroma se ha comiso a los otros dos. Jur, jur, jur. Y conste que no he querido ser muy malpensado. Jur, jur, jur.

Por cierto, leo en Libertad Digital que a Bono le han encontrado una nueva propiedad, como a la aspirina o al aloe vera, o a Berlusconi, incluso. UN PORSCHE, nada menos. ¿Y regalo de quién? Pues nada menos que…¡¡DEL POCERO!!

¡JUÁ, JUÁ, JUÁ! ¡Menudo elemento!Menudo manoslargas, parece que nos ha salido Pepe Bonus!¡Salud, camarada!

Sigo repasando la prensa y me encuentro con que…buf. Todo lo que veo merece entradas separadas. Menudo panorama, amigos. Y los votantes de izquierda siguen sin darse por enterados. ¿Dónde está esa izquierda que exigía transparencia?

Joder, el propio Rubalcaba violó la jornada de reflexión con sus exigencias de transparencia el 13-M, la Noche de los Paraguas. En aquellos días, el PSOE, todavía sacudiéndose la peste a corrupción, repetía incansable, ojitos soñadores, que todo gobierno, más allá de su ideología, debía tener la transparencia como máximo ideal. Cosa por otro lado absurda. Pero ellos la exigían, exaltaban, elevándola al carácter de religión. Valiente pandilla de cantamañanas. Si no fuera por Marianín, tendrían una huella en el trasero, de esas que dibujaba, genial, Ibáñez.

Y ahora resulta que Rubalcaba obstruye a la justicia otra vez aduciendo que los protocolos de actuación de los TEDAX son secreto oficial. Una tontería, por cierto, desmentida por el hecho de que Rubalcaba mismo aportó esa ese protocolo en 2006, cuando aún no era del dominio público que las pruebas habían sido destruídas o manipuladas. Vaya, que por entonces aquel documento no inculpaba claramente al jefe de los TEDAX poniendo en serio entredicho el juicio en su totalidad. Pero ahora sí. Por eso ahora lo oculta. Sin embargo, quedó publicado el documento, que demuestra que la cadena de custodia lleva directamente a él. O sea, que o bien destruyó las pruebas, o bien las entregó al que finalmente las destruyó. En ambos casos, es culpable. Y por tanto, Rubalcaba lo es de una flagrante, descarada, activa, contumaz, falta de transparencia. Y eso, siendo benévolos.

Y por no dejarlo con Rubalcaba, vaya otra más. El etarra Mikel Carrera en los asesinatos de Capbretón. De modo que de número uno de ETA, nada. Otro invento de Rubalcaba, el de “los españoles se merecen un gobierno que no mienta”.

Ni con todo ésto en los titulares. El PP vive siempre a la espera del despegue. Dice el FMI que “el sistema laboral español no funciona”. NO FUNCIONA. MALFUNCTION, Zapatero. Y Mariano, NO FUNCTION. A verlas venir, esperando la caída de la hoja. En cuanto Zapatero permita la reforma laboral, el trabajo entrará.

Lo que antes era el infierno neocón, abaratamiento del despido, flexibilización del empleo (estatutos que, por otra parte, no se cumplen nunca), Zapatero se colgará como una medalla lo que antes criticaba.

Menudo despegue de bajos vuelos. Empieza a sonar a cantinela. Como los propios Doctor Rajoy y Mister Brey.

LA ESTAFA SOCIALISTA

Abro éste post sólo para enlazar éste link. Es el debate de LDTV del pasado sábado. Mientras Pepiño comparecía en La Noria, Javier Somalo convocaba a Juan José Garrido, Manuel Llamas, Lorenzo Ramírez, Juan Ramón Rallo para hablar claro. Y vaya si se les entiende. Dejan en evidencia la verdadera estafa del PSOE.

Rigurosamente sin desperdicio.

…PON TUS BARBAS A REMOJAR

Ojito, que no tiene ninguna gracia la cosa. Que si en algo es experto el aparato socialista es en maquillar datos, y aún está por ver el estado real de las cuentas públicas. Zapatero, en éstos momentos, está preparando sus rezos con Obama. Que rece, que rece. De nada le va a servir.