PAZ A PUNTA DE PISTOLA (II): ¿VICTORIA DE QUIÉN?

El príncipe, fiel al estilo “inopia” de su casa, dice que esto es una gran victoria. ¿De quién? ¿De la democracia? ¿De las fuerzas de seguridad? ¿Suya?

Leo y releo el comunicado de ETA. Habla de dar una solución justa y democrática al conflicto. Pero lo hace porque el mundo civilizado ha cambiado su actitud hacia ellos, no porque ellos hayan entendido nada de un modo distinto de como lo han venido haciendo hasta ahora. O sea, que hemos sido nosotros los que hemos cambiado nuestra actitud. Nosotros somos los que hemos depuesto nuestra actitud. Eso es lo que interpreta ETA, y también yo lo entiendo de esa manera. No han caído en saco roto los esfuerzos de Zapatero y Rubalcaba de hacer guiños a ETA, de soltar a algunos de los peores asesinos de la historia, y de silenciar a todo bicho viviente vía Tribunal Constitucional. Y tanto es así, que ETA se viste de legitimidad para reconocer los gestos del gobierno utilizando precisamente la “conferencia de paz” de San Sebastián y la victoria de Bildu en las municipales, una victoria producida por una gravísima injerencia política en asuntos judiciales absolutamente descarada, una traición ejecutada a golpe de batuta de Rubalcaba en una nueva version del viejo Cascanueces: unos rompen los huevos, y otros recogen las nueces.

¿Dónde está la victoria? Lo que está viniendo a ser esto es una bajada de pantalones de tomo y lomo. Y por experiencia sé lo que hace un maldito psicópata hijo de puta cuando te bajas los pantalones y sacrificas tu dignidad para lograr un poquito de “paz”. Lo que logras es un mohín, más arrogancia y sobre todo, muchísimo más de lo mismo. Más y mejor. ¿Victoria, Don Felipe? ¿Victoria de quién?

¿Por qué tanta ilusión precisamente con este comunicado, si esto lo hemos vivido ya tantas veces? Carles Francino ha llorado en su programa. En la entrevista que ha emitido TVE-1 al hijo de Tomás y Valiente, un par de colaboradores se han lanzado en plancha a hablar de amnistías. Otro, el colaborador de El País, no ha sabido, querido, podido, evitar la bajeza de Mayor Oreja al proclamar con tal oportunismo la frase “Las víctimas siempre tienen razón”. Ya se va esbozando la fiesta socialista, la derrota de la derecha usando a ETA como trofeo, objeto arrojadizo y victimario oculto. Pero claro, cierto periodismo no deja de ser también casta política, que vive momentos de euforia. Ojo, el ciudadano de a pie no se fía, no se fía, pero los políticos están exultantes. Sólo falta Arias Navarro proclamando compungido “Españoles, ETA ha terminado”. Ja, ja y ja.

Todo esto obedece a un guión orquestado por los socialistas del PSOE y de ETA, que comparten ideología, comparten enemigos y comparten proyecto político. Así, mientras sigamos plegándononos a sus exigencias (la voluntad popular debe prevalecer a la imposición) sin pararles los pies y sin decirles que repitan el comunicado y traigan mañana un texto decente, acompañado de gestos, de rechazo a SU violencia criminal y a SU imposición totalitaria, todo irá bien. Pero si nos mostramos firmes, volverán a la violencia. ¿Y de quién será la culpa, si eso ocurre? Del PP. Como en el 11-M, que la culpa fue del PP hasta tal punto que nadie sabe quién hizo el 11-M pero todos “sabemos” por culpa de qué gobierno ocurrió el 11-M, la culpa del fin de la tregua será del PP. O sea, que o el PP concede la independencia a la izquierda etarra, o tendrá sangre en las manos. Esta es la sinfonía de la nueva PSOETA.

¿Victoria, Don Felipe? ¿Victoria de quién? Con monarcas como estos, dan ganas de hacerse republicano. No te digo ná, y te lo digo tó.

AMENAZAS DEL MORO

El gobierno debe ser contundente en esto. Va mucho en juego aquí. No podemos permitir que la dictadura marroquí nos marque la agenda. Rajoy puede visitar Melilla, ciudad española, cuando quiera. Marruecos no tiene nada que decir, no es asunto suyo. Zapatero ha de defender a Mariano Rajoy y ser firme ante el chantaje marroquí. Esto no es ningún juego.

Anteayer redacté un post en el que me hacía eco de un editorial en El País, y que también señaló Libertad Digital. Dicho artículo recuerda directamente al comunicado que ha emitido el primer ministro marroquí, en el que se dice que considerará una provocación la visita de Rajoy a Melilla. Cuando lo he leído, no me he dado cuenta, pero Tertsch no lo ha pasado por alto.

Marruecos, como apunta Tertsch en su editorial de hoy, le ha tomado la medida a Zapatero. Sabe que es un pusilánime con el Islam, y que se está tambaleando en el poder. Sabe que el Rey está malo, y sabe que España está patas arriba, controlada por separatistas y presidida por mentes blandas. Sabe que el electorado español respondió positivamente al “estímulo electoral” del 11-M.

Hablando de 11-M, y teniendo en cuenta que la autoría Al Qaeda es una tomadura de pelo, una chapuza, absolutamente infumable.

Sólo como hipótesis, supongamos que detrás del 11-M estaban los servicios secretos marroquíes, ayudados desde dentro por sus contactos con nuestro Ministerio de Interior.

En ese caso, la elección de Al Qaeda como “cabeza de turco” recurrente por la Versión Oficial de Zapatero parece bastante lógica. Encaja.

El interés de Mohamed VI en la victoria del pusilánime Zapatero es evidente. A Zapatero le veo con ganas de entregar Ceuta y Melilla. No habría movido un dedo por Perejil. Declaró que se retiraría de Irak si ganaba, pero el 11-M se fraguó antes de la guerra de Irak, si creemos algo del sumario, y además, me da que a Irak le queda un poco lejos la política española. Para Marruecos no queda lejos España, y les conviene un gobierno blando y filoislámico antes que uno firme y democrático. Encaja.

Explicaría eso la actitud gubernamental de continua claudicación ante todo desafío islámico, especialmente sus continuadas referencias “inconscientes” a Ceuta y Melilla como si fueran ciudades marroquíes. Encaja.

Las sospechosas llamadas a familiares desde el piso de Leganés, y las no menos sospechosas confirmaciones marroquíes de la existencia de las mismas, encajan. Por cierto, sólo se grabó la primera llamada. Las demás no, por ninguna razón que se haya aportado.

Cada sucesión marroquí se salda con una guerra contra España. Mohamed VI aún no ha tenido esa guerra. ¿Siente que no será tomado en serio hasta tener su guerra con España? Si así fuera, después del ensayo de Perejil, y del 11-M, ¿qué vendría a continuación?

Doy por hecho que Al Qaeda no tuvo que ver con el 11-M por la nula credibilidad de las pruebas aportadas. Doy por hecho la colaboración desde dentro por la aparición de pruebas colocadas fuera de los trenes (mochilas) y por la destrucción de las pruebas de los trenes (toneladas). La manipulación pretendía engañar acerca de la naturaleza del explosivo utilizado en los trenes. Y demuestra que el cerebro contaba con la colaboración de los Tedax y de la prensa para inducir las elecciones. Y demuestra también los conocimientos de química del cerebro del atentado.

Teniendo en cuenta incluso que es posible que los servicios secretos encargaran a otro la logística,buscamos a alguien que:

-Tenga lealtades ocultas en las fuerzas de seguridad españolas, que llevarán a cabo labores de manipulación de pruebas.

-Tenga contacto con Marruecos.

-Tenga interés en sacar a Aznar del poder, y que gobierne Zapatero.

-Tenga conocimientos de química.

-Tenga bien tomado el pulso a la opinión pública española, y tenga también capacidad de manipulación mediática.

Tomando por cierto todo lo anterior, conviene recordar que hemos entregado el mes pasado cuatro millones de euros a unos tipos que dicen ser Al Qaeda, a cambio de la liberación de unos cooperantes que se hicieron la pera de amigos de los secuestradores. Que fueron secuestrados la víspera del pasado 11 de Marzo, ocupando las portadas de los periódicos el sexto aniversario del fatídico día, y que mientras les era entregado el dinero en Mauritania a los captores, en ese mismo momento, cierto ministro de Interior, socialista, manipulador mediático de excepción, bien conectado con Marruecos, con gente leal en las fuerzas de seguridad y además, químico de profesión, ese mismo tipo andaba en Rabat de colegueo con el mismo primer ministro marroquí que ahora quiere vetar a Rajoy en Melilla. Tantas coincidencias…encajan.

Aún así, quiero pensar que España sólo tuvo que ver en la ocultación de la autoría, cambiando unos moros por otros. ¿Y no sería posible que Rabat estuviera chantajeando a Zapatero con la amenaza de tirar de la manta del 11-M? ¿Supondría, además, una declaración de guerra?

Aún no sabemos qué pasó. Sólo podemos plantear hipótesis y ver cómo encajan las piezas. Y las piezas no encajan en la sentencia. Así que a quien le moleste este post, que ofrezca mejores explicaciones, pero lo de Al Qaeda es una tapadera muy, muy cutre, la Ser mintió o fue engañada por fuerzas de seguridad con el bulo de los suicidas inventados, de los que se desdijo el infame Gabilondo echándole la culpa a su reportera Ana Terradillos, y los comunicados en internet, vídeo y fax enviados a diversos medios son tan, tan sospechosos…

Por ejemplo, la telefonista de Telemadrid que recogió el comunicado primero es la misma que, de entre todas sus compañeras, casualidad, recogió días después el segundo comunicado telefónico. Más casualidad, esa mujer es de origen magrebí y conoce los diferentes acentos. Pudo confirmar, gracias a su característica idiomática, que el supuesto terrorista hablaba con acento árabe. Pero de Al Qaeda, nanay. Una chapuza. Y por cierto, en la grabación de la llamada sólo está registrada la voz de la telefonista, no la del supuesto terrorista. Misterios, misterios de la técnica que nadie poderoso quiere resolver.

La España de a pie no quiere saber aún la autoría del 11-M. Apenas estamos empezando a aceptar que elegir a Zapatero fue un error, como para meternos a ver quién nos marcó la agenda política que nos está llevando a la quiebra nacional y que elegimos solitos.