CASO MARTA DEL CASTILLO (III): La eterna duda rubalcábica ¿Chapuza o mala fe?

El día 14 de febrero fue detenido Miguel Carcaño como sospechoso de asesinato. Ya hacía 20 días que Antonio del Castillo le señaló con el dedo a la policía. ¿Por qué no se le interrogó antes? No lo sabemos. Sabemos que el presunto asesino ya venía siendo sometido a un férrero seguimiento antes de su detención. Pero, si se pinchó el teléfono de Carcaño, extremo que LaCiudadenLlamas desconoce, las conversaciones obtenidas no sirvieron para clarificar la autoría del crímen o el paradero del cuerpo, pues no se conservan, si se hicieron, las grabaciones, ni las transcripciones de éstas. Sabemos que la detención de Carcaño no fue provocada por nada que dijera por teléfono, pues de ser así, la grabación se conservaría y exibiría para acallar las múltiples dudas que se ciernen sobre el caso Marta del Castillo. Según ésta hipótesis, a Carcaño se le detiene con retraso porque se le dio cierto tiempo para autoinculparse y, al no funcionar la estrategia, se ordena su detención con la intención de arrancarle la verdad, una vez obtenidas las pruebas de ADN.

Por cierto, que Antonio del Castillo hubiera puesto en marcha a la policía el propio sábado, pero quien le atendió pensó que Marta se había escapado de casa, y sólo se dio por desaparecida a Marta a partir del lunes. 36 horas perdidas. Y otros 17 días, después de aquello, de los que no hay datos policiales.

Aún así, las cintas de esas conversaciones han de ser conservadas. Aunque en un primer momento pueden no decir nada a los investigadores, nuevas pruebas o testimonios pueden arrojar luz si se cotejan con indicios anteriores. No hay que tirar las cintas.

Una vez detenido, Carcaño inculpó a su compinche, el tal Cuco, también menor de edad. Y de los testimonios de ambos, en contínua variación y con serias contradicciones entre ambos, tampoco tenemos grabaciones.

Éstos interrogatorios fueron llevados a cabo en dependencias policiales, y han de ser grabadas en video y transcritas para posteriores cotejos. Ésto es fundamental, repetimos, por motivos obvios. Sin grabaciones, por ejemplo, nadie nos puede asegurar que la investigación no esté dirigida. Sin grabaciones, por ejemplo, nadie que no estuviera presente puede relacionar algún dato importante que se había pasado por alto hasta la lectura de los interrogatorios. Si los investigadores desconocían un dato importante que sí conoce algún otro departamento, si se llega a un callejón sin salida en la investigación, las grabaciones pueden arrojar mucha luz a una pesquisa.

Sin embargo, no hay cintas de los interrogatorios. Todos esos momentos cruciales que han provocado costosísimos dispositivos de búsqueda, dos detenciones y otra imputación, sin detención, quedan para el recuerdo y la buena fe y memoria de los presentes en el interrogatorio. ¿Por qué?

Una vez en marcha la investigación, y antes de las detenciones, se encontró una mancha de sangre, presumiblemente de Marta, en la silla de ruedas de la madre de Miguel Carcaño. La silla estaba en la casa de Miguel y su hermano. (Parece que Miguel vivía entre esa y la casa de Rocío, su novia en aquellos días) Sin embargo, la máquina que permite establecer el perfil genético de las muestras recogidas estaba estropeada, con que hubo que enviar a Madrid las muestras, con el consiguiente retraso en la detención de Carcaño. Una de las diez muestras dio un positivo de concordancia con el perfil de Marta en un alto porcentaje dos días después de lo esperado, por el retraso que supuso enviar las muestras a laboratorios de Madrid. Si sumamos, terminamos por hacernos con un buen puñado de horas de retraso, por una causa u otra.

¿Podría ser que se hubiera estado ganando tiempo desde dentro? Primero el fin de semana y después, 20 días más por el episodio del ADN (los resultados tardan normalmente 15, antes de detener al principal sospechoso. Y todo esto, sin grabaciones.

Sí, sabemos que muchas desapariciones se gestionan después de 24 horas. Pero, si tan poco crédito les inspiraba Antonio del Castillo a los policías durante el fin de semana, ¿cómo es que el lunes ya se lanzaron sobre él y sus pertenencias? ¿Huele raro, o no huele raro?

Tanta visita de Zapatero, y tanta visita (privada y nocturna) de Rubalcaba prometiendo vía libre y cheque en blanco para la investigación, no pueden augurar nada bueno. No sé si son síntoma, consecuencia o combustible, de algo que va muy mal en esa investigación.

Otra vez la duda rubalcábica, tan familiar para los investigadores del 11-M: ¿Chapuza, o mala fe?

hola.es-anomalías caso Marta

LD-avería adn retrasa 20 días detención

CASO MARTA DEL CASTILLO (II)

De todas las incógnitas que se desprenden del laberíntico caso del crimen de Marta del Castillo, la que más me ha llamado siempre la atención es el hecho de que el asesino confeso desconozca el lugar en el que está el cuerpo de Marta.

Al principio, Carcaño declaró que tiraron el cadáver al río Guadalquivir. El cuerpo no apareció, y la búsqueda se apuró al máximo, gracias a las presiones de Antonio del Castillo, antes de que el dispositivo se diera por vencido. Cuando finalmente se abandonó la búsqueda, se hizo teniendo en cuenta que ése río es de aguas turbias. Los hombres rana prácticamente buscaban a tientas. De modo que se contempla la posibilidad de que el cuerpo aún permanezca indetectado en el fondo del río.

Y aquí llega el movimiento extraño: decir que el cuerpo estaba en un vertedero de basuras. Me explico. La propia policía no estaba segura de que Marta no estuviera en el río. Si yo fuera el asesino de Marta y hubiera tirado el cadáver al río, nunca hubiera apuntado a ningún vertedero después. ¿Qué sentido tiene? ¿Marear a la justicia? Si quisiera marear a la justicia, no hubiera dicho ningún lugar donde pudiera aparecer el cuerpo. En circunstancias normales, Miguel se mantendría  en la tesis del río, sabiendo que nadie va a volver a buscar nunca ahí, y hubiera ido a juicio sin cadáver, buscando una condena light, como la de Rafael García Fernández, el Rafita.

Por supuesto, cabe la posibilidad, remota, de que Miguel Carcaño sea un cerebrito que tiene en jaque a la justicia. Cabe también la no menos remota posibilidad de que se le haya tratado con guante de seda, por ser menor de edad. Ambas hipótesis se han barajado, y con razón. Sin embargo, algo me dice que la policía sevillana, una de las poblaciones con mayor índice de criminalidad de España, no se va a dejar liar por un niñato semianalfabeto, pelocenicero y bajuno. Y aunque entra dentro de lo posible, ellos mismos afirman que lo que han declarado, verdad o mentira, se lo han sacado a golpes en los calabozos. Y ése es el problema de los malos tratos policiales, que a veces sirven para sonsacar la verdad, pero otras veces, para que el detenido se confiese asesino de Marta, o de Kennedy, si los golpes no paran.

No obstante, también habría otra posibilidad, que a muchos nos rondaba por la mente en forma de “aquí algo huele raro”, y que se ha puesto de relieve con las últimas informaciones. Y es la hipótesis en que Miguel Carcaño esté buscando el cuerpo de Marta, como todos los demás, esperando que, cuando el cuerpo aparezca, su estado difiera de las declaraciones de Carcaño, exculpándole de asesinato, aunque no de encubrimiento. Hasta ahora, manejar dicha hipótesis era imposible, porque nos faltaban datos. Sin embargo, en esa dirección apuntan los rumores que se han generado en la cárcel donde está internado Carcaño a la espera de juicio.

Por supuesto, no es más que una hipótesis. Y no vamos a ser tan bisoños como para ignorar que la cárcel está llena de gente que se dice inocente. Pero, como hipótesis, que se maneja off the record casi desde el principio del caso en el entorno de los implicados, creemos que no ha sido investigada por la justicia.

La historia que corre en bajito por Sevilla, y repetimos, tómese con toda la cautela, era la siguiente:

Marta y Miguel querían volver a salir juntos. Lo habían dejado hacía unos meses, y Miguel estaba viviendo en la casa de su novia en el momento de los hechos, la también menor Rocío. Marta y Miguel pasaron la tarde juntos, por el barrio de Triana, y después ambos fueron en moto a casa de Rocío, donde vivía Miguel. Esquivaron las calles principales para no ser detectados, pero alguien debió de decirle a Rocío que Miguel y Marta habían sido vistos juntos, y Rocío y su madre se presentaron en la casa antes de lo previsto, sorprendiéndolos allí. Según ésta hipótesis, habría estallado entonces una escena de violencia, celos y despecho, que terminaría en brutal paliza de ambas a Marta. Un golpe en la cabeza usando un cacharro de cocina, y no un cenicero, como declaró Miguel, habría sido el causante de la muerte, o quizá de la pérdida de consciencia. Tras amenazar a Miguel, habrían limpiado la vivienda y se habrían deshecho del cadáver. Si ésto fue así, tuvieron casi un mes para hacer desaparecer todo vestigio de la muerte de la niña.

Según ésta hipótesis, cuando Antonio del Castillo, padre de Marta, se presentó en casa de Rocío, encontrando las luces apagadas, Rocío y su madre estarían dentro, limpiando el piso. Ésto coincide con lo que declaró Antonio, que creyó detectar movimiento en la casa antes de darse por vencido y continuar la búsqueda por otro lado.

También cuadra con las declaraciones de Miguel Carcaño, que asegura desde el principio que se está comiendo un marrón que no le corresponde por entero, y que cuando todo se sepa, caerán otros con él. Y, si bien es verdad que todos los culpables aseguran su inocencia al menos hasta el final del juicio, la postura de Miguel, que sería según ésta hipótesis cómplice por encubrimiento pero no autor material, encajaría.

No es que La Ciudad en Llamas pretenda exculpar al pájaro Carcaño, que como mínimo es cómplice de un asesinato, pero cuadran pocas cosas en la principal línea de investigación. Por ejemplo: Carcaño vivía, como hemos dicho, en casa de Rocío. Si éste crimen, como dice la versión oficial,  fué premeditado, ¿a quién se le ocurre matar allí a Marta, con la familia de Rocío pudiendo presentarse allí en cualquier momento, pudiendo consumar el execrable asesinato en cualquier otro lugar? Hay que recordar que ambos pasaron la tarde juntos en disposición amigable, y disponían de la moto de él. No tiene sentido ir a la casa de Rocío a matar a nadie, al menos con premeditación. Y tampoco me cuadra mucho más la escena de asesinar y violar a Marta de manera impulsiva en la casa de su novia.

Por otro lado, la idea de que Carcaño esté jugando con la justicia no me cuadra con el perfil de un idiota que se lleva al peor escenario posible un asesinato premeditado. No lo veo. No encaja. Un estúpido no se vuelve listo una vez detenido, por muchas y muy buenas recomendaciones que le haga su abogado.

Por otro lado, los imputados, que afirman que se les ha golpeado para que confiesen, dieron versiones diferentes, sin que sepamos a ciencia cierta quién, si alguno, dice la verdad. Pero: ¿para qué se van a inculpar si no les presionan de algún modo? De modo que aceptamos, dentro de la hipótesis que estamos barajando, que a los imputados se les ha presionado física y psíquicamente. Y en ése marco, no veo a cuatro niñatos toreando a la justicia.

Por otro lado, la policía tardó casi un mes en llamar a la puerta de Rocío para buscar a Miguel Carcaño, cuando la lógica, antes de llevar a cabo la investigación, guiaba a ése escenario concreto. ¿Y por qué? Porque en un crimen pasional, el primer sospechoso, a priori, es el despechado, o sea Rocío, y su novio, Miguel Carcaño, que vivía en la misma casa. Por tanto, la policía tenía que haber llamado a la puerta de Rocío mucho antes. Tal vez la policía ya estaba desde el principio tras la pista de Miguel, y le seguía de cerca por si les llevaba hasta el cuerpo. Pero el hecho de que ése procedimiento no les llevara a ningún lado también abre el abanico de otros sospechosos, como Rocío, y ésa hipótesis, si se ha barajado, ningún medio ha apuntado a que la policía se moviera en esa dirección.

¿Situó a priori la justicia el caso de Marta del Castillo en el marco del crimen de género en lugar del crímen por celos? Es probable. Si acertaron, lo sabremos. Si no acertaron, la verdad podría diluirse.

Para terminar, lo que nos ha impulsado a redactar ésta entrada es la podredumbre que suda ésta noticia, testimonio del envilecimiento general de la sociedad. Miguel es un macarrilla de barrio, procedente de una familia desestructurada. Ni siquiera sabe su propia edad con seguridad, y su desubicación le llevó a irse a vivir con la también desestructurada familia de Rocío. Vivía con la novia y su madre en el escenario de un crimen escalofriante. La familia de Marta ha recibido cientos de llamadas vejatorias que la gente hace solamente porque el teléfono de ésta pobre familia mutilada está a disposición de cualquiera por si alguien podía aportar algún dato de interés. Qué bajeza. Y de remate, para completar el cuadro, la única imputada que no ha pisado la cárcel es hija de un alto cargo provincial del PSOE.

Parece como si la basura y la vileza se estuvieran empleando a fondo con el único entorno decente, normal, y corriente, de toda ésta historia: una familia trabajadora, católica, estructurada y de gente de bien, con abuelo en casa, y no en una residencia. Una familia sana, con la que se ha ensañado la patología múltiple que aqueja a ésta sociedad.

Desde aquí queremos dar nuestro apoyo y solidaridad a esa familia, que hace gala de entereza y de decencia en los momentos más difíciles de sus vidas.

marta-del-castillo-casanueva5
Marta del Castillo

Invitamos al lector a leer los siguientes links. Pinche sobre ellos para acceder a las noticias.

Libertad Digital: ¿Se ha indagado si los familiares de la ex novia de Carcaño habrían matado a Marta?

RTVE.es: El ex novio de Marta del Castillo confiesa que mató a la joven y lanzó su cuerpo al río Guadalquivir

Antena3noticias.es: Encuentran ADN de Marta de Castillo en la silla de la madre de Carcaño

Libertad Digital: Dos imputados del caso Marta, \”El Cuco\” y Samuel, quedarán libres en noviembre

ABC: El hermano de Carcaño pide amparo al Defensor del Pueblo

La Razón: Sin restos de Marta en el coche de la ex mujer de Francisco Javier

La Vanguardia: Ordenan buscar a Marta del Castillo cerca de la casa de la ex novia de Miguel

El País: El juez ordena buscar el cuerpo de Marta en un descampado

Libertad Digital: El padre de Marta, \”asqueado\” por la hipocresía de PSOE e IU

Libertad Digital: Hija de un alto cargo del PSOE ¿Por qué la novia del hermano de Carcaño es la única imputada que no ha pisado la cárcel?