DERECHO A LA HUELGA

Antes de dejarlo por hoy, no puedo cerrar el blog sin hacer una mención especial a las últimas declaraciones de Cándido Méndez, famélica legión, aficionado a los restaurantes más caros de Madrid, y amigo de invitar siempre a sus amigos. Claro, como pagamos nosotros…

Ha dicho ahora Cándido Méndez entre degluciones, defendiendo los ridículos servicios mínimos de transporte, que “EL DERECHO A LA HUELGA PREVALECE SOBRE EL DERECHO A TRABAJAR”. Queda retratado aquí el sindicalista. Durante seis años han mirado para otro lado mientras se perdían millones de puestos de trabajo, y ahora quiere imponernos su derecho a la huelga por encima de nuestro derecho a trabajar.

¿Pero cómo va a prevalecer el derecho a la huelga al derecho a trabajar, hombre? El derecho a la huelga es VOLUNTARIO. La misma expresión lo dice: D-E-R-E-C-H-O a la huelga. Nada de OBLIGACIÓN DE HACER LA HUELGA. No hay derecho a que alguien que no quiera hacer la huelga, se vea obligado o coaccionado a no ir a trabajar. Gentuza autoritaria que va de libertaria palo en mano y se queda en eso, en un becerro con una doctrina entre los dientes y un palo en la mano. Izquierda intolerante de la de toda la vida.

Cándido Méndez es material caducado. Su excelente comer es señal de buena salud, y nos alegramos. Pero laboralmente está más pasado que el Pacto de Varsovia, y por la misma razón. Más le habría valido defender los derechos de los trabajadores estos seis años, y menos llenarse la panza en el Hotel Villamagna a 60 euritos la botella de vino. Y luego va vestido con coderas, el tío impostor.

Cuenta Cesar Vidal que cuenta la historia que al dictador Julio Cesar le informaron de que ciertos personajes influyentes conspiraban contra él, pero Cesar dijo: “No hay nada que temer de gente que come tan bien como lo hacen estos. Los que usan la política para satisfacer sus apetitos nunca se arriesgan ni acometen actos nobles. Mientras les mantenga los bolsillos llenos, no habrá nada que temer de ellos. Me preocupan más los que piensan en su libertad amenazada y padecen insomnio”.

Buenas noches y buena suerte. Les dejo el resto del editorial de César Vidal, que no tiene desperdicio. Que les aproveche.

EDITORIAL DE CESAR VIDAL: LOS LUJOS DE CÁNDIDO MÉNDEZ (Pinche aquí)

Con las manos en la masa

EL VIDEO DE UGT (VÓMITO SINDICAL PARA ZOTES)

El vídeo que el tal Chikilicuatre ha grabado para UGT es ofensivo. Pura violencia audiovisual: si ese mismo video, sin cambiar una coma, lo hubiera producido un medio conservador, para meterse con los sindicatos, hubiera sido sancionado, y con razón.

Me recuerda a la patochada del pequeño Wyoming abroncando a la becaria para engañar a Intereconomía. Violencia intelectual de una indignidad de todo punto vomitiva para toda persona decente. Las izquierdas, por encima del bien y del mal, pueden producir con dinero público cualquier pornografía para bobos, que es a los únicos a los que les parecerá bien este video: los bobos, los que seguirían votando a Zapatero aunque fuera descubierto atropellando a una vieja y dándose a la fuga.

El mensaje del vídeo, además, es obscenamente grueso y simplista, además de mentiroso. Según Cándido Mendez, famélica legión con sobrepeso, el sketch está hecho para hacer entender a la gente las razones de la huelga. Y aquí es donde está la MENTIRA. El vídeo sirve a más oscuros fines. Sirve para satanizar toda iniciativa empresarial privada, que compone el tejido económico y laboral de este país, y de toda democracia. Queréis monopolizar mi productividad, comunistas liberticidas. Para UGT, toda empresa privada es malvada, machista, viciosa. De lo que debo entender que UGT sólo aprueba el modelo de empresa pública, lo mismo que hace sin excepción toda dictadura socialista: acabar con el dinero privado, más difícil de mangar. A vosotros os gusta lo público, porque es más fácil echar mano de él para regalar condones de sabores, y vaselina, a vuestros voceros. Vaselina para el contribuyente, ¿no? Vergonzoso. Dado que toda democracia digna de ser llamada así se basa en el tejido privado, es evidente que odiáis la democracia, y así lo digo cuando me preguntan.

Por lo demás, conviene trazar, grosso modo, un organigrama de responsabilidades. Así, UGT dice que hace la huelga contra el gobierno. JA, JA, JA. Sin embargo, el objetivo al que han atacado en esos vídeos que sintetizan los motivos de la huelga sólo hablan de empresarios malvados, machistas y groseros. Como si los empresarios no estuvieran sujetos a las medidas que toma el gobierno, y a las necesidades de los bancos, que también están sujetos al dictado del gobierno. Ya vivimos en una socialdemocracia pura. Pero para ellos no es suficiente. ¿Por qué sale en esos nauseabundos vídeos hechos por y para progres iletrados, un empresario en lugar de un presidente, un nacionalista vampiro campeón del paro y de la ruina catalana, un banquero socialista MAFiOso, un presidente insensible a las necesidades de su pueblo, y sí sensible a las necesidades de terroristas y dictadores de todo el orbe? Resulta ofensivo porque todos ellos son más responsables de la situación que los empresarios. Pero a quien más ofensivo debería resultar ésta bazofia es a sus propios afiliados, a los que han dejado a la altura del betún. Si mi líder saca un vídeo así, me avergüenza a mí, y él se lleva las rentas. Por eso dejé de dar mi voto al maldito Zapatero del 11-M.

Es evidente que el vídeo es un mensaje para tontos. UGT considera eunucos mentales a sus simpatizantes. Y mira, en eso, Cándido y yo coincidimos. Tampoco considero a Cándido ningún tonto, y sí un malvado fanatizado por sus propias necesidades materiales y personales. Al menos, los sindicatos han demostrado maestría a la hora de mangar dinero público a manos llenas. Parece que saben lo que hacen. Dulce Sweetie, famélico legionario del choriceo, nos quieres esclavizar a la manera comunista llamando intolerante a todo el que defiende la libertad.

Y hablando de esclavistas, ¿cómo anda tu vergonzante casta sindical? Famélica, no. Eso seguro. Aunque leo, con efectos balsámicos, que estáis perdiendo un enorme pellizco de afiliados, los honrados que se van dando cuenta de que sois una gentuza sectaria, fanática, intolerante, estridente, maloliente, y lo peor de todo: infinitamente aburrida.

Suscribe un trabajador autónomo que aún no ha encontrado a nadie que vaya a ir a la huelga, o por lo menos nadie que se haya atrevido a reconocer su simpatía por semejante bochornosa y flagrante patochada. Queremos trabajar, gentuza sindicachori. Queremos trabajar. No como vosotros. Qué hostiazo os vais a dar vosotros solitos a la vista de todos. Me froto las manos esperando el día de vuestra huelga corrupta y ladrona en la que voy a darme una jornada de trabajo muy, muy rica. Recomiendo a todo piquete que se aparte del morro de mi coche ese día, porque a veces el freno me hace cosas raras. Sindicato, suicídate. Maldita la falta que hacéis.

Por cierto, Candi, hablando de esclavas. ¿Cómo anda tu querida? Porque no nos irás a decir que eres el único corrupto comunista mafioso con acceso a ingentes cantidades de dinero sin declarar, que se ciñe al lecho matrimonial. Seremos tontos, pero no tan tontos.