Low Batt, Wyoming-A por ellos, Hermann

Huelga decir que en éstos días la noticia que más ha celebrado laciudadenllamas ha sido la demanda de Hermann Tertsch al oscuro Wyoming, el conejito de Duracell de Stalin. Bueno, es un decir. Wyoming es uno de esos conejitos del anuncio que se quedaban atrás, renqueantes.

No ha tenido mejor idea, el graciosillo, que coger un editorial de Tertsch en el que afirma que mataría a quince terroristas para salvar a tres españoles, y cocinarlo para que Tertsch parezca decir que mataría a quince pacifistas. Fíjense la gracia. Fíjense el ingenio. Menudo cantamañanas, el colega. Hombre, Wyoming, yo entiendo que nunca has sido vanguardia del humor, ni de la canallada, tampoco. Pero ésto es patético. Ésto es cutre incluso para tí.

Ya la tontería aquella, gritando a una becaria, me pareció violenta y gratuita, y puta la gracia, por lo demás. Me llamó la ateción que con lo mal actor que eres, te saliera clavado el papel de déspota cocainómano. Low battery, Gran. Estás para jubilar, colega. Hazte un favor, y házselo a la humanidad: vete a tu casita a tirarte el pisto del pasota arrogante y onanista, que estaba ya pasado de moda mucho antes de que los Guns’nRoses dejaran de hacer discos. Dale la barrila a tus bisnietas góticas, si quieres, pero dejanos en paz. Y, de paso, deja de parasitar. Deja de calumniar. Deja de esnifarte la genuina caspa televisiva que emana tu presencia. Y deja de hacer el ridículo. Wyoming. Por cierto, que menuda mierda de nombre artístico tienes.

Bravo por Tertsch. Según sus propias palabras, Wyoming ha cruzado la línea. Según las mías, el vampiro rojo ha cruzado la línea que separa la libertad de expresión y la calumnia, la injuria y la bajeza. Hermann sabe ya, incluso, a qué destinará el dinero de la demanda: a la restauración de una iglesia. ¡JUAS! Wyoming, como Gollum, hace buena la reflexión de Gandalf acerca de los vivos y los muertos, “ni el más sabio conoce el final de todos los caminos“.

Hasta las pilas duracell terminan por agotarse. En serio, Wyoming. Viendo tu programa, parece que te vaya a dar el ictus de un momento a otro. Vete a casa, Gran. Y cierra por dentro.

Elijo esta de entre todas las caricaturas de Wyoming disponibles en la red. No sé cómo les caerá a los caricaturistas, pero en todas sale con cara de gilipollas integral, o de enfermo peligroso. Éste tipo es más nocivo que una lechuga de Chernobyl.

———————————————-