CULPAR A AZNAR (Contexto, texto y subtexto)

MAIN-Hellfire-missiles-from-paris-with-love

 

Mientras aún se secaba la sangre en la sala Bataclan, la chusma ya estaba culpando a las víctimas. “Hay quien no tiene más remedio que inmolarse”, decía un concejal barcelonés. “No nos obliguen a desempolvar el No a la Guerra”, decía un destacado podemita tres minutos después de saberse que Francia estaba bombardeando objetivos militares en Raqa. No crean a Espinar y su engañoso “no nos obliguen”, pues lo estaban deseando como agua de mayo. Horas después, el ayuntamiento de Córdoba pedía un minuto de silencio por los muertos en el bombardeo, gesto al que se sumaron PSOE, IU y Podemos. Y esto es el contexto.

Al poco de los atentados se extendieron los simbolitos, las velitas y las canciones. Tuits taciturnos, poesía de saldo para cerrar heridas, todos somos noséquién, y el manifiesto comunista en modo la, la, la. Bien está, tal vez. El duelo rompe la rutina, y cuando rompemos la rutina hacemos cosas raras. Lo interesante es que sólo nuestros bombardeos desatan la ira progresista. Y la ira no atiende a razones. Poco importa que esa guerra civil lleve ya cuatro años de muertos civiles, poco importa que Francia llevara meses paseando sus Rafales por Siria mandando regalitos a los terroristas, poco importa que el yihadismo lleve enviándonos visitas desde el auge expansionista del Imperio Otomano o que el suelo que pisamos se llamara antaño Al-Andalus, (todo bastante anterior al trío de las Azores, en el que tampoco andaba Francia, por cierto), poco importa que nuestras bajas sean civiles y las suyas terroristas: la principal consecuencia (negativa) de los atentados yihadistas es nuestra reacción. Cuando mueren los nuestros, Imagine de John Lennon. Cuando mueren los suyos, cuchillos largos. Y este es el texto.

“Hay quien no tiene más remedio que inmolarse”, dijo otro podemita argentino -estos son mis preferidos-. “La culpa del 11M fue de Aznar por la foto de las Azores”, dijo una que ya no se sabe ni lo que es. Afirmaciones todas que gozan del indiferente consenso de la masa, educada en un ambiente en que contradecirlas te convierte en asesino, genocida o peor aún, pepero. Cuando nos manifestamos contra un atentado, nunca focalizamos al enemigo, sino que lo diluimos en símbolos abstractos. Sin embargo, cuando nos manifestamos contra la guerra, entonces sí, el malo es Aznar, el malo es Hollande, el malo es Merkel, el malo es Bush. De lo cual se deduce que si la culpa de los atentados la tienen nuestros gobiernos, entonces habrá que votar a políticos que no provoquen la ira de los asesinos.  Así se llega a la paz, contentando a los islamistas, que no han tenido más remedio (pobriños) que ir a una sala de conciertos y matar a todo el que se puso a tiro. Que la culpa es nuestra por no estar a buenas con señores que imponen su religión a cuchillo. Votémosles, pues, y tengamos de gobernantes a señores que lapidan a las mujeres por el delito de haber sido violadas fuera del matrimonio. Que para acabar con los atentados hay que acabar con el pepé, no con los yihadistas. Sólo así podremos por fin vivir en paz, y los terroristas se convertirán por arte de magia al cosmopolitismo, a las mujeres barbudas ganando en Eurovisión, a los posters de Gemeliers y a que no les espoileen Juego de Tronos. Y aunque estoy seguro de que sus emisores nunca te lo dirán tan claro, ese es el subtexto.

Pero ¿saben qué? Cuando te declaran la guerra, no tiene sentido debatir si vas o no a la guerra: ya estás en guerra. Qué menos que presentarte.

Anuncios

EL RETO DE PEPIÑO

Nuestro Pepiño

Peter Lorre

Pepiño dice invocar al inteleto de la oposición, las más seletas mentes y a los más dotos economistas para solucionar el proyeto de reforma laboral.

Podría contestar yo mismo a la pregunta de Pepiño a CiU y PP, “¿Qué reforma harían ustedes?”. Podría contestar yo mismo, no ya el PP y CiU, o los organismos internacionales, la prensa mundial, la opinión pública (incluso con la última farsa del CIS), Europa, Obama, Belén Esteban y la lechuguita. Todo Cristo tiene su propuesta. He oido muchas veces eso de que España está llena de seleccionadores nacionales. Aquí todo el mundo tiene una propuesta. Los únicos que no han tenido ninguna iniciativa al respecto han sido Solbes, Zapatero, Elena Sangrado y Corbacho. ¿Cómo se permite éste gobierno preguntar a la oposición o a los propios socios, si aún no ha hecho más que empezar a capear la crisis? Qué poquita vergüenza.

Y qué tonto Mariano si suelta prenda. Como en el póker, si quieres ver la jugada, paga por verla. Si las próximas cifras de la intención de voto son todavía mejores que las de Sigma, Mariano debería invocar unas elecciones generales. Pero la dimisión de Zapatero debería ser un hecho, y Mariano debería dar la matraca con eso ya, ahora.

Aznar lo hacía muy bien. Vayase, señor González. La dijo tantas veces que terminó transformándolo en una suerte de “Vayase, Sorzalez”, y todo el mundo la repetía por la calle. Mariano debería buscar ya una muletilla pegadiza que se convierta en clamor popular, en tópico o en chiste de taberna.

Las fórmulas son varias: Zapatero, márchese. Márchese, Zetapé,…

A mí la que me gusta es con la música del Sálvame.

Laaargaaaate (Zetapé, largaté)Láaaargaaaate…

O algo así.

Vaya, que no le contestaría. Sí, en cambio, le preguntaría yo a su vez a Pepiño: ¿Y a usted qué le importa? Haga su trabajo o lárguese, tiparraco. ¿Qué reforma han hecho ustedes? Ninguna. De hecho, hasta hace unos meses, ni siquiera reconocían que teníamos un problema. Y como no sabíamos qué problema teníamos, ustedes no tomaron medidas. ¿Qué medidas tomó su gobierno cuando el paro empezó a ser alarmante?

Ninguna. Nada. Cero.

De hecho, podían haber hecho algo, aún sin reconocer la verdad. Pero no lo hicieron. Miraron ustedes, señor Blanco, para otro lado. Mantuvieron el gasto y la sangría de paro. Se conformaron con maquillar las cifras reales del paro tirando de gasto. Y ahora que Merkel y Obama nos han estampado una sonora y coral colleja, hacen ustedes las cosas igual, de la única forma que sabe un socialista: esquilmando al pueblo y malgastando la riqueza en vanidad, negación de la realidad y mantenimiento del pesebre que hace posible que sigan ustedes en el poder.

Pesebre de €uros, no de pienso, por más que algunos de los más destacados miembros del gobierno hablen como lo haría un animal comedor de pienso, pero con traje. No digo que lo sean, ojo, sólo digo que lo parecen. De ahí que tengan tanto peligro. Se comportan como si fueran tontos buenazos. Pero no señor, de tontos, Blanco y Zetapé, no tienen un pelo. (Nótese que he omito aquí a Corbacho y Sangrado).

La pregunta de Blanco es sólo una burda treta de manipulador barato, desviar la responsabilidad para que otro parezca culpable. Irá seguida de victimismo, no menos barato. Ya lo vamos a ver, en un día o dos.

Y todo con tal de no apearse del poder. Miedo me da pensar qué tendréis preparado al final. Pero no me hace falta irme al futuro para ver que hay que ver a dónde están dispuestos algunos para mantenerse en su poltrona. Hasta Felipe tuvo una salida más digna. Casi nada, señor Z.

Vaya, que le diría al señor Blanco, muy respetuosamente, que buscara por ahí un reto por el que introducir su pregunta.

COPE y EGM, PP y ELECTORADO, LOSANTOS/VIDAL Y AZNAR/AGUIRRE

La Cope no ha podido continuar manteniendo el secreto. Ocultaron mientras malpudieron el hecho de que la marcha de Jiménez Losantos y César Vidal había movido al grueso de los oyentes a esRadio. Ya los sondeos apuntaban a un éxodo de 300.000 oyentes que hemos abandonado al gélido Nacho Villa de Cope en favor de las cálidas aguas de esRadio. Pero el EGM ha hablado por sí mismo: 500.000 oyentes ha perdido Cope de una tacada. Algunos para  Onda Cero, Herrera es mucho Herrera, y casi todos en favor de EsRadio. Herrero es que es mucho Herrero, también.

Existen, además, ciertos matices que aún apuntalan el éxito de esRadio. Así, serían aún más oyentes si esRadio fuera una emisora de alcance nacional. Siendo como es esRadio una antena local con emisoras asociadas en España, que no es como tener una cadena nacional (mayor campo de recepción, un único dial, anunciantes de ámbito nacional) la cifra es todavía más notoria.

Además, habría que sumar la actividad que genera en internet esRadio, sin comparación posible con sus competidoras. Es más, buena parte de sus nuevos oyentes han descubierto esRadio vía internet. La plataforma esRadio ofrece toda su programación, que además está implementada en el periódico Libertad Digital. El de Losantos es un proyecto sólido y fructífero.

Imagino que cada uno extraerá su propia lectura. La mía es que esRadio ofrece sólidos contenidos liberales, sin fallas ideológicas, sin guiños a la izquierda, y sin concesiones con los políticos. Además, en la tropa de Losantos sólo entra lo mejor de lo mejor. Y, sobre todo, esRadio trata a sus oyentes como si fueran inteligentes. ¿Están locos, éstos liberales? Las cifras dicen lo contrario.

Por otro lado, si recordamos que hace un año escaso Losantos y César Vidal eran la Cope, y la Cope eran ellos, parece imposible que ahora Losantos haya dejado en la estacada a la Cope desde internet y una radio local. La pregunta evidente es ¿qué no lograría Federico con una radio nacional?

Aznar y Aguirre deberían observar con mucho cuidado la historia de esRadio. En el PP, la línea liberal está siendo acogotada por la línea socialistoide de Rajoy. Lo mismo que la Cope se olvidó de un día para otro del 11-M y de los desmanes nacionalistas, le ha pasado al PP de Rajoy.

El PP de Rajoy por fin ha salido de su fase crisálida. Ha dejado el capullo atrás (fuentes aseguran que lo lleva consigo) y vuela por el campo con alas multicolores, relegando los tonos liberales en las zonas menos visibles. El votante natural del PP ha quedado igualmente relegado.

¿No sería posible un éxodo del PP como el de Cope? Rosa Díez era una semidesconocida para el público, y su proyecto sigue creciendo. Aznar y Esperanza despegarían con mayor rapidez, gracias a la inercia de su notoriedad y también a la perspectiva que proporcionan seis años de Zapatero, dejando aparte sus capacidades personales.

El votante conservador se ha quedado manco. Si un partido liberal pudiera plantarle cara al modelo socialista, el votante podría hablar de verdad. Votar a la contra, tal vez, pero sin la otra mano tapándose la nariz.

La situación del votante liberal, y del conservador clásico, actual, es la situación de un mudo que necesita la mímica para expresarse. Rajoy y su inescrutable proyecto no responde a las necesidades electorales de nadie, salvo la del que va a votar contra el PSOE. Es injusto que todo lo que no sea el PSOE y los nacionalistas sea el PP.

¿No sería ya momento de completar el espectro de partidos con el capital político que Rajoy no ha querido aprovechar para su partidocidio? De éste modo, Zapatero sí tendría los días contados, y España tendría una oportunidad.

RUBALCABA CULPA DE SITEL AL PP, ¡CUANDO ÉL LO ESTÁ USANDO!

Alfredito Rugalcaba ya no tiene dónde meterse. Ahora se excusa por estar usando SITEL diciendo que “fue Aznar quien lo encargó”. ¡Ay, Rubyruby, que nos has tomado por idiotas!

Veamos. SITEL fue encargado por Aznar como un sistema para agilizar los pinchazos telefónicos, en el marco de la lucha antiterrorista. Cuando se desarrolló el producto, por parte de la compañía Siemens, fue sometido al escrutinio de juristas e ingenieros, y el veredicto fue que SITEL es inconstitucional, Aznar lo aparcó. SITEL era demasiado eficaz para un sistema garantista, como queremos que el nuestro lo sea. Incluso siendo autorizado el pinchazo por un juez, SITEL da demasiada información privada, y es muy fácil que sea utilizado por malas manos. Con SITEL puede uno saber cualquier cosa de cualquiera.

Cuando Zetapé llegó al poder, le faltó tiempo para meterle mano a SITEL, como ya hemos apuntado en éste blog. Si se usó para la lucha antiterrorista, no sirvió para atajar el chivatazo del bar Faisán. Sin embargo, sí se ha utilizado para escuchar conversaciones entre abogado y cliente de los implicados en la trama Gürtel.

El PP ha acusado a Rubalcaba de dar un uso fraudulento y a todas luces inconstitucional del sistema integrado de escuchas. Y Rubalcaba no ha tenido más respuesta que acusar a Aznar de haberlo encargado. ¡Cuando es él quien lo está utilizando para sus fines partidistas desde el poder ministerial!

Pues, Rubalcaba, si tan mal te parece, no lo uses. Si te parece inconstitucional la actitud de Aznar, para eso estáis vosotros, para no continuar con esas prácticas voyeurísticas. ¿No era que España no merece un gobierno que nos miente? ¿Esta es la alternativa? ¿Mentir porque ya lo hacía Aznar?

Qué vergüenza más poquita, Rubyruby. De manera que cualquier mala práctica que haya iniciado la derecha queda legitimada si la usa la izquierda? Eso nos cuadra con nuestro actual diagnóstico del socialismo, que se justifica cualquier cosa si antes la ha hecho la oposición, en un infantil: “¡empezaste tú!”, o el aún peor “¡y tú también!”

El PSOE nos toma por tontos, cuando en realidad sólo nos faltan medios para mandarlos al infierno.

307149_2
Y parecía tonto...

 

Lea aquí la noticia en Libertad Digital

Hoy hace 10 años: Thatcher ya tenía calado a Garzón

Hoy hace diez años, Margaret Thatcher habló palabras proféticas. No entraré a valorar a Pinochet, sino lo que dice la dama de hierro. De hecho, las palabras de la estadista son recibidas con frialdad por la línea editorial de El Mundo.

Portada de EL MUNDO, 7 de Octubre de 1999

Del procedimiento judicial seguido en el caso Pinochet, promovido e instruido por Garzón, dijo que ha sido «poco menos que escandaloso (…) las probabilidades de que el senador reciba en un tribunal español algo parecido a lo que en Gran Bretaña consideramos justicia son mínimas».

Curioso, se inició la campaña de Garzón contra el Mal del Mundo que terminó con Garzón tratando de encausar a Franco, basándose en que no estaba acreditado que Franco hubiera muerto. Pero vaya, la Thatcher habló bien de lo que es la justicia en España.

Observo que el clima de aquellos días tenía los malos tratos infantiles como principal problema. Ya casi ni me acordaba. Aquello terminó con la aprobación de PP y PSOE de una Ley del Menor absolutamente socialista y que se ha revelado como uno de los grandes fracasos de la “política del consenso”, y cuyos frutos bien conocen los maestros y profesores, los policías que vigilan zonas de botellón y por supuesto, Marta del Castillo y su familia.

También vemos un curioso rifirrafe entre Aznar y Pujol. Estaban en juego las elecciones autonómicas en Cataluña. El candidato socialista era Maragall, el CiU era Pujol y el popular Alberto Fernández. Me permito reproducir parte del texto del periódico El Mundo.


Pleno empleo

En concreto, Aznar le reprochó a Pujol que prometa el pleno empleo para los próximos años recordándole que el PP ha rebajado la tasa de paro en Cataluña en un 45%. «Sin nuestra política de consolidación fiscal, de reducción del déficit, de disminución de los impuestos, de control de los precios no se estaría en esa situación», afirmó. José María Aznar recordó que, con el anterior gobierno socialista, CiU apoyó «con mucho entusiasmo» al «peor ministro en materia económica» y a un Ejecutivo «que no servía para la prosperidad» de España.

Recriminó también al president la adopción de medidas electoralistas como «dar una propinita a los pensionistas», y destacó que el PP ha logrado en cambio aumentar su poder adquisitivo.

El horizonte autonómico fue otro de los ejes del mitin de Aznar. El presidente del Gobierno criticó los ejercicios «irresponsables» como el de la Declaración de Barcelona -que suscribieron CiU, PNV y BNG- y alertó contra los «debates estériles» que «no contribuyen a la prosperidad».

Qué poco ha cambiado el panorama político desde entonces. La diferencia más notable es que el Partido Popular tenía un líder que tenía las cosas claras, y el votante no socialista, por tanto, tenía alguien a quien votar.

Qué interesante es la hemeroteca de El Mundo.