REFORZAR LA CERRADURA

imgSld_20875
Sala Bataclan horas después de la segunda masacre de París, también en el nombre de Alá. 

 

Por motivo de las vacaciones de Semana Santa grabé un reportaje sobre robos en pisos. Hablamos con un cerrajero que nos explica métodos rápidos y silenciosos para abrir puertas. Su recomendación es diáfana: para estar más seguro hay que instalar la cerradura más resistente, la que más golpes requiera, la que más tiempo lleve al caco.

-Pero si quieren abrir una puerta, -pregunta la reportera- al final lo van a hacer, ¿no?

-Evidentemente, pero si ven una cerradura difícil, directamente van a buscar otra más fácil, más rápida y más silenciosa.

Y es que así de dura es la vida. Cuando compras una cerradura resistente, estás instando al ladrón a que robe a tu vecino menos precavido.

Leo en los digitales -no sé si la prensa escrita sigue existiendo- que los terroristas islámicos atentaron en Bruselas porque en París la presión policial era insoportable. Y aunque mi querida alcaldesa Carmena dice que con el terrorismo se terminará a base de abrazos, no se tiene noticia de que los asesinos contemplaran la posibilidad de abandonar las armas y echarse a sus brazos. Al menos no como primera opción. En lugar de eso, emigraron a Bruselas y masacraron allí a 32 personas, dejando heridas a más de 300 y sembrando el pánico en la Europa civilizada.

No he podido dejar escapar la analogía. Fresco el recuerdo de los atentados del año pasado, Francia ha instalado una cerradura fuerte. Acertó, pues los terroristas han declarado que su plan inicial era volver a atentar en París. Podían haber insistido, pero las garantías de éxito eran mínimas. Es verdad que simbólicamente habría sido un mazazo contra Europa, pero bueno, las víctimas sangran igual en Francia que en cualquier otro lado y los caminos de Alá son bastante escrutables. Bélgica quedaba cerca, estaba más relajada y ahora está contando los muertos. Se nos presentan dos maneras de reaccionar ante un enemigo no a las puertas, sino dentro y bien dentro: la opción Francia o la opción Bruselas. La cerradura cara o la barata.

Bueno, queda una tercera vía: la vía Carmena, la de abrir los brazos y hacer una sociedad más amable con quienes ven bien casar a su niña de seis años a cambio de cuarenta corderos y nueve camellas y luego lapidarla si es violada por alguien que no sea su marido. No vayamos a enfadarles. Además, si les damos mezquitas, escuelas y poder político, seguro que en tres días están viendo reposiciones de Sexo en Nueva York tuiteando las gracietas de Carrie Bradshaw en minishorts.

Prefiero la opción A. Pero es mi opción personal, ojo. Aquí coacciones pocas.

16/10/09 TODAY Picture by Tal Cohen -   Muslims protest outside Geert Wilders press conference in central London 16 October 2009,  Wilders who faces prosecution in the Netherlands for anti-Islam remarks pays visit to the capital.  The Freedom Party leader said 'Lord Malcolm Pearson has invited me to come to the House of Lords to discuss our future plans to show Fitna the movie.' Wilders won an appeal on October 13 against a ban, enforced in February, from entering Britain. Ministers felt his presence would threaten public safety and lead to interfaith violence. (Photo by Tal Cohen)  All Rights Reserved – Tal Cohen - T: +44 (0) 7852 485 415 www.talcohen.net    Email: tal.c.photo@gmail.com  Local copyright law applies to all print & online usage. Fees charged will comply with standard space rates and usage for that country, region or state.

 

Anuncios

COLABORACIÓN CON RUBALCABA

Presumiblemente, Rubalcaba es el autor del chivatazo a ETA en el caso Faisán. Presumiblemente puenteó al entonces ministro de Interior, Jose Antonio Alonso. Presumiblemente, Rubalcaba ha sido ministro de Interior de facto desde el principio mismo del Zapaterismo.  Y sabemos que lo del Faisán fue una prueba de buena voluntad a sus socios de ETA. Para proteger la negociación, dijo Elosúa a su cuñado en el micro que Rubalcaba olvidó sustraer. Sabemos también que Rubalcaba ha estado encubriendo extorsiones de ETA durante años. Y sabemos que Rubalcaba ha permitido que ETA vuelva a las instituciones. Tal es así que los terroristas han proclamado su victoria gracias a Pascual Sala, lacayo de Rubalcaba en el tribunal constitucional. Siempre ETA, siempre Rubalcaba.

Presumiblemente, Rubalcaba es el encubridor del 11-M, atentado que impulsó a Zapatero al poder, gracias a los reflejos de Prisa y del propio Rubalcaba. Sabemos que ni siquiera la sentencia inducida del 11-M logró relacionar el atentado con ningún grupo terrorista islámico. Y también sabemos que la fiscalía del 11-M se ponía muy nerviosa cada vez que se nombraba a ETA en el sumario, siquiera de manera tangencia, del mismo modo que sabemos que cuando Zapatero entró a gobernar, venía con un pacto con ETA que no anunció hasta bien entrada la legislatura, a pesar de que ya se fraguaba antes de las elecciones.

Por lo tanto, tenemos aquí un gobierno que pactó secretamente con ETA legalizar a ETA si llegaba al poder. Un gobierno que saboteó a jueces y usó la policía para salvar el aparato de financiación de ETA. Un gobierno que, en contra del criterio de los abogados del Estado, del dictamen del Tribunal Supremo, y de las investigaciones de la Guardia Civil, ha legalizado a ETA versión Bildu. Y resulta que quien de verdad propició todo eso, mediante un atentado, no fue ETA, sino que, según el gobierno, fue un grupo terrorista islámico. Atentado que el gobierno encubrió falseando pruebas, destruyendo pruebas y fabricando pruebas. El mismo gobierno que encubrió la extorsión de ETA y saboteó a la policía en favor de ETA. ¿No hay algo aquí que huele a chamusquina cosa mala?

Efectivamente, hay una pieza que no encaja, y es la autoría del 11-M. La sentencia está basada en pruebas falsas e inventadas, fabricadas para desviar la atención de sus verdaderos autores, de modo que para encontrar a los autores, hay que mirar en la dirección que intentaba disimular la sentencia. Puesto que los inductores de la versión oficial se ponían de los nervios (llegando a procesar a policías) cada vez que se nombraba a ETA, siquiera como sospechoso habitual, entonces la chamusquina huele a mierda. Y si no fue la ETA, entonces el siguiente de mi lista de sospechosos me lleva al principal partido beneficiado por el atentado que buscaba distorsionar las elecciones y que contó con los prodigiosos reflejos de PRISA y de Rubalcaba. Un partido que nació terrorista, y que montó un grupo terrorista en su pasado reciente, y que RuGALcaba encubrió en su momento. Y entonces ya la chamusquina huele a otra cosa.

Tendría bemoles que, del mismo modo que al asesino Capone se le logró encarcelar por evasión de impuestos, a la asesina ETA se la lograra desmantelar por colaboración con Rubalcaba, que a día de hoy ya debería ser un delito tipificado en el código penal.

ZAPALCABA Y RUBATERO, PRESUNTOS INOCENTES EN PRIMERA FILA DEL 11-M (tic tac tic tac)

Este Rubalcaba es un contínuo espectáculo. Si alguien rodara un biopic sobre su vida, habría que llamarlo “En la cuerda floja”, como la peli de Johny Cash.

La nueva maniobra del imprevisible multiministro es la de quitar la custodia de los hijos a los padres que sean procesados por violencia doméstica “de género”, o sea, del marido a la cónyuge. Y por cierto, Pajín, a ver si te dejas de hablar en gallecatagilivalenciano y perfeccionas tu español, que está hecho unos zorros/as y te hace parecer otra analfabeta funcional más de tantos y tantos que abundan con cartera en la era post-11m. Tarjeta roja en español.

 

...patadón al diccionario Y ¡GOOOOOOOOOOOOOOOL DE PAJÍN!

Luego discuto la medida, pero primero quiero ir a las palabras exactas de Rub-al-caaba. Proteger a los niños. A la infancia. Nobles motivos, sobre todo viniendo de un tipo que hizo todo lo que estuvo en su mano para encubrir el 11-M, siniestra jornada en la que muchos niños y mujeres murieron o quedaron heridas física o psicológicamente de por vida. Como Rubatero y Zapalcaba bien saben. Ahí no les dió por ponerse protectores de mujeres y niños, no. O con los niños y mujeres asesinados por tigresas, cherokis, de juanas y demás lagartijas vermiformes, tampoco.

Antepone la seguridad de los niños a la presunción de inocencia. Eso es lo que ha dicho Don Alfredo Anís del Mono. Y suena bien. Pero si despejamos el maquillaje y los sentimientos (qué peligrosos son los sentimientos en política) nos encontramos con una ley que sacrifica un derecho fundamental a través de una ley ideológica que suprime la presunción de inocencia de un acusado por el mero hecho de ser hombre.

Para hacerlo presentable, Alfredo, demagogo consumado, deja lejos de sus palabras al hombre o a los derechos fundamentales, y se centra en poner ojitos, hablar de mujeres y niños (ya habla como rata que abandona el Titanic, después de seis años tocando el violín en una cubierta que se inclina, se inclina…) y apelar a los sentimientos. Qué poco le importan a las leyes “de género” (¡puaj!) los niños ni su presunción de inocencia cuando aún no han nacido.

En los próximos meses, Rubalcaba y su pandi se verán obligados a cacarear su presunción de inocencia. Y la tendrán, claro. Hasta que se demuestre lo contrario. Yo, por ejemplo, que no soy juez ni cosa parecida (al menos, no fuera de éste blog) le reconozco la presunción de inocencia en el encubrimiento del 11-M. Y en el chivatazo del Faisán, aún se lo reconozco, también, aunque debería mirar las noticias antes de hablar, porque en cualquier día de éstos, ya no va a hacer falta, me da a mí en la nariz. Ya puestos a presumir culpabilidades, empecemos por aquellos a los que más indicios calientes les corran por las piernas, calándoles los calcetines ejecutivo bordados de puño y rosa (y ligas, Dios no lo quiera) incapaces de evitar que el hedor los marque, los anuncie y los rodee. Empecemos por ellos, ¿no? Porque a priori, el hecho de ser hombre no convierte a nadie en maltratador potencial, por mucho que la ideología “de género” se empeñe en subvertir. Sin embargo, a posteriori ya, las evidencias de pis de gato en la legislatura completa de Rubatero y Zapalcaba son tan abrumadoras que empiezo a pensar que en los sótanos de Ferraz y Moncloa, Moncloa y Ferraz (Chenoa y Serrat, en versión cloacas del Estado) las cosas están como en la habitación de Carolaine cuando Tangina se asoma a mirar por primera vez en Poltergheist.

Si el partido socialista sigue gobernando, va a terminar por colapsar el sistema completo, a base de arbitrariedades y trapazas, de las cuales la ideología “de género” se revela como todo un ariete para entrar a saco en la vida privada de la gente. Por eso, la ideología de género no funciona, porque ofrece un diagnóstico preconcebido, y está más atenta a culpar al hombre que a solucionar los problemas. Lo mismo ocurre con la memoria histórica, las políticas ecologistas de Zapatágoras el sostenible (ojalá los imbéciles pertenecieran al viento), el ministerio de (Re)educación, el desastre idiomático, todo lo que toca este gobierno se convierte en mierda. Tiene Zapatero un nuevo hit para su currículo: es el Rey Mierdas de la historia de España. Lo mismo que el Rey Midas convertía en oro todo lo que tocaba, Zapatero es ya el Rey Mierdas, porque todo lo que toca, lo convierte en mierda.

La patria potestad sólo se puede privar o suspender por sentencia, eso es un hecho garantizado por nuestra Constitución. Antes no. Ayer Rubalcaba ejerció una brutal violencia hacia la ciudadanía al subvertir de un modo tan transparente un derecho fundamental. ¿Hasta cuándo vamos a permitir éste desastre? La cosa ya se está poniendo bastante alarmante. Están aplicando la ley Corcuera en versión global, ambiental. Ya no hacen falta indicios de delito para dar patadón a la puerta. Sólo hacen falta rastros de testosterona para que el Gran Hermano se meta hasta la cocina.

Hasta las relaciones familiares las convierten en un arma arrojadiza a capricho. Leyes feministas tienden a otorgar a la madre la propiedad material de sus hijos. Un despropósito que se vuelve contra la mujer, pues viendo que la cifras de denuncias falsas es extraordinariamente alta, todas estas medidas corren serio peligro de convertirse en medidas preventivas estandarizadas para procesos de divorcio, custodias, etc… Y lo siento mucho si sueno mal, pero a la larga podría convertir a cada mujer agredida en sospechosa de fraude. Menos mal que me da un pálpito de que los jueces no están por la labor. Pero es que incluso el primer apellido de los hijos se le podrá levantar a los padres así, con un chasquido de dedos, si la suerte y el alfabeto están del lado de la jai. Zapatero inventa cada día nuevas formas de dividir, destruir, separar, encizañar, disfuncionalizar, a las familias. Y la ley de género, encontrando en la ley del aborto su mejor rimado, tiende a un matriarcado en el que la familia modelo es la que despeja al padre de la ecuación, lo mismo que en la ley del aborto, el padre de la criatura no tiene ninguna obligación ni derecho legal. La patria potestad se le niega al padre (salvo solicitud de la madre, claro) con un movimiento alfil, torre, dama al que no le podemos negar efectividad de ejecución. ¿En qué estábamos pensando?, se preguntan aún en Alemania.

Acorde con su peor y circunflejo especimen, el partido socialista está volviendo a dar rienda suelta a esos instintos totalitarios que lo hicieron nacer. Instintos totalitarios y espítitu pusilánime, pues parece que, solo una vez que Garzón ha certificado la muerte de Franco, y que De la Vega se ha asegurado de que el temible dictador no está en ningún búnker bajo la Cruz de los Caídos jugando al mus con el Rey, sólo ahora, casi trecemil días después, se atreven a ir asomando la patita totalitaria otra vez, los patéticos pusilánimes. Aún hoy, el recuerdo de Franco, que con todos sus defectos y miserias era un tipo mil millones de veces mil más íntegro que el mejor de toda esta recua de petimetres, empezando por Zapatero, líder indiscutible en la championlí de la miseria moral, sólo su recuerdo hace que sus esfínteres e intestinos retiemblen como una virgen en su noche de bodas con el solista de Manowar.

Merecería la pena hacerle a Zapatero una video-emboscada de esas que tan bien sabe organizar su partido, un vídeo en el que, mientras duerme Zetapé, le colocaran una estatua de cera de Federico Jiménez Losantos a los pies de la cama, con luces de efecto, como un belén de santería o palo mayombe, a las seis de la mañana en punto, con la radio a todo volumen emitiendo la señal horaria, seguida del Suspiros de España combinado con My Sharona. Merecería la pena ver a Zapatero despertar de un salto, dar un grito de pavor pseudomasculino, cejas al cielo, y salir corriendo dejando tras de sí un rastro de la ambrosía del fetichista, saltando por la ventana para acallar la música y el subsiguiente “Amigos, buenos días”, que actúa en su lacio y poco presidencial cerebelo como Bethooven actuaba en Alex después de someterse al procedimiento Ludovico, que en cañí bautizaríamos no sin cierto jolgorio como procedimiento Federico, después de que a Zapatero lo hayamos calado por ir por los pasillos silbando “A las Mariscadas” igual que calan a Alex por silbar “Cantando bajo la lluvia”  en la bañera, y por los mismos motivos.

Tararararara-ta-ta-ta-tarara-ta-ta-ta-¡MY, SHARONNA!

Pobre criatura Zapalcaba/Rubaltero, los MendezToxo de las cloacas del Estado. También le presumimos (que no es poco) desde aquí la inocencia en el encubrimiento del 11-M, en la destrucción sistemática de las pruebas y en la descarada rentabilización electoral del atentado más sangriento de la democracia. (Que no de la historia, véase Paracuellos). Sí, hasta que se demuestre lo contrario, presumimos la inocencia de todos ellos, Zetapé, Rub-al-caaba, etc etc etc, del cuasi-evidente crimen de ser cómplices necesarios de la consecución y ocultación del 11-M, y también son Zapalcaba y Rubatero presuntamente inocentes de actuar en connivencia con la ETA (faisán, de juana, etc etc etc etc etc), aunque cada vez somos más los que tenemos la convicción moral de que ambos dos han cometido muchos de los peores crímenes de los que se les acusa y se les acusará. Veremos a ver cuánto tiempo logran seguir sosteniendo su frágil estatus de presuntos.

O sea, que a ver si pensamos menos en violar derechos fundamentales y ocupamos más tiempo en respetarlos, celebrarlos y hacerlos respetar, que se les ve a la legua que las manitas se les quedan muy cortas en democracia a estos socialistas, de largas que las tienen en el PSOE.

Además, lo que quieren es dividirnos, y mucho me temo que antes de que eso llegase nunca a pasar, nos asustarán tanto a todos los españoles por igual, que les daremos tal patada en el culo que si quieren llevar a cabo su anhelada Comunión de Repúblicas Socialistas Ibéricas (CURSI) tendrá que ser en el Second Life. Cacho malandrines, que sois unos villanos de manual.

Por cierto, que en portugués, presunto significa jamón. Siendo que los más destacados Tijelinos de Zapalcaba y Rubatero son denominados intramuros como “los pata negra”, no deja de tener gracia, ¿no? Oh, honey, how amusing and ironic, isn´t it? -Sorry, Zapatero, we don´t translate for f(piiiiiiii)cking m(piiiii)rons!

11-M EL TESTIGO LAVANDERA

lavanperro

Año 2001. Una noche tranquila en el club Horóscopo, un prostíbulo de Gijón. El portero se llama Francisco José Lavandera. Es un tipo peculiar, éste Lavandera. Muchos años antes, Lavandera había sido minero y trabajado en la construcción. Un día se enroló en el ejército, y llegó a ser soldado de un cuerpo de élite. Después se pasó al sector privado, y participó como mercenario en varias guerras africanas. Lavandera es un tipo duro que ha visto de todo. Cuando volvió a España, se dedicó a la seguridad. Y así dio con sus huesos en el Horóscopo. Un trabajo sencillo para un hombre como él.

El Horóscopo servía, como tantos otros, de punto de encuentro y esparcimiento para diferentes personajes de la noche Gijonesa: clientes anónimos, traficantes, proxenetas, confidentes, policías corruptos… El local contaba con el favor de algún mando policial. Si iba a haber redada, se avisaba al club para que retirara la droga y las chicas menores de edad.

Una de aquellas menores se llamaba Elisángela Barbosa Guimaraes, era brasileña y era explotada sexualmente en el local. Lavandera se enamoró de ella y la llevó a vivir con él. Se querían. Ella continuó trabajando en el local, pero en condición de bailarina y auxiliar del local. No volvió a ejercer la prostitución. Se casaron e iniciaron una vida, y pronto tuvieron un hijo. Lavandera ya tenía otros dos de una relación anterior.

A Lavandera le gustaba cuidar animales. Criaba una pitón amarilla con la que Elisángela bailaba, emulando el número de Abierto hasta el Amanecer. También recogía animales del bosque, crías abandonadas o extraviadas. Las llevaba a una parcela que tenía en el campo, y allí las rehabilitaba. Su proyecto era hacer una especie de zoológico para los niños de la zona.

Aquella noche tranquila de julio de 2001 lo cambió todo. Se dejó caer por el Horóscopo un conocido de la parroquia, un traficante local llamado Antonio Toro. Un tipo frío, como Lavandera. Ningún camorrista. Como era una noche tranquila, Toro invitó a Lavandera a una copa. Y sin muchos rodeos, pasó a la cuestión. Toro tenía a su disposición gran cantidad de dinamita para vender, y preguntó a Lavandera si conocía a alguien a quien le pudieran interesar. Lavandera no hizo mucho caso, bromeó incluso. No se tomó muy en serio la proposición de Toro. Y ahí quedó la cosa. Toro se fue, y Lavandera continuó con su vida, ajeno a lo que se le había venido encima.

Una semana después, Lavandera conducía su coche cuando Toro le adelantó. Se saludaron y pararon. Toro abrió el maletero de su coche. En él había cincuenta kilos de dinamita. Una vez se cercioró de que Lavandera le tomaba en serio, pasó a hacerle una proposición. “Tenemos que colocar 1000 kilos de éstos a la semana. Éstos son, precisamente, para ETA. Necesitamos a alguien de confianza que les lleve las mercancías a Francia. Hay mucha pasta. Además, ETA me ha pedido más cosas. Pagarán lo que sea por que alguien les enseñe a hacer bombas con teléfonos móviles. También necesitan un asesino a sueldo para encargarse de alguien. Ah, y con la policía estamos cubiertos. Te puedes forrar. ¿Estás con nosotros?”

Lavandera contestó con evasivas. Prometió pensarlo, se despidió de Toro y se dirigió directamente a la comisaría de Gijón. El agente encargado de las denuncias, y después sus superiores, le tomaron declaración. Después le ofrecieron la posibilidad de poner una denuncia, a lo que Lavandera se negó por miedo a las represalias. Le pareció que aquellos policías no le tomaban muy en serio.

Unos días después, Lavandera cubre su puesto como portero del Horóscopo, cuando un electricista del local le dice que cómo se le ocurre chivarse a la policía. ¿Cómo? Pregunta Lavandera, y el electricista le cuenta. Al parecer, había estado el fin de semana de cena con varios personajes poco recomendables, uno de los cuales era inspector de policía en Gijón. Y éste había puesto al corriente de los otros comensales el chivatazo de Lavandera. La policía le había vendido.

Poco después le abordaron dos policías nacionales, y le amenazaron: “Si relacionas a Toro con ETA otra vez, te cortamos el cuello”.

Lavandera, ya intimidado, volvió a recibir una visita al poco. Ésta vez se trataba del cuñado de Antonio Toro, su principal compinche: José Emilio Suárez Trashorras. Se dejó caer por el Horóscopo, y volvió a proponer a Lavandera participar en los tratos con ETA. “Tengo que deshacerme de cuatrocientos kilos de Goma 2 urgentemente.” Lavandera, que no estaba por la labor, y después de meditarlo, llamó de vuelta a Trashorras para hacerse el interesado y acto seguido llamó a la Guardia Civil. El Agente Campillo se hizo cargo personalmente y, provisto de una grabadora oculta, tomó declaración a Lavandera en la casa de éste.

Campillo decidió dar parte a su superior, Pedro Marful. La Guardia Civil quedó al corriente de las actividades de Toro, y se puso en marcha una operación que no prosperó. Y la cinta que Campillo grabó a Lavandera quedó olvidada en un cajón.

Meses después del atentado del  11-M de 2004, la cinta volvió a la luz. Un traslado de dependencias de la guardia civil la sacó a flote por casualidad. Lavandera fue requerido por el Juez del Olmo, que instruía el caso, y tras tomarle declaración le concedió la calidad de testigo protegido. Pasó a ser custodiado por la policía, lejos de su ambiente. Mediáticamente vapuleado por los defensores de la versión oficial, tuvo que ser testigo de todo tipo de calumnias hacia su persona sin posibilidad de defenderse.

No sabemos a qué presiones fue sometida la chica, separada temporalmente de su marido. Sólo sabemos que un día, ella avisó a amigas, y a Lavandera, de su intención de suicidarse. “Cuida del niño”, le escribió. Y se fue al mar, a nadar, como era su costumbre. Hasta allí fueron sus amigas, y la encontraron alejándose entre las olas. Llamaron a la policía, y hasta cuatro agentes se presentaron allí. Tras una hora de indolencia, pues los agentes, por todo servicio, pidieron a un surfista que pasaba por allí que convenciera a la chica para que volviera a la orilla, y después llegaron a acodarse en la barandilla de espaldas al mar, la chica desapareció en el agua, y murió, ante la indiferencia de los agentes presentes.

Lavandera, bloqueado económicamente, y bajo custodia policial hasta que testificara en el juicio, no pudo siquiera personarse en el funeral de su mujer. Los agentes asignados a la vigilancia del testigo tuvieron que poner dinero para que Francisco Javier Lavandera pudiera enviar un ramo de flores.

El juez del Olmo ofreció a Lavandera, después de que su declaración fuera ninguneada por los medios oficialistas y los promotores de éstos, una identidad falsa y un trabajo como guardia de seguridad en el aeropuerto de Bilbao, ¡cuando sus informaciones implicaban a ETA! Lavandera rechazó el trato y desconfiando de las autoridades, se agenció una pistola deportiva. Ante ésta actitud, le fue retirado el estatus de testigo protegido, y Lavandera se fue a su casa para dedicarse a sus tres hijos. A esas alturas, la sociedad rechazaba su compañía. Lavandera tenía problemas incluso para matricular a sus hijos, pues ningún colegio quería acogerlos.

 Semanas después recibió un sobre sin remitente. En su interior, las fotos de la autopsia de su mujer. Y una frase: “Para que te acuerdes de tu mujer”.

Lavandera planeaba denunciar a la policía por las negligencias en torno a la muerte de Elisángela. Pero tuvo que desistir, pues no tenía dinero para pagar a un abogado, y todo su entorno le recomendaba dejarlo estar.

Sin embargo, poco antes de que expirara el plazo para denunciar, alguien colocó una bomba en su coche. Sólo su cautela lo salvó. La policía le dijo que la bomba estaba preparada para no estallar, pero Lavandera lo duda. Además, no le fue posible examinar el artefacto, y los policías no guardaron suficiente documentación del artefacto, quitándole importancia. Sin embargo, las amenazas telefónicas se sucedieron, y llegó a aparecer un charco de sangre en su portal.

Tiempo después, antes del juicio del 11-M, alguien seguía interesado en que Lavandera no testificara en él. Un día, dirigiéndose a la finca donde tenía a sus animales, le sorprendió un pistolero. Un profesional. Disparó repetidas veces contra el coche que conducía Lavandera, que se agachó y giró el vehículo marcha atrás. Disparó de vuelta ahuyentando al pistolero. Una de las balas que el desconocido disparó quedó alojada en el volante del coche de Lavandera.

Otro día encontró muertos a sus animales. Su perro, un muflón, un cervatillo, dos jabalíes, habían sido exterminados lentamente, colgados y muertos a balazos y golpes.

Como apunta José María de Pablo, fue un verdadero milagro que Francisco Javier Lavandera llegara vivo a declarar. Poco antes publicó un libro en el que contaba sus memorias. El ejército, África, el Horóscopo, la trama asturiana. “Quiero contarlo todo antes de que me maten”, declaró.

Finalmente, el juez Bermúdez no tuvo especialmente en cuenta su testimonio, salvo para incriminar a Trashorras, que hoy cumple condena por proporcionar los explosivos de los trenes. En lo referente a ETA, el juez no hizo nada, y consideró a Lavandera como testigo poco fiable.

Tal vez sólo por el poco caso que le hicieron, Lavandera sigue vivo. A pesar de sus esfuerzos cívicos, y a pesar de haber informado ya en 2001 a la Guardia Civil de que ETA andaba buscando aprender a hacer bombas con teléfonos móviles, España le dio la espalda, y sigue haciéndolo a día de hoy.

lavanplaya

MANIOBRAS ORQUESTALES EN LA OSCURIDAD

 

 Saludamos con cautelosa esperanza la querella anunciada por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M contra Juan Jesús Sánchez Manzano, Jefe de la Unidad Central de los TEDAX durante los atentados del 11-M, a quien acusan de “omisión del deber de perseguir delitos” y de “encubrimiento”, según las primeras informaciones

Y saludamos la información porque todo lo referente a Manzano, empezando por su nombramiento, pasando por su gestión y terminando, hasta la presente, por su participación en el juicio del  11-M, merece ser sometida a juicio. Ya resultó sorprendente que el juez Gómez Bermúdez no le dedujera testimonio, como declaró extraoficialmente, en la sentencia, y de ahí la cautela con que acogemos la querella. Omisión del deber, y encubrimiento, son dos delitos que debía haber deducido Bermúdez.

Desconozco los detalles de la querella  de AAV, y a día de hoy no conozco los actos o testimonios en que basarán sus acusaciones, pero repasando la participación de Sánchez Manzano en la investigación del 11-M, vemos que hay todo un crisol donde elegir. De hecho, como responsable de los TEDAX, Manzano puso en entredicho toda presencia TEDAX en los hechos del 11-M.

LA KANGOO VACÍA

Día nefasto en que, a las 7:38 de la mañana, hacían explosión varios artefactos en cuatro trenes del Corredor del Henares. La llamada de un ciudadano alertó a la policía de la existencia de una Renault Kangoo aparcada cerca de su portal. Al parecer, un hombre con pasamontañas la había aparcado alrededor de las 7.00. La furgoneta tenía tintados los cristales de la zona de carga. La policía científica acordonó la zona e hizo un reconocimiento de la Kangoo. El primer perro, olfateando cada centímetro del exterior de la Kangoo, no detectó nada. El guía canino, al asomarse al vehículo por las ventanillas delanteras, tampoco detectó visualmente nada que pudiera ocultar una bomba. La parte más delantera de la zona de carga quedaba fuera de su ángulo visual. Parecía una furgoneta vacía. Se procedió a reventar la cerradura trasera. A la luz del día, y con las puertas abiertas, un segundo perro entró a la zona de carga, sin encontrar nada. Su guía canino tampoco vio nada, a dos metros de la furgoneta, salvo un chaleco reflectante tras el asiento del conductor. Ninguno de los guías caninos ni el jefe de la científica en Alcalá declararon haber visto nada de interés en la furgoneta, aparte de un chaleco reflectante, y tal vez un bolígrafo.

El jefe de la Científica de Alcalá precintó el vehículo  con intención de llevarlo a la comisaría de la Policía Científica de Alcalá. Esto es normal, en tanto que la furgoneta no parece susceptible de contener explosivos, la posible prueba pasa a manos de la Policía Científica. Pero en  ese momento recibió la orden de llevarlo a la Brigada Provincial de la Policía Científica y unos minutos después llega una segunda orden que indica llevar la Kangoo al complejo policial de Canillas, donde tienen su sede varias unidades policiales, entre ellas la Comisaría General de la Científica, y la Unidad Central TEDAX. La Kangoo, vacía, fue depositada en el hangar de los Tedax a las 14.30.

Allí la recibió Sánchez Manzano, el Jefe de la Unidad Central TEDAX. Manzano la custodió por espacio de una hora. Pero éste no informó a la policía científica hasta las 15.30. Durante una hora entera, y sin motivo que se sepa, la Kangoo obró en su poder a expensas de la científica, su verdadera destinataria, que, al ser informada, se presentó inmediatamente en el hangar. Cuando retiraron el precinto, se encontraron…

LA KANGOO LLENA

De pruebas. Más de 100 objetos. Mucha ropa con ADN de miembros de la banda del Chino, una bolsa azul con detonadores y restos de explosivo. Y la famosa cinta con grafías árabes en el cassette. La versión oficial del Gobierno sostuvo que esa Kangoo había transportado a alrededor de diez terroristas con sus respectivas mochilas bomba.

Al ser interrogado posteriormente acerca de la incongruencia entre el reconocimiento previo y la profusión de pruebas posterior, sesenta y una en un total de más de cien objetos, Sánchez Manzano declaró haber hecho él mismo un reconocimiento ocular de la Kangoo, encontrándola “prácticamente vacía”.

Muchos dudamos de su sinceridad. Puede ser que los objetos escaparan a la vista de todos los agentes especializados, a causa de los cristales traseros tintados. Pero es menos, mucho menos probable, que a los dos perros se les escapara el explosivo de los detonadores. Y aún más improbable que los perros no olfatearan la presencia anterior de decenas de kilos de explosivos en la furgoneta.

Hay fotos del salpicadero, del cuentakilómetros, del volante, de la cinta, insertada en el cassette y también expuesta completamente, y del morro del vehículo, ya con las puertas abiertas. Pero no consta en el sumario fotografía alguna de la trasera del vehículo, que mostraría su contenido, incluyendo la prueba fundamental, la bolsa con los detonadores. Hay una foto de los detonadores, pero no están en la furgoneta, ni en una bolsa azul, sino expuestos en una mesa.

Todas las huellas y ADN relacionados con el Chino y su pandilla están en los objetos de la trasera, no en tiradores ni asientos. El volante, el retrovisor y la palanca de cambios no tenían huella alguna. O sea, que según la versión oficial, éstos terroristas de Al Qaeda versión Lavapiés limpiaron sus huellas con un trapo, pero se olvidaron los calzoncillos sucios en la furgoneta. Ninguna de éstas prácticas son habituales de los terroristas suicidas.

Cuando la Kangoo fue devuelta a su dueño original, al que le había sido sustraída la Kangoo, la cinta coránica permanecía en el cassette.

El asunto de LA METENAMINA es alarmante. Para constatar que la sustancia encontrada en los detonadores era dinamita Goma 2 ECO, se analizó el explosivo de una muestra patrón procedente del almacén de los TEDAX. Sometidos a análisis, los restos de dinamita Goma 2 ECO de los detonadores de la Kangoo mostraron una anomalía: estaban contaminados de metenamina, un componente ajeno a la Goma 2 ECO. El hecho llamativo es que la Goma 2 ECO proporcionada por los TEDAX también dio positivo en metenamina.

Por otro lado, las microfotografías de ambas muestras, la del almacén TEDAX y la de los detonadores de la Kangoo, son prácticamente iguales. Como si hubieran salido del mismo cartucho. Y sin embargo, difieren de las imágenes correspondientes al resto de la Goma 2 del caso, procedente, según la versión oficial, de Mina Conchita.

La fiscalía no pudo demostrar que la Kangoo transportara a los terroristas del 11-M, a pesar de todas las pruebas que contenía. Tal vez porque implicaban más a los TEDAX que a los terroristas. O dicho de otro modo, no hay constancia, más allá de la palabra de Sánchez Manzano, y contra el olfato de dos perros probadamente eficaces, de que la Kangoo contuviera esos detonadores con 2 ECO antes de llegar al hangar de los TEDAX.

Como curiosidad, añadimos que el hangar y el almacén de los TEDAX están separados por…una simple puerta.

Toda la Kangoo huele a prueba preparada. Por eso Gómez Bermúdez tuvo que dejarla fuera de la sentencia.

 

LAS PRIMERAS MUESTRAS DE LOS TRENES

Los TEDAX en Atocha recogieron toneladas de muestras durante los días siguientes. Las primeras muestras de cada foco fueron analizadas por una perito de los TEDAX en la mañana del 11-M. Doce pruebas, como mínimo.

Ni ella ni su superior, presente en las pruebas, Sánchez Manzano, redactaron informe oficial alguno. La perito informó verbalmente a Manzano, y éste a su superior, el comisario de Seguridad Ciudadana, Santiago Cuadro Jaén. Éste a su superior, subdirector general operativo de la Policía, Pedro Díaz Pintado, que estaba reunido con el ministro Acebes y altos mandos de Interior. Algunos presentes llegaron a oir directamente del teléfono de Díaz Pintado, antes de que éste anunciara a los reunidos el resultado de la pericia, a Cuadro Jaén : TITADYN CON CORDÓN DETONANTE.

EL TITADYN con cordón detonante apuntaba directamente a la mafia vasca ETA, que había robado grandes cantidades de éste explosivo. El procedimiento del cordón detonante ya lo habían usado con éxito en otras ocasiones.

OCULTACIÓN DE PRUEBAS.

Lo llamativo es que ese día los TEDAX no conservaron las muestras. En lugar de remitirlas al laboratorio de la Científica, como es habitual, se deshicieron de ellas. Tan crudo como suena. Y, como dije antes, tampoco realizaron informes escritos ese día. Constan informes del laboratorio TEDAX fechados un día después, con el Titadyn ya en boca del ministro, en que se alude a vagamente a “componentes de dinamita”.

Si Sánchez Manzano dijo haber encontrado Titadyn en aquella pericia previa, ¿por qué luego no lo puso por escrito? Y si el ministro Acebes mencionó en rueda de prensa un explosivo diferente al resultado de las pruebas, ¿por qué Sánchez no le desmintió? Una vez más, tenemos que fiarnos de la palabra de Sánchez Manzano para no encausarle, pues aunque todo éste juego del teléfono escacharrado se debiera a un error de audición, ¿por qué deshacerse de las pruebas? ¿Y por qué no redactar los informes? Así hubieran podido darle en los morros a las tesis de la conspiración, que tantos quebraderos de cabeza les causó. ¡Aparte de seguir el más básico protocolo!

La respuesta es evidente para mí. Para ocultar LA VERDAD. TITADYN CON CORDÓN DETONANTE.

Personalmente, creo que Sánchez Manzano, ese primer día, dijo la verdad, Titadyn con cordón detonante. Y creo que se guardó registro de aquellos informes, junto a las pruebas químicas adjuntas, y que fue más tarde que esos informes se destruyeron y sustituyeron por otros más vagos.

Un detalle esclarecedor: incluso creyéndonos esos informes escritos a posteriori que sólo encontraban “genéricos de dinamita”, cosa científicamente imposible, ¿por qué no se siguieron analizando muestras? Encontrando componentes específicos de una u otra marca de dinamita hubiera zanjado Sánchez Manzano una polémica que se debatía a pocas horas de las elecciones. La propia afirmación “genéricos de dinamita” es absurda en sí misma al no aportar pruebas de que la sustancia encontrada sea dinamita, y no plastilina, o nocilla. Si es dinamita es porque encontramos éste o aquél componente. Son los componentes los que nos dicen qué es la sustancia investigada. No al contrario. Pero, aún aceptando esos absurdos “genéricos”,  si los resultados eran vagos, genéricos, ¿por qué se despacharon en apenas hora y media?

Personalmente, creo que el resultado fue inequívoco tras hora y media de pruebas. Titadyn. Con cordón detonante.

A pesar de haberse recogido toneladas de muestras, fragmentos de los trenes, ropa, todo tipo de objetos, incluyendo teléfonos móviles, ordenadores portátiles, bolsos y mochilas de las víctimas, después de aquellos vagos informes con “genéricos de dinamita” de los trenes, ¿por qué no se siguió indagando entre toneladas de pruebas en busca de un elemento concluyente acerca de la dinamita utilizada? Tampoco se remitieron a la Científica, en cuyo laboratorio se sorprendieron de no recibir nada procedente de los trenes. Sánchez Manzano envió a la Policía Científica SÓLO las pruebas ajenas a los trenes. Mochilas, ropa con ADN y demás. De los trenes, NADA. Y sin informes fiables, otra vez tenemos que fiarnos de la palabra de Sánchez Manzano para saber qué explotó en los trenes. ¿Por qué no se envió a la Policía Científica ningún resto?¿Por qué no se conservó ningún resto de los que no se analizaron ése primer día?¿Por qué se destruyeron las aguas resultantes de éstos primeros análisis?¿Por qué no guardaron siquiera una mísera prueba por escrito?

Personalmente, creo que no se envió muestra a la científica para que no fuera detectado el Titadyn, porque la versión oficial hablaba de Goma 2 ECO, y sólo Goma 2 ECO se les envió. Si en los trenes hubiera aparecido ECO 2, los defensores de la versión oficial no hubieran entorpecido la investigación del modo en que lo hicieron.

Pero no será la primera vez que sea interrogado al respecto, puesto que Sánchez Manzano compareció meses más tarde en la comisión del Congreso. Allí, declaró que en las muestras de los trenes habían aparecido restos de nitroglicerina “y la nitroglicerina es el componente de todas las dinamitas”, dijo. Una mentira o un error. Pues la nitroglicerina no es un genérico de la dinamita. Muy al contrario, la única dinamita que incluía la nitroglicerina en aquellos días era, nada más y nada menos que… ¡la TITADYN!¡Manzano se cargó la versión oficial, él solito! Con una palabra, “nitroglicerina”, todo cobraba sentido. Por supuesto, Interior desmintió rápidamente a Manzano. Pero lo hizo con un disparate mayor, aduciendo que don de Manzano decía nitroglicerina, quería decir dinamita. Y después, el propio Sánchez Manzano declaró ante el juez instructor que en aquella comparecencia él se estaba refiriendo a atentados en general, no al 11-M en particular. Éste señor habla así, en genérico, ¡nunca nada útil, caramba!

EXPULSADO DE LOS TEDAX

Con todo este engrudo ya en las portadas, los TEDAX no tardaron en reaccionar, y, alegando que Sánchez ni siquiera es TEDAX, el cuerpo pidió su cese para que dejara de darle mal nombre con sus actos y sus ridículos testimonios que evidenciaban que Sánchez Manzano carece de los conocimientos químicos más básicos. El ministro Rubalcaba, que por cierto, es químico, poco antes de empezar el juicio del 11-M cesó a Sánchez Manzano, sin siquiera tener un sustituto para él. Ya había cumplido su papel.

Hubo muchos otros hechos excepcionales que implican a los TEDAX de Manzano durante los hechos del 11-M, como la aparición de una misteriosa mochila-bomba en mediaciones policiales, y cuyo origen y autoría aún desconocemos. Su naturaleza es tan equívoca como la de la Kangoo. Pero el explosivo que contenía llevó a las detenciones de Trashorras y Toro, y el teléfono-temporizador, a Zougham. Los condenados más importantes del 11-M. Por vender los explosivos y los teléfonos a los pelanas de lavapies. Lástima que dejaran escapar a los que les vendieron las babuchas y los turbantes. Éstas pruebas también fueron manipuladas por los TEDAX de Manzano, y destruida la documentación fotográfica. Y la bomba tenía metralla, ausente en las bombas detonadas en los trenes. La manipilación a que se sometió el teléfono aún está por esclarecer del todo, y aquí entra de nuevo nuestro amigo Manzano, que tuvo en su poder la prueba durante días, y las explicaciones policiales acerca de la ruta que llevó a la detención de Zougham son rimbombantes y sospechosísísímas, por utilizar un lenguaje moderado. Dará que hablar. O por lo menos, debería. 

Y AHORA MINTAMOS AL JUEZ.

Pero durante el juicio tuvo ocasión Sánchez Manzano de continuar su cadena de mentiras, cuando declaró que lo habitual es enviar a la científica los restos de explosiones que NO han explotado. Lo cual es un contrasentido, pues la Científica es capaz de realizar pericias mucho más completas, en análisis de explosivos o en cualquier otra disciplina. Y además es mentira, pues, como demostró José María de Pablo, abogado de la AVT en el juicio, Sánchez Manzano siempre enviaba todo a los laboratorios de la Científica. En todos los casos en los que había trabajado, siempre había enviado toda sustancia, explosionada o no, a la científica. Cientos de casos. En todos. Antes y después del 11-M. En el caso del 11-M, no se hizo así. En éste caso, sólo se enviaron mochilas no explosionadas. Ni un solo objeto que hubiera estado en los trenes. Y ambos, Sánchez Manzano y su fiel perito, MINTIERON en el juicio al sostener lo contrario. Quedando en evidencia su negligencia múltiple.

Mientras, el juicio del 11-M continuaba dando bandazos. Al quedar en entredicho la profesionalidad o la buena fe de Sánchez Manzano, Bermúdez tuvo que prescindir de su “pericia” y convocó una macropericia. Los informes oficiales, cuando alguno, no eran concluyentes. Para saber lo que había estallado en los trenes, había que traer peritos independientes y todos los restos recogidos. Ahora bien, peritos, había. Pero, ¿y los restos? ¿Dónde estaban los restos de los trenes? ¿Esas toneladas de vestigios de todo tipo, recogidas durante días en los trenes y alrededores, y que quedan en custodia de los TEDAX de Sánchez Manzano?

Veintitrés míseros vestigios. Unos clavos, un trozo de chapa. Todos lavados ya con acetona, inservibles para el análisis de explosivos, y destruidos los resultados. De alguno de los focos no hay siquiera un vestigio. ¿Y todo lo que se recogió? No lo sabemos. Pero éste señor Sánchez Manzano estaba al cargo de su custodia. Pero no sé por qué me da a mí en la nariz que, si es interrogado acerca de las toneladas de pruebas que extravió, volverá a poner a prueba la credulidad del juez con algún genérico difícilmente comprobable.

TRES GRAMOS DE PROVIDENCIA ENTRE TONELADAS DE MENTIRA

Sin embargo, una prueba intacta de los trenes apareció entre los 23 vestigios: una bolsita con tres gramos de polvo de extintor, presumiblemente un sobrante de los análisis del primer día. Esa bolsita reveló, una vez analizada por peritos independientes, y tras sufrir mil peripecias, restos de Titadyn.

La macropericia, ya entrado el juicio, se desarrolló con Sánchez Manzano ya apartado del puesto, pero el trampeo chapucero continuó, en forma de poltergheists que alteraban las pruebas a capricho de la fiscalía. Pero esa es otra historia, de la que Manzano no tiene que ver, pues ya estaba apartado del caso. De lo que se deduce que, al fin y al cabo, éste Manzano sólo era un eslabón en la cadena de mando.

Y justo cuando estaba buscando una manera de cerrar éste Suspirito de España, llega a Libertad Digital la noticia de la querella. Ésta querella busca presionar a Sánchez Manzano y la perito TEDAX, aunque  ninguno de los tres delitos sean penalmente relevantes por separado. Pero tal vez se aclare de una vez qué apareció en esa pericia previa, qué dijeron a su superior, dónde están los restos de los focos, por qué se rompió el protocolo con los restos de los trenes y por qué mintieron al juez. El abogado de AAV pide que sea llamado a declarar a Díaz Pintado, el subdirector general de la Policía durante los hechos del 11-M. Llama la atención que no se mencione a Cuadro Jaén, eslabón intermedio de la cadena de mando.

El firmante es José María de Pablo, que representó a la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M en el juicio de Gómez Bermúdez. Recomiendo la lectura del documento, que desarrolla tres acusaciones para Sánchez Manzano y su perito fiel:

Omisión del deber de perseguir delitos, en forma de ocultación de resultados, que apuntaban al Titadyn.

Encubrimiento, por entorpecer la investigación y tergiversar sus testimonios anteriores.

-y Falso Testimonio al asegurar al juez que nunca o casi nunca se enviaban a la científica vestigios de las explosiones, afirmación manifiestamente falsa, como quedó en evidencia en el juicio del 11-M, y en su conducta anterior y posterior al 11-M como TEDAX, al enviar puntualmente a la Policía Científica los restos explosionados o no de todos los explosivos de todos los casos. Menos lo que saliera de los trenes.

Si hubiera explosionado 2 ECO en los trenes, siquiera en un foco, Manzano lo hubiera demostrado sin más, y nunca habríamos conocido su nombre. Personalmente, creo que sabe que en los trenes estalló Titadyne, y que alguien, un superior, en el mejor de los casos, le presionó para sostener la mentira de la 2 ECO, y probablemente ése alguien hizo desaparecer los documentos escritos que acreditaban Titadyn, y los sustituyó por los “genéricos de dinamita”, entregados meses después y fechados el 12 de Marzo, o sea, a posteriori.

En la querella se solicita que sea llamado a prestar declaración Pedro Díaz Pintado, la más alta instancia policial en aquellos días, cuando es Cuadro Jaén quien desmintió al ministro ante el juez Bermúdez con su “yo no dije Titadyn”.

Los sindicatos policiales declaran que la denuncia debería ir “más arriba”, dicen, tirando la piedra hacia Cuadro Jaén, y escondiendo después la mano. ¡Pues denuncien ustedes, en vez de instigar a víctimas del terrorismo a querellarse contra un policía! Como no es así, y en éste país parece que nadie actúa de oficio contra las autoridades, los ciudadanos que una vez creímos esa versión oficial pero que ya no  creemos las infames mentiras del 11-M, y que esperamos la reapertura del juicio del 11-M para saber la verdad, tendremos que conformarnos con una reapertura por fascículos. La versión oficial tendrá que quemar una a una todas sus cabezas de turco. Al final, el instigador del encubrimiento quedará al descubierto, y podremos, tal vez, estar en condiciones de averiguar la verdadera autoría del 11-M.

Tengo que recomendar la lectura del libro La Cuarta Trama, de José María de Pablo, del blog Los Enigmas del 11-M, de Luis del Pino, y sus minuciosas publicaciones 11-M Golpe de Régimen, Las Mentiras del 11-M y Los Enigmas del 11-M. Es de éstos documentos, aparte las hemerotecas digitales de El Mundo y la propia sentencia del 11-M de donde se extraen los datos aquí expuestos con mucho más detalle y con mucho más acierto.

Yo sólo he resumido algunos de los hechos relevantes en relación a Sánchez Manzano y la perito TEDAX que presumiblemente serán traídos a colación si se celebra un juicio contra ellos. Pero de ese pozo va a salir mucha, mucha mierda.