ÉBOLA PRESTIGE

spider-monkey_719_600x450

El giro maestro de Estallido (Wolfgang Petersen, 1994) se da cuando el ébola Zaire muta dentro del organismo de una mona, y pasa a ser una nueva variedad aerófila del mortífero virus. Parecido sucedió recientemente en España cuando el ébola Sudán impregnó a la enfermera Teresa, y mutó en los medios de comunicación para convertirse en el segundo caso de virus físico que se transmite por radiofrecuencia: el ébola Prestige.

Sin que la SER haya confirmado si el ébola Sudán llevaba o no doble capa de calzoncillos cuando anidó en nuestra enfermera, podemos emparentar al ébola Prestige con el virus Pásalo, de cuya epidemia relámpago en 2004 no nos hemos recuperado aún desde que el paciente cero, la mona Rubalcaba, iniciara el contagio masivo a través de su teléfono móvil y de la cadena SER.

Los síntomas del ébola Prestige lo convierten en un extraordinario caso de estudio. Por ejemplo, sólo afecta a un sector ideológico de la población, como recientemente profetizó el magnífico humorista Nicolás Maduro al acusar a la oposición de atacar al bolivarismo con un virus. De tal modo, podemos asegurar que el ébola Prestige se ceba en aquellos que tienden a culpar de todos los males al gobierno cuando es del PP, y a Franco el resto del tiempo. No menos sorprendente es que la variedad Prestige activa y desactiva el miedo al ébola Sudán dependiendo de quién resulta contagiado, si un perro o una persona; si una enfermera o un misionero. Además, logra convertir al más furibundo misántropo en un frágil e impresionable amante de los perros. Por otro lado, las primeras impresiones sobre el contagio apuntan a que el ébola Prestige, más que incidir directamente sobre el organismo huésped, lo que hace es despertar mecanismos que ya residían latentes en la manipulable psique del huésped. Y lo que no es menos extraño, el virus anida en los individuos, pero opera colectivamente, coordinando los procesos mentales de los infectados, lo que emparenta indubitadamente al ébola Prestige con su primo hermano el virus Pásalo.

Sin que las autoridades sanitarias o de cualquier otra índole hayan anunciado remedio alguno ni recomendado medidas preventivas a la población, la única acción que parece haber llevado a cabo el gobierno para combatir el brote de ébola Prestige es activar el protocolo Soraya, vicepresidenta cuyo último acto conocido fue precisamente el de salvar de la ruina al medio de comunicación que más activamente está trabajando en su empeño por esparcir la epidemia. Para terminar, fuentes de toda solvencia aseguran que la de la Sexta y Cuatro es sólo una fase previa de siembra viral enmarcada dentro de una operación destinada a provocar posteriores y virulentas recaídas a medida que se acerquen fechas electorales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s