PEDRO SÁNCHEZ, EL PODER DE LA ILUSIÓN

 pedro-sanchez-psoe2 (1)

En tiempos duros, el capital político es la ilusión, y el PSOE ha sabido sacarlo de sus horas más bajas. Todo parecía indicar que era el siniestro Madina, niño bonito del zapaterismo y candidato “del aparato”, el heredero natural de la secretaría general de un PSOE perdido en medio de la tempestad post-elecciones europeas. Una tempestad que había puesto el norte socialista en el radicalismo amable de Pablo Iglesias, ninguneando la caspa estructural de una Izquierda Unida que nada tiene que no tenga ya el ala radical del PSOE o el círculo naturista de Podemos. Y tanto es así que se han detectado en las últimas semanas migraciones de militantes y votos del PSOE a Podemos, puenteando al inane Willy Meyer y sobre todo a Alberto Garzón, el Salieri de Iglesias designado por Meyer para liderar la nueva comparsa, pues la vieja IU era la comparsa del PSOE, y la nueva está condenada a ser la comparsa de Podemos.

En ese contexto, Madina, como buen zapaterista, parecía llamado a ser el capitán de un “frente amplio” que apestaba a Frente Popular rebautizado sólo a medias, para que nadie se perdiera. Pero Madina no es un líder, nunca lo será. Su mirada torva, ojerosa, huidiza, no es la de un líder. Su cabeza hundida entre hombros estrechos no es la de un líder. Su discurso, inexistente por lo general, cuando asoma se revela rencoroso, atormentado, plagado de fantasmas, y aderezado con altas dosis de Franco en salmuera, que diría el gran @Montano66. La imagen de Madina es la imagen de la fragilidad, y un líder no puede permitirse parecer débil. Por eso y no por otra cosa, el moderado Pedro Sánchez, un hombre salido de la nada, ha necesitado apenas un mes para arrasar con años de inercia, para desvelar que el capital político acumulado por Madina se debía solamente a haber pasado siete años chupando cámara detrás del escaño de Zapatero, sin decir nada, sin hacer nada, sólo estando ahí para que el público se fuera quedando con su cara. Sólo un mes de ver a Madina hablar, moverse e interactuar, ha bastado para quemarlo como candidato. La sola comparación da pena, y nada en Madina puede competir con Pedro Sánchez, un tipo apuesto, de voz templada, mirada limpia y pose asentada, que podría rebajar incluso a la mitad todas esas virtudes y mantener sólo su imagen de sanidad física y mental, para tirar por tierra la candidatura de Madina. Algunos dicen que el discurso moderado de Pedro Sánchez ha sido la clave, frente al hedor de supervillano soviet que destilan las palabras de Madina. Otros dicen que la clave de Pedro Sánchez ha sido el poder de su hada madrina Susana Díaz. Pero ni lo uno ni lo otro: el discurso guerracivilista de Madina ya ganó en su carcasa más atractiva, la del primer Zetapé, y Edu era también hombre del partido. Si la Díaz hubiera presentado a otro Madina, no habría ganado, y si el discurso de Sánchez fuera el de Madina, habría arrasado igual. Quien ha ganado ha sido, como siempre, el candidato que da confianza.

Como dije al principio, en tiempos duros el capital político es la ilusión. Así lo ha entendido el separatismo catalán, la nueva extrema izquierda, y ahora también el PSOE. Y un Mariano tecnócrata, incapaz de generar ilusión, si es que siquiera lo intenta, un Mariano que ha apuntalado su liderazgo purgando el PP de toda voz que inspire sentimiento alguno, lo va a tener muy crudo para superar la ola que se le viene encima, la prueba que nunca ha superado: la de ganar las elecciones a un candidato medianamente decente, a un candidato que genera ilusión entre los suyos, y ya veremos si también entre los ajenos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s