VÍDEO DE UGT-EL DECÁLOGO DEL TOTALITARIO

De verdad que lo de los socialistas no tiene nombre. Bueno, sí lo tiene, pero no me atrevo a dejarlo aquí escrito. Es lo que tienen los blogueros ponderados 😉

Pero vamos a lo que vamos. Los estertores de la P$OE, el CCOOCCOO y OGT, a través de la psicología de sus vídeos. Y es que ha llegado a mi poder la última basura de OGT, y que paso a reproducir a continuación.

Jo, qué ingenio el de estos sindicalistas de mariscada. ¿Pues no han sugerido que la reforma laboral es una mierda? ¡Y sin decirlo explícitamente! ¡Qué tíos! ¡Qué capacidad de comunicar sin palabras! ¡Sólo han necesitado un papel manchado de marrón y unas moscas (con sonido, eso sí) para que el espectador ate cabos él solito! El mismísimo Hitchcock habría quedado maravillado.

 UGT ha escogido como blanco de sus risas al hijo de un votante del PP. Ni siquiera a un votante del PP, sino a su hijo. Noble causa, vive Dios, la que llama a los profesores a ridiculizar a sus alumnos discrepantes, a ridiculizar a quien opine distinto en las aulas. Menos mal que están estos aquí, que si no díganme ustedes qué sería de la tolerancia y la pluralidad que estos mangutas van por ahí cacareando palitroque en mano.

Pero vamos a ver a quién escogen estos sindicalistas de paz y amor y el plus pa’l salón como brazo ejecutor de su tolerancia. ¿A que usted, intrépido lector, lo han visto también? ¡Sí, sí! ¡A una maestra! Y es que en la psicología totalitaria marxista, la ideología ha de impartirse en las aulas, degradando el noble papel de maestro al de mero comisario político. Y según este vídeo, lo ejemplificante es que una profesora humille al alumno que ose discrepar de la ideología que imparte la profesora. ¿Se han fijado? En ese aula la profesora no está enseñando nada, sino que está impartiendo ideología a base de humillar a un alumno. Puro socialismo en vena.

Conclusión: Lo que ocurre todos los días y a todas horas en Corea del Norte les sirve a estos mangutas del puño en alto para expresar su postura. De modo que sí, que al fin y al cabo, sí que se está impartiendo una asignatura en ese aula: reeducación para la ciudadanía.

Pasemos a analizar la figura del alumno humillado. Su único rasgo distintivo es su peinado. ¿Escogido al azar? Por supuesto que no. El peinado clásico de raya es para UGT la primera seña del discrepante. Básicamente, aquí el que no lleva un peinado de gilipollas es porque es un gilipollas, un insolidario sin imaginación que desdeña las infinitas posibilidades estéticas que proporciona el pelaje. En este mundo libérrimo y plural en el que se pueden llevar rastas higiénicas (sólo se lavan una vez), crestas, peloceniceros varios, fregonas a lo Guti (que es a lo que me refiero cuando digo “peinado de gilipollas”), etc, etc etc…, resulta que llevar un peinado normal es distivo de discrepancia. Ridículo, sí, pero les voy a dar la razón, al menos un poco. Hace años, lo provocador era llevar melenas, para destacar de los demás, para ser más molón y ligar más, o simplemente para soliviantar a los papás, o a los papás de la respectiva, mejor aún. Pero a día de hoy, lo provocador es tener veinte años y llevar un pelo normal, sin ra(s)titas, sin crestitas, sin sobredosis de gomina. Y sí, he de reconocer que el truco ha funcionado, al menos para mí, porque en cuanto ha salido el niño, no me ha hecho falta comprobar su apoyo a la reforma para saber de qué iba. De modo que sí, que lo han conseguido. A día de hoy, para distinguirte de los otros, para molestar a mayores y pequeños, para ser contestatario en las aulas y en las calles, chavalote, ya sabes: camisita, pelo a raya, jersey al cuello y cero tatuajes, o como los llaman los supermodernos semianalfabetos y sus imitadores, cero tatus. Superchungo. Menos mal que ha ganado el PP. Diez años más de socialismo y si vas de esa facha por la calle te para la policía. Garantizado, che, la tatuada, y liberada sindical nueva novia del papá de tu chica, cuyo salón preside una foto enmarcada del clítoris perforado de su primera y bisexual esposa, va a poner el grito en el cielo, como está mandao.

Por supuesto, estoy exagerando un pelín, claro, porque en realidad, basta una somera ojeada a cualquier cuadrilla de estudiantes (o a cualquier vagón del metro) para ver que aún quedan muchos que llevan un pelo normal y que no imitan en sus andares, sus peinados y sus actitudes a los Ñetas o a los Latin Kings, y no por eso los identificamos con votantes del PP ni nada parecido. Eso queda para los vídeos de UGT. Lo que nos lleva a una lectura un tanto maligna de la psicología ugetera expresada en este vídeo: para estos sindicalistas de mariscada y crucero por el Báltico con camarero personal, el objetivo a batir es la persona normal, el ciudadano anónimo. Usted. Yo. Cualquiera. Sin ir más lejos, basta echar una ojeada a cualquier película o serie de dibujos animados en que el protagonista sea un chaval, para comprobar que el personaje principal es siempre el que menos rasgos distintivos externos posee. Inconscientemente, todos nos identificamos automáticamente con los personajes con menos características físicas poco comunes, y esto es así porque todos, absolutamente todos nosotros, nos vemos a nosotros mismos como la imagen misma de la normalidad. Así, incluso el espectador con rastas, tatuajes en la cara y piercings en el ojete, se identifica mejor con el chico normal de la peli que con el personaje que lleva tatuajes, piercings en la cara y rastas en el ojete. O_o

O sea, que el objetivo último de este vídeo no es ridiculizar al pepero, sino ridiculizar a todo aquel que no opina como ellos. Ridiculiza, pues, este vídeo, a la mayoría absoluta de la sociedad española, que ha hablado en las urnas. Y ha convertido la imagen de la normalidad en una caricatura del oponente político, para ridiculizarnos a todos con ese estilo agresivo que les caracteriza, sobre todo cuando se van a quedar sin ingresos, que es, por supuesto, lo que les congrega, a estos sindicalistas del Villamagna a 60 euros la botella. E inevitablemente, en un monumental pataleo, deja ver a la perfección el grado de intolerancia que acoge la ideología marxista en su fuero interno: quien no está conmigo, está contra mí. El decálogo del totalitario.

Feliz fin de semana. Especialmente a los andaluces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s