11-M CON EL AGUA AL CUELLO

Los esfuerzos ímprobos de Rubalcaba por asfixiar y matar de agotamiento la querella contra Sánchez Manzano caen en saco roto. A la PSOE le ha faltado una última legislatura para casi todo: para dar su golpe de régimen, para terminar de desactivar por completo a la clase media española, para silenciar el 11-M. Todos los indicios demuestran que en el planning de la PSOE no se contemplaba una derrota electoral, y Rubalcaba comenzó la campaña pensando que esto se remonta.

Todo parecía cronometrado: el ahogamiento de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M no es más que la fase final de un plan que tenía en su hoja de ruta las demoras de hasta un año a la hora de facilitar documentación exigida por la juez Coro-Cillán. Rubalcaba buscaba prescripciones de delitos gravísimos cometidos por él y por otros a sus órdenes.

Pero, ¡ay, Rubalcaba!, hay una cosita que nunca prescribe, y esa cosita es LA VERDAD. Amigo, la verdad no prescribe nunca, sigue vigente siempre, y no se puede tapar sobornando con fajos y permisos de trabajo a falsos testigos, toda vez que los malnacidos a quienes corrompiste para que mintieran y encubrieran al verdadero autor de una masacre que te conviene que nadie recuerde, pueden de pronto recuperar la sinceridad y el buen juicio en cuanto detecten que a)ya no es rentable seguir mintiendo y b)ya no supones una seria amenaza personal para nadie. A esa verdad, tú la desprecias, Rubalcaba, por parecerte una cuestión relativa. Pero la verdad no es relativa. La verdad es o no es. Y en tu caso, es, amigo, es.

A Jamal Zougham lo elegísteis vosotros como cabeza de turco mucho antes de producirse el 11-M, lo cual es sospechoso. A Jamal Zougham se le intentó mezclar con otros cabezas de turco, a petición de la policía. La misma policía que, bajo la supervisión de Garzón, suprimió los seguimientos a los pelanas de Lavapiés días antes de la masacre. Todo sospechoso. La misma policía que requisó los datos informáticos que sustentaban la coartada de Zougham para hacerlos desaparecer. La misma policía que llenó de pruebas, cintas coránicas, mochilas bomba y calzoncillos morunos toda suerte de escenarios a cual más sospechoso de estar creados para la ocasión.

El 11-M va a ser reabierto. Nunca se juzgó como tal, sólo se creó una pantomima de distracción. Pero la verdad es obstinada y sale a la luz, porque la verdad es un flotador que se empeña en subir a la superficie en cuanto aflojas tu presa sobre ella, mientras que con la mentira ocurre al contrario, que sólo permanece en la superficie mientras queda alguien para sostenerla a ras de agua, pero si la sueltas un momento, cae a plomo por su propio peso.

Dentro de tres meses, en Marzo, prescribe el delito de falso testimonio que llevó a Zougham a la cárcel por boca de unos rumanos altamente corruptibles. Pero el hecho de que el falso testimonio prescriba no quiere decir que lo haga también la verdad. El 11-M va a ser reabierto, y finalmente podremos ver quién es quién en la masacre en cuya onda expansiva entró Zapatero surfeando a la Moncloa.

Últimos links de interés:

LD LA TESTIGO FRAUDULENTA

LD LA TESTIGO FRAUDULENTA 2

LD LA TESTIGO FRAUDULENTA 3

LD LA QUERELLA DE ZOUGHAM

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s