REFLEXIONANDO

Mi voto nunca ha estado sellado, siempre ha estado abierto a la reflexión, y rara vez se ha basado en intereses personales. En esta ocasión voy a votar por intereses personales, sí, pero sólo porque se da una coincidencia práctica entre estos y mis criterios electorales. Y aún así, lo haré con una pinza en la nariz, porque el candidato al que previsiblemente votaré no me convence. Sin embargo, no puedo evitar un cierto aroma de esperanza en las espectativas que tengo puestas en el futuro. Espero encontrar un gobierno aburrido, previsible, que no sea noticia todos los días, como sí ha sido el nefasto equipo saliente. Es más, imagino que a partir de ahora, la oposición seguirá monopolizando las noticias a través de sus muchos tentáculos sindicales, mediáticos y callejeros. ¿Qué le vamos a hacer?

Creo que todo el pescao está vendido. Rajoy sacará absoluta por un pelo de la barba de Rubalcaba. Queda saber a dónde migra el voto que perderá el peor PSOE imaginable. Vaticino que la de mañana será una tarde feliz en UPyD, y moderada en IU. Honestamente, espero que el PSOE se pegue un batacazo que le haga deshacerse en una reacción en cadena propiciada por la falta de fondos, que es como se sostienen las mafias, a base de sobornos. Sé que es mucho pedir, pero la frase “tienes más peligro que un sociata sin escaño” encierra grandes, insondables y muy oscuras verdades que volveremos a descubrir en los próximos meses en que el 11-M se va a reabrir y el público socialista tendrá una nueva oportunidad de exhibir desvergüenza en su modalidad de “vista gorda”.

La lectura positiva es difícil en un contexto como el nuestro. El PSOE se aferrará con uñas y dientes al poder, seguirá soltando dinero a amigos y aliados hasta el último aliento y practicarán la tierra quemada como han hecho en comunidades y municipios. Nos prefieren arruinados a prósperos con otros. ¿Cabe mayor deslealtad? Pero hayla, lectura positiva. Hayla. Zapatero se va con el rabo entre las piernas, a Rubalcaba le tenemos rodeado, y a pesar de todas las campañas orquestadas por el plasma progresista, no hay quien salve al PSOE del desprecio de los votantes. Y todo lo cual quiere decir que volvemos a ser una nación buscando su sitio en el mundo, y no una nación buscando esculpir el mundo con un martillo hecho de dinero público y según la óptica obsoleta de la ideología del fracaso.

Finalmente, un consejo al intrépido lector. Vota, amigo, vota. A cualquiera menos al PSOE. A quien te guste más menos al PSOE. Así las cosas irán un poco mejor, algo mejor, o mucho mejor, seguro. Pero vota. No te quedes en casa. El desaliento y el miedo que intentan meternos los indignados de fin de semana del 15-M y los indignantes del PSOE sólo sirven para retrasar y debilitar la inevitable necesidad de España de volver a ser una nación decente, potente, trabajadora, dura, resistente, unida, y hasta los huevos de tonterías. ¡Suerte, amigos, y enhorabuena!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s