Y EL RAFITA POR FIN APRENDIÓ…A QUE NO LE PILLEN

El recuento final del septenio socialista no deja de sumar perlitas día tras día. No hay faceta social en la que Zapatero el rojo no haya dejado su huella. En cuanto a lo criminal, los menores asilvestrados han protagonizado los momentos más viles de la era Zetapé. Y no nos cabe duda de que los Rafitas potenciales, no ya los consumados, votarán socialista per sécula seculorum. Y es que, los socialistas serán todo lo anticlericales que quieran, pero bajo su ala no hay crimen sin perdón. Lo malo es que para que la farsa funcione, hay que silenciar a las víctimas, no sea que molesten, como dice María Antonia Iglesias, ya saben, el lagarto que tuvo la sangre fría de llamarle “padre espectáculo” al papá de Mari Luz, muerta a manos de un violador de menores reincidente que estaba en la calle por culpa de la negligencia de un juez.

Ahora tenemos al “Pupu”, hermano del Rafita. Del Rafita sobran las presentaciones. En su más tierna infancia, su grupo de amigos/primos/hermanos sumaron más de 200 denuncias por todo tipo de travesuras tales como pegarle fuego al edificio donde vivían (vivienda regalada, gitanos, integración, ya se sabe), disparar con escopeta de perdigones a los transeúntes, y otras lindezas. Pero la penúltima fue la peor, por supuesto. No es necesario que repitamos el triste fin que “Rafita” y sus primos y amigos le dieron a la indefensa Sandra Palo sólo por diversión, ni que recordemos los sangrantes silencios de Aído, Pajín, De la Vega y otras pájaras de la cosa de la igualdad, la milonga de género o como se le quiera llamar a la estafa social peor pergeñada de los últimos tiempos, milonga que tuvo por necesidad que olvidarse de dar su merecido al crimen más deleznable de la década para no perder el voto de la España delincuente y bajuna, la que mejor cuidó Zapatero.

Y fíjense, casualidad de las casualidades. ¿No recuerdan que hace bien poquito, el movimiento 15-M, también mimado por el socialismo, dedicó unos días a protestar por el derribo de viviendas insalubres (vulgo chabolas de ladrillo) en la Cañada Real Galiana? Pues precisamente, derribando unas pocas de estas viviendas, se han encontrado restos de coches robados que estaban siendo vendidos por piezas. Y ¿quién está detrás de estos robos? Pues nada menos que “El Pupu”, hermano de Rafita. El Pupu, como el propio Rafita, tiene más antecedentes que años, pero no deja de llamar la atención el hecho de que el asesinato (un eufemismo, lo sé) de Sandra Palo empezó con el robo de un coche. Coche que nunca apareció, por cierto. De hecho, a Rafita le pillaron porque no dejó de cacarear su hazaña. Tan acostumbrado a que le cazaran y no le hicieran nada, pensaba que en esa ocasión no sería distinto. Y no se equivocó. El encierro fue un poquito más largo, pero suave, suave. Los informes avisaban sin margen de error que Rafita no estaba preparado para vivir en sociedad, pero qué más da, total por una violación con tortura y resultado de muerte de nada…

Desde entonces, ha traficado con drogas, ha asaltado, ha robado vehículos una y otra vez, y en la actualidad se encuentra en paradero desconocido, aunque su radio de acción tiene su epicentro, precisamente, en la Cañada Real. Y ahora han pillado al “Pupu”. ¿Alguien duda que Rafita no esté detrás de estos últimos robos de vehículos? Muchachos del 15-M, apuntáos otro tanto como buenos aprendices de chabolistas. De verdad, contáis con mi bendición. Ahora bien, procurad no llevar a vuestras hijas a la protesta: Rafita ha aprendido a que no le pillen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s