COLABORACIÓN CON RUBALCABA

Presumiblemente, Rubalcaba es el autor del chivatazo a ETA en el caso Faisán. Presumiblemente puenteó al entonces ministro de Interior, Jose Antonio Alonso. Presumiblemente, Rubalcaba ha sido ministro de Interior de facto desde el principio mismo del Zapaterismo.  Y sabemos que lo del Faisán fue una prueba de buena voluntad a sus socios de ETA. Para proteger la negociación, dijo Elosúa a su cuñado en el micro que Rubalcaba olvidó sustraer. Sabemos también que Rubalcaba ha estado encubriendo extorsiones de ETA durante años. Y sabemos que Rubalcaba ha permitido que ETA vuelva a las instituciones. Tal es así que los terroristas han proclamado su victoria gracias a Pascual Sala, lacayo de Rubalcaba en el tribunal constitucional. Siempre ETA, siempre Rubalcaba.

Presumiblemente, Rubalcaba es el encubridor del 11-M, atentado que impulsó a Zapatero al poder, gracias a los reflejos de Prisa y del propio Rubalcaba. Sabemos que ni siquiera la sentencia inducida del 11-M logró relacionar el atentado con ningún grupo terrorista islámico. Y también sabemos que la fiscalía del 11-M se ponía muy nerviosa cada vez que se nombraba a ETA en el sumario, siquiera de manera tangencia, del mismo modo que sabemos que cuando Zapatero entró a gobernar, venía con un pacto con ETA que no anunció hasta bien entrada la legislatura, a pesar de que ya se fraguaba antes de las elecciones.

Por lo tanto, tenemos aquí un gobierno que pactó secretamente con ETA legalizar a ETA si llegaba al poder. Un gobierno que saboteó a jueces y usó la policía para salvar el aparato de financiación de ETA. Un gobierno que, en contra del criterio de los abogados del Estado, del dictamen del Tribunal Supremo, y de las investigaciones de la Guardia Civil, ha legalizado a ETA versión Bildu. Y resulta que quien de verdad propició todo eso, mediante un atentado, no fue ETA, sino que, según el gobierno, fue un grupo terrorista islámico. Atentado que el gobierno encubrió falseando pruebas, destruyendo pruebas y fabricando pruebas. El mismo gobierno que encubrió la extorsión de ETA y saboteó a la policía en favor de ETA. ¿No hay algo aquí que huele a chamusquina cosa mala?

Efectivamente, hay una pieza que no encaja, y es la autoría del 11-M. La sentencia está basada en pruebas falsas e inventadas, fabricadas para desviar la atención de sus verdaderos autores, de modo que para encontrar a los autores, hay que mirar en la dirección que intentaba disimular la sentencia. Puesto que los inductores de la versión oficial se ponían de los nervios (llegando a procesar a policías) cada vez que se nombraba a ETA, siquiera como sospechoso habitual, entonces la chamusquina huele a mierda. Y si no fue la ETA, entonces el siguiente de mi lista de sospechosos me lleva al principal partido beneficiado por el atentado que buscaba distorsionar las elecciones y que contó con los prodigiosos reflejos de PRISA y de Rubalcaba. Un partido que nació terrorista, y que montó un grupo terrorista en su pasado reciente, y que RuGALcaba encubrió en su momento. Y entonces ya la chamusquina huele a otra cosa.

Tendría bemoles que, del mismo modo que al asesino Capone se le logró encarcelar por evasión de impuestos, a la asesina ETA se la lograra desmantelar por colaboración con Rubalcaba, que a día de hoy ya debería ser un delito tipificado en el código penal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s