LA CANCIÓN DEL PSOEIRATA

En estos días hemos asistido al despropósito más indescriptible. Los frentes son tantos que no sabría éste humilde bloguero por dónde empezar si no fuera porque todos, todos, tienen un denominador común: el PSOE.

Después de años y años de meterse con el PP por su sistema de designación de candidatos, van estos y presentan unas primarias con ¡UN SÓLO CANDIDATO! Emocionante proceso de tonicidad democrática, vive Crom. El PSOE protagoniza el mayor de los bochornos con unas primarias de la señorita Pepis, previo derribo ejemplar de la señorita Pepis. El hecho de que la impresentable Chacón fuera la representante máxima de la alternativa socialista, y sobre todo, el hecho de que Rubalcaba, el imputable múltiple, haya sido la opción que ha prevalecido, nos dan perfecta muestra del estado catatónico del partido sociolisto. Cómo describir las risotadas que este humeante bloguero experimentó, a cual más maliciosa, cuando salió el patético Zapatero a defender que su candidato es Rubalcaba, cuando hasta el más tonto del lugar (y no pocos se disputan el puesto) sabían que Chacón sólo optaba al puesto porque Zapatero la había regalado esas orejas que Dios, inmisericorde, le dio a la peor ministra de cuota a este lado del río Pecos. Con el agravante de ver a Zapatero dándose a sí mismo un golpe de Estado en favor de su enemigo, Rubalcaba, el ladrón de carteras. Aún más risas me provocó la cara de susto de Chacón, rectificando lo que nunca antes había anunciado, porque era ya un secreto a voces que la pobre ilusa se postulaba como presidenta, cuando su papel como ministra de indefensión ha sido, cuando menos, sonrojante, y a cada declaración o medida quedaba más claro que hasta Ramoncín habría sido un mejor paladín de la nación, no les digo nada. Por no hablar de la patética Sinde (por decirle algo suave), ejerciendo de comisariado político contra la historia, como si no hubiera quedado claro ya que no ya con Franco, sino hasta con Stalin se vivía mejor que con esta pandilla de petimetres hijos de rana. O sea, España al borde de la debacle, y esta patulea de montaraces intelectuales aún se dedica a lo ideológico, en vez de a trabajar. Lo que hay que ver, ministrilla de cuota. Y conste que no lo digo porque sea mujer, ojo, que con este gobierno, todos parecen ministros de cuota, hombres y mujeres. En tal área, hay que reconocer al PSOE que ha llegado a la paridad total, y a la igualdad más radical: son todos igual de inútiles. Aunque, bueno, alguna Rosa Aguilar de cuyo nombre no me quiero acordar, y cuyo nombramiento respondía a la nece(si)dad de un gobierno zombie necesitado de imagen de izquierda (por si fuera poco ya), se estaría mereciendo en estos momentos el Pepino de Oro, galardón que no se cuelga al cuello, precisamente. Ex aequo con la Pajinaria, por supuesto, otra Nobel de la Paz.

Y es que no provocaba tanta risa ver cómo nuestro producto agrícola era pisoteado en Europa mientras esta panda de mangantes que tenemos por gobierno se dedicaban a hacer patria en Ferraz. ¿Qué les importa a ellos un pepino español? Nada, en tanto que el sector ya ha dejado de aceptar el soborno socialista. La venganza de los mindundis contra el electorado de sus feudos es la dejación de funciones cuando no se trata de regalar dineros tuyos y míos, sino de batirse el cobre con los gobiernos europeos. No nos votan, que se jodan. ¿Se imaginan lo bien que quedaría el lema en un cartel con la foto de un faisán con pasamontañas y acta de concejal? Sobre este gobierno, no queda más que decir. Su patria no es España, es el partido. No se deben a España, sino al partido. No cuidan a España, sino al partido. No aman a España, sólo al partido, y prefieren negociar con asesinos que hacerlo con la oposición. Y lo peor, lo más triste de todo, es que ni con los media en nómina, ni negociando con lo peor de España (nacionalistas y asesinos), ni con esos morros de cemento, inasequibles a la terca evidencia, han logrado salvar la cara siquiera ante su propio electorado, que se pregunta, sin reconocerlo, si no serán ellos los tontos de los cojones, y no los que decía Peter Castro, capitán de la basura.

Desde luego, el que no se haya caído del guindo con el socialismo, ya no lo hará nunca. No hay más ciego que el que no quiere ver. El PSOE se debate entre la desafección y la incompetencia, entre el canalla y el botarate, entre la omisión y el sabotaje. Su única política es el soborno, y una vez que la chequera se ha quedado sin fondos, la factoría se ha quedado sin ideas, y sólo les queda la canción del pirata, adecuadamente adaptada a los nuevos tiempos de la ideología libertaria más letal del panorama. Que es la trola mi lenguaje, que es mi Dios la necedad, mi ley, la que yo me invento, mi única patria, la PSOE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s