5 DE MAYO: MAREA ROJA

Las buenas noticias que acompañaron el 2 de Mayo, con un Bin Laden muerto y bien muerto y con Bildu/ETA ilegalizada, han sido masticadas por los socialistas hasta convertir en engrudo gástrico los dulces que nos trajo la democracia y la soberanía nacional.

Empezamos con terrorismo. La prensa progre mundial, con la española a la cabeza, está haciendo el ridículo al cuestionar la muerte de Ben Laden. Al considerar a EEUU peores que Al Qaeda, legitiman el asesinato de sus vecinos, de sus hijos, previa culpa de EEUU y del PP. La culpa la tiene la Iglesia, los bancos y los conservadores. Lo del pequeño Ben Laden es rebeldía y justicia. La izquierda suicida va a dar un último empujón en los próximos años. Pero lo mismo que es “solidaria” con nuestro dinero, y no con el suyo, la izquierda es suicida con nuestros culos, no con los suyos.

Seguimos con terrorismo. Bildu ha sido legalizada a dedo por los políticos después de ser declarada terrorista por los tribunales. El precio será altísimo. La unidad de España va a recibir un puntillazo de un momento a otro. La tensión que tanto conviene al PSOE está servida. Pobres de los que en Euskadi se habían sentido libres para pronunciarse en contra de esta gentuza mafiosa, intolerante y socialista. Pobre de Navarra. ¿Habrá entrado dentro de la negociación? Ni siquiera habrá hecho falta. Y pobres de las víctimas. Ha empezado el acoso en serio.

Resumen final: teníamos que haber demolido el tribunal constitucional hace ya mucho tiempo, porque sólo sirve para retorcer la realidad. Ahora ya es tarde, el frente está mucho más acá. Los acosadores han ganado la batalla. ¿La guerra? Por supuesto que no. Sólo será más dura su caída. Pero qué asco, qué rabia y qué miedo.

TRAICIÓN, LUTO NACIONAL, ENHORABUENA, ZAPATERO

El Tribunal Constitucional desacata al Tribunal Supremo, desoye a la Fiscalía, a la Abogacía del Estado, a la Guardia Civil, a las víctimas y a los ciudadanos. ETA vuelve a las instituciones. El jueves 5 de Mayo será para siempre el Jueves Negro. La democracia ha muerto. Zapatero ha rubricado el fin de la democracia, y se inicia una nueva etapa que legitima a la izquierda por encima de cualquier otra circunstancia.

El gobierno socialista ha desautorizado a los jueces. No es que el poder judicial esté penetrado. Es que ha sido desautorizado por un órgano político, por el maldito Tribunal Constitucional que tiene la capacidad de ignorar la profunda inconstitucionalidad del estatuto catalán, que hasta un niño de tres años habría declarado inconstitucional con un breve vistazo. La prevalencia del TC por encima de los jueces nos deja en manos de un órgano que retuerce y retuerce la realidad hasta convertirla en lo que convenga al gobierno. Cuando se trataba de postergar la sentencia sobre el estatut, tardaron 3 años en pronunciarse, y cuando lo hicieron, a nadie le importaba porque lo que estaban juzgando ya se había aplicado. Ahora, cuando TODOS MENOS EL PSOE ven a ETA en esas siglas siniestras, les basta una semana para recibir instrucciones de la pinza ETA/PSOE y legalizar lo ilegal, para legalizar la amenaza, el acoso y el tiro en la nuca.

ETA volverá a matar cuando le convenga. Cuando el PP vaya a ganar las elecciones generales, empezará la traca. El PSOE señalará, los progres corearán, y Bildu tirará del gatillo. Y cuando lo hagan, culparán a la derecha, al PP y a quien se les ponga por delante. Enhorabuena, Zapatero. Has logrado lo impensable: poner en el punto de mira a la oposición, y ponerte del lado de los asesinos. Socialistas son socialistas, al fin y al cabo. La negociación con ETA, que empezó mucho antes del 11-M, ha culminado hoy. Los socialistas se han plegado a la amenaza de Urkullu. Un día de luto para el pueblo español, y en particular para los vecinos de ETA.

Pascual Sala y su voto de calidad han desequilibrado la balanza. En una repugnante balanza entre comisarios políticos, “magistrados”, les llaman algunos sin experimentar arcadas, el poder ejecutivo ha sodomizado al poder judicial, lo ha sometido sus designios, que no eran otros que las exigencias de ETA tras la claudicación pública (y apoyo privado) del podrido Rubalcaba. Cómo dormirás cuando ETA empiece a matar de nuevo, Pascual el traidor, Pascual el amigo de la ETA, Pascual el experto en desoir lo judicial en favor de lo político?

A pierna suelta, me juego el cuello. Los socialistas sois así.

¿Con qué cara se puede ahora respetar la legalidad en españa, que escribo en minúscula aunque mi tecla shift goza de gran salud? Si lo ilegal puede ser constitucional, y lo inconstitucional, legal, entonces ¿de qué sirve un litigio ante un juez? Si tus tendencias políticas son desfavorables al poder, la causa se eleva al Constitucional y asunto “arreglado”.

Al tiempo. Esto no ha terminado. Esto no ha hecho nada más que empezar.

JUSTICIA: LA MUERTE DE BIN LADEN

La justicia es una quimera. Cuando decimos impartir justicia, sólo estamos tratando de resarcir proporcionadamente una realidad fehaciemente injusta, merced del delito cometido. Así, si un señor a quien han robado el dinero se arruina, y como resultado del trauma, su matrimonio se resiente y acaba en divorcio, puede que la justicia logre retribuirle el dinero, pero no a su mujer. Si en lugar de dinero, lo que se arrebata es la vida, ¿cabe la posibilidad de impartir verdadera justicia?

La respuesta, claro, es que no. Incluso en los sistemas más draconianos, la ejecución del asesino no devuelve la vida de la víctima. Lo único justo sería que no se hubiera cometido el asesinato, porque la vida de los muertos es irrecuperable, lo mismo que la salud de los mutilados o la normalidad de los que les sobrevivieron. Pero eso es imposible, claro. De modo que, cuando se comete la injusticia, ya sólo podemos optar, con mayor o menor fortuna, a un simulacro de justicia. Porque justicia, lo que es justicia de verdad, habría que preguntar a los muertos. Y me da que conozco la respuesta.

Ben Laden mató a 3000 en las torres gemelas. Mató a otras decenas de miles, a lo largo de su carrera criminal, e inspiró las muertes de muchos más.  Inocentes. Decenas de miles de inocentes, hombres, mujeres y niños cuyas vidas fueron segadas sin posibilidad de despedirse, sin posibilidad de evitarlo. Murieron porque pasaban por allí, porque resulta más barato matar inocentes en acto terrorista que matar soldados en acto militar.

Ben Laden murió ayer. Desarmado, acorralado. Sin posibilidad de escape, sin despedidas. Muerto a tiros, como un perro. Una muerte merecida.  Y yo me alegro. Ahora bien, ¿ha sido una muerte justa? Hagamos recuento. Su muerte fue indolora, inmediata. Nada que ver con las toneladas de dolor y sufrimiento que este hijo de satanás ha administrado a inocentes a lo largo de su carrera terrorista. Para que su muerte fuera justa, tendría que morir diez mil veces. Puesto que eso es imposible, tanto como lo es devolver la vida a sus víctimas, porque sólo se muere una vez, pues entonces he de decir que la muerte a tiros de Ben Laden ha sido palmariamente injusta, por insuficiente.

Es más. Encuentro preferible que se haya resistido al cautiverio, dejando a sus enemigos la decisión de pegarle dos tiros a bocajarro. Mejor así. La otra posibilidad habría sido una terrible injusticia, porque un asesino de tal calibre, al acogerse a una justicia “garantista”, sólo puede salir beneficiado, porque una justicia occidental, que hace gala de ponderación y gusta de presumir de juicios “justos”, no puede dar respuesta a crímenes de semejante calibre. Demasiado dolor para administrarlo en un juicio justo, incluso sabiendo que la sentencia que le esperaba era la muerte. Porque sería la muerte después de haber tenido la oportunidad de defenderse, de dejar dicho todo lo que hubiese querido, de escupir a su victimario generando terrible dolor y violencia, y de alentar e inspirar nuevos crímenes a nuevas generaciones, tal vez más crímenes de los que nunca se atrevió a soñar. No señor. Mejor así. Con Ben Laden, un juicio justo habría sido un terrible error, y una injusticia palmaria. En un juicio justo, Ben Laden se habría reido de nosotros. De los vivos y de los muertos.

Además, poco deberían protestar sus seguidores, o los “garantistas”, pues el superterrorista tuvo la oportunidad de resistirse, y eligió morir la muerte de los valientes. Después de todo, tras alentar, planear y financiar cientos de atentados suicidas, entregarse habría supuesto una infamia que le habría hecho mil veces merecedor de un tiro en el acto, por cobarde, por exigir a otros un sacrificio que él no estaba dispuesto a ofrecer. No fue así, y en ese sentido, su muerte fué honrosa. Según mi modo de ver la justicia, el destino de Ben Laden estaba sellado. Vetado a los jueces, a los abogados defensores, a los peritos, a las denuncias por tortura y a las anulaciones parciales por defectos de forma, y vetado también a su tentación última de entregarse. Ya tuvo tiempo para entregarse, y más tiempo aún de no matar a nadie. Un tiro en la cabeza era la única respuesta. Así fue, y yo me alegro. Bin Laden tuvo anoche el juicio más justo al que podía optar. Anoche se hizo justicia.

Bajémonos de las alturas de la justicia real, la justicia supuesta, y huyamos de las distancias, de las justicias extranjeras y de lejanas penas capitales que sólo pueden ya ofrecer futuribles e intangibles acerca de un Ben Laden hipotéticamente detenido y largamente juzgado. Volvamos al más acá. Volvamos a España. Al fin y al cabo, aquí tenemos “terroristas” de sobra y muertos inocentes de sobra, sin necesidad de recurrir a la importación. Pero antes de continuar, necesito reiterar la frase con la que abría el post: la justicia es una quimera. Es imposible la justicia proporcional en crímenes desproporcionados. Lo sabemos, lo entendemos, y hasta lo apoyamos, o al menos, contemplamos con resignación la imposibilidad de administrar una justicia proporcional al crimen cometido, pues la injusticia es la imposición del criminal, y de ella, una vez cometida, no podemos huir, ni conviene descender a los abismos de la miseria moral a la que, inevitablemente, los actos terroristas nos invitan. Dicho lo cual.

En España, Bin Laden habría cumplido una condena nunca superior a los treinta años. Probablemente inferior. Acogido a toda suerte de programas de “reinserción”, y dependiendo de la capacidad de negociación política de sus socios en la calle, con suerte cumpliría veinte. Pero bueno, pongamos que cumple los treinta íntegros. Y pongamos, por calcular a la baja, que sólo se le hubiera juzgado por el atentado del World Trade Center. La pena le habría salido a menos de cien días por víctima. Y al salir, se le habrían permitido celebraciones yihadistas de bienvenida. Por no hablar de programas de fertilidad, y a tonificantes bis a bis, si fallaran estos, en espera de la libertad. Nada de ofrecer resistencia, nada de matar o morir. Sólo matar, y esperar condena como si fuera un derecho inalienable. ¿Ven por dónde voy?

Cuánto más preferible habría sido que más de uno, más de dos y más de tres etarras que yo me sé, se hubieran resistido a su captura, como hizo el valiente, a la postre, Ben Laden. Los etarras, mucho más cobardes que éste, se entregan cuando ven que les van a pillar. Se mean en los pantalones cuando la Guardia Civil les encañona al darles el alto. Y denuncian pupitas, los nenazas, en vez de resistirse y morir como valientes, o al menos aguantar estóicamente la mano de hostias que suele caer a cualquier preso común cuando ofrece resistencia, y que, para crímenes terroristas, en otras latitudes, y con terroristas de verdad, se paga con plomo a bocajarro. En cambio, estas nenazas de calzón amarillo, lejos de aceptar una miniatura de lo que ellos mismos administraron a hombres, mujeres y niños, exigen un trato exquisito que la “justicia” española reserva sólo a las peores bestias que genera nuestra sociedad.

No caerá esa breva. Aquí no se resisten. Aquí tenemos montada una infraestructura del mimito al etarra, por lo que somos su hazmerreír, primero, y del mundo, después. Y cuando a estos perroflautas, que no llegan ni a terroristas, sino a tristes Sopranos de chapela, les llega el momento de resistirse y morir por sus ideas, en lugar de eso se arrodillan con las manos a la cabeza y esperan a que la justicia española, acomplejada, jiliprogre y fatua, les ponga a huevo la huida, el ayuntamiento, o incluso una calle con su nombre. No, estos no llegan ni a terroristas. Bin Laden sí ha muerto como un terrorista consecuente con sus ideas. La meta de los nuestros no es morir matando, qué va, lo de los etarras es recibir una subvención de ese sistema que dicen combatir. La mafia vasca convierte el terrorismo en todo un grado, porque ellos no llegan ni a terroristas de verdad. Goleadores del sistema, todo lo más. Y ese plus de abyección por falta de consecuencia debería jugar en su contra en un sistema judicial sano, pues sería la garantía de que fuera cual fuese la pena que se les impusiera, se estaría quedando corta, dando a los jueces la tranquilidad de no estar siendo desproporcionados al hacer caer sobre los asesinos todo el peso de la ley, aunque sólo sea porque esa falta de fanatismo se traduzca en fría alevosía de estratega calculador, nada de oraciones, nada de miradas perdidas, nada de huríes, nada de fanatismo: un detonador, un ejemplar del código penal, una calculadora y el teléfono de un abogado, y quién sabe si el del ministro de interior.

Cuánto más preferible sería lo otro, ¿que no? Un poco de consecuencia terrorista, más proclive a la justicia express que los lloriqueos de estas nenazas…

¡ÁNIMO, URKULLU!

Ánimo, Urkullu. Uy, qué mal le ha sentado la ilegalización de la ETA política. O por lo menos, qué bien le ha salido la escenificación de la indignación. No se le ha notado menos el miedo que le tiene a los terroristas, de modo que ha tenido que salir en tromba a amenazar al gobierno si no revoca la decisión de los jueces, para que lo vean bien los de Bildu, no sea que se confundan de objetivo por aquello de que a través de un pasamontañas no se ve chachi fetén, y se lo lleven por delante a él o a su prole por hacer comanditas (nunca mejor dicho) con ningún demócrata (y conste que llamar demócrata al PSOE de Zapatero es un poco sui generis, pero bueno, aceptamos pulpo).

¡Ánimo, Urkullu! Cuanto más te revuelves, más claro le queda al pueblo quién te tiene agarrado por las pelotas, de qué teta mamas tú la leche. Y como a mí me gustan las cosas claras, ánimo, amigo, sigue plañendo por los terroristas. Al fin y al cabo, de eso ha ido tu partido toda la vida. Por eso defenestrásteis a Imaz, porque no era ningún lamebotas del detonador y el tiro en la nuca. Así que llora, llora como un perfecto mierda, por el terrorismo que no supiste defender como otro perfecto mierda.

Aunque en el proceso quedes, claro, como un perfecto mierda.

11-M: BEN LADEN, RUB-AL-CAABA y ORETAPAZ

1. Celebramos la caza y muerte de Ben Laden. Ha caído un terrorista de primer orden, un liberticida, un totalitario, un asesino, un malvado. Culpable del atentado de las torres gemelas, Londres, etc…que causaron la muerte a decenas de millares de inocentes. Por no hablar de todas las muertes causadas por la insurgencia iraquí, también financiadas por células de AlQaeda.

2. Ahora bien, Ben Laden fue INOCENTE del atentado de Atocha del 11-M. La versión oficial no solo cortó sistemáticamente cualquier hilo que llevara, aunque fuera de manera tangencial, a la ETA. Pero es que los hilos que llevaban tangencialmente a Al Qaeda no es que fueran cortados, que no lo fueron. Simplemente, no se siguieron, quedaron como hilos muertos. Toda vez que “demostraban” la implicación logística de la esposa de algún indivíduo que hubiera tenido asuntos con Al Qaeda en el pasado (casa de Morata), se dejaron colgando y nunca se investigaron. La propia cinta yihadista se quedó en el cassette de la furgoneta Kangoo cuando los policías se la devolvieron al dueño. Cualquier evidencia que conectara realmente a Al Qaeda con los atentados, habría sido publicitada a bombo y platillo. Pero en cambio, lo de la casa de Tajuña quedó enterrado en una montaña de datos trampeados, y de la cinta coránica mojor no entremos a opinar. ¿Cabe mayor prueba de que Al Qaeda no atentó en Madrid?

3. Tal vez por eso quedaron esos hilos sueltos, nunca investigados. Porque habrían demostrado fehacientemente que de AlQaeda, nada, monada. Del mismo modo me asusta por qué se cortó el paso a cualquier mención a ETA. Tal vez una investigación seria en tal dirección habría ayudado a clarificar autorías o colaboraciones más o menos directas. Y la intención del gobierno socialista era muy otra. Y ahora, aprovechando la caza y muerte de Ben Laden, los encubridores del 11-M han vuelto por sus fueros.

Así, Elena Valenciano, secretaria de relaciones internacionales de la PSOE, y Rubalcaba, jefe de policías y ladrones, no han perdido un minuto en celebrar la muerte del autor del 11-M. ¡Ja, ja y ja! Pillines ellos, intentan una vez más cerrar en falso el 11-M. Pero se pillan los dedos, pues yo me pregunto cómo se puede celebrar tanto la caza del terrorista que Rubalcaba encubrió, según su propia versión, y a la vez tratar de impunizar (e inmunizar) a los asesinos de ETA. ¿Qué pasa, unos son amiguitos y otros no? ¿Unos atentados son buenos y otros no? No, señores. Para Rubatero y Zapalcaba, todo atentado es bueno. Acciones humanitarias, los llaman. Y a sus autores, hombres de paz.

La frase de Rubalcaba encierra tres mentiras. La primera atañe al 11-M, pues es Rubalcaba el encubridor, el destructor de pruebas, y quién sabe qué más, el que más hizo por que no sepamos apenas nada a día de hoy. La segunda atañe al propio terrorismo, pues Rubalcaba encubrió terrorismo de estado, atentados a civiles, por incompetencia homicida o por lo que fuera, con el asunto GAL promovido por su propio partido, la PSOE. Y la tercera mentira atañe a la ETA, pues Rub-al-caaba, el negociador, bien sabe que lleva colaborando con ETA desde mucho antes del 11-M, ocultando a los jueces cartas de extorsión, haciendo chivatazos que saboteaban operaciones judiciales contra la financiación de ETA, y quién sabe qué más. ¿Cómo se le habrá quedado el cuerpo a mas de un Troitiño cuando Rubalcaba, su principal valedor, celebra de tal modo la muerte de un terrorista? ¿Miedo GAL, etarras? Ojalá. Os merecéis vivir y morir con miedo. Por cierto, que no nos extrañaría que Zapatero el totalitario, una vez muerta la vía de ETA, se pasara al carril contrario y desempolvara el pasamontañas de Mister X. Merecería la pena, pero no por ver muertos a los etarras (los socialistas siempre han sido igual de chapuceros para soltar etarras que para darles caza) sino por verle a él, a Zapatero mismo, sentado en el banquillo. Si así fuera, la transmutación de Zapatero en oretapaZ sería completa. No caerá esa breva. Más le valdría huir en patera, seguro que conseguiría trabajo como mayordomo del sultán, sólo a unos clics del sur de Melilla.

En cualquier caso, me quedo con la mentira más palmaria, la de la autoría del 11-M. Rubalcaba sabe que encubrió al autor material, y sabe también que se inventó la autoría de Al Qaeda para tal fin, para lo cual contó con Gabilondías como colaborador necesario. Rub-al-caaba también sabe que el pueblo, que no escudriña sentencias, ignora estos extremos. Y eso demuestra que Rub-al-caaba aún tiene miedo de que se esclarezca la verdad del 11-M. Porque si no, no sería él, que lleva años negándole a los juzgados documentación necesaria para el esclarecimiento del atentado, quien sacara a colación el nauseabundo asunto. Es un deporte muy socialista echarle el mochuelo al muerto, y en este caso lo del muerto no es una figura literaria. Lo del mochuelo sí: un mochuelo químico, calvo y con barba.

De modo que la pregunta, tras la muerte de Bin Laden, vuelve a ser la misma de siempre: ¿A quién encubre Rub-al-caaba? Aunque las sospechas son libres, cada vez ofrecen menos a la imaginación. Pero nos quedamos con un dato: encubrimiento es complicidad.

El asesino del 11-M anda suelto.

REPORTE DOS DE MAYO: MEJOR…¡IMPOSIBLE!

Confluyen tres grandes noticias en este día en que se celebra la capacidad de resistencia del pueblo español ante la tiranía de los malvados.

DOS DE MAYO REGIONAL: ESPERANZA AGUIRRE VUELVE A SUBIR EN INTENCIÓN DE VOTO. En sí no es una noticia, pues sólo confirma lo que venían indicando las tendencias. Pero siempre es un alivio que la ceguera del ciudadano común sólo se da cuando se ve abrumado por una información engañosa que tapa los actos viles de los políticos ineficaces de verbo intangible y modales chulescos. Cuando por el contrario, tenemos una Esperanza Aguirre cuyas políticas son coherentes con sus palabras, y teniendo en cuenta la sensatez de sus palabras, pues la verdad, no nos sorprende que la Presidente vaya a revalidar mayoría absoluta, y con creces. Pero ya digo, siempre es un alivio. Y además, un gustazo, pues Esperanza Aguirre, la que más ha hecho por sus conciudadanos en materia de trabajo, impuestos, sanidad y educación, es también la que ha concentrado las iras de una izquierda podrida, corrupta, apesebrada e intolerante, que no soporta que los ciudadanos elijan lo que más les conviene, y que procuran deslegitimarnos cada vez que pueden.

Porque, que nadie se lleve a engaño, deslegitimar a Esperanza por no ser de izquierdas es sólo la mitad del camino. Deslegitimar a una Presidente de mayoría absoluta es deslegitimar a quien la ha votado. Así que, cuando los ladrones de UGT, CCOO y PSOE intentan deslegitimar a Esperanza, lo que hacen de tapadillo es deslegitimarnos a nosotros. Lo que por otro lado, no nos extraña, porque Esperanza no se pliega a la supuesta superioridad moral cuyo monopolio la izquierda se arroga, y eso, los que estamos a su cargo, lo sabemos de sobra.

Nos quedamos, pues, con la patética imágen de la celebración sindical del Día del Trabajador, que para más coña se celebra en domingo, y que, de haberse celebrado en martes, de seguro habría concentrado a unos pocos cientos más. Pero ya se ve que los liberados sindicales perdonan un martes de currele, pero no un domingo de asueto. Así les va en las encuestas y en la vida.

2 DE MAYO NACIONAL: EL TRIBUNAL SUPREMO DEJA A BILDU ÍNTEGRAMENTE FUERA DE LAS LISTAS: Nos encanta equivocarnos, si nuestro error trae mieles de semejante calidad. Habíamos vaticinado masajitos judiciales a bildu, pero en cambio el masaje ha sido de esos de crujirle las articulaciones al cliente. Diríase que el masaje a bildu se lo ha dado Steven Seagal. Bravo por Steven. Estamos seguros de que a Otegui se le habrá congelado en mueca idiota esa sonrisa que lucía cuando celebraba telefónicamente con su mujer el golazo a las instituciones, que parecía cantado, y que afortunadamente se ha quedado en ¡uy! Bravo por el TS, pardiez.

Enhorabuena a todos, señores, porque esta es la gran noticia del día, del mes y del año. Parece que el gobierno filoetarra ha visto las orejas a Jaime, y sobre todo, las banderas a Francisco José. Dicho de otro modo, lo Alcaraz no quita lo Mayor, aunque el socialismo pretenda olvidar lo Tomás y Valiente.

El pasamontañas ya no vende, y han cesado las presiones a los jueces por parte del gobierno, dejándoles hacer su trabajo por una vez. Esto es todo un triunfo, porque en el dogma socialista, el poder judicial no es independiente. Zapatero se está quedando sin frentes, y ve cómo su final comprado a la amenaza terrorista se queda sin electores. La mala noticia es que ETA va a matar en cualquier momento. Pero en fin, esa es su naturaleza, y la solución de Zapatero era peor que la enfermedad. No queda otra que esperar, reactivar la lucha antiterrorista en el terreno de las ideas, esto es, encerrando a los asesinos, y rezar lo que sepamos.

Y por cierto, quemada ya la agenda socialista por todos sus flecos, no vemos la necesidad de aguantar un año muerto y un gobierno muerto hasta las elecciones. Adelantadas ya, por favor. Ojalá que El Siniestro, ese que amenazaba con retirar apoyo al gobierno si ETA no llegaba a los ayuntamientos, cumpla, por una vez, su palabra. Íñigo Urkullu, te tomamos la palabra. A ver si haces algo útil por una vez. (Útil para España, para variar, no útil para vuestras cuentas corrientes, se entiende)

Otro detalle. Toda una suerte para Zapatero, lo del Supremo, pues hoy nuestro presidente se ha lanzado al teléfono para felicitar a Obama por la caza y muerte de Ben Laden. ¿Con qué cara, si no, podría felicitar a Obama mientras aquí les hacía la camita a sus amigos los terroristas buenos? Pero bueno, no hablemos de petimetres en un día tan importante. Pasemos a la noticia internacional.

2 DE MAYO INTERNACIONAL: EL EJÉRCITO DE EEUU DA CAZA A OSAMA BEN LADEN:  En estos días en que abundan, acá en cutrespaña y allende los mares, los speaches progres en plan “Yo nunca iría a la guerra por mi país”, hemos de celebrar por partida doble este tipo de afirmaciones.

Primero, porque siempre está bien que no quieran defendernos los faltos de carácter, los que desayunan vinagre por las mañanas para parecerse a su primo el conde Drácula. Yo me siento más seguro si estos mal llamados sangrehorchatas (mal llamados, insisto, pues la horchata es dulce a la par que refrescante, y lo que desayunan estas criaturitas es más agrio, a juzgar por sus expresiones) no van a defendernos. Así todo irá mejor. Porque el que no se sacrificaría por su país es porque no mataría o moriría por su mujer, ni por su familia, ni por sus vecinos ni por sus libertades que, muchas o pocas, otros cayeron para que las disfrutáramos. El que no ama a su país sólo ama lo que no es suyo. Lo que es suyo, lo desprecia. Y sujetos así, mejor que no los reclutemos. Que se aparten del camino y se escondan detrás de los que sí pelean por su país.

Y segundo, porque estos pijoprogres sin dignidad y sin coraje en sus avinagradas venas pero con una escoba bien hincada en sus estirados culos, son minoría absoluta, y hoy, minoría absolutista en occidente. Pero minoría. De otro modo, no habría caído por fin el mayor terrorista de nuestro tiempo. Todo demócrata ha de estar de enhorabuena, porque ha muerto un tipo que nos quería a todos muertos o acojonados. Enhorabuena a todos, en especial a los que sí pelearían por su país, y muy en especial, a los Estados Unidos de América, que hoy han hecho del mundo un lugar más seguro.

Además, hoy los USA se han quitado una grandísima espina que tenían clavada desde aquel fatídico 11-S que inauguró la era del terror a nivel mundial. Y yo me alegro por ellos. Bin Laden ha sido detectado, cercado y dado muerte en una batalla que a durado 45 minutos y que ha terminado con Osama muerto a tiros, como merecía. Ojalá que nosotros pudiéramos resarcirnos de nuestro 11-M y dar caza a quien lo planeó. Pero aunque por el momento aquí está ganando el gobierno encubridor, hoy ha muerto un gran enemigo nuestro, y el mayor aliado de la claudicadora Alianza de Civilizaciones.

Por tanto, tres de tres, amigos. El 2 de Mayo, que conmemora el día en que pusimos en ridículo a nuestros invasores y a nuestros señores, ha sido un día malísimo para los totalitarios, y espléndido para todos los demás. Enhorabuena.

ERNESTO SABATO

Y tú. Aparicio Sosa, que nunca intentaste entender nada, porque simplemente te limitaste a serme fiel, a creer sin razones en lo que yo dijera o hiciese, tú. que me cuidaste desde que fui un cadete mocoso y arrogante: tú, el callado sargento Aparicio Sosa, el negro Sosa, el picado de viruelas Sosa, el que me salvó en Cancha Rayada, el que nada tiene fuera del amor a este pobre general derrotado, fuera de esta bárbara y desgraciada patria querría que pensaran en ti.
“Quiero decir…”
(Los fugitivos han colocado ahora el bulto con los hue­sos en la petaca de cuero del general, y la petaca sobre el tordillo de pelea. Pero vacilan con el tachito hasta que Danel lo entrega a Aparicio Sosa, el más desamparado por la muer­te de su jefe.)
“Sí, compañeros, al sargento Sosa. Porque es como decir a esta tierra, esta tierra bárbara, regada con la sangre de tantos argentinos. Esta quebrada por la que veinticinco años atrás subió Belgrano con sus soldaditos improvisa­dos, generalito improvisado, frágil como una niña, con la sola fuerza de su ánimo y de su terror, teniendo que enfren­tar las fuerzas aguerridas de España por una patria que todavía no sabíamos claramente qué era, que todavía hoy no sabemos qué es, hasta dónde se extiende, a quién perte­nece de verdad: si a Rosas, si a nosotros, si a todos juntos o a nadie. Sí, sargento Sosa: sos esta tierra, esta quebrada milenaria, esta soledad americana, esta desesperación anó­nima que nos atormenta en medio de este caos, en esta lucha entre hermanos.”
(Pedernera da orden de montar. Ya se oyen peligrosa­mente cerca los disparos en la retaguardia, se ha perdido demasiado tiempo. Y dice a sus compañeros “Si tenemos suerte, en cuatro días alcanzamos la frontera”. Eso es, trein­ta y cinco leguas que pueden cubrirse en cuatro días de desesperado galope. “Si Dios nos acompaña”, agrega. Y los fugitivos desaparecen en medio del polvo, bajo el sol intenso de la quebrada, mientras detrás otros camaradas mueren por ellos.)

Sobre héroes y tumbas, ERNESTO SABATO (1911-2010)


Hoy ha muerto con 99 años un hombre que nació sabio y murió sabio, que nació solo y murió solo. Cuando yo mismo muera, sus dos obras El Túnel y Sobre Héroes y Tumbas seguirán siendo dos de los libros más majestuosos que jamás habré leído. Sobre Héroes y Tumbas y El Túnel son  lecturas devastadoras porque verdaderamente devastan la memoria literaria del lector de tal modo que nos hacen sentir como la primera vez que terminamos de leer esa primera gran novela con la que iniciamos nuestras particulares andaduras por el océano de los sueños compartidos, que nos hacen sentir que no habíamos leído nada importante con anterioridad, que ese ejemplar que sujetábamos nos había estado esperando pacientemente desde el momento mismo de su impresión, que hasta habernos sumergido en ellos y cerrarlos tras leer su última página, habíamos permanecido vírgenes de lecturas.

Gracias, Ernesto Sabato, hasta siempre, Ernesto Sabato.