11-M: BEN LADEN, RUB-AL-CAABA y ORETAPAZ

1. Celebramos la caza y muerte de Ben Laden. Ha caído un terrorista de primer orden, un liberticida, un totalitario, un asesino, un malvado. Culpable del atentado de las torres gemelas, Londres, etc…que causaron la muerte a decenas de millares de inocentes. Por no hablar de todas las muertes causadas por la insurgencia iraquí, también financiadas por células de AlQaeda.

2. Ahora bien, Ben Laden fue INOCENTE del atentado de Atocha del 11-M. La versión oficial no solo cortó sistemáticamente cualquier hilo que llevara, aunque fuera de manera tangencial, a la ETA. Pero es que los hilos que llevaban tangencialmente a Al Qaeda no es que fueran cortados, que no lo fueron. Simplemente, no se siguieron, quedaron como hilos muertos. Toda vez que “demostraban” la implicación logística de la esposa de algún indivíduo que hubiera tenido asuntos con Al Qaeda en el pasado (casa de Morata), se dejaron colgando y nunca se investigaron. La propia cinta yihadista se quedó en el cassette de la furgoneta Kangoo cuando los policías se la devolvieron al dueño. Cualquier evidencia que conectara realmente a Al Qaeda con los atentados, habría sido publicitada a bombo y platillo. Pero en cambio, lo de la casa de Tajuña quedó enterrado en una montaña de datos trampeados, y de la cinta coránica mojor no entremos a opinar. ¿Cabe mayor prueba de que Al Qaeda no atentó en Madrid?

3. Tal vez por eso quedaron esos hilos sueltos, nunca investigados. Porque habrían demostrado fehacientemente que de AlQaeda, nada, monada. Del mismo modo me asusta por qué se cortó el paso a cualquier mención a ETA. Tal vez una investigación seria en tal dirección habría ayudado a clarificar autorías o colaboraciones más o menos directas. Y la intención del gobierno socialista era muy otra. Y ahora, aprovechando la caza y muerte de Ben Laden, los encubridores del 11-M han vuelto por sus fueros.

Así, Elena Valenciano, secretaria de relaciones internacionales de la PSOE, y Rubalcaba, jefe de policías y ladrones, no han perdido un minuto en celebrar la muerte del autor del 11-M. ¡Ja, ja y ja! Pillines ellos, intentan una vez más cerrar en falso el 11-M. Pero se pillan los dedos, pues yo me pregunto cómo se puede celebrar tanto la caza del terrorista que Rubalcaba encubrió, según su propia versión, y a la vez tratar de impunizar (e inmunizar) a los asesinos de ETA. ¿Qué pasa, unos son amiguitos y otros no? ¿Unos atentados son buenos y otros no? No, señores. Para Rubatero y Zapalcaba, todo atentado es bueno. Acciones humanitarias, los llaman. Y a sus autores, hombres de paz.

La frase de Rubalcaba encierra tres mentiras. La primera atañe al 11-M, pues es Rubalcaba el encubridor, el destructor de pruebas, y quién sabe qué más, el que más hizo por que no sepamos apenas nada a día de hoy. La segunda atañe al propio terrorismo, pues Rubalcaba encubrió terrorismo de estado, atentados a civiles, por incompetencia homicida o por lo que fuera, con el asunto GAL promovido por su propio partido, la PSOE. Y la tercera mentira atañe a la ETA, pues Rub-al-caaba, el negociador, bien sabe que lleva colaborando con ETA desde mucho antes del 11-M, ocultando a los jueces cartas de extorsión, haciendo chivatazos que saboteaban operaciones judiciales contra la financiación de ETA, y quién sabe qué más. ¿Cómo se le habrá quedado el cuerpo a mas de un Troitiño cuando Rubalcaba, su principal valedor, celebra de tal modo la muerte de un terrorista? ¿Miedo GAL, etarras? Ojalá. Os merecéis vivir y morir con miedo. Por cierto, que no nos extrañaría que Zapatero el totalitario, una vez muerta la vía de ETA, se pasara al carril contrario y desempolvara el pasamontañas de Mister X. Merecería la pena, pero no por ver muertos a los etarras (los socialistas siempre han sido igual de chapuceros para soltar etarras que para darles caza) sino por verle a él, a Zapatero mismo, sentado en el banquillo. Si así fuera, la transmutación de Zapatero en oretapaZ sería completa. No caerá esa breva. Más le valdría huir en patera, seguro que conseguiría trabajo como mayordomo del sultán, sólo a unos clics del sur de Melilla.

En cualquier caso, me quedo con la mentira más palmaria, la de la autoría del 11-M. Rubalcaba sabe que encubrió al autor material, y sabe también que se inventó la autoría de Al Qaeda para tal fin, para lo cual contó con Gabilondías como colaborador necesario. Rub-al-caaba también sabe que el pueblo, que no escudriña sentencias, ignora estos extremos. Y eso demuestra que Rub-al-caaba aún tiene miedo de que se esclarezca la verdad del 11-M. Porque si no, no sería él, que lleva años negándole a los juzgados documentación necesaria para el esclarecimiento del atentado, quien sacara a colación el nauseabundo asunto. Es un deporte muy socialista echarle el mochuelo al muerto, y en este caso lo del muerto no es una figura literaria. Lo del mochuelo sí: un mochuelo químico, calvo y con barba.

De modo que la pregunta, tras la muerte de Bin Laden, vuelve a ser la misma de siempre: ¿A quién encubre Rub-al-caaba? Aunque las sospechas son libres, cada vez ofrecen menos a la imaginación. Pero nos quedamos con un dato: encubrimiento es complicidad.

El asesino del 11-M anda suelto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s