DE PATRIOTAS Y DE INFAMES

En el akelarre de esta mañana ante tres mil paniaguados desganados, el Ed Wood de la política española ha hecho un llamamiento a “los patriotas”. “Si son tan patriotas”, ha dicho, refiriéndose a la derecha, “que hagan algo por España, que digan en el extranjero que España es una economía fuerte y sólida”. O sea, les (nos) exige que mientan para que él no quede como el fracasado moral, económico, político y personal que es. Nuestro Ed Wood de Valladolid apela al patriotismo de otros para tapar sus vergüenzas, su absoluta carencia del mismo. Ha dejado España hecha una mierda, y ahora quiere confundirse entre la plebe para esquivar la colleja. Despreciando, además, los ímprobos esfuerzos de Mariano por no meterse en políticas. Y es que de bien nacidos es ser agradecido. Nuestro Ed Wood se irá de aquí lloriqueando, como el perfecto incompetente sin principios que es. No, amigo Eddie. El que la hace, la paga. Te irás de rositas, sí, pero con el culo caliente. Ya lo tienes echando chispitas, pero aún queremos más. Como decía aquella película del genuino Ed Wood, Marte Exige Carne. Y tú, amigo, eres el Ed Wood de la política española. Y si me apuras, el Ed Wood del socialismo. Travestido, inasequible al desaliento, y sin más talento que el de encontrar presupuesto para sus incursiones nocturnas. El geniuno Ed Wood terminó haciendo porno. No sería mal destino para nuestro amigo, el Ed Wood de Valladolid. Como partenaire, le desearía un toro bravo, ahora que los está mandando al paro a ellos también. Seguro que encontraríamos a un buen Islero, espontáneo y deshinibido, como mandan los cánones de la Educación para la Ciudadanía, dispuesto a grabar unas escenas con un tipo flexible y de mente abierta.Y ya que ellos se arreglaran con la cosa de los roles. Casi estoy imaginando la escena, en un ruedo abarrotao, abarrotao. Y el toro vestido de luces. Jur, jur, jur. Permítanme la maldad, pero tal vez ese sería el único modo de lograr que nuestro Ed Wood de Valladolid sintiera por fin el alma de nuestra patria en lo más hondo de sus entrañas. Y además, sería interesante y lúdico hacer apuestas a ver hasta dónde levantaría las cejas en el gran momento.

Lo más enervante es que nadie peor que él para dar lecciones de patriotismo, porque no pierde ocasión para cagarse en España y en los españoles. Pero ahí sigue, apelando a un patriotismo de cuyas abominaciones públicas sacó tantos réditos políticos en las postrimerías del 11-M, su belle epoque. Todavía no habían aterrizado todos los fragmentos de los trenes y sus ocupantes cuando ya estaba celebrando triunfante y eufórico una victoria venenosa, teñida de muerte, de mentira y de encubrimiento. La nación es un término discutido y discutible, pero su honradez no. Esa está fuera de discusión, aunque solo sea por incomparecencia. Amigo Eddie, eres un fraude, y quieres que seamos cómplices de tu fraude. Quieres que digamos lo que no es, que España está fuerte. Que España va bien. Pero no es así. Para que eso sea así necesitamos un gobierno que no sea socialista. El socialismo arruina, y luego echa la culpa a quienes protestan. Y tú, amigo Ed Wood de Valladolid, nos has hecho naufragar, nos has entrampado con mentiras y políticas de asesoría de imagen. Te la suda el paro, te la suda el déficit, te la suda la deuda. Sólo te importa terminar de sacarnos el dinero. Y no aceptas una crítica. Porque eres un totalitario de tomo y lomo. Con más de lomo que de tomo, porque lo que es tomos, no pareces tener muchos. Y si los tienes, no parece que los hayas leído. Y si los has leído, no parece que los hayas asimilado. Y alguien me dirá: imposible, los monos no leen libros, y yo responderé, te equivocas: los leen, pero no los asimilan.

No creo estar siendo excesivamente duro con nuestro Ed Wood si digo que ya está faltando un banquillo para él, por colaboración con banda armada, por traición, por sabotaje y por falsedad crónica. Y de esa tal vez se libre, pero de lo que no se va a salvar va a ser del desprecio de sus compatriotas, que no le van a querer ni en pintura, salvo en forma de ninot en las fallas de Valencia. Ojalá que cuando eso ocurriera, sólo encontrara cobijo entre sus colegas los etarras buenos y democráticos. Y entonces sabría lo que es sufrir en carne propia, éste vástago de Belcebú, lo que es vivir bajo el yugo de un comunista con pistola y pasamontañas. Al fin y al cabo, eso es un patriota para nuestro Ed Wood. Un etarra. Dime con quién andas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s