¿QUÉ DICE EL CÓDIGO PENAL ACERCA DE LAS “PROCESIONES ATEAS” DE AMAL Y LEO BASSI?

El Ayuntamiento madrileño ha anunciado que no autorizará la procesión atea. Una procesión cuyos convocantes han declarado su intención de “hacer daño a la moral católica”, y que para ellos la quema de iglesias es “un referente básico”. Bien por el ayuntamiento. ¿A qué espera la delegada del Gobierno, Dolores Carrión, para prohibirla también? Probablemente no se atreva, porque al ser del PSOE, lo más probable es que no tenga voz propia, sea una lamebotas del poder, y le deba obediencia al gobierno, y no al pueblo. Carrión ya se ha lavado las manos (qué bien traído, vive Dios), declarando que el conflicto no entra dentro de sus competencias. Una declaración de cobardía infinita, de pleitesía al poder, y de incompetencia suma. Y el gobierno ya ha defendido la procesión atea como un acto “festivo, cultural”, cita textual. No, el gobierno no va a hacer nada. A estas alturas, no nos extraña, ya ha quedado demostrado más allá de toda duda que estamos gobernados por un partido corrompido, que hace prevalecer su ideología putrefacta por encima de las más básicas normas de convivencia.

En dicha “procesión atea”, que pretende seguir el trazado de los pasos de Jesús el Pobre, y del Cristo del Gran Poder esa misma tarde, se han preparado pasos de nombres tan ingeniosos como “virgen del mismísimo coño” o la “hermandad de la santa pedofilia”, en un acto evidentemente provocador y declaradamente ofensivo. Y para mí está claro el doble objetivo: a) Reventar la solemnidad de la procesión, convirtiéndola en una verdulería de feminazis resentidas y castratti mentales, y b) ser agredidos para que les legitime el estatus de víctima. Pero eso son estimaciones personales. Quedémonos con las palabras del convocante: “Nuestro objetivo es ofender, hacer daño”. ¿Cultura, eso? Escupo sobre tal afirmación.

La delegada Carrión debería escuchar el clamor popular, que pide la prohibición del acto. Pero no lo hará. Ya sabemos de qué está hecha, si de acero o de mierda de pavo. Dejémosla, no nos hace falta y ha elegido quitarse de en medio. A los tibios que les vayan dando. Centrémonos en lo importante: ¿Se ajusta a derecho la manifestación atea, cuya intención es “ofender, hacer daño a los católicos”, y que está convocada en el mismo día, a la misma hora y en el mismo lugar que dos procesiones católicas?

Consultemos a ver qué dice el código penal:

Está bastante claro, ¿no?

Y después de este paréntesis de fría objetividad, creo que es evidente que el gobierno socialista, como inspirador último de semejante patochada, ampara y permite este tipo de iniciativas con la esperanza de provocar el desorden y el conflicto social. No en vano, han creado una asignatura obligatoria, la abyecta y totalitaria “Educación para la Ciudadanía”, sólo para inculcar a la sociedad el desprecio por la religión católica. ¿Cómo no va a ser cómplice de estas “procesiones ateas” el gobierno socialista, si la asimilación de su espíritu es contenido obligatorio para el estudiante?

EPLC, LEGALIZACIÓN DE ETA, SUELTA DE TERRORISTAS, FINANCIACIÓN DE TERRORISTAS, REVELACIÓN DE SECRETOS A LOS TERRORISTAS, OCULTACIÓN DEL 11-M, LEY DE MEMORIA HISTÓRICA, EXPOLIO SISTEMÁTICO POR MOTIVOS IDEOLÓGICOS, CORRUPCIÓN ENDÉMICA, PROVOCACIÓN CONTINUADA, NEGACIÓN DE LA CRISIS, OCULTACIÓN DE LA CRISIS, DEJACIÓN DE DEBERES CON RESPECTO A LA CRISIS, NEGACIÓN DE AUXILIO, MENTIRAS SISTEMÁTICAS A LA CIUDADANÍA, ENGAÑO CRÓNICO EN CIFRAS, DATOS Y ESTADÍSTICAS, AMPARO DEL DELITO, APOLOGÍA DEL EXTERMINIO DEL FETO, ANTIJUDAÍSMO, PERMISIVIDAD Y CONNIVENCIA CON LA VIOLENCIA SINDICAL Y UNIVERSITARIA, COMPLICIDAD CON ACTITUDES INCONSTITUCIONALES, INSTRUMENTALIZACIÓN POLÍTICA DE LA FISCALÍA, INCOMPETENCIA MANIFIESTA, IMPUNIDAD GENERAL. Está claro que el gobierno socialista es un gobierno delincuente, y va siendo hora de que pongamos coto a nuestros dirigentes, antes de que se nos coman vivos y nos la monten como en el 36. No basta con sacarlos del poder. Hay que juzgarlos por sabotaje.