ZAPATERO YA TIENE SU PROPIA GUERRA DEL PETRÓLEO

Bueno, pues eso: Zapatero ya tiene su propia guerra del petróleo.

El mismo Zapatero que dejó en la estacada al gobierno Irakí en su peor momento, con atentados diarios a población civil en nombre de Alá. Que dejó en la estacada a los miembros de la coalición ocupante.

El mismo Zapatero que subió al poder con su “NO A LA GUERRA”. El que no se levantó ante la bandera de EEUU, causando estragos diplomáticos de los que aún no hemos curado, pues parece que a Obama no le gusta que le lenguetee el culo ningún tiñalpa de medio pelo. Y causando otros estragos, como que el consejo nuclear europeo nos dejara fuera, por infiables, del proyecto de Fusión Nuclear Controlada, que será un adelanto gigantesco en generación de electricidad barata y limpia de verdad, de esa de blanco nuclear, y lo digo sin coñas. Proyecto que, por supuesto, se quedó Francia. ¿Por qué creen que están empezando a cuestionarse ellos mismos lo de la fisión? El proyecto debe andar viento en popa. Y nuestro culo, viento en pompa.

El mismo Zapatero que no movió un dedo contra el gobierno de Marruecos cuando se dedicó a masacrar impunemente al pueblo saharaui.

El mismo Zapatero que no mueve un dedo contra el gobierno de Yemen (56 civiles muertos sólo en las manifestaciones de ayer mismo) ni contra otros gobiernos igualmente corruptos del norte de África.

Aquí tenemos a nuestro prócer fundador de la Alianza de Civilizaciones. Claro, en la medida en que el Islam se occidentalice, su engendro se revelará cada vez más como lo que es. La Nada. Lo de Zetapé es huir hacia adelante.

El hecho diferencial con Libia es que dependemos energéticamente de ella, pues a Libia le compramos cada año el 30% de los hidrocarburos que consumimos. De modo que, el mismo canalla que se ha resistido con uñas y dientes a reconocer que participamos en la guerra de Afghanistán, con la consiguiente merma de medios defensivos para nuestras tropas allá, resulta que se ha abierto paso a codazos para salir el primero en la foto de la guerra contra el Gadafi. Si esto hubiera pasado al principio de la legislatura, o peor aún, en período electoral, a los civiles libios les hubieran podido ir dando. “Que vaya otro”, habría dicho Zapatero, jaleado por sus lameculos entusiastas de la ceja.

Pero ya no. A estas horas, a Zapatero se lo están merendando los hechos. Se lo está merendando la realidad. Y se lo están merendando sus posibles sucesores, Pepiño, Bonus y peor aún, la Chacóóó. De modo que Zapatero ha visto una salida electoral en esto de la guerra.

Lo de los intereses hidrocarbúricos es casi una excusa: son los mismos a los que dio la espalda en Irak.

Lo de los intereses humanos, lo mismo. Igualmente les dio la espalda en Irak, cuando la yihad arremetía con atentados suicidas dirigidos contra el pueblo irakí. Aquí, lo mismo.

Queda, pues, el interés electoral. Esa es la constante de Zetapé, sólo rota, como hemos visto en otros posts, (geniales Denis y Harold) por los chantajes que tiene que pagar al 11-M, a Mohamed Mister Chanclas y a la ETA. De modo que, si Zapatero se erige ahora en abanderado de la guerra, es sólo por motivos electorales. Lo hace contra-natura (la suya propia, solamente, puesto que a nadie decente le puede parecer mal que le demos zapatilla al asqueroso Gadafi). Y lo hace, además, en la esperanza de que el pueblo español vuelva a respaldarle, aprovechando esas olas de patriotismo que unen a los pueblos cuando se trata de reñir con el de fuera.

"¿Quién me ha robado el champú en el mes de abril?" Dice Gadafi, amenazando con convertirse él mismo en un arma química, si sube el brazo otro par de centímetros.

El problema, amigo Zapatero, es múltiple. Porque esos mismos que esperas que te apoyen, lo hicieron en el pasado aleccionados por tu NO A LA GUERRA. Por supuesto, encontrarás paniaguados que te apoyen ahora en tu súbito “SÍ A LA GUERRA”. Bardemes, Bottos y compañía. Al fin y al cabo, el curro les va en ello. Lo que pasa, Zapatero, amigo, es que el pueblo español ya se ha cansado de tí, de tus trucos, que de tanto verlos se los saben de memoria, de tu milonga sociolisto/pacifista, y de tus paniaguados, verdaderos apestados sociales por derecho propio, y bien que se lo han ganado a pulso. Qué lástima que la ceremonia de los Goya ha pasado ya, porque causaría verdadero alborozo social ver a tus lamebotas reeditando las chapitas del “NO A LA GUERRA” con una pegatina tapando el “NO” con un “SÍ”. Pegatinas, por cierto, recortadas de las esquinitas de los carteles de 110 km/h. A esa velocidad de crucero, más o menos, te diriges a la patada que te va a dar este pueblo en tus presidenciales, pero aún así poco excelsas, posaderas. Y con una aceleración de 9,8 m/s2, además. Y sin resistencia del aire, porque en lo ideal no hay fuerzas espurias.

Otro problema que le veo yo a la cosa es que en un estado en bancarrota, las guerras no suelen quedar bien en el historial de sus gobernantes. Y mucho me da a mí en la nariz que esta es tu penúltima triquiñuela para no afrontar el verdadero problema: la ruina ZP. Y ya no te valen los telediarios Gurtel. Ya no te valen tus 666 asesores, tampoco, porque estos sólo te servían para que los ciudadanos que estaban trabajando no se enteraran de que el paro les pisaba los talones. Ahora ya todo el mundo lo sabe, Zapatero. Todos saben que nos has traído la ruina, y que todavía quieres encontrar excusas para seguir. Todos sabemos ya que te has dedicado a hacer la vista gorda mientras la Junta de Andalucía, UGT, la Generalidad (generalidad en la corrupción, entiendo) y demás adláteres del socialismo, se han dedicado en estos úlTIMOs siete años a robar las ayudas sociales para dárselas a tus amigos, o los amigos de tus amigos, ¡uh, vaya lío! El cuenteo ya alcanza decenas de miles de millones de las antiguas pesetas, que conviene ir rascando por los cajones, aunque sea para tirártelas cuando salgas huyendo como la rata a la carrera en la que te has convertido, amigo Zapatero I el Nefasto, amigo Pepe Sonrisas, el Leonés de mentira cuyo abuelo fue fusilado por chaquetero cuando se cambió de bando en mitad de la guerra para irse con los nacionales, cuando vio que lo del Frente Popular no tenía futuro. ¡Ay, Zapatero! ¿Ahora nos sales con el sí a la guerra? Más te hubiera valido usar el dinero de tu expolio socialista para atajar la crisis que negaste. Ahora, sólo nos queda esperar que Francia, que es la que, gracias a Dios, lleva la dirección táctica de la operación contra Gadafi, no te dé libertad de acción, porque sólo nos faltaría ver a tus 666 asesores dirigiendo una guerra. No me jodas, pedrín. ¡Y todo por seguir mandando! Está visto que a tí, camarada Zapatero, no te queda vergüenza, si alguna vez la tuviste, que lo dudo.

No, amigo, a tí lo de dividir y arruinar al pueblo te sale de raíz, de natural, por lo comunista y por lo trilero, que viene a ser la misma cosa. Tú no generarías unidad en tu pueblo ni con una invasión extraterrestre, amigo. Una cosa SÍ vas a lograr de modo coral: la patada en el culo. Y ahí sí que va a haber codazos para lograr buenas posiciones. Y yo, el primero.

Por cierto, no quiero acabar este post sin hacer mención de la conversación que he escuchado tomando el sol en una terraza esta misma preciosa mañana de sábado. Un tipo de mediana edad, fumando fuera del bar y con el vinito en la mano, habla con el camarero, comentando las noticias de la tele.

¿Y ahora nos mete este payaso en una guerra?

Y el camarero le contesta, mientras pasa la bayeta por el cristal de las raciones:

A ver, no le queda otra…

El camarero resume así, con esa sabiduría y esa economía verbal que se gasta el gremio, toda la miseria moral de Zapatero.

No quiero dejar escapar el hecho de que el cristal de las raciones luce vacío y triste, y que el bar ya no pone cositas ricas, sino snacks de Matutano, que salen más a cuenta. Y tampoco me resisto a señalar que la escena tiene lugar en voz alta en medio de Parque Europa, un barrio muy obrero y muy social, más bien poco exquisito, de esos que suelen sudar votos para la izquierda. O sea, en pleno corazón de la tormenta.

Ay, Zapatero, la que te va a caer.

——————

Ultimísimas reflexiones: Si la guerra con Gadafi se complica, y de intervención pasamos a ocupación, tendremos que vérnoslas con 120.000 mercenarios salvajes contratados de entre lo peor y más desalmado de África. Si llegamos a ese extremo, de intervención puntual pasaremos a estado de guerra. Estado en el cual NO SE CONVOCAN ELECCIONES. ¿No estará Zetapé arañándole unos meses al destino, usando para ello las vidas de sus soldados? Lo que es a mí, poquito me extrañaría. Habría encontrado, asímismo, otra manera de arruinarnos en lo material y en lo humano. Que es de lo que va su proyecto.

Todavía nos tocará financiar el jamón de bellota para Gadafi estas navidades…

Anuncios

One thought on “ZAPATERO YA TIENE SU PROPIA GUERRA DEL PETRÓLEO

  1. eva abril 19, 2011 / 7:43 pm

    La guerra si és política por qué con el pasado ????

    No es que no exista és que es un atraso no hay ya rivalidad no existe en realidad

    No és que sólo se vea el Norte !!!!

    Y el sur no fue el Norte pero no fue el Este o el Oeste

    Está claro que para guerrear ya no se usa lo que fue tampoco lo que era se piensa y ya tienes una guerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s