LOCAS TEORÍAS SOCIOLISTO/MARROQUÍES

ESTO ES UNA HIPÓTESIS, BASADA EN INDICIOS. A QUIEN ESCUEZA, RECORDÉMOSLE QUE LA MUJER DEL CESAR NO SÓLO DEBE SER HONRADA, SINO TAMBIÉN PARECERLO. ANTE LA DESINFORMACIÓN QUE ESTE GOBIERNO TIENE POR HERRAMIENTA BÁSICA DE TRABAJO, QUE ALCANZÓ SU CÉNIT EN LA OCULTACIÓN DE LAS PRUEBAS DEL 11-M Y LA FALSIFICACIÓN DE INFORMES POLICIALES Y FUENTES PERIODÍSTICAS SINCRONIZADAS, ME APETECE EXPRESAR PÚBLICAMENTE MIS SUPOSICIONES. NO SÉ SI ESTO ES LO QUE OCURRIÓ. ES SÓLO LO QUE YO ME HUELO QUE OCURRIÓ.

Año 2002. El mundo aún se está sacudiendo la conmoción por el 11-M.

Tras años de clamorosos silencios de gobiernos de todo color sobre El Aaiún, Aznar ultima un plan de normalización del Sáhara Occidental, dentro de cuyo marco se incluye, como paso inicial, el primer censo oficial de saharauis. Eso irrita a Marruecos, que no está dispuesta a ceder un territorio ocupado ilegalmente. Tal vez la esperanza de Aznar es que el próximo rey marroquí sería más razonable que su padre. Pero no fue así.

Muere Hassan II, surge Mohamed VI el Honrado, que ve con malos ojos cómo el gobierno español pretende revocar los efectos de la marcha verde. Y no está por la labor. La tensión con España se acentúa con la retirada del embajador marroquí en Madrid.

Se promueven manifestaciones fronterizas y clásico agit-prop magrebí que tan cercano le debió parecer a Zapatero como para incluir a Marruecos entre sus socios de campaña por la presidencia. Así, Zapatero, en visita al nuevo Rey de Marruecos, se llega a hacer con él una foto en la que se incluye un curioso mapa de Marruecos, incluyendo parte del territorio español, no ya El Aaiun.

EL ORO Y EL MORO

Zapatero prometió a Mohamed un impulso en la “devolución” de Ceuta, Melilla y las Canarias, si le ayudaba a acceder al poder.

-Majestad, me encantaría devolveros Ceuta y Melilla, pero como sabéis, sus habitantes no están interesados. Y en mi país, además, hay demasiados fachas, como también sabéis, por supuesto.

-Amigo Zapatero: Si en 2003 yo te ayudara a acceder al poder, ¿tú me prometes que tus políticas irán en esa dirección? Sé que no puedes prometerme Ceuta y Melilla, porque un simple presidente no tiene tanto poder. Pero si yo te ayudara a serlo, ¿me prometes que irán tus políticas en esa dirección?

-Si me ayudáis a ganar las elecciones, Majestad, yo le prometo que mis políticas irán en esa dirección.

-No se hable más. Vamos a hacernos la foto.

-Pero, Majestad, ¿cómo me váis a ayudar?

-Cuanto menos sepas, mejor. Tú estate atento, ten reflejos y recuerda tu promesa.

Inmediatamente, Mohamed se pone a trabajar. La idea es preparar un atentado visiblemente islamista, pero que no se relacione con Marruecos, sino con AlQaeda. Si hay suficientes muertos, y Zapatero maneja la situación con reflejos, será presidente y tendrá poder suficiente para ocultar la verdad. Madrid bien vale una misa.

Un puñado de gendarmes marroquíes, coordinados por el Ministerio de Interior de ese país, ocupa el islote Perejil, un pedrusco sin más valor territorial o estratégico que el puramente simbólico. El objetivo es provocar una reacción violenta del ejército español, para presentarse como víctimas ante la comunidad internacional, aparte de tantear al gobierno español.

España consulta a sus aliados. Francia nos ignora, y Blair supedita su apoyo a la adhesión a Bush.

Aznar actúa con premura. La isla es desalojada sin disparar un solo tiro, los efectivos marroquíes son detenidos, España sale airosa. O eso creíamos. Las reacciones del régimen marroquí van escalando en histeria, buscando que España cometa un acto de agresión que pueda interpretarse como una ofensa al Islam, sin que Aznar encuentre apoyos entre sus vecinos europeos.

Probablemente, nuestros vecinos tenían miedo de invocar el terrorismo islámico, porque el gobierno marroquí no hacía más que señalar a Aznar. A Bush, en su cruzada personal contra Saddam, le ocurría parecido. Necesitaba caras europeas para no ser el único warlord de la foto. Aznar picó, pues el apoyo británico se supeditaba a la foto, que aseguraba el compromiso de Bush, por si Marruecos se salía de tiesto. Just in case.

Zapatero, por su lado, no ahorra esfuerzos en proclamar a los cuatro vientos que si él es presidente, se retirará de Irak.

Esa fue la ofensa que Marruecos estaba buscando para hacer efectiva la foto con Zapatero. La lucha contra Aznar era una ya una guerra santa, y ya era más fácil culpar a Al Qaeda de un atentado que este grupo, al que estaban sacudiendo en su misma cuna, no estaba en condiciones de cometer. La operación ya estaba en marcha. Tenían hasta la fecha idónea, pues Aznar, en un alarde de honradez motivado por querer distinguirse de su adversario natural, Felipe González, había proclamado que no se presentaría a una tercera reelección. 2004, la sucesión del líder, era el momento idóneo.

Zapatero, nunca lejos de Rubalcaba, va organizando sucesivas campañas mediáticas contra el gobierno de Aznar, coronadas con aquella lamentable ceremonia de los Goya del “No a la guerra”, pasando por el chapapote, el Yakolev, y casi cualquier cosa. Preparando a las masas.

Todos ponen de su parte. ETA inicia una campaña para volar trenes en el corredor del Henares, o eso quiere hacer parecer. Las fuerzas de seguridad se concentran en ETA. Pero el peligro es otro. ETA solo es un señuelo. ¿Coordinado? Tal vez. Tal vez la mafia comunista vasca, ante la promesa de “liberar” las provincias vascongadas, se ofreciera como señuelo táctico. Una labor que requiere poco esfuerzo y podría haber ofrecido muchas rentas.

Y, a dos días de las elecciones, suceden los atentados.

En pocas horas, los datos son contaminados desde la policía, las pruebas, destruidas, y los registros, manipulados a expensas del gobierno. El ministro Acebes queda como un mentiroso, inducido a pensar en ETA, mientras la misma policía informa a losmedios de que el atentado es de corte islamista. Desde la cadena SER se responsabiliza indirectamente a Aznar de los atentados. La SER, además, ofrece informaciones falsas acerca de suicidas en los trenes. La furgoneta Kangoo con la cinta de versos coránicos es la guinda del pastel.

El veredicto de la ciudadanía es inequívoco. Responsabilizó a Aznar de los atentados. Con Zapatero, no habría pasado.

Durante seis años de legislatura, Zapatero se muestra complaciente en extremo con cada nuevo avance marroquí en territorio español. Pero no hace nada por vender a los españoles la idea de que Ceuta y Melilla debieran ser Marroquíes, como le prometió al moro. Intentando apaciguar al rey estafado, Zapatero otorga la medalla al mérito al ministro de Interior marroquí que organizó lo de Perejil. Pero no ha bastado. Diríase que tan vacíos gestos han logrado irritar al rey Mohamed.

Pasan los años. Zapatero ha perdido la sonrisa. Nadie le cree. Ha quedado como un mentiroso incompetente ante la comunidad internacional. Su sonrisa se ha desvanecido, y su propio partido le pide que se largue. Su presidencia tiene las horas contadas. Suena el teléfono. Es Mohamed VI.

-Amigo Zapatero, ¿qué hay de lo mío?

-Ay, Majestad. Los fascistas me atan las manos.

-Ya, pero has de recordar tu promesa. Yo cumplí mi parte.

-Majestad, impulsé la Alianza de Civilizaciones, me fui de Irak y aprobé el papeles para todos.

-Amigo Zapatero. La Alianza de Civilizaciones es una mierda muy cara y muy poco útil. Lo de irte de Irak no fue una promesa que me hicieras a mí. Y los papeles para todos no sirve si no hay ventanillas para todos, o trabajo para todos. Y, amigo Zapatero, de trabajo, de lo que es trabajo, tú no eres nadie para hablar, porque estás matando de hambre a tu propia gente. Eres un embaucador. ¿Me habías tomado por cualquier morito al que puedes liar con tus embustes? Maaalo, maaaalo. Me prometiste Ceuta y Melilla sin intención de dármelas. ¿Qué he sacado yo de tí? Nada de nada.

Zapatero calla en este punto.

-Ay, Zapatero. ¿Cómo se sentiría tu pueblo si supieran cómo llegaste al poder?

-¡No, Majestad! ¡Eso no! ¡Lo que sea, pero eso no!

-Amigo Zapatero, tú no estás en posición de ofrecer nada. Nunca lo estuviste, pero sólo ahora lo sé. Te van a echar. ¡Sin embargo…!

-Sí! ¡Lo que sea, Majestad!

-…sí hay una cosa que puedes hacer.

-Decidme, Majestad.

-Puedes hacer la vista gorda. En eso te has revelado como todo un maestro.

-¿La vista gorda?

-Sí. El paripé. Tu especialidad.

-¿Con qué?

-Tú estate atento, y ten esos reflejos que demostraste hace seis años.

-Como ordenéis, Majestad.

Clic. Tut-tut, tut-tut…

Horas después, Marruecos ataca campamentos Saharauis de protesta ante el limbo legal al que Marruecos y España han condenado a El Aaiun, y militares marroquíes siempran el terror, con sangre, torturas y violaciones entre la población civil. El gobierno de Zapatero, que también se llenó la boca en su momento con el pueblo saharaui, recibe por orden expresa del presidente NO MANIFESTARSE EN CONTRA DE MARRUECOS. Tampoco dice nada Zapatero ante la negativa marroquí a que la prensa internacional informe libremente, y se expulsa sucesivamente a los periodistas, en especial a los españoles. El gobierno de Zapatero, en un comunicado, se refiere al reino de Marruecos como un estado de derecho, cuyas fuentes son consideradas independientes por España para informar de los hechos acaecidos en El Aaiun. La indignación crece en la calle y en los escaños también. El poder y la influencia de Zapatero son nulos ya, y el maltrecho infame no logra impedir una repulsa formal y casi unánime, del parlamento. Sólo logra colar un par de enmiendas (o enmierdas, viniendo de Zapatero, el rey Mierdas) en el texto de condena para excluir la palabra Marruecos, y limitar la condena a “los actos concretos de violencia injustificada cometidos en Sahara Occidental”. Una condena matizada, pero que en Rabat sienta a cuerno quemado.

Minutos después, Rabat convoca consejo extraordinario de ministros para “Reexaminar sus relaciones con España”. Mohamed, perdidas ya las posibilidades de hacerse con Ceuta y Melilla a corto o medio plazo, está decidido a asegurarse El Aaiun. Territorio que, de haber sido consecuentes, debíamos haber convertido en el casi único reducto de libertades en el Islam, y que ahora, al antojo de un afortunado petimetre en mala hora nacido, hemos condenado a ser de por vida marroquíes de segunda.

El resultado previsible es que Mohamed guardará silencio de por vida, y manejará a Zapatero a su antojo hasta su último aliento. Mariano no parece que esté por la labor de hacer nada por esclarecer el 11-M, así que sólo nos queda la prensa libre y las asociaciones de víctimas, si queremos tener alguna esperanza de que se sepa a ciencia cierta lo que cada día parece más evidente. Y es que, desde el 11-M, todo es 11-M.

Anuncios

2 thoughts on “LOCAS TEORÍAS SOCIOLISTO/MARROQUÍES

  1. ja marzo 2, 2011 / 1:47 am

    Quien asegura que todo esto es cierto o un cuento?¿

    • Monolocus marzo 4, 2011 / 8:38 am

      Lee el titular y tendrás la respuesta a tan inteligente pregunta,,,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s