EL AAIÚN EN LLAMAS

La constante labor de desestabilización nacional que Zapatero ha puesto en práctica en su laboratorio político particular que es España, o lo que queda de ella, está dando ya sus frutos y se manifiesta en todos los frentes. La desestabilización es ya una deriva, y no parece que haya nada que se pueda hacer para terminar con tanta estupidez.

Y es que la estupidez es contagiosa por insistente. Así, después de seis eternos años soportando a un gobierno instalado en la estupidez militante, la oposición ya habla como ellos. Mariano Rajoy, en mitad de un tornado en el que Marruecos avanza en su escalada de violencia, y esta vez con muertos, nada de perejiles ni campañitas fronterizas, se zafa de las preguntas de la prensa diciendo que el canal que hay que ver es Teledeporte (sic), mientras el gobierno se obstina en no admitir el problema. Todo va tan bien que Zapatero ha vuelto a llamar nada menos que ¡a Moratinos! para suavizar el contacto. ¿Hasta dónde puede llegar el sadismo de Zapatero para poner a cocer lento a Trini, la cual ya hace tiempo que suda los humores ensartada en el espeto girando sobre sí misma con esa sonrisa que parece un sticker de esos que venden en las tiendas de chuches. (LAS chuches)

Desde luego, lo del PSOE con el pueblo saharaui es la historia de una traición mayúscula. Con todo el coñazo que dio Felipe González, alias el señor X, con el polisario. Yo cuando era pequeño no sabía lo que era el Frente Polisario, pero sabía sin duda que al señor X le molaba mogollón. El PSOE les prometió atención cuando no eran nada para Marruecos. El PSOE les organizó y les metió en la cabeza los derechos humanos, los sentimientos revolucionarios y las ansias de dignidad, que hace olvidar hasta la necesidad de comer. Y cuando el sahara planta cara a los abusos de Mohamed VI, entonces el PSOE mira para otro lado y da por buenas las explicaciones de Marruecos, que afirma que no pasa nada. Con un muerto español, y máxime cuando las acciones marroquíes son concebidas precisamente para meternos el dedo en el ojo, la bajeza del gobierno español, representado ya mucho más por el oscuro Rubalcaba que por el mindundi de la Moncloa, es completa. Este gobierno se llena la boca de progresismo y de paz, pero sólo tienen contentos a los terroristas, a los dictadores y a los criminales, dejando a los pies de los caballos a aquellos que se supone que deberían proteger. Es un gobierno proetarra, castrista, prointegrista y en sí mismo protointegrista.

Un gobierno anticristiano, que identifica el cristianismo con el Franquismo, como si Jesucristo fuera un invento de la Falange, muestra así su caridad cuando no se trata de regalar nuestros millones para la normalización del lesbianismo en el África negra. Cuando se trata de plantar cara al moro, entonces ya la cosa cambia. Mal rayo les parta a la Trini sonrilex y a Rub-al-caaba, más falso que Judas. ¡Qué digo, pobre Judas! Ese por lo menos se ahorcó después de su traición. Rubalcaba habría vendido la cuerda y el árbol, y cuando le acusaran de traicionar a Jesús, echaría la culpa al apóstol Santiago. Poco después, pruebas inculpatorias aparecerían en posesión del pobre Santiago, que tendría que depender del juez que le tocara en el sanedrín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s